Archivo de la categoría: Ricky McCormick

MIENTRAS TANTO EN EL MUNDO: Las notas de Ricky McCormick

La Maratón del Misterio está a punto de reanudarse. Pero creo que os interesará esto… es algo con lo que podemos mantenernos ocupados entre caso y caso. Prestad atención, porque esto es importante.

Ricky McCormick, cuarenta y un años, abandonó los estudios pero sabía leer y escribir. Era un tipo avispado, aficionado a la criptografía. Nunca se casó, pero tuvo al menos cuatro hijos. En su historial policial figura que cumplió once meses de los tres años a los que fue sentenciado por violación de menores. Padecía del corazón y de los pulmones, no trabajaba y cobraba una pensión por invalidez.

Un conductor que pasaba junto a un maizal en el condado de Saint Charles encontró su cuerpo el 30 de Junio de 1999. La localización del cuerpo ya constituye un misterio en sí mismo: McCormick no conducía y ningún transporte público pasaba por esa zona, pero lo encontraron a cuarenta y ocho kilómetros de su casa. El cadáver ya estaba algo descompuesto, pero pudieron identificarlo por las huellas. La última vez que se le vio con vida fue cinco días antes, en el hospital de Forest Park en Saint Louis haciéndose un chequeo.

Este caso, como veis, se abrió hace doce años. Lo que no se ha hecho público hasta ahora es que, en el bolsillo de McCormick, se encontraron dos notas manuscritas y encriptadas.

Dichas notas han sido objeto de un estudio intensivo por parte de la Unidad de Criptoanálisis y Crimen Organizado del FBI y por la Asociación Americana de Criptogramas. A día de hoy, aún no han sido descifradas.

Sabemos que McCormick no terminó sus estudios, pero que era perfectamente capaz de leer y escribir. Sabemos, por su familia, que utilizaba este tipo de escritura en código desde niño, pero que ninguno de sus familiares sabe interpretar ese código. Aún no se sabe si alguien en el mundo, aparte de McCormick, conoce la clave. El FBI cree que las notas se escribieron tres días antes del crimen.

Cualquier intento de descifrar el código ha sido un fracaso. Las vías convencionales de la criptografía no funcionan con esta clave. El FBI considera que, ahora mismo, sólo existen dos soluciones viables. La primera es encontrar un código previo de los que McCormick utilizaba para comparar, cosa que de momento parece difícil. La segunda vía de investigación que les queda ahora mismo es la participación ciudadana. “Quizás un par de ojos frescos puedan ver algo que a nosotros se nos escapa”, ha dicho el director de la Unidad de Criptoanálisis Dan Olson.

Y ahí, damas y caballeros, es donde entramos nosotros.

Todos conocemos el planteamiento base de la Sociedad del Misterio. Llegamos cuando una investigación se estanca, observamos y deducimos. No somos un cuerpo de seguridad. No somos la policía. Somos, en toda regla, colaboración ciudadana. Pero hasta ahora nos hemos limitado a colaborar en casos que nos hayan llegado directamente (en lo que se podría considerar “el juego”, para que nos entendamos). Esta vez, el FBI ha solicitado ayuda a nivel mundial. No habrá recompensa, avisan, salvo el conocimiento de que hemos ayudado a resolver un asesinato.

Desde aquí recojo oficialmente el testigo y os lo paso a vosotros. Esta vez jugamos a lo grande: nosotros, trabajando como equipo, contra el resto del mundo. No os voy a engañar: considero que este caso va a ser difícil, así que sugiero que nos lo tomemos con calma y trabajemos en él entre nuestros otros casos. Si no lo conseguimos, bueno, la unidad de criptoanálisis del FBI tampoco ha sacado nada en claro, esto no sería ni por asomo una mancha en nuestro expediente; pero si encontramos la solución a este enigma antes que nadie… bueno, ¿creéis que sería demasiado pretencioso decir que entraríamos en la historia de la investigación criminal por la puerta grande?

El FBI necesita refuerzos, damas y caballeros. Ha llegado la hora de ver hasta dónde llega la Sociedad del Misterio.

Anuncios

90 comentarios

Archivado bajo criptografía, FBI, Mientras tanto en el mundo, Ricky McCormick