Archivo de la categoría: Archivos

Los Archivos de la Sociedad del Misterio: Casos 00021 a 00030

Treinta casos.

Con o sin parón, lo cierto es que llevamos treinta casos resueltos. Que se dice pronto. Y algunos casos, además, bastante espectaculares, si me permitís la observación.

Puede que ya no lo recordéis, pero aquí tenemos esta pequeña costumbre… Cada diez casos que cerramos, hacemos un seguimiento de cómo han evolucionado las personas con las que nos hemos cruzado en ellos. Para saber si hemos marcado o no alguna diferencia. Así, por ejemplo, se publicaron en su momento estos pequeños “epílogos” de los casos uno al diez y once al veinte, respectivamente.

¿Tenéis curiosidad por saber qué ha pasado desde el veintiuno al treinta?

Caso nº 00021: El Tesoro del Exiliado

Gervasio Peláez, el Exiliado, nunca fue detenido. Técnicamente, no nos constaba que él fuese un ladrón, sólo un mentiroso manipulador y el hijo de un ladrón. Su memoria siguió deteriorándose con el paso del tiempo. Hace dos semanas me lo encontré en el parque al que suele ir a pasar la tarde. Estuve sentado un rato con él en un banco, hablando de cualquier cosa que se me ocurriera. No pareció reconocerme, pero disfruta mucho alimentando a los patos. Podríamos decir que la persona que era Gervasio Peláez murió con sus esperanzas de hacerse con el tesoro familiar del capitán Trujillo; la persona que quedó en libertad es un hombrecillo inofensivo.

Caso nº 00022: El Asesino Asesinado

Os alegrará saber que, gracias a nuestra intervención, el excomisario Regordán sigue gozando de una excelente salud (siempre y cuando tenga cuidado con su alergia). En cuanto al señor Cornejo, el intérprete del fiscal Cadwell y asesino encargado de asesinar a Regordán, sigue cumpliendo condena. Al principio estaba bastante aterrorizado, temiendo que en cualquier momento la misteriosa mano negra que le obligó a hacerlo fuese a por él, pero después de dos años ya se ha tranquilizado. O nunca existió esa mano negra, o para ellos Cornejo nunca ha sido una amenaza.

Caso nº 00023: Una Duda Desde el Pasado

Peter D. Gordon sigue vivo. William F. Carlyle, su nuevo abogado ha aprovechado al máximo los crímenes perpetrados por su antiguo defensor para sembrar la duda razonable, por lo que su ejecución ha sido postergada indefinidamente. Sigue condenado a muerte, pero por el momento no hay fecha. En cuanto a su antiguo abogado, el señor Matheson, su jugada de cometer el crimen en un país sin pena de muerte ha funcionado: aunque O’Halloran lo haya detenido en relación al caso Ruby, su extradición a España ya es efectiva y lo tenemos cumpliendo condena en nuestro terreno. Nuria Copano, exnovia de Gordon, supo de la existencia de la Fundación San Conrado y decidió apoyar su causa, aparcando por el momento la creación de su propia fundación pro-vida. En cuanto a Carlos Ashmoor, como ya sabéis, volvimos a cruzarnos con él… podéis saber más de él en el informe sobre la Maratón del Misterio.

Caso nº 00024: El Secreto de los Caparrós

Andrés Caparrós aún no ha confesado el secreto de su hermano a nadie salvo a mí. He vuelto a visitarlo con una cierta frecuencia. Normalmente no quiere hablar, pero de vez en cuando sacamos algún tema no comprometedor (cuando decide hablar de fútbol no tengo ni idea de dónde meterme). Se ve que le sientan bien estas conversaciones. Un día me dijo que estaba pensando confesar. Pero no ha vuelto a mencionarlo, y me consta que no lo ha hecho. No debe ser fácil hundir la memoria de su hermano a estas alturas… Pero creo que ya está algo más dispuesto a aceptar que todo fue un accidente.

Caso nº 00025: Un Equipaje Inesperado

Simón y Andrea Cañizares se han recuperado casi del todo del accidente. A Simón aún le cuesta algo caminar, pero por suerte su trabajo lo desempeñaba desde casa así que pueden hacer vida normal. A día de hoy, disfrutan de cada día que pasan juntos. Lucas Mendizábal, el anciano portero, aún conserva su trabajo. Sus vecinos nunca descubrieron su pequeño taller fotográfico. Sabiendo la suerte que había tenido, desmontó el tinglado y no lo ha vuelto a hacer. Yo le he enseñado a usar Internet, así que ya no necesita estas cosas. Jaime Salgado sigue triunfando en la vida, y Carmelo Esteso sigue en prisión por asesinato en segundo grado, conspiración para cometer asesinato, tenencia ilícita de armas y obstrucción a la justicia. Y sigue pensando que no es justo. En cuanto a mí, aún no me he recuperado de haber dicho la frase “Prueba que es usted un sospechoso probable. El resto podemos probarlo”.

Caso nº 00026: La Lengua del Muerto

Hay poco que decir sobre este caso. Arjona sigue siendo inocente, Mendoza sigue muerto y A. K. sigue detrás de toda esta historia, pero seguimos sin saber quiénes fueron los autores materiales del crimen. Cosa que a mí personalmente me desquicia.

Casos nº 00027, 00028 y 00029: La Maratón del Misterio

En su momento se compiló y publicó un informe con todos los hechos relevantes de nuestra Primera Maratón del Misterio… así como los sucesos que se dieron a continuación. Os remito a ese informe, que podéis encontrar en la Sala de Archivos, para saber no sólo lo ocurrido, sino todo lo que hay que saber sobre los viejos conocidos a los que nos encontramos en aquella investigación.

Caso nº 00030: El Cargamento Visto y No Visto

De este caso poco podemos añadir. La policía está investigando para intentar descubrir a quién se vendieron los iPods, pero a poco que lo hayan hecho bien no debería quedar ni rastro de la transacción. Balenciaga se ha negado a volver a hablar conmigo, sus únicas palabras al respecto fueron “Usted lo que quiere es que mi abogado me mande al carajo, ¿verdad?”. Los otros dos siguen como estaban: Gordillo sin levantar cabeza y Murrieta sin bajarla. En cuanto a Iván Ávila… su madre le ha comprado un iPod nuevecito, como recompensa porque, sin él, el caso nunca se habría cerrado. Él considera que se lo merecía porque, por intervención de su madre, se quedó sin el otro (no escarmienta, el chaval, ¿eh?).

Y ahí lo tenéis. La Sociedad del Misterio puede haber desaparecido durante dos años; pero su huella ha seguido ahí. Siempre ha estado ahí.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Archivos

Los Archivos de la Sociedad del Misterio: Casos 00011 a 00020.

Veinte casos ya.

Quién lo iba a decir.

Llevamos poco más del año y medio de vida, pero ya hemos conseguido resolver veinte casos. Asesinatos, mayoritariamente, pero ha habido un poco de todo. Y aunque hemos tenido algún que otro varapalo, nuestras victorias siguen superando con creces a nuestras derrotas,

¿Queréis ver cómo hemos ido evolucionando? Los más veteranos recordaréis que ya se hizo un seguimiento de nuestros diez primeros casos; me gusta saber cómo les ha ido a aquellos en cuyas vidas nos hemos cruzado. Ahora que hemos llegado al número 20, creo que no estaría de más hacer una segunda etapa.

¿Qué os parece? ¿Os veis con ganas de saber qué hemos hecho?

Casos nº 00011 y 00012: La escena sin crimen y El crimen sin escena

David Jiménez volvió al centro psiquiátrico El Arca. Tras haber sido secuestrado, torturado, mutilado y enterrado vivo, el pronóstico de su psiquiatra no es demasiado favorable; puede que nunca se recupere del todo. Contra todo pronóstico, Cecilia Ordóñez (ex-cuñada de Jiménez, recordaréis que se trató de un fratricidio) ha comenzado a visitarlo en El Arca. Aún está por ver si esto le beneficiará en algo. Paralelamente a esta historia, conviene recordar que fue aquí donde primero tuvimos conocimiento del doctor Marcos Noriega, que imprudentemente dejó sus huellas en el instrumental quirúrgico empleado para amputar la mano de Jiménez.

Caso nº 00013: El Rabo del Diablo
Jenny Thales (o Vanesa Hurtado) finalizó con éxito el rodaje de “El Rabo del Diablo” (nos envió una copia dedicada). Actualmente vuelve a compartir plató con su compañera “desaparecida” Thathyana en una espectacular superproducción, “Los caballeros las prefieren furcias”. Iba a ser un musical, pero después de un par de meses de ensayos llegaron a la irrefutable conclusión de que no saben cantar. El abogado de Herminio Hinojosa (su admirador) ha conseguido reducirle la condena, así que saldrá en libertad de aquí a una semana. Mantendré un ojo puesto en él, por si vuelve a las andadas, pero parece que ha quedado bastante desencantado con su “musa”. En cuanto al Padre Piña… os sorprendería la cantidad de veces que ese hombre ha intentado aparecer en los medios para condenar esta película.

Caso nº 00014: Desde Prusia con amor

Fue a raíz de este caso que empecé a modificar, varias veces, las medidas de seguridad de nuestras oficinas. La primera vez, sin lugar a dudas, que A. K. nos la ha jugado. La familia de Verónica Salas sigue desolada por la muerte de la joven, pero han decidido aceptar la versión de la policía y creer que Verónica se suicidó. He intentado hablar con ellos, pero no han querido escuchar. Quizás más adelante se sientan más preparados. Aquí nos ganamos un nuevo adversario, el inspector Mendoza, de quien (como ya habéis visto recientemente) aún no hemos oído la última palabra. Seguimos sin saber quién era el misterioso novio de la víctima, pero viendo los pasos que ha seguido el doctor Noriega… no descartaría que fuese A. K.

Caso nº 00015: El último número del Gran Lipari

Enrique Martos, el joven asesino, cumple condena con orgullo. Sigue convencido de que hizo lo correcto. Su hermana, Melanie Roca, no ha vuelto a actuar. No se alegró demasiado de volver a verme, no nos culpa pero no puede evitar que nuestra presencia le traiga malos recuerdos. Álvaro Membrive se está tomando un año sabático para elaborar nuevos trucos mientras intenta encontrar a otro mago que quiera contratarle… pero el rumor de que su último número mató al Gran Lipari, aunque injustificado, genera tanto morbo como desconfianza. Rosalía Casauz ha abandonado el mundo de la magia y ha decidido probar suerte en otro campo… por recomendación mía, ahora trabaja en los vestuarios de “Muerte entre las Sombras”, la nueva ópera de Juan Nicolaides.

Casos nº 00016 y 00017: Escalera al Cielo (Primera y Segunda parte)

Los padres Piña y Froilán siguen oficiando en la parroquia de San Conrado. Piña ha admitido que su sacristán era inocente del asesinato de que se le acusaba, pero no por ello ha empezado a tratarlo mejor. Con todo, el padre Froilán ha decidido agradecer y aprovechar esta segunda oportunidad, y no dejarse derrotar por el temperamento del padre Piña. Loreto de León, la verdadera asesina, se está tomando un tiempo de descanso entre rejas… sabe que no debería sentirse aliviada, pero lo cierto es que, ahora que sabe que su ex-marido no podrá hacerle nada, no puede por menos que respirar tranquila. Con todo, lamenta haber asesinado al detective Radenauer. Se arrepiente, pero dice que no se le ocurría otra solución. A título personal, he empezado a investigar en mis ratos libres el caso de Sebastian Müller, el ex de Loreto de León, a ver si puedo encontrar algo que ayude a la policía alemana; es más un hobby que otra cosa, ya que estoy bastante convencido de que alguien como Müller habrá cubierto perfectamente sus huellas.

Caso nº 00018: Muerte en directo

Con Juani Reyes entre rejas, su hija Bárbara Molina abandonó el estudio. La presión de que sus compañeros supieran que su madre era una asesina pudo con ella. A día de hoy, está negociando con un viejo amigo suyo para montar entre los dos un estudio de fotografía. Paloma Cañizares ha seguido trabajando como azafata en otro programa, pero se ve que haber posado desnuda para Simón Yagüe le desagradaba aún menos de lo que parecía porque hace poco ha sido portada de una revista erótica (cuando hablé con ella me ofreció un ejemplar firmado para nuestro almacén de pruebas). La cadena ha decidido sustituir a Yagüe por un nuevo presentador, también de nombre Simón (para no tener que cambiar el título del programa). El nuevo Simón ha resultado ser un imitador del anterior, y el público lo ha notado, así que la audiencia se está resintiendo.

Caso nº 00019: Un regalo en la oscuridad

Mendoza se sigue regodeando porque no pudimos cerrar este caso. Lo cual, sinceramente, debería darnos igual. Gracias a nuestros avances, Arjona ha logrado elaborar una lista de posibles sospechosos del secuestro de Carlos Duarte en Correos, y probablemente también de su asesinato. Les están siguiendo la pista, tenemos su palabra de que nos avisarán cuando sepan algo. He investigado el apellido Korv, podría estar vinculado con las mafias de Europa del Este, pero de momento no tenemos gran cosa.

Caso nº 00020: El rufián, la furcia y la estantería

Tal y como Zalaya se temía, la fiscalía no ha sido demasiado clemente con Daniel Inclán. Al cargo de homicidio involuntario se han sumado acusaciones por obstrucción a la justicia, calumnias y premeditación. Aún se está discutiendo si se puede admitir este último cargo cuando lo primero que dice la lista es que el homicidio fue involuntario, y la fiscalía y la defensa debaten si declarar ante la policía que se sospechaba de Chema Pascual y de Yolanda Ferrán cuenta como calumnia o como difamación, pero lo cierto es que, salvando las discusiones terminológicas, a Inclán le habría venido mejor confesar desde el principio. En cuanto a la encantadora pareja de sospechosos… bueno, se libraron de ser encerrados por un crimen que no cometieron. Así que ahora ya les han podido encerrar tranquilamente por otros cinco crímenes que sí que han cometido… el allanamiento de la Caja del Porno entre ellos.

Ahí tenéis. La Historia de la Sociedad del Misterio hasta ahora. Como podéis ver, no hemos pasado precisamente inadvertidos… vuestro buen trabajo ha dejado su huella.

12 comentarios

Archivado bajo A. K., Archivos, asesinato, Doctor Noriega, Mendoza

Los Archivos de la Sociedad del Misterio: Casos 00001 a 00010.

Bien, equipo, lo hemos conseguido. La Sociedad del Misterio ha logrado resolver sus primeros diez casos. Robos, secuestros y, en su mayoría, asesinatos. Durante todo este tiempo hemos ido ganando renombre, algunos de vosotros habéis subido puestos en esta Sociedad, e incluso hemos llegado a ser tan importantes que nos hemos ganado un enemigo. Pero quizás algunos de vosotros os preguntéis en qué hemos ayudado, en qué hemos hecho cambiar las cosas.

Por eso he creído que os interesaría echarle un vistazo a esto. Durante estos diez últimos trabajos he estado haciendo un seguimiento de todas las personas implicadas. ¿Queréis saber qué ha sido de ellos?

Caso nº 00001: La Mano del Muerto

David Jiménez fue hallado culpable por el cargo de asesinato. Entró en prisión, pero pronto cometió dos intentos fallidos de suicidio. Su abogado recurrió la condena alegando enajenación mental. Actualmente está interno en el centro psiquiátrico El Arca. Si me lo preguntáis, diría que de la expresión “intentos fallidos de suicidio” nuestro buen David se volcó más en lo “fallido” que en lo demás. Su madre, enferma desde hacía tiempo y muy afectada por haber perdido a dos hijos, fue hospitalizada hace dos semanas; los médicos no le dan mucho tiempo de vida. Cecilia Ordóñez, ex-pareja sentimental de la víctima, había abandonado la ciudad para volver a casa de sus padres; pero cuando ha sabido del delicado estado de la anciana, volvió para hacerle compañía en el hospital. No hablan de Andrés; ninguna quiere hacerle daño a la otra. He sabido que, con ayuda de sus padres, Cecilia ha decidido empezar a estudiar Bellas Artes.

Caso nº 00002: El Asesinato del Doctor Watson

“Isabel Alterio”, la asesina a sueldo contratada para matar a Watson, cumple condena en una prisión de máxima seguridad; sin embargo debió conseguir un buen trato, porque a pesar de estar cumpliendo la condena íntegra tiene todos los privilegios imaginables. No así los policías corruptos que la contrataron. Ahora alguno de ellos dice que obedecían órdenes, y que por un buen acuerdo está dispuesto a revelar de quién provenían. Ninguno de los demás suelta prenda, pero tampoco parece importarles… la fiscalía no está muy convencida de que haya nada de verdad tras esa historia. En cuanto a la familia Watson, les está costando pero os alegrará saber que están saliendo adelante. Jaime ha pintado una serie de retratos de sus padres, basándose en viejas fotografías, y los expone ahora mismo en Nueva York; María ha decidido vender la casa, pero se la ha vendido a unos viejos amigos de la familia a los que visita con frecuencia, así que aún mantiene sus raíces; por supuesto ya sabéis cómo le va a Irene; y Samuel, el mayordomo, logró encontrar trabajo al servicio de un magnate del mundo editorial.

Caso nº 00003: Asesinatos Anticipados

Ernesto Núñez y Míriam Esquivel, los dos asesinos, cumplen sendas condenas por asesinato y conspiración para cometer asesinato en dos centros penitenciarios separados. El juez consideró que el riesgo de fuga era elevado, por lo que dictó sentencia sin fianza.

Caso nº 00004: La caza del Zorro

Diego Banderas, el asesino de Víctor García, cumple actualmente condena por asesinato. A día de hoy, sólo se arrepiente de haberse dejado coger con tanta facilidad. Simón Jimeno reunió el valor necesario y llamó a su antigua novia, Elena, a la que García había seducido en la fiesta de graduación. Pero como todos sabemos cuál es el cotilleo que realmente nos interesa… Antonio Vega y Patricia Mármol (la Catwoman de la fiesta) se estuvieron viendo durante dos semanas, antes de descubrir que se estaban poniendo los cuernos el uno al otro desde el principio. Ahora se habla de planes de boda.

Caso nº 00005: La escena y el crimen

Federico Aquino sigue escribiendo desde la cárcel. Especializado como estaba en crear personajes de criminales, para él la prisión es una especie de “oportunidad de oro”. Leopoldo Romero ya había decidido rodar el guión póstumo de Gabriel Rojas incluso antes de leerlo, a modo de homenaje. Cuando finalmente lo tuvo en sus manos, no se arrepintió de su decisión. La fecha de estreno está prevista para Diciembre de este año. En cuanto a Susana Montero, la secretaria, consiguió trabajo en la empresa de su novio. Hace dos meses cogió vacaciones y se fue de viaje. Desde entonces le tengo perdida la pista.

Caso nº 00006: El Faisán de Oro

Lo poco que sabemos del asesino es lo mismo que sabíamos hasta ahora. A. K. sigue burlándonos cada vez que nos lo encontramos. Ahora sabemos que fue un candidato a miembro del club, que se identificó como Edward Pierce, quien habló al presidente, Gerónimo Sáez de Vidal, de la Sociedad del Misterio seis días después del robo. La excusa fue la pasión de Sáez de Vidal por la literatura detectivesca. Edward Pierce es el nombre (probablemente falso) de la mente maestra que organizó el Gran Robo del Tren… así que creo que podemos adivinar quién era realmente ese candidato. Sáez de Vidal apenas recuerda nada de su cara, sólo que tenía una mirada penetrante y aguda. En cuanto al registro del barco de Quintanilla, por las marcas en el polvo sabemos que han desaparecido tres objetos de tamaño mediano, aunque no podemos saber qué tres objetos eran.

Caso nº 00007: Cinco días para morir

Ágata Castro sigue viva gracias a nosotros, pero también gracias a un enorme equipo médico. Su doctor le da poco tiempo de vida, esta vez por causas naturales. La enfermera, Berta Pocino, sigue cuidando de ella. Sus servicios los paga Ofelia Salazar, nuera de la víctima. Aída Cubero, la nieta, visita a su abuela todas las semanas y se asegura de que no le falte de nada. Nadie le ha contado nada de su secuestro, ni por qué su hijo, Héctor Cubero (actualmente cumpliendo condena por detención ilegal) no va ya nunca a visitarla. La buena mujer es feliz en su ignorancia.

Caso nº 00008: Réquiem por un payaso

Primero lo primero: os alegrará saber que el cuerpo de Jorge Brezo descansa ya finalmente en suelo sagrado gracias a nuestros descubrimientos. Su hermana Virginia nos da las gracias de todo corazón. En cuanto al resto de los implicados… Armando Mazas cumple condena por el asesinato de su compañero de escena. Su abogado está intentando recurrir su condena alegando enajenación mental. A la fiscalía le parece un poquito tarde para probar con ese farol. Violeta Sanpedro ha reforzado su amistad con Virginia Brezo, se han estado apoyando mutuamente; actualmente ensaya para su próxima ópera, Salomé, de Richard Strauss. Juan Nicolaides ha decidido dar un giro a su carrera y ha empezado a escribir una ópera por su cuenta. Y en cuanto a la participación de A. K. en este misterio… todavía no se ha determinado cómo supo nuestro viejo archienemigo que Mazas cometería el asesinato.

Caso nº 00009: Las tres muertes de Gonzalo Estrada

Águeda Benítez, la única víctima superviviente de Gonzalo Estrada, sufrió una recaída cuando supo que su hermano Pablo había sido detenido por asesinato; pero los cuidados médicos del Centro Arca para enfermos mentales la han ayudado a reponerse. Pablo sabe cuánto sufre su hermana, pero también piensa que ha hecho lo único que podía hacer para protegerla. Bernardo Ceballos opina lo mismo, aunque a día de hoy ha recapacitado sobre sus acciones y piensa que dejar escapar a un asesino sólo porque él mismo odiase a la víctima podría no haber sido una idea tan buena… ha comprendido que entonces no sabía si el asesino tenía intención de volver a matar. De quien apenas se ha vuelto a saber es de Alejandro Ruiz. Sigue vivo, pero ha cerrado la tienda y apenas sale de casa; según se rumorea, está pensando mudarse de barrio. Tal parece que su jugada de “decir que lo hice yo y convertirme así en el héroe de mis vecinos” le ha salido un poco al revés, y ahora es el hazmerreír del vecindario.

Caso nº 00010: El caso del tomo transformado

Simón Olazábal, el restaurador, aún está esperando al juicio, así que su abogado está preparando la mejor defensa que pueda fabricar. La fiscalía me ha pedido que participe como testigo, así que los que habéis participado en este caso estad atentos porque podría necesitar la colaboración de alguno de vosotros. El director del museo intenta limpiar su buen nombre tras el escándalo, pero por ahora no le va demasiado bien. Ahora que el director está demasiado ocupado con sus propios problemas, el becario, Casimiro Pino, y la secretaria, Nuria Osasuna, se han visto libres de la censura y han empezado una relación seria. Elías Monje, el vigilante nocturno, podría ser degradado por haber permitido el robo, pero personalmente no creo que le acabe pasando nada.

Ahí tenéis. La Historia de la Sociedad del Misterio hasta ahora. Como podéis ver, no hemos pasado precisamente inadvertidos… vuestro buen trabajo ha dejado su huella.

9 comentarios

Archivado bajo A. K., Archivos, asesinato, asesinatos en serie, asesino a sueldo, robo, Secuestro