MIENTRAS TANTO EN EL MUNDO: Especial Misterios sin resolver I

Era una mañana atemperada, algo fresca para la fecha. Las olas rompían no muy allá, a  unos metros, mientras las gaviotas lanzaban sus lastimeros quejidos volando bajo, cuando no dando vueltas por la arena dorada de Adelaida, Australia. Varias casas blancas e impertérritas se agolpaban más arriba, y los cangrejos ya correteaban poco a poco acercándose cada vez más al bulto que estaba allí tendido, al pie de una pasarela de madera.
Nunca se supo su nombre. El de ese varón, caucásico, vestido con corte inglés y varios enigmas en sí mismo, desde el contenido de su portafolios a las misteriosas letras escritas en un papel, transcritas del árabe, y ocultas en un bolsillo secreto. Además de tener un misterioso grupo de letras, puede que un código, puede que delirios de un condenado a muerte, y una causa de la muerte poco clara.
Quién era y por qué apareció allí muerto, es algo que sólo queda entre él y las arenas de la playa de Adelaida, Australia. Lo demás, es un misterio, uno de esos que dejan margen más que suficiente a la imaginación y a la especulación. Las pruebas… no fueron suficientes ni contundentes, y el examen forense tampoco dio resultados significativos, sino más bien confusos.

La mañana del 1 de Diciembre de 1948, apareció el cadáver de un hombre blanco, de apariencia “británica” según los testimonios de la época. El hombre nunca fue identificado. La causa de la muerte, confusa: tenía muestras de congestión en el cerebro, esófago, estómago y destrucción parcial de los lóbulos del hígado, mientras que su bazo mostraba tener el triple tamaño del normal.
No se encontraron mas que pistas falsas sobre su identidad en marcas de lavandería, en varios sitios de su ropa.

Lo más extraño, después del práctico desconocimiento de su identidad fue el “Taman Shud”, letras aparecidas en un papel dentro de un bolsillo secreto de su pantalón, y que son el cierre y final de la obra Rubaiyat del célebre Omar Khayyam, una obra que exhorta a apreciar y disfrutar la vida en toda su extensión. A esto hay que sumar también las misteriosas palabras encontradas en un papel manuscrito aparentemente sin significado. Pudiera ser un código, o quizás letras sin sentido, pero hasta ahora no ha podido desvelarse significado alguno.

El caso Taman Shud

Identificaciones falsas, más de 250, pistas que no conducían a ningún lado y el misterio envolviendo hechos tan extraños como que llevara cigarrillos de una marca cara dentro de un paquete de una marca barata. ¿Un mensaje? ¿La cercanía a un hogar para niños discapacitados a apenas unos metros tenía algo que ver? O la proximidad de un emplazamiento que más tarde se supo como secreto del gobierno Australiano relacionado con lo nuclear.

Sospechas de espionaje en plena Guerra Fría, diversas teoría a cual más enrevesada (de espía y robo de códigos de misiles a historias de amor en una playa de Australia.

Ya no lo sabremos, seguramente, pero, desde luego, da para especular y teorizar más allá de las pruebas y de las teorías extrañas.

¿Qué opináis… ?

Dejamos un enlace al completo artículo de Wikipedia.

Saludos a todos…

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Homicidio, Mientras tanto en el mundo, Mycroft, pistas falsas, Rastro frío, suicidio

3 Respuestas a “MIENTRAS TANTO EN EL MUNDO: Especial Misterios sin resolver I

  1. maureen1978

    Bueno, a mí me ha parecido claro que la enfermera esa sabía algo del muerto, no sé por qué no indagarían más por ahí. ¿No os ha dado la misma sensación?

  2. Mauser Still

    ¿El veneno pudo estar en los cigarrillos? No he leído que los analizaran, y eso podría explicar los pitillos caros en la caja barata.

    Si conservaba el cigarrillo en la oreja y el gastado alineado con la mejilla, la teoría de la recolocación del cuerpo implica un trabajo hecho con mucho cuidado y dedicación, para el que solo se tuvo entre las 2.00 hora de la muerte y las 6.30 hora del descubrimiento del cuerpo… lo que en definitiva me hace estar de acuerdo con la idea de que pudo estar toda la tarde agonizando en la playa.

    Estoy de acuerdo con que la enfermera debía saber algo (la cuestión es el qué) Y no veo claro lo del suicidio: hay venenos más libremente disponibles para hacer estas cosas.

    Por lo demás, el libro es de un autor iraní, lo que me parece una elección curiosa en el marco de la Commonwealth. No sé vosotros, pero yo es la primera vez que oigo hablar de él. No es como tener el Quijote o “Enrique VIII” en la estantería. Me parece, no obstante, muy significativo (melodramáticamente hablando) que el significado de las palabras sea “Se acabó”. Convenientemente adecuado al caso, ¿no?

    También voy a dar por sentado que no se encontró ninguna huella digital significativa en el libro. Eso habría sido demasiado obvio, imagino.

  3. Mauser Still

    … y sin embargo, no llevaba cartera ni dinero, pero si el billete del autobus. ¿Una pista falsa, entonces? ¿Porqué quitarle toda la documentación y dejar el billete de autobús?

    El que NADIE le identificara también es raro: si no fuera un caso que se acabó internacionalizando, indicaría sin lugar a dudas que la víctima no es australiana, pero ahora….

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s