MIENTRAS TANTO EN EL MUNDO: El plátano mutilador

Que el mundo carcelario es duro, brutal y sangriento, cuando los guardias se despistan, no es ninguna novedad. Todos conocemos truculentas historias, alimentadas por el cine, las series y la prensa sensacionalista y, muy de vez en cuando, por testimonios ciertos de profesionales o exconvictos.

Es conocido que algunos presos de crímenes especialmente sensibles tienen un tratamiento especial “de seguridad”, como violadores, pedófilos y terroristas.

La cuestión es que, cuando las luces se atenúan, las luces se apagan o los guaridas acuden a otros puntos de la prisión, ocurren cosas, cosas terribles y sangrientas… y a veces el humor negro y retorcido aflora incluso en lugares tan oscuros como las prisiones. Es el caso de Dzhokhar Tsarnaev, criminal convicto por la justicia estadounidense, acusado y no arrepentido -hacen mucho hincapié en ese dato-, por el crimen de las bombas de Boston, donde murieron tres personas y hubo 264 heridos de diversa gravedad.

La cuestión es que este reo estaba en su celda un mal día, ya condenado a muerte, en Fort Devens Detention Center, Massachussets, cuando los guardias acudieron a una llamada en la que se decía que había sido herido.
El periódico Empire News se hace eco de las declaraciones del investigador jefe de la prisión, que declaró que el preso sufrió unos 16 o 17 golpes que implicaron la rotura de ambas piernas y trauma cerebral masivo. En el suelo ensangrentado de la celda encontraron, ejem, una piel de plátano.

El investigador en jefe Goldsmith descartó que hubiera sido el plátano y lo achacó a la Hermandad Aria, uno de los grupos más peligrosos de la prisión, y de reconocida reputación de violencia extrema… pero el plátano sigue ahí… y es inquietante.

Advertimos que la imagen a continuación puede resultar perturbadora.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

6 Respuestas a “MIENTRAS TANTO EN EL MUNDO: El plátano mutilador

  1. Y tal y como prometimos, Mycroft cumple y entrega su primer “Mientras tanto en el mundo”.

    Debo comentar que esta noticia me ha dejado… impresionado. Quiero decir: sí, vale, desde La Mano del Muerto hasta Una Noche en la Ópera, pasando por casos tan memorables como La Maldición de la Bruja o incluso Omertá, una constante en muchos de nuestros casos ha sido la puesta en escena por parte del criminal. Es casi de primero de Crimen que, si quieres despistar a los investigadores, tienes que colocar una pista falsa que les envíe en otra dirección. Pero debo decir que nunca, JAMÁS, me habría esperado una puesta en escena como esta.

    Impagable. Sobre las lesiones sufridas por el preso no voy a opinar, ese es un tema para otros debates con más interés en avivar polémicas; pero lo que no se puede negar es que la forma de “despistar” a los investigadores no ha tenido precio. Ha faltado la caja de porno que demostrase que el preso tuviera un fetiche con los plátanos, pero aparte de eso… lo dicho, impagable.

    ¿Vosotros qué opináis?

  2. KilFer - Fernando Belaza

    Claramente, el plátano es un elemento disuasorio muy importante. Todos conocemos el chiste de:

    “- ¿Cómo se pudo apuñalar diecisiete veces?
    – Verá, señor Juez, yo estaba cortando una cebolla, el entró corriendo a la cocína y se resbaló sobre mi cuchillo…
    – Ahá…
    – Pues así, dieciséis veces mas.”

    A veces, la realidad es mayor que la ficción. Seguro que el plátano es una pista falsa, pero, sin más pruebas que sumar, ¿Quién podría descartarla como pista falsa? ¿Como asegurarse de que realmente no es una pista importante para entender lo sucedido? Y aunque pusieras descartarla rápidamente (como es en este caso, valgame el cielo, que sin ser médico dudo que un resbalón pueda causar todas esas heridas)… Las caras de los investigadores al ver la prueba tuvo que ser única, igual que las nuestras viendo el caso.

    Gracias, Mycroft. Voy a empezar a mirar con otros ojos los plátanos.

  3. Mauser Still

    Kilfer me ha robado el chiste. 🙂 Yo me la sabía con la del oficia militar cabrón que aparece apuñalado “El Capitán estaba pelando una naranja y… se clavó el cuchillo. Veinte veces. En la espalda”.

    Obviamente no les importa un pimiento que se sepa que han sido ellos. Lo de la piel o es, como ha dicho Mycroft, humor negro, o en términos más serios, una advertencia para el resto de reos de que “ha sido un accidente” y por tanto “nadie ha visto nada”.

    Porque estará clarísimo que ha sido la hermandad aria. Pero de ellos ¿Quién? eso es lo que importa a estas bandas: que se sepa que han sido ellos pero no se pueda responsabilizar a ningún individuo.

    Vamos: digo yo. Yo nunca me he acercado a más de un kilómetro de una cárcel.

  4. Se supone que es una cárcel de máxima seguridad con lo que otros presos dentro de su celda quedarían descartados así que yo apuesto por los guardias. Uno de ellos tuvo que ser el asesino.

  5. Dr. Rasudoque

    En mi humilde opinión estamos ante un grave caso de intoxicación alimenticia severa. Saludos.

  6. madredezemo

    Pues yo pienso que puede ser alérgico al platano, o se lo ha fumado y alucino.

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s