Archivo mensual: septiembre 2014

SÉPTIMO ANIVERSARIO – La caída del Detective Ryder

No os he olvidado.

Es lo primero que quería decir. Es lo primero que quiero que tengáis claro. No os he olvidado. La Sociedad del Misterio siempre ha estado muy presente en mi cabeza y en mi corazón, y cada vez que tengo un hueco me dedico a garabatear ideas, preparar casos, buscar nuevas formas de jugar con vosotros. De todos mis proyectos, éste es el que más orgulloso me tiene, no sólo por cómo me ha salido sino por lo que vosotros hacéis de él.

Pero la Vida Real tiene prioridad.

Me he independizado, y eso implica que ahora tengo responsabilidades que antes no existían. Eso consume tiempo. Sumemos problemas personales, proyectos urgentes y (quién me lo iba a decir, a mi edad) trabajo, y veréis que cada vez tengo menos tiempo para sentarme con vosotros. Tanto es así que estoy escribiendo estas líneas en un descanso de un trabajo que ya debería estar terminado (esta situación no es culpa mía, pero adivinad a quién le toca arreglar el marrón).

Quiero cerrar el caso del año pasado (del año pasado, oiga). Quiero recopilar los relatos de terror que escribisteis. Quiero terminar de preparar el caso que llevo año y medio cocinando. Quiero volver al juego, con vosotros, por todo lo alto, como os merecéis. Pero no tengo tiempo para hacerlo.

Aún así, no os he olvidado.

Es nuestro séptimo aniversario, y aún no he cerrado el caso del sexto. Lo lamento muchísimo, no os hacéis una idea.

Pero estamos de cumpleaños, ¿no, gente? Y a un cumpleaños uno no viene sólo a disculparse.

Así que ¿queréis un regalo? ¿O estáis enfadados conmigo y queréis verme caer? ¿O un poquito de las dos cosas?

Pues ea. A partir del minuto treinta, tenéis a vuestro Investigador Jefe diciendo chorradas en Antena 3, participando en dos duelos al mismo tiempo: uno de intelecto contra la concursante central, y uno de tonterías contra Arturo Valls. Si no os traigo caso, al menos os traigo un payaso para el cumpleaños. Y confiad en mí: vamos a volver. De esto os doy mi palabra de honor, y mi palabra es sagrada.

A todos los que aún estáis por aquí, gracias por seguir. A los que os fuisteis, no puedo culparos. Sólo puedo pediros, a todos, que os asoméis de vez en cuando… porque la Sociedad del Misterio aún no ha vivido su último acso.

 

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Uncategorized