LA ACADEMIA DEL MISTERIO — Lección 00005: Mentiras y contradicciones

Para ponernos en antecedentes: La Academia del Misterio es una sección en la que nos dedicamos a trabajar sobre aspectos puntuales de la investigación. Planteamos la teoría, vemos ejemplos extraídos de nuestros archivos y de la literatura y proponemos un ejercicio práctico para aplicar el teórico. Hoy retomamos esta sección hablando sobre la verdad.

El trabajo de detective consiste en diferenciar la verdad de la mentira. De esta forma, viendo quién mintió y quién dijo la verdad, llegamos a encontrar la solución de un caso. No siempre el que miente es el culpable del crimen (véanse casos nº 00032 y nº 00035). No siempre algunos nos dirán la verdad y otros nos mentirán (véase caso nº 00035).

Cuando tenemos muchas declaraciones solemos ver que algunas son sospechosas y otras parecen flaquear en algunos puntos. Pero claro, esas cosas son sugestivas; pueden indicarnos hacia dónde seguir investigando para demostrar que algo es falso o verdadero, pero no pueden ser usadas para demostrar la culpabilidad de una persona en un tribunal. Lo que solemos hacer, cuando creemos que alguien nos está mintiendo, es pedir pruebas que corroboren o desmientan las declaraciones (atendiendo a que las personas mienten, las pruebas no). Pero muchas veces esto también es difícil. Por falta de datos, por acotación de movimientos, por prohibición de las autoridades.

¿Cómo seguir entonces? ¿Cómo podemos estar seguros de si lo que nos dicen es cierto o es mentira? Lo que solemos hacer en estos casos es dar todo por cierto, seguir adelante y encontrar una contradicción con las cosas que ya tenemos. Puede sonar a la vieja historia de “Encontremos la incoherencia”, y es eso, en efecto. La lógica nos enseña que si decimos que lo falso es verdadero, nos encontraremos con una contradicción más pronto o más tarde, con algo que chirría, y entonces debemos remitirnos a aquello que hemos dado por verdadero, sabiendo ahora que es falso.

Veamos cómo lo hemos aplicado a lo largo de la historia de la Sociedad del Misterio. En Una Duda Desde El Pasado, por ejemplo, teníamos tres declaraciones. Dimos las tres por válidas, y siguiendo una de ellas, llegábamos a que tres personas que no se conocían ni se veían de hacía tiempo habían coordinado una mentira. En Cinco Días Para Morir nadie pensó que los relojes podían estar falseados. Durante la primera etapa de la investigación trabajamos con lo que teníamos (sin prestar atención), y luego terminamos notando las contradicciones que surgían. En El Cargamento Visto Y No Visto, por ejemplo, podíamos sospechar de las tres declaraciones; pero sólo dar por ciertas las tres nos llevó a descubrir que una de ellas era falsa. En uno de nuestros casos más recientes—Pesadilla Después De Navidad— vemos que este principio también podía aplicarse. Dimos por cierto todo lo que los sospechosos nos dijeron (en particular lo que Inmaculada Caballero nos contó sobre su marido), y llegamos a una contradicción al contrastarlo con los hechos que sí teníamos. En Omertá, nuestro último caso, nos encontramos con que todos los sospechosos de la Villa Rosano mentían, y la solución era hallar el punto en donde todas las verdades coincidían.

A veces no necesitamos confirmaciones externas. Otras veces sospechar de todos no nos lleva a ningún sitio. Basta con ver lo que ya tenemos y razonar un poco.

¿Queréis ver cómo aplica Holmes este principio? Nos ponemos en situación. Un rico terrateniente ha sido asesinado en medio de un claro de un bosque de su propiedad. El principal sospechoso es su hijo, y todo el mundo está de acuerdo en que él ha cometido el crimen. No obstante, una amiga no cree que él haya sido el asesino, por lo que Holmes es consultado para que deje en claro todo el caso. Y ante el abrumado Watson (que considera que el joven es culpable), Holmes dice lo siguiente:

“-Tanto usted como el inspector se han tomado el trabajo de señalar los puntos más fuertes en favor del joven, ¿Se da cuenta de que unas veces le conceden demasiada imaginación y otras muy poca? Muy poca si no fue capaz de inventar un motivo de disputa que atrajera sobre él la simpatía del jurado; demasiado, si de lo hondo de su conciencia sólo pudo sacar algo tan rebuscado como la referencia del moribundo a una rata, rat, y el episodio de la capa o chaqueta que desapareció sola. No, señor, yo enfocaré este caso desde el punto de vista de que lo dicho por el joven es verdad. Luego veremos adonde nos lleva esta hipótesis. Y basta por ahora. Aquí tengo mi Petrarca de bolsillo. No diré una sola palabra más hasta que estemos en el lugar de la acción. Almorzaremos en Swindon y, por lo que veo, ya estamos a veinte minutos de esa estación”.

Y ahora, como es tradición, os dejo un ejercicio práctico. Varía levemente con respecto a la teoría, pero es el mismo principio. Tenéis que encontrar contradicciones, asumiendo que tal cosa es verdadera y tal otra es falsa. ¿Listos?

Se cometió un asesinato. Después de investigar, la policía llega a dos conclusiones: 1- Una sola persona cometió el asesinato; 2- Sólo dos sospechosos dicen la verdad. Con las declaraciones de los seis sospechosos, deben encontrar al culpable y determinar quién miente y quién no.

Testimonios:

Sospechoso a: C es inocente.
Sospechoso b: A es culpable.
Sospechoso c: Yo soy culpable.
Sospechoso d: A es inocente.
Sospechoso e: B es inocente.
Sospechoso f: Yo soy culpable.

¿QUIÉNES MIENTEN? ¿QUIÉN ES EL CULPABLE? JUSTIFIQUE.

IMPORTANTE: Con el fin de que todos disfrutemos el ejercicio y nadie lea la respuesta de otro compañero, ahora mismo está activada la moderación de comentarios. Así que no os alarméis si vuestro comentario no aparece publicado. La moderación de comentarios estará activada durante una semana a partir de la fecha. Después de ese plazo, los comentarios serán visibles y se publicará la solución del ejercicio. ¡Suerte!

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Academia, Uncategorized

12 Respuestas a “LA ACADEMIA DEL MISTERIO — Lección 00005: Mentiras y contradicciones

  1. Parmacenda

    Que placer retomar las lecciones de la Academia! Son un tónico excelente para las neuronas, y al mismo tiempo sirven para relajarse. Dicho esto, vamos al ajo.

    Respuesta: Mienten los sospechosos B, C, E, F, siendo B el culpable.

    Justificación:
    Empezamos por lo obvio. Los testimonios de B y D son contradictorios, de forma que uno de los dos debe ser cierto. Establecemos por tanto una primera hipótesis, que B dice la verdad. Si B dice la verdad, resulta que A es culpable, por lo que también dice la verdad, y que E dice la verdad. Esto contradice el hecho que sólo dos personas dicen la verdad, por tanto B debe mentir, y el testimonio de D debe ser cierto.

    Hemos localizado una verdad, y sólo hay otra más, quedando cuatro sospechosos que pueden ser veraces. Si F dice la verdad, entonces B es inocente y resulta que E también dice la verdad, lo que no es posible. Lo mismo sucede si es C quien dice la verdad. Por tanto, la segunda verdad que buscamos debe de ser dicha por A o por el propio E.

    Si suponemos que E dice la verdad, entonces C debe de estar mintiendo y ser inocente. Pero entonces A dice la verdad, lo que no es posible. Por lo tanto, el único testimonio que puede ser cierto es el de A, junto con el de D obtenido anteriormente. Dicho esto, todos los demás mienten, siendo el testimonio de E el que indica la culpabilidad de B.

  2. ¡Me ha encantado el ejercicio! 😀

    A ver, aquí hay dos contradicciones claras:

    Por un lado acerca del sospechoso C, del que A dice ser inocente a pesar de que él mismo se vea como culpable. Una de esas dos afirmaciones, por tanto, debe ser verdadera.

    Por otro lado tenemos al sospechoso A, con el que pasa algo similar: el sospechoso B lo encuentra culpable mientras que D cree que es inocente. Una de estas dos afirmaciones también debe ser verdadera.

    Si consideramos que A nos miente, C tendría que ser el asesino, pero entonces tendríamos un problema ya que al tener las dos verdades, E nos estaría mintiendo al decir que B es inocente , y se nos va al traste la teoría… por lo tanto es C el que nos miente al asegurarse el asesino.

    Y teniendo ya las dos verdades ( que C es inocente y cualquier teoría acerca del sospechoso número A) sabemos que el resto, por ende, miente, y tan sólo hay una persona a la que nadie ha contradicho y que, por deducción lógica, nos chiva quién es el asesino: el sospechoso E, que es el que finalmente nos descubre que EL MALVADO ASESINO ES EL SOSPECHOSO B.

    Porcier, soy Una de Rizos, que no sé por qué no me dejaba logearme con Twitter :((((

  3. maureen1978

    Veamos…
    Tenemos que las declaraciones de A y C son contradictorias (o C es inocente o C es culpable), por tanto, si una es cierta, la otra será falsa.
    Igual ocurre con las declaraciones de B y D (o A es inocente o A es culpable).
    Supongamos que la declaración de C es cierta y él es el culpable: entonces A es falsa, B es falsa, D es cierta, E es cierta y F es falsa. Tenemos 3 declaraciones ciertas, lo que se contradice con el enunciado, por lo que concluimos que C DEBE SER FALSA.
    Y por tanto, A DEBE SER CIERTA.
    Supongamos ahora que la declaración de B es cierta y A es el culpable: entonces A es cierta, C es falsa, D es cierta… Volvemos a tener 3 declaraciones ciertas, lo que se contradice con el enunciado, por lo que concluimos que B DEBE SER FALSA.
    Y por tanto, D DEBE SER CIERTA.
    Y como A y D son ciertas, tanto E como F DEBEN SER FALSAS.
    Y como E es falsa, entonces B es el culpable.

  4. Jengibre

    Vaya con el ejercicio…

    Bueno, mis conclusiones son:

    B es culpable y los testigos que nos mienten son B, C. E y F.

    Mi razonamiento:

    Supongamos que A es culpable. Eso nos dejaría con tres testigos que nos mienten (C, D y F) y tres testigos que nos dicen la verdad (a, B y E), puesto que sólo hay dos testigos que nos digan la verdad, A no es el culpable.

    Si consideramos culpable al testigo C también tenemos tres testigos que nos dicen la verdad, y eso nos pasa también si consideramos culpables a E y a F. Si el culpable fuera D tendríamos a 4 testigos verdaderos. En todos esos casos son más de dos testigos que dicen la verdad lo que descarta a C, D, E y F como nuestro culpable.

    La única opción que queda es que B sea culpable. Eso nos deja como testigos verdaderos a A y a D y como testigos falsos a B, C, E y F.

    Espero haberlo razonado claramente… tiendo a hacerme un lío tremendo con estas cosas…

  5. Si partimos de la base de que todos dicen la verdad, el culpable es F porque él se autoincrimina y nadie afirma que sea inocente , por lo tanto la afirmación de F debe ser cierta y él es el culpable.
    C miente porque, si fuese culpable, como él dice, alguien más sospecharía de él, en cambio A le considera inocente.
    A dice la verdad, porque al ser acusado por B, lo lógico sería que se preocupase de incriminar a alguien, en cambio afirma que C es inocente.
    D y E dicen la verdad puesto que nadie se ha fijado en ellos y no tienen por qué mentir al afirmar la inocencia de A y B respectivamente.
    Ya sólo nos queda como posible mentiroso B que acusa a A cuando queda claro que A no miente ya que si A fuese culpable, (como afirma B), es más fácil que mintiese e intentara incriminar a alguien en lugar de señalar a C como inocente.

  6. Muy bien, gente. Ha pasado el plazo establecido de una semana, por lo que las conjeturas se harán visibles y se publicará la solución de la Academia del Misterio.

    Solución: El culpable es b y los sospechosos que dicen la verdad son a y d.

    Justificación: Todos asumimos de entrada que la solución existía y era única. Para demostrar esto deberíamos haber hecho quince casos hipotéticos que satisficieran la hipótesis dos. Es decir: en cada uno de los quince casos plantear que dos sospechosos decían la verdad y el resto mentían. Viendo en catorce de esos casos las contradicciones con la hipótesis h1 y h2, se tiene que el restante caso era el único que satisfacía lo que el problema pedía.
    Pero todos lo habéis hecho viendo en principio cuáles proposiciones no podían ser al mismo tiempo verdaderas o al mismo tiempo falsas. En concreto, a y c no podían estar diciendo la verdad al mismo tiempo, y tampoco b y d. Luego era el caso en que a y b dijesen la verdad, a y d dijesen la verdad; o bien que b y c dijesen la verdad o que c y d dijesen la verdad. En tres de estos hipotéticos casos, ocurría lo siguiente:
    Si a y b decían la verdad y el resto mentía, en particular mentía el sospechoso e. pero si e miente, entonces b es culpable. Pero como b dice la verdad, tanto a y b son culpables (contradiciendo h1). Esto no puede ser.
    Si b y c dicen la verdad, en particular e está mintiendo. Si e miente, b es culpable. Pero como c dice la verdad, b y c son culpables. Contradice h1, luego no puede ser.
    Supongamos que c y d dicen la verdad. E vuelve a mentirnos, entonces es b el culpable. Pero como c dice la verdad, b y c son culpables. Luego se contradice h1. Luego esta no puede ser.
    De estos casos hipotéticos nos queda que sólo a y d pueden decirnos la verdad sin que se generen contradicciones. Entonces b es el culpable.

    Y ahí está la solución. Quien no se diera cuenta de que a y c o b y d no podían estar mintiendo o diciendo la verdad simultáneamente debía ponerse a hacer quince casos hipotéticos para comprobar la existencia y la unicidad de la solución. Pero así está bien, porque es un ejercicio para aguzar el olfato lógico. ¡A todos, enhorabuena!

    No deja de sorprenderme que tan pocos investigadores hayan participado en esta lección de la Academia del Misterio. Así que, tras hablarlo con el jefe Rider, hemos decidido hacer mención honorífica a los cuatro investigadores que entraron aquí, pensaron “Oh, ¿por qué yo?”, le dieron un rato a la sesera y dejaron su solución. Así que…
    … mención otorgada. Por haberos enfrentado al cuco de la Academia del Misterio y haber salido victoriosos.
    ¡Buen trabajo, equipo!

    ¿Y bien? ¿Seguimos con la tradición de hacer fiesta después de cada entrada? 😛

  7. Oh, mi cabeza.

    Lo siento, Isabel Fernández (por cierto, ¿nueva por La Sociedad del Misterio?). Cuando escribií mi conjetura sólo habían participado cinco investigadores en el juego. Así que por eso no te había contemplado, pero la mención a la valentía también se te hace extensiva 😉

    Con estos comentarios queda suspendida la moderación y cerrada la lección de la Academia.

  8. OLE OLE Y OLE, ¡todos lo hemos cazao al vuelo! 😀
    Vamos, después de mis últimos éxitos de investigación ya estoy pensando dejar el turismo y echar mi CV en el CSI las Vegas xDDD

    Y ahora llevadme a la fiesta, sobre todo si vuelve a haber bomberos.

  9. maureen1978

    Nicolás, había una solución intermedia, que no pasa por examinar los 15 casos que dices: se puede suponer que A es el asesino, y ver si todas las declaraciones avalan esa hipótesis; después, suponer que B es el asesino, y hacer lo mismo… así, si vamos por orden, enseguida llegaríamos a que B es el asesino, y si no, como mucho tendríamos que revisar 6 opciones.
    Es como lo pensé al principio, pero luego busqué una solución más “creativa”, buscando contradicciones.

  10. LaRizos, si Jengibre los invita (que ella es el nexo con la jefatura de bomberos habitualmente), pues los bomberos están invitados. Igual, creo que todos los investigadores han seguido de fiesta en la playa hasta ahora, que todavía no los hemos vuelto a ver.

    Maureen, llevas razón. Comienzas a cambiar de lugar la hipótesis h1 y se te simplifica mucho la vida. Debería haberlo pensado así cuando lo estaba inventando. Buen trabajo.

  11. Jengibre

    ¿alguien ha dicho BOMBEROS?????

    Perdonad el retraso, pero ayer era la noche de San Juan y los pobres estaban a tope de faena con tanto irresponsable como hay suelto esa noche con los petardos y las hogueras…

    Os espero en la playa a tod@s los que os queráis sumar a la fiesta…
    los que no esteis en ella ya, claro… porque la fiesta post caso debió ser tremenda y desmadrada porque la plana mayor de la sociedad sigue desparecida…

  12. Vaya… veo que puedo comentar desde mi twitter…

    (perdón por el comentario de prueba…)

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s