Caso nº 00034 – PESADILLA DESPUÉS DE NAVIDAD (CERRADO)

Haz clic aquí para ver el opening

Uno de los trucos más habituales para un detective consiste en buscar incoherencias visibles. Ya sabéis, cosas que están donde no deberían o viceversa. Fijarse en estos pequeños detalles agiliza bastante el trabajo de investigación, así que es de lo primero en que un detective suele entrenarse.

Nuestro próximo caso comienza precisamente con una incoherencia visible. Algo fuera de lugar y a plena vista. Se trata de una de las aventuras más insólitas en las que la Sociedad del Misterio ha tenido el privilegio de participar.

- ? -

—Mes y medio—protestó Arjona entrando en mi despacho—. Los vecinos tardaron mes y medio más de la cuenta en fijarse en esto.

—No sé lo que habrá ocurrido esta vez —respondí a modo de saludo—, pero me arriesgaré a decir que podrías montar un departamento de crímenes raros en comisaría.

—Llevo tiempo pensándolo, creo que lo llamaré “Crímenes que Parecen Coña” —replicó mientras tomaba asiento—. Vale, esta foto se tomó hace una semana en la urbanización Las Lagunas.

Sacó una foto de una carpeta y la dejó sobre mi escritorio. Parecía el típico Papá Noel de adorno que la gente cuelga de sus balcones como si estuviera escalando para entrar por la ventana, aunque quizás un poco demasiado grande.

—Hace una semana… Pero eso significa que esto llevaba estando ahí colgado todo Enero y la mitad de Febrero.

—Exacto. Pues no se dieron cuenta de que eso no debería estar ahí.

—A ver, Arjona, tú y yo estamos entrenados para ver estas cosas, ellos son vecinos de una urbanización…

—La señora Mari Ángeles —sentenció tajantemente.

—Cierto.

Como esta referencia puede ser bastante oscura, interrumpo un momento el informe para hacer una aclaración. La señora Mari Ángeles es la vecina de Arjona, una mujer mayor de unos ochenta años con artritis reumática y un leve principio de demencia senil, que ha hecho del cotilleo un arte. Si en el bloque de Arjona se fuese a cometer un delito, la señora Mari Ángeles ya se habría fijado en todas las pistas dos semanas antes de que se empezase a planear y le habría pasado a Arjona una lista de todos los vecinos sospechosos, indicando específicamente cuáles son los que “siempre saludaban”. Un ejemplo perfecto de que hay pocas fuentes de información más valiosas que los cotillas.

—Vale, centrémonos. ¿Estaba ahí desde Navidades?

—Sí.

—Entonces los vecinos pensaron que al inquilino de esa casa debía haberle pasado algo e indagaron, ¿no?

—Y tenían razón —replicó soltando sobe mi mesa una segunda fotografía.
El mismo Papá Noel. Lo habían bajado al suelo cortando la cuerda. La cara estaba deshidratada, descompuesta y, al parecer, mordida por algún tipo de pequeño animal, pero era definitivamente humana.

—Óscar Herrero —dijo—. Cuarenta y un años. Broker. Heredó esta casa cuando sus padres murieron en un accidente de coche, la comparte con su hermano gemelo. Todas las personas con las que hemos hablado coinciden en que Herrero era un mal bicho: agresivo, maleducado, borde, putero, tirano…

—Lo tenía todo, desde luego. ¿Causa de la muerte?

—Estrangulado.

—¿Fecha de la muerte?

—Irene aún no está segura. Había una plaga de ratas en el vecindario, estuvieron fumigando y desratizando, por eso los vecinos estaban fuera, y las ratas han hecho un pequeño estropicio con el cuerpo… Pero fue en algún momento de la última semana de 2012, probablemente entre el veintiséis y el veintinueve.

—Durante Navidades, qué propio.

—El vecino que lo encontró, Manuel Portillo, llamó corriendo a la policía en cuanto se dio cuenta de que esto no era un simple adorno navideño. Naturalmente ha puesto a parir a Herrero, como todos, pero le preocupaba más que sus hijos no se enterasen de lo que había pasado… Padre soltero con la custodia, no quiere joderla, ya me entiendes.

—Ya veo. ¿Algún sospechoso?

—Uno, y con casi todas las papeletas.

—¿Oh?

—Emmeran Studza. Rumano, cincuenta años, proxeneta. Llevábamos años detrás de él por su red de trata de blancas. Sabemos que Óscar Herrero desfiguró a una de sus chicas, y que Studza le había amenazado varias veces. Se le ha visto por el vecindario poco antes del asesinato. Oportunidad y motivo, y al parecer la cuerda se sacó de la casa de la víctima así que también tenía el medio.

—Suena prometedor. ¿Cuándo crees que podréis detenerle?

—Ese es el problema… Ya está detenido.

Fue a estas alturas cuando Arjona consiguió captar mi atención.

—Explícate.

—Lo arrestaron por un altercado el veintisiete de Diciembre. Lleva desde entonces en los calabozos, en detención preventiva mientras intentamos cogerlo por todo lo demás. Pero claro… No sabemos cuándo, exactamente, murió Óscar Herrero. Lo que significa que, a menos que hayamos atrapado a un asesino por un golpe de suerte, le hemos dado una coartada perfecta.

—¿Y el propio Studza qué dice?

—Nada.

—¿Nada?

—Ni confirma ni desmiente. No parece tener ningún interés en negar el crimen, se diría que le gusta que pensemos que ha sido él, pero no piensa admitirlo.

—Vale, podemos hacerlo, no te preocupes. Necesitaré todo lo que tengáis sobre la víctima para Nicolás, y posiblemente Parmacenda tenga que hablar con ese hermano con el que comparte casa y con el vecino que encontró el cuerpo. Celdelnord querrá echarle un vistazo, como poco, a la cuerda y el disfraz de Papá Noel, y claro, a lo que encuentre el Profesor en la casa cuando la visite…

—Espera, espera, ¿con el hermano y con el vecino sólo? ¿No vais a hablar con Studza?

—Llegaríamos de nuevas después de una semana de interrogatorios por vuestra parte, no, nos torearía como le diera la gana. Studza es vuestro, deja que nosotros sigamos los demás cabos.

Anuncios

260 comentarios

Archivado bajo asesinato, estrangulamiento, gemelos, Uncategorized

260 Respuestas a “Caso nº 00034 – PESADILLA DESPUÉS DE NAVIDAD (CERRADO)

  1. Mr. Zalaya

    Vamos a ello, antes de que se convierta en pesadilla antes de semana Santa

  2. Aish, que cerca que estuve del Primer Golpe!!

  3. Estos son los hechos, comienza la investigación. Todavía no tenemos una lista de sospechosos como Dios manda, así que este caso puede ser un poco más complicado de lo habitual. El Profesor está de médicos hoy, así que Mycroft se hará cargo de procesar la escena del crimen esta vez.

    Hasta entonces no tenemos mucho con lo que trabajar; demostradme lo que somos capaces de hacer con las cartas que tenemos.

    Vamos allá.

  4. ¿Será posible, pues no se me han adelantado dos?

  5. Jajaja, still, le gane a Jack! 🙂
    Eso tiene que valer todavía más que un Primer Golpe normal!!

  6. Se me olvidaba… Zalaya en este caso vuelve al terreno de juego. Parmacenda llevará el departamento de Declaraciones y Testimonios.

  7. Hmm, el hermano gemelo vive en la misa casa y tarda mes y medio no ya en echar en falta al finado, sino en darse cuenta de que estaba colgando de la ventana? WTF! Vamos, aunque sólo fuese por sacar el adorno!

  8. Ya estaba echando de menos el trabajo. No podré participar mucho por motivos de tiempo, pero veremos qué se puede hacer. Puesto que no tenemos sospechosos sólidos aún, iré recopilando los datos que pueda conseguir de la víctima (por suerte no se llama Óscar Oscuro, ¿eh?).

    Jefe, admítelo, Zalaya y Uriel te han dado alcance, eso merece premiación ipsofacto 😛

  9. Mr. Zalaya

    Si, en este caso me quedo en el despachito, echándole un ojo a la maquina de café del Profesor. Que hay por ahí un brote de gripe rusa y no quiero pillarla.

  10. El problema de Studza es bastante peculiar. Nuestra encantadora forense determina que la muerte se cometió entre a (veintiséis de diciembre) y b (veintinueve de diciembre). En el punto c (veintisiete de diciembre), Studza fue detenido. Si el crimen fue cometido el veintiséis de diciembre, Studza debería tener todas las papeletas. Si fue cometido entre el veintisiete y el veintinueve, pues Studza no puede ser el responsable material.

    ¿Cómo se identificó al cuerpo de Herrero? Si el rostro estaba descompuesto, si la descomposición pudo haber alterado las huellas digitales…

    El problema con las fechas es que… si consideramos que ocurrió entre el veintisiete y el veintinueve, Studza es inocente y alguien más cometió el crimen. Pero si dictaminamos que el crimen fue cometido el veintiséis, no tenemos suficiente como para culpar a Studza (no es concluyente).

    Hay que esperar.

  11. Vamos a empezar a decir cosas, que va siendo hora…. ¿a qué se dedica el hermano? Los casos de hermanos gemelos siempre me recuerdan a ese viejo chiste del hombre que pidió perdón tras apuñalar, pues se equivocó de hermano… (un chiste muy malo, en realidad, pero me ayuda a orientar mi mente)

  12. Indagaré sobre el hermano, Uriel, tú tranquilo, que empezamos a trabajar duro desde ya.

  13. Hetty Callahan

    Buenas a todos compañeros. Vaya casos que nos trae Arjona.

    La víctima era un mal bicho, así que seguramente tenía bastantes enemigos y si acostumbraba a pagar por compañía femenina es posible que tuviera más enemigos que Studza, o que lo hiciera un matón de éste. Crucemos los dedos para que la señora Mari Ángeles no sea la única cotilla del bloque.

  14. Y lo anterior va también para Almostel. Tenedme paciencia, a ver si esta noche o mañana por la mañana puedo entregaros el informe.

  15. ¿Papá Noel de adorno, eh? La pregunta del millón es “¿Qué hacía Óscar Herrero disfrazado de Papá Noel cuando fue muerto?” o bien “¿Por qué lo disfrazaron así?”.

  16. Hercule Poirot

    Vaya, un caso nuevo. A trabajar! Voy a ir repasando lo que tenemos hasta ahora, aunque me mosquea que ni el hermano (como ya han dicho) ni en el trabajo le hayan echado en falta antes. Habría que preguntar en esa dirección.
    No sé si podré estar muy activo en este caso, me pilla de viaje y la conexión no sé como irá, pero espero poder aportar algo.

  17. Ante todo, vamos a recuperar las formalidades: bienvenidos todos, me alegro de veros tan puntuales por aquí (y sí, Zalaya y Uriel, sí, está claro que me habéis ganado y eso grita condecoración; pero os esperáis, que por mucha prisa que tengáis las condecoraciones van siempre al final 😛 )

    Dicho esto… A ver qué encuentra Nicolás sobre el hermano, por ahora parece la única persona aparte de Studza que merece nuestra consideración, pero acabamos de empezar. A mí también me resulta raro el tema de que dos hermanos compartan casa y uno no se dé cuenta de que falta el otro, pero a ver.

    Hettie, bienvenida, una corrección: la señora Mari Ángeles no es vecina de ese barrio, sino del de Arjona. Pero confiemos en que haya cotillas en ese también 😉

  18. Hetty Callahan

    No se ha dicho la complexión de la víctima pero desvestirlo y vestirlo le tuvo que costar lo suyo como fuera medianamente robusto. Además ¿el asesino fue a matar a Óscar llevando el traje de Papá Noel? Una persona tan desagradable como la víctima dudo que se disfrazara así para repartir caramelos a los niños. Aunque siempre están las fantasías sexuales…

  19. Parmacenda me acaba de hacer notar que en el informe que os he publicado aquí faltaba un párrafo que sí que podía leerse en la copia que os he dejado en la Sala de Archivos, casi al final. Ya lo he corregido, pero os aviso por si alguien quiere releerlo.

    Hetty, Nicolás, es cierto, el disfraz de Papá Noel es algo que me tiene despistado. A ver por dónde acaban yendo los tiros, pero desde luego no ha sido lo más normal. Aunque, admitámoslo, ha valido para que todo un vecindario tenga un cadáver en exposición durante más de un mes sin notarlo.

  20. Hetty Callahan

    Uy, vaya fallo el mío. Voy a por un buen café que me despierte la mete y me haga leer mejor los informes, que no quiero liarme cuando los jefes de departamento empiecen a entregar los suyos. Que luego acabo viendo sospechosos donde no los hay :P.

  21. Parmacenda

    Saludos a los investigadores!
    Me pongo inmediatamente a repasar el informe preliminar, a ver si encuentro algo más que no hayais comentado todavía…
    En serio, el caso lleva menos de una hora abierto, y ya tenemos 20 conjeturas? Creo que eso muestra la dedicación de la Sociedad!

  22. ¿Dónde hemos dicho que estaba el hermano gemelo?
    Porque estamos seguros de que el cadáver pertenece a “ese hermano”, verdad? No cabe ni la más remota posibilidad de que su hermano gemelo no le haya echado de menos porque era él el finado, y el otro está desaparecido? ¿He visto muchas pelis malas de esas de sobremesa de Antena 3?

  23. Lilly Christie

    ¡Hola!
    Ya estoy a punta de lanza (bueno, que me han ganado unos 5 antes, pero en algún lado de la lanza estoy)

    Honestamente no podremos hacer mucho hasta saber del hermano, sin embargo hay un gran problema:
    No hay nadie que pueda decirnos si él muerto es Óscar o el otro hermano. Recomiendo al señor Mycroft cuando esté en escena que revise las fotos. No existen los gemelos idénticos, tal vez haya algún detalle que nos ayude. (Y lo bueno es que si es una marca corporal podemos pedirle a Irene que lo busque en el occiso y así no alertar al hermano de tenerlo como sospechoso 😛 )

    Sólo cuando estemos seguros podremos ampliar la gama de sospechosos, ya que el proxoneta tenía problemas con uno y no con otro (Igualmente, que pueda pasar que el hombre se hubiera confundido)

    ¿Y si el disfraz no lo hubiera traído el asesino, sino que el muerto estuviera disfrazado? Hay personas que se visten de Papá Noel para estas fiestas. ¿Se iba a celebrar alguna fiesta en la oficina de Óscar? ¿Hacía trabajos benéficos?

    Todo por ahora n.n En espera de nuevos informes 😛

  24. Parmacenda, bienvenido a bordo… A ver si Nicolás te puede conseguir un listado de gente con la que hablar, que si no tu primer informe va a quedar un poco vacío en este caso.

    ¡StrellitaCuster, dichosos los ojos! Bienvenida de vuelta (¿podemos dar por hecho que la bienvenida se hace también extensiva a Vórtice Marxista?). Nicolás ya está investigando la pista del gemelo, a ver qué conseguimos. Planteas una teoría interesante… pero ahora mismo indemostrable. El ADN coincide con el de las cosas de la víctima que se encontraron en la casa, por lo que me dice Arjona. Por lo que sabemos, la víctima es quien nos han dicho que es. No sé si has visto demasiadas películas de sobremesa de Antena 3, pero sí que te pediré (y esto va para todos) que procures no agarrarte a esa teoría mientras no tengas nada que la respalde. Es peligrosamente tentadora.

    Lilly Christie, bienvenida a bordo. Te digo lo mismo que a Strellita sobre el tema del hermano. Sobre lo de que la víctima ya viniera disfrazada… Es una posibilidad, sí, aunque como ha indicado Hetty, con lo que sabemos de él hasta el momento no parece muy probable. Con todo, aún es pronto para descartarla, a ver si nuestros Jefes de Departamento logran averiguar algo.

  25. KilFer - Fernando Belaza

    Llevo un rato largo comiendome la cabeza y no llego a nada claro por el momento; mejor esperar a los demás informes.

    Pero está claro que Oscar Herrero no es precisamente un Santa Claus, y podría tener mas enemigos.

    Aunque se vaya a interrogar a Studza; yo prescindiría de él por el momento. No se le puede vincular más allá de lo que se le pueda sonsacar en un interrogatorio; asi que quizás lo ideal sería partir del principio.

    ¿Quién? ¿Por qué? Y, por lo que se ve, la más difícil: ¿Cuando?

    Si las pruebas nos llevan a algún camino, y este es Studza, perfecto.

    Buenos dias a todos, KilFer en servicio de nuevo. Me iré un rato al sofá a esperar los informes.

  26. ¡Por supuesto, jefe! Jamás se me ocurriría. Tómalo como un pensamiento en voz alta. Quedo a la espera de más información.

  27. 74ls244

    Buenas, finalmente puedo participar en un caso antes de que lo resuelvan

    Un cuerpo a la intemperie durante mes y medio, y nadie lo nota.
    Esto apesta… ¿por qué no apesta?

  28. 74ls244… bienvenido. ¿O bienvenida? La verdad es que pocos nicks menos reveladores he encontrado en estos años.

    Interesante pregunta, desde luego. No ha hecho tanto frío como para que el cuerpo se congelara y no oliera… Apuntada queda. A ver si alguno de nuestros Jefes de Departamento consigue averiguar algo.

  29. Hetty Callahan

    Pues sí que ando despistada hoy. Además del olor característico de un cadáver descomponiéndose al aire libre, como bien ha dicho 74ls244, la colonia de moscas tenía que ser considerable y poco después los gusanos, que con la cantidad que habría, no me habría extrañado que hubieran terminado cayendo a la acera, lo que incluye el riesgo de que terminaran encima de los transeúntes o haciendo un lindo “chaquito”. Cuando empieza el rigor mortir se liberan fluidos corporales, así como la orina. Y ya para rematar tenemos la liberación de gas. ¿Nadie escuchó ventosear a Papá Noél? ¿Cómo pudo pasar todo esto desapercibido? Y seguro que me olvido alguna cosa más del proceso de descomposición. Todas desagradables, vistosas y, en cierto modo, llamativas.

    Pues sí que es raro todo esto.

  30. Estimados Investigadores,
    Hago acto de presencia para anunciar (o reanunciar) que en este caso me haré cargo, cual comodín, del informe del buen Profesor Boniatus que, por causas determinadas se encuentra fuera de servicio.
    Paso a detallarles el informe, y no extenderme más en comentarios baladíes salvo para enfatizar mi saludo.

    Informe de ESCENA DEL CRIMEN

    A veces el trabajo de investigación recuerda que no hace falta irse a los estratos más bajos de la sociedad para ver lo peor que la humanidad es capaz de dar.
    Cuando recibí la cordial llamada de teléfono del Profesor Boniatus, casi se suceden varios infartos en el silencioso club Dyogenes. Me acerqué al lugar donde el silencioso miembro del personal me hizo una seña y entré en el gabinete. Éste, adornado con paneles de madera y varios sillones de rica piel, varias estanterías con todos los clásicos, y en otra la que era fruto de mis investigaciones y divagaciones, me dio la bienvenida con su habitual olor a fragantes madera de sándalo y el del pergamino más exquisito.
    Me situé tras el escritorio y escuché la petición del buen Profesor, refrendada por Jack.
    «Por supuesto, le contesté, puede contar conmigo. Máxime cuando su menester debe estar en otro lugar. Descuide.»
    Hice llamar a Karola, mi chófer favorita. Había accedido a hacerme cargo de la Escena del Crimen en el presente caso de la Sociedad del Misterio.
    En el exterior, ese siempre desagradable, caótico y turbio exterior, reinaba una fría y neblinosa mañana de febrero, con lluvia incómoda y la persistente sensación en el aire de que me iba a adentrar, una vez más, en esas truculentas escenas que hace tiempo dejé atrás.
    La urbanización en la que se encontraba la grotesca escena del crimen era, a decir verdad, bastante elegante y bien situada… para unos estándares normales, a mi gusto. Era lo que solía llamar una “urbanización de viviendas de alto standing para toda la familia”. El tipo de vecindario en el que le gustaría vivir a casi cualquiera que se viera atenazado por el agobio urbanita. Paradójico, desde luego con lo que sabía que iba a encontrar allí.

    Ya no quedaba ni un solo adorno navideño en las fachadas de la Urbanización Las Lagunas. Aunque apenas hacía una semana todavía podía verse un Papá Noel escalador en uno de los balcones.
    Si los vecinos se hubieran fijado antes…
    La residencia de los gemelos Herrero Cordero era una casa bonita y vistosa, no excesivamente ostentosa pero no por ello carente de lujo, y con una horrorosa puerta de tipo georgiano. En el momento de la visita, sin embargo, el exterior estaba bastante descuidado: el césped había crecido salvaje, el buzón estaba rebosante de correspondencia, y tomé muestras de esas pequeñas bolitas oscuras que plagaban el camino para que Celdelnord las examinase pero todo sugería que iban a ser excrementos de rata almizclera, a tenor de su tamaño y olor. Por lo que sabía, el vecindario había tenido una plaga en Diciembre, y la casa aún mostraba restos del precinto de los fumigadores y exterminadores.
    No era el único precinto, claro. Con Karola ayudándome, cámara en mano, abrí la puerta con la llave que Arjona me había cedido a la entrada de la Urbanización y pasé bajo el cordón policial para entrar en la vivienda, franqueándole el paso a mi, en este caso, factótum Karola. He aquí la escena del crimen.
    En un primer vistazo, llamaba la atención la distribución de la casa: dos percheros, uno a cada lado de la puerta de entrada, daban comienzo a un vestíbulo con puertas dispuestas simétricamente a ambos lados. Tomando fotos de todo cuanto resultó interesante, avanzamos un par de pasos y llegamos al primer par de puertas: una cocina a cada lado. La casa parecía haber sido diseñada en disposición especular. Pero claro, la víctima y su hermano eran gemelos… esto podría considerarse enfermizo.
    Muy bien. El cadáver se encontró en la buhardilla, pero eso no nos decía dónde se cometió el crimen, así que sería una buena idea examinar la casa al completo. Entramos en la primera cocina, la de la izquierda. No estaba muy limpia que digamos: grasa acumulada, el cubo de basura a rebosar, envases de comida a domicilio (pizza, chino, mexicano)… La nevera estaba bien surtida de alcohol y poco gusto. Marcas mediocres. Todo aquello parecía tener más de un mes de antigüedad; si allí se hubiera cometido un crimen, habría quedado algún rastro, pero no parecía ser el caso. Pasamos a la cocina de la derecha: lo más parecido a suciedad que había en ella era polvo acumulado. Al parecer esta cocina no solía utilizarse. Había una cafetera que sí tenía aspecto de haberse usado con una cierta frecuencia, aunque a juzgar por la capa de polvo, ya hacía un mes como poco de su último uso. El porta seguía puesto y el depósito vacio.
    Dos cuartos de baño. Aquí al menos no parecía haber demasiada diferencia: ambos estaban medianamente sucios. Sólo retretes, lavabos y espejos, éstos cuartos de baño apenas tenían mucho que pudiera ser desordenado. Como curiosidad, anoté, uno de los hermanos prefería que el papel higiénico colgase por el lado de dentro del rollo y el otro por el lado de fuera. Doble capa frente a capa simple y marca barata. Pero aparte de eso… Poco más podía sacar en claro.
    Saliendo del baño había un salón común (por lo que llevaba visto, la única sala común en toda la casa) flanqueado por una doble escalera que llevaba a la planta superior. En el salón se veían varias cajas de cartón bajo unos plásticos —seguramente para protegerlas de los gases y venenos de la desratización y fumigación—; estaban precintadas y apiladas en dos montones. Todas ellas llevaban escrito con una etiquetadora, en un lateral lo que contenían: “Ropa Óscar”, “Ropa Tomás”, “Libros Tomás”, “Fotos Óscar”, “Toallas Óscar”, “Sábanas Tomás”… Tenía toda la pinta de que nos encontrábamos con una mudanza a medio hacer.
    Aparte de las cajas, el salón tenía un televisor de pantalla plana y cerca de cincuenta pulgadas, un buen equipo de sonido y un reproductor de blu-ray; estanterías a ambos lados, una con libros, la otra con archivadores; un sofá y dos sillones; y una pequeña mesita con un teléfono. Examiné el sofá y los sillones: los asientos de los sillones parecían estar más desgastados, y el hundimiento de los del sofá parecía ser uniforme. Conclusión: para sentarse usaban los sillones, el sofá sólo se usaba para tumbarse. Nunca se sentaban los dos juntos. Eché un vistazo a las estanterías. La de la derecha, la que tenía libros, estaba llena de novelas de todo tipo: clásicos de aventuras, misterio, terror, romántica, histórica… Los libros estaban bastante manoseados, se ve que se leían bastante. Tenían el aspecto de ser una selección de libros favoritos, tratados con cariño y deferencia, gastados solo por las manos que buscaban una y otra vez aquellas aventuras y sensaciones sublimemente escritas y que tocaban algo en la mente de quien las leyera. La otra contenía archivadores y carpetas clasificadoras, y todas estaban llenas de documentación sobre inversiones bursátiles. También había revistas de economía y manuales de estrategia de mercados. Verifiqué que todas las revistas eran lo que parecían. Y por desgracia lo eran. Aburridas. Grises. Sosas. Elementales…
    El teléfono… Esto era lo que se suele denominar corazonada o intuición, era consciente de ello, pero hasta ahora todo indicaba que la casa llevaba desocupada más de un mes. Si nadie había estado ahí para contestar al teléfono, quizás había algo en el buzón de voz. Descolgué el auricular y accedí al contestador, según las instrucciones del operador. El mensaje más antiguo era del 15 de Enero, y dudé por un momento, pensando en que hubiese sido una confusión de número: una voz de mujer, madura según parecía, decía lo siguiente: “Monique, querida, aún no he recibido el cierre, ¿te queda mucho? Acuérdate de que lo necesitamos para primeros de mes”. El segundo mensaje se había recibido cinco días después, y resultó ser de nuevo la misma voz: “Monique, se nos echa el tiempo encima. ¿Lo has terminado o no?”. Tres más el 24, de nuevo la misma mujer: “Monique, llámame”, “Monique, tenemos un plazo, llámame” y “Monique, ¿dónde coño estás?”, cada vez más tensa. Por el tono despótico que usaba en los últimos mensajes daban ganas de contestar a esa voz y decirle que allí no vivía ninguna Monique, pero el día 1 de Febrero llegó un último mensaje, de nuevo de la misma señora, que me hizo cambiar de opinión: “Tomás, soy yo. Hace ya dos semanas que estoy esperando lo último de Monique. Sabes lo que hay en juego, así que vamos a dejarnos de gilipolleces: o Monique me manda lo que convinimos, o atente a las consecuencias”.
    Esto había sido inesperado. No tenía noticia de ninguna Monique, pero Tomás era el gemelo superviviente. ¿Quién era esta mujer? ¿Y quién era Monique? Tomé nota del número de teléfono… Llamaba la atención que las llamadas, pese a ser de la misma persona y siempre por el mismo motivo, se habían hecho desde dos números distintos: las primeras desde un teléfono de la localidad, pero la última se había efectuado desde un número extranjero. Repasé mentalmente los prefijos: ¿Francia?
    A punto estaba de salir del salón cuando algo me llamó la atención: en una casa dispuesta de forma tan rigurosamente simétrica, el sofá estaba ligeramente desplazado, un poco más en diagonal de lo que debería. Miré al suelo: marcas de arrastre. Ello impelía a buscar un poco más: también había algunas marcas en el suelo sobresaliendo por debajo de las cajas. Con algo de esfuerzo por el peso, aparatamos las cajas un metro y examinamos más detenidamente las marcas: algo de arrastre, marcas de suelas, un par de pisotones con fuerza, y finalmente un poco más de arrastre que se alejaba unos pasos del lugar hasta finalmente desaparecer. Volvimos a examinar el sofá: una huella parcial de bota en la tapicería.
    Reconstrucción: las huellas arrastradas y los pisotones fuertes podían ser los intentos de la víctima por escapar mientras lo estrangulaban. Óscar Herrero pateó el sofá en el forcejeo, de ahí el desplazamiento y la pisada parcial. El lugar en el que desaparecían las marcas sugería en qué punto el asesino decidió dejar de arrastrar el cadáver para cargar con él. Acabábamos de encontrar el escenario del crimen.
    Busqué más a fondo mientras Karola tomaba fotos. No parecía que el asesino hubiera estado escondido, acechando a la víctima; o al menos, no había dejado indicios de haberlo hecho. Las huellas de pisadas normales eran difíciles de apreciar tanto tiempo después del crimen, así que también era complicado determinar si el asesino siguió a la víctima. Este escenario estaba bastante frío. Quizás encontrase algo en la otra mitad de la escena, el lugar donde se encontró el cuerpo.
    Subí a la planta superior. Dos baños bastante más completos, dos dormitorios, una escalera que conducía a la buhardilla. Luego había una segunda zona común. La buhardilla era el lugar donde se había encontrado el cuerpo, pero decidí examinar la planta superior. Empecé por la derecha. El cuarto de baño estaba bastante limpio y ordenado. Una bañera con ducha de hidromasaje y un par de estantes con champús, acondicionadores, gel de ducha; un botiquín con puertas de espejo encima del lavabo, con lo básico para primeros auxilios y algunos calmantes bastante comunes; toallas limpias y bien perfumadas; finalmente, un inodoro con un revistero al lado. Nada fuera de lo común.
    Dormitorio. La austeridad de esta habitación era sorprendente: una cama, una mesita de noche, un armario, un escritorio y una silla. Nada más. La cama estaba bien hecha, pero tampoco impecable. Sobre el escritorio había habido un objeto rectangular, a juzgar por el polvo, y juraría que se trataba de un portátil: también había menos polvo a la altura de donde alguien apoyaría los brazos para teclear. También había una foto enmarcada, algo bastante extraño: parecían ser niños sonrientes en camas de hospital. En la mesita de noche había otra foto enmarcada: un hombre de unos cuarenta y tantos abrazando a una mujer quizás uno o dos años más joven que él. Alianzas de casado en las manos de ambos. En el armario: sólo perchas vacías. Recordé que la ropa estaba en cajas en el salón.
    El baño de la izquierda tenía la misma disposición, pero había bastantes más cosas: aceites corporales, velas a medio consumir, la cera derretida había chorreado por la bañera. El botiquín tenía bastantes más pertrechos para tratar heridas y lesiones, incluso un kit con hilo quirúrgico, agujas y desinfectantes. En cuanto al revistero… Me pareció francamente insultante que esas revistas no estuvieran ya en una caja esperando a que la encontrásemos. Debería hablar con Arjona acerca de la diligencia de sus investigadores funcionarios… no me extraña que llamaran a la Sociedad a cada momento…
    Pero la sorpresa vino en el dormitorio. Focos y trípodes por doquier, cámaras de video y de fotos, espejos por todas partes, esposas en el cabecero y los pies de la cama, cuerdas, más velas, fustas… Las sábanas estaban desordenadas. Busqué fluidos corporales en ellas: efectivamente encontré semen, pero el luminol también reveló la presencia de algo de sangre en varios puntos de la habitación, además de la cama. No estaba seguro de querer saber qué hacía allí ese juego completo de cucharas de madera, ni por qué había encontrado restos de ambos fluidos en todas ellas. El armario contenía una serie de disfraces, la mayoría de ellos de cuero o vinilo con tachuelas pero algunos parecían disfraces normales y corrientes. Menos la máscara de pinchos. Esa no parecía normal: era rosa. En el altillo había cuerdas de varios tipos: una de esparto de triple trenzado, una cuerda de escalador, una de algodón, otras dos de fibras que no sabía identificar. ¿Qué clase de cosas se habían hecho en esa habitación?
    Lo más probable era que en aquella casa hubiera habido presencia femenina (algunos de los disfraces eran para mujer). Sin embargo… Volví a repasar los cuartos de baño. Espuma de afeitar en uno, maquinilla eléctrica en otro. Las papeleras: papel higiénico usado. Enseres de ducha: gel de baño, champú y acondicionador, todo para hombre. Ni un solo artículo de uso femenino. Lo que implicaba que, por más mujeres que hubiesen pasado por esta casa, ninguna de ellas había llegado a vivir aquí. Y entonces… ¿por qué en el contestador había mensajes para Monique?
    Subí finalmente a la buhardilla, donde había terminado todo. Aquello parecía ser una habitación de invitados, con una cama de matrimonio, dos mesitas de noche, un armario, un televisor… y el balcón. Después de examinar a fondo la habitación y determinar que allí no había ocurrido nada raro, me asomé finalmente al balcón. Y allí, en la barandilla, seguía estando el trozo de cuerda atada. De aquella cuerda fue de la que alguien había colgado al difunto Óscar Herrero, estrangulado y disfrazado de Papá Noel, para que la intemperie y las ratas que escaparon a la diligente labor de los exterminadores dieran buena cuenta del cadáver mientras los vecinos incautos lo confundían con un adorno navideño desfasado de fecha.
    Examiné el nudo. Se trataba de un nudo marinero de bastante buena factura; tenía que serlo para aguantar el cuerpo tanto tiempo, desde luego. La cuerda… Maldición, ya había visto esa cuerda antes. Cuerda de escalada. En el armario del dormitorio de la izquierda. Habían sacado la cuerda de la casa; entonces… el asesino no había venido preparado para hacer esto. ¿Qué quería decir? Revisé la foto que habías tomado de las cuerdas; la de escalada tenía una etiqueta en uno de sus cabos: semiestática de ½, capacidad soporte de más de 80 kilos de trabajo. Parecía la opción más lógica para este menester.
    Ya volvía a bajar las escaleras para salir de allí, cuando escuché que alguien abría la puerta desde el exterior. Me apresuré a sacar la identificación —una de ellas— y bajé a toda prisa a la planta baja para encontrarme con el visitante que miraba muy sorprendido a Karola, con su uniforme de chófer y la cámara de fotos: era un hombre de unos cuarenta y tantos años, con aspecto de no haber dormido mucho en los últimos días, que parecía encaminarse al aseo de la derecha. Ya conocías esa mirada, ese corte de pelo, incluso ese porte… Quitándole ojeras o sumándole horas de sueño, era la misma cara que habías visto en la fotografía del matrimonio.
    —¿Qué hace usted aquí? —preguntó.
    Me identifiqué y expliqué el motivo de mi visita. Un poco avergonzado por cómo había reaccionado, el visitante se identificó como Tomás Herrero y explicó que estaba viniendo poco a poco a recoger sus cosas y las de su hermano, que no podía seguir viviendo allí después de lo ocurrido.
    —Lo entiendo, señor Herrero, pero tiene usted que entender que todo esto son pruebas. Si queremos esclarecer la muerte de su hermano, necesitamos acceso a todo lo que pudiera haber en la casa cuando ocurrió.
    —Oh… Bueno, claro, es normal, perdone, dejaré las cosas aquí. De todas formas…
    —¿Sí?
    —La policía ya me avisó de que vendrían. Me pilla un poco a traspiés, pero si tiene que hacerme alguna pregunta…
    —Eso es competencia de mi compañero, yo me encargo en este caso de los escenarios. Pero si quiere podemos concertar una cita ya con él.
    —Cómo no —respondió, y dio una fecha, una hora y una dirección en las que Parmacenda podría encontrarle para hablar con él.
    —Perfecto. Haremos todo cuanto podamos para resolver este caso, señor Herrero, puede usted estar tranquilo.
    —Gracias… oh, espere. Creo que le interesará esto.
    Corrió hacia el salón, cogió una de las cajas del suelo y la acercó.
    —Óscar tenía… gustos peculiares, por así llamarlos —explicó—. Puede que esto les ayude a entender por qué le haría alguien lo que le hizo. Yo no lo quiero para nada, y a ustedes puede servirles, así que…
    Agradecido, le comuniqué que ya había terminado con el escenario y que le dejaba tranquilo. Él nos acompañó al coche y dejó la caja en el maletero, quedando emplazado para la reunión con Parmacenda.
    Tomé nota de todo lo que parecía extraño en esa casa —además de la horrenda puerta georgiana— y nos fuimos de allí. Ya no había mucho más que pudiera encontrar en esa casa, así que solicité a Karola que pusiera rumbo a la Sociedad del Misterio para dar cuenta del informe.
    El coche se sumió en el tráfico mañanero y las caras sombrías de los que acudían a trabajar. Le dije a Karola que sacara la sirena. No tenía ganas de esperar, quería llegar pronto y cobrarme mis servicios… en la cafetera del Profesor.

  31. lamadredezemo

    Buenas tardes equipo.
    Un nuevo caso !!que emoción¡¡
    Desde luego el que colgó al Papá Noél eligió unos días en los que el vecindario estaba fuera,osea que no lo verían.
    Suena raro que fumígen en plenas navidades, cuando la gente normalmente esta de fiesta y con familiares.
    Esperemos a nuevas noticias.

  32. Gracias, Mycroft. Ya he pasado copia de tu informe a la Sala de Archivos, ahora por fin tenemos algo con lo que trabajar. Yyyyy…

    … no sé vosotros, pero visto lo visto yo ya he descartado a Emmeran Studza como sospechoso. Podemos centrarnos en buscar sospechosos nuevos, no me cabe la menor duda de que Studza es inocente (de esto al menos).

    Madre de Zemo, bienvenida a bordo. Es poco frecuente, sí, pero si se supone que lo que tenían era una plaga de ratas, quizás la convivencia con estas nuevas vecinas no era muy agradable para pasar las fiestas allí. Esto es sólo una hipótesis, no lo sé.

  33. dlobo66

    No se si será una conjetura muy precipitada, pero hay una posibilidad. Nadie ha dicho nada del hermano, como era, que hacia, pero sabemos que son gemelos. ¿Que pasaría si el muerto es el hermano, que se vistió de papa noel por que el si era buena persona y alguien que lo confundió con el hermano malo lo mató?. ¿O incluso que el mismo Oscar mató a su hermano para desaparecer y despistar a toda la gente que lo odiaba por como es?. A ver si los informes forenses y demás información confirman o desmienten las hipótesis.

  34. dlobo66, bienvenido, qué de tiempo sin verte por estas oficinas. Te digo lo mismo que a StrellitaCuster: es una teoría bastante tentadora, peligrosamente tentadora de hecho, pero no tenemos nada que lo demuestre ni lo desmienta. Hasta que no encontremos nada, os pido que no os aferréis a ella.

  35. Pro la descripción que ha hecho el señor Mycroft me dala sensaicón de que los hermanos se llevaban muy mal. o al menos, que no les gustaba pasar tiempo juntos. Dos cocinas, una casa simétrica sin puntos comunes, nunca se sentaban juntos…

    De todosmodos, creo que procedería llamar a aquel número de telefono, o buscalro en una base de datos y descubrir quien es Monique. Entre otras cosas porque la llamada era amenazadora hacia Tomas, no hacía su hermano (el muerto).

    Por otra parte, hay algo que me escama en que la casa este tan cerrada de hace un mes de no entrar y Tomás diga que entra y sale con regulairdad

  36. Agatha Detective

    Hola amigos de La Sociedad del Misterio. Respondo por Agatha Detective y soy nueva novísima. Al ver vuestro reciente caso, he decidido quedarme y observar. Aún no tengo la suficiente madurez para hilvanar conjeturas, pero espero aprender deprisa.
    Un abrazo y felicidades por vuestra sociedad.

  37. Hetty Callahan

    Por el informe de Mycroft puedo deducir que nuestro asesino debe tener una complexión atlética/fuerte. Si consiguió reducir a Óscar, y tenerlo en el suelo pataleando luchando con desesperación por su vida (lo que implica una subida de adrenalina y el consiguiente aumento de fuerza) lo más posible es que fuese un hombre (al menos hasta que no descubramos a una mujer de su entorno con un físico así). La asfixia es una forma de asesinato cercana, se necesita estar a poca distancia de la víctima bien sorprendiéndola o bien con alguna argucia que le permitiera llegar a él. ¿Le asfixiaron con la cuerda o con las manos? En el caso de ser con las manos podríamos hablar de algo personal, incluso pasional. Hace falta un sentimiento muy fuerte para ponerte frente a una persona y sentir como se le escapa la vida poco a poco mientras le miras a los ojos. En el caso de ser con una herramienta (una cuerda, en este caso) podríamos hablar de un asesinato más lejano respecto a los sentimientos, más frío. El asesino pudo situarse tras la víctima, llevarla al suelo y mantener la tensión de la cuerda hasta que cualquier movimiento cesase. La resistencia sería incluso menor por parte de la víctima que en el caso de ser atacada de frente (alguien sin entrenamiento se defiende mejor de un atacante que puede ver y entra más facilmente en pánico si le atacan y no puede divisar a su agresor, claro está, como norma general), esto podría llevarnos a un hombre que sabe lo que hace y es capaz de minimizar las marcas en la escena del crimen, muestra de un trabajo eficaz. Apenas unas marcas de pataleo es lo que ha quedado de un crimen violento.

    Después de esta parrafada mi conclusión es que tras el informe de la escena del crimen, creo que el asesino es un varón, de complexión fuerte, que sabía lo que hacía.

  38. Gracias por el informe, Microft (y por el trabajo extra, todo sea dicho). A ver, gente, una parte del informe de documentación ya está lista (os pido paciencia ahora, porque tenemos un par de datos más para averiguar, como han sugerido ya algunos investigadores). Ya me han atendido lo suficientemente mal en el teléfono, a ver si ahora siquiera se dignan a atenderme.

    Por lo demás… A los veteranos, ¡un placer verlos! A los nuevos, ¡bienvenidos a la Sociedad del Misterio! Siempre es excelente que nuevos investigadores sigan sumándose 

  39. lamadredezemo

    Me situo.
    Dos gemelos. Oscar y Tomas.
    Oscar, broker. Tomas,?.
    Dos partes en el piso,izquierda y derecha iguales.
    Parte izquierda:
    cocina sucia,baño con velas, hilo quirúrgico ,revistas porno,cuerdas,dormitorio con focos,trípode,fluidos,disfraces
    Parte derecha:
    cocina limpia,,baño limpio y ordenado,dormitorio austero con posible portátil,fotos de niños y matrimonio.

    Sin embargo en el salón en la parte izquierda están los archivadores y carpetas de inversiones bursátiles y en la derecha los libros de todo tipo.

    Tomas cuando entra se dirige al baño de la derecha. ¿Por que?
    Oscar era el broker, yo supongo que por la profesion seria ordenado,con portatil.
    Lo siento es hora de cenar.

  40. Hetty Callahan

    Una segunda vuelta al informe me ha hecho darme cuenta de una cosa ¿aguja e hilo? Aunque en las películas se cosan las heridas como el que hace punto de cruz, en la realidad no es tan fácil. Bueno, ponerse a coser sí, pero conseguir que no quede hecho una porquería ya es algo más complicado. ¿Tenía formación alguno de los hermanos? ¿Presenta la víctima cicatrices? Es posible que no tenga nada que ver con el caso y que lo tuviera porque se le fuera de las manos sus encuentros amorosos. En una casa no suele tenerse ese tipo de cosas, las heridas se cosen en los centros de salud o en urgencias en el hospital. A no ser que alguien en casa sea sanitario y sepa hacerlo.

  41. Ciertamente, era la hora de cenar. Pero ya he vuelto, vamos a ponernos al día:

    ALMOSTEL: Cierto, suena raro, pero piensa que el cuerpo se ha encontrado hace una semana. Tomás no ha tenido tiempo para hacer demasiadas entradas. Por lo demás… Mycroft ha encontrado evidencias de una mudanza en ciernes, no de que la casa haya estado siendo utilizada. Eso encaja con lo que se nos ha dicho.
    AGATHA DETECTIVE: Bienvenida a la Sociedad del Misterio. Esto es un trabajo en equipo, así que no te cortes si tienes alguna teoría: podrías dar con la clave o ayudar a tus compañeros a hacerlo. Sea como sea, me alegra darte la bienvenida a nuestras filas.
    HETTY CALLAHAN: Por lo que he podido sacarle a Irene, el estrangulamiento se produjo con una cuerda. De esparto, a juzgar por las abrasiones. En cuanto a tu otra pregunta… no me consta que ninguno de los hermanos Herrero fuese sanitario. ¿Alguna otra idea de por qué alguien cosería una herida en casa en lugar de ir a un hospital?
    LA MADRE DE ZEMO: Si tuviera que adivinar, diría que el lado derecho de la casa era el de Tomás, no el de Óscar. Eso explicaría que Tomás fuese a ese cuarto de baño. Los archivadores, el elemento que parecería sembrar la discordia, en realidad estaban llenos de documentación sobre inversiones bursátiles, así que pese a parecer más ordenados que el resto encajan con Óscar más que con Tomás.

    Vamos bien, equipo. Nicolás, tómate tu tiempo, quedamos a la espera de tu informe. Parmacenda, Mycroft ya te ha conseguido una entrevista con un posible sospechoso, ya por fin tienes algo con lo que trabajar. Y Celdelnord, seguro que ahora que hemos visto el escenario te mandan algo para analizar. El juego está en marcha, damas y caballeros.

  42. Jengibre

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡hola a todos y todas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Debo reconocer que no he leído el informe y que seguramente no pueda aportar demasiado en este caso…

    Pero que queréis, no he podido resistirme a saludar a los colegas… (y de paso ganarme una Cu-cú, que todavía no tengo ninguna)

    Eso sí… a la fiesta me uno encantada… así que chicos… ¡¡¡resolverlo pronto que me da que tendremos mucho que celebrar!!!!!!!!!!

    Besitos y abracitos para todos… los antiguos y los recién llegados…

  43. Hetty Callahan

    La única explicación que se me ocurre para coser una herida en casa en lugar de ir a un hospital, es que sea una herida que fuera a llamar la atención si fuese a urgencias. Los médicos están obligados a dar parte de cierto tipo de heridas, como disparos, puñaladas o agresiones de cualquier tipo. Si tenían ese material médico en casa, o trataron una herida así, o bien esperaban tener que tratarla. Si se encuentran puntos de sutura en el cuerpo de la víctima podríamos averiguar si fue atacada, de lo contrario, la casa sirvió para asistir a otra persona.

    Si llamaban a la casa de los Herrero preguntando por Monique, pero no hay nada que muestre que vivió una mujer allí, tal vez estuvo un corto plazo de tiempo refugiada con los hermanos. ¿Podría ser ella la herida? Esto me lleva a preguntar una cosa ¿sería posible buscar restos de sangre en los cuartos de baño de la casa? Por norma general, si se tiene que curar una herida que sangra en abundancia (como un corte que necesite puntos de sutura) se hace en el baño, que luego es más fácil de limpiar unos azulejos que las sábanas (la sangre puede calar al colchón) o el sofá, que quedaría hecho una guarrería. Si encontrarmos sangre podría analizarse el grupo sanguíneo y saber quien se cosió (en caso de que se encuentre algo, claro está).

  44. Jengibre

    Por cierto… veo una Agatha detective…
    ¿No serás también fan de la gran Dama del Misterio???

    Jack… cada vez somos más!!!!!! Guay, ya no me siento tan sola entre tanto Sherlockiano…

    XD

  45. Jengibre, bienvenid… eh, eh, ¿a dónde vas? ¡Oye! ¡Que el caso está aquí! ¡Jengibre! ¡Vuelve!

    Hetty, me gusta tu teoría de que quien fuese a coser las heridas no quisiera llamar la atención. En cuanto a lo de Monique… Hmm… Posible, desde luego. A ver si Nicolás puede arrojar algo de luz sobre este personaje. Comentaré con Mycroft a ver si fuera posible buscar sangre en otras habitaciones, y cuando sepamos algo os cuento.

  46. Hetty Callahan

    Hola Jengibre!!! Soy una gran fan de la Dama del Misterio, así que cuenta conmigo en tus filas 🙂

  47. Jengibre

    Jack, no puedo…. ¡¡¡el cuerpo de bomberos me necesita!!!!! XD

    Hola Hetty!!! y bienvenida a bordo…

  48. Parmacenda

    Mycroft, muchas gracias por conseguirme la cita con el hermano! Me has ahorrado algo de tiempo. Ya he hablado con Arjona para conseguir los detalles del vecino, así que intentaré entrevistarme con él cuanto antes. Y espero tener mi informe listo en cuanto haya hablado con los dos!

    Aprovecho para saludaros a los nuevos investigadores (y no tengais miedo para contribuir, que hasta que no lleguemos a la fiesta post-caso no hay nada que temer), y a los viejos amigos (aunque Jengibre, que prefieras pasarte un caso con el cuerpo de bomberos en vez de con nosotros… no se yo que decir a eso :P)

    Y voy a revisar de nuevo las conjeturas y el informe de Mycroft, a ver si saco algo en claro…

  49. HM… Comentario al aire. Más arriba Jack ha dicho que, según lo que le hemos sonsacado a Irene, el extrangulamiento se llevó a cabo con una cuerda de esparta (y según el informe de Microft, había una cuerda de este tipo en las habitaciones de Óscar Herrero). Reforzamos algo que ya sabíamos. Que el asesino fue a la casa sin intención de matar (y se encontró con estos elementos allí), o que tenía intención de asesinar a Herrero (y sabía de antemano que no necesitaba llevar sus propias herramientas porque allí tenía variedad). Si seguimos la segunda hipótesis, deberíamos inferir que el asesino conocía previamente a la víctima y la casa de la víctima. pero claro, el problema ahora es cómo saber cuál era la intención del asesino. ¿Alguien ve algo en la escena del crimen que indique premeditación?

  50. Hetty Callahan

    Si el asesino tenía cierto trato con la víctima sería más sencillo entrar en la casa si no portaba ningún arma con él. Si había estado antes en la casa sabría que allí encontraría todo lo necesario para terminar el trabajo. Lo único que sigue sin cuadrarme es el traje de Papá Noél pero después de ver la cantidad de disfraces que tenía en su cuarto, ya no dudo que pudiera sacarlo de allí.

    Otra cosa en la que acabo de caer, los adornos de Navidad suelen ponerse a primeros de Diciembre, colocar un Papá Noél tamaño humano a finales de año llamaría un poco la atención ¿no?

  51. De acuerdo, gente. Tras una larga tarde de llamadas telefónicas, mucha espera, revisión de los archivos del tribunal y muchas puteadas por parte de mis interlocutores, aquí os dejo el informe. Tengo las lumbares hechas un dolor, así que voy a estirar un rato. Si surge alguna duda o algo no quedó claro, decidlo sin remilgos (que ha sido un informe redactado a las prisas).

    Informe de Documentación y Conexiones
    CASO Nº 00034

    Cuando Jack me asignó a este departamento, fue muy claro al decirme en qué consistiría mi trabajo: no sólo en encontrar toda la documentación que pudiera sernos de alguna utilidad en el caso (libros que versasen sobre el tema que investigábamos, artículos en prensa, referencias bibliográficas), sino también en allanarle el terreno a Declaraciones y Testimonios proporcionando una serie de antecedentes de los implicados.
    Pero jamás en la vida imaginé que llegaría a encontrar tantísimo trabajo sólo investigando a la víctima.
    Óscar Herrero Cordero, cuarenta y un años. Huérfano, su padre era arquitecto, los dos murieron en 1993 en un accidente de aviación. Un hermano, gemelo idéntico, de nombre Tomás. Óscar era soltero y no se le conocía ninguna relación estable. Broker (“Agente de valores”, especificó mi útil diccionario) bien situado, se le daba bastante bien el negocio de la inversión bursátil. Hasta aquí, nada especialmente fuera de lo común.
    Y entonces… 1999, denuncia por agresión, salió con una multa. 2000 a 2003, múltiples altercados. Por medio, recibe amenazas verbales e incluso algo de violencia física por parte de inversores rivales. 2004, inspección fiscal, posible fraude, sale limpio pero cinco de sus subalternos pierden sus trabajos, uno incluso acabó en la cárcel durante cinco años. Reiteradas denuncias por parte de sus vecinos: ruidos a altas horas, disputas y trifulcas con varios de ellos, insultos y amenazas a los niños de la urbanización… Las primeras de estas denuncias podían ir a alguna parte, pero por alguna razón a partir de 2009 todas acababan siendo desestimadas o incluso retiradas. Tomé debida nota de esto. Finales de 2008, un altercado a la salida del club “Dulce Dolor”, un conocido club privado de bondage y sadomasoquismo. 2011, empieza a traer mujeres de mala vida a la urbanización. 2012, Emmeran Studza, presunto (“¿Presunto?”)) líder de una red de prostitución ilegal y tráfico de seres humanos, entra en el barrio berreando el nombre de Óscar Herrero y arremetiendo a golpes contra el mobiliario urbano. Su coche fue visto en las inmediaciones varias veces después de aquello.
    No es elegante hablar mal de los muertos, pero maldita sea, con un historial semejante lo raro era que no le hubieran matado antes. A ver, por dónde empezar…
    El problema con sus inversores rivales. Hablé con varios de ellos (Parmacenda, me debes una). Al parecer, la cosa era bastante sencilla: Herrero se había dedicado a difundir rumores para condicionar al mercado a comprar cuando a él le interesaba vender. El viejo cuento del vendedor de cerillas. Había llevado a la ruina a docenas de inversores. Y cuando se supo que todo había sido orquestado por él, las represalias no tardaron en llegar. A él no pareció importarle demasiado: se dedicó a enviarles a todos ellos cabezas de pollo con una nota: “Me he cobrado vuestras cabezas, Chickenhearts” (investigué esto último: al parecer era un insulto muy americano entre brokers, básicamente les estaba llamando gallinas). ¿Posibles sospechosos? Motivos tenían, desde luego, pero… Algunos de ellos salieron de este bache económico e intentan mantenerse sin volver a correr riesgos; otros aprendieron de la estrategia de su competidor y se han hecho de oro; uno está en la cárcel por otro escándalo financiero y otro lleva cinco años probando suerte en Estados Unidos.
    En el final de la lista había dos nombres de los que no conseguí nada destacable: como hecho anecdótico, uno ha encontrado a Jesús (hace un par de años inició los estudios para convertirse en ministro pentecostal, pero cuando presentó un trabajo sobre los intereses sobre el diezmo le pidieron encarecidamente que siguiera siendo parte de la asamblea), y el otro a Buda (lleva dos años en un monasterio en Bután).
    Vale, el tema de las denuncias de los vecinos. Muchas se saldaron con multas o pleitos que Óscar se aseguró de ganar. Lo curioso era que Herrero no se mostraba reacio a reincidir en aquello por lo que había sido demandado. La primera denuncia retirada, a principios de 2009, había sido interpuesta por un tal Manuel Portillo, treinta y siete años, padre divorciado de dos hijos que se ganaba la vida como ejecutivo de cuentas de una importante empresa. A partir de ahí… oh, de acuerdo. En cada disputa legal que surgía entre Herrero y sus vecinos, siempre acababa involucrándose Portillo de una forma u otra. En seis ocasiones ejerció de mediador para que la discusión no fuese a mayores. El resto del tiempo, y esto me llamó bastante la atención, sirvió como testigo de Herrero para que se desestimaran las demandas. En cierto modo, parecía que después de retirar su denuncia por agresión verbal se había convertido en el ángel de la guarda de Herrero. Y aquí había algo más… Portillo había sido el vecino que encontró el cadáver.
    Esto le convertía en persona de interés. Lo apunté para que Parmacenda hablase con él.
    ¿Qué más teníamos? El altercado a la salida del club… Siendo un club privado, claro está, sería necesaria una orden para obtener una lista de los miembros del mismo, así que en este punto no tenía muchas esperanzas puestas en esta parte de la historia. Grande fue mi sorpresa al descubrir una anotación de la policía: aunque tenía razón y difícilmente me iban a dar acceso a la lista de miembros… constaba que Óscar Herrero lo había sido en el pasado. Justo hasta esa noche. Al haber sido expulsado, la directora del club, una tal Lady Montague (nombre artístico), no había tenido problemas en hablar con la policía de esta situación. Pese a las prácticas duras y agresivas que se llevaban a cabo en su club, todo había de ser siempre bajo el consentimiento de todos sus miembros; Óscar Herrero ignoraba el consentimiento de las chicas con las que se acostaba, hacía caso omiso a las palabras de seguridad, y por su desobediencia a las normas fue expulsado. No se lo tomó nada bien y salió del club discutiendo con otro miembro. No había intentado volver desde entonces… Lady Montague describía a Herrero como “un hombre orgulloso y obstinado que jamás había sabido aceptar una autoridad por encima de la suya propia”.

    Algo se me estaba escapando. Claro. El detalle de la ausencia en el trabajo. ¿Por qué no la habían notado? Óscar Herrero llevaba desaparecido más de un mes, en su trabajo deberían haberlo echado de menos; pero Herrero tenía por costumbre desaparecer de vez en cuando, y nunca daba explicaciones. Daba resultados, así que se consideraba por encima de ese tipo de convenciones sociales: se iba, hacía lo que le diera en gana y volvía, mirándolos a todos por encima del hombro. Como mucho decía “Pero me necesitáis, perras”. Así que a nadie le extrañó esta última desaparición.
    Estaba claro que Herrero era una buena pieza. Y al parecer, esta foto tan oscura que era él tenía un negativo muy brillante en su hermano gemelo. Tomás no había tenido tanto éxito en la vida como su hermano, pero sabía llevarlo bien. Escritor de poco renombre (esto explicaba la biblioteca encontrada por Microft), sólo logré encontrar tres libros publicados en su haber; después de eso, se ha ganado la vida como crítico literario. Se casó con Inma Caballero, organizadora de eventos, y llevan tres años tratando de concebir un hijo (sin éxito por el momento). Aunque los padres de los hermanos Herrero les dejaron en herencia una casa diseñada a su medida, Tomás vive con su mujer en su propio piso. Pasan poco tiempo juntos, lamentablemente, porque el trabajo de ella la obliga a viajar con bastante regularidad (de hecho, lleva fuera del país dos meses, aunque parece que esto es algo habitual). Traté de solicitar los tres libros de Tomás Herrero a la editorial, pero me dijeron que se encontraban descatalogados; con todo, podían hacerme llegar las críticas que se habían publicado de ellos. Al parecer habían sido pequeñas joyas de literatura experimental que habían triunfado entre los postmodernos… pero que habían tenido una tirada francamente pequeña. Tomé apunte para conseguir alguno de esos ejemplares de alguna forma.
    ¿Y qué hay del sospechoso principal de la policía, Emmeran Studza? Motivos tenía, desde luego. Traficante sexual, con una red de prostitutas que cubre toda la ciudad; al parecer Óscar empezó a contratar los servicios de sus chicas cuando fue expulsado de “Dulce Dolor”. El problema fue que Herrero intentaba cubrir una necesidad que había quedado desatendida desde que lo expulsaron del club… y esa necesidad implicaba hacer daño a los demás por placer. Herrero llegó a un acuerdo con Studza según el cuál las chicas que él le proporcionaría se exponían a abusos brutales. Pero llegó un momento en que Herrero fue demasiado lejos, y tras una sesión una de las prostitutas de Studza quedó desfigurada y en silla de ruedas. La chica ha declarado que Herrero sólo quería verla sufrir, que ni siquiera buscaba sexo en ella. Studza no ha intentado siquiera ocultar a la policía su desprecio por Herrero, del que ha dicho lo siguiente: “Me han llamado monstruo; pero él es el verdadero monstruo aquí. Yo sólo cuido de mis chicas”. Con todo, ni admite ni niega el asesinato: guarda un sepulcral silencio cuando se le saca ese tema.
    Por un momento recordé el caso de Gonzalo Estrada. Aquella gente estaba deseosa de atribuirse el mérito. Studza prefería que la gente pensase lo que quisiera… y eso sólo llevaba a que se pensara que había sido él.
    En fin. Tenía una nota que me había pasado Microft, con un par de números de teléfono y un nombre por el que preguntar. El primero de esos números se correspondía con la agencia de representación literaria Pierrot. Me atendió una chica llamada Estefanía, sorprendida de que estuviese llamando casi al horario de cierre. Me identifiqué como jefe de departamento de Documentación y Conexiones de la Sociedad del Misterio (la regla es “Intenta ligar a pesar de que estés investigando un asesinato”, y como ya teníamos más reputación y la voz de la chica era agradable… ¡eh! que hay que mantener la reputación del detective en alto) y le expliqué que el nombre de “Monique” había salido a relucir en una investigación y que se lo había vinculado con ese teléfono.
    —Debe referirse a Monique de Blanchard —me dijo—. Es nuestra autora estrella.
    —¿Se le ocurre qué conexión podría existir entre la señorita de Blanchard y los hermanos Herrero?
    —No sabría decirte, yo no la conozco personalmente. Sé que nos entrega sus novelas siempre a primeros de año, pero aún no he podido verla nunca.
    Pregunté por la mujer que había hecho esas llamadas. Debía ser Gemma Camprubi, agente literaria, pero llevaba una semana en un congreso y no me podía atender en ese momento. ¿Su móvil? Huy, no, por Dios, la señora Camprubi detestaba los teléfonos móviles, nunca había querido uno. Le dí las gracias por su tiempo y colgué. Sí. Sin recordar que antes debía haberle pedido su número, o su apellido, o algo, yo qué sé. Eso, eso; así se deja bien alto la reputación del detective. Me acerqué las semillas y reí por lo bajo. Mientras luchaba por abrir una (una semilla), llamé al segundo número, que para mi sorpresa resultó ser el teléfono del Castillo de Châteaunoir, en la frontera entre Lemosin y Aquitania. Por lo que me pudieron informar, el castillo había sido generosamente cedido con motivo del Primer Congreso de Literatura Romántica de Châteaunoir.
    Las piezas parecían empezar a encajar. Sin embargo, cuando pregunté por la señora Gemma Camprubi, me dijeron que en ese momento no se encontraba en Châteaunoir y que por tanto no podía atenderme (tal demostración de lógica me maravilló). Presa de la frustración, les expliqué que tenía que hablar con ella con motivo de una investigación criminal y que, si no me ponían en contacto con ella, tendrían que responder ellos a mis preguntas. A veces sí sé dar con el perfil de “Detective rudo”, que conste; el problema es que luego no sé cómo seguir. No me esperaba que me dijeran “de acuerdo, pregunte”, así que pensé todo lo rápido que pude y pregunté qué día había llegado la señora Camprubi al Chateau. Cuando dices algo así, esperas que el otro se acobarde. El día uno de Febrero, me dijeron. ¿Hasta cuándo duraba su reserva? La señora Camprubi tenía reservada una habitación para todo el mes. ¿Se había registrado también Monique de Blanchard? No, pero por lo que habían oído sería todo un bombazo, la señorita de Blanchard nunca hacía apariciones públicas. ¿Le decían algo los nombres de Óscar o Tomás Herrero? Nada en absoluto. Una última cosa: cuando la señora Camprubi volviera, ¿serían tan amables de decirle que me llamara a ese teléfono? Verían lo que podían hacer, iban a hacerme llegar también un flyer del congreso de literatura, muchas gracias, teléfono colgado. Me maravillé de la impertinencia que manifiesta la comunidad de telefonistas últimamente y comprobé la hora. Entre esperas y cavilaciones, había estado hablando por espacio de veinticinco minutos. Temí mucho por mi cuello.
    En fin. Al menos estábamos algo más cerca de saber quién era Monique de Blanchard. Y el hecho de que fuese una escritora establecía un posible nexo con Tomás Herrero, pero ¿por qué había dejado la señora Camprubi esos mensajes en el contestador de los Herrero preguntando por Monique?
    Sentía que había algo en todo esto que se nos estaba pasando por alto. Con todo, habíamos conseguido ir reduciendo los pequeños misterios que comenzaban a nacer en los investigadores de servicio. He seguido esperando las críticas de los libros del señor Tomás Herrero y los flyers promocionales del congreso de literatura celebrado en Châteaunoir, pero esto puede demorar (seamos sinceros, tres críticas de tres libros poco reconocidos por el vulgo y un folleto enviado por un castillo de Francia). Así que, para no teneros más en la dulce espera de respuestas, he aquí el informe. A ver si podéis sacar algo en limpio.

  52. Excelente trabajo, Nicolás. Parmacenda, creo que te acaban de dar un nuevo sospechoso.

  53. Mr. Zalaya

    Ains, voy a conjeturar… perderé el premio Cucú, pero….
    Os suenan a alguno los Hermanos Wachowsky? Los de Matrix, Larry y Andy, más conocidos ahora como Larry y Lana…
    Lo que quiero decir, quizá esa ropa de mujer perteneciera a uno de los hermano con inclinaciones… curiosas, cuanto menos. (Mycroft, si quieres que te explique la utilidad del juego de cucharas de madera, pásate luego por mi despacho, le he pedido a Jack Rabbit material audiovisual para ilustrarlo)
    Ahora bien, a qué hermano… no me atrevería a apostar todavía.
    Es un tiro al aire, pero todos habéis cenado y yo llevo seis cafés y el estómago vacío.

  54. Descuida, Zalaya, ya habías perdido el Cucu… esta es tu tercera conjetura. Y hablando de ella… sí, cierto, es un tiro al viento. Quizás Parmacenda consiga algo cuando hable con Tomás, pero no sé yo. A ver, sabemos que Tomás es casado y Óscar putero, pero cualquiera de los dos podría estar ocultando algo. Con todo… No sé, antes lo veo yo para las prostitutas de Studza que para uno de los dos hermanos.

  55. Parmacenda

    Vaya, muchas gracias por la información Nicolás.
    Yo que con el vecino pensaba hablar casi por compromiso (ya sabeis, cómo descubrió el cuerpo, por qué se tardó tanto, etc…) y de repente resulta que ha tenido un comportamiento extraño con la víctima… interesante.
    Y Nicolás, también mil gracias por ahorrarme las conversaciones con los brokers. Creo que habría acabado agotado si hubiese tenido que entender esos asuntos… la economía nunca ha sido mi fuerte.

  56. Una cosa, ya he guardado copia de este último informe en la Sala de Archivos. Y si te mandan material, Nicolás, voy a ir abriendo una carpeta de Documentación Complementaria para guardarla cuando llegue.

  57. Mr. Zalaya

    Estaba escribiendolo mientras Nicolás colgaba su informe, por lo que ha quedado obsoleto en el mismo instante en que lo he escrito. Si, pegan mejor para las prostitutas, pero, y porque me va la cabeza a 1000 por hora, que la autora estrella que rara vez aparece en público está relacionada con los hermanos… lo más probable es que uno de ellos la haya inventado para presentar trabajos a otro nombre, y presente los trabajos haciéndose pasar por su agente o editor ( de ahí las llamadas al teléfono preguntando por ella)

    No debería estar aquí… mañana defiendo mi proyecto de fin de Grado… Jack!!!

  58. Hetty Callahan

    La literatura romántica es de los géneros que más mercado tiene. Pocas personas admitirán que compran este tipo de novelas, pero la realidad es que se venden como rosquillas. Eso sí, suelen vender más los libros de autoras que de autores. Si Tomás no encontró una buena fuente de ingresos en sus primeros libros es posible que se pasara a un género siempre de moda como la novela romántica, y como no, la guinda de su éxito fue cambiarse el nombre y firmar sus libros bajo el de una mujer. Seguro que sus ventar aumentaron. Parmacenda, ¿podrías preguntárselo cuando hables con él?

    Jack de todos modos sigo interesada en esas muestras de sangre a pesar de mi nueva conjetura.

  59. No, de nada, Parmacenda.

    Jefe, quedo de guardi en espera de esos documentos, a ver si sirven de algo.

    ¿Jengibre, prefieres ir con el cuerpo de bomberos? ¡Eh! ¡Espera hasta la fiesta, mujer! 😛

    Según la configuración de la escena del crimen (¿a que ha sonado profesional?, y las conclusiones que sacaba Microft, el asesino no tenía sitio para esconderse. Esto podría indicar que la víctima conocía al asesino y confiaba en él. Las señales del forcejeo, evidentemente, no se contradicen con esto. Por mucho que conozcas a alguien, si el susodicho te está intentando estrangular con una cuerda de esparto (fe de erratas), intentas defenderte de alguna forma.

    Hay una posible explicación para colgar a Herrero Noel del balcón. Todo depende de la época por la que se estaba fumigando la casa. Si dejas un monigote de Papá Noel colgando como si fuera un adorno, a los fumigadores no les va ni les viene. Pero si los fumigadores encuentran un cadáver humano en la sala de estar, entonces dan parte a la policía. pero ya os digo, esta hipótesis sólo se sostiene dependiendo de la entrada de los fumigadores en acción. Si fue antes del veintiséis de diciembre, estamos mal. Si fue después, podría colar.

    Hey, volvemos a depender de los precintos, ¿no? Como en el caso treinta. Si los fumigadores dejaron los precintos, y la poli encontró los precintos rotos, quiere decir que luego de que llegaran los fumigadores alguien más entró a la casa. Pero si nadie entró, entonces los precintos debían estar intactos.

  60. Hmmm… Podría tener sentido, desde luego. Ahora mismo lo veo poco demostrable, pero no me suena mal.

  61. Hetty Callahan

    Zalaya, hemos pensado lo mismo sobra la autora desconocida :). ¡Suerte para mañana!

  62. Parmacenda

    Zalaya, mucha suerte para mañana! Te deseo lo mejor!
    Y me gusta esa teoría… a ver si cuando hable con Tomás puede aclarar algo sobre esos mensajes para Monique.

  63. Hetty Callahan

    Se me ha olvidado añadir una cosa, ¿qué pasó en 1999? Antes Óscar no había sido denunciado y a partir de ese año ha sido un no parar de lloverle denuncias ¿y ese cambio?

  64. Yyyyyyyyyy volvemos a los clásicos en los que yo respondo a una persona y se cuelan dos más! Iba para Zalaya, respondo a los otros, a ver…

    Hetty, lo dicho, habrá que demostrarlo primero, pero podría tener sentido. Seguiré pendiente de lo de las manchas de sangre.

    Nicolás… Voy a preguntar lo de los precintos. No sé si estarían rotos o no, la verdad es que no me consta. A ver qué me cuenta Arjona.

    Y Zalaya, una última cosa… Fuera de estas oficinas hay más vida, y por lo general tiene prioridad. Ya sabemos cómo acaban estas cosas, así que retírate y, cuando hayas terminado de defender ese proyecto, vuelve. Con suerte aún no te habrán cerrado el caso para entonces 😛

  65. celdelnord

    Que rápidos sois todos!!!

    Yo por ahora solo me presento y me quedo en mi rincón hasta que pueda leer todo lo que ya se ha dicho.

  66. Bienvenida al club, Celdelnord.

  67. Mr. Zalaya

    Si, ya, que os conozco, me voy al baño y descubris quien era Jack el Destripador… No, no, rindo mejor bajo presión.

  68. Me gusta la idea de Callahan y de Zalaya. Es una conjetura que explica bien los hechos. Ella dice “Tomás, soy yo, hace dos semanas que estoy esperando lo último de Monique. Sabes lo que hay en juego, así que vamos a dejarnos de gilipolleses. O monique me manda lo que convinimos, o atente a las consecuencias”. La lectura que se hace es que Tomás es el encargado de que “lo último” de Monique llegue a donde tiene que llegar. Monique depende de Tomás.
    Otras cosas que dan más peso a esta conjetura son:
    • El hecho de que Monique siempre entrega sus materiales a principios de año, pero Estefanía no la ha visto.
    • Monique nunca hace apariciones en público.
    Pero si asumimos esta conjetura por cierta (y la elevamos a hipótesis), ¿por qué Tomás no le ha enviado a Gemma el material convenido este año? ¿No es sospechoso? Sé que no es demostración válida, pero es sugerente que el mutismo de Monique coincida con la muerte de Óscar Herrero. No, no creo que Óscar haya sido un brillante escritorzuelo de novelas románticas, y que su hermano se hubiera apropiado de ellas. Pero creo que puede existir alguna relación entre ambos hechos.

  69. Hetty Callahan

    Acabo de tener una idea, algo descabellada pero una idea al fin y al cabo. ¿Es posible encontrar las novelas románticas de Monique Blanchard? Lo que más me interesa son las escenas tórridas y saber si pueden tener alguna relación con las cosas que se encontraron en el cuarto de Óscar. Mi idea es que usaba la vida sexual de su hermano como inspiración para sus novelas, a la falta de este, no ha podido entregar nada. Otra opción, es que si tengo razón, Óscar le pidió dinero, ya que le usaba a él para escribir sus novelas, incluso podría amenazarle con hacer pública su identidad, si esto se confirmarse Tomás tendría un móvil. Pero no quiero seguir avanzando en esta idea hasta comprobar primero las novelas, no quiero teorizar sin pruebas ;).

  70. Callahan, me gusta. Yo había pensado que el retraso se debía a que el borrador de la novela estaba en la casa de los Herrero, que por alguna razón Tomás no se atreviera a entrar a la casa, y por eso la demora. Sería una explicación a “¿Qué hacía Tomás Herrero intentando llevarse algunas cosas de la casa?”. El problema es que la mayoría de los escritores tiene su borrador o manuscrito en el ordenador (el portátil que ocupaba la mesita de noche del cuarto de Tomás), pero que hay algunos que prefieren imprimir o clonar los datos en un disco externo o alguna unidad USB para mayor seguridad. De todos modos, Tomás debería tener una copia de la novela (siguiendo la conjetura de que Monique es Tomás) en su portátil, a menos que haya estropeado el ordenador o lo haya perdido.
    La cuestión es ¿Por qué Tomás no podía entrar antes a la casa de los Herrero?
    Hay que hacer notar otra cosa. Si bien parece que Tomás vive con su mujer en su piso, debemos fijarnos en que su lado de la casa aparece habitado por algunos periodos. Es posible que cuando su mujer se va de casa por motivos de trabajo, Tomás vuelva a su antiguo hogar (de ahí las marcas del portátil, el uso de la cafetera). Pero las huellas de polvo indicarían que hace más de un mes que no va por allí (estamos a veinte de febrero, esto nos estaría hablando de un veinte de ennero), pero podemos extender aún más el periodo de ausencia de Tomás en esa casa. No recuerdo que Microft especificara si los mensajes del contestador habían sido escuchados antes de él, pero creo que no; si lTomás lo hubiera hecho, habría preferido borrarlos para que no llegasen a relacionarlo jamás con Monique De Blanchard.

  71. Queda atabo el cabo suelto que Callahan hizo notar sobre el hilo y la aguja en el botiquín de Óscar Herrero. Si le gustaba el sado, y llevaba prostitutas a la urbanización, seguramente debía tener esos elementos para reparar un poco las heridas (sin la necesidad de dar explicaciones de dichas agresiones en un hospital).

    La única pega que le veo a la conjetura de que Monique de Blanchard sea el seudónimo que Tomás Herrero utiliza para publicar novelas románticas (que se venden bien, de ahí que Monique de Blanchard sea la escritora estrella de la agencia Pierrot) es que no se entiende cómo con esos ingresos sigue viviendo en un piso. ¿Podríamos estudiar su declaración de salario o renta, si es que eso también se hace por aquí?

    ¡Zalaya, ánimo con esa defensa!

  72. Parmacenda

    Bueno gente, yo me voy a ir a dormir ya.
    Mañana por la mañana me iré a entrevistarme con Tomás Herrero y con Manuel Portillo. Puesto que no es necesario que hable con Studza, supongo que podré tener mi informe terminado pasada la hora de comer… en unas 12 o 13 horas.

    Buena caza!

  73. Hetty Callahan

    Me voy a consultar con la almohada a ver si me da alguna idea descabellada que no se me haya ocurrido. ¡Hasta mañana!

  74. 74ls244

    Pues Tomás debía de pasar tiempo en esa casa, ya que allí está su teléfono de contacto…
    Completamente irrelevante, la foto de los niños, ¿son Oscar y Tomás?

    Todavía no me explico el porqué dejar el cuerpo afuera (aunque pueda ser eso de los fumigadores que explicó Nicolás), pero ¿qué tanto costaba volverlo a meter?

    @Jack Ryder: como puede apreciarse en el avatar, soy un gato.
    @Zalaya: suerte, y luego nos lo cuentas.

  75. maureen1978

    Caray, me despisto unas horas y hay caso nuevo y un montón de conjeturas. Voy a leerme los informes otra vez y me uno a la investigación 🙂

  76. maureen1978

    Se me ocurren varias cosas (que creo que no habéis mencionado, pero perdón si me repito):
    – ¿Cuándo desratizaron?
    – ¿Las ratas le mordieron mientras estaba ahí colgado o dentro de su casa? ¿Sabemos cuándo colgaron el Papá Noel? Porque se me ocurre que lo mismo no le colgaron el mismo día que le mataron, aunque no sé qué sentido podría tener eso.
    – Los gemelos idénticos tienen el mismo ADN, pero las huellas dactilares son diferentes. ¿No se podría comprobar de esa manera que el muerto es Óscar?
    – Y de todas formas, aunque el muerto sea Óscar, lo mismo alguien quiso matar a Tomás y se confundió de víctima, al ser iguales.
    – Yo también pienso que Monique es un seudónimo de Tomás. Lo que ya no tengo claro es que su agente literaria, Gemma Camprubí, no lo sepa.
    – Y una cosa importante a preguntar al vecino: ¿qué pasó para que retirara la denuncia y empezara a defender a Óscar? ¿Puede ser que ganara dinero con ello? Lo mismo Óscar le ayudaba a jugar en Bolsa y así ambos se beneficiaban.

  77. Buenos días, equipo. Vamos a ver si nos ponemos al día:

    1- La teoría de que Tomás y Monique son la misma persona me gusta a mí también, y Nicolás la ha reforzado bastante con sus argumentos; no obstante, aún no es demostrable. A ver si Parmacenda consigue averiguar algo cuando hable con Tomás.
    2- Hetty, veré si puedo conseguir las novelas de Monique de Blanchard, pero de momento te puedo decir que no termino de ver cómo has llegado a esa idea. Igualmente, si consigo esas novelas, contrastaremos las escenas tórridas con las fotografías, a ver si cuadran.
    3- Sobre lo del salario o la renta de Tomás… Lo consultaré con Arjona, pero creo que para eso haría falta una orden. No puedo garantizar resultados en este tema.
    4- 74ls244 (perdón, cómo no me he dado cuenta de que eras un gato), por ahora no tenemos forma de saber a ciencia cierta por qué dejaron el cuerpo fuera. Pero dadas las fechas y el disfraz, yo apostaría por “escondite a plena vista”. Lo diré de otra forma: si esa no era la intención, y admito que no puedo demostrar que lo fuese, como poco sí que ha sido el resultado.
    5- Maureen1978, bienvenida a bordo. A ver si puedo responder a tus dudas: no tengo las fechas exactas, pero sé que la fumigación y desratización tuvo lugar durante las fiestas, por eso los vecinos tuvieron que irse. No creo que podamos saber cuándo mordieron las ratas. Lo que sí sabemos es que entre la descomposición y la obra de las ratas, las huellas del cadáver han quedado inservibles. Por eso se le ha tenido que identificar mediante el ADN. Por ahora no sé si el asesino intentaría matar a Óscar y se confundiría de hermano, pero ¿cuál sería el móvil? En cuanto a tu pregunta para el vecino, se la pasamos a Parmacenda.

    Creo que ya estamos. ¿Me dejo algo?

  78. celdelnord

    Las teorías sin pruebas que se me pasan por la cabeza son las mismas que veo que ya han pasado por la de muchos. Así que no insisto.

    Me lío un poco con lo que sí hay. Lo que me pregunto:

    – Mediados de diciembre: Inma Caballero se va del país por trabajo. De momento por dos meses. ¿A donde?

    – Se empieza una mudanza antes de la desratización: Las cajas debajo de los plásticos parecen indicarlo. ¿A donde se mudan? ¿Por qué se van los dos? ¿Por qué Tomás dice que ya no podía vivir ahí? ¿Que no vivía con su mujer? Si vivía con su mujer, ¿por qué tiene de todo en la casa familiar? ¿Si se iba con su hermano cuando su mujer se iba de viaje, dónde ha estado mientras su hermano estaba colgando del balcón?

    – Asesinato de Óscar: Antes de la desratización o muy poco efectiva resultó ser, digo yo. ¿Tardan mucho en desaparecer las ratas tras una fumigación? Personalmente me parecería inaceptable más de unas pocas horas.

    – Fumigación.

    – 15/01: empiezan las llamadas de la editorial. ¿Tomás no responde porque no está en la casa? ¿Dónde está Tomás? ¿En su casa? ¿Y la mudanza que empezó antes de la desratización, no se sigue con ella? No sé cuanto tiempo se tiene que estar fuera por una fumigación. Igual ahí está el motivo.

    – 01/02: última llamada de la editora, ahora desde Francia.

    Mientras espero con impaciencia el informe de Parmacenda y lo que me haya enviado Mycroft, releeré lo que pueda, a ver si me lío un poco más…

  79. Parmacenda

    Vale, ya he hablado con Tomás y Manuel. Dadme un rato para organizar mis notas, escribir el informe, y ver si tengo un poco de suerte y consigo una entrevista más que os podría interesar.

  80. Hetty Callahan

    Jack, sé que a veces tengo algunas ideas algo extrañas, pero esta tiene cierta lógica. Cuando se está escribiendo un libro, hay veces que ciertas escenas parecen imposibles de escribir. Puede que sea una simple escena o los sentimientos de un personaje, en estos casos hay quien mira a su alrededor y busca qué puede servirle como ejemplo. En la serie de Bones, comentan algo parecido, Brennan necesita ayuda con las relaciones de los personajes, y en la serie Remington Steele hay un capítulo que trata precisamente de un escritor de novelas románticas que necesita el nombre de su esposa para que estas puedan venderse. Si echamos un ojo al mercado editorial vemos que hay una trilogía que está teniendo bastante éxito con temática bdsm. Si Monique estaba metida en este género tal vez necesitara inspiración para sus novelas, al parecer llevaba varias y una novela por año es un ritmo que no todos los escritores pueden mantener mucho tiempo. Por eso se me ocurrió que en un momento de falta de inspiración echara un ojo a su hermano y sus “juegos” y que estos le proporcionaran las escenas que no podía escribir. La única manera de saber si esto es posible es echarle un ojo a las novelas de Monique.

  81. Acabo de verificar el dato relativo a la sangre o posible existencia de ésta en los cuartos de baño.
    En el cuarto de la izquierda se halló apenas una gota en la zona trasera del lavamanos, pero muy seca e inservible, degradada.
    En este baño se utilizaba una navaja de afeitar, mas sólo se ha hallado el cuerpo de ésta, sin cuchilla. Las cuchillas están en un paquete nuevo, faltando una de la docena que trae el paquete.
    No se halló más rastro de sangre en todo el cuarto de baño. Quizás los efectos del fumigador degradaron y destruyeron toda muestra dado que en la composición usan elementos químicos abrasivos.

  82. Hetty Callahan

    Vaya… la situación de la gota podría explicarse como un corte al afeitarse, pudo llegar allí al poner la navaja sobre el lavabo. Como los limpiadores de baño suelen llevar lejía solo ha quedado sangre donde no se llegó. Seguiré devanandome los sesos a ver si encuentro otra manera de averiguar para qué usaban el hilo quirúrgico y la aguja.

    ¿Se sabe si Irene ha encontrado cicatrices de heridas que hayan sido cosidas?

  83. Buenos días, gente. Preguntando y respondiendo.

    ¡Ánimo, Parmacenda! Duro con ello.

    Si me das un momento, Celdelnord, ahora mismo te digo enn dónde está Inma Caballero.

    A ver, sabemos que él vive con su esposa (que llevan casado, por lo menos, tres años). Yo he supuesto que a veces se queda una temporada en la casa Herrero, pero es una suposición en base a la escena del crimen. Lo que me escama, ahora sí, es que lleve lo mínimo tres años casado y aún tenga todos sus libros, sábanos y un montón de cosas más allí en la casa Herrero. Una posible explicación sería que no tiene espacio en su piso, o que deja algunas cosas por allí por si en algún momento vuelve. Lo que sí es seguro es que esa casa no ha sido frecuentada por espacio de más de un mes (escena del crimen).

    ¿Parmacenda, le preguntaste a Herrero Tomás cómo organizaba su vida? 😛

  84. Parmacenda

    Buenas a todos. Aquí os dejo, finalmente, el informe de Declaraciones y Testimonios. Intentaré responder cualquier duda que tengais al respecto cuanto antes, pero ahora mismo me voy a ir a comer, que acabo de terminar y tengo algo de hambre 🙂

    Mi primer informe. Ahora que había ascendido a Jefe de Departamento Adjunto, mi papel en la Sociedad del Misterio había cambiado. Y esta era mi primera oportunidad para demostrar que estaba a la altura de las circunstancias. Había estado varias semanas pensando cómo trataría a los sospechosos, qué clase de preguntas podría hacer para que el culpable se revelase…

    Pero había tenido que ser un caso como este, precisamente.

    Es complicado interrogar a los distintos sospechosos cuando resulta que la policía sólo tiene a uno. Es aún más difícil si resulta que el Investigador Jefe ha decidido no seguir esa línea de investigación, por muy lógica que sea dicha decisión. Y si habitualmente no es sencillo hablar con los testigos para obtener información útil, os podeis imaginar mi frustración si ni siquiera sabemos cuándo ocurrió el crimen. Y si encima nadie se dio cuenta de que el cadáver llevaba ahí un mes…

    Definitivamente, mi primer trabajo en Declaraciones y Testimonios podría haber sido más fácil. Me habría bastado con que hubiese alguien a quién tomar declaración firme sobre los hechos, o que pudiera ofrecerme un testimonio fiable.
    Pero no iba a echarme atrás en mi primer informe, ¿verdad? Zalaya y Jack me habían dicho que confiaban en mí para hacer un buen trabajo. Y aunque empezaba a pensar que me habían endosado el caso casi como una novatada, si ellos creían que podía conseguir algo, no podía rendirme sin más.
    La policía había hablado con dos personas: Tomás Herrero, el hermano gemelo de la víctima; y Manuel Portillo, el vecino que encontró el cuerpo. Nicolás ya se había encargado de buscar los antecedentes de ambos, y me había pasado la información. Y tras haber examinado sus notas, había algo bastante interesante… que me hizo recuperar los ánimos.

    Manuel Portillo no parecía un mal tipo. Algo cansado, envejecido (al menos le habría supuesto diez años más de los que me indicaban las notas de Nicolás), pero simpático. Me recibió amablemente en su casa, justo enfrente del escenario del crimen, y me ofreció un café mientras sus dos hijos (un niño y una niña, de ocho y diez años respectivamente) corrían como locos por el jardín.

    — Intento que no sepan lo que ha ocurrido en la casa de enfrente. — me explicó mientras los miraba a través de la cristalera — Son demasiado pequeños para esto.
    — Entiendo. Trataré de ser breve e ir al grano para que vuelva con ellos.
    — Gracias.
    — Según tengo entendido, fue usted quien encontró el cuerpo.
    — Ajá.
    — ¿Qué fue lo que le hizo mirar?
    — No lo sé, la verdad. Verá, cuando volvimos después de la fumigación y desratización algunos vecinos empezamos a notar que el vecindario olía cada vez peor. Supusimos que sería un problema de alcantarillado y dimos aviso al ayuntamiento, pero vinieron un par de veces y siempre decían lo mismo: que del alcantarillado no podía ser. Entonces pensé en el…, — tragó saliva — disculpe. En casa de Herrero había… bueno, ya sabe. Parecía un Papá Noel decorativo, y si seguía ahí a esas alturas quizás era que el dueño no estaba en casa para quitarlo. Entonces me di cuenta de que no había visto a Herrero desde que me fui para que fumigaran, y pensé que igual lo que olía mal era algo pudriéndose en su casa. Fui a ver si veía algo por las ventanas, se me ocurrió mirar hacia arriba y…

    Se interrumpió para contener una arcada.

    — ¿Cómo se dió cuenta de que no era un muñeco?
    — Desde debajo se le veía la cara. La… perdone… La cabeza estaba echada hacia adelante, como si estuviera mirando para abajo.
    — Ya veo… Me puedo imaginar que no fue nada agradable. Si me permite cambiar de tema, tengo entendido que Herrero y usted no se llevaban especialmente bien…
    — No me malinterprete, ¿vale? Está fatal hablar mal de los muertos, pero Herrero era un cabrón. Siempre se metía en follones con todo el vecindario. A mis hijos, fíjese, llegó a gritarles por poner un reno decorativo en el jardín. Les dijo que él había matado a la mamá de Bambi y se la había comido. Cuando mi niño le dijo “¡Pero si es Rudolph!”, ¿sabe lo que le contestó? “Para mí no es más que un montón de chuletas ficticias”.
    — Entonces, ¿por qué últimamente le ayudaba usted siempre que él tenía problemas legales?

    Silencio tenso. Primer punto anotado. Debería de darle las gracias a Nicolás de nuevo por encontrar este detalle entre los archivos del juzgado.

    — Eso es asunto mío, ¿no le parece? — contestó a la defensiva. No me iba a echar para atrás ante el primer obstáculo, pero tampoco podía exigirle una contestación. Traté de ser suave con mi réplica.
    — Y esto es una investigación por asesinato. ¿De verdad quiere guardarse sus asuntos para usted, en lugar de tratar de aclarar la situación?

    Portillo no sabía dónde meterse. Se quedó como un minuto en silencio, mirando a sus hijos.

    — Si le digo lo que quiere saber, ¿me garantiza que no se hará público?
    — Eso depende de lo que sea. Seguro que entiende que no se lo puedo prometer.
    — Le hablo muy en serio.
    — Yo a usted también.

    Suspiró. Tuve que contenerme para no sonreir ante mi primera victoria.

    — Herrero me chantajeaba. Verá, soy… soy socio de un club de bondage y sadomasoquismo.
    — ¿El “Dulce Dolor”? —tanteé basándome en las notas que me había pasado Nicolás.
    — Ese mismo, ¿ya lo sabía?
    — No de usted.
    — De él.
    — Así es.
    — Él también estaba en ese club, en efecto. Y una noche me reconoció. Una persona normal habría tratado de ignorar a un conocido en esas circunstancias; muy a las malas, le habría saludado para quitar hierro al asunto. Él me sonrió, el muy hijo de puta. Y la siguiente vez que le denuncié, vino a mi casa y me dijo que, si mi ex-mujer se enteraba de mis aficiones nocturnas, perdería la custodia de los niños y no me dejarían acercarme a ellos nunca más.
    »¿Lo entiende? El muy bastardo me tenía pillado por los huevos. Tuve que retirar la denuncia, y desde entonces, cada vez que algún vecino quería llevarle a los tribunales, él acudía a mí para que le sacara las castañas del fuego. Siempre decía lo mismo: “Piensa en tus hijos, Portillo”. Ese psicópata usaba a mis hijos como rehenes para conseguir todo lo que quisiera.
    — No debe haberle dado mucha pena su muerte, entonces — dije.
    — Le podía haber pasado a mejores personas. Me alegro de que no haya sido así.

    Se llevó el café a los labios y dio un sorbo demasiado largo antes de darse cuenta de la implicación.

    — Espere, no estará insinuando…
    — Yo no insinúo nada. En la Sociedad del Misterio nos limitamos a estudiar todas las posibilidades.
    — Oiga, esto es ridículo. Sí, me alegro de que ese cabrón ya no pueda volver a amenazarme, pero… Hacía todo esto por miedo a perder a mis hijos, y lo único que existía contra mí eran mis preferencias sexuales. ¿En serio cree que querría tener un asesinato a mis espaldas?
    — Hemos visto cosas más extrañas en otras investigaciones.
    — Está bien, le daré mi coartada para que pueda descartarme cuanto antes. ¿Qué fecha y hora necesita saber?

    Repasé mis notas… Mierda, no teníamos claro cuándo ocurrió el crimen.

    — Ehm… Entre el veintiséis y el veintinueve de Diciembre.
    — ¿Así en general?
    — Eso me temo.
    — Vale, pues… a ver… El veintiséis estaba aquí, con mis hijos, todo el día. Nos iban a desalojar para la fumigación y la desratización, así que estábamos preparando las maletas para visitar a su madre. El veintisiete por la mañana trabajé, solicité un permiso para los días que quedaban de fiestas y por la tarde nos fuimos. El resto de días estuvimos en casa de mi ex-mujer, aquí tiene su número y el de mi oficina para que confirme lo que necesite.

    Tomé los datos que necesitaba y me terminé el café por cortesía. La habilidad del Profesor me había malacostumbrado…. La información del chantaje sufrido parecía prometer, desde luego era un buen motivo… pero si su coartada se sostenía, habría llegado a un callejón sin salida. Recogí mis cosas, y me dispuse a ir en busca del hermano, contento por los primeros resultados.

    Los casos que tenían que ver con gemelos idénticos siempre tenían algo de escalofriante. Haber visto el rostro descompuesto de la víctima, aunque sólo fuese en fotografías, y luego hablar con la versión no putrefacta de esa misma cara era algo que se te grababa a fuego en la cabeza… y me dificultaba centrarme en las preguntas que debía realizar. Traté de no centrarme en ese aspecto de esta entrevista, aunque sin demasiado éxito. Aquel rostro mordisqueado… sacudí la cabeza para quitarme la imagen.
    Tomás me había recibido en su propio piso, el que compartía con su mujer, en lugar de en la casa de los hechos, que había compartido con su hermano. Se le veía francamente agotado, enormes bolsas bajo los ojos y una barba que llevaba ya más de tres días sin afeitar, dándole un aspecto desaliñado.

    — Antes de nada quiero que sepa que me desprecio profundamente por lo que estoy a punto de decir. — comenzó — Mi hermano era un psicópata. No lo digo a la ligera, nunca ha sido propiamente diagnosticado pero he hablado con más de un doctor y todos coinciden. No tenía y nunca ha tenido reparos en causar daño a los demás.
    — Son palabras duras. — opiné algo sorprendido. Había esperado que tratase de defender la memoria de su hermano, pero por lo visto me equivocaba.
    — Duras pero ciertas. De pequeño le rompió el cuello al perro del vecino.
    — ¿Por qué motivo?
    — ¿Por qué no? Podía hacerlo y lo hizo, no tiene más.
    — De acuerdo, pero eso no responde a la cuestión de quién pudo asesinarlo, si me permite.
    — No, eso es cierto. Pero sí que explica que le hayan… disculpe. — se atragantó — Mire, le di a su compañero una caja con material que el propio Óscar había producido. ¿Lo han visto ya?
    — Mi compañera de Pruebas Físicas se está encargando de ello mientras hablamos. Mi departamento se encarga de recoger la información que nos proporcionan los testigos y allegados, así que todavía no he podido examinar dicha caja.
    — Yo le eché un vistazo. Todavía no entiendo que alguien pueda pensar que eso es hacer el amor. ¿Ya le han hablado del Rumano?
    — Emmeran Studza, sí, tengo entendido que es el principal sospechoso. Pero ¿por qué sospechan de él?
    — Óscar me contó que el Rumano le tenía ganas por no se qué de una de sus chicas. Vistas las fotos, no sé si quiero saber qué fue lo que hizo, pero…
    — ¿Ha visto usted alguna vez al Rumano?

    Respiró hondo.

    — Una vez, de pasada. Fui a la casa a recoger un par de cosas y vi cómo el guardia de seguridad de la urbanización lo echaba. Ahí fue cuando Óscar me contó el problema, quitándole hierro como si no importara.
    — ¿Qué tal era la relación que mantenía con su hermano?
    — Procurábamos no llevarnos, la verdad. Teníamos estilos muy diferentes. Yo me casé y pasé página, así que la casa se la quedó él. Yo sólo vuelvo cuando necesito recoger algo o para escribir con tranquilidad.
    — ¿Cuándo fue la última vez que lo vio?
    — Hmmm… Hacia navidades, no recuerdo el día exactamente. Había ido a escribir, tenía que terminar un libro, y me lo encontré. Pero apenas hablamos, ya sabe, yo entré y subí a mi cuarto directamente a liarme a teclear.
    — Ajá. ¿Qué escribe, por cierto?
    — ¿Perdón?
    — Bueno, verá, tengo aquí algunos datos y sólo me consta que ha publicado tres libros. Sin embargo dice que suele ir a la casa a escribir…
    — Ah, sí, no me publican, pero yo lo sigo intentando. Ya sabe, presentando novelas a concursos y tal.
    — ¿Y qué género suele trabajar?
    — Un poco de todo. Empecé con la literatura experimental, pero no funcionó tan bien como debería, ya sabe, lo típico de “Este tío es un genio pero sólo se le reconocerá cuando se muera”, y tal. Así que ahora toco un poco todos los palos. Terror, misterio, ya sabe. Comedia… De lo que sea el concurso, yo intento sacar algo.
    — Entendido. — respondí repasando las notas que me habían pasado mis compañeros. Ahora me tocaba enfrentarme con el que esperaba fuese mi segundo éxito. — ¿Cuál es su relación con Monique de Blanchard?
    — No me suena.
    — Pues hay mensajes de voz para ella en su contestador.

    Esto pareció descolocarle un poco. Entonces hizo memoria.

    — Vale, a ver, no… No sé si se llamará Monique de Blanchard. Conocí a una chica hace unos meses, y creo que se quedó bastante colgada por mí. Pero yo estoy felizmente casado, así que comprenderá que no me interesase lo más mínimo.
    — Eso no explica los mensajes… — insistí.
    — Mire, esa chica era un poco rara, ¿vale? Un pelín obsesiva. No me sorprendería que se haya dedicado a dar el número de mi casa como si viviese allí, quizás para que yo recibiera sus llamadas y me interesara por ella.
    — Pero usted ha dicho que no vive en esa casa. — dije con un tono más duro.
    — Claro que no, ya le he dicho que esta chica me pareció un poco rara… ¿de verdad cree que le habría dado el número de la casa en la que vivo con mi mujer? No, mire, me dio pena y le di un teléfono de contacto, sí, pero no el mío. Si Óscar recibía llamadas preguntando por Monique, ya me comentaría algo.
    Su respuesta era coherente, y el tono de voz indicaba que mi insistencia le resultaba molesta. Decidí cambiar de tema, y mantener su cooperación. Al fin y al cabo, había dejado para el final una pregunta indispensable, y no me podía marchar de allí sin obtener una respuesta.
    — Muy bien, sólo una última pregunta: ¿podría indicarme sus movimientos entre los días veintiséis y veintinueve de Diciembre?
    — ¿Soy sospechoso?
    — Yo no he dicho eso, pero necesitamos conocer todos los hechos para poder saber que le sucedió a su hermano..
    — Bien, es justo, a ver… Mi mujer está fuera del país por trabajo, así que me pasé casi todo el tiempo en casa escribiendo. Uno de esos días, el veinti… veintiséis, creo que fue, no estoy seguro, fui a la casa de mi hermano a intentar adelantar trabajo, como hago siempre. Tengo la costumbre de ir allí cuando me atasco en alguna parte del texto, pero Óscar estaba bastante insoportable aquel día y me tuve que volver aquí.
    — Eso es un poco vago… ¿No habló con nadie durante estos días? ¿Nadie puede declarar que usted estaba aquí?
    — Claro que sí, mi mujer.
    — ¿Perdón? ¿No estaba fuera del país?
    — Todos los días hablo con ella por Skype una o dos veces cuando está fuera. Así que sí, ella puede decirles que me vio en casa.

    Nos estábamos quedando sin ideas… o por lo menos yo no veía por donde seguir. Portillo tenía un motivo que parecía muy sólido, pero también una coartada y mucho que perder como para arriesgarse; el gemelo tenía ciertamente posibilidades, pero parecía que su coartada era sólida y no tenía ningún motivo para querer a su hermano muerto. Y el Rumano, el principal sospechoso de la policía, tenía un excelente motivo según sus propias palabras y nada que perder… pero la oportunidad no estaba tan clara, habiendo estado la mayor parte del tiempo en comisaría.

    Ahí debería haber terminado mi informe. A fin de cuentas, ya había hablado con quien me habían dicho que hablara, y había obtenido todo lo que podía obtener con los datos de los que disponía. Pero no me gustaba para nada la idea de dejarlo así… No, aquí aún nos faltaban piezas del puzzle y lo sabía. Y siendo mi primer informe, no tenía intención alguna de dejar el asunto en el aire si podía evitarlo.

    Fue entonces cuando decidí localizar a Inma Caballero, la mujer y coartada de Tomás Herrero. Organizadora de eventos, y muy ocupada. Solía pasar los primeros tres meses del año fuera del país montando congresos y jornadas. En estos momentos la había pillado en Francia, durante el Primer Congreso Mundial de Literatura Romántica en Châteaunoir. En cuanto descubrí ese detalle, supe que había hecho bien en tomarme la molestia del trabajo extra. Nicolás ya había encontrado una conexión con aquel lugar, pero no había obtenido grandes resultados… Esperaba tener un poco más de suerte.

    A pesar de ser una mujer terriblemente atareada, sobre todo en esta época, cuando supo que esto era en relación al asesinato de su cuñado sacó un hueco para dedicarme una videoconferencia. Algo que le agradecí nada más comenzar la conversación.

    — Muchas gracias por dedicarme un rato de su tiempo. Como sabe, llamaba en relación con la muerte de su cuñado.
    — Es una tragedia, a decir verdad. Me siento impotente.
    — Tal vez pueda sernos de ayuda. Intentamos entender quién querría matar a Óscar Herrero, así que hablamos con quien le conocía…
    — Pues conmigo van a perder el tiempo, me temo. — me dijo — Tomás siempre hizo por protegerme de su hermano.
    — ¿Podría explicarse?.
    — Cómo no. Verá, conocí a Tomás hace ya siete años, en el hospital…
    — ¿Hospital?
    — Sí, yo estaba visitando a mi padre que había tenido un accidente en la obra, y él estaba allí recuperándose de un accidente de coche. — sonrió como una colegiala — Perdone, es que hoy cuesta recordar que todo empezó así… Si no le doliera el hombro cada vez que levanta peso, ya ni me acordaría de aquello. El caso es que mi padre y él coincidieron en la rehabilitación, y allí le conocí.
    — Perdone, no veo cómo nos ayuda esto a…
    — Su hermano no vino a verle ni una sola vez. Su única familia. Ya desde entonces Tomás me ha venido previniendo sobre él.
    — ¿Y qué le decía?
    — No me pida que se lo explique, por favor… Está muy feo hablar mal de los muertos. Le diré que son dos caras de una misma moneda: Tomás es cariñoso, comprensivo, amable… Maldita sea, todos los años va a visitar a los niños enfermos del hospital por Navidad. Y si Tomás es así… ya puede hacerse una idea aproximada de cómo era Óscar.
    — Entendido. Lo que me resulta raro, y perdone si me meto donde no me llaman, es que se haya enterado usted de la muerte de su cuñado y no haya vuelto a España…
    — Oh, volví.
    — ¿Disculpe? — dije sorprendido.
    — Volví en cuanto me enteré. Para estar con Tomás, ya sabe. Pero me dijo que necesitaba estar sólo unos días, que yo tenía trabajo y que volviera… Yo me negué, claro, pero me insistió en que no pensaba hacer ninguna tontería y que hablaríamos cada noche por Skype. Que no intentaba apartarme de él, que sencillamente necesitaba poner sus ideas en orden. Me volví a Lemosin porque creí que sería bueno para Tomás.
    — Vale, entiendo. Supongo que eso es fácilmente comprobable.
    — Naturalmente. Pueden consultar los movimientos de mi cuenta bancaria, verán las reservas de los billetes de avión.
    — ¿Cuándo se fue del país?
    — A mediados de Noviembre, me temo. Este congreso prometía ser bastante grande, y tuve que viajar mucho para contactar personalmente con autores y editoriales para el evento. Empezamos en Febrero, ya sabe, el mes de San Valentín, pero todo esto tenía muchísima planificación previa. Le digo una cosa, a Tomás le venía bien, así le dejaba solo para escribir… siempre le gusta retirarse hacia finales de año para escribir, y como a mí me suele pillar fuera…
    — El congreso es de literatura romántica, ¿no? — pregunté, tratando de reconducir la conversación.
    — El dueño del Chateau no está muy contento con la idea, — me explicó con una sonrisa — pero no puede negar que le estamos haciendo todo un negocio Además, la Dama Anfitriona está muy ilusionada y es una gran planificadora. Nunca había trabajado con alguien así… contagia el entusiasmo.
    — Tengo aquí un nombre, Monique de Blanchard, creo que es autora de novela romántica…
    — Ni la mencione. No sabe el marrón que nos ha causado Monique.
    — ¿Y eso?
    — Monique lleva publicadas veinticuatro novelas, divididas en cinco series distintas e independientes entre sí. Su novela número veinticinco, “La Torre del Deseo”, la cuarta de la serie “Amante Encadenado”, iba a ser un auténtico bombazo porque iba a revelar que, en realidad, las cinco series están conectadas en una sola. Iba a ser el evento estrella de este congreso, pero resulta que la señora ha decidido no entregar dentro del plazo y ahora la editorial no lo tiene listo para presentarlo en el congreso.
    — Creo que su marido es escritor. ¿Se conocen, él y Monique de Blanchard?
    — Lo dudo mucho… Creo que sólo Gemma Camprubi, la agente literaria, conoce a Monique de Blanchard. Y Tomás… bueno, no me entienda mal, sus obras (las tres que consiguió publicar) son sin duda auténticas obras maestras; pero Monique es una estrella, es… Si Tomás no estuviera ahí, Monique sería mi autora favorita, ni siquiera operan en el mismo nivel. Tomás es más crítico literario que autor, ya me entiende.

    Tomé nota de esto. Todo indicaba que sí que se conocían, así que ¿lo desconocía la señora Caballero, o nos ocultaba algo? En cualquier caso, no parecía que fuese a obtener más información al respecto, así que decidí confirmar la coartada de Tomás Herrero.

    — Sólo una última pregunta. Dice que, a su regreso tras enterarse de la muerte de su cuñado, la única forma que tuvo su marido de convencerla para que volviera al trabajo fue prometerle videoconferencias diarias.
    — Así es.
    — ¿Y antes?
    — Antes también, claro. Esa era la cuestión. Podía entender que Tomás quisiera estar solo un tiempo, pero no podría quedarme tranquila sin hablar con él al menos una vez a diario. Antes de esto hablábamos incluso más, dos o tres veces al día.

    Esto confirmaba la versión de Tomás. Inma tenía su propia coartada, fácilmente verificable. En este caso, nadie parecía encajar como asesino… y no me parecía tener nada nuevo que aportar al caso.
    Al fin y al cabo: ¿Quién diablos podía querer a Óscar Herrero muerto… tanto como para no importarle las consecuencias?

  85. maureen1978

    Pues si a Tomás le duele el hombro cada vez que levanta peso, no parece muy probable que colgara el cadáver de su hermano de la barandilla, ¿no?

  86. ¿Eihn? ¿Media hora pegado al teléfono para que…? En fin.

    ¡Buen trabajo, Parmacenda! Novatada o no, les has dado duro.

    Al ajo. Hay algo que siento que no encaja. Tomás Herrero habla de Monique como una chica un poco obsesiva que conoció hace un tiempo. La esposa de Tomás Herrero conoce la obra de Monique (“Si no estuviera Tomás, ella sería mi autora favorita”). Deberíamos ver alguna novela de Monique de Blanchard, por si aparece su foto en alguna contra tapa. Pero ya es demasiado que Tomás conozca a una chica llamada Monique de Blanchard y no lo relaciona con una autora dilecta de su mujer (vale, conjetura arriesgada). Pero es todavía más increíble que le deje el número de teléfono de la casa que compartía con Óscar. Vamos a ver. “El tío es un psicópata”, puede gritarle a dos niños por poner un adorno y amenaza a su vecino con la custodia de los niños por visitar un club de sado… ¿qué podría hacer Óscar si se enterara de que una tal Monique cree que vive con Tomás Herrero? ¿Demasiado peligroso, no? Yo, sabiendo que tengo un hermano que puede recibir una llamada comprometedora y está desquiciado, jamás haría algo tan estúpido como dejarle una vía de acceso al conocimiento de que una mujer que no es mi esposa divulga que mi número de teléfono es su número de teléfono.

    Hay algo que no encaja. Supongamos que Tomás dice la verdad. Conoció a una chica, la chica se obsesionó, y ahora la chica anda diciendo a todo el mundo que vive con un hombre llamado Tomás y que este es su número de teléfono. Esto explica que Gemma Camprubi conozca el nombre de Tomás, pero no me termina de convencer (aunque lógicamente se sostiene).

    Alto. Según Inma Caballero, Tomás visitaba a los niños del hospital todas las Navidades… Esto se suele hacer con un traje de Papá Noel. ¿Podríamos tener ya el origen del traje?

  87. maureen1978

    Hombre, a mí lo de que Monique puede ser la chica que conoció hace unos meses me suena a excusa, no a que sea cierto.

  88. En todo caso, puntualicemos un par de cosas: Tomás habla de una chica a la que conoció, y no tiene claro si se llamaba Monique o no. Eso no nos dice que Tomás tuviera por qué saber quién era Monique de Blanchard. Aunque sí, es raro que sea la autora favorita de su esposa y él no sepa quién es.

    Indagaré lo del traje, a ver qué podemos averiguar. Bien observado, NIcolás. Y a todo esto… te quedaste a la espera de documentación complementaria relativa al congreso y a las novelas de Tomás, ¿te ha llegado algo ya?

    Buen trabajo, Parmacenda. Muy exhaustivo. A ver qué podemos sacar en claro ahora que tenemos los testimonios.

  89. A mí también me parece una forma de sacarse de encima esa pregunta, Maureen, pero es que necesitamos demostrar que lo es. Intentaba darlo por cierto para ver si llegaba a alguna contradicción…

    A ver si esto funciona.
    Parmacenda pregunta por Monique de Blanchard. Él inmediatamente dice “No me suena”. La mujer luego dice “Si no estuviera Tomás, ella sería mi autora favorita”. Esto quiere decir que Caballero conoce la obra de de Blanchard, descartándose que sólo haya tomado contacto con esta autora a raíz del trabajo en la organización del congreso de literatura romántica. Tomás está mintiendo. Debe conocer los gustos literarios de su esposa, luego tiene que saber que Monique de Blanchard es una escritora de renombre; el nombre debía sonarle de algo.

  90. Hum… jefe, acaban de llegarme los documentos; ahora te los dejo en la sala de archivos.

  91. celdelnord

    Más.

    Si Tomás cree que su hermano es un psicópata, ¿para que va a su casa a escribir? ¿Por la calma de que dan las sesiones de sado una puerta más allá? Lo digo porque el estar solo tampoco parece que lo sosiegue. El 26/12 su mujer no estaba pero aún así se fue a escribir a casa de su hermano. Aunque luego se volviera.

    También dice que no considera la casa de su hermano como propia pero dice: “no me sorprendería que se haya dedicado a dar el número de mi casa como si viviese allí, quizás para que yo recibiera sus llamadas y me interesara por ella” (hablando de la mujer que conoció). ¿Por qué no dice “el número de casa de mi hermano”?

    Oh! Inma dice que Tomas suele escribe hacia finales de año y las novelas de Monique de Blanchard se publican a primeros, aisss que se escapa la conjetura…

  92. celdelnord

    Ep!! que me dejaba:

    Lo de los billetes de avión de Inma vale para demostrar que ha venido e ido, pero no para demostrar que solo ha sido en esa ocasión. Bien podría haber conducido.

  93. Hetty Callahan

    Estoy con Nicolás, aunque él no leyese novelas románticas, conocería el nombre de la autora favorita de su mujer que además ha escrito 24 novelas, una cantidad considerable. Seguramente todas habrán estado dando vueltas por su casa. Suena a excusa y además bastante mala.

    Portillo se fue con los niños a casa de su ex el día 27 por la tarde. No creo que en el trabajo le diesen más días de los necesarios, y en muchas ocasiones para poder ausentarte por estas razones se tienen que presentar papeles de la empresa donde se diga que día van a empezar. Así que podríamos suponer que fumigaron el día 28. El cuerpo estaba mordisqueado a placer por las ratas, esto me lleva a dos teorías:
    1.- Le mataron el día 26 y las ratas tuvieron dos días para darse el festín.
    2.- Le mataron el 27, el barrio estaba vacío y las ratas estaban andando a sus anchas, así que acudieron más ratas y en poco tiempo hicieron un gran destrozo.

    En mi barrio solemos tener ratas de vez en cuando y suelen apartarse de los humanos en cuanto los escuchan (no creo que sea por miedo si no por evitar enfrentamientos). El día 26 todavía habría gente en el barrio entrando y saliendo a distintas horas, mientras que el día 27 estarían muy tranquilas sin miedo a que nadie las espantara. Así que personalmente me gusta más esta opción. Además con menos vecinos que pudieran cotillear es más fácil sacar unos adornos y que nadie repare en ellos, pues quien no se ha ido está terminando de recoger para irse.

  94. Por ahora creo que todos coincidimos, que Tomás no sepa decirnos con claridad quién es Monique de Blanchard suena raro. Si es un seudónimo suyo, como se ha apuntado por ahí arriba, está claro que la conoce; y si no lo es, como poco es la autora favorita de su mujer, no veo muy probable que un escritor no se fije en los nombres de otros. Con todo, esta teoría tiene aún dos problemas:

    1- Es difícil de demostrar. Es decir, todos lo vemos, pero también puede ser todo circunstancial. Y
    2- No veo, al menos ahora mismo, adónde nos llevaría esto. En otras palabras: ¿qué demostraría que Tomás nos haya mentido sobre Monique?

    No os digo que descartemos esta hipótesis, ojo; como os digo, le veo bastante potencial. Sólo quiero saber que estamos trabajando con algo que nos vaya a ser útil al final. Así que adelante, quiero escuchar vuestras ideas.

  95. Eso de que él escriba a finales de año y luego Monique de Blanchard publique a primeros es sugestivo, pero aún no concluyente (ni siquiera tomándolo en consideración con el resto de sospechas). Pero yo ya estoy tentado a decir que Monique de Blanchard es Tomás Herrero.

    Studza tenía el motivo, tenía los medios (quizás sus chicas pudieron haberle dicho que Óscar Herrero tenía ciertas cuerdas en esa casa). Pero no tuvo la oportunidad… Fijaos que el veintiseis (el último día en que Studza estuvo libre), Portillo estaba en la casa de en frente con sus niños y Tomás fue un rato a escribir, pero Óscar estaba insoportable. Del veintisiete en adelante, Studza estuvo encerrado.

    Vaya… volvemos a tener tres sospechosos, ¿lindo, no?

    Portillo. Del veintisiete por la tarde en adelante no pudo hacerlo. De haber sido él, tuvo que haberlo hecho entre el veintiseis y el veintisiete por la mañana. Pero el veintisiete por la mañana tiene una coartada sólida. El veintiseis es lo que nos queda. Tenía un motivo, pero tenía mucho más que perder si se arriesgaba a matar a Herrero.

    Tenemos a Tomás. Él dice que fue a la casa el veintiseis y que su hermano estaba pesado (si dice la verdad, Óscar seguía vivo cuando él se marchó). La coartada de los demás días… vale, seamos honestos. Puedo hablar tres veces al día con una persona, pero eso no quita que puedas escaparte un rato para cometer un crimen en la mitad de todo eso. Pero Tomás tiene un problema en el hombro. No puede levanar mucho peso sin cansarse. Decimos que el asesino forcejeó con Óscar, lo ahorcó y luego lo colgó. ¿Pudo haber hecho eso Tomás con su hombro enfermo? Sí, pero luego el dolor… y quizás ni siquiera hubiera podido…

    Supongamos que Caballero se ausenta unos días hacia Navidad. El resto de los organizadores debe percatarse de esa ausencia. Sería demasiado arriesgado.

    Sigo pensando un poco más.

  96. Tu razonamiento termina de descartar a Studza, Nicolás. Aunque recordad que yo ya lo descarté tan pronto como nos llegó el informe de Mycroft, no sé si alguien se habrá dado cuenta ya de por qué.

  97. A ver. Asumamos que Monique de Blanchard es un seudónimo. Tomás Herrero no quiere que esto se sepa. ¿De qué nos puede servir? HM… ¿Y si Óscar Herrero hubiera descubierto esto y hubiese estado dispuesto a revelarlo? Le daría a Tomás un motivo para querer asesinarlo. Es sólo una idea, pero no se puede demostrar por el momento…

  98. Me lo llevo preguntando desde hace un buen tiempo, no te lo discuto. Estaba esperando a ver si se me ocurra cmo se poda descartar a Studza con los datos de ese informe, pero no, no lo he visto. Puede revelrnoslo, sensei Jack?

  99. Podría… pero ya me conoces, Nicolás, si revelo esto, entonces en este caso no podré dar la condecoración “El Desafío Ryder” a nadie. Descuida, si esto fuera esencial para resolver el caso no me andaría con jueguecitos; pero sólo sirve para descartar a un sospechoso, y tú mismo te has encargado de demostrar que ese sospechoso queda descartado aunque no se por los mismos medios que yo, o sea que ya no cabe duda.

    Digamos simplemente que pillar esto sólo sirve “para subir nota”.

  100. Hetty Callahan

    Portillo tiene dos niños, ¿los dejaría solos para ir a casa de su vecino, matarlo, vestirlo de Papá Noel y colgarlo como un adorno en el balcón? Aunque es arriesgado peores cosas hemos visto. Pudo dejar a los niños entretenidos haciendo las maletas o eligiendo entre sus juguetes cuales querrían llevarse. Asegurarse de dejar el gas cerrado y cualquier cosa peligrosa fuera de su alcance y volver en ¿media hora como mucho? Incluso podía decirle a los niños que iba a casa del vecino y que pareciese algo normal.

    Por ahora es la única teoría que me cuadra, Tomás tiene el hombro mal y no puede coger peso, y para forcejear con Óscar debía hacer bastante fuerza, por este mismo motivo yo descartaría a las mujeres, a no ser que alguna tenga conocimientos suficiente de lucha que les permitieran reducir a Óscar a pesar de la diferencia de tamaño y peso, pero esto sería difícil de comprobar. Portillo además conocería la casa, si tenía que hablar en favor de Óscar en los juicios, seguramente quedaran allí para preparar el testimonio y podría saber lo que guardaba sin problemas.

  101. Oh, ya. La ltima vez que ocurri algo de esto todo se resolva sabiendo alemn. Ahora nos enfrentamos a un proxeneta rumano…

    … alguien sabe hablar rumano? 😛

  102. Hetty, podría ser. Ahora mismo y con las pruebas que tenemos, desde luego parece tener sentido. Grotesco, sí; pero plausible. Sólo falta que las pruebas que Celdelnord nos pueda aportar cuando termine sus análisis lo confirmen; como digo faltan pruebas, pero como también digo, con lo que tenemos encaja.

    Nicolás… de momento te diré que yo al menos no 😛 Y dicho eso, creo que no lo hemos mencionado, pero en la carpeta de “Documentación Complementaria” ya están los documentos que esperabas.

  103. Hetty Callahan

    Studza sabe que no encontrarán pruebas que le inculpen porque no ha sido él. En realidad solo tienen en su contra que le escucharon amenazarle y que desfiguró a una de sus chicas. Pero nada que pueda servir en un juicio. Con su silencio consigue fastidiar a la policía (además que alguien como él colabore no está bien visto) y crear una duda razonable que le otorgue un crimen más a su fama. Así se haría respetar.

  104. Estamos de acuerdo en eso, ciertamente. Pero no es lo que yo he visto para descartarlo como sospechoso. Así que sí, bien visto, pero… el Desafío Ryder sigue en pie 😉

  105. Parmacenda

    Jack, yo supongo que descartaste a Studza al confirmar Mycroft que el asesino no tenía lugar donde ocultarse, y que los signos de pelea eran escasos. Quiero decir, Óscar sabía que Studza se la tenía jurada, y si Studza no se podía esconder en la casa, habría habído mayores muestras de un forcejeo.

    Celdelnord, cuando hablé con Tomás explicó que tenía la costumbre de ir a la casa de su hermano cuando se atascaba con sus novelas. Quizás por eso seguía yendo allí a escribir a pesar de estar tranquilo y sólo en su propia casa.

    Y finalmente, aprovecho para unir dos teorías favoritas entre los investigadores en una: Monique es el seudónimo de Tomás para escribir los libros, pero Óscar suplantó la identidad de su hermano, matándolo, y por eso no sabe nada sobre la susodicha Monique.
    Reconozco que no hay muchas pruebas que soporten esta teoría, pero justifica que Tomás mienta tan malamente sobre Monique, y nuestro “Tomás” (en realidad Óscar) sí podría haber levantado el cuerpo de su hermano, que iba de camino al hospital. Las llamadas del contestador sucedieron en Enero, por lo que “Tomás” no habría tenido oportunidad de escucharlas, al estar la casa fumigada.

    Y estoy intentando llevar el caso al día, pero os poneis a escribir conjeturas a una velocidad increible! Jack, no sé como te las apañabas antes de tener Jefes de Departamento para ayudarte…

  106. Mientras esperamos el informe de Celdelnord, pues me aboco al desafo Rider XD

    Por cierto, jefe, falta el informe de testimonios en la carpeta del caso.

  107. Parmacenda… desde luego lo que dices parece tener sentido, pero sigue sin ser demostrable todavía. A ver, la historia de Monique de Blanchard parece estar reforzando la teoría del intercambio de gemelos, pero ¿cómo lo demostramos? Tomémonoslo con cautela por el momento. En cuanto a tu pregunta… ¿quién dice que me las apañase? Tendrías que haber visto lo mal que lo pasé durante el Asesinato del Doctor Watson, y no sólo por conocer a la víctima y estar entre los sospechosos, no… Por la rapidez a la que llegaban las conjeturas!

    Nicolás… cierto, tengo que pasar copia a la Sala de Archivos. En cuanto pueda me pongo a ello.

  108. Hetty Callahan

    Muy buena teoría sobre la suplantación de identidad, sí señor, además eso justificaría que le dijese a la mujer que se volviese a Francia, ella notaría la diferencia. Y vestir a su hermano de Papá Noél sería una doble ironía, por un lado estaba colgando al cadáver del símbolo de la navidad y por otro lado a su hermano que era la bondad personificada.

  109. A ver… La última idea de parmacenda cerraría muchas cosas a mi modo de ver. Pero el problema es que… ¿si murió entre el veintiseis y el veintisiete, y desde entonces la mujer habla con él varias veces al día aunque menos últimamente, no habrá notado ningún cambio significativo? Una opción buena es que Óscar, si es un psicópata, sea capaz de fingir muy bien (ya sabéis, lo de que los locos son excelentes actores). Y la otra cosa que refuerza esto es que Tomás no ha querido que su mujer se quedase. Pero lo veo demasiado rebuscado, a decir verdad.

  110. Parmacenda

    Nicolás, coincido en que es un poco rebuscado. Como bien ha dicho Jack, no hay pruebas que sustenten la teoría, aunque la información circunstancial la apoya. Pero he querido recordarla porque, tras mi informe, Tomás parecía incapacitado físicamente para cometer el crímen. Pero si Óscar le suplantó, el asunto cambia mucho.

    En cuanto a que su mujer no se diese cuenta del cambio, debo reconocer que no sé que decir a eso. Quizás si hablaban sólo por videoconferencia sería más fácil engañarla, o quizás ella también estaba en el ajo… pero no lo sé seguro. Eso ya sí que son teorías sin ninguna prueba.

  111. Eso también justificaría el hecho de haberlo colgado en la interperie. Óscar se sabía a sí mismo un mal tipo y sabía que a nadie le sorprendería el monigote de Papá noel. La descomposición, la interperie y los animalitos harían su trabajo, dejando irreconocible el cadáver por medio de huellas dactilares.

    Pero la cuestión es que no se puede demostrar (de momento9. por otra parte, encaramos el caso asumiendo que eb

  112. Por otra parte, habíamos encarado el caso asumiendo que Óscar Herrero era el cadáver colgante… aunque sí, eso puede variar de aquí a unas horas. ¿Os acordáis del lío de los relojes de Cinco Días Para Morir?

    Si te sirve, desde ayer estoy pensando que Inma Caballero y Óscar Herrero se traían algo, y ahora no consigo recordar porqué pensé lo que pensé 😛

  113. Informe de Declaraciones y Testimonios colgado en la Sala de Archivos. Por cierto, Parmacenda… no digas lo de la novatada muy alto. Creo que Arjona debe estar maldiciéndose por no haber pensado en buscarnos seis falsos sospechosos que hablaran contigo para el caso anterior. ¡Inocentada para todos y novatada para el recién llegado al mismo tiempo!

  114. Hetty Callahan

    Podemos comprobar lo del hombro de Tomás. Con alguna excusa hacerle coger algo pesado, y ver como reacciona. Aunque conozca la dolencia de su hermano esas cosas no son fáciles de disimular si son inesperadas.

  115. Hetty Callahan

    Se me olvidaba comentar que lo de la complicidad entre Inma y Óscar es bastante posible. Hay mujeres que se pirran por los tipos malos y su cuñado es malo de verdad… Esto ha sido el centro de miles de películas y novelas.

  116. Bien,vamos a ver qué cartas hay ahora mismo sobre la mesa: con las pruebas que tenemos (y aún no están todas), Tomás e Inma quedan descartados, y Portillo se convierte en un sospechoso plausible. Con la hipótesis del gemelo cambiado (y no está demostrada), se explicaría la mentira sobre Monique de Blanchard y se devolvería a “Tomás” a la lista de sospechosos. Luego falta saber hacia dónde inclinan la balanza las pruebas que faltan, ¿me equivoco?

  117. Hetty Callahan

    Buen resumen Jack 🙂

  118. Hasta donde llegué, si asumíamos la hipótesis del gemelo cambiado, Tomás formaría parte de la lista de “víctimas”, pero sí, hasta ahí va bien XD

  119. Parmacenda

    Jack, creo que eso lo resume muy bien.

    Aunque quiero añadir por aquí que, según la información que aparece en el Blog de Chateaunoir, Monique de Blanchard confirmó su asistencia a principios de febrero, antes del día 4.

    No sé si eso destroza mi última teoría por completo, o si la señora Camprubi ha prometido algo que no podrá cumplir, o si Óscar (suplantando a su hermano) ha decidido llevarse él la gloria…

    Habrá que ver si el informe de Celdelnord puede echar un poco de luz sobre todo esto.

  120. Chicos, he estado leyendo las críticas a los libros de Tomás H. Me dan ganas de leerlos, la verdad; si la mitad de lo que se dice ahí es cierto, este hombre promete ser el Cortázar del siglo XXI. Pero me surge una inqietud.

    El hombre que escribió todo eso es un genio, un autor elevadísimo. Casi un lunático. ¿Podría haberlo escrito Óscar en lugar de Herrero? (conjetura arriesgada, no tomar en consideración). Pero asumiendo que eso libros los escribió Tomás… ¿Podría un autor de esa talla, con estas alturas, limitar su capacidad a veinticinco novelas románticas pobremente hilvanadas para que al público les satisfaga? “Oh, qué maravilla, luego resulta que todo estaba relacionado”” me parece demasiado poco para lo que este hombre puede hacer…

    … o tal vez… Tal vez el hecho de unir las cinco sagas en una sola sea un reflejo de su naturaleza verdadera como escritor. No un productor de palabras rosadas en secuencia, sino un generador de palabras que nos hablan del orden enn el caos brillante del mundo literario creado por el genio del ser (nah, ni me creáis, estoy delirando). Pero echadles un vistazo, es una lectura interesante.

  121. Lilly Christie

    ¡Jo! Pero si aquí nadie puede darse el lujo de pensarse una idea cuando ya cinco más lo han propuesto ¬¬

    En fin, apoyo la idea del cambio de personalidades entre los gemelos. Una idea para confirmarla sería revisar el cuerpo de “Óscar”, específicamente la unión del hueso del hombro. Ese tipo de lesiones dejan marcas en los huesos. ¿Se le puede preguntar a Irene?

    Otra cosa, dicen que Oscar cambió a partir de 1999, ¿sabemos si ocurrió algo importante en ese entonces? ¿Cuando se conocieron Inma y Tomás? ¿Habrá ocurrido el accidente en esa fecha?

    Todo por ahora. A espera de Pruebas Fisicas mientras reviso los nuevos documentos en el Archivo. (Por cierto, tenemos dos cajas de porno, señores n.n Las revistas del cuarto de baño y la caja que Tomás le entregó a Mycroft. Salimos premiados XD)

  122. Hetty Callahan

    Una cosa, se supone que el día 21 de febrero, o sea, mañana, Monique debe ir al congreso de literatura romántica para presentar su nueva novela a las 10:00 de la mañana. Así que como muy tarde debería salir ya de España. Por otro lado esa noticia es del 2 de Febrero cuando el último mensaje del contestador de la editora de Monique es del 1 de Febrero. ¿Cómo pudieron sacar una noticia así en el blog cuando la autora no ha entregado el libro a tiempo (según Inma y las broncas del contestador) y no han podido editarlo para el congreso? ¿Tienen a alguien que se hará pasar por Monique? ¿Es posible hablar de esto con alguien de los que está en el congreso?

  123. Hetty Callahan

    Una pregunta ¿sabemos los años de publicación de los libros de Tomás?

  124. Lilly Christie

    Bien, puedo decir una cosa de Tomás H. Es un genio. Y eso me hace pensar…

    ¿Han notado que una de sus obras trata sobre la “locura” vista desde cuatro narradores distintos, y que la última de estas habla de un Döppelganger? Esto último es realmente interesante. Un ser, un doble, que lo tortura… ¿Estamos ante la concepción de Tomás sobre la presencia de Óscar?

    Bueno, que esto no creo que nos ayude a descubrir al asesino, pero sin duda es interesante n.n

    En cuanto a lo otro, ¿Hay manera que podamos enterarnos mañana de la llegada de “Monique” al congreso?

  125. maureen1978

    A ver qué opináis: leo en el informe de Mycroft que a él y la chófer les costó mover las cajas del suelo (para comprobar lo de las huellas de arrastre), por lo que debían de ser muy pesadas.
    Pero luego, se encuentran con Tomás (¿Tomás?) y éste, antes de irse, coge una caja y se la lleva a Mycroft para demostrar que su hermano es un psicópata, sin ninguna muestra de dolor.
    ¿Pesaba esa caja? Porque si pesaba, no debería haberle resultado fácil levantarla teniendo el hombro mal.
    Por otro lado, las huellas de arrastre y forcejeo solamente están en el salón. Si la puerta no parece haber sido forzada, creo que el fallecido tuvo que abrir la puerta a su asesino. Y no creo que se la abriera al rumano que le había amenazado, ¿no?

  126. maureen1978

    Y por cierto, para saber si Tomás y Monique son la misma persona, ¿por qué no miramos en el portátil que está en su habitación?

  127. Hetty Callahan

    He leído las críticas de los libros de Tomás y bueno… aquí está una de mis teorías estrambótica.

    Antes he preguntado las fechas de los libros porque creo que puede ser revelador.

    En el primer libro, el protagonista está en una habitación y los objetos inanimados que hay allí narran la historia del narrador. En un principio puede parecer literatura experimental, pero si le unimos los demás libros da que pensar sobre el estado mental del escritor. En esta obra, el protagonista mira por la ventana, pero no ocurre nada en concreto. El título del libro es “Coriantro o la esperanza vana de la ilusión”. A mí al menos me parece algo revelador, pues la esperanza vana de la ilusión puede ser lo que el protagonista está viendo por la ventana, puede ser real, pero nunca saldrá de la habitación, con todas esas voces y por lo tanto, para él, será una ilusión.

    En el segundo libro, Telésforo de las Profundidades. Ensueño Roto V , de nuevo tenemos varios narradores. Y varios estilos, a veces es tosco, a veces su literatura es muy refinada. En total son 5 los narradores, el protagonista y cuatro narradores más. Habla de la profunda tristeza de un ser con quien no se puede simpatizar ni se puede amar y que al final termina en un hospital psiquiátrico.

    En el tercero, Los límites. Fin de Dama. Tres Cuervos Rotos, se hace más tangible que algo no está bien. Incluso el crítico dice que es como entrar en la mente de un esquizofrénico. Los Límites son la región desconocida del ser. El mismo autor es consciente de que algo falla en mente, pero es incapaz de localizar que es. Los cuervos rotos parecen ser un reflejo de los trastornos del autor, entre ellos la bipolaridad. Siente la amenaza de una presencia por definir. Tal vez el autor tenga duda sobre su propia identidad, tiene un hermano idéntico, verle es verse a sí mismo desdoblado, es él pero a la vez no lo es porque está fuera de sí. Habla de un döppelganger que le odia y le maltrata, lo primero que dijo de su hermano es que era un psicópata, es posible que le pegara de pequeño, un ser con la capacidad de cambiar de forma que quería robarle su vida. En la novela hay una continuo esfuerzo por guardar un secreto “envuelto en los extraños pétalos de una rosa gigante. Lo hacemos por un amor sin fin que puede suponer nuestra perdición”. Es una cita textual. Según nos contó Inma, su marido la protegió de su hermano, igual que en estas líneas el amor fue protegido del döppelganger.

    No sé a vosotros, pero si a esto le sumamos la foto de los dos niños en la cama de hospital empiezo a creer que ambos hermanos tenían problemas mentales graves.

  128. Lilly Christie

    Porque no hay una portátil en su habitación XD
    Hay la marca de una posible portátil sobre la cama…

  129. maureen1978

    Jopé, pero mira que lo leí mal. Y yo pensando todo el tiempo que por qué no mirábamos en el ordenador… 😦

  130. lamadredezemo

    Es imposible seguiros,que ritmo más trepidante.
    Me voy a comer y ya son¡¡ 50 comentarios más¡¡
    Me pongo las pilas..jajajaj

  131. Parmacenda

    Maureen, muy bien visto lo de la caja. Lo cierto es que llevo un buen rato pensando si habría algún detalle que nos permitiese comprobar lo del hombro, y no había visto eso!
    Habrá que preguntarle a Celdelnord cuanto pesa la caja cuando la reciba… podría haberse dado el caso que las cajas que movieron Mycroft y Karola fuesen pesadas, pero que la caja que cogió Tomás no lo fuese.

    Hetty, sobre tu teoría de los problemas mentales… debo reconocer que no lo veo tan claro. Podría ser, sin duda, pero en la descripción que hace su mujer de Tomás (sabiendo además que se ha leido todos sus libros) no veo nada que lo llegue a sustentar. Inma habla de lo cariñoso y amable que es Tomás, pero nunca habla de cambios de humor, ni de signos de depresión (que podrían indicar bipolaridad u otros problemas mentales).

    Tengo que volver a mirarme los informes, y repasar mis notas de las entrevistas, a ver si encuentro algo más… porque esta tarde me noto un poco despistado.

  132. De aquí saldrían varias respuestas, esto me puede llevar un tiempo, pero permitidme que clarifique una cosilla… ¿qué dos niños en el hospital? Parmacenda ha dicho “niños”… en ningún momento ha dicho que fuesen dos.

  133. Es posible que esas sean fotos de los nios que Toms H. se dedicaba a visitar. Ideas, solamente ideas 😛

  134. KilFer - Fernando Belaza

    Lo siento, pero por muy psicópata que fuera su hermano, el comportamiento de Tomás es demasiado raro.

    Demasiado tranquilo. De hecho, el comentario inicial es demasiado fuerte.

    Y creo que ya he llenado el cupo de “demasiados” por hoy.

    Voy a partir de diversas conjeturas.

    – Tomás y Óscar intercambiaron sitios.

    Si esto es cierto, cuadraría el comportamiento de Tomás; muy tranquilo… puesto que sabe quien es el muerto. Mató a su hermano a la vuelta quizás del hospital, por eso llevaba su traje. No reconoce a la autora preferida de su mujer… porque no es su mujer; es su cuñada. Monique podría ser él. Luego el asesinato de Óscar seria… Óscar.

    Todo queda precioso si no fuera porque sería conjeturas, meras conjeturas. Para poder partir por este camino se necesitaría demostrar que realmente han cambiado sitios. ¿Se les podrían recoger huellas dactilares? Creo que sería la única manera de separarlos; si tenemos suerte de recoger dos huellas de los dedos índice que son los que recoge la policía.

    Pero de momento descartemos este camino. Difícil de demostrar.

    ESPERA. WAIT.

    Informe de Mycroft:

    “Corrió hacia el salón, cogió una de las cajas del suelo y la acercó. […] Él nos acompañó al coche y dejó la caja en el maletero, quedando emplazado para la reunión con Parmacenda.”

    Informe de Parmacenda:

    “Perdone, es que hoy cuesta recordar que todo empezó así… Si no le
    doliera el hombro cada vez que levanta peso”

    Si le cuesta levantar peso, si le duele, debería de haber hecho algún gesto, y en ningún caso sería capaz de llevarle la caja hasta el coche sin poner ninguna cara, ningún gesto. ¿Y Mycroft no se dio cuenta?

    Alguien nos esta engañando, señores. O Mycroft es un despistado, y lo dudo mucho.

  135. Hetty Callahan

    Sí, son muchas cosas las que no concuerda con Tomás. Aunque esto podría solucionarse con la autopsia de Óscar. Si el cadáver presenta las lesiones del accidente que tuvo Tomás confirmaremos el cambio de identidad. De lo contrario al menos estaremos seguros que en la mesa de autopsias está el gemelo que creíamos.

    Lo que sigue dándome vueltas en la cabeza es que pasó en 1999 para que Óscar comenzara a dar tantos problemas. ¿Antes de esa fecha nadie se atrevió a ponerle una denuncia? Y si tan psicópata era ¿cómo podía Tomás compartir piso con él por muy hermanos que fueran? Óscar disfrutaba haciendo sufrir a los demás, eso podría incluir a su hermano.

    Parmacenda, la esquizofrenia, con el tratamiento adecuado puede controlarse y la persona hacer vida normal. Pero el esquizofrénico es consciente de su condición y su enfermedad (al menos en algunos casos) y de ahí pueden venir los libros. De esas preguntas que se hace y los miedos a su enfermedad o a los ataques que sufrió cuando aún no estaba controlado. Claro está no tengo pruebas que lo demuestren, solo es una interpretación de la información que tenemos sobre sus libros.

  136. maureen1978

    Jejeje, KilFer, se ve que pensamos igual: lo de las huellas dactilares ya lo planteé yo hace unas horas y Jack dijo que no se podían sacar las del cadáver porque estaban comidas por las ratas.
    Y lo de levantar las cajas y el peso también lo hemos comentado Parmacenda y yo. A ver si Jack nos dice algo sobre eso.

  137. Parmacenda

    Hetty, gracias por la aclaración.
    Siempre he supuesto que, por muy tratable que fuese la esquizofrenia u otra enfermedad mental, que alguien que viviese con el paciente sería consciente del hecho, aunque se lo tratasen de ocultar.

    Y puesto que la mujer no menciona nada, y acepta dejarle sólo tras la muerte de Óscar, mi interpretación era simplemente distinta. Me parecía más raro que lo ocultase a su mujer y se desahogase con la literatura, que asumir que era suficientemente buen escritor como para expresarse sin tener que sufrir problemas mentales. 🙂

    Aunque es cierto que, si Tomás utilizaba su experiencia con la esquizofrenia para escribir sus relatos experimentales, es más probable que se basase en las acciones de su hermano para escribir los relatos de Monique (asumiendo, por supuesto, que sea su seudónimo).

    Pero tampoco hay pruebas para esto 🙂

  138. lamadredezemo

    Primero para tener claro un detalle:
    Los padres de Oscar y Tomás. Como murieron? En accidente de coche o de aviación .

    Hay que preguntar a Gemma Camprubi si ella conoce personalmente a Monique.

    ¿Se ha revisado el correo encontrado en el buzon?

    ¿Se pueden abrir las cajas del salon de los libros de Tomas , y las fotos de Oscar? Podría haber algo revelador.

    Inma Caballero esta en Francia .Se ha confirmado que las llamadas del contestador las realizo Gemma Camprubi.¿No podria ser Inma quien preguntara por ella?

    Mi teoria es la siguiente:

    Emmeran Studza se pasea por el vecindario y ve colgado al Papa Noel- pensando que es Oscar- comete un altercado al dia siguiente para tener coartada.

    Oscar el día que va Tomas a casa esta cabreado.Tomas viene disfrazado de Papa Noél porque viene del hospital se queda en el sillón descubre algo de las cajas porno y Oscar le mata.
    Oscar puede ser el que le escribe al hermano las historias de Monique.

    Os tengo que dejar.

  139. Hetty Callahan

    En la página del congreso de literatura romántica han dado una noticia de última hora: mañana Monique no podrá asistir al congreso y por un problema de imprenta no tendrán los libros.

    Al menos ya sabemos que nadie va a suplantar la identidad de la autora por ahora.

  140. Vale, vamos a ver si me pongo al día, gente…

    … a ver. He hablado con Irene. No ha encontrado nada en el hombro, pero me ha dicho que eso no tiene por qué significar nada en realidad. No tenemos el historial clínico de Tomás (ni causa para solicitarlo legalmente), así que desconocemos de qué tipo de lesión se trataba. Podría haber sido muscular o de los tendones. Yo no entiendo demasiado de estos temas, pero al parecer podría ser bastante difícil, cuando no directamente imposible, detectar esa lesión en una autopsia. Máxime en un caso como éste, al parecer el grado de putrefacción y el trabajo de los carroñeros (dice que ha encontrado plumas negras) lo hace aún más difícil de determinar. Así que seguimos sin saber a qué gemelo tenemos. En cuanto a 1999… Aún no tengo nada, la verdad. Sé que no es cuando se conocieron Inma y Tomás, el accidente tuvo que tener lugar después de aquello, porque como Inma declara a Parmacenda, se conocieron en el hospital hace ya siete años. Eso es dos mil seis, dos mil cinco como mucho.

    Os iba a responder algo sobre el tema de la aparición de Monique en el congreso, pero veo que el tema se ha respondido solo. Por lo que tengo entendido, sin embargo, Monique de Blanchard jamás ha tocado el tema del BDSM en sus novelas. En cuanto a la publicación de los libros de Tomás… 2000, 2002 y 2008, respectivamente. No tengo claro del todo cómo encajaría eso en vuestra teoría, pero estoy abierto a sugerencias.

    No tengo tan claro que sus libros fuesen sobre la locura en sí, creo que eso era más bien un enfoque narrativo y no el tema central de sus libros; pero sí, el tema del döppleganger también me ha recordado a su gemelo. Con todo… no tenemos constancia (ni causa para pedir que nos lo hagan constar) de que Tomás haya sido diagnosticado jamás con ningún tipo de enfermedad mental. ¿Significa que no lo haya sido? No, pero tomaos estas cosas con cautela que os estoy viendo muy emocionados con esa teoría.

    Interesante observación la del peso de las cajas. Por desgracia y como decís, sabemos que Mycroft y Karola tuvieron problemas para mover algunas cajas por el peso… pero no si la caja que cogió Tomás era una de las que sabemos que pesaban. Con todo, la caja está en nuestro laboratorio de Pruebas Físicas, así que quedemos a la espera de que Celdelnord nos saque de dudas. Por el momento no hay mucho más que pueda aportar a esta teoría (que ya parece la más extendida), sólo un matiz más para KilFer: Mycroft no se dio cuenta de si Tomás ponía o no gesto de dolor, pero pensad que hasta el informe de Parmacenda no hemos sabido que eso tenía que notarse.

    Maureen… Enhorabuena, ¡te acabas de llevar el Desafío Ryder! Efectivamente, Mycroft necesitó una llave para entrar, lo que significa que la cerradura no había sido forzada. Por tanto, o la víctima abrió la puerta al asesino o el asesino tenía llave. Cualquiera de estas dos opciones descartaban a Studza. Como véis, no era crucial para resolver el caso, pero me parecía interesante ver quién era capaz de descartar a un sospechoso valiéndose sólo de la frase “abrí la puerta con la llave que Arjona me había cedido”.

    El informe de Documentación hace constar que los padres de los Herrero fallecieron en un accidente de aviación. Gemma Camprubi parece bastante inaccesible, la condenada, pero desde luego ella podría arrojar algo de luz sobre este tema. El correo del buzón… Hablaré con Arjona, Mycroft no lo ha mirado pero la policía llegó antes. En cuanto a lo de las cajas, podríamos necesitar una orden. Quizás para las de Óscar no haya problemas, pero no tenemos nada sólido para registrar las cosas de Tomás que no estén ya a la vista. En cuanto a su teoría, señora madre de Zemo… ya me conoce, a estas alturas hace ya bastante de nuestro primer caso, así que sabe que lo único que puedo decir al respecto es “Respáldela”.

    Creo que por ahora está todo. Avisadme si me he dejado algo.

  141. Lilly Christie

    Bueno, que realmente estamos dándole demasiada importancia a una conjetura. Sin embargo, ya que aún no tenemos los datos de Celdelnord, me gustaría saber a partir de que fecha comenzó a publicar Monique. (Cosa que acabo de darme cuenta, la mujer lleva ya 24 libros, entrega uno siempre a finales de año, ¿lleva 24 años esta mujer haciendo libros? ¿O es que publica más de un libro por año?)

    Bueno, a la espera de las nuevas y últimas pistas n.n

  142. No le encuentro ni pies ni cabeza al asunto. He releído el informe de escena del crimen, a ver qué más se puede sacar en limpio. Si el asesinato se cometió en la sala común de la planta baja, quiere decir que el asesino tuvo que subir el cuerpo por dos tramos de escalera (uno para subir al primer piso, otro para llegar hasta la buhardilla y alcanzar el balcón). Luego, cómo no, el asesino debía tener la capacidad de ejecutar un nudo marinero. Si esto fuera el relato de Edgar Allan Poe, ya tendríamos que estar culpando al amante marinero de la linda perfumera. El problema, claro, es que, de lo que sabemos de nuestros tres sospechosos, cualquiera de ellos puede saber hacer un nudo marinero, y no necesariamente esta habilidad está relacionado con su especialidad. Tenemos a Tomás Herrero (escritor y crítico), pudo haber sido boy scout y sabe hacer nudos marineros o quizás investigó cómo hacerlos para una de esas novelas que “dice haber presentado a los concursos”. Inma Caballero es organizadora de eventos, estamos en la misma; pudo haber sido girl scout. De Manuel Portillo… bueno, trabaja en una financiera, pero también puede saber hacer nudos marineros (le gusta el bondaje y el sadomasoquismo, quizás aprendió para atar a las chicas con las que se acostaba en el club Dulce Dolor, yo qué sé).

    Si la fumigación comenzó efectivamente el día veintiocho (como se ha señalado, creo que lo hizo Celdelnord o Callahan, ahora mismo mi mente no lo retiene), eso limitaría el margen en que Óscar Herrero fue asesinado. Es que si los fumigadores entran y ven a un hombre en su casa lo más tranquilo mientras comienzan a soltar raticida, lo más probable es que le dijeran “Oiga, señor, por más que quiera, usted no puede estar aquí”. AAsí que todo se reduciría al veintiséis y al veintisiete de diciembre. Si repito ideas, por favor, excusadme, que ya no estoy coordinando.

    Pensemos con anticipación. El informe de pruebas físicas, que sepamos, nos hablará de la cuerda, del traje de Papá Noel y de la caja (¿me dejo algo?). podrá aclararnos ciertas cosas (esperemos que muchas). ¿Cómo avanza el informe, Celdelnord? ¡El pueblo quiere saber!

  143. Ea! Me llevó hasta la 1.45, pero me puse al día!! Tuve un día muy complicado, y llevo una hora y media leyendo conjeturas.
    Saludos a todos, conocidos y ‘por conocer’! Y ahora, habiendo saludado, vamos a ello:

    Para comprobar que Tomás es Tomás y Óscar es Óscar se pueden comprobar las huellas dactilares de Tomás, que no tienen por qué haber subrido ningún daño (las de Óscar son irreconocibles).
    A la vista de lo dicho por Lilly, propongo que se comparen sus huellas con los registros tanto anteriores como posteriores a 1999. Y ya puestos ver si hay diferencias en esos registros.
    Adelantándome a Jack, probablemente no sea posible comprobar las huellas sin una orden. Se puede hacer algo encubierto tipo peli, a partir de un vaso que haya usado o algo así? Y sino, pide que al menos se haga la comparación del registro de huellas de Tomás y Óscar anteriores y posteriores a 1999.

    Siguiendo la teoría de Tomás = Monique:
    Tomás siempre se retira a escribir a finales de año, y Monique entrega sus manuscritos a principios de año. Además, una de las series de Monique se llama ‘Amante Encadenado’, de modo que la teoría de la inspiración en las inclinaciones de su hermano empiezan a cobrar fuerza. Jack, ‘Monique de Blanchard jamás ha tocado el tema del BDSM en sus novelas’? Y de qupe trata la serie ‘Amante Encadenado’?
    Creo que la afirmación de Tomás de que podía ‘escribir con tranquilidad’, en esa casa, siendo que (se supone) evita la relación con su hermano, y desprecia lo que sucedía en su habitación encubre el hecho de que lo que buscaba no era tranquilidad sino insporación.
    Si Tomás = Monique, y su hermano lo sabía (por escribir en la casa, insporarse en sus encuentros), es razonable pensar que su hermano podría chantajearle. No se me ocurre el objetivo del chantaje, pero Óscar era bastante dado al chantaje, y podríamos tener un motivo para el asesinato.

    Retomando ideas de Lilly y Hetty:
    Cuándo se publica la primera novela de Monique? Algún tiempo después de la última de Tomás? Porque el último párrafo de la última crítica ciertamente da que pensar:
    “Ochocientas páginas de magnífica literatura que el tiempo pondrá en su lugar. Mas no ahora, en estos tiempos de deleites en las superficialidades de lo esotérico, lo prohibido y la deleznable literatura rosa que impregna hasta los telediarios. Tomás H. sorprende y nunca decepciona. Si se puede soportar tamaña incomodidad.”
    Sueno como que la falta de éxito de Tomas le llevara a la idea de crear a Monique.

    Pido disculpas por la extensión del comentario.

  144. Este caso nos entró el diecinueve, los vecinos descubrieron que el Papá Noel era el cadáver de Óscar Herrero (hago una aclaración: doy por hecho que el cadáver que encontramos es el de Óscar hasta que surja una contradicción importante con todo lo otro que tenemos); es decir, el doce de febrero, ¿no? Desde entonces, ha sido el escenario precintado de un crimen. Tomás Herrero, en el informe de Escena del Crimen, toma la caja y se la entrega a Microft diciéndole que podría sernos de interés. A Parmacenda, en Declaraciones y Testimonios, le dice que él ya le echó un vistazo.

    Pregunta tonta: ¿El plástico contra los gases raticidas, lo pusieron los hermanos o los fumigadores? Si lo pusieron los hermanos quiere decir que se estaban preparando para afrontar la fumigación. Luego la caja con el material bdsm d Óscar Herrero debía llevar allí desde diciembre. Si las cosas son coherentes, Tomás Herrero debe de haber visto ese material o bien entre el veintiséis y el veintisiete de diciembre o bien entre el doce y el diecinueve de febrero. Pero si es esto último, ¿debemos asumir que la policía lo dejó entrar y trastear con las cajas? ¿No es sospechoso?

  145. Hetty Callahan

    Creo que tendré que esperar a mañana para ver el informe de Celdernor. Buenas noches compañeros.

  146. maureen1978

    Creo que ya lo han comentado por ahí, pero no me queda claro si se ha dado una explicación: las cajas para la mudanza están debajo de los plásticos puestos para la fumigación, lo que quiere decir que se prepararon antes de finales de diciembre. Pero Tomás le dice a Mycroft que está recogiendo la cosas debido al fallecimiento de su hermano. Los hechos no casan con las palabras, creo.
    Y otra duda: ¿cuándo volvió Inma Caballero a España y cuándo se fue de nuevo a Francia? Porque si volvió tras enterarse de la muerte de su cuñado, tampoco es que hayan tenido la ocasión de hablar demasiado por Skype desde el descubrimiento del cadáver (lo digo por lo que barajamos de la suplantación de identidad).

  147. celdelnord

    Casi me enveneno por morderme la lengua para no soltar a lo bruto la teoria del intercanvio de gemelos y mira!!

    Tengo un par de hermanas gemelas que incontables veces sin querer, e inconfesables queriendo, han confundido al más pintado. La idea del cambio de uno por otro es lo primero que me vino a la cabeza, pero… solo puedo afirmar que en escocia hay una oveja y que es medio negra, así que…

    Despues de la pataleta: informe.

    INFORME PRUEBAS FÍSICAS

    Cada vez más a menudo tengo la sensación de estar investigando el caso más raro de mi corta carrera. Luego recuerdo dónde trabajo, me encojo de hombros con resignación y decido ser paciente: ya se superán.

    Pese a todo, al contemplar los objetos que tengo que procesar esta vez, no puedo evitar preguntarme cómo diablos se juntan una caja de porno, un trozo de cuerda anudada y un disfraz de Papá Noel en una investigación por asesinato.

    En fin. La víctima fue colgada del balcón, a la vista de todo el mundo, y sin embargo han tardado más de un mes en darse cuenta de que estaba allí. Ya se ha perdido bastante tiempo, así que decido empezar a trabajar. Y comienzo por la cuerda.

    Según el informe policial, se había atado a la víctima por las muñecas; el lazo que las rodeaba ha sido cortado para liberar el cadáver, pero siguiendo el procedimiento estándar, la policía ha conservado el nudo intacto.

    Una atadura bastante peculiar, a decir verdad. Resistente, la cuerda pasa doble y tiene una serie de nudos en puntos estratégicos, casi como si hubieran querido hacer una trenza pero se hubieran conformado con sujetar la cuerda doble. El nudo principal tiene un aire ligeramente… cómo definirlo… profesional. Quien lo ató sabía lo que se hacía. Y sin embargo, no deja de parecer en parte ornamental. Casi parece una libélula.

    Consulto una guía de nudos. Marineros, de scout, de escalada; ninguno de ellos coincide con lo que veo.

    Me centro en la cuerda. El material no guarda muchas sorpresas: cuerda de algodón bastante común. La Científica ha logrado extraer ADN de entre las fibras de la cuerda (piel y sangre de las muñecas de la víctima) y lo han podido cotejar con el peine, las sábanas y el cepillo de dientes (por lo que me han dicho, el cuerpo estaba en tal estado que se ha hecho necesario confirmar la identidad de la víctima).

    Dejo la cuerda por el momento y comienzo con el elemento estrella del caso: el disfraz de Papá Noel. Después de haber contenido un cuerpo en descomposición expuesto a la intemperie durante más de un mes en plena plaga de ratas, tengo muy claro que este disfraz ha vivido mejores momentos… Pero quizás habrá algo de interés.

    Las botas han sido el refugio de una o dos ratas durante la fumigación, a juzgar por los mordiscos y las heces de rata que encuentro en el interior. Esto también se puede ver en los bajos del pantalón, mordisqueados a la altura de las botas. La gruesa tela roja del pantalón, ahora de un enfermizo burdeos grisáceo, se ha llenado de fluidos corporales por dentro (algo que no me sorprende demasiado sabiendo cómo estaba el cuerpo), pero algo del exterior me llama la atención: una mancha a medio limpiar. Si ese disfraz ha sido vestido por un cadáver, entonces sólo hay dos posibilidades: otra persona intentó limpiar esa mancha, o se produjo antes de la muerte.

    Raspo un poco de la mancha y la mando a analizar. Tardarán un buen rato, así que sigo con el disfraz. El abrigo es cuatro tallas más grande que los pantalones, el espacio necesario para la barriga falsa. Un examen del forro interior muestra las marcas que el correaje de la falsa barriga ha dejado en la espalda… Razonable, partiendo de que el disfraz ha estado puesto tanto tiempo. A punto estoy de cerrar el abrigo y comenzar a examinar el exterior, cuando reparo en un bolsillo interno; está cerrado con una cremallera que queda prácticamente oculta por el acolchado forro. Abro el bolsillo con cuidado; en su interior, cuidadosamente plegadas, hay dos páginas impresas.

    Escaneo y examino ambas páginas. Papel común, sin marca de agua, nada en especial. El texto resulta ser el final de una historia, un relato sobre dos enamorados que por fin se han librado de su terrible enemigo, que ahora cuelga de las ventanas del torreón. En esa misma hoja, por detrás, hay una nota manuscrita:

    “Nota de la Autora:
    Nota para Revisión. Mantener las páginas 322, 325, 328 y 329 en la misma grafía de tipo manual o similar.

    No traducir las palabras en cursiva referentes al funcionamiento del Demiurgo.

    Verificar que se usan las mismas palabras que aparecieron en las novelas #3 #6 #8 y #17.

    Gracias por el trabajo Chicos. Este libro tampoco sería lo mismo sin vuestra ayuda. Esta vez salís en los agradecimientos.

    Besos y Amor.

    Monique de Blanchard.”

    ¿Qué hacen estas hojas en el bolsillo del disfraz con el que murió la víctima?

    El resto del disfraz sigue mostrando los estragos de la descomposición y los elementos. Hay algo de sangre en el interior del gorro, pero poca cantidad; repaso el informe de la autopsia: una pequeña herida en la cabeza, no fue la causa de la muerte, podría haberse debido al forcejeo aunque Irene no ha podido determinarlo con certeza. La barba postiza ha salido bastante peor parada que el disfraz: de esa masa informe de pelo gris, desgreñada y purulenta, jamás se podrá volver a sacar una barba, y lo único que la identifica como tal (aparte de dónde ha sido encontrada) es la malla a la que está pegada el pelo, recortada con la forma de una barba (hueco para la boca incluido). Si algo echo en falta en este disfraz es, quizás, un par de guantes; tal vez así las ratas no se hubieran cebado con las yemas de los dedos y se habría podido sacar las huellas del cadáver.

    Aún no han llegado los resultados del análisis de la mancha del pantalón, así que procedo a examinar el tercer objeto: la caja que Mycroft me ha hecho llegar, etiquetada como “Fotos Óscar”. Despejo una mesa y cojo con bastante trabajo la caja del suelo: sabiendo como sé lo que voy encontrar en el interior, me sorprende lo muchísimo que pesa. ¿Tanto porno puede acumular una sola persona?

    Corto la cinta de embalar que cierra la caja. Vale, esto es nuevo: no sólo el material contenido en la caja es de producción propia, sino que algunas fotografías están en gruesos álbumes y otras, y esto es lo más desconcertante de todo, están incluso enmarcadas. Así no es de extrañar que la caja pese tanto.

    Por las fotografías que Mycroft me ha pasado de la casa, puedo determinar que las que vienen en la caja han sido tomadas en el dormitorio de la víctima. El hombre de las fotos es nuestro difunto Papá Noel, bastante menos vestido en la mayoría de las imágenes. Las chicas son diferentes en cada foto enmarcada, y en los álbumes cada dos páginas están dedicadas a una de ellas. Por lo demás, está claro que a nuestra víctima le gusta jugar duro: cuando no sale azotando a las chicas, las quema con cera derretida, las pellizca o las ata (y … ¿eso son cucharas de madera?). Rara vez tengo en mi poder algo que se pueda considerar estrictamente sexual: casi todo es humillación y maltrato…

    … un momento…

    … en una de las fotos enmarcadas, la chica está atada al cabecero de la cama. Repaso los álbumes para buscar más fotos de chicas atadas. Aunque se puede apreciar una cierta variedad dependiendo de qué se quisiera atar (identifico nudos marineros y militares de los que he encontrado en la búsqueda anterior, principalmente para el extremo de la cuerda que iba al cabecero de la cama), en todos los casos puedo ver el mismo tipo de nudo para las muñecas: exactamente el que tengo en la otra mesa.

    He estado buscando en las bases de datos equivocadas: ¡es un nudo de bondage! Con este nuevo criterio busco de nuevo: un Musubime, un nudo japonés, con un encordamiento del Shibari-karada. El precursor oriental del bondage occidental. Se solían usar cuerdas de yute, arroz o algodón, fibras más flexibles que el esparto para este tipo de ligaduras.

    Acababo de identificar el nudo, y no es uno tan convencional como para que cualquiera sepa realizarlo. El asesino, al igual que la víctima, está metido en el mundo del BDSM.

    La caja no sólo contiene fotografías: también hay un dvd etiquetado como “Mihaela”. Visto lo visto no ardo precisamente en deseos de revisar el contenido del disco, pero el deber es el deber. Lo introduzco en el ordenador y reproduzco el contenido.

    Se trata de un vídeo bastante inusual para lo que he visto. La chica está atada, sí, pero a diferencia de las fotografías, nuestro difunto Papá Noel está vestido. Mira a la chica con frialdad; esto me llama la atención: ni lujuria, ni complicidad, ni tan siquiera desprecio. La chica se muestra complaciente hasta la primera bofetada, que la coge por sorpresa y le salta un diente. En ese punto se vuelve furibunda hacia su compañero, que le responde golpeándola aún con más fuerza. Poco a poco la furia de la chica se convierte en incomprensión, luego en miedo, luego en desesperación y, por último… en nada. La cara ha quedado tan maltratada que es imposible distinguir ningún tipo de expresión.

    Durante todo este proceso, nuestra víctima de asesinato no ha mostrado nada. Sólo al terminar esboza una sonrisa cargada de malicia, antes de alejarse de su propia víctima y caminar hacia la cámara para cortar la grabación.

    Justo en este momento, por fin, llegan los resultados del análisis. La bilis no me deja mucho lugar a dudas: es una mancha de vómito. Así que me centro en los demás elementos, quizás si consigo identificar qué había comido quien vomitó, pueda acotar la búsqueda.

    Hmmm… Pollo, aparentemente; pasta, probablemente fideos; absolutamente nada de sal; ni un solo residuo sólido, fuera lo que fuese se encontraba en estado líquido; y esto otro es… oh, curioso. Ácido acetilsalicílico, celulosa en polvo, almidón de maíz, copolímero de ácido metacrílico tipo C, dodecisulfato de sodio, polisorbato 80, talco y citrato de trietilo. Caldo de pollo sin sal y Adiro 100. Comida de hospital. Vomitada antes siquiera de haber sido digerida.

    He terminado mis análisis. Y he descubierto bastantes cosas: el ambiente en el que se mueve quien hiciera los nudos; las preferencias sexuales, o no sexuales en absoluto, de nuestra víctima; un mensaje manuscrito de Monique de Blanchard; y la proximidad probable del disfraz de Papá Noel a un paciente de hospital poco después de la hora de comer. Pero a pesar de todas las piezas que acabo de encontrar… maldita sea, no tengo ni idea de cómo encajan todas.

    FIN DEL INFORME

  148. Cedelnord nos acaba de confirmar que la caja que ‘Tomás’ levantó sin esfuerzo realmente sí que pesa. Puede estor confirmar la teoría del intercambio de gemelos, Jack?

  149. Y con esto tenemos todos los informes… y sí, parece ser que esto confirma que Tomás miente.

    Dejadme que hable con Arjona, a ver si con esto tenemos bastante. De momento, en la Sala de Archivos he dejado copia del informe de Celdelnord… y en la carpeta de Documentación Complementaria, las páginas que encontró y escaneó.

  150. UrielEugenio

    Hmm, el hecho de que el nudo sea de BDSM, a mí parecer, confirma la teoría del intercambio de gemelos (o la de que Portillo es el asesino). Al verdadero Tomás no le conocemos afición por el BDSM.

  151. maureen1978

    La hipótesis de la caja parece que se confirma.
    Y además de eso, que el asesino hiciera un nudo usado en bondage casi parece apuntar, o bien al vecino, o bien a nuestra hipótesis del intercambio de gemelos.
    El vómito en el traje de Papá Noel también apunta a que el muerto es Tomás, que estuvo en el hospital visitando a los niños enfermos (como su mujer nos dijo que hacía) y luego apareció por la casa de su hermano, siendo asesinado allí.
    Si fue el vecino, pudo confundir a Tomás con su hermano y matar al hermano equivocado. Motivos tenía, desde luego.
    Y si fue Óscar, no se me ocurre el motivo.

  152. Parmacenda

    Muchas gracias Celdelnord, nos acabas de aclarar bastantes cosas!

    Primero, tenemos el peso de la caja de porno. Es considerable, por lo que nos dice el informe, así que la herida de Tomás del hombro se habría resentido. Poco probable que la llevase él hasta el coche de Mycroft sin quejarse ni pedir ayuda. Habrá que preguntar a Mycroft si recuerda gestos de dolor por parte de “Tomás”.

    Las hojas dentro del bolsillo demuestran que hay una conexión importante entre Monique y los Herrero, aunque no necesariamente que sea un seudónimo de Tomás. Sin embargo me sorprende que el disfraz sea de Óscar (al menos basándonos en el porno), así que no sé que hacer exactamente con ese asunto. Es obvio que alguien lo llevó al hospital, y según sabemos ese suele ser Tomás…

    Acabo de pensar en una posibilidad. Celdelnord lo ha mencionado al principio, que las hermanas gemelas que conoce (no me ha quedado claro si son tus propias hermanas) suelen confundir múltiples veces a la gente, a veces incluso intencionadamente. Y si los hermanos Herrero también lo hacían? Es pura teoría, no hay nada que lo demuestre, pero quizás les sirviera para tener una personalidad con la que desahogarse (Óscar), mientras que podían retirarse a una calma y tranquilidad actuando como Tomás. Hetty, serviría eso como problemas mentales para ambos?

  153. Parmacenda

    Vale, veo que mientras desvariaba yo con mi teoría os ha dado tiempo a mencionar de nuevo todos los hechos, y plantear posibilidades más lógicas y coherentes 😀

  154. maureen1978

    Jajaja, lo mismo pienso yo, que cuando he escrito no había llegado el comentario de Jack.

  155. UrielEugenio

    Parmacenda, el hecho de que Óscar tuviera varios disfraces no nos dice que el de Papá Noel Fuese uno de ellos.

  156. UrielEugenio

    En fin comrades, me tengo que ir. Volveré! Si es que no os resolvéis el misterio antes vosotros solitos.

  157. Parmacenda

    Uriel, gracias por la aclaración, había malinterpretado el informe!
    La frase utilizada por Celdelnord me hizo pensar que el disfraz de Papá Noel aparecía en las fotografías pornográficas, pero acabo de revisar el texto y, efectivamente, no dice eso.

    Con lo cual, el disfraz es lógicamente de Tomás, y viendo el mensaje del contestador tiene más sentido que estén las páginas entonces en su bolsillo. Y ahora mi mundo tiene más sentido que hace un momento 🙂

  158. UrielEugenio

    Sí, te lo dije porque a mpi me había dado la misma impresión el informe, y lo tuve que revisar.

  159. celdelnord

    Remirando el informe…

    Nudo: No veo muy defendible que el nudo se lo hiciera él mismo, así que, podrían haber sido cualquiera, Portillo, Óscar… aisss no, que Óscar es el muerto, ¿o es Tomás? ¿o Monique?

    Mancha: He mirado, tampoco mucho, en San Google, digooooo en bases de datos profesionales, y dice que el Adrio 100 puede utilizarse para ayudar a llevar a buen término un embrazo. Tomás e Inma lo estaban intentando según se ha dicho. ¿Qué podría Inma estar haciendo aquí y no organizando el congreso? Si es que la mancha fuera culpa suya, claro.

    Un disfraz de Papa Noel, un par de hojas de una novela, un hombre que visita niños enfermos en el hospital, una mancha de vómito de comida de hospital con restos de un medicamento que puede utilizarse por mujeres embrazadas… El caso es que todo esto y más cuadraría si el muerto fuera Tomás…

    Esperando a Arjona.

    Ah!! y son mis hermanas, Parmacenda. Puede que engañen a muchos, pero por muy iguales que sean, no pueden con los habituales ni cuando se ponen de acuerdo en el color del pelo…

  160. Hetty Callahan

    Tomás llevaba puesto el traje cuando llegó a casa, había estado en el hospital con los niños. Se quita los guantes para abrir la puerta de la casa de su hermano y sube para cambiarse. En la habitación de su hermano gemelo escucha gritos y se encuentra una escena propia de una película snaf, le amenaza con denunciarle y Óscar se enfrenta a él. Suelta a la chica o de alguna manera esta se va, y ambos hermanos quedan solos en el salón discutiendo. Óscar le da un golpe en la cabeza y Tomás queda aturdido el tiempo suficiente para que su hermano le pase una cuerda alrededor del cuello y acabe con su vida. Después solo tiene que subirlo y sacarlo al balcón. No puede permitirse más denuncias y menos una por maltrato después de todos sus antecedentes relativamente violentos, podría terminar en la cárcel y su vida se iría al traste. Entonces lo piensa, su hermano lleva una vida tranquila, normal. Un modo de borrar todo su pasado de un plumazo, y además quedarse con una mujer que le gusta y que para él es todo un misterio, su cuñada. Así que se hace pasar por su hermano, pero todavía tiene que prepararlo todo, así que ni siquiera puede permitir que Inma se quede, por eso le dice que vuelva al congreso, aún le quedan detalles que pulir. Pero pueden descubrirle por las huellas dactilares, su ADN es idéntico pero ese detalle puede chafarle todo el plan. Pero es fácil de arreglar, unos pequeños cortes en las yemas de los dedos, el suficiente para que salga algo de sangre que llame a las ratas, ellas harán el resto, acabaran con las huellas y con el rastro de las pequeñas heridas, y como en esa casa quien vive habitualmente es Óscar, se dará por hecho que es él.

    Y al menos en mi cabeza todo tiene sentido…

  161. Vale, disculpad el retraso, he hablado con Arjona y teníamos que hacer un par de cosillas antes de poder avanzar. Hetty, puedes haber aportado algo que nos tenía un poco desconcertados, faltaría confirmarlo pero es bastante plausible.

    En todo caso… yo que vosotros iría pillando camino para la casa de los Herrero. Creo que tienen un salón la mar de majo. La mar de acogedor para dar un caso por cerrado.

  162. Llevo muchos años en este negocio como para saber que un caso no está resuelto mientras no lo sepamos todo. Quién lo hizo. Cómo lo hizo. Por qué lo hizo. Qué le permitió hacerlo.
    Quién era la víctima. Por qué murió. Quién le quería muerto. Quién tenía algo que perder.
    Siempre empezamos a investigar sin tener todos los hechos. Es trabajo de los detectives encontrar la verdad oculta.
    Pero a veces, como en este caso, la mentira es mayor de lo que nos habían querido hacer creer.

    Inmaculada Caballero cruzó el umbral de la residencia que su marido y su hermano habían compartido, cansada del viaje, algo confusa, sin tener claro por qué había sido convocada allí. Pero necesitábamos todas las piezas para completar el puzle.
    Por eso mismo, ella no era la única que había sido convocada.
    —Al fin llega —saludé—. Jack Ryder, Investigador Jefe de la Sociedad del Misterio. Pase y siéntese, por favor.
    La conduje al salón, donde Tomás Herrero y Manuel Portillo esperaban cada uno en un sillón. Herrero se levantó cuando la vio llegar y la abrazó; pude ver que Arjona, que contemplaba toda la escena junto al televisor, se mostraba incómodo.
    —Les ruego que se sienten, gracias… No, por favor, cada uno en un sitio, si no les importa —dije cuando vi que el matrimonio tenía intención de sentarse en el sofá—. Así será más fácil. Bien, vamos a esclarecer de una vez por todas el asesinato que tuvo lugar en esta casa, pero creo que necesitamos de la participación de todos ustedes para que comprendan lo ocurrido.
    —Pero entonces… ¿ya saben quién lo hizo? —inquirió Portillo.
    —Así es.
    —¿Y quién fue? —inquirió Tomás.
    —Tenga paciencia, cada cosa a su tiempo. Primero necesitan entender algunas cosas.
    Salí del salón un momento y volví arrastrando una enorme caja de cartón. La abrí frente a nuestros invitados, pero no les dejé ver lo que había en el interior.
    —Empecemos por el móvil. Señor Portillo, lo que hablemos en esta habitación no va a trascender, tiene mi palabra. Necesito que mire una cosa —y le pasé uno de los álbumes de Óscar Herrero—. Quiero la opinión de alguien que conozca bien la materia.
    Portillo abrió el álbum, vio las primeras fotos, y me miró inseguro. Asentí tranquilizadoramente.
    —¿Qué quiere saber?
    —Ese tipo de nudos. ¿Son habituales fuera de estas prácticas?
    —No, en absoluto. Hace siglos se utilizaban para inmovilizar a presos en el lejano Oriente, pero a día de hoy y por estas tierras… sólo tienen este uso recreativo.
    —En su opinión, ¿se puede apreciar algún tipo de firma en ellos?
    —Podría decirse así, sí. Observe que, para estos otros menesteres —dijo señalando los nudos que daban al cabecero y el pie de la cama—, se probaron distintos tipos de nudos; pero para el asunto principal —añadió apuntando a las muñecas— siempre se usaba este tipo. Eso denota una preferencia personal, un conocimiento de la técnica.
    —Muchísimas gracias. Sólo una última pregunta: por lo que usted sabía… ¿solía la víctima usar este tipo de nudos?
    —Nunca le vi usarlos, pero sí, es lo que he oído.
    —Gracias otra vez. Señora Caballero —dije volviéndome hacia la recién llegada—, le pido que sea sincera pero que medite bien su respuesta: ¿había visto esto alguna vez?
    Saqué de la caja una enorme bolsa de plástico que contenía el disfraz con el que la víctima fue encontrada.
    —Dios, sí… Es el disfraz de Papá Noel de Tomás, lo lleva siempre que va a ver a los niños del hospital.
    —¿Cómo está tan segura?
    —La hebilla del cinturón se la regalé yo. Es tu disfraz, ¿no, Tomás?
    —Joder, sí… yo… no me lo habían enseñado, no sabía que había sido con el mío.
    —Gracias. Señor Herrero —dije girándome hacia el último invitado—, proporcionó usted una valiosa prueba para esta investigación al entregar a uno de mis Jefes de Departamento una caja con fotografías. ¿Es ésta?
    Con esfuerzo, saqué la caja etiquetada como “Fotos Óscar” del interior de la que había traído yo.
    —Sí, esa es.
    —Revise el contenido si quiere para estar seguro de que lo que hay es lo que usted nos entregó.
    Tomás se levantó y examinó el interior de la caja.
    —Sí, es lo mismo.
    —No falta nada ni hay nada que no debiera estar, ¿verdad?
    —No, todo está en orden.
    —Bien, ahora que hemos aclarado todo esto, ya puedo explicarles qué fue lo que ocurrió:
    »Pido perdón por mis palabras, pero creo que todos sabemos que Óscar Herrero no ha sido la mejor persona que ha pisado esta tierra. Despreciaba a su hermano, era una amenaza para su cuñada y chantajeaba a su vecino, por acudir sólo a los ejemplos más cercanos. Más de uno podría querer asesinarle, así que la verdadera pregunta aquí no era quién tenía motivos, sino quién tenía menos que perder.
    »Sabemos que Óscar disfrutaba del sexo duro, el bondage y el sadomasoquismo. Sabemos que tenía su propio estilo muy definido. Sabemos que se le fue la mano con una prostituta que trabajaba para Emmeran Studza, y que el señor Studza se la tenía jurada desde entonces. Había más gente que se la podía tener jurada, es cierto; pero quienes tenían motivos también tenían demasiado que perder. Sus familias. Su libertad. En prisión, Studza se gana una reputación, sale convertido en una amenaza aún mayor para quien no cumple con sus tratos. Si alguien podía querer verle muerto sin importarle las consecuencias, ese sin duda sería Emmeran Studza.
    »Pero también sabemos que Studza fue detenido por un altercado en la fecha aproximada del crimen. A falta de determinar la fecha exacta, Studza tenía tantas papeletas de ser culpable como inocente.
    »Bien, pues… Tan pronto como mi Jefe de Departamento de Escena del Crimen puso un pie en esta casa, yo ya sabía que Studza era inocente.
    —¿Cómo dice? —inquirió Tomás.
    —La cerradura no había sido forzada. Necesitamos la llave que nos proporcionó la policía para poder entrar. Eso descarta a cualquiera que no tenga acceso a la llave, y por tanto a Emmeran Studza.
    »Eso nos dejaba sólo con dos opciones: suicidio o asesinato por parte de alguien cercano. El suicidio queda descartado de inmediato: Óscar podría haberse ahorcado, pero no estrangulado y colgado por las muñecas, es físicamente imposible. Así que el asesino tenía que ser uno de ustedes tres.
    Murmullo de indignación. Sonrío.
    —Dama y caballeros, les pido calma, por favor. Como ya he dicho, esto no se trata de quién podía querer hacerlo, sino de quién tenía menos que perder.
    »Pero vayamos por partes. Se preguntarán por qué sospecho de ustedes tres. La respuesta es bien sencilla: el acceso a la llave señala claramente al hermano, y por extensión a la señora Caballero; el tipo de nudo utilizado, por otra parte, apunta al ámbito del BDSM, y eso nos lleva al señor Portillo.
    »No obstante… El señor Portillo ha sido tan amable de aclararnos que este tipo de nudo es casi una firma, el tipo de nudo característico de Óscar Herrero. Esto podía perfectamente ser un mensaje, o podía ser otra cosa. En toda esta historia, sin embargo, había otros dos elementos que no encajaban: el disfraz y la caja.
    —No lo entiendo, ¿qué pasa con la caja? —preguntó Inma Caballero.
    —Permítame ir punto por punto, por favor. Si bien el tipo de nudo podía ser un mensaje, el disfraz contrastaba totalmente con él. No, está claro que aquí teníamos una puesta en escena, pero las piezas que la componían no parecían ser del mismo puzle. El disfraz tenía que ser la verdadera puesta en escena, y el nudo la firma del asesino.
    —¿Entonces es Portillo? —preguntó Tomás.
    —¡Claro que no! —exclamó Portillo con desesperación en su voz—. ¡Yo no lo hice!
    —Ya llegaremos a eso, por favor, no sean impacientes —dije—. Todo esto, como les estoy diciendo, va sobre quién tenía menos que perder. El señor Portillo podía perder la custodia de sus hijos; estaba guardando silencio sobre un chantaje, así que ¿por qué complicarse con un asesinato?
    —Pero entonces… ¿quién tenía menos que perder de nosotros tres?
    —Ni Manuel Portillo, ni Inmaculada Caballero, ni Tomás Herrero habrían salido realmente ganando con este asesinato.
    Y ahí los dejé a todos absolutamente desconcertados.
    —Nos está haciendo perder el tiempo —protestó Portillo—. ¿Quiere decirnos de una vez quién tenía más que ganar con este crimen?
    —Óscar Herrero, naturalmente —respondí—. Emmeran Studza le quería muerto y no iba a descansar hasta que lo consiguiera. De esta forma, Studza acaba en la cárcel y deja de intentarlo.
    Silencio tenso.
    —Pero Óscar está muerto —señaló Tomás.
    —La caja que usted nos entregó tan pronto como empezamos a investigar es la prueba de que Emmeran Studza tenía todos los motivos del mundo para querer muerto a Óscar Herrero —dije entonces— Es una caja bastante pesada, ¿no cree?, con tantas fotografías enmarcadas y álbumes.
    —Otra vez la caja. ¿A qué viene todo esto?
    —Tomás Herrero tiene una lesión en el hombro causada por un accidente de tráfico. No puede levantar peso sin sufrir un dolor considerable. Así fue como conoció a su mujer.
    La más absoluta de las comprensiones cayó a plomo sobre Inma Caballero, que se levantó del sofá como activada por un resorte y retrocedió hasta la esquina del salón tapándose la boca para no gritar. No podía apartar unos ojos horrorizados de Herrero.
    —Tonterías —respondió Herrero—. Eso no es una prueba y lo sabe.
    —Monique de Blanchard —agregué—. ¿La conoce?
    —Ya le he dicho a su jefe de departamento que no.
    —Eso es bastante curioso, porque verá… En el bolsillo interior del disfraz de Papá Noel con el que la víctima fue colgada del balcón, y que según dice es de su propiedad, encontramos las últimas páginas de la última novela de Monique de Blanchard, firmadas y con una nota manuscrita solicitando una revisión.
    —¿Y qué?
    —Todos los años, Tomás Herrero se retira a escribir en Diciembre. Todos los años, Monique de Blanchard envía su nueva novela en Enero. Todos los años salvo éste, que su agente literaria no ha tenido noticias de Monique de Blanchard. Y todos los años, Tomás Herrero vuelve de escribir sin terminar nunca una novela.
    —¿A dónde quiere ir a parar?
    —Tomás Herrero era Monique de Blanchard. Tras el fracaso de su primera novela experimental, empezó a escribir novelas románticas bajo seudónimo. Así se mantenía mientras seguía probando suerte con su propio estilo. Por eso su agente llamaba a este teléfono para hablar con Monique, y por eso en su último mensaje increpaba directamente a Tomás para que Monique le enviase lo suyo.
    —¿Y?
    —Tomás Herrero sabría eso. Su historia sobre Monique de Blanchard no cuadra.
    —Eso no es más que un disparate. Ya han identificado el cadáver de mi hermano. Saben que él es Óscar.
    —Sabemos que su ADN es el de Óscar Herrero. Pero también sabemos que ustedes dos son gemelos idénticos, que lo único que los diferencia a nivel físico son sus huellas dactilares, y las ratas convenientemente se encargaron de que hacer esa comprobación con el cadáver fuese imposible. El ADN sólo nos dice que la víctima es uno de los hermanos Herrero.
    —Pues mala suerte. No pueden obligarme a que les dé mis huellas dactilares, no sin una orden.
    —¿Inspector?
    —Sólo con la inconsistencia de la lesión en el brazo ya teníamos suficiente —explicó Arjona sacando una orden del interior de su abrigo—. Y el nudo también apunta en esa dirección. Tiene usted que darnos sus huellas.
    El silencio que siguió a esas palabras sólo fue roto por los sollozos de Inma Caballero. Manuel Portillo estaba apretando los puños para no estallar de cólera.
    —¿Nos hemos equivocado mucho? —pregunté.
    —Váyase a la mierda. Hice lo que tenía que hacer.
    —Asesinó a su hermano para salvar su propio cuello después de desfigurar y dejar inválida a una prostituta.
    —Como quiera. Pero les he entregado al Rumano.
    —A Studza lo pillamos nosotros en un altercado, usted sólo ha entorpecido la investigación, pero gracias por recordarme que usted también va a tener un cargo por obstrucción a la justicia… Ah, por cierto, salude de mi parte al Rumano cuando se lo encuentre en la trena.
    Algo apareció en los ojos de Herrero. Una escalofriante combinación de odio atroz hacia Arjona y… ¿pánico cerval?
    —Hablabas conmigo todos los días —farfulló Inma.
    Eso le dio algo nuevo a lo que agarrarse. Herrero esbozó una sonrisa fría y demoníaca: la misma sonrisa que había esbozado Óscar en el vídeo después de lisiar y desfigurar a Mihaela.
    —Y te lo creíste —respondió Óscar Herrero—. No estarías tan enamorada de mi hermano cuando me confundiste con él.
    —¡Hijo de puta! —bramó ella abalanzándose sobre él. Portillo se levantó del sillón y la retuvo para evitar que hiciera un disparate—. ¿Y cuál era tu plan, eh? ¿Pensabas quedarte conmigo toda la vida fingiendo ser el hermano que asesinaste, cabrón? ¿Pensabas que me quedara toda la vida con el asesino de mi marido? ¿O es que pensabas matarme a mí también, jodido bastardo?
    —No habría soportado el dolor de la pérdida del pobre Óscar y te habría dejado para irme de la ciudad —dijo él con frialdad—. ¿Ves? No soy tan malo…
    Las palabras del asesino fueron interrumpidas por la sonora y colérica bofetada de la viuda en toda la cara. Herrero sonrió en silencio durante un par de segundos antes de soltar un escupitajo sanguinolento al suelo: le había saltado un diente.
    —Ahora sí que la has jodido —sentenció—. Esto es agresión. ¿Te crees que pienso caer solo? ¡Me has agredido! ¡Estás loca! ¡Te voy a denunciar, conseguiré que te encierren! ¡Y tengo testigos!
    —Yo que usted me callaría —sugirió Arjona.
    —Tú —dijo Herrero girándose hacia él—. Sé que lo has visto, no puedes negarlo. Eres testigo. Y vas a tener que testificar, vas a tener que declarar a mi favor, porque si te callas esto te vas a encontrar con una demanda por complicidad en acto violento y encubrimiento en un delito de faltas…
    —Entonces —interrumpió el inspector—, si le he entendido bien, ¿lo que quiere de mí es que le cuente a alguien que acabo de ver que le ha pegado una mujer?
    Y se hizo el silencio. El silencio de un asesino superado por una humillación inesperada, alguien habituado a golpear mujeres, a someterlas y verlas como instrumentos de su placer violento y que ahora veía cómo una de ellas osaba levantarle la mano; por el de la sonrisa de satisfacción de un agente de la ley, y el de un vecino conteniendo una risotada porque sabía que no era el momento. Sólo el persistente llanto de la viuda rompía ese silencio compartido.
    —Eso no…
    —Mire, si quiere yo testifico. Estaré encantado. Disfrutaré testificando que esa mujer se defendió de una serie de vejaciones e insultos producidos en presencia de un funcionario policial. También hablaré de las amenazas a las que usted alegremente acaba de someter a dicho funcionario policial. Amenazas vacías, además, ya que no he sido cómplice de ningún tipo de acto violento y un delito de faltas expira en el momento en que sales por la puerta. Pero ¿de verdad quiere añadir todas estas cosas a los cargos por suplantación de identidad, obstrucción a la justicia y asesinato que ya le van a caer?
    Herrero guardó silencio. La decisión más inteligente que pudo tomar. Arjona le esposó con un gesto fuerte y rápido, y le leyó sus derechos. Portillo se quedó abrazando a una desconsolada Inma Caballero.
    Yo trataba de encontrar las palabras adecuadas que decir, pero… Esa mujer acababa de descubrir que se había quedado viuda, que el asesino de su marido se había hecho pasar por el hombre de su vida, e incluso que ahora era demasiado tarde para decirle a su Tomás lo muchísimo que admiraba su trabajo.
    La mentira en este caso había llegado incluso a la víctima. Pocos asesinatos hemos investigado que hayan causado tanto daño.

    CASO CERRADO

  163. Bien, equipo… el caso está cerrado oficialmente. Os digo una cosa, he estado hablando con Arjona y me ha dicho que, si no llegamos a pillarlo todo, no habríamos tenido suficiente para pedir esa orden. O sea, que si no llegamos a encontrar el nudo y la lesión, habríamos dependido de que Óscar consintiera voluntariamente darnos sus huellas, y visto lo visto… diría que se nos habría escapado. Así que ¡buen trabajo a todos!

    ¡En breve, las condecoraciones!

  164. UrielEugenio

    Ea! Que rapidez!
    Un saludo a todos y a ver qué toda de condecoración. El cucú lo perdí por poco!
    PS. Jack, no te envidio nada tener que revisar quién obtivo qué condecoración! Ah, por cierto, hay novedades con respecto a la ‘Sala de Trofeos’?

  165. Parmacenda

    Menos mal que hemos conseguido la orden… pensar que Óscar podría haberse ido de rositas por una cosa así me da escalofríos.

    Y en deferencia a la viuda, diría que la celebración se realice en las oficinas de la Sociedad… debe de sentirse destrozada por el resultado final.

  166. Lilly Christie

    Bufff…

    Realmente, un caso sin precedentes.

    Bueno, felicidades a todos y todas por su trabajo n.n Yo por mi parte voy limpiando la salita de los Herreros, que no quiero que Nicolás se ponga a inventar con los restos de raticida… ¿Quien trae la bañera?

  167. Lilly Christie

    Me opongo, Parmanceda, pues ella no vivía en esa casa. Así que no le afectará que lo celebremos allí… Otra cosa sería si dijeran que lo hicieramos en el pisito de Tomás e Inma… Eso si no.

  168. Hetty Callahan

    Yo voto por hacer la fiesta en la oficina, no sabemos si nos han quitado los micros y podemos echarnos unas risas aberrando a los agentes que estén escuchando. ¿Qué os parece? ¿Voy sacando el karaoke?

  169. Parmacenda

    Lilly, completamente de acuerdo en ese punto… excepto porque Inma Caballero tendrá que ir a la casa a recoger los efectos personales de Tomás, y encontrarse con la Sociedad en pleno celebrando la fiesta (o los restos) me parece de mal gusto.

    Pero si aprovechamos la limpieza de la sala para llevarle los efectos personales al piso, entonces no me parece tan mala idea.

  170. A ver, gente, he estado pensando mucho durante esta noche. Si he manejado todos los datos correctamente, deberíamos ir avisando a juzgado de menores, porque es probable que los hijos de Portillo…

    ¿Qué diantres? No se os puede dejar solos a vosotros, eh, que uno va al baño y no sólo descubrís quién es Jack el destripador sino que además también quién es el asesino misterioso 😛

    ¡Felicitaciones a todos los investigadores!

    El tema más importante. ¡Hombre! ¡Caso cerrado en menos de cuarenta y ocho horas!

    Ahora sí, al tema más importante. Yo había pensado en pedirle a Lady Montague que despejara el club Dulce Dolor por… una o dos semanas, pero visto lo visto, vamos a tener que ponernos a hacer labor de mudanza. Parmacenda, yo iré enganchando una caja al parachoques de la Máquina del Misterio (¿nos cobran derechos de autor si usamos esto?); tú ve calentando el motor, que todas esas cajas deben ser pesadas y hay que ponernos a trabajar cuanto antes.

    ¿Callahan, Christie, Celdelnord, os ocupáis de traer a Jengibre de donde sea que esté? Uriel, Maureen, ¿podéis encargaros de la bañera de grog y demases? Y que alguien se encargue de evitar que se marchen Microft y los nuevos investigadores, que han pasado todo un caso con nosotros, no es justo que se pierdan la mejor de las tradiciones 😛

  171. Hetty Callahan

    Voy a llamar al cuerpo de bomberos para que vayan viniendo, así será más fácil que venga Jengibre 😛

  172. celdelnord

    Muy bien gente!! Uno menos.

    Estoooo… Sísísí Nicolás, yo si eso voy viendo si la encuentro. Si aparece es que la he encontrado yo.

  173. Jengibre

    ¿¿¿¿Bomberos???? ¿¿¿alguien a llamado a los bomberos???
    Dadme la dirección de la fiesta y ya me encargo yo de que lleguen a tiempo…

  174. Hey, gente, sólo como idea. ¿Os pinta una fiesta un poco más… internacional? Sólo digo que el primer Congreso de Literatura Romántica todavía sigue celebrándose en Châteaunoir, y por lo que leí, ahí hay mucha comida, muchos libros y… pues hombres y mujeres aficionados a la literatura romántica, vale 😛 ¿Qué os parece? ¿Vamos y los hacemos aficionados a la literatura policial y a la juerga como se debe?

  175. Hetty Callahan

    Yo me apunto a corretear por el castillo, si conseguimos que nos dejen…

  176. Parmacenda

    No me parece mala idea… el único problema es que tendríamos que dejar la bañera de grog aquí (pesa demasiado como para llevarla hasta Francia, sin contar conque la pueden confiscar en la frontera). Pero tienen una cata de vinos y de champañas, así que seguro que nos podríamos apañar algo.

    Hetty, yo ni siquiera pediría permiso. Piensa que el Duque (o Barón, ya no recuerdo) no estaba demasiado contento conque el congreso fuese de novela romántica… seguro que agradece las distracciones 😛

  177. Jengibre

    Parmancenda, no te preocupes por la bañera de grog… Los bomberos se encargan de ella… y también del grog… Los he convencido (y no me preguntéis que me ha costado a cambio) de que nos presten uno de sus camiones cisterna… Hemos cambiado el agua por grog. Así nos será más fácil pasarlo por la frontera…

    Y por cierto chicas, ¡¡¡¡habrá bomberos para todas!!!!!

  178. Hmmmmmmmmno creo que sea tan buena idea. Ya no es sólo que el dueño del castillo estará, probablemente, de malas pulgas; recordad al telefonista que atendió a Nicolás, algo me dice que no vamos a ser demasiado bienvenidos por allí.

    A unas malas, estoy mirando, hay una posada cerca, en Sain Cyr du Chapamagne… Si la idea es cotillear el congreso, a lo mejor atacando allí tenemos más suerte.

  179. Parmacenda

    Camión cisterna de Grog!
    Pues nada, termino de llevar este grupo de cajas con Nicolás a la casa de Inma Caballero, y ponemos rumbo hacia Francia.

    Y si como dice Jack, nos ponen muchos problemas para celebrar en el castillo, pues nos vamos a las posadas de los alrededores!

  180. Jefe, podríamos montarnos un Cluedo en el castillo… 😉 Anda, dí que sí, sé que lo estás deseando.

    No sólo tendréis a los bomberos; recordad que hay subasta de solteros, y que el duque (luego decía que era condea, así que no sabemos en qué quedarnos, Parmacenda) también está metido en eso.

    Y bueno, si no nos admiten en el castillo… las posadas no estarán mal XD El problema de ir a la casa Herrero es que a Microft no le gusta mucho el estilo de la puerta.

  181. Hetty Callahan

    Podemos proponerles a los del congreso una actividad, un cluedo aderezado con una historia romántica. Quien sabe, lo mismo cuela…

  182. maureen1978

    ¡Hey, no os vayáis a la France sin mí!… 🙂 ¿Puedo ir en el camión de bomberos?

  183. … een fin. Incidente internacional, ¡allá vamos!

  184. Acabo de hacer unas llamadas y nos dejarán pasar por la frontera sin hacer preguntas. Lleven sus identificaciones y el Carnet de la Sociedad. Dicho esto podremos pasar por las carreteras francesas sin más problemas y llegaremos a Saint Cyr rápidamente. Ya he reservado la Maison Du Daindre para nosotros. No ha sido fácil estaba todo copado.
    Pero el Castillo me temo que no se puede tomar ni al asalto. Ya hablaré más tarde con la Anfitriona, si puedo. No garantizo nada.

  185. Mr. Zalaya

    Son ustedes mala gente. Excelentes detectives,pero mala gente. Sale uno a trabajar y al volver poco menos que estamos planeando tomar al asalto un castillo en otro país.
    No me malinterpreteis, me apunto de cabeza, pocos días tengo más cosas que celebrar que hoy.

  186. ¡Zalaya! ¿Hemos de deducir entonces que ha salido todo bien, pese a haberte pillado en plena investigación por asesinato?

  187. Parmacenda

    A riesgo de adelantarme…
    Enhorabuena Zalaya! Me pongo inmediatamente a buscar mi licorcillo fluorescente, que eso se merece un brindis especial!

  188. Mr. Zalaya

    Vuestras habilidades detectivescas han dado en el clavo!
    Si, salio todo muy bien, así que esta vez el Grog corre de mi cuenta.

  189. ¡Enhorabuena pues, muchacho! ¿Ya te has preparado entonces para el incidente internacional en ciernes?

  190. lamadredezemo

    Chicas y chicos,ser comedidos esta vez…con el grog,los bomberos y demás.
    Buena celebración¡¡

  191. Enhorabuena, Mr. Zalaya. Congratulaciones y festejos varios. Sé de buena tinta lo que alegra el hecho de pasar estas académicas pruebas.
    Enhorabuena, de nuevo.

  192. ¡Enhorabuena, Zalaya!

    ¡Todos despreocupaos, que os esperamos para partir al incidente internacional!

  193. Hetty Callahan

    ¡¡¡Enhorabuena Zalaya!!! Me alegro un montón 🙂 ¡Te haremos un bautismo de Grog!

  194. UrielEugenio

    Felicitaciones Zalaya!
    Por cierto, habrá ‘subasta de solteras’? Porque es que a mí no me van ni los solteros ni los bomberos, eh?

  195. Lilly Christie

    Por orden:

    1) ¡Felicidades Zalaya!

    2) Dejadme espacio en el camión, llevo mi pasaporte y cédula… No necesito visa, ¿verdad?

    3) Algo un poquito más serio: El hecho de que “Tomás” nos diera la caja de porno BDSM (cosa que terminó siendo la pista clave para detenerlo) me hace pensar que quería regodearse de lo que había hecho, mostrándonos sus trofeos. Pienso que esta caja en especial no debemos meterla con el resto de nuestra documentación. Damas y Caballeros, propongo hagamos una fogata con ella. ¿Que opinan?

  196. Lilly Christie

    Pues ponte a ser subastado, Uriel 😛

  197. Hetty Callahan

    ¿No sería una prueba de lo que Óscar le hizo a la pobre mujer que desfiguró?

  198. Uriel…

    … no sé si habrá subasta de solteras, pero sí que habrá amantes de la literatura romántica. Así que tú por eso no te angusties, hombre, que algo pillarás. Y si algo sale mal, obviamente, yo no propuse la idea de viajar a Francia 😛 Yo llevaré, así como quien no quiere la cosa, obras completas de Shakespeare y recopilación de poesía romántica latinoamericana, por si las moscas.

    Tocando el punto tres de Christie… pues no creo que a ningún investigador le haga gracia conservar ese material en la sala de pruebas físicas. Puesto así, y dado que la caja siempre nos la dejan, doy un voto positivo por quemarla y hacer una buena hoguera con esas fotos. Tal vez, para sentirnos menos vacíos (nos conocemos), podamos pedirle a Arjona que nos ponga las revistas del revistero en una caja y boila, nuestra caja de porno (siempre que las revistas sean un poco menos sadomasoquistas). ¿Cómo os parece?

  199. Hetty Callahan

    Uriel, yo creo que con la gabardina, el sombrero y un toque de misterio tendrás a un montón de mujeres pendientes de ti. Es una convención de literatura romántica y así parecerás el protagonista de una de ellas. Eso sí espero que luego no necesites nuestra ayuda para quitarte a un montón de féminas de encima ;).

  200. UrielEugenio

    Mmm, la idea de subastarme no me convence, y si no me gusta la ganadora?

    Aunque claro, teniendo en cuenta que se trata de una convención de literatura romántica, la idea suena bien.

    Tranquila Hetty, me llevaré unos cuantos libros románticos poco conocidos. Así, podré darles algo que leer a las que se pongan pesaditas. Como es una convención de literatura romántica y no de romanticismo, no se van a poder negar a un libro romántico desconocido!
    Momento que sería indudablemente aprovechado para aplicar una estrategia de ‘rauda huída por la derecha’.

  201. Estimados señores Investigadores de la Sociedad del Misterio:

    Nos complace anunciarles que, merced a una invitación personal de la Dama Anfitriona, quedan convidados a una estancia de tres días y dos noches en el Châteaunoir con los gastos de alojamiento y desplazamiento pagados para celebrar la resolución de este caso que nos ha tenido en vilo. Así como a la memoria de Monique de Blanchard.

    Un saludo cordial a todos,

    C.T.

  202. UrielEugenio

    Toma! Hemos conquistado el castillo (por 3 días) 😉

  203. HM… eso me suena a una invitación formal. Jefe, adelante, responde que sí, y promete informalmente que no haremos ningún daño ni destrozo ni ná raro (y luegos nos amparamos en la definición legal de ‘raro’).

    Y aparte de invitación formal, suena a comida y bebida gratis. ¡Sí!

  204. Desde estas oficinas presento mi gratitud a la directiva Tremoille por su invitación. Lamentamos terriblemente la pérdida de Monique de Blanchard, y si otra cosa era ya imposible, al menos hemos capturado a su asesino. Así pues, será para nosotros un honor asistir al Châteaunoir para celebrar, y compartir, dicha captura.

    Una vez más, gracias.

  205. P.D: De manera algo más informal… prometo que mi equipo se esforzará al máximo para no ocasionar daños ni destrozos ni, cito textualmente, “ná raro”.

  206. Desde la Directiva Tremoille les informamos de que los preparativos ya están hechos. Podrán acudir al Castillo el día 23, después de la despedida, pues, como comprenderán, debemos atender durante el día 22 los compromisos contraídos con el Congreso.
    La Dama Anfitriona propone una subasta de Bomberos entre el parque Español y el parque Francés en el salón principal de La Maison du Daindre (lo recaudado se destinará a la Hermanita de los Pobres).
    Por lo demás, esperamos que disfruten de su estancia.
    Hasta el día 23 en Châteaunoir y el 22 en la Maison.

    C.T.

  207. Hetty Callahan

    Me encanta la idea de la subasta de Bomberos, además así intercambiamos opiniones con nuestro país vecino, que siempre viene bien :P. ¿Hacemos también subasta de detectives?

  208. Jengibre

    ¡¡¡¡¡Más bomberos!!!!! y bomberos internacionales…
    ¡¡¡cómo me gustan estas fiestas!!!!

    Perdón… debería haber empezado felicitando a Zalaya…
    Zalaya, enhorabuena!!!!!!! espero me perdones, pero es escuchar la palabra bombero y no se que me pasa…

    Maureen, Lilly y todas las que queráis, subir al camión que hay sitio para todas… eso sí, prohibido hacer manitas con el conductor… que tenemos un viaje muy largo por delante… con los demás podeis hacer lo que más os plazca…

  209. Hetty Callahan

    Hacedme hueco que voooooyyyyyyy!!!!

  210. Parmacenda

    Bieen! Invitación al castillo, comida y bebida incluida, y bomberos para ellas y románticas para ellos! Sin contar a los propios miembros de la Sociedad, claro 😉

    Y Lilly, coincido en hacer una bonita fogata por la noche en el jardín del castillo, para echar la susodicha caja a la misma. Tras enviarle el DVD a Arjona, que quiero que el Óscar de marras sufra.

    Y no sé si me importaría mucho que Studza viese también dicho video, y luego se encuentre en la prisión con Herrero…

    Pero ahora, a celebrar!

  211. No creo que vaya a haber suerte, Parmacenda. Evidentemente, el DVD va a influenciar mucho el destino de Herrero, pero no creo que se lo hagan ver a Studza y que luego lo pongan en la misma celda (o siquiera en el mismo establecimiento). Igual puede ser, no pierdas esperanzas, que hay muchos internos que tienen formas de saldar sus cuentas con los otros. A pesar de ello… seamos justos, porque estamos del lado de la ley. No queramos que un condenado sufra mas de lo que, por ley, le corresponde. Ese hombre ya va a tener su condena y eso gracias a nuestro trabajo.

    He conseguido escribir sin acentos! Y solamente omitiendo la tilde de “mas”. Soy feliz!

  212. Hercule Poirot

    Pero qué coj…? No puede ser, ya me ha vuelto a pasar, me despisto un par de días y caso resuelto. Sí es que con tan buenos detectives no se puede… Además, creo que vuelco a tener el premio Cucú (a este paso, bato el récord, jajaja)
    Desde luego, para el siguiente caso, me pido vacaciones. No se puede trabajar e investigar al mismo tiempo, jejejeje
    Y, aparte del caso, algo grande que celebrar. Muchas felicidades Zalaya. Sin duda es un gran paso. Enhorabuena.
    Bueno, aunque no haya participado en el caso, si me lo permitís, me uno a la celebración. Hacedme un hueco en el camión cisterna.

  213. Jengibre

    ¡¡¡¡Queridos compañeros y directivos, detectives todos!!!!!

    Tengo un mensaje para vosotros del Profesor… Me ha encargado que os abra su mueble bar particular, ese que hay al lado de su cafetera, donde guarda sus bebidas espirituosas más queridas. Quiere que todos levantéis vuestras copas y brindéis a la salud de la nueva generación de detectives.
    Sí amigos, Boniatus ha sido papá de una niña preciosa!!!!
    Así que ya estáis tardando en brindar a la salud de la Srta. Boniatus!!!!
    Y cómo digna hija de Boniatus no vino con un pan bajo el brazo, sino con una lupa y una taza de café!!!!!!!!

  214. Parmacenda

    Otra gran noticia!
    Profesor, Sra. Boniatus, ¡Salud! Brindo por vosotros y por vuestra hija! Felicitaciones varias, abrazos, besos, y mi enhorabuena!
    Celebremos a la salud de nuestro querido Profesor!

  215. Hetty Callahan

    ¡Que gran noticia! Enhorabuena al Profesor y a su señora. Un brindis por vosotros y por esa pequeña detective. ¡Alcemos todos nuestra copas en su honor!

  216. ¡¡Profesor!! ¡Enhorabuena por su retoño! Y no se preocupe, será adecuadamente cubierto en los asuntillos de la Sociedad hasta que tenga a bien incorporarse, cuando las labores paterno-filiales se lo permitan. Disfrute de su niña y de su mujer en estos momentos tan especiales.
    Un saludo afectuoso.
    Mycroft, PhD.

  217. Nuevamente se me adelanta todo el mundo… Profesor, secundo lo dicho por Mycroft: disfruta de tu familia, te lo has ganado. Nosotros guardaremos el castillo hasta tu regreso. Y una vez más, mi más sincera enhorabuena: tu señora, tu niña y tú os lo merecéis.

    En serio. Me alegro enormemente por vosotros. De corazón.

  218. Lilly Christie

    Me uno a las felicitaciones. ¡Enhorabuena!

  219. ¡¡¡Felicidades, Profesor!!! Vórtice y yo os deseamos mucha salud y felicidad ^^ ¡Qué alegría tener una pequeña investigadora en la familia!

    Y a los compañeros que han resuelto el caso, mis más sinceras felicitaciones también, aunque no me sorprende nada 🙂 sois unos verdaderos genios!! Mi más sincera enhorabuena, de verdad. Nos vemos todos en el castillo, si mi querido esposo y yo encontramos un vuelo de última hora. ¡Qué felicidad!

  220. ¿Jefe, sólo a ti se te adelanta medio mundo? Boniatus… ¡felicitaciones, hombre! Que ser padre no es cosa de todos los días, y además importante, eh. A partir de este momento, cuando la niña sea mayor, tú le dirás “Estos amigos, mientras tú nacías, estaban investigando un caso sobre gemelos idénticos”, y ella dirá “Jo, cada día papá está peor”.

    De verdad, lo teníais merecido, tú y la señora Boniatus. De nuevo, mi más calurosa y sentida enhorabuena.

    P.S. Las primeras palabras, cómo no, tienen que ser ‘Caso cerrado’, así que Boniatus, ya estás tardando. ¡Salud!

  221. Mr. Zalaya

    Festejelos pues, que andamos sobrados de motivos!
    Enhorabuena , Profesor, espero que todos esteis bien!
    Id decantando el grog, que entre otras cosas que ccelebrar , hoy cumplo un cuarto de siglo. Mi hígado no va a soportar tantas buenas noticias de golpe….

  222. Y a todo esto…

    … ¿ya merito llegamos? 😛

  223. KilFer - Fernando Belaza

    ¡Enhorabuena, Zalaya!

    ¡Enhorabuena, Profesor!

    ¡Dos rondas de Grog para todos!

  224. KilFer - Fernando Belaza

    Ah, que además es el aniversario del señor Zalaya. Pues entonces, doble enhorabuena para ti, ¡y que sean tres rondas!

  225. Hercule Poirot

    Vaya, menuda reunión de buenas noticias!
    Profesor, mi más sincera enhorabuena. Me alegro mucho por usted y su señora. Disfruten de la paternidad con salud y alegría.
    Y Zalaya, muy feliz cumpleaños. Esta semana toca celebración a lo grande…

  226. Pido perdón por la tardanza, estoy preparando las condecoraciones y ya sabéis que eso me suele absorber bastante tiempo (os diré que en realidad ya casi las tengo, pero que ya puestos estoy haciéndolo bien). Sea como sea…

    … Mr. Zalaya, estamos en racha. Proyecto triunfal, nacimiento en la familia Boniatus, tu cumpleaños… Definitivamente estos están siendo unos buenos días. ¡Feliz cumpleaños! Y a seguir cumpliendo y que los sigamos viendo desde aquí 😉

  227. Feliz Cumpleaos, Zalaya!

    Si es cierto eso que dicen (que los males vienen en cadena), es aun mas cierto que las buenas noticias vienen de a montones 😛

  228. Hetty Callahan

    Felicidades Mr. Zalaya! Tenemos muchas cosas que celebrar, eso requiere, por lo menos, ¡una semana de fiesta!

  229. Jengibre

    Felicidades Zalaya!!!! que cumplas muchos cuartos de siglo más… y que nosotros los veamos y los celebremos como se merecen… (o sea, con bañeras de grog)

    Nicolas, creo que tratándose de la hija del Profesor sus primeras palabras serán ¿dónde está mi café??? y ¡¡¡¡bañera de grog!!!!

  230. Lilly Christie

    Sábado 23
    Hora… Joder con el huso horario… las 01:00?

    Hemos logrado ingresar a la frontera montados en el camión cisterna. Al principio fue complicado pasar a los vigilantes de aduana, pero entre Hetty, Jengibre, Celdelnord, Maureen y yo logramos convencerlos (Chicos, no pregunten)

    El Grog va a salvo, bajo la atenta mirada de… ¿Nicolás, sigues allí? Si, de Nicolás. Se había planteado la idea de secuestrar al Profesor Boniatus, pero su esposa ha amenazado con convertirnos en el más grande caso de asesinato múltiple jamás conocido, así que Profesor, será otro día.

    El que se ha quedado dormido en la bañera ha sido Zalaya, que con tanto que celebrar su cabeza no ha aguantado… Ya despertará mañana, con ciertas sorpresas (Muajajajaja)

    Nuestro rumbo sigue siendo el Castillo de Chateaunoir. Con suerte, no estaremos tan borrachos al llegar…

  231. Hercule Poirot

    Lilly, no me dejen atrás!!!!

  232. Parmacenda

    No te preocupes Poirot, que en la Sociedad no dejamos a nadie atrás (a no ser que sea indispensable para nuestra supervivencia… le traeremos un souvenir, Profesor, no se preocupe).

    Por eso llevo yo un autobús que he cogido prestado. Ya he metido el karaoke de Hetty, por si nos apetece cantar cuando lleguemos allí, un par de barriles de buen grog (no es lo mismo si no es de bañera, pero bueno), y a todo investigador que se me puso por en medio!

    Voy un poco más retrasado, es cierto (crucé la frontera a las 8 de la mañana), pero llegaré al castillo a tiempo para la fiesta!

  233. Hetty Callahan

    ¡¡¡Yujus!!! !Ya puedo ver el castillo! Queda menos para llegar 🙂

  234. Era una fría mañana de invierno. El Sol cortaba la bruma en retazos. Un camión cisterna (seguido a unos cuántos kilómetros por un autobús), que desentonaba por completo en el agreste y señorial paisaje había aminorado su velocidad y atravesaba un valle. Dentro del camión, como pequeños timbres de maitines, se oían las risas y las carcajadas de personas que, si no estaban borrachas perdidas, se acercaban bastante a aquel divertido y, en ocasiones, lamentable estado.
    A lo lejos, en la distancia, envuelto en la niebla, se alzaba el castillo de Châteaunoir, antiquísimo y digno. Las piedras de aquella mole ya aguardaban con expectación la llegada de los investigadores de la Sociedad del Misterio. Ciertas construcciones, con el pasar y el correr del tiempo, calendario a calendario, adquieren cierta personalidad propia, e incluso alguna capacidad premonitoria. El noble castillo sabía que aguardaban tres días de caos y descontrol.
    Con un chirrido neumático de los frenos, el camión cisterna se detuvo por completo, rodando unos metros por causa de la inercia, hasta que los frenos auxiliares hicieron su trabajo. Pasaron dos minutos, tres, cuatro. La tensión se sentía vivamente en la atmósfera recargada de aquel lugar. El conjunto pedía a gritos que comenzara a sonar una triste melodía en clavecín, seguida inmediatamente por voces que, repitiendo, canonizando y adornando, cantaran junto con aquella austera melodía. Pero el conjunto no esperaba la llegada de aquellos invasores, venidos de las tierras mediterráneas, de las Américas, de todas partes del mundo. Invasores que atacarían ya no una nación, sino un pequeño terreno. Invasores sin armas, pero con muchas ganas de juerga, que, siendo francos, viene siendo lo mismo que portar armas.
    Se abrieron las portezuelas del camión cisterna. Poco a poco, los investigadores fueron descendiendo. Algunos ya no se sostenían en pie. Zalaya, medio inconciente, era ayudado por Callahan y Jengibre. Todos miraron el castillo y sus alrededores. Los decorados góticos y el páramo sombrío, en lugar de motivar en la interioridad de aquellos juerguistas el sentimiento de respeto y veneración propio de la nobleza, insuflando la turbación anímica y el desconsuelo, alimentaron en sus corazones la viva llama de la fiesta (o el incidente internacional) en ciernes.
    Lo primero que dijo Nicolás (cierto jefe de departamento) al entrar en el majestuoso salón principal fue lo siguiente:

    ¡Mirad las arañas de cristal! ¡A ver cuántos investigadores aguantan!

    Damas, caballeros, la fiesta da comienzo.

  235. Hetty Callahan

    ¡Siempre he querido deslizarme por la barandilla de una escalera como esta! ¿Quién se apunta? Además hay dos ¡podemos hacer carreras!

  236. … y todavía no habéis llenado la bañera ni nada…

    … vale, gente, yo ya os traía las condecoraciones, pero si veis que os pillo liados echando carreras y balanceándoos de las arañas (que lo siento pero la canción de los elefantes creo que se refería a otra cosa), me lo decís y las dejo para luego, ¿eh? 😛

  237. Hetty Callahan

    ¡Noooooooo! Por fa, por fa, por fa, creo que seremos capaces de estarnos quietecitos el tiempo suficiente para que nos des las condecoraciones 😉

  238. ¡Eh, deteneos un momento! ¡Que el jefe ha dicho algo sobre las condecoraciones!

    Cuatro investigadores quedaron colgando de una araña de cristal, mirando entre apenados y sorprendidos al investigador jefe.

    Vaaale… Te prometemos que podemos estar quietos unos minutos para que nos des las condecoraciones. Así ya de entrada felicitamos a los que tengamos que felicitar con una inmersión en bañera de grog. Pero date prisa, que he visto al duque de Châteaunoir y… bueno, creo que no le vendría mal un tranquilizante; se lo ve bastante nerviosillo, al pobre hombre.

  239. Vale, ante todo perdón por el retraso, me han ido surgiendo cosas y no he podido parar quieto hasta ahora. Pero ey… desde que Hetty dijo que podíais esperar quietos el tiempo suficiente han pasado tres horas y veinte minutos. ¡Tres horas y veinte minutos que os he tenido quietecitos, tranquilos y callados en plena fiesta! Me debería dar una condecoración a mí mismo por esto, pero sería abuso de poder, así que…

    … bien, ya basta de tonterías. Vamos al grano pues: LAS CONDECORACIONES.

    JEFE DE DEPARTAMENTO MR. ZALAYA E INVESTIGADOR URIEL EUGENIO: Primerísimo Primer Golpe. Seamos sinceros, un “primer golpe” convencional no se aplica cuando no uno sino dos investigadores han sido capaces de comentar antes incluso de que el Jefe pronuncie su ya consabido “Estos son los hechos, comienza la investigación”. En la Sociedad del Misterio se premia la puntualidad y, aunque lo de estos dos ya ralle en lo enfermizo, mayor ejemplo de puntualidad no hemos visto aún en estas oficinas. Así que enhorabuena.
    INVESTIGADORAS STRELLITACUSTER Y LILLY CHRISTIE Y JEFE DE DEPARTAMENTO MR. ZALAYA: Sobre la Pista. Sabéis de sobra que siempre os digo que no basta con intuir, también hay que demostrar. Este caso no se habría podido resolver si no llegamos a encontrar las pruebas de que Tomás mentía. Con todo, StrellitaCuster y Lilly Christie plantearon de forma bastante consistente la hipótesis del “gemelo malvado”, del intercambio de gemelos; Mr. Zalaya, por su parte, fue el primero en sostener que Tomás Herrero y Monique de Blanchard eran la misma persona. Seguir estas intuiciones nos ha acabado llevando a la solución. Por eso nunca digo “Descartad esa teoría porque no hay pruebas”, os digo “Tomadla con cautela”.
    INVESTIGADORA MAUREEN1978: Pista Clave Incluso demostrando lo de Monique, Óscar podría haber argumentado (haciéndose pasar por Tomás) que había mentido por vergüenza o para proteger su seudónimo. Para derribar su tapadera necesitábamos demostrar que había mentido en algo más serio: su identidad. Maureen fue quien primero reparó en que, si la lesión de Tomás le impedía levantar pesos sin sufrir, el peso de la caja nos diría si Tomás decía la verdad.
    JEFA DE DEPARTAMENTO CELDELNORD: El Nexo. Hay dos cosas que conectaban de forma evidente a Tomás Herrero y a Monique de Blanchard: las páginas de la novela en el abrigo (demasiado evidente, no daba mucho lugar a deducciones), y las fechas. Tomás se retiraba a escribir a finales de año, y Monique entregaba sus libros a primeros. Celdelnord fue quien primero reparó en este detalle.
    JEFE DE DEPARTAMENTO NICOLÁS E INVESTIGADORA HETTY CALLAHAN: Descartes. Esta condecoración no siempre está disponible, ya que no depende del propio caso sino del trabajo que quieran hacer los investigadores. Nicolás y Hetty se esforzaron por descartar sospechosos. Sus teorías no coincidían, claro, aunque al final resultó que ambos tenían razón: Hetty descartaba a todos menos a Portillo, y Nicolás los descartaba directamente a todos. Y al final tenían razón: ni Portillo, ni Caballero, ni Studza, ni Tomás Herrero. En cualquier caso, este trabajo sirvió para dejar fuera de la ecuación sin lugar a dudas a Studza y a Caballero, y dejaba abiertas dos teorías dependiendo de si Tomás era Tomás o no.
    INVESTIGADORA HETTY CALLAHAN: Pieza Perdida. Condecoración de nuevo cuño para investigadores que encuentran una explicación a un hecho aislado que, sin llegar a resolvernos el misterio, sí que se nos quedaba como cabo suelto. En esta ocasión, Hetty ha aportado una solución al enigma de por qué las ratas fueron a por las yemas de los dedos de la víctima.s)
    INVESTIGADORA MAUREEN1978: El Desafío Ryder. Esta condecoración se otorga pocas veces, a decir verdad. En algunos casos, no en todos, encuentro rápidamente la solución a una pregunta que no resuelve el caso y que igualmente se puede responder buscando más pruebas. Cuando pasa eso, me gusta retaros para ver quién puede resolver esa cuestión con una sola pista. En este caso, la pregunta “¿Cómo podemos descartar a Emmeran Studza como sospechoso?” se solucionaba reparando únicamente en que la puerta no había sido forzada. Maureen fue la única en reparar en este detalle, por lo que se ha ganado esta condecoración a pulso.
    INVESTIGADORES 74LS244 Y AGATHA DETECTIVE: Rookie del caso. Esta condecoración, relativamente nueva, premia a aquellos investigadores que participan por primera vez de forma activa en una investigación de la Sociedad del Misterio. Desde aquí felicito a nuestros dos nuevos rookies, y les animo a seguir participando en futuras investigaciones.
    INVESTIGADORA HETTY CALLAHAN: Participación activa. Rescatamos esta condecoración que hace años que teníamos abandonada. Con ella premiamos al investigador que más aportaciones ha hecho a la investigación. En este caso el premio recae sobre Hetty Callahan, que con treinta y cuatro conjeturas ha adelantado a su único competidor directo en esta investigación (el Jefe de Departamento Nicolás) por tres puntos.
    JEFE DE DEPARTAMENTO MR. ZALAYA: Eficiencia bajo presión. Todos tenemos una vida más allá de la Sociedad del Misterio. A veces, esa vida nos plantea desafíos lo bastante serios como para que tengamos que elegir. Zalaya se ha encontrado con una investigación por asesinato bastante interesante, suponiendo además su regreso al terreno de juego después de tantos casos dirigiendo el departamento en solitario; aún así, ha sido capaz de participar, hacer las aportaciones que pudiera, llevarse condecoraciones por ello, y retirarse a tiempo para salir igualmente victorioso en su vida profesional. Si eso no merece un premio, no sé qué hace falta.
    JEFE DE DEPARTAMENTO PROFESOR BONIATUS: Cafés y Biberones. Creo que hay pocos trabajos que priven de más horas de sueño cuando se quieren hacer bien que el de detective, pero definitivamente el de padre lo supera. Afortunadamente, le ha pasado al experto cafetero de la Sociedad del Misterio. Desde aquí, Profesor, os deseamos lo mejor. Y sí, considero que el hecho de que uno de los nuestros se convierta finalmente en padre es digno de mención, reconocimiento y celebración en la Sociedad, pero ¿una condecoración? Pues sí, por la puntería de poneros de parto justo el día que se abre el caso, ¿te parece poco? 😉
    INVESTIGADOR URIEL EUGENIO: CASO CERRADO. Como ya os he dicho, Arjona me ha explicado que sólo con lo de Monique no habríamos podido encerrar a Óscar. Eso sólo demostraba que mentía sobre su identidad artística. Incluso el peso de la caja podría revelar que había estado mintiendo durante años sobre su lesión (improbable pero defendible). Y el lazo, claro está, apuntaba a alguien que entendía de bondage, pero eso podía señalar a Portillo. No, hacía falta conectar estas dos últimas pruebas para que la fiscalía admitiese la posibilidad de que el Herrero con el que hablábamos no fuese el Herrero que decía ser. Y tan pronto como Celdelnord publicó su informe, Uriel publicó inmediatamente dos nuevas conjeturas: una sobre el peso de la caja y otra sobre el lazo. Gracias a eso el caso está cerrado y Óscar se enfrenta a tres cargos para empezar. Así que ¡buen trabajo!

    Y a continuación… ¡las Condecoraciones Especiales!

    INVESTIGADORA LILLY CHRISTIE: ¿Dónde está Wally? A veces olvidamos el verdadero significado de esta condecoración. Encontrar porno no nos garantiza un Wally, encontrar una caja tampoco. Tiene que ser una caja de porno. Cualquier forma de caja (véase La Caja de Pandora), cualquier forma de porno (véase Escalera al Cielo Segunda Parte). Teníamos la caja de Óscar Herrero en nuestro poder desde prácticamente el principio del caso; pero fue Lilly Christie quien primero reparó en describir su contenido, así que… el premio para ella.
    INVESTIGADORES AGATHA DETECTIVE, HERCULE POIROT Y DLOBO66: ¡Cucu! Los más nuevos puede que aún no conozcan este premio, así que lo explicaré: en la Sociedad del Misterio también recompensamos el mérito que supone entrar en una investigación, saludar… y desaparecer. A veces uno no tiene tiempo de reincorporarse a la investigación después de su primera conjetura, a veces directamente no lo tenía para la primera pero quiso pasarse a saludar. Sea como sea, a quienes sólo tienen una conjetura entre la apertura y el cierre del caso se les recompensa con este premio (uno de mis favoritos, no os quejéis).

    A continuación, el cómputo de reputación de este caso:

    REPUTACIÓN INICIAL: 45
    CASO CERRADO: +5
    CASO CERRADO EN MENOS DE UNA SEMANA: +5
    REPUTACIÓN DE ESTE CASO: 10
    REPUTACIÓN TOTAL: 55

    Y ahora…

    … Desde “La Maldición de la Bruja” llevo queriendo hacer esto. Ya alguien lamentó por entonces que sí, que en los openings se nos menciona a los que dirigimos el caso y los departamentos, pero que no queda constancia del mérito que tienen los investigadores que han participado. Eso me hizo pensar, y la verdad es que lo correcto es reconocer a cada uno su propio mérito. Así que, si os parece bien, en adelante vamos a ir haciendo esto: LOS TÍTULOS DE CRÉDITO DEL CASO.

    Eso sí, con pequeña sorpresa al final 😉 ¡Disfrutad!

  240. lamadredezemo

    Aunque tarde:
    Mi felicitación a la familia Boniatus por su retoño, acabáis de empezar una etapa en vuestras vidas que hay que disfrutarla al máximo. Enhorabuena.

    Ah¡ Zalaya Felicidades¡¡ también a ti.

    Jack:
    Muy buenos los créditos,cada día el blog se supera gracias a los que estáis detrás,mis ánimos a vosotros para que sigáis adelante.

  241. Parmacenda

    Fabulosos los créditos, me han encantado.
    Aplaudiría, pero entonces me caigo de la lámpara… si alguien hace el favor de mover esa cama Luis XIV debajo para que no me rompa la crisma, me pongo a aplaudir.

    Felicidades a los condecorados! Os lo mereceis sin duda alguna!
    Y al resto de investigadores… a celebrar por todo lo alto!

  242. UrielEugenio

    Enfermizo, Jack? Quién enfermizo, eh? QUIEN?!

    Familia Boniatus, enhorabuena!! Zalaya, feliz cumple!! (Llego tarde y lo sé, lo siento!)

    Felicidades a todos por las condecoraciones!!

  243. UrielEugenio

    Jack, acabo de ver los créditos, y tengo que decir que me encantan!! Me encanta en hecho de que aparezcamos todos, por orden de participación. De verdad, contento y orgulloso de ser parte de La Sociedad!!

  244. Hetty Callahan

    ¡Un trabajo estupendo Jack! Los créditos han quedado genial :).

    Felicidades a todos los condecorados, en especial a UrielEugenio por el caso cerrado. Y ahora a ¡celebrarlo!

  245. Hetty, no puedo aceptar una felicitación especial de una investigadora que sacó el mayor número de condecoraciones, junto con Zalaya!

    En caulquier caso, como una felicitación no puede rechazarse, te la devuelvo: Felicitaciones Hetty y Zalaya por vuestras 3 condecoraciones! Así pronto no les quedará espacio en la pechera, muchachos!

  246. Lilly Christie

    Muchas felicidades a todos los y las condecoradas n.n

    Ahora bien, ¿Me vuelven a repetir que hago yo con un candelabro en la mano y un libro que dice “Crónicas ancestrales de la Familia Chateaunoir” en lo que parece ser una entrada a un pasadizo justo entre los estantes de la biblioteca?

  247. Hetty Callahan

    Dejo de bailar con la armadura y cojo otro candelabro. Te acompaño por los pasadizos del castillo que esto huele a misterio. ¿Quién se viene? Nunca se sabe a que aposentos llevan estos oscuros pasillo… o a que mazmorras. Pero que más da llevo un florero lleno de grog por si nos da sed en el camino.

  248. celdelnord

    Me giro un momento y Boniatus es padre, Zalaya envejece, se han repartido condecoraciones y los títulos de crédito del caso estan colgados…

    Aunque tarde , felicidades a todos!!

  249. UrielEugenio

    ¡Yo le pido prestados la espada y el escudo a la armadura y las sigo!
    ¿Que por qué quiero una espada y un escudo? Por empezar, van con mi estilo, ¡el escudo es del mismo color que mi remera! Además, ¿quién sabe qué podemos encontrar?

  250. maureen1978

    Hey, yo me apunto a darme un paseo por esos pasadizos. ¿Nos podemos llevar algún bombero?
    Y por cierto, enhorabuena a todos por todas las cosas; hay tanta gente a la que felicitar que si me pongo no acabo 🙂
    Ah, y Jack, me encanta el vídeo.

  251. Mr. Zalaya

    Enhorabuena a todos, compañeros!
    Madre, acabo de despertar colgado de una lámpara de araña (preciosa, por cierto) y me encuentro con que ya hemos repartido las condecoraciones, con vídeo ilustrativo y todo. Me alegra ver que el trabajo de despacho no me ha embotado los sentidos.
    Y muchas felicidades, Profesor! Ten mucho cuidado de no confundir el biberón con el café, o te esperan noches muy… divertidas.

  252. Lilly Christie

    Interesante, por alguna razón no puedo ver la barra de los “Últimos Comentarios”… ¿Les pasa lo mismo?

    Por otra parte, ya recuperada de la resaca del Grog, creo que puedo explicar los sucesos del domingo anterior:

    Mientras la mayoría de los Investigadores jugaban con la lámpara de araña, las armaduras, la carrera por el barandal del la escalera y otras muchas cosas divertidas, nos encontramos Hetty, Uriel, Maureen y yo adentrándonos a un extraño pasillo, que se había abierto al sacar un libro cuya tapa decía “Crónicas Anscestrales de la Familia Chateaunoir”. Lo siguiente solo parecen ideas vagas, pues no estoy muy segura de lo que encontramos. Recuerdo que en un momento comenzamos a seguir unos duendecillos fosforecentes que nos decían como encontraríamos la olla de oro, y por todas partes habían flores de Lis floreciendo sin parar. También recuerdo la batalla con el Basilisco, donde Uriel pudo vencer usando la espada y el escudo que había traído. Al final celebramos alegremente con el florero de Grog.

    De allí, despertamos metidos en la fuente del patio central. No estaba segura como no nos habíamos despertado con el agua cuando caí en cuenta que no había agua. Segundos más tarde la fuente se encendió y nos hemos empapado completamente. Ya con la mente clara volví a revisar el libro, descubriendo que tenía una tapa falsa: el libro era realmente “Harry Potter y la Cámara de los Secretos.”

    De acuerdo, que fue una jugarreta muy loca. Pero me he divertido. Lástima que el Conde (¿Duque?) ya se había ido. Siempre parecía estar muy ocupado, excepto por las noches que podíamos verlo para cenar.

    ¡Un saludo!

  253. Jajajaa, Harry Potter con una cubierta falsa? Este Duque es un graciosillo!
    Creo que la idea de meternos en la fuente fue para poder protegernos por si venían más basiliscos mientras dormíamos Lilly, Aunque ahora mismo se mes escape la lógica de cómo podría portegernos la fuente….

    Por cierto, yo en los bolsillos no llevaba más que un boli bic a medio usar, así que esos duendecillos nos la jugaron! Como los vuelva a ver se van a enterar!

  254. Yo yo la barra de comentarios la veo normal…

    Lo que sí, tengo algo de problemas para conectar con FB, no es que no me pueda conectar, pero me deja mandar un sólo comentario. Si quiero mandar otro tengo que desconectarme y conectarme de nuevo (y esto lleva ya un tiempo así). En cambio, si me conecto desde WordPress no hay problemas.

  255. La barra de comentarios había desaparecido, aún no sé por qué. Pero ya está arreglada. Uriel, tomo nota de tu problema con Facebook, a ver qué puedo averiguar.

  256. UrielEugenio

    Gracias Jack!

  257. Qué joder…

    Vale, antes que nada. ¡Felicitaciones a los condecorados! ¡Enhorabuena por los créditos! ¡Loas a Boniatus por ser padre y a Zalaya por envejecer!

    Uno no puede estar unos días lejos de las oficinas que se desmadra todo y no sabes qué pudo ocurrir. Por lo menos, y de lo que llevo visto, las oficinas han quedado impecables después de una fiesta poscaso por primera vez en… bueno, en mucho tiempo, dejémoslo así.

    Pero ¿vosotros vistéis al conde de Châteaunoir? Porque yo no lo vi en ningún momento. Durante el día estaba jugando por allí, y por la noche… por la noche estaba saltando los árboles de los alrrededores. Un momento. ¿Alguien le vio de día? ¿Durante el día?

    Y después de todo esto, ¿queréis decirme cómo he pasado de Francia al Himalaya con un sombrero de paja? No, en serio, que sois siempre muy graciosos 😛

  258. Parmacenda

    Buenas a todos!
    Tras arduas negociaciones he conseguido que me dejen conectarme un momento a internet. Estoy ahora mismo en la estación McMurdo, en la Antártida, pero no me creen cuando les digo que vine aquí sobre una jirafa alada, así que me tienen detenido…

    La verdad es que no me extraña que no me crean. Si no fuese porque estoy acostumbrado a las fiestas de la Sociedad, tampoco me habría fiado de mis recuerdos… Pero bueno, si alguno de ustedes es tan amable de hacer una llamadita y explicarles que no soy peligroso, se lo agradecería.

    En cuanto al conde, reconozco que no fui capaz de verle durante el día, pero si encontré un cuartito con unas extrañas redomas donde aparentemente destila sus propios licores. Creo que estaba bajando la escalera de servicio hacia la cocina, tirando de la lampara de pared del rellano, y tras el segundo foso a la derecha.

  259. Parmacenda, acabo de llamarles, pero me dijeron no se qué de civiles inmiscuyéndose en sus asuntos y luego se cortó la comunicación.

    No tengo demasiadas esperanzas de que me hayan hecho caso, pero tu prueba a ver si te dejan salir, sino le digo al Jefe que llame él.
    Un saludo!

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s