MARATÓN DEL MISTERIO – Etapa 3 – Caso nº 00029: EL LADRÓN DESAPARECIDO (CLAUSURADO)

El amanecer traía consigo un viento helado que se agarraba a nuestros huesos en un abrazo cruel. La mañana se había despertado triste y lluviosa, como si el sol hubiera decidido que no merecíamos verle hoy.

Pese a todo, sabíamos que el recibimiento que nos esperaba iba a ser mucho, muchísimo más frío.

Jack, Zalaya y yo respiramos hondo al unísono, sin ensayarlo, preparándonos para lo que estaba por venir, y avanzamos hacia la escalinata de entrada. Una escalinata que, por suerte o por desgracia, conocíamos demasiado bien.

—¡No! —tronó una voz desde lo alto—. ¡Ni hablar! ¡Me niego en redondo! ¡Ustedes no pueden entrar aquí!

—¿De verdad tenemos que hacer esto? —pregunte con un hilillo de voz.

—Es la única pista que tenemos para encontrar a Martínez —respondió Jack entre dientes.

Suspire. Tenía razón. Martínez robó algo de nuestras oficinas y algo de las de Carlos Ashmoor. La única relación entre ambas víctimas era el caso Ruby… y la información robada a Ashmoor hacía referencia a una fundación pro-vida dispuesta a reabrir ese caso una vez más. Cada robo nos había conducido hasta el siguiente escenario, era lo único que teníamos.

La gran putada es que el promotor de dicha fundación no era otro que el padre Benito Piña.

El sacerdote descendió las escaleras de la Parroquia de San Conrado hecho un basilisco, su calva cabeza encendida en un tono rojo brillante y perlada de un sudor impropio para el clima que estábamos padeciendo. Detrás de él, asomándose atropelladamente por la puerta de la iglesia, su sacristán, el Padre Froilán, hacía tímidos amagos de detener al párroco. Pero incluso habiendo tratado pocas veces con él, nosotros ya habíamos aprendido que nada ni nadie detenía al Padre Piña.

—¡La última vez que les dejé entrar, pusieron mi parroquia patas arriba! ¡Detuvieron a una de mis feligresas! ¡Desbarataron todo mi mercadillo benéfico!

—Su feligresa era una asesina, padre, como bien recordará.

—¡La vez anterior, defendieron la blasfemia y la indecencia más indefendibles!

—Tratábamos de impedir un asesinato. Que éste fuese a producirse durante el rodaje de una película porno era irrelevante.

—¡Y la vez anterior a esa, cuestionaron mi buen juicio a la hora de dar o no sepultura a un suicida, por el amor de Dios!

—No fue su juicio lo que se puso en duda, sino la causa de la muerte.

—¡Son ustedes el mal encarnado! ¡Son personas non-gratas en esta Casa de Dios!

—Padre, debo protestar —terció el padre Froilán—. Usted mismo lo ha dicho, ésta es la Casa de Dios. No nos corresponde a nosotros cerrarle a nadie sus puertas.

—¿Pero qué se ha creído? ¡Esta es mi parroquia! ¡Estos hombres son unos sucios degenerados y entrometidos! ¡Y usted ya no es digno de mi confianza, se lo recuerdo!

—Mateo, siete uno —replicó el sacristán visiblemente hastiado del comportamiento del párroco.

Sorprendentemente, estas palabras consiguieron lo que nadie creía posible: callar a Benito Piña.

—Les ruego disculpen esta escena —se excusó el Padre Froilán—. ¿A qué debemos esta visita?

Saliendo del estupor que aún tenía atrapados a Zalaya y a Jack, recobre la compostura y avance un paso.

—Sí, perdone, no queremos molestar, pero estamos investigando una serie de robos y el nombre de la Fundación Pro-Vida San Conrado ha salido a relucir durante nuestra investigación.

—¿Somos sospechosos? —preguntó el párroco.

—Oh, no, sabemos quién fue el ladrón. Sólo intentamos seguirle la pista, y parece que ese hombre estaba especialmente interesado en la fundación que dirige el Padre Piña.

—Es una fundación legítima —puntualizó el párroco—. Defendemos el divino derecho de todo ser humano a la vida. La pena de muerte es una abominación a los ojos de Dios.

—No cuestionamos eso. ¿Pero tienen algún enemigo?

Los sacerdotes intercambiaron una mirada algo confusa.

—¿Quién iba a tener algo contra nosotros? —preguntó el sacristán.

—¡Somos hombres de Dios! —añadió el párroco—. ¡No hacemos daño a nadie!

—Con el debido respeto, quisieron negar la sepultura a una víctima de asesinato tomándolo por un suicida.

—¿Ve? —protestó Piña a su sacristán—. ¿Qué dice su Mateo ahora, eh?

—“Te lo advertí”, creo, ¿por?

El padre Piña contuvo sus palabras una vez más. Se volvió nuevamente hacia nosotros.

—Está bien. Pueden preguntar lo que quieran, y pueden echar un vistazo. Pero esto sigue siendo una Iglesia, aquí sigue viniendo gente a rezar, y no toleraré que perturben la paz de esta parroquia. Así que adelante; pero espero que se den prisa en comprender que no tenemos nada que ver con su investigación.

—Cinco días, padre, es lo único que necesitamos —dije—. Mi compañero Zalaya se encargará de hacerles algunas preguntas, y si no tienen inconveniente, el jefe Ryder echará un vistazo por su parroquia.

—Cinco días —repitió Piña—. Ni uno más.

Estreche la mano del padre Piña para dar el acuerdo por cerrado y nos apartamos de los sacerdotes para deliberar.

—¿Podrás encargarte? —Pregunto Jack.

—No es el primer caso que dirijo, y tenemos al padre Froilán en nuestro bando. No será tan difícil. ¿Tú tendrás algún problema con la escena?

—La única dificultad estará en qué considere Piña que es “perturbar la paz de la parroquia”. Pero tranquilo, sabré arreglármelas.

—Recordad el SMS —puntualizó Zalaya—. No estamos buscando sólo pistas del paradero de Martínez… también tenemos que averiguar quién nos mandó ese mensaje y qué quería decir.

—Cada cosa a su tiempo, pero sí, deberíamos estar pendientes. ¿Todos listos?

—Listo —replicó Zalaya.

—Listo —Asentí.

—Muy bien. Profesor, el caso es tuyo.

Anuncios

165 comentarios

Archivado bajo Iglesia, Maratón del Misterio

165 Respuestas a “MARATÓN DEL MISTERIO – Etapa 3 – Caso nº 00029: EL LADRÓN DESAPARECIDO (CLAUSURADO)

  1. Bien gente. Asi estan las cosas. A ver que pueden averiguar Jack y Zalaya. Espero con interes vuestras conjeturas.

  2. Con mi taza de café humeante en la mano me sumo a la investigación, Profesor, que ya tenía yo ganas de participar en un caso dirigido por ti… y con el Piñas implicado, esto promete…

    Veo que la sombra del caso Ruby es muy alargada…

    Me vuelvo a releer el informe y pongo en marcha mi neurona.

  3. Mateo 7.1: No juzgueis y no seréis juzgados.

    El Padre Piña teme ser juzgado (por nosotros, la sociedad, Dios) por lo que es culpable de algo, y Froilán conoce ese algo o al menos conoce el sentimiento de culpabilidad.

    ¿Se puede investigar al Padre Piña en este aspecto?

  4. De nuevo, ¿me creerían si os dijese que ayer yo ya sabía que nos toparíamos con el Padre Piña? Para que Boniatus hubiese dicho: “Oh, mierda”, para que sea una fundación pro-vida, para que lo tengamos que conocer, no fue difícil el descarte de toooodas las personas con las que nos hemos topado en tres años.

    Una cosita. No creo que la cita de Mateo revele algo muy comprometido. Es sólo el dogma de la Iglesia Católica promulgado por San Pablo en sus cartas. “Nadie se salva en justicia a los ojos de Dios, sólo por su misericordia”. En suma, Froilán le ha recordado esto al Padre Benito sólo para decirle que nadie no ha sido pecador jamás, y para ser perdonado sólo por misericordia él también tiene que saber perdonar y no ser un juez de mano dura y de rigor. De ahí lo de “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.

    Veo que la maratón nos está llevando a los antiguos casos, ¿no? Interesante. Pero digo lo mismo que antes:

    Buena cacería, investigadores.

  5. Lo siento Nicolás, pero discrepo contigo, yo sí creo que para callar a un bocazas com es el Padre Piña hace falta un sentimiento de culpabilidad bastante grande y reciente.

  6. Antes que nada, hola a todos es un gusto el volver a trabajar con este equipo, y espero con ansias la información que Zalaya y Jack nos proporcionarán.

    De nueva cuenta me gustaría que me ayudaran a seleccionar los casos que debo leer para conocer los antecedentes del que nos ha reunido hoy, por lo que veo en la conversación del padre deben haber sido dos o tres.

  7. Bienvenidos Jengibre, Uriel, Nicolas y Juanito.

    Uriel. Intentare investigar alguna cosa sobre el padre Piña, pero yo me inclino mas por lo que dice Nicolas, el hombre es un buen catolico. Rigido, inflexible y cascarrabias, pero no me lo veo metido en asuntos turbios.

    Juanito. A la izquierda del blog tienes las etiquetas. Te recomiendo que pinches sobre la de iglesia, ruby, cine y Carlos Ashmoor para hacerte una idea general de los casos anteriores que se mencionan. Si clicas sobre la etiqueta archivos tienes un enlace a los 20 primeros casos de la sociedad.

  8. Hola a todos,

    Ya veo que no descansáis!!!, a ver si en este caso saco el tiempo para pasarme y puedo colaborar aunque sea con alguna idea.

    Saludos

  9. Señores, aqui tienen mi informe. Sabrán disculparme por el retraso.

    Andando. Bajo la lluvia. En pleno temporal. Andando. Ahora el padre Piña me caía todavía peor que antes. Pero por desgracia había sido muy claro: “Podrán investigar, podrán hablar conmigo, podrán preguntar todo lo que quieran, pero que no se les ocurra aparcar su coche en mi iglesia”.
    De modo que había tenido que aparcar en lo que, tradicionalmente y basándome en el trazado antiguo de la ciudad, debía ser aproximadamente la quinta puñeta. Y era la quinta puñeta, y no ninguna otra quinta cosa, porque me dirigía a hablar con dos sacerdotes y tenía que irme acostumbrando ya a moderar mi lenguaje.
    El padre Froilán me recibió en la entrada y ,e tendió una toalla cuando entré. La verdad sea dicha, aquello apaciguó mi mal humor. El sacristán me invitó a pasar y me preguntó cómo quería el café mientras me conducía hacia el despacho en el que tendrían lugar las entrevistas.
    —Si no le importa, vamos a empezar conmigo —me dijo—. El padre Piña se encuentra ahora mismo dando confesión y tiene unos cuantos… tardará un rato.
    —Vaya. Si he de serle sincero, creo que pensaba que la gente preferiría…
    El padre Froilán me miró con comprensión al ver que no me atrevía a completar la frase.
    —Algunos sí, los más jóvenes sobre todo prefieren confesarse conmigo antes que con él. Pero las cosas no son del todo como ustedes piensan.
    —¿Qué quiere decir?
    —Verá, el padre Piña es un ogro. Eso lo sabemos todos, y yo desde luego sería el último en negarlo.
    —De ahí lo de “Mateo, siete uno”, ¿no?
    —No me gusta abusar de eso, no me siento bien haciéndolo, pero usted no sabe lo que ayuda recordarle ese pasaje de vez en cuando —replicó con una sonrisa burlona—. Sin embargo… Antes de que él se hiciera cargo de San Conrado, éste era el peor barrio de la ciudad. Y ahora mírelo. Estuvo un tiempo destinado en San Agustín, después de restaurar el barrio, y cuando regresó casi que lo recibieron con los brazos abiertos.
    —Entiendo. Lo que quiere decir es que sus fieles son…
    —Extraordinariamente fieles, sí. A pesar de todo lo que puedan decir sobre él.
    Tomé notas. Ya en el despacho, el padre Froilán puso en funcionamiento una pequeña cafetera y me ofreció asiento.
    —¡Bien! ¿De qué desea hablar?
    —Sobre todo de la fundación…
    —Oh, me temo que esa es una cuestión que deberá hablar con el padre Piña. Yo sólo di la idea, es él quien la dirige.
    —¿La idea?
    —Bueno, es una buena forma de mantener una buena imagen.
    Volví a tomar notas. El padre Froilán lo observó.
    —¿Qué es lo que realmente quiere preguntar?
    —Son ustedes una iglesia. No se les conocen los escándalos que a otras iglesias, de hecho usted mismo ha dicho que gracias a la labor del padre Piña este barrio es ahora un lugar mejor. Y sin embargo, tienen una imagen que desean limpiar y el párroco conserva a sus fieles “a pesar de” lo que se diga de él.
    Suspiró.
    —Intentaba evitar este punto —me dijo—. Pero supongo que es mejor que se lo explique yo antes que el propio padre Piña.
    —Adelante.

    –CONTINUA–

  10. —Piña es un hombre rígido, estricto, inflexible. Pero ha sido la guía de este barrio durante décadas, así como de la parroquia de San Agustín hasta hace un par de años. Todos confiaban en él. Y entonces, hace ya casi tres años, murió aquel joven tenor.
    Esbocé una mueca tensa. Empezaba a ver por dónde iban a ir los tiros.
    —Cuando se descubrió que no se había tratado de un suicidio, al señor Brezo se le dio sepultura. Pero para entonces la gente ya empezaba a tener sus dudas. “¿Y si esto ya ha pasado antes? ¿Se le ha negado el descanso a alguien que lo merecía?”. El padre Piña empezó entonces a intentar recuperar la confianza de su congregación por medio de actividades declaradas contra la indecencia. Ahí fue donde ustedes lo volvieron a encontrar, manifestándose contra el rodaje de aquella película… ehm…
    —Para adultos —ayudé.
    —Sí, bueno, el padre Piña desde luego habría dicho “para cerdos”, pero sí. Seamos sinceros: una película de esa índole rodada en el decorado de una iglesia, con temática religiosa y demoníaca. A nadie le gustó la idea. Pero cuando ustedes impidieron el asesinato de aquella joven, de pronto el punto de vista del barrio cambió. ¿Cómo podía el padre Piña haber obstaculizado una investigación que había salvado una vida?
    —Fue entonces cuando regresó a San Conrado.
    —Yo me había hecho cargo de la parroquia en su ausencia. Cuando regresó, me quedé como sacristán, pero por supuesto le cedí a él la vez. Y entonces, cuando ya parecía que todo había vuelto a la normalidad… la escalinata de San Conrado aparece acordonada, y ustedes entran a investigar un asesinato. No me entiendan mal, les estaré eternamente agradecido por investigarlo, pero pónganse por un momento en la piel del padre párroco.
    —Bueno, no tenemos la culpa de…
    —Creo que incluso él sabe eso, aunque aún no le he oído reconocerlo —explicó Froilán—. Pero el caso es que, a raíz de esos tres sucesos, el padre perdió buena parte de su credibilidad, de la confianza de sus feligreses. San Conrado vive de los donativos de sus fieles, y bueno… últimamente estamos en números rojos. No me gusta hablar de esto, pero corremos el riesgo de cerrar las puertas de San Conrado, y por eso se me ocurrió que una fundación sin ánimo de lucro podría devolvernos la confianza de nuestros fieles.
    En ese momento se abrió la puerta del despacho. El padre Piña entró sin mediar palabra, con aire agotado, y aguardó a que su sacristán se levantase para tomar asiento.
    —Si me disculpan, voy a buscar al señor Ryder para acompañarle en su investigación —se despidió.
    Piña le respondió con un gruñido y esperó a que se cerrara la puerta para mirarme a los ojos.
    —No tengo mucho tiempo, debo preparar la homilía de esta tarde —me dijo—. Así que le agradeceré que vaya al grano.
    —Por supuesto, padre. Hábleme de su fundación, por favor.
    —No hay mucho que contar. Queremos defender el derecho inalienable a la vida, y para ello vamos a emprender acciones contra todos los casos de pena de muerte de los que tengamos conocimiento en otros países.
    —¿Qué tipo de acciones?
    —Comunicativas. Campañas. Recogidas de firmas. Si es necesario, participación en debates. Absolutamente todo dentro del marco legal de cada país. Por eso necesitamos asesoramiento para la fundación.
    —Mhm. ¿Ha pensado en la pregunta del Profesor Boniatus? ¿Tiene su fundación algún enemigo?
    —Lo he pensado y no, aún no se nos ha quejado nadie. Pero tampoco tenemos demasiados amigos. Hasta que no ganemos un caso, no creo que haya demasiada gente interesada en nuestro trabajo.
    Esas palabras me desconcertaron. Por desgracia no logré sacarle nada más en claro al padre Piña, y eso eran malas noticias. Porque si no tenían enemigos, ni casos abiertos, ni gente interesada en su trabajo… ¿por qué diablos robaría alguien la información de su cuenta de cliente a Ashmoor?

  11. La verdad es que me llama mucho la antención que la parroquia haya creado esa fundación, estando casi en números rojos. No entiendo mucho del tema, pero creo que para crearla habrán tenido que aportar unos fondos, y además contratar los servicios de la empresa de Ashmor no creo que haya sido precisamente barato.
    Y tampoco entiendo que Ashmoor aceptara a esa fundación como cliente. Si no recuerdo mal, ver al abogado de Gordon en el aeropuerto fue para él bastante doloroso… ¿porque querría representar a una fundación que quiere remover todo el asunto del asesino de su padre?

    No se, me parece muy raro…

  12. Os pido discuplas por la tardanza. Zalaya y yo prácticamente hicimos nuestro trabajo al mismo tiempo… pero me temo que estoy algo oxidado con la redacción de informes. En todo caso, aquí lo tenéis.

    Empapado y malhumorado, viendo el mundo a través de la cascada que cae del ala de mi sombrero, me repito una y otra vez que no debería haberme permitido olvidar cómo se hace el trabajo de campo. Pero eso ahora da igual: el caso es de Boniatus, así que esta vez seré yo quien capitanee a su departamento.

    Con todo, el departamento tendría que trabajar a base de fotografías. Habíamos prometido al Padre Piña que no perturbaríamos la paz de su parroquia, y ciertamente un equipo completo de investigadores debía ser, como mínimo, perturbador.

    Las condiciones para poder investigar eran claras. Por los alrededores de San Conrado podría pasear libremente, siempre respetando el hecho de que aquello era un lugar de oración; pero para poder revisar el interior, tendría que ir siempre acompañado.

    Decidí empezar por el exterior. Ya que me estaba empapando, mejor hacerlo del tirón, que si no después de entrar me iba a dar más pereza volver a salir. Y había que reconocer algo: en aquella calle se respiraba tranquilidad. Piña podría ser tiránicamente estricto, pero uno tenía que aceptar que su rigidez daba frutos. No sólo se podía pasear con calma; además, las aceras despejadas favorecían el trabajo de un detective (y, me imagino, de un sacerdote despótico que no quiere delincuentes escondiéndose por los rincones).

    No esperaba encontrar gran cosa por el exterior. Pero algo podía haber. Martínez había desaparecido, sólo teníamos esta pista, y sabíamos que alguien “lo tiene”. Así que había que encontrar un lugar en el que esconderlo. San Conrado se alzaba un metro por encima del nivel del suelo (de ahí la escalinata de entrada), pero como la calle hacía pendiente el patio trasero volvía a estar al mismo nivel que la parroquia. Di una vuelta alrededor de la iglesia: no encontré ningún ventanuco que sugiriese un sótano. ¿Andamiaje macizo? Posible. ¿Cripta? Desconocida, y en un edificio público como aquél esas cosas se saben. ¿Sótano sin ventilación? Ni tan siquiera la Inquisición los tenía, que yo supiera. No, el subsuelo de la parroquia no parecía un escondite probable.

    Veamos. Si yo fuera un sacerdote, y mi iglesia fuera mi castillo… ¿dónde escondería a la víctima de un secuestro?

    Tratando de no reírme de esta idea estaba cuando me sorprendió un gato que saltó hacia el patio trasero de San Conrado, a refugiarse bajo el porche. Había estado resguardado bajo una furgoneta, la clásica furgoneta vieja con vestigios de un “Lávalo guarro” resistiendo a la lluvia en la luneta trasera, y se había podido mantener seco hasta el momento, pero el viento empezaba a apretar y eso hacía que la lluvia cayera de lado, por lo que su santuario había quedado comprometido. De todas formas el cambio de planes había sido fácil: la cancela trasera de San Conrado estaba bastante deteriorada, sus barrotes doblados. Por ahí habría cabido un niño regordete con sólo un poco de esfuerzo.

    Resistí la tentación de seguir el camino del gato: quería conservar el voto de confianza de los curas para que me dejaran investigar. Pero sí que saqué algunas fotos de la cancela, y a través de ella, del propio patio. La nueva cerca de madera del huerto, aquella que el padre Piña estaba deseando instalar hacía un par de años, estaba empezando a pudrirse y le faltaban unos cuantos listones. De la reja que también querían poner ya sólo quedaban las varillas de metal y algún que otro alambre despistado. Aquello era un desastre.

    (SIGUE…)

  13. Volví a la entrada principal, pasando por la única fachada que me faltaba por ver. Me fui fijando en las ventanas. Las cuadradas de la zona trasera debían ser de los despachos, mientras que las altas y estrechas iluminarían la nave principal (aunque no demasiado bien). Hice esto por el mero placer de examinar un mismo edificio por dentro y por fuera y ver si coincidían. Aunque en este aspecto no esperaba encontrar grandes sorpresas.

    El padre Froilán me aguardaba en la puerta principal con un paraguas y una toalla. Debo reconocer que no entiendo cómo dos curas tan diferentes pueden coexistir en la misma parroquia.

    —Su compañero, el señor Zalaya, ha empezado ahora a entrevistar al padre Piña —me informó—. No creo que consiga tardar mucho.
    —Muy bien puesto ahí ese “consiga”.

    Me condujo a través de la nave principal con rumbo a la zona de los despachos. Efectivamente el interior cuadraba con el exterior. Habría sido divertido encontrar una discrepancia, pero… en fin, habría que buscar en otra parte. Me llamó la atención, eso sí, el número de feligreses que se encontraban presentes en San Conrado en ese momento. No era un día especial, ni una hora muy normal, y venir andando hasta aquí sin un motivo con el tiempo que hacía resultaba peculiar. Pero decidí reservarme mi curiosidad hasta que hubiéramos llegado a los despachos, para no molestar a los fieles, y me concentré en observar el entorno.

    La imagen de San Conrado, toscamente tallada en madera casi un siglo atrás, permanecía a la vista, pero discretamente a un lado del crucifijo. La madera, pese al cuidadoso barnizado, estaba empezando a abombarse por la humedad acumulada a lo largo del tiempo. Pude apreciar que el padre Froilán esbozaba una mueca de tristeza al pasar junto a la efigie.

    —Esto está bastante lleno —comenté cuando la puerta de la zona de despachos se cerró a nuestras espaldas.
    —Nuestra parroquia ha ayudado mucho a esta comunidad —explicó el padre Froilán—. Así que, a pesar de todo, los fieles que tenemos son… bueno, eso, excepcionalmente fieles.
    —¿A pesar de todo?
    —Como ya he comentado con el señor Zalaya, en este barrio todo el mundo conoce al padre Piña —replicó con un cierto tono de rencor.

    Me fue haciendo una visita guiada por las bambalinas de la iglesia. Abrió las puertas de los despachos a nuestro paso, para que pudiese cerciorarme de que no había nada fuera de lugar en ninguno de ellos. Así pude verificar que los muebles se encontraban en bastante mal estado. Y no eran lo único: el techo estaba plagado de goteras (pude ver cómo algunas habían sido ineficazmente cubiertas con algunos listones de madera vieja… “creo que acabo de encontrar el resto de la cerca”, pensé). Tomé fotos de todo aquello.

    Llegamos al patio trasero. El gato nos miró con indiferencia y nos dedicó un maullido que claramente quería decir “¿Qué hace tanta gente en mi cuarto?”, pero no puso ninguna objeción más a nuestra presencia. Ahora desde este ángulo podía ver que la reja desaparecida había sido utilizada para reforzar el tejado del viejo gallinero. Me sorprendió el estado de deterioro en el que lo había encontrado todo.

    Froilán debió notarlo en mi mirada, porque inmediatamente me brindó media sonrisa de disculpa.

    —Hacemos lo que podemos —me dijo.
    —¿Qué? Oh, no, por favor, no les estoy juzgando ni…
    —Son tiempos difíciles —me interrumpió sin un ápice de irritación en su voz—. Pero tarde o temprano acabarán pasando, ¿no es cierto? Nada es eterno en esta vida.

    Antes de que tuviera tiempo de responder, dejó de llover. Un rayo de sol se filtró por entre las nubes. El padre Froilán sonrió con un “¿Lo ves?” en su mirada y se marchó murmurando un alegre himno.

    En fin. La iglesia no era un buen lugar para esconder a un secuestrado. Había sido un tiro al viento, desde luego, pero… Esperaba que Zalaya hubiera tenido mejor suerte.

  14. Hola al equipo!

    Espero poder colaborar algo más en esta etapa, pero lo cierto es que me pillais un poco ocupado…

    Sé que no es mucho, pero se le puede preguntar al padre Piña si la fundación tenía planeado involucrarse en el caso de Peter D. Gordon. Quizás eso pueda ser el nexo de unión, así que por preguntar no se pierde nada.

  15. Y sin embargo, se mueve…
    … el Padre Froilán me cae bastante bien, todo sea dicho, tiene algo que no muchos otros pueden llegar a tener. El gesto de la toalla es el que me ha conmovido más… y el saber que fue él quien propuso lo de la organización pro-vida… Y sin embargo… sé que tiene que haber un hilo suelto que nos conduzca a algún otro lado o que nos demuestre que hemos equivocado el camino. Como dijo Dupin, al llegar al punto de las ventanas, sabía que debían haber sido utilizadas para escapar y para entrar, dado a los razonamientos anteriores de descarte, y por eso seguí investigando, convencido de que todos los razonamientos encajaban a la perfección a la inversa… hay algo, tiene que haber algo. Si las investigaciones nos han llevado hasta San Conrado, no es posible que después de dos casos siguiendo una pista coherente y razonable hayamos llegado a un punto sin movimiento…

    1. Razón de que hubiese mucha gente en la Parroquia? ¿Estamos en Adviento, no? Generalmente se suele insistir mucho en que esta época sea una preparación, y ahí entran las confesiones que estaba dando el Padre Piña mientras hablaba Zalaya con Froilán… Hasta ahí todo concuerda. Mucha gente confesándose con el Padre Piña mientras Froilán y Zalaya hablan… mucha gente cumpliendo la penitencia mientras Jack y Froilán caminan por la Parroquia… Esto creo que encaja, sobre todo si le añadimos que el barrio estima mucho al Padre Piña…

    2. La imagen de San Conrado… el deterioro en el jardín… la cerca… el gallinero… los niños de catequesis… las ventanas… goteras… remaches… números rojos… donaciones de los fieles… Aquí hay algo que no me cierra…

    3. El Padre Froilán dice que todo el mundo conoce al Padre Piña en el barrio, que los fieles de su comunidad parroquial son fieles… que todos están muy agradecidos con el Padre Piña por todo el barrio… de hecho, la Parroquia está bastante llena… Pero inmediatamente después Froilán dice que la Parroquia está en números rojos por la disminución de donativos, y sin embargo, se nota que la comunidad parroquial no pierde las esperanzas en el Padre Párroco ni que haya menor afluencia de gente en la Iglesia. ¿Es que estoy paranoico o eso es una contradicción? A ver. Primero digo que la Parroquia está en estado de crisis y que no se sabe si seguirá abierta por mucho más tiempo dado a que el Padre Párroco perdió credibilidad a raíz de los casos ocho, trece y diecisiete y dieciocho. Pero luego vemos a la Iglesia llena de fieles a pesar de que no fuera ningún día de precepto ni domingo y que muchos siguen confiando en el Padre Piña para las confesiones. No. Si de verdad estuviera en un estado tan crítico como lo indica Froilán, resultaría extraordinario (por no decir “excesivamente salida de órbita”) que ahí siguiera habiendo gente en un día en el que, en teoría, no debería haber tanta concurrencia…

    4. ¿En qué ocupa su tiempo el Padre Froilán? Antes sabíamos que cuidaba el huerto, se encargaba de las tareas manuales, etc, etc… Pero ahora vemos que todas las áreas en las que tendría que estar trabajando estánn como desatendidas… olvidadas… dejadas aparte… como el sombrero del carbunclo azul…

    Estamos enfocando mal la cuestión del robo de información. Como dijo Dupin: “La pregunta no es '¿que ha ocurrido?', sino '¿qué hay en lo ocurrido que no hubiese ocurrido antes?'”. Buscamos a un enemigo, ¿verdad? Y muy probablemente sea un enemigo… pero pensemos qué lograba ese enemigo al robar esa información de las oficinas de Ashnoor… qué conseguía… y de quién era enemigo. ¿Nuestro o de la Parroquia, o incluso del mismo Ashnoor? Y ya para redondear, ¿Ashnoor le ha dicho a la organización Pro-Vida San Conrado que han robado información referente a ella?

  16. El tono rencoroso que usa Froilán al referirse a “todo el mundo conoce al Padre Piña” me inquieta… Pero no sé qué significa. No cuadra con su personalidad. Una persona que cumple fielmente lo del servicio a los hermanos, lo de la caridad y la comprensión, la paciencia y la misericordia, la rectitud y la dulzura… Conjeturando mucho podría establecer esto: “Claro. El Padre Piña se fue a San Agustín durante dos años. En ese tiempo me encargué yo. He hecho todo lo que enseña el Evangelio y he llevado adelante a toda la Parroquia en la ausencia del Padre Piña. De hecho, he sido más paciente y mucho más misericordioso que él con todos sus fieles. Luego vuelve y comienza a actuar despóticamente, como lo venía haciendo. No cumple ni en dos momentos la caridad cristiana, es un ogro. Y la gente lo sigue estimando y sigue confiando en él. La gente sigue confiando en él. Aunque sea estricto y severo a grados farisaicos, todo el mundo confía en él. Yo soy el Sacerdote “buenito y paciente” que cuida a sus fieles y que siempre pone la otra mejilla y ahí termina todo. Sacristán. Eso es lo que soy aquí. Y a pesar de todo lo que he hecho, toooodo el mundo prefiere al Padre Piña y tooodo el barrio lo recuerda y toooodo el barrio sigue con él”. Esto es lo que me explica el rencor de sus palabras, pero no concuerda con la humildad cristiana. Si Froilán es, como parece serlo, un hombre servidor y atenido siempre al Evangelio, me resulta difícil pensar que pueda existir un pensamiento tan soberbio y orgulloso que lo lleve a decir eso con rencor en su voz (me explico, que cualquier comete deslices, pero siendo un fiel discípulo de la caridad, de seguro que tiene que saber que su trabajo no le dará gloria a él, que lo hace por amor y no debe esperar ni siquiera un agradecimiento). Me resulta difícil conjugar ese rencor, devenido de un sentimiento contrario a la humildad y al servicio incondicional, con un hombre del Evangelio…

    Creo que hay muchos “a pesar de todo” en este caso.

  17. Hem… saliendo de tema… esto comienza a dar miedo. ¿Recordáis el vídeo del YouTube? ¿Recordáis la explicación?

    Cita:
    “Medianoche. Tras varias semanas de trabajo agotador, finalmente el último caso ha sido cerrado. Triunfantes pero exhaustos tras tan maratoniana investigación, todos se han ido ya a sus casas a descansar”.
    Final de cita.

    No sé si véis lo mismo que yo veo… ¿Cuántas semanas nos lleva un caso promedio? ¿Dos, verdad? Tenéis que reconocer que hay una sustancial diferencia entre “dos semanas” y “varias semanas”. El último caso… no hace alusión al último caso resuelto ni al último caso de la Sociedad, sino al último caso de esta serie (de la primera maratón). Y aquí vamos… ¿a alguien más le parece coincidencia que de todos los adjetivos calificativos que pudo haber usado quien sea quien dejó ese vídeo haya preferido usar “maratoniano”? ¿No es sospechoso? Es casual, pero quizás demasiado…

    El vídeo se publicó el quince de octubre. La maratón comenzó oficialmente el trece de noviembre, a pesar de que el primer caso hubiese sido publicado el ocho de ese mes… Si… si acaso… Jack dijo que desconfiaba mucho de que el vídeo sea muestra de un suceso a futuro, pero la explicación del vídeo anticipa la idea de una investigación maratoniana… Da miedo.

    En fin, conjetura al aire.

  18. Ya tenemos todos los informes. Ahora hay que ponerse manos a la obra…

    Jengibre. Por lo que se casi todos los fondos que recauda la iglesia de San Conrado van destinados a la fundacion. Respecto a Ashmoor… No se… Sus motivos tendra supongo.

    Nicolas. Te digo lo mismo que a Uriel… Me cuesta mucho ver al Padre Piña y al Padre Froilan metido en algo turbio…

    Repasemos los informes de nuevo. Estoy seguro que hay algo que no cuadra en esta historia.

  19. Ya llegué, ya llegué.

    Voy a ver si me pongo al día para mañana o el miercoles.

    ¿Donde metieron mi escritorio?

  20. Emm, Dr Rasudoque… Creo que su escritorio está en el trastero, como no venía habíamos armado una pequeña salita de juego… En fin, le doy una mano para acomodarlo.

    Yo pasaba para dar ánimos principalmente, he entrado cada día, pero “no por mucho madrugar se amanece más temprano”… Perdón perdón me equivoqué de cinta… Ya está: “no por mucho pasar a leer se me ocurren más ideas”. Y ahora estoy algo liado con los trabajos de la facu y el exámen de catalán…

    Prometo pasar a dar una mano y analizar todo bien la semana que viene, y si ya está resuelto, pues paso igual dar las felicitaciones de rigor, compartir una taza de té o café y hablar del clima.

    Saludos, Uriel Eugenio

  21. No tengo mucho tiempo, así que dejo lo que he visto a vuelo de pájaro en los informes (aunque sólo hallo esa incoherencia en la declaración del Padre Froilán). En fin.

    1. Estracto de la entrada del caso nº 8:
    Y ahí debió quedar la cosa. Pero cuando Virginia Brezo (30 años, casada, hermana del fallecido) quiso dar sepultura a su hermano, el padre Benito Piña (63 años, párroco, obviamente soltero) se negó en redondo, argumentando que “si Jorge resultaba haberse suicidado, habría cometido un pecado mortal y no podría ser enterrado en Suelo Sagrado”. Las súplicas de Virginia, feligresa de la parroquia del padre Piña desde pequeña al igual que su hermano, no sirvieron de nada.

    ¿Febrero de dos mil ocho, verdad? Según el Padre Froilán, Piña restauró el barrio con varias décadas de trabajo. Según Virginia Breso, ella y su hermano eran feligreses de la Parroquia desde niños. Hasta aquí todo coincide. Salvo por un punto. Si Froilán dice que el Padre Piña volvió a ser el Párroco de San Conrado después de lo de Vanesa Urtado (esto es, julio de dos mil ocho), y antes estaba en San Agustín… es evidente que alguien no nos está diciendo la verdad. Piña siempre fue Padre Párroco de San Conrado (lo fue durante décadas, y en este tiempo restauró el barrio), y fue en ese tiempo en que Jorge y Virginia Breso se hicieron feligreses de esa Parroquia (no tenemos constancia de que haya sido alguna otra). Luego fue transferido a San Agustín durante un tiempo, retornando después del caso número trece… es decir, mucho tiempo después de que le negara la sepultura a Jorge Breso. ¿En qué Parroquia estaba en febrero de dos mil ocho? ¿En San Agustín, como parece decir Froilán, o ya había retornado a San Conrado?

    2. ¿La madera barnizada se hincha? No sé mucho de madera, por ello puedo estar errando garrafalmente, pero yo tenía entendido que cuando se barniza la madera se hace, efectivamente, con el motivo de que no se hinche por la humedad… Si no es así, corregidme y me retractaré. Pero si es como yo pienso (y no estoy muy seguro ni de mi nombre), creo que la madera no se hincha o se abomba por la humedad una vez barnizada, con lo que la capa de barniz tuvo que ser puesta después de que la madera se hinchara.

    No doy pie con bola en este caso. Pero estoy convencido de que la razón nos ha llevado hasta aquí, y la lógica indica que este es el camino correcto. Por fuerza bruta lógica, por lo tanto, algo hay en este caso que se nos está pasando por alto.

  22. Creo que te puedo aclarar un punto, Nicolás. Hasta el momento nos hemos encontrado con el Padre Piña cuatro veces (contando con ésta); sin embargo, y aunque como mínimo en las dos últimas lo conocíamos como párroco de San Conrado… cuando amenazaron a Jenny Thales, la parroquia que se había tomado como inspiración para el decorado de aquella película fue San Agustín, y por entonces el padre Piña ya estaba allí.

    Faltaría quizás puntualizar dónde estaba cuando el caso de Brezo; pero hasta donde sabemos, es cierto que Piña ha ejercido de párroco en ambas iglesias.

  23. Lamentablemente les mentí, ando con algunos problemillas. Será la próxima. Suerte a todos.

  24. Bueno, señoras y señores. Me temo que hasta aquí podemos llegar. El padre Piña nos permitió investigar cinco días, y ya llevamos trece. Dado que hace ya tres días que no recibimos conjeturas, y diez que apenas tenemos investigadores de servicio, me temo que tendré que declarar este caso, y con él la maratón, cerrados y sin resolver.

  25. Sólo un tirón más… ¿En dónde viven, duermen y cocinan los Sacerdotes? Tenemos despachos, tenemos patio trasero y tenemos el Templo, pero no sabemos de dormitorios o de áreas específicas destinadas a vivienda (tengo entendido que cuando hay Seminrista o más Sacerdotes esto se llama “comunidad”).

    Lo único que he encontrado de incoherencia es lo que Boniatus no está de acuerdo en que los Padres oculten algo. Es sencillo:

    1. San Conrado está en números rojos porque la Parroquia vive de los donativos de los fieles y los fieles tienen desconfianza del Padre Piña a raíz de los casos mencionados. Corremos el peligro de cerrar las puertas. Por eso creí oportuno la fundación pro-vida.
    2. Y sin embargo, sin ser un día especial (domingo, día de precepto), vemos la Iglesia bastante llena, confesándose con el Padre Piña y demás. En suma, fieles que aporten donativos no le faltan a la Parroquia.
    3. Esos pocos donativos se han destinado a la fundación, de ahí el deterioro de la Parroquia y el reciclaje de tanta madera.
    4. ¿No resulta curioso que estén en números rojos y la Iglesia esté llena? Lo dicho, a mi modo de ver es una pequeña incoherencia entre la declaración de Froilán y los hechos.
    5. La estatuilla de San Conrrado estaba toscamente tallada y barnizada… pero aún así se veía hinchada por la humedad… ¿El crucifijo no estaba hinchado, Jack? Es decir, si ambos materiales son de madera, y tomando en cuenta que el Crucifijo es infaltable en cualquier Iglesia (lo que nos podría hacer pensar que es de la misma época de la efigie), ¿no tendrían que estar ambos hinchados por efecto de la humedad? ¿Por qué sólo está hinchada la madera de la estatuilla?

    Profesor, Jack, no podemos dejar a medias una investigación. Una investigación que probablemente quizás a lo mejor nos podría conducir a un supuesto Noriega, pero que podría esclarecer muchos interrogantes… La aventura, si se queda a la mitad, deja de ser aventura… No demos el brazo a torcer. La Sociedad del Misterio se ha enfrentado a peores cosas antes. Hemos resuelto casos de semejantte complejidad. Hemos encontrado a David Jiménez una vez, y nos enfrentamos en esa ocasión con el mismísimo A. K. Hemos desbaratado planes criminales de alta complejidad, hemos descubierto siempre la verdad… No podemos amilanarnos por esto. Podemos resolverlo.

  26. No es cuestión de amilanarse o no, Nicolás. Es una simple cuestión de falta de activos. Comprueba los hechos:

    1- El día 1 de Diciembre, el padre Piña nos autorizó a investigar cinco días. He estado estirando ese plazo todo lo posible, con la excusa de que en realidad ya no necesitábamos “estar allí” físicamente, pero lo cierto es que seguimos manteniendo una investigación abierta sobre su parroquia y ellos lo saben.
    2- Entre el dos y el tres de Diciembre se terminaron de publicar los informes. Desde ese día, ha habido un total de diez conjeturas (Boniatus y yo no incluidos).
    3- Entre el seis y el diez de Diciembre no ha habido absolutamente ninguna conjetura.

    Así que ya lo ves. No se trata de falta de ánimos, sino de falta de actividad. El plazo se nos ha acabado de sobra. El rastro de Martínez (porque no sabemos si es o no Noriega, es una teoría francamente interesante pero por ahora indemostrable) ya se ha enfriado. No tenemos nada con lo que trabajar, y lo único que teníamos es algo que no nos ha llevado a ninguna parte. Quizás no haya habido la suficiente participación, o quizás es que San Conrado era un callejón sin salida desde el principio. En todo caso, lo cierto es que parece que no tenemos nada.

  27. De acuerdo. Me rindo ante la evidencia abrumadora de los hechos. Y admito que sabemos menos de lo que querríamos saber sobre Martínez y sobre su entorno.

    Y lo admito, es posible que esto haya sido un callejón sin salida desde el principio, pero lo veo bastante extraño (dícese que no me termina de encajar la idea). Sabemos que Martínez llegó buscando ayuda porque alguien le perseguía. Sabemos que cuando nosotros pusimos condiciones para que nos dijera la verdad se acobardó y huyó. Sabemos que se llevó la revista que nos regaló Ashnoor. Sabemos que alguien extrajo información de Ashnoor Comunicación relativa a la fundación Pro-Vida San Conrrado. Y sabemos que:
    1- La revista, al menos que nosotros ignoremos, tiene un valor en sí misma (no creo que sea un códice). Y si Martínez se tomó la molestia de robarla y encima de hacerlo con un buen ojo (sabemos que esa revista no estaba a la vista), por algo será. Ese algo nos condujo a Ashnoor Comunicación.
    2- La info robada es de la fundación del Padre Piña. Por las declaraciones de Piña, sabemos que la fundación, hasta el momento, no tiene ningún enemigo, por lo que nadie querría directamente robar esa información de Ashnoor Comunicación.
    3- En suma, el valor de ambos robos no está en lo robado, sino en lo que nos quieren decir con esos robos, es decir, los lugares a los que nos han conducido esos robos.

    Quizás Martínez estuviese siendo perseguido, quizás no. Pero lo cierto es que su robo nos condujo a Ashnoor. Y el robo de Ashnoor, que pudo ser ejecutado por Martínez, hacia el Padre Benito Piña. Martínez nos ha guiado, por lo menos esto sí podemos respaldarlo con anteriores investigaciones, hasta llegar aquí. Quizás porque sabía que no entraríamos de lleno en su juego y quería obtener una salvaguarda. Quizás porque quería que investigáramos a la persona que lo perseguía porque sabía que a él le quedaba poco tiempo. Quizás había anticipado que nosotros no nos tragaríamos cualquier historia, pero también que seguiríamos un reto personal, una línea de investigación que nos condujese hacia él y hacia la persona que lo perseguía. Esto podría hablarnos de cierta premeditación (tuvo que cometer el robo a las oficinas de Ashnoor antes del ocho de noviembre). Y luego cometió el robo en nuestras oficinas.

    Si yo estuviera perseguido, y si yo quisiera dejar un rastro para que la única gente que puede ayudarme me encuentre y me ayude, no andaría dejando cabos rotos o pistas que no conducen a ningún lugar (es un tanto en contra). Creo que Martínez sabía que seguiríamos estas líneas de investigación y que quería decirnos algo, hacernos llegar hasta el lugar indicado para resolver el misterio, para ayudarle. Si no lo conseguía con la petición, lo haría ejecutando el robo.

    Claro está, todo esto suponiendo que Martínez está siendo perseguido. Lo mismo podría ser que en realidad es un maniático filántropo que se aburre y quiere jugar a que le encontremos, a ver qué tan buen planificador maestro es.

    En fin. si cerramos la maratón, ¿volvemos a abrir las puertas al público?

  28. Lamento “oirte” decir eso Jack, pero tienes razón. Mi falta de tiempo no me hace sentir menos culpable, lo siento.

  29. No te disculpes, Uriel. No busco culpables, eso sólo lleva a algo cuando hablamos de un crimen. Busco soluciones. Y la solución, me temo, es la que he encontrado: aceptar la derrota, admitir que el rastro se ha enfriado, y dejar de perseguir fantasmas. Además, yo sólo he dicho que ha participado poca gente últimamente; no que tú no seas uno de ellos.

    Estad atentos, en breve se hará el anuncio oficial.

  30. Te agradezco el ánimo Jack, pero mi conciencia no ha aceptado tu argumento.

  31. ¡Feliz año nuevo! Que silencioso que esta todo por aqui. Vamos que no pasó nada.

  32. Punto número uno, necesitamos que la Sociedad del Misterio forme filas nuevamente.

    Punto número dos, lo digo porque no sé en qué sitio estoy.

    Punto número tres, ¿alguien recuerda algo de la fiesta que montamos aquí para primeros de año? Porque yo tengo la mente en blanco…

    Punto número cuatro (lo más importante), ¿alguien sabe cómo llegué a la cima del MachuPichu vestido con hojas y helechos? Para más inri, traía un sombrero de paja de ala ancha (que no banda ancha). Y ya que estamos, ¿algún motivo para que el cielo varíe entre amarillo y verde? Porque yo lo recordaba azul…

    Y bueno… por si no lo he dicho ya en las celebraciones pertinentes… ¡Feliz Año Nuevo! Y desde aquí le digo a A. K. que no podrá vivir sin cometer errores durante el resto de suvida. Que lo intente.

  33. Este mes vamos a gastar mucha luz, por que está todo encendido y preparado, pero aquí no viene nadie!!
    JEFEEEEEEEE!!!!!!!
    Hoolaaaa????????

  34. TSK TSK TSK

    Es el sonido de mi lengua golpeando el paladar en signo de desaprobación.

    Cuando entro en la sala común de La Sociedad y veo todos esos ordenadores apagados me recuerda a un viejo cementerio de aviones. Tanto potencial inutilizado.

    Dejo mi sombrero en el perchero y me siento en el que siempre fue mi sillón favorito, dejando a mi lado el enorme mamotreto de los informes y expedientes de los casos de la sociedad.

    -¿Qué ha pasado aquí?- le pregunto al eco de la sala mientras ojeo los últimos datos espolvoreados en la ahora polvorienta pizarra.

    Un trago de bourbon de mi petaca me devuelve el espíritu investigador. Aunque nunca lo perdí. Al menos no del todo. Mi largo retiro no me ha anquilosado tanto como pensaba y los nombres que riegan los últimos casos, las palabras en la pizarra, pronto se unen en una especie de red que mezcla viejos casos y nuevos enemigos. ¿O son los mismos?

    Tardo seis horas en revisar todo. Todo. Incluso las conversaciones de Jack con su equipo diciéndoles que el caso estaba perdido. Cerrado. Y me pregunto qué es lo próximo que debo hacer.

    Bien, por partes. Primero anoto en mi libreta las dos ideas que se me han venido a la cabeza tras leer tal cantidad de información: clases de porno y permiso de conducir.

    Porque todo comenzó con la visita de un tal Martínez (qué bien, por fin el malo de algo no se llama Stormbladepowerful) y el robo de una revista porno. Una en concreto de nuestra colección comunal. Y pienso que no es tan difícil ese enigma. Si sabemos el número, la fecha y la editorial sólo hay que hacerse una pregunta: ¿es una revista de contactos o una clásica revista para hombres? Porque no es lo mismo un compendio de fotos de partes nobles y preferencias que una publicación llena de fotos de mujeres desnudas y ARTÍCULOS. Los artículos se firman. Igual que las editoriales. Ese tipo de publicación trata temas de actualidad y “cosas que les interesan a los hombres”. No es que sea mucho, pero me inquieta que mis compañeros hayan estado tan perdidos en mi ausencia como para no pensar que quizá, además de tetas, en la revista pudiera haber INFORMACIÓN. Ni siquiera sé si es relevante. Pero estoy de mal humor.

    -Sí, teorizando sin pruebas- gritando a nadie en particular-¡Jódete, Ryder!

    Y bebo un poco más. Me enciendo un cigarrillo mientras pienso en dos cosas, la ley anti tabaco y por dónde me la paso yo y que el padre Piña podía estar en peligro mientras todos mis compañeros se han tomado vacaciones. Igual le robaron, le secuestraron, le mataron y le metieron fuego. Y no es que me enfade con nadie en concreto, pero es difícil seguir diciendo que la Sociedad del Misterio está llena de genios investigadores cuando se les pasa un detalle tan simple. Y viendo la escalada a la que les conducía la maratón no voy a andarme con circunloquios. La Sociedad no estuvo a la altura.

    A Zalaya se le espeta que no se le ocurra aparcar en la iglesia y tiene que dejar el coche en la quinta puñeta literalmente. Ryder en cambio ve como un gato sale de debajo de un coche aparcado en la misma.

    -Ejem- toso, pero con intención-. Ejem, ejem, ejem.
    Rebusco en la libreta de direcciones de La Sociedad y primero envío el siguiente mensaje vía mail a todos los investigadores:

    LA SOCIEDAD DEL MISTERIO HA FRACASADO. HEMOS FRACASADO. PODEMOS MONTAR UNA CHURRERÍA.

    Y antes de que pueda notar que el alcohol me ha subido un poco (¿cuántas horas llevo bebiendo del mueble bar de Rasudouque?) ya le he dado al botón de enviar.

    -Bueno, que se enteren, si les va a dar igual.

    Acto seguido busco el teléfono de la iglesia del padre Piña y llamo, a ver qué me encuentro.

  35. Vaya, parece que no lo cogen- pensé antes de dormirme sobre el montón de papeles.

    Al despertar me aseo en los baños de La Suciedad del Ministerio, me tomo un par de aspirinas para la resaca y me vuelvo a poner manos a la obra. Tiene que haber más pistas en los casos, más cosas que se le han escapado a estos. No pienso parar. Si hace falta resolveré el caso yo solo.

    Cojo los expedientes y continúo investigando. ¿Qué tienen en común nuestra revista porno y la cuenta de pro-vida? Se me ocurre una respuesta: NADA. Luego se me ocurre otra más bonita: NOSOTROS. Lo que tienen en común los dos robos es que nosotros estamos de algún modo involucrados en todos esos acontecimientos. Alguien ya ha dicho que todo puede ser un juego que nos han forzado a jugar. ¿Para qué? Vuelven a ocurrírseme tres ideas:
    -Que rememoráramos los antiguos casos porque quien esté detrás de todo esto quiere que descubramos algo que se nos ha pasado en alguno de ellos.
    -Lo mismo, pero que solo lo haga para demostrarnos que sabe perfectamente todos nuestros movimientos.
    -Una cortina de humo. Acernos creer que estamos tras la pista de algo, solo para que lo investiguemos mientras la auténtica acción transcurre en otra parte.

    Eso me conduce a Martínez. Se ha especulado mucho acerca de quién es y en qué miente. Sobre lo que ha dicho se me ocurren ciertas cosas:
    -Cuando habla de que su “jefe” tiene una auténtica red de espías y asesinos a su disposición… me invita a pensar que lo que hace es valerse de un montón de gente a la que , de un modo o de otro, pueda extorsionar. Como Martínez, por lo que no sería de extrañar que todo lo que ha hecho forme parte del plan maestro del “jefe”.
    -Me obligó a firmar una obra y a destruír otra. Podría hablar de firmas delitos y no esculturas. Podría haber firmado, por ejemplo, una de las cartas de nuestra Nemesis que nos llevara a pensar que A.K. estaba en una parte cuando no era así. Quiero decir que las obras firmadas y la destruida pueden ser una metáfora que aluda a otros de nuestros casos, a juzgar por el hecho de que es evidente que quería que pensásemos en otros de nuestros casos viejos.

    Me he cansado de teorizar, necesito un trago. Cojo el teléfono y llamo a la editorial de la revista porno robada. Si bien no pueda sacar mucho en claro, a lo mejor consigo una suscripción grais por pesado.

  36. ¿Hola? ¿Hay alguien por aquí? Soy Rose Hartigan, la nueva ayudante el forense. Con estos pasillos tan solitarios y esta decoración… creo que me he metido en una película antigua de terror sin saberlo. ¿Pero que está diciendo ese hombre? Uhm… creo que “Enfermeras calientes” es la pista que necesitaba para saberlo.

    Uy, que telaraña más mona, creo que la señora de la limpieza está de vacaciones… o debajo de alguna de estas alfombras arrugadas… creo que el primer misterio que tendré que resolver es donde está todo el mundo y porque solo queda un borracho hablando de porno…

  37. -Buenos días, señorita. Mi nombre es Vórtice Marxista y, hasta que no se demuestre lo contrario, yo soy La Sociedad del Misterio.

    Le ofrezco la petaca.

    -Si viene en busca de misterios, adelante- le señalo la enorme montaña de expedientes-. Sería genial que sacase alguna pista que se le haya escapado a esta panda de inep… perdón, a los grandes investigadores de la sociedad. Según creo han estado palos de ciego y un señor cura con muy mala leche puede estar en peligro. O muerto ya a estas alturas.

    Le paso los expedientes y sigo por mi parte tratando de llamar a la iglesia de nuevo.

    (Sería interesante que si aún no lo has hecho te leyeses al menos todas las entradas relacionadas con la maratón del misterio. En ellas encontrarás referencias a casos anteriores que puedes encontrar usando las etiquetas que hay en la barra izquierda de la pagina principal. Bienvenida.)

  38. Los ojos de Hartigan se abrieron como platos al ver la montaña de expedientes.

    – Necesito ese trago – dijo aceptando la petaca y poniendo una cara bastante rara después -. Un placer señor Marxista, y… bueno prefiero no saber lo que acabo de beber.

    Con resignación se sentó en la primera silla que encontró que no amenazaba con tirarla al suelo y comenzó a leer.

  39. (Por cierto, te recomiendo que pinches el recuadrito de notificación por correo electrónico, para que el sistema te avise cuando haya comentarios. Así no pierdes baza. Está debajo de la palabra de verificación en los comentarios)

    -Otra vez comunicando… no puede ser.

    Rebusco la dirección de la parroquia en los expedientes.

    -Léase eso lo más rápido que le sea posible. A lo mejor nos vamos a misa de 8.

  40. ¿Y esto?

    Que conste que tú no eres el único investigador activo e la Sociedad del Misterio. Mientras me quede un álito de vida, permaneceré aquí para defender esta noble institución. Y ahora a los bifes…

    … Deriel, bienvenida a la Sociedad. Vórtice, ya se te echaba de menos.

    ¿Qué decís? A finales de enero me puse yo a ordenarlo todo junto con Microft… A ver, dejadme unos momentos y veo qué podemos hacer para movilizar esta maquinaria. Antes que nada, Vórtice, te digo que la Sociedad no descansa, si bien es cierto que pudimos haber estado un poco anquilosados. Pero dejadme aclarar unos instantes mis ideas para poner las anotaciones quehe hecho por aquí.

    ¡A la carga de nuevo!

  41. Si no has conseguido avanzar en la investigación, por lo menos conseguirás que caigan un montón de comentarios diciéndote “¿A quién le dices que no ha estado a la altura?”. Se añoraban un poco esos irónicos comentarios.

    Me has dejado sorprendido.

    1. Creo que algunos de nosotros soltamos la variable consecuente de que en la revista podía haber algo que le interesara más a Martínez. De hecho, tengo el recuerdo de haber consignado las dos explicaciones que yo veía desprenderse del robo: que la revista encerraba algo importante en sí misma, o que era un lazo de conexión con otro eslabón de una cadena. No sé mucho, pero el hecho de que días antes de nuestro robo se cometiera un robo en las oficinas de Ashnoor indica que algo hay. No podemos decir que haya algo concreto, pero algo había. El robo a Ashnoor tuvo que ser cometido antes del ocho de noviembre, día en el que fuimos consultados nosotros. El sábado trece de noviembre Martínez nos roba la revista que enlaza con Ashnoor, lo que sugeriría (a mí modo de ver, que puede ser erróneo, a ojo) que estamos destejiendo un doble entramado. Chestertong dice que escribir un cuento policial es escribir dos cuenos: el primero lo escribimos, lo damos vuelta, e iniciamos el segundo cuento revisando los eslabones de forma analítica desde el final del primer cuento, pasando por el desarrollo, hasta la génesis del primer cuento, que sería el final de nuestra investigación. Algo parecido ha hecho Martínez, según lo veo yo.
    Pero la hipótesis de que la revista contuviese algo de valor en sí misma la descartamos por encontrarnos con un robo en las oficinas de Ashnoor. No cualquier robo, sino un robo que salía de los patrnes comunes que habían seguido otros robos en esas instalciones (creo recordar, no lo tengo tan fresco como tú).

    2. El razonamiento es correcto. Y no dejo de preguntarme porqué ninguno de los investigadores nos dimos cuenta… ¡Merde! Y yo queriedo buscar incoherencias entre la madera de un crucifijo y de una estatuilla de un Santo…

    No sé si para montar una churrería. Pero vamos, aunque sea para mantener la actividad. Eso sí, yo vendo también chocolate y praliné XD

  42. Encantada de conocerle, una alegría saber que esta oficina no está abandonada, no se puede hacer una idea de las historias que estaba imaginándome ya. A veces pienso que he visto demasiadas películas. Espero que me de tiempo de leerme todo esto antes de irnos a misa, aunque os aviso que puede que eche a arder en cuanto pise suelo sagrado. Creo que la última vez que entré en una iglesia fue para desclavar a un cura de la cruz… pero eso fue otro caso…

    Con una sonrisa extrañamente divertida en los labios al hablar de cadáveres, Hartigan siguió removiendo archivos y leyendo todo aquello que podía.

  43. Arqueo las cejas y pego otro buen trago de bourbon.

    -¡Nicolás!

    Parece que no todo está perdido.

    -Me alegro de saludarte, Nicolás. Y perdona mis palabras, pero mucho me temo que, efectivamente no soy el único, pero… bueno, ahora somos tres.

    Le pongo al día de todas las majaderías que se me ha ocurrido conjeturar.

    -Estoy especialmente preocupado por lo del Padre Piña. Estoy llamando a la parroquia pero nadie contesta. De todos modos, si he acertado con mi conjetura creo que será demasiado tarde. Quizá los periódicos hayan dicho algo de la parroquia y no lo hemos visto por nuestras no-vacaciones.

  44. -Respecto a los que van a comentar sobre mis palabras. Estaré encantado de responder a ese ¿quién dices que no ha estado a la altura? con un rotundo TÚ, a cada uno de ellos. Nicolás, de todos modos, me consta que fuiste de los pocos que estuvo en la brecha hasta el final. No obstante, si tuviera que darle una calificación a la maratón sería la de rotundo desastre. No sé si has pensado en las consecuencias. Para empezar había un secuestrado al que habéis (hemos) abandonado a su propia suerte. A estas alturas estará también criando malvas. No se trata de enfadar a nadie, se trata de hacer ver que hemos fracasado. Yo también me meto en el saco, que, a fin de cuentas, he sido el que más vacaciones ha tenido. Y me duelen mucho este tipo de fracasos… fracasos por apatía y no por torpeza. Sea como sea no pienso quedarme quieto. Me alegro de que hayáis aparecido. Caso cerrado o no, lo pienso resolver. Por muy frío que a estas alturas esté el rastro. Caso cerrado es algo que le ocurre a otras personas.

  45. Bueno, aunque tengamos a un montón de cadáveres, cosa que por otro lado tampoco me parece demasiado malo tengo técnicas que investigar, lo importante será coger al responsable. Tal vez no hayamos podido evitar la masacre pero sí podemos conseguir que no quede impune. ¿Alguien quiere galletas?

    Y misteriosamente, de un bolso en apariencia pequeño, la agente Hartigan sacó un enorme paquete de galletas con chocolate que olían a regalo de los dioses.

  46. Tres somos, entonces. Si queréis, os acompaño a la Misa de la noche, a ver qué ocurre en la parroquia de San Conrrado.

    Hablaste de porqué estábamos metidos en este juego… Yo desarrollé algunas ideas en la clausura de la aratón…

    Mi opinión es que Martínez está siendo amenazado (estaba, a estas alturas ya puede estar en el fondo del río). Martínes recurre a nosotros como salvavidas, pidiéndonos ayuda por legal, pero al ver que no se la ofrecemos nos roba la revista. ¿MI opinión? Que si nosotros e hubiéramos dicho “Sí, te ayudamos”, Martínez no hubiera robado esa revista porno.

    Está bien usar la imaginación para teorizar, pero debe ser medida con cuenta gotas. No es bueno extraer variables de conjeturas, aunque sí lo es extraerlas (las variables) de los hechos que tenemos a disposición. En mi humilde opinion, Martínez robó la revista porque sabía que no le prestaríamos nuestra ayuda así como así. Antes de robar la revista (que nos condujo a Carlos Ashnoor) debería haberle robado a Ashnoor, para que este robo nos condujese al siguiente eslabón de la cadena, en el que nos hemos atorado hace ya casi cuatro meses…

    ¿En conclusión? Martínez era perseguido. Martínez quería ayuda. Martínez sabía que nosotros no lo ayudaríamos de buena gana. Martínez sabía que le quedaba poco. Martínez organizó una red para que nosotros la destejiéramos. Cuando hubiésemos terminado esa red, enontraríamos al perseguidor de Martínez o a aquello que le estuviese poniendo en peligro. Esto es lo más consecuente que se me ocurre.

    Que nosotros fuésemos un eslabón de la cadena, que nos indujesen a rememorar nuevos casos para a) encontrar una pista que antes se nos hubiese pasdo por alto o b) saber que alguien sabe mucho de nosotros, e incluso el hecho de que Martínez no estuviese en verdadero peligro, sino que su jefe lo enviase…
    … son hipótesis de trabajo interesantes. ¿Se corresponden con o poco que sabemos? En muchos aspectos, sí lo hacen. ¿Son sencillas? Algunas sí… otras no. Cuando postulas que el jefe de Martínez pudo haberle enviado, estás presuponiendo un ente del que no tenemos noticias

    Eso sí, como dije en una ocasión. Lo mismo podría ser que Martínez es el mismo perseguidor, y lo que quería era jugar un rato al “A ver qué tan buenos sois”. En suma, con la ausenica de pruebas sólidas, todas las teorías son, hasta cierto punto, v´lidas hasta que se demuestre lo contrario.

  47. Queda claro que objetivamente nos hemos conducido un poco torpes (gran eufemismo). Pero si el fracaso fuese rotundo, la intención de seguir adelante con la investigación sería ya no utópica, sino más bien un absurdo. El hecho de querer seguir adelante en esto, presupone el hecho de que las fronteras siguen abiertas, de que no hemos llegado a un horizonte finito (que no hemos tocado fondo, para hacerla más simple).
    La contradicción del auto, por el momento, es lo que a m´ime ha llamado la atención sobremanera. Hemos sido torpes, o no hemos sido muchos, o habremos estado algo anquilosados por la proximidad de fin de año o (meta aquí cualquier causa), pero lo que cuenta ahora es que no todo está perdido, si crees que se puede hacer algo más.
    A ver. ¿Somos tres, no? A falta de más datos después de la clausura, trabajemos con lo poco que tenemos e indaguemos hasta el fondo. Busquemos aquello que en ese momento no supimos ver, quizá porque el caso estaba aún caliente. Ahora, que podemos verlo con cierta frialdad y desde lejos, es un buen momento para darle una revisada más.

    Y Deriel, acepto encantado esas galletas, que ha sido levantarme y comenzar a teorizar por aquí… ¡Y con otro caso de un asesinato en una fiesta de disfraces con cincuenta estudiantes de Abogacía! Yo tengo la contraseña de la máquina e Café de Boniatus, chocolate caliente y 7 UP. Luego buscamos más cafeína.

  48. Toda una lección de cómo debe trabajar un investigador, Nicolás. Recuérdame que te añada a mi lista de felicitaciones navideñas.

    Bien, tenemos mucha información y muy pocos efectivos. Sugiero un juego.

    Vamos a recrear el caso desde el principio, en frases cortas. El caso objetivo, sin conjeturas ni impresiones. Y vamos sumando todo lo que sabemos de cada frase. Ejemplo:
    -Martinez llega al despacho y no se quita los guantes.
    Alguno de nosotro añade:
    -Dice que viene de Canarias, pero no concuerda ni su reloj ni su ropa.

    ¿Qué os parece?

    Empiezo yo:

    Alguien que se hace llamar Martínez aparece a primera hora de la mañana, muy nervioso y muy abrigado, diciendo que alguien va a por él.

  49. PD: Que coordinación para escribir comentarios a la vez, Nicolás. Casi lloro al leerte, ese es el espíritu que necesitamos. Gracias.

  50. Estoy leyendo el caso desde el principio, tal vez vaya un poco lenta pero, según he visto Martínez llegó a las 8 y media de la mañana a la oficina pero dice que hace una hora y media que llegó de Canarias (por cierto comenta que se fue de España, que yo sepas las islas son españolas hasta día de hoy). Él dice que llegó a las 8 es decir que si su reloj tiene la hora canaria aterrizó a las 7 hora continental y concordaría con la hora de la oficina. ¿Se puede saber si aterrizó un avión a las 7 de la mañana que vino de Canarias y de camino una lista de pasajeros? Si cabe la posibilidad de que Martínez nos haya mentido, a saber en cuantas cosas lo habrá hecho.

  51. Otra cosa, a pesar del calor de la oficina, Martínez no se quita los guantes pero sí la chaqueta. Cuando lo más usual es hacerlo al revés, sobre todo por comodidad para quitarse el abrigo. Las manos son un reflejo de la actividad de una persona, en el caso de un escultor mostraría durezas, pequeñas cicatrices, incluso serían algo más rudas de lo normal. Tal vez por eso no se quitó los guantes, porque desde un principio pensó en mentirnos. Recordad una cosa, los testigos mienten.

  52. A ver… dice que llegó hace una hora y media, siendo su llegada a las 8:30 habría llegado una hora y media ates, independientemente de si tenemos en cuenta el horario insular o el peninsular. Una hora y media antes sería para nosotros las siete de la mañana. Correcto. Pero parece que su reloj no marcaba ni horario insular ni peninsular. Sí, nos mintió, la cuestión es que esto se divide en dos partes:
    -Mintió en de dónde había venido y habría que buscar el sitio que corresponde a su abrigo y el horario que marca su reloj.
    -Mintió en todo y ni siquiera habia viajado. El abrigo y los guantes eran para despistar. A lo mejor no era un hombre, sino dos enanos.

    Yo añado: no se quita los guantes, por mucho que la calefacción le provoque suficiente calor como para quitarse la chaqueta.

  53. Lo de la hora está en ese mismo caso. Centrémonos sólo en hacer sólo el resumen, lo más objetivo que podamos, y luego extraemos conclusiones.

    Después de contarnos la historia de su vida durante los últimos tres o cuatro años, nos pide ayuda, y la Sociedad se la niega.
    El resto de la semana investigamos para saber en qué nos ha mentido.

    Ahora sí. ¿Creéis conveniente desglosar todas las mentiras que nos dijo una por una o pasamos al sábado siguiente?

    P.S. Y a veces el escribir comentarios simultáneos trae tantos dolores de cabeza XD Gracias, por otra parte.

  54. Me parece correcto, Nicolás. Continuamos hasta el sábado siguiente. Aparece de nuevo. Imaginamos que sigue con guantes, aunque creo que no especifica. Siempre con guantes.
    Zalaya le hace ver cortesmente (jajajaja cómo me río) que nos ha engañado en muchas cosas y que hasta que no diga la verdad no le ayudamos.
    Da un portazo y se va. El segundo portazo tarda en ocurrir más de lo normal (qué oído tiene Boniatus). Salen y encuentran que Martínez ha dejado KO a Rabbit, se ha colado en el almacén y se ha llevado un ejemplar concreto de una revista porno de nuestra gran colección.

    (El problema es que Deriel debe ahora mismo estar leyendo como una superdotada o no nos va a seguir el ritmo. Toma notas, si quieres, para la hora de las conjeturas. Y aporta, aporta, por favor. Lo estamos haciendo bien)

  55. Pues sí, estoy leyendo a marchas forzadas. Estoy en la entrevista con Ashmoor, al que también han robado. En breve os comento.

  56. Si Deriel refresca la entrevista con Ashnoor, entonces sólo faltaría decir un pequeño detalle.

    La revista es la de la primera quincena de enero de dos mil ocho, que nos faltaba, y que nos había regalado Ashnoor hacia octubre de dos mil nueve, por finalizar el caso número veintitrés (Una duda desde el pasado). El hecho de que las circunstancias indiquen que Martínez iba a por esa revista en particular, nos impulsa a hablar con Ashnoor…

    … y aquí entraría Deriel. ¡Ánimo!

  57. En respuesta a un comentario de Deriel que no sé por qué no ha aparecido en el blog en el que hacía referencia al hecho de quitarse el abrigo y no los guantes… pues a saber. Es otro de los enigmas. Lo añadimos al resumen. A la espera de que Nicolás lo siga.

    Me saco una dicodina del bolsillo y felicito a Foreman y 13 por su trabajo. tru

  58. Vale, ya estoy al día. El resumen que he hecho es el siguiente:

    – Llega un hombre de aproximadamente sesenta años bastante abrigado. A pesar del calor se quita la chaqueta pero no los guantes. Dice que se llama Eduardo Martínez y cuenta un montón de mentiras sobre donde ha estado y que un hombre le contrató para hacer trabajos y que ahora quiere matarle. Al no aceptar el caso de inmediato, vuelve unos días después.

    – Al desmontarle el personaje que se había creado el señor Martínez se enfada y se marcha, no sin antes robar una revista porno que Ashmoor había regalado a la oficina después de resolver un caso. Sigue con los guantes puestos.

    – Ashmoor ha sufrido el robo de información de la fundación pro-vida de la parroquia de San Conrado, fundada por el Padre Piña, y que lucha por la abolición de la pena de muerte en Estados Unidos, donde está el asesino del destornillador.

    – Todos reciben un mensaje diciento: “¿Lo queréis? Lo tengo. Venid a buscarlo.

    Conclusiones hasta ahora: Si Martínez está cerca de los 60 años creo que si alguien quisiera matarlo lo habría hecho ya. No estamos hablando de un chaval escurridizo, sobre todo si quien lo busca es tan profesional como él lo pinta. Por lo tanto descarto por ahora la conspiración contra él. Por otro lado tenemos dos robos. En ambos casos fueron a por cosas concretas. En nuestra oficina la revista estaba al fondo del almacén, así que quien la cogiera sabía qué y dónde estaba. O conocía el sitio o le habían dicho donde encontrarlo, igual que en Ashmoor. Además en los dos casos entraron por la puerta, sin subterfugio alguno. Si encontramos a alguien relacionado con las dos oficinas tal vez encontremos quien da los detalles al ladrón.

    Lo más descabellado que se me ha ocurrido es que tal vez Martínez tenga algo que ver con Gordon. No se me ocurre otro modo de que robe los papeles de una fundación que luche contra la pena de muerte. No sé que edad tiene Gordon y si Martínez podría ser su padre. Si nos estaba presentando un caso tan peligroso podía ser para llevarnos hasta un asesino de verdad, pero no el que el nos contaba, si no el verdadero asesino del destornillador. No sería el primer caso de un inocente ejecutado por error.

    Como detalle lo de la calva del Padre Piña, que no sé porque estaba colorada y sudorosa con el frío que hace y el versículo de Mateo 7:1 con el que Froilán relaja a Piña dice: “No juzgues y no serás juzgado”. No sé si será relevante pero al menos curioso sí es.

  59. Bueno, bueno, bueno… si ha sacado el resumen entero…

    Vale, perfecto, gracias. De todos modos, ahora que tenemos frescos todos los hechos, yo sigo pensando que no estaría mal ir desmontándolo poco a poco, para ver si entre todos casa comentario nos despierta alguna neurona dormida.

    -Otra vicodina-

  60. Una de las cosas que comentó Martínez fue que el hombre que lo perseguía además de disponer de muchos hombres, sabía como manejar a los medios y aparecer siempre como un héroe. También lo llama viejo cuervo.
    ¿Os suena alguien que se apellide Crow y que tenga esta descripción?

    Tal vez sea un palo de ciego… pero nunca se sabe.

  61. Creo que en el caso ya se habla de eso, de Crow y del posible parentesco con A.K., nuestro archienemigo más prestigioso. Podría ser. Yo lo que opino es que, antes de arrojarnos a por el criminal, deberíamos bucear un poco más. Si la pista del coche aparcado en la iglesia (tras saber que el padre Piña no permite que nadie lo haga) se nos escapó, puede que haya más. Pistas en los hechos, como lo del abrigo y los guantes, como lo del coche… puede que haya otras que han pasado por alto.
    Mi intuición me dice que pronto tendremos por aquí a más investigadores. Todo sería más sencillo si tuviéramos más pistas cuando apareciese, ¿no creéis?

  62. Creo que se me han escapado pistas,¿dónde está lo del coche?

  63. Veamos, según yo lo veo existen las siguientes piezas en el puzzle. Si se me escapa aguna, recordadmela:

    -Martínez (su llegada, el caso que nos pide, su declaración, sus mentiras, quién es, etc, etc…)
    -La revista porno
    -Ashmoore
    -La Fundación pro-vida del padre Piña
    -El SMS (lo tengo ¿a quién? o ¿qué?)

    Pues vayamos por partes:
    -Martínez. ¿Qué sabemos de él?

  64. (lo del coche está en la investigación de Zalaya y posteriormente en la de Ryder. En la primera el Padre Piña le grita que no aparque en su iglesia y este tiene que aparcar en la 5ª puñeta. Luego Ryder ve a un lindo gatito saliendo de debajo de un coche polvoriento aparcado en la iglesia)

  65. Estoy estudiando la primera etapa de la maratón. Por el momento no veo nada raro.

    Las mentiras de Matínez van siendo estas:

    1. Vine aquí hace una hora y media, a las ocho.
    Martínez entró en las oficinas a las ocho y media. Tenemos muchas posibilidades, pero lo más probable es que en su reloj marcara las nueve y media, y que, al momento de arribar a España, consultase también el reloj y de ahí sacase que había llegado a las ocho en punto. ¿Conclusión? El reloj de Martínez está adelantado casi una hora. Estamos hablando del horario de invierno e por allá: según entendí, las Canarias tienen una hora menos que la hora de España. Martínez no podía venir desde Canarias. Esto fue lo que se admitió como cierto en la investigación. No nos propongamos derrumbar todo lo que hemos hecho hasta ahora, ya que pondríamos en tela de juicio muchos criterioss y daríamos por sentado que hemos cometido pequeños errores en un sistema complejo. Y ya sabemos qué ocurre luego (una mariposa aletea en Pequín y hay tormentan en Perú). Martínez consultaba varias veces el reloj de bolsillo al entrar a las oficinas. Este es un detalle que nadie notó.
    Primero lo consultaba mucho, y luego tuvo dificultades para abrirlo.

    Sigo leyendo y redactando.

  66. No se trata de poner en tela de juicio criterios que se dieron por válidos, se trata de tomar el caso como si nadie lo hubiera hecho antes. Es un ejercicio de imaginación. Si nos enfrentamos al caso desde el punto de vista de lo que ya se ha descubierto, tendemos a pasar por alto lo mismo que se pasó por alto en su momento.

    La veracidad y genialidad de los investigadores no queda en entredicho. Solamente nos limitamos a imaginar que acabamos de llegar y no sabemos nada de nada del caso. Me parece una perspectiva interesante. Y no es que tengamos muchas opciones.

  67. 2. Martínez se contradice. “Perdí todo mi prestigio”, y luego “Y me usó para firmar obras que no eran mías”. Esta fue una de las contradicciones que le reprochamos en su momento.

    3. El hecho de que no se quite los guantes indica dos cosas:
    a) No nos quieres revelar sus huellas (Eduardo Martínez, por consiguiente, no es él).
    b) No es escultor (las manos de un escultor se notarían fácilmente. El hecho de que no quisiera dejarlas a la vista sugiere esto).

    4. No salió e España cuando dijo que había salido (engo entendido que esto se debe a la declaración que realizó sobe el aviso que quiso hacer a sus allegados).

    5. Zalaya dice que por su miedo incontrolable, no es escultor (lo leí en la investigación, y aunque está claro, yo no lo termino de entender o bien no lo sé explicar).

    Esto es lo que tenemos acerca de Martínez. Que ha sido un gran mentiroso. ¿Cómo lo sabemos? Porque la mentira lleva a la contradicción. La verdad es cierta, sigue un orden lógico y causal, si todo es verdad no puede hallarse contradicción, ya que la realidad misma se contradeciría.

    Esta es la primera pieza del rompecabezas, y visto lo cual, no conocemos la forma de sus bordes.

  68. Acabo de leer tu comentario. Ahora entiendo más todo esto…

    … con lo que mi comentario anterior ha sido una errata garrafal.

    Con todo, al menos con Martínez, tengo la extraña sensación de que hubiéramos dado con lo mismo que dimos antes…

    ¿Por dónde seguimos?

  69. Bien, antes de pasar a la siguiente pieza del rompecabezas propondría seguir un poco con Martínez. Ya tenemos claro que miente, ya tenemos claro lo poco que sabemos de él. ¿Qué es lo que no sabemos? O, dicho de otra manera, ¿por qué? ¿Por qué nos miente? ¿Por qué nos roba? ¿Por qué nos quiere en un caso? Hipótesis, conjeturas, brainstorming. Incluso por una vez y sin que sirva de precedente olvidaría eso de no teorizar sin pruebas. Al fin y al cabo no nos puede venir mal que se expongan teorías siempre que no salgamos como locos detrás de ellas. Es el razonamiento inverso al habitual. Exponer teorías, por absurdas que parezcan a priori, para ver si alguna nos hace encender la bombilla y finalmente resulta que encaja en el puzzle.

    A mí por lo pronto se me ocurre que Martínez miente porque es exactamente su trabajo. Es un sicario. No está acostumbrado a serlo, o al menos no hasta ciertos puntos, pero la extorsión lo tiene maniatado. Quizá el secuestrado al que alude el SMS sea uno de sus familiares.

  70. No creo que haya sido una errata, Nicolás, todo lo contrario. La cantidad de material que estamos poniendo sobre la mesa tiene por fuerza que valer para algo.

  71. Mirando los informes que me faltaban (hoy se me caen los ojos) me he fijado en una cosa que Ponce le dice al profesor Boniatus:
    “Siempre queda constancia de cuándo se retira un archivo. O de cuándo se devuelve. Siempre que alguien saca algo, luego vuelve a su lugar. Esta es la primera vez que eso no ha ocurrido.”

    Si esto es así debería haber constancia de quien ha retirado el archivo, aunque el nombre sea falso. Creo que Ashmoor está ocultando más de lo que parece a simple vista.

  72. Cierto, Deriel, y es algo que nuestros compañeros ya dedujeron. Lo que no tengo claro es por qué el señor Ashmoore no nos ayudó en ese punto. Podría habernos facilitado esa lista. Podría habernos dicho quién era el que sacó el archivo. Pero no lo hizo. Si no me equivoco, la cosa quedó en que Zalaya o Ryder le decía a Ashmoore que investigase a sus empleados y tuviera cuidado, sobre todo una conversación que habían oído acerca de un tal Peláez (que por lo visto era un cabrón) que se había comprado un cochazo nuevo. A mí lo que más me escamó y me escama de la conversación con este señor es que:
    -Dice que hace mucho que no tiene cuentas nuevas.
    -Sus empleados hablan entre sí de una cuenta nueva.
    -Dice que sería ridículo que el nuevo cliente fuese quien había sustraído la carpeta.

    Creo que me he perdido algún dato. ¿Alguno de vosotros sabe si se confirmó que el nuevo cliente era la iglesia del padre Piña y por eso era ridículo que se robasen a ellos mismos?

    De todos modos, ¿para qué nos ocultó que tenía nuevos clientes?

    Creo que toda esa trama se quedó en el aire porque ya dimos por sentado que el objetivo de ese interrogatorio era que nos dirijéramos a la iglesia de Piña.

  73. Vale, ahora sí lo he leído todo. Creo que voy a meter los ojos en agüita fresquita. Mis conclusiones son las siguientes:

    – El Señor Martínez intenta contratar a la Sociedad para un caso en el que su vida corre peligro. Cuando se le acusa de mentiroso roba algo para que le prestemos atención. ¿Quién mejor para manejar a los medios y quedar como un héroe que un relaciones públicas? Además, por su trabajo conocerá gente de todo tipo, que a su vez conocerá más gente, lo que le dará acceso a una red similar a la que Martínez nos dijo que tenía el hombre que le estaba persiguiendo.

    – ¿Cuál es la mejor manera de esconder algo? A simple vista. Tengo la teoría de que el archivo robado está aún en la sala o ha sido sustraído hace relativamente poco (después de que se diera el aviso de su robo). Lo que realmente ocurrió fue que alguno de los empleados u otra persona con acceso pidió permiso para coger el archivo que estaba justo al lado de ese. Una tarjeta de memoria o un cd pueden esconderse bastante bien y tuvo dos oportunidades para hacerlo, una al coger el archivo y otra al devolverlo. Solo tuvo que cambiarlo de sitio con cuidado. Al no verlo donde pertenecía se pensaría que había sido robado y cuando todo se calmase solo tendría que ir y sacarlo de donde estuviera. Puede incluso que le cambiara la etiqueta y lo hiciera pasar por otra cosa. Sería una explicación de porqué en los videos de seguridad no sale nada.

    – Esto me lleva a la conclusión de que Martínez quería llevarnos hasta Ashmoor para que le investigásemos. Lo de la fundación del padre Piña, tal vez un simple recordatorio del caso del asesino del Destornillador. Es posible que haya un hombre inocente entre rejas y Martínez solo quiera ayudarle.

    – Respecto al mensaje. Pienso que lo que tiene es el archivo (si es que ya está fuera de la empresa de Ashmoor) que puede resultar más interesante que la asociación sin ánimo de lucro de una iglesia.

  74. Excelente. Un nuevo enfoque. De lo que has deducido me quedo con dos cosas:

    -El tipo que amenaza a Martínez es el propio Ashmoore. Creo que a nadie se le había ocurrido y creo que cuadra. Robó en su casa antes que en la nuestra (o no robó, según una de tus teorías). Y tiene el mismo perfil que el tipo que artinez dice que le está extorsionando. Un héroe de cara a la galería, un hijoputa con contactos por encima de la mafia en la realidad.
    -Lo que quiere Martínez es ponernos sobre la pista de Piña porque sabe que es el siguiente objetivo de Ashmoore. Esa conclusion la he sacado yo solito de lo que has dicho. Puede que le hubiese pagado para que hiciese algo contra Piña y por eso nos puso sobre la pista.

    Que no sea un secuestro sino que lo que dice que tiene “el malo” es el archivo robado también es novedoso y podría ser interesante.

    Eres buena, chica.

    Lo más inquietante de todo es que los investigadores reciben un sms desde un numero oculto. ¿Cömo demonios se hace eso? 😛

  75. Hemos progresado mucho esta tarde, tengo que reconocerlo. Pero aún necesitamos afinar más. Tenemos que resolver el caso, cerrado o no. Quizá si fuéramos más investigadores pensando a la vez…

    ¿Dónde demonios se ha metido todo el mundo? Hemos usado la cafetera y el mueble bar y ni siquiera han pasado a quejarse por ello.

    Y lo que más me deprime: la palabra de verificación para este comentario es culito.

  76. ¿Culito? Creo que me he perdido algo…

    Yo sigo dándole vueltas a mis apuntes sin sacar nada más allá de lo que ya se ha hablado. Tenemos que ir a misa, aunque me pese. Y ver que ocurre en la iglesia. Tal vez nos encontremos con la sorpresa de ver a Martínez entre los fieles o de no encontrarlo directamente. Al menos tenemos algo que seguir. ¿Nos vamos a San Conrado a fisgonear un ratito?

    Por cierto, lo mismo hay que amenazar con llevarse alguna caja de porno (o cogerla sin más) para que alguien aparezca por aquí.

  77. No podría estar más de acuerdo. No se hable más, nos vamos a la iglesia a ver si podemos hablar con Piña. O a ver que nos encontramos. Si mañana la cosa sigue igual comenzarê a comprobar a qué temperatura arde el porno. Y si me intentan matar le echaré la culpa a la nueva. Muaajaajaaajaaa

  78. Arrastro mis huesos hasta las oficinas otra vez. Cuelgo el sombrero y me siento donde siempre. Vuelvo a desperdigar todos los expedientes sobre la mesa. Hago esquemas en la pizarra. La visita ayer a San Conrado…
    Aún queda mucho por averiguar.
    Delante mía pongo sobre el trípode la videocámara que me regalaron hace tres veranos. Le doy a grabar.

    Primer plano de mi cara, sentándome a la mesa.
    -Hola, mi nombre es Vórtice Marxista. Este es un mensaje para todos los investigadores de la Sociedad del Misterio. La situación es la siguiente. El maratón aquél en el que participásteis salió mal. Según yo lo veo no sólo abandonamos a su suerte a un posible secuestrado sino que además pasamos por alto una prueba complicada: el coche aparcado en la iglesia del padre Piña. Aquí estamos trabajando. Somos pocos, pero estamos trabajando duro para resolver el caso cueste lo que cueste. Por mucho que la policía lo diera por cerrado. Por mucho que el mismo Ryder lo de por cerrado. Es una cuestión de orgullo. Y ya se saben lo que dicen, cuando la dicha es buena- manejo el mando a distancia de la cámara para colocar la imagen en un plano medio mio. Saco un cigarrillo, me lo coloco en la boca y trato de encenderlo con mi zippo-. Estamos trabajando duro, sí, pero ya he dicho que somos pocos y necesitaremos a TODO el personal si queremos conseguirlo. ¡Mierda de Zippo!

    Cuidadosamente abro el mechero, saco un bote de gasolina de encendedor de la chaqueta y comienzo a llenarlo, mojando la esponjilla lentamente, aún con el cigarro en la boca.

    -Sé que cuesta reincorporarse al trabajo tras una ausencia. Soy consciente de que cuanto más larga es esta, más difícil es volver, porque para ponernos al día tenemos que retomar expedientes, releer casos, sacar polvorientos archivos- cierro el Zippo ya lleno y me enciendo el cigarro; jugueteo con el mechero aún encendido en mis manos mientras exhalo la primera bocanada de humo-. Lo sé, pero en algún momento hay que volver y, deben creerme, este es el mejor momento.

    Cojo el bote de gasolina y comienzo a verterla delante mía. Debido al plano, aún demasiado cerrado, el espectador no puede ver qué estoy rociando con ella.

    -Debéis reincorporaros de inmediato, por el honor de La Sociedad, por orgullo de in vestigador… y porque me aburro aquí con tan poca gente. Y cuando yo me aburro me da por pensar-continúo vertiendo gasolina hasta que se vacía la lata-. Y últimamente mis pensamientos me han llevado a la experimentación. Me estoy volviendo un forofo de los experimentos.

    Con el mando a distancia voy, muy lentamente, abriendo el plano hasta que se vea mi mesa y, sobre ella, la caja enorme en cuyo lateral alguien escribió con grueso rotulador negro la palabra “PORNO”.

    -Ahora, sin ir más lejos, estoy dispuesto a comprobar a qué temperatura arde el porno. Una curiosidad que me ha venido- y sonriendo a la cámara-¿Será la misma que la del papel normal? Supongo que sí, pero solo hay una manera de comprobarlo.

    Cortinilla de estrellas, fundido a negro, capturar video, meterlo en el ordenador, buscar la libreta de direcciones de correo electrónico de todos los investigadores, adjuntar video y… ENVIAR.

  79. ¿Te he dicho que me encanta tu estilo? ¿Podemos redecorar esto a nuestro gusto? Si somos los únicos que vamos a trabajar, al menos que esto sea algo más alegre. Unas cuantas macetas vendría bien, y pintura, que las paredes están hechas un asco ¿a Ryder le gustará el color rosa para sus paredes?…

  80. Estoy seguro de que le encantará, quizá podamos encargar unas fundas de Hello Kitty para los ordenadores y unos uniformes de Winnie The Pooh. Conozco a un turco con media mano que seguro me lo traería en un par de horas.

    Palabra de verificación: amago

  81. Muy bien, muy bien. Habéis captado mi atención, maldita sea. Por cierto, Vórtice el truco de coger una caja de cartón cualquiera y escribirle “Porno” en el lateral difícilmente colará con los investigadores más veteranos que conocen perfectamente nuestros archivos… pero buen intento, no obstante.

    Lamentablemente, y aunque no puedo negar que vuestro trabajo de las últimas veintitantas horas me ha traído muy buenos recuerdos de nuestras horas más altas, hace ya tiempo que tomé una firme determinación. Si se cerró este caso fue por falta de activos. Me siento orgulloso de vosotros tres, pero… bueno, no dejáis de ser tres.

    Pero estoy dejando a un lado mis modales. Deriel, bienvenida al equipo, estoy seguro de que harás buenas migas con el resto cuando decidan volver a presentarse. Nicolás, como siempre un placer. Vórtice… me alegra volver a verte en activo después de tanto tiempo. Pero hay algo en lo que, para no perder nuestros sanos hábitos, debo discrepar contigo:

    Ryder no se ha dado por vencido.

    Me han faltado investigadores en activo, por supuesto; pero he seguido haciendo mis propias pesquisas, y el inspector Arjona está al corriente de todos los avances que haya podido hacer, por pequeños que hayan sido. Os felicito por haber reparado en lo de la furgoneta, ya hace algún tiempo que le expresé a Arjona mis sospechas al respecto, y ya se han tomado medidas. Imagino, claro, que de tu reciente visita a San Conrado habrás deducido por ti mismo cuáles han sido dichas medidas, así que supongo que no hará falta explicarlas.

    Deriel, tu teoría sobre Carlos Ashmoor es… bueno… es interesante, desde luego. Por desgracia, no tenemos evidencias sólidas que la respalden, así que por el momento no pasa de ser eso, una teoría. Nicolás y sobre todo Vórtice podrán decirte lo exigente que soy con el tema de teorizar sin pruebas. De momento os diré que, con la base que tenemos, no es imposible… pero tampoco veo nada que lo confirme.

    He estado pensando…

    … este caso ha sido más grande de lo normal, lo hemos tenido que dividir en varios subcasos, y al leer vuestro trabajo de resumen creo que esa habría sido una buena idea. Ir recopilando todos los hechos, todas las conclusiones, toda la cadena de acontecimientos, para ponerla en todo momento a disposición de los investigadores. E ir un paso más allá: reunir datos sobre todos nuestros “viejos conocidos” implicados en esta trama, para todos aquellos que se incorporaron más tarde y no conocen esos casos. Un documento que se actualizase permanentemente, disponible para consultarlo durante el caso. Así que…

    … haremos una cosa. Intentaré recopilar todo lo que tenemos, y publicaré una nueva entrada que será una llamada a las armas en toda regla. Si veo la respuesta que necesito ver, volveremos al servicio activo y os pondré al corriente de todo lo que ha pasado desde que este caso cayó en el olvido.

    Si no… supongo que abriremos de nuevo las puertas al público y aceptaremos otros casos. No podemos quedarnos más tiempo con los brazos cruzados.

    Estad atentos. Pero de momento… gracias por venir.

  82. Esbozo una asombrada, maravillada y feicitada, digo feliz, sonrisa.

    -Y al tercer día- digo acercándome para darle un abrazo al jefe, aunque algo mareado por el alcohol y la falta de sueño.

    Eh… bueno, de nuestra visita a San Conrado para qué vamos a dar más detalles… todos aquéllos pollos usados de esclavos… aquél horrible sótano lleno de flan de huevo triturado… aquellos dibujos de monigotes con el rótulo “el hombre de Altamira estuvo aquí”… sí, para qué hablar de ello. Arjona y usted hicieron un trabajo extraordinario.

    Me alegra verle por la oficina, jefe. Y no haga mucho caso a las cosas que digo. A veces lo hago solo para provocar, y vive Dios que funciona. Que el caso se le fuera de las manos por falta de activos es algo que podría ocurrirle a cualquier Ryder.

    Pero ya puestos a discrepar, ¡yo discrepo!-digo subiéndome en una silla.

    ¿Que sólo somos tres? Pues tres. Si el resto de investigadores no se está dando patadas en el culo pero ya estamos dispuestos a resolver este caso, la identidad de A.K. y hasta el asesinato de Jesús si hace falta. Entre tres, sí, señor. ¿O no eran válidos los tres mosqueteros? ¿O no eran dignos los tres cerditos? ¿O no eran imparables los Ángeles de Charlie? Y, de todos modos, le recuerdo que desde que ha cruzado esa puerta… nada de tres.¡Aquí somos cuatro! Usted, como siempre, será nuestro Dartacan, nuestro lobo soplador, nuestro Charlie. Y juntos…

    Iba a decir dominaremos el mundo, pero creo que queda mejor que solucionaremos cualquier caso que se ponga por delante.

    Y si los demás se van despertando pues… hay trabajo que hacer. Que cada uno ocupe su puesto.

    Vamos, Nicolás, Deriel, coread conmigo:

    -¡¡No podrán con nosotros!!

  83. Sé que soy la nueva, pero creo que con somos tres investigadores que tenemos ganas de trabajar. Si mis compañeros están de acuerdo, aunque no acudan más efectivos, nosotros tres podremos hacernos cargo de él. Por favor…(dice Rose con cara de corderito degollado que recuerda al gato de Shrek), prometo no oler a formol en el trabajo, no traerme trozos de mis autopsias y sobre todo no pintar nada de rosa, pero no me deje con la nariz fuera de este caso.fu

  84. Bueno, eso también me vale, es más dificil de corear, pero me vale.

    Y…-añado por lo bajini-usted no se preocupe, señorita, que sea como sea no nos vamos a desvincular. A menos que nos metan en la cárcel. Yo no me pienso bajar del burro, haya efectivos o no los haya.

    Por cierto, aún huele a la harina quemada mezclada con pelo de gato de la parroquia, ¿eh? Y no hay quien se quite la pintura verde fluorescente de la gabardina.

  85. Hola.

    ¡Por fin hay movimiento!

    Descubrí este blog en enero y me he leído todos vuestros casos. Estaba pendiente de que hubiera movimiento otra vez para presentarme: me llamo Maureen y pienso ayudar en todo lo que pueda.

    Así que ya veis, ahora somos 5 🙂

    Dejadme que me ponga al día con los últimos casos y me pongo a indagar con vosotros.

  86. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  87. Estaba apoltronado en el sillón de la sala común de la Sociedad del Misterio. Revisar viejos expedientes y pensar a veces agota las neuronas. No dejaba de rememorar, entre sueños, las veces que había visitado la Sociedad siempre que esta había estado detenida, y el anhelo que tenía en esos casos por volver escuchar esa voz.

    Cubierto por el sombrero y abrigado hasta la barbilla con el gabán abrí los ojos y sonreí. Era la voz la que me había despertado. Y el murmullo de sorpresa de mis dos compañeros de reciente batalla los que me hicieron sonreír. Me volví.

    Jack nos saludaba cordialmente, al mejor modo inglés que conocía, y parecía verdaderamente contento. Vórtice casi que estallaba de júbilo y abrazaba al jefe con un cariño incitado por la ñoranza. Sonreí para mis adentros. A un lado veía el equipo filmográfico de mi compañero con la caja vacía.

    -No va a funcionar -le dije esa mañana mientras veía preparar elcirco de la cámara-. Y te digo que el porno arde a los 449 Fareneit.
    -¿No es a los 451? -preguntó Deriel, la ayudante del forense.
    -Los productos químicos que componen el papel y el contenido gráfico del mismo hacen que arda con menos calor -expliqué.

    Seguía tumbado. El bote de pintura rosa estaba a punto de ser abierto. Miré las paredes y me dije que no estaban tan mal.

    En fin. Si nuestro trabajo había servido para hacer que el jefe retornara, no habíamos trabajado en vano. La Sociedad volvía a la acción.

    Jack decía que si éramos sólo tres sería algo difícil retomar una investigación que requería más efectivos, pero qué diantres, en mi fuero interno sabía que los investigadores caerían como moscas a la miel cuando el jefe abriera los pocos canales de investigación que teníamos por seguir. Y si no lo hacían a la primera, lo harían cuando comenzaran los trabajos. No podíamos quedarnos con la espinilla de la duda de lo que había ocurrido.

    Me acerqué a mis compañeros. Sin decir nada, asentí con firmeza. Dentro de mí, tenía el presentimiento de que podíamos contar con otras dos grandes investigadoras, con lo que no estaríamos tan solos. Por el momento, éramos los tres mosqueteros, los tres cerditos o los Ángeles de Charlie, y el jefe había retornado.

    To be continued…

  88. ¡¡¡¡¡Hola de nuevo, queridos camaradas!!!!
    ¡¡¡¡Jack, que alegría verte de nuevo y ver que volvemos a la actividad!!!!!!!!!
    Veo que Vórtice ha sido el revulsivo que esto necesitaba para volver a la acción.

    Espero ser de más ayuda de lo que he sido en estos últimos tiempos. Espero despertar mi neurona a tiempo… creo que voy a buscar una petaca que guardaba Zalaya con el grog añejo que sobró de la fiesta loca de la playa. Por cierto ¿alguien a visto a nuestros jefes de departamento? creo que voy a tener que empezar a planificar una masacre para que éstos aparezcan (no falla, planeo un asesinato y siempre aparece alguno para regañarme…)O creo que amenazaré con sabotear la cafetera… seguro que Boniatus aparece ipso facto…

    Una última cuestión… me niego a enfundarme un disfraz de Hello Kitty… rotundamente no. Creo que optaré por uno de Catwoman… de cuero negro muuuuy ajustado…

  89. Por cierto… ahora somos seis… Uno más y podríamos ser los siete samurais… o los siete eternos…

  90. O los siete enanitos.

    Contemplo la escena y pienso que hay que amenazar con quemar el porno para despertar a la gente. Pero me alegro de veros a todos aquí. Gracias por acudir.

    Os propongo un reto.

    ¿A que no somos capaces de hacer que LA MAYORÍA, por no decir todos, los investigadores vuelvan antes de que Ryder publique la nueva entrada?

    Si no siempre nos quedará la espinita de que volvieron porque Ryder volvió. Me gustaría mucho que volvieran porque tienen que volver, porque los necesitamos, no sólo porque el Deber les llama.

    Vamos, señores movilicemonos, llamemos la atención, hagamos venir a todo el mundo, sorprendamos al jefe. Y lo más importante, no nos olvidemos de que hemos reabierto el caso por nuestra cuenta. Más teorías, más conjeturas, más, más, más…

  91. Saludos

    Mi nombre es Lilly Christie, y he decidido unirme para ayudar en este interesante caso. Sin embargo, deberán disculparme en un principio pues apenas he encontrado la ubicación de esta Sociedad hace un par de días y no me he familiarizado aún con las primeras partes del caso. (Y debo admitir que en parte me he distraído con las lecturas de sus legendarias fiestas de final de caso xD) Espero poder ayudar en este caso antes de que acabe…

    ¡Nos vemos!

  92. Bienvenidas, Maureen y Lilly Christie. Se agradece tener caras nuevas por aquí. Poneos al día, por lo pronto, de los casos relacionados con la maratón del misterio. Nos hemos propuesto resolverlo por muy cerrado que esté. Vuestras conjeturas serán bien recibidas.

    He estado esta noche pensando en lo que dijo Ryder. Que nuestro resumen le había dado que pensar, que a lo mejor uno como esos habría ayudado a la gente a resolver la maratón. Se me ocurre que se le podría ascender a alguien a cabeza de departamento y encargado de archivos. Maestro Bibliotecario. Alguien que se encargara de recopilar todos los datos, todas las pistas, conjeturas y que trazase telarañas (mediante hipervínculos se me ocurre) entre los nombres y las pistas, de modo que al leer un resumen si de repente y por ejemplo aparece el nombre de Watson, pinchando sobre este nombre se acceda a toda la información sobre él.

    Seguro que hay muchos voluntarios para este puesto. A mí incluso se me ocurre alguien que lo haría estupendamente: la madre de Zemo.

    palabra de verificación (y no es coña): irravil

  93. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  94. Gracias por la bienvenida.

    Ya me he leído los casos de la Maratón del Misterio y hay cosas que no me cuadran:

    – Eduardo Martínez: la barba y las gafas… ¿no parecen un disfraz para que no le reconozcamos? ¿Puede ser que ya le hayamos visto antes? Creo que la madre de Zemo sugirió hace un siglo que comprobásemos si Martínez puede ser el Dr. Noriega… tenemos una foto de Noriega, de un caso anterior. ¿¿¿Por qué no se ha hecho esa sencillísima comprobación??? ¿La puede hacer alguien ahora?

    – El reloj de bolsillo me mosquea: ¿quién lleva reloj de bolsillo en el siglo XXI? Se me ocurre pensar que le resulta más cómodo que uno de muñeca por alguna razón… lo que puede enlazar con el hecho de que no se quitara los guantes. ¿Qué le pasa en las manos?

    – Si Martínez es un escultor reconocido (aunque fuera hace 3 años), supongo que se puede buscar información acerca de él… Los escultores firman sus obras. Si se las disputaban los ricos, no debería ser difícil localizarlo como escultor. Y si no se encuentra nada… pues habrá que pensar que no lo era, ¿no?

    CONTINÚA

  95. – ¿Qué pasó con la ayudante para que un escarceo amoroso le hiciera perderlo todo? No es muy normal que una relación amorosa, aunque sea fallida, te afecte tantísimo a tu trabajo… Claro que si fuera el Dr. Noriega y esa ayudante hubiera acabado muerta… sería otra cosa. ¡¡Por favor, comprobad que no sea el Dr. Noriega con esa foto que tenemos de él!!

    – También me resulta algo absurdo dar los portazos al salir: parece que quería que nos enterásemos enseguida de que nos robaba algo. ¿Por qué quiere que sepamos que nos ha robado? Y, en cuanto a la revista, estoy de acuerdo con Vórtice: ¿puede ser que lo que quiera que desaparezca sea algo de información? ¿No nos podemos hacer con otro ejemplar de la revista y LEERLO? 🙂

    – El que supiera exactamente dónde estaba la revista me parece también muy sospechoso: ¿es que ya había estado en la oficina o alguien le había dicho dónde encontrar la revista?

    – La hora del teléfono, ¿no podría ser para despistar y que jamás haya salido de España? Podría ser un sicario de alguien y todo esto un montaje.

    – En todo caso, con lo de la hora y la relación con Laponia de la oficina de Ashmoor, ¿se podría comprobar si Martínez trabaja/trabajaba en la oficina de Laponia? ¿O si trabaja/trabajaba en la oficina de Ashmoor aquí?

    – ¿Carlos Ashmoor tiene algún empleado nuevo? Es muy obvio pero no lo habíamos pensado.

    – La información que falta, ¿no podría seguir escondida en la sala de información, ubicada en otro sitio? Creo que esto ya se ha sugerido. ¿Se podría comprobar? ¿No se pueden ver los vídeos para saber las entradas y salidas de esa sala en fechas próximas al robo?

    – La furgoneta aparcada cerca de la parroquia… ¿podría haber habido alguien dentro? ¿Matrícula, marca y modelo? ¿Se puede investigar de quién es?

    – En cuanto al SMS desde un número oculto, si se manda desde el ordenador no aparece ningún número de teléfono, aunque sí queda claro que se manda desde un ordenador, ¿podría ser ese el caso, Jack? Y parece ser que se pueden mandar SMS desde las cabinas de teléfonos.

    Vaya, qué largo me ha salido esto…

  96. Me parece una idea genial. Creo que sería muy bueno para la investigación. Un departamento que recopilara todos los datos y pruebas importantes.
    Yo propongo a Nicolás para esa tarea. Creo que es el investigador que mejor se conoce los archivos y además en casi todos los casos en lo que ha participado sus recopilaciones de datos suelen ser tan claros que al final suelen ser claves para la resolución del mismo. Y está a un solo caso cerrado de conseguir una jefatura de departamento. Creo que es nuestro hombre para el puesto. Y por si fuera poco, es de los que suele estar de guardia 24 horas en la oficina.
    Pero claro, falta saber que piensa de esto el investigador jefe… que si no me he perdido nada sigue siendo el Sr. Ryder ¿no?

  97. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  98. Vicky/jengibre, el Jefazo de todo esto sigue siendo Ryder, y espero que por muchos años. Y ahora que te veo por aquí te responderé de otra manera a como lo he hecho en Facebook: me estoy haciendo el pesao para picar a la gente. Y parece que en cierto modo FUNCIONA. Mis motivos y motivaciones son muchos y complejos, pero explicarlos sería muy largo y aburrido.

    Que no piense nadie que estoy tratando de robar autoridad, protagonismo ni nada parecido, porque siendo así directamente dejo de comentar y santas pascuas.

    Que no es que me enfade, oigan, pero que no es mi intención dar a entender que quiero ponerme al mando ni nada parecido, para eos ya está Ryder, que lo hace mejor de lo que yo podría aunque volviese a nacer de nuevo.

    Que estoy comportándome como un gilipollas, desde luego, y queriendo. Quería ver si alguien reaccionaba y mira por donde, la reacción no se ha hecho esperar. Ya me estaba advirtiendo Nicolás que me iban a linchar. Me lo esperaba.

    Pero que conste que hay un matiz: persona y personaje. Vórtice ha hecho las cosas como las ha hecho por motivos que al menos a él le parecen noblres. El jugador que está detrás no tiene por qué compartir ni sus métodos ni sus formas. Pero para eso estamos aquí, para jugar, ¿no?

    Y dicho esto, vuelvo a entrar en el juego:

    (Por cierto, yo creo que os vais a pensar que me lo estoy inventando, pero la palabra de verificación es “pornmen”. ¿Se refiere a la sociedad?)

  99. Pues ya me hice la séptima entonces n.n un placer conocerlos a todos.

    -Se me adelantó el sr. Marxista con lo de la furgoneta xD pensé que podría hacer mi gran entrada con eso pero en fin…

    Haré algunas preguntas y comentarios, es muy probale que desvaríe, o tal vez termine por darle al clavo dando golpes a ciegas:

    -¿Existe un Eduardo Martínez, escultor?
    -Me apunto a ir a uno de esos almacenes de revistas viejas para conseguir una copia de la revista robada, como dice el sr. Marx (¿le puedo llamar así?) puede que hubiera algún artículo que nos ayudara con este caso.
    -¿Se investigó el número del que salió el sms? Estoy segura que dará a un punto muerto, pero aún así me gustaría saberlo.
    -Por último, y ya más de modo personal, me gustaría hacer algún aporte para la iglesia, puedo comprar listones de madera y ayudarlos con el techo; y siendo un miemro nuevo de esta sociedad, podría investigar desde adentro como han seguido las cosas desde diciembre…

    ¡Un saludo!

  100. Me gusta seor Marx, Lilly. Buenas conjeturas. Y a mí al menos me parece un plan brillante lo de la infiltración en la parroquia, pero mucho me temo que nuestro jefe, Ryder, el que está al mando, el Gran Kahuna, lo va a desestimar, porque ya tiene noticias de lo que ha sucedido en la iglesia, con el coche y con todo lo demás. Nos pondrá al día en breve. Pero si no se desestima yo también me apunto a disfrazarme de albañil. Si mal no recuerdo no he participado activamente en ningún caso relacionado con Piña así que no me conoce.

    Maureen, excelentes conjeturas también. Seguro que podemos montar nuevas teorías con algunas de las pieas que has puesto en la mesa. Sigamos así y le daremos una sorpresa al jefe, al que manda, al que está ahí arriba, Jack Ryder, ya sabeis.

    Jengibre, Nicolás… sí, puede ser nuestro hombre. La madre de Zemo sería una competidora atroz en esta competición, pero ciertamente, visto lo poco que le queda a Nicolás para ascender… es nuestro hombre. Definitivamente.

    ¿Y si… ahora que no nos oye Nicolás, nos lo curramos entre todos para que resuelva su tercer caso? Sería un héroe además si resolviese él la maratón clausurada.

  101. Pues hago algo que parece que no ha hecho nadie, me siento en el ordenador, abro el buscador (societysearch) y tecleo eso: Eduardo Martínez, escultor.

    Bueno, me sorprende uno de los resultados, pero no creo que sea nuestro hombre:

    http://www.galiciaaberta.com/es/actualidad/muere-en-ciudad-del-plata-el-escultor-gallego-eduardo-martinez

  102. Vórtice, conmigo te ha funciono de perlas… me temo que soy de las que me pico muy fácilmente. Creo que una disculpa por mi parte no estaría demás. Tienes razón, has logrado tu objetivo y La Sociedad está más activa de lo que ha estado en meses. Y además tenemos nuevos investigadores!!!!
    Sólo nos falta que vuelvan al servicio activo los “veteranos” como la citada Madre de Zemo, el Doc Rasudoque, Ceres (compañera, se te echa de menos, de verdad) y nuestros queridos jefes de departamento (Profesor, no decia en serio lo de sabotear la cafetera)…

    Así que voy a dejarme las pestañas en esos expedientes y a poner mis neuronas en marcha a la de ya.

    Por último, decirle que será divertido trabajar junto al investigador que suele teorizar sin pruebas aún más que yo…

  103. Lilly Christie, Maureen, bienvenidos por aquí y es un placer. Mientras más mentes, mejor que mejor. Os recomiendo que pongáis vuestro correo electrónico en la caja señalada como “La pizarra” en la columna izquierda de la página principal. De este modo, cuando se publique una nueva entrada por aquí, lo sabréis de inmediato y podréis empezar la investigación lo más rápida posible.

    ¿Que eso eso de “Ahora que no está escuchando”? 😛 Yo encantado, sinceramente, pero todavía el jefe no se ha declarado a favor o en contra y es él quien decide. No obstante, gracias por la postulación a candidato, Jengibre, y gracias por la reafirmación de la candidatura, Vórtice.

    Y aunque suene a moralina… (porque lo es)… juego limpio. Que aquí el que gana algo lo hace por méritos propios, con una valoración lo más justa y objetiva y del modo más imparcial. Así que ahora sólo resta ponernos a pensar. Los premios son secundarios aquí.

    Eh bien, mes amis…

    … Maureen, podría ser Noriega, en efecto. De hecho, si lo fuese, el escarseo ammoroso no sería tanto la muerte de Salas, sino la demanda judicial que esta le hizo a Noriega por acoso en el trabajo.

    Vórtice, es increíble. De acuerdo, Martínez existió, pero ahí dice que murió en Montevideo (no muy lejos de aquí, en comparación a España) el diez de noviembre del pasado año… Dos días después de que nuestro Martínez se presentara en las oficinas. ¿Discrepancias? Que el Martínez que sabemos ha fallecido recibió honores y fue admirado en los últimos años de su vida.

    Y como reza el dicho, va cayendo gente al baile.

  104. Entro en las oficinas un tanto desorientado. He recibido un e-mail de un tal Vórtice Marxista diciéndome que moviera el culo (lit.) y me presentase aquí. También me ha dicho que coja los expedientes de la maratón y me ponga al día, que estamos resolviendo un caso que ya se ha dado por cerrado.
    Me pongo de inmediato.
    Aunque OFF ROL: probablemente no pueda entrar activamente del todo hasta el lunes (trabajo).

    Por cierto, mi nombre es Alfredo Hoffman, y soy investigador privado. Cuenten con mis servicios, Sociedad del Misterio.

  105. PD: Vórtice, alguien que se encargara de los resúmenes también nos vendría a nosotros de perlas en La Isla.

  106. Nicolás, no se trata de jugar sucio. Como a todos nos apetece que asciendas (sobre todo porque queremos endosarte la labor de ser el escriba y máximo resumidor del reino- puesto que por otra parte creo que se te daría MUY BIEN-) estamos hablando de ponernos todos las pilas y resolver este caso. Y si para colmo podemos arrimar el hombro y ayudar a que consigas tu último caso para el ascenso mejor que mejor. Nadie dice que sea juego sucio colaborar para un bien común. De todos modos ganarías por méritos propios, no estamos hablando de amañar nada, sino de ayudar, colaborar y ser tu equipo.

    El Martínez escultor de la búsqueda en internet nació en el 26, con lo que no nos vale. De todos modos sería un poco raro a efectos del juego mezclar de repente algo del “mundo real” con esto. No obstante, me lleva a una de mis famosas hipótesis:

    -Quizá si rebuscamos encontramos que sí, que hay un Martínez que responde a la biografía mencionada por el hombre que nos visitó. Escultor de prestigio con problemas de faldas, etc… Pero también podría ser que el Martínez que vino a vernos tan solo haya tomado esa identidad, se haya puesto ese nombre, pensando que aportaba credibilidad a nuestra historia. Ya hemos comprobado que el tipo era bastante mentirosete.

    Alfredo… bienvenido. Gracias por responder a la llamada. Eres el primero de los que yo he mismo he convocado. Diviértete, ponte al día y ayúdanos a resolver este caso. Estoy seguro de que tus dotes de huelebraguetas nos serán muy útiles.

    Y… Ludio ya se está encargando de los resúmenes en La Isla, pero te agradecería que no mecionaras mucho eso aquí. No me gusta el spam y auqnue no lo hagas con mala intención no me gustaría que te echasen la bronca o algo así por no habértelo explicado.

    Gracias mil por venir. Seguro que te va a gustar.u

  107. Estaba esperando a ser el Octavo (siete Bis)en retornar, manías que tiene uno.

    He tardado en reunir coraje para entrar en la oficina, (o salir de mi despacho, donde llevo durmiendo dos semanas desde que el casero me echase de casa), pero puedo decir que he escuchado todo lo que habéis dicho a través de la puerta.

    Vórtice, es un Placer volver a verte.

    A los nuevos, bienvenidos, aquí nunca os aburriréis. El Grog está en el armarito de al lado de la cafetera, servíos a discreción.

  108. Primero se saluda: Deriel, Maureen, Lilly, Alfredo, un placer. (insertar “reverencia cortés” aquí)

    Ahora sí, al ataque:
    Se me ha ocurrido que a lo mejor Martinez iba tras la revista desde el principio, que primero tratara de robársela a Ashmoor, pero no la encontró allí (y roba cualquier otra cosa para despistar). Luego Se entera de que la tenemos nosotros, y nos la roba.

    Qué valor puede tener? De colección? De información?

    Suena tonto ahora que lo releo, pero por las dudas, dejo caer la idea.

  109. Otra cosa, creo que cualquiera en españa se sabe el “son las … una hora menos en Canarias” de la radio. A alguien se le ocurre una razón por la cual Martinez pueda haber cometido el error de la hora aposta?

    Respecto al SMS, es sencillísimo de hacer (1) Configuración > ocultar número, o (2) poniendo un código especial al marcar el número, del tipo #39# + número, creo que el código varía según la operadora del que manda el mensaje.

  110. Veo que ya estais al tanto de la muerte del escultor Eduardo Martinez (23 de octubre de 2010). Nace en La Coruña, España, y muere en en Ciudad del Plata (Uruguay), a la edad de 74 años. No parece ser nuestro hombre, pero…

    Y si nuestro visitante era alguien que se hacía pasar por el verdadero Martínez? De qué le serviría?

  111. Hala! Ahí tienes amigo Vórtice! Que tus golpes duelen, pero puesto que han sido dados por una buena causa, no te guardo rencor. -restregándose la nuca con gesto dolorido-

  112. Bienvenido, Zalaya, lamento si le hemos despertado. Ah, no, lo lamento. Pero me alegro de verle por aquí. Como ve estamos poniendo el caso patas arriba. ¿Cerrado? Ni hablar.

    Uriel, un cálido saludo. Bienvenido de nuevo. Supongo que tras leer todo lo que he dicho aquí ya sabrás a qué viene mi actitud ahí afuera. Gracias por comprenderlo, amigo. Manos a la obra.

    Bien, y diciendo esto digo…

    -Eh… atentos… se me ha ocurrido una idea. Ahora mismo vuelvo.

    Y salgo.

  113. Al cabo de un rato vuelvo a entrar por la puerta con un abrigo largo y guantes, sudando copiosamente y con cara de pánico. Voy hacia adelante, sin parar de mirar a mi espalda, sacando el reloj de bolsillo (sí, hay personas COMO YO, que usamos reloj de bolsillo en el siglo XXI ¬¬)y consultándolo compulsivamente, evitando las ventanas con nerviosismo creciente.

    Me acerco a los investigadores congregados y digo:

    —¡Tienen que ayudarme! ¡Mi vida corre peligro!

  114. Jo, vaya… si yo usé una temporada un reloj que iba colgado de una cadena al cuello, no pretendía meterme con nadie 🙂

    A mí los relojes de pulsera me molestan al escribir, por eso pensaba que podía pasarle algo de eso también a Martínez, para esculpir o lo que quiera que hiciera…

  115. ¡Vaya! Que alegría, cuanta gente. Me encanta que esta oficina vuelva a tener vida aunque eso signifique que no puedo pintar las paredes de los despachos de rosa. Un placer conoceros a todos.

    Vórtice… ¿te echo una mano a reconstruir la escena antes de que mueras de calor? Que yo estaría encantada de hacerte la autopsia, pero si podemos posponerlo mucho mejor.

    Veo buena idea echarle un ojo a la revista que se llevó Martínez a ver si tiene algo que nos pueda servir de pista pero hasta donde sé en las bibliotecas públicas no tienen una buena reserva de porno ¿dónde podríamos encontrarla?

    La idea de hacernos pasar por feligreses nuevos me gusta bastante, siempre he querido ser una agente en cubierto. A mi tampoco me conocen allí así que podría hacer magdalenas y llevarlas un día al padre Piña y a los demás feligreses… eso sí, cuando se descubra que soy de la Sociedad con el mal genio que tiene el Padre lo mismo me mata…

    ¿Qué opina el jefe?

  116. Bien, puede que les suene descabellado… Pero se me ocurre que nuestro “Eduardo Martínez” no sea Español: No parecía saber que las Canarias son Españolas, y como ya mencionaron, un español debería estar al tanto de los cambios horarios, ¿no? (En cuanto a eso yo no sé puesto que soy de Venezuela, y lo único que se es que tengo 5.30 horas de separación con ustedes xD)
    Sr. Zalaya, ¿notó quizás algún acento tal vez muy, pero muy bien disimulado?
    Siguiendo la idea del Sr. Marx: Al entrar miraba presuroso el reloj… estoy pensando que fue parte de su acto. Sólo el señor Zalaya y los otros investigadores podrían ponernos al tanto de lo siguiente: ¿Se mantuvo dando la espalda hacia donde deberían estar las cámaras? Puesto que ya sabemos que conocía donde buscar, eso lo confirmaría.

    Se sinceramente que tal vez le estemos dando más vueltas al asunto de lo que se debería, pero soy una persona algo quisquillosa (por ejemplo, siempre me quedó la piquiña del primer caso de quién se habia quedado con la señora mientras David cometía el crimen, que los vecinos dijeron que ese día había dos personas en la casa)… Pero me estoy saliendo del tema.

    Ahora, se me ocurre lo siguiente: ¿Si todo esto ha sido pantalla de humo? Nuestro ladrón hace los dos robos relacionados con casos anteriores para hacernos ir en una dirección equivocada; y se asegura que eso sea lo único que nos interese durante los siguientes días (que resultaron meses)… ¿Podemos averiguar que sucedió durante los meses de Noviembre y Diciembre, algún caso que de no ser porque decidimos enforcarnos en el robo nos hubieramos interesado? Puede ser cualquier cosa que le pareciera banal a la policía, como la vez en que se empeñaron que era suicidio, y no se hubiera resuelto de no ser por ustedes…

    ¡Saludos!

    PD: Siguiendo el juego off del sr. Marx, el sr. Ryder parece que nos quiere meter mensajes subliminales con estos códigos de verificación XD El mío dice “cular”…

  117. Los investigadores presentes hacemos una pequeño conseción con el horario (son las ocho y media de la mañana, falta media hora para que las puertas abran al público), y le proporcionamos la ayuda que está buscando al oír su historia.

    1. Mira las ventanas. Sherlock Holmes en La aventura del problema final. Debe de temer mucho a los fusiles de aire comprimido.
    2. Mira mucho el reloj. Le corre prisa. ¿De qué?
    3. Suda copiosamente. Aquí es marzo, principios de otoño, y gracias a Dios hace un frío delicioso. En mayo, que es equivalente de noviembre, estoy seguro de que helará tremendamente. Esto ocurre, hipotéticamente, enn noviembre. En ese mes por allá hace frío. Se habla de la caldera al principio del post. Más que eso, en las entradas de mediados de octubre, cuando Jack va a buscar a Arjona a la comisaría, el post comienza con “Las mañanas comenzaban a ser frías”… El abrigo está justificado. ¿Por qué suda?
    3-a. Está nervioso.
    3-b. Ha venido corriendo o acaba de hacer un gran esfuerzo físico y no está en forma.

    Creo que, sencillamente, al momento de inventarse un nombre, se le vino el de Eduardo Martínez y que este último era escultor. O quizá primero pensó en decir que era escultor y luego se le vino a la cabeza el nombre de Martínez para hacer más verosímil la trama. Luego adaptó una historia en la que mintió sobre muchas cosas.

    Tenemos la fotografía de Noriega, de la orla de la promoción universitaria… Tenemos cámaras de seguridad que vigilan las veinticuatro horas del día en las oficinas y que de seguro tomaron a Martínez. Saquemos un fotograma de las cámaras de vigilancia y comparemos con la fotografía de Noriega. Puede estar usando un disfraz? Es correcto. Pero nada perdemos con probar. Y si es cierto que este hombre, Martínez, se disfrazó para parecerse más a Noriega, ¿por qué lo hizo?

    Una cosa… No eran dos enanos. En un momento Martínez se quita el abrigo, nos deja ver que es una persona de estatura promedio 😛

  118. Aprovechando que las oficinas parecen estar tranquilas, me dispongo a releer los archivos de la maratón, cómodamente ubicado en un sillón de respaldo alto.

    Hey! Martinez es un hombre a la fuga (Cito: “Mi nombre es… Martínez. Eduardo Martínez. Y a día de hoy, soy un hombre a la fuga.”) Si es un hombre buscado por la justicia, y eso es lo que yo entiendo por sus palabras, cómo demonios puede haber vuelto a entrar en España??

  119. Enciendo mi móvil español y lo primero que recibo es un mensaje de alerta.

    Hay alguien en la Sociedad del Misterio.

    Y yo en Alemania.

    Cojo mi abrigo y mi portátil, y rápidamente me voy a la universidad, a robar la conexión a internet que los estudiantes pueden utilizar gratis. A pesar de las caras de extrañeza de la gente, me apoltrono en el suelo de la recepción, conecto mi ordenador, y trato de recordar las contraseñas para acceder remotamente a mi ordenador en la sociedad.

    Maldita memoria de pez. No me acuerdo.

    Finalmente decido recurrir a la puerta trasera. Cojo la pequeña botella de grog que me traje como recuerdo, y salpico el teclado del ordenador. El portatil recuerda los sufrimientos padecidos en la oficina de la sociedad, y se conecta.

    He vuelto.

    Un saludo a todos los investigadores desde Alemania. A pesar de que me pillais lejos de las oficinas, os aseguro que pienso trabajar a fondo para que acabemos de resolver este maldito caso. No haberme percatado del coche aparcado en la iglesia es algo doloroso para todos los investigadores. Así que esto no quedará así.

  120. Creo que averiguar que contenían los archivos “robados” de Ashmoor podría servirnos para saber que pinta el Padre Piña en todo esto. Si averiguamos cual es el número de la tarjeta (y encontramos una excusa para volver a la sala donde guardan la información) alguien con dedos ágiles, como una servidora (es que para hacer según que necropsias hay que tener mucha destreza en los dedos – dice Rose mirando levemente el techo – podría ver si la tarjeta aún anda por allí en el lugar donde la hayan escondido y cogerla con cuidado.

    Otra opción, como ha comentado algún compañero antes es coger las cintas de seguridad y entretenernos viéndolas a ver si alguien toca lo que no debe. Somos 8 personas, entre todos no debemos tocar a muchas horas de grabación. Otra de las cosas a las que hay que estar atentos es ver quien entra a la sala y si concuerda con lo que pone el registro. Recordad que Ashmoor tiene un trabajador de baja, no sabemos ni su nombre ni como es, podría ser o nuestro Sr. Martínez o algún cómplice.

    Con respecto al tema de los guantes que llevaba el señor Martínez he pensado en una cosa. que podría estar ocultando, algo que hiciera fácil buscarlo o identificarlo: una malformación. Desde tener seis dedos hasta que dos o más de ellos estén pegados (si se los separaron tendría una notoria cicatriz que lo delataría). ¿Conocéis a algún hombre que tenga algo en las manos como lo que os comento?

  121. Animado por la reciente actividad me bebo otra petaca de bourbon, sudando como un camello en un horno por mi recreación de los hechos.

    Deriel… sí, sería genial ayudarme con la reconstrucción, o pareceré un loco así disfrazado. ¿Qué pasó después de lo que he hecho?Respecto a la revista… se puede llamar a la editorial y pedirles que nos manden una, aunque me temo que puede ser un callejón sin salida. Puede que solo fuera para enfocarnos en el camino adecuado. Lo de tener seis dedos o una malformación… podría ser, pero no tenemos pruebas. Si nos hemos cruzado o no con alguien con algo especial en las manos… no lo recuerdo, mis compañeros podrán dilucidar ese dato. Ir a Ashmoor y “trapichear” con sus cosas puede ser arriesgado, sobre todo después del tiempo que ha pasado. Y el empleado de baja puede estar ya en activo. O despedido con la crisis. No obstante se podrían pedir esos informes, aunque dadas las retiscencias de Ashmoor a enseñarnos sus “trapos sucios” me temo que va a ser dificil. En lo de revisar las cintas, sin embargo, estoy con usted. Somos ocho y creciendo.

    Lilly Christie… Martínez pudo ser español o no, aunque sospecho que si hubiese tenido un acento reconocible, Zalaya lo habría pillado y ya lo sabríamos. Si estaba o no de espaldas a la cámara es fácil de comprobar, revisando las cintas. Lo de comprobar si ha sucedido algo en estos meses no es difícil, aunque creo que Ryder ha estado al día, así que solo queda esperar que comparta su información ahora que estamos en activo de nuevo.

    Nicolás… y si fueran dos enanos disfrazados de una sola persona con seis dedos en cada mano, ¿qué? Suda porque tiene calor y está nervioso, eso seguro. Con nuestras calderas al 100%, tanto que Ryder y los demás desean abrir las ventanas y todo es normal que tan abrigado como venía pasase calor. Lo que se me ocurre es que el abrigo podría llevarlo para meter algo aquí oculto a la vista. Tiene prisa… ¿porque está cumpliendo un encargo y el cerebro que hay detrás tiene muy bien estudiados los tiempos? Si es Noriega o no lo podemos saber facilmente, así como cotejar su cara de las grabaciones de seguridad con las de nuestros expedientes. Si no lo es y quiere hacernos creer que sí que lo es. Solo se me ocurre que sea por la misma razón que nos robó la revista. Para que atásemos cabos y fuéramos por donde él quería. O su jefe. No olvidemos que puede no estar mintiendo en lo de que está amenazado. Lo que me lleva a…

    Uriel… lo de que es un hombre en fuga puede ser una expresión coloquial o una forma de hablar para referirse a su supuesta situación. No necesariamente tiene por qué estar huído de la justicia. Tan sólo huyendo del que se supone que lo tiene amenazado. Ese que dice que le ha hecho hacer cosas horribles.

    Parmacenda, ya me contarás como pasaste esa bomba química por la aduana. Estos alemanes están locos, locos. Bienvenido. Es un placer tenerte de nuevo con nosotros. Y no estés triste por lo de la pista del coche. A lo mejor no lleva a ninguna parte. Lo importante es que estés aquí. Que se vaya llenando la oficina de auténticos sabuesos.

  122. Y volviendo a mi representación de los hechos…

    Llego, digo que mi vida corre peligro y me metéis en el despacho de Jack donde tenéis la amabilidad de bajar las persianas, en consideración por el hecho de que parezco nervioso cerca de las ventanas.

    —Mi nombre es… Martínez. Eduardo Martínez. Y a día de hoy, soy un hombre a la fuga. Y todo por una mala decisión que tomé en un momento de dificultad- digo visiblemente nervioso y tragando saliva (¿os tengo miedo?no parezco muy profesional, desde luego. No parezco un cerebro del crimen)-—Verá. Hace tres años, yo era un hombre respetado en mi trabajo. Nadie lo hacía mejor que yo.

  123. Otra duda que me surje al releer el caso, Martinez dijo (cito): “Tuve un escarceo con una de mis ayudantes (…) Perdí mi clientela, perdí mi negocio, lo perdí todo. Y entonces apareció un hombre que me dijo que podía devolvérmelo todo si trabajaba para él.”

    Cómo puede alguien devolver la clientela y el prestigio a un escultor? Qué medios necesita para ello? Influencia entre los ricos? Medios de comunicación? Dinero?

  124. Entiendo que faltó la caja con la revista que nos regalo Ashmoor pero, la nota de gratitud firmada por Ashmoor (que acompañaba la caja), faltó también?

    Y si lo que quería el ladrón era una copia de la firma de Ashmoor?

    – Y por segunda vez consecutiva el investigador Uriel Eugenio lanzó una pregunta a las vacías oficinas de La Sociedad. –

  125. ¿Alguien quiere magdalenas? Estoy practicando por si hay que conquistar el corazón de Piña – Rose sale con una bandeja de magdalenas que huelen bastante bien -. No estabas solo, sigo dándole vueltas a los detalles del caso. Por cierto no sabía lo de la firma de Ashmoor, sería una razón bastante buena para llevarse la revista y sobre todo para desviar nuestra atención al porno en lugar de ver lo que de verdad quería.

  126. Mola! No sólo no estaba solo, sino que encima, hay magdalenas!

    Hay alguien más con quien repartirlas? Es que están muy buenas… (Hablad ahora o callad para siempre 😉 )

  127. Yo sigo acá a pie de cañón 😛 Revisando todos los casos relacionados y no relacionados con este misterio.

    Dejenme unas magdalenas mientras preparo unas tazas de chocolate caliente… ¡Quienes quieran digan Yo!

  128. Yo!

    Aunque como no me envien la magdalena escaneada, lo voy a tener complicado para probarla debido a la distancia.

    Pero no os preocupeis. Dentro de poco podré hacer un viajecito, me pasaré por las oficinas y recogeré la información necesaria para seguir el caso desde la fría Germania sin problemas!

  129. Yo también ando por aquí, solo que desmayado. Me ha dado una lipotimia de estar ahí con el abrigo y los guantes esperando para hacer la recreación. No obstante acepto un par de esas magdalenas, las mojo en bourbon y me voy a dormir a mi cajón favorito del archivador grande.

    Buenas noches, Sociedad.

  130. Buenas noches querido Vórtice, yo me quedaré un rato más, quiero terminar de releer toda la maratón.

    Y con lo buenas que están las magdalenas y el chocolate…

  131. No sé si alguien ha puntualizado esto ya, pero de acuerdo con las fechas de publicación de los casos, el archivo robado en la agencia de Ashmoor se echa en falta el mismo día de la primera visita del señor Martínez a nuestras oficinas.

    Me explico:
    8 de Nov – Primera visita de Martínez.

    22 de Nov – Jack visita a Ashmoor, que comenta que ha tenido un robo hace dos semanas. Luego aclara que echó en falta el archivo el lunes por la mañana, con lo cual el robo ha sido el mismo día, o unos días antes. (El archivo no se necesitaba urgentemente, se trataba de una revisión, para asegurarse de que estaba actualizado)

  132. Creo también importante señalar que Ashmoor sospechaba que hace algún tiempo que le roban información, y por eso no cree que su robo y el nuestro estén relacionados.

  133. -Es evidente que Ashmoor miente…-digo entre sueños, desde mi cajón-Es evidente que miente. Sólo hay que… soy un kilo de gambas… eh… zzzz… esa es la prueba que necesitan las ballenas… miente… soy un kilo de gambas…Ashmoor… dale con la pata de la silla de la verdad…zZzZzZzzZ

  134. Jajaja, la pata de la silla de la verdad? Te superas Vórtice!

    Sé que estamos trabajando sin apoyo de los jefes, pero si sabemos que Martínez viene de Bélgica, Bielorrusia, Estonia, Finlandia, Letonia, Lituania o Turquía (países con GMT+2, ver comentarios de la primera entrada de la maratón), con clima frío, por lo abrigado de su atuendo.

    Otros países con GMT+2 (sin bajas temperaturas para la época) son Bulgaria, Chipre, Grecia, Moldavia, Rumania y Ucrania.

    Quisiera saber: Hay algún competidor directo de Ashmoor que sea de estor países? Y clientes de los más importantes?

  135. Querido Vórtice, como seguro sospechas ya, has despertado en mí una bestia…

  136. Releyendo los comentarios, veo que Juanito Escarcha demuestra que este robo a Ashmoor no sigue la misma línea que el resto de robos, ya que antes robaban sólo la información, y esta vez han robado también el soporte (disco, tarjeta, etc.)

    Si la misma persona realiza todos los robos, por qué se complicaría las cosas robando el soporte, y llamando así la atención, si antes le iba bien?

  137. Esto ya se parece más a lo que siempre hemos sido. Gracias a todos los que habéis vuelto y a todos los que os acabáis de incorporar. Bienvenidos a esta oficina que siempre ha tenido las puertas abiertas para vosotros. Y gracias, una vez más, por recordarme que la Sociedad del Misterio sigue viva.

    Permaneced atentos. El lunes haré la llamada oficial a las armas, para intentar que todos los que aún no se han enterado reciban en sus buzones la noticia. Pero tanto si conseguimos convocar a la Vieja Guardia como si no, la Maratón se reabrirá después de esa llamada. Así que preparaos, porque ahora sí… volvemos al trabajo.

    Gracias a todos. De verdad. En especial al borde de Vórtice por insultar a los demás y hacerlos entrar en razón 😛 (y ahora deja de meterte con tus compañeros o te castigo sin recreo).

  138. Jack, no sabes lo feliz que me hace tu anuncio! Y secundo tu agradecimiento al borde de Vórtice.

  139. Parece que esto por fin marcha. Siento no haberme pasado por aqui antes, pero he estado bastante ocupado con algunos casos… Bueno vale, he estado jugando a la saga de Phoenix Wright (Pero para entrenarme, eso si).

  140. Bienvenido, Rebook, una cabeza pensante más, esto ya hace un rato que se puso interesante.

    Jack… no puedo evitarlo, me subo a una mesa y me pongo a aplaudir.

    Respecto a mi intervención, alguien tenia que hacer algo. Seguro que tarde o temprano a cualquiera de nosotros se le habria ocurrido algo similar.

    Un placer ser un borde por una tan buena causa.

    Buenos días, Sociedad.

  141. Buenos días Vórtice. Hubo fiesta ayer, que recién apareces?

    Yo por mi parte he terminado de releer el último caso de la maratón y hay 4 cosas que me llaman la atención:

    1- Sus fieles (del padre Piña) son extraordinariamente fieles. Hasta que punto? A qué se refiere con “extraordinariamente”? Si la parroquia está en números rojos, no podrá ser en cuanto a las donaciones, no?

    2- Me escama la falta de interés del público en la fundación del padre Piña, por qué robar esa información? No perjudica mucho a Ashmoor, que puede volver a solicitar la información sin que el percance sea conocido públicamente. Tampoco veo que perjudice al padre o a la fundación… Veamos ahora, a quién beneficia? A Peter Gordon! (sospechoso de ser el asesino del destornillador) Creo que ya hay aquí algo por donde tirar: parientes, abogado, había alguien que trataba de ayudar a gordon desde españa, verdad? A lo mejor a esa persona le interesa ver cómo aprovechar mejor la ayuda de la fundación.

    3- De qué se encarga el padre Froilán en San Conrado? No parece ser el trabajo manual (el estado de todo es lastimoso), pero tampoco lleva la fundación, y la mayoría de los fieles prefiere al padre Piña. (Esto ya lo marcó Nicolás, creo)

    4- Como dice Nicolás, si el barniz de la imagen de San Conrado está en buen estado (si no hay grietas en el barniz) la humedad no debería llegar a la madera, salvo que no esté barnizada por debajo, o tenga un corte (tipo muñeca rusa), a lo mejor se puede investigar si la imagen es hueca.

  142. Me parece que hasta ahora se ha realizado un buen nivel de conjeturas n.n Así que mientras esperamos los nuevos informes de nuestros JEFES DE DEPARTAMENTO, yo voy a ponerme a pintar y colgar el letrero de “Bienvenidos Investigadores”.. Y a falta de bañera, veré donde podré destilar la caja que encontre bajo el escritorio del Dr. Rasudoque, que dice “GROG EN POLVO PARA POLVOS”…

  143. Buenas noches a todos… Lamento haber estado desaparecido tanto tiempo. Compromisos ineludibles, viajes imprevistos… En resumen, una total y absoluta falta de tiempo para poder dedicar a la sociedad… que en mi caso se va a alargar una semana mas. Pasare por aqui durante la semana que viene pero no conteis conmigo mucho…

    Vortice. Un placer como siempre. Pedire una remesa de explosivos por si hay que reventar alguna puerta… En “cinco dias para morir” nos fueron de mucha ayuda.

    Deriel, Mauren,Lilly Christie, Alfredo. Bienvenidos. Lilly… Cuidado con cualquier cosa que lleve el sello de Rasudoque… lo digo por experiencia.

    Nicolas, Jengibre, ZalayA, Uriel, Parmaceda, Reebok. Que os puedo decir… Os invitaria a un cafe, pero Ya veo que Jengibre se ha apropiado de mis cafeteras.

    Jack… Vortice ha vuelto a reunir a la Banda… ¿Comenzamos a tocar?

  144. Profesor Boniatus, bienvenido a casa. 😉

    Creo recordar que en ese caso que usted refiere me dejaron tirado todos ustedes con la dinamita y al final me puse a volar cosas por ahí sin ton ni son.

    Parece que no conocían ustedes mi teléfono para avisarme de que el caso se había resuelto. Y yo en plan comando con la dinamita en aquél… ¿era una nave industrial, no?

    Pida una remesa, sí. Los métodos de sutil investigación siempre fueron mi fuerte.

    Bueno, me he despertado hoy en la sociedad y me he puesto a barrer, que está esto hecho unos zorros. Esto de dormir en un archivador tiene su parte buena y su parte mala. Me he archivado en la V de Vórtice y se me están clavando las Voluptuosidades y las Vanidades archivadas.

    Buenos días, Sociedad.

  145. Y de repente caigo en algo que había pasado por alto. Cuando llegué aquí y solo habíamos tres investigadores, me propuse comenzar a reconstruír la historia desde el principio y comencé a desmontar el encuentro con Martínez como el inicio de la maratón.

    Y eso ha sido un error.

    El comienzo de la maratón fue otro. Una especie de video que anunciaba que comenzaba el juego. Un video que nos llevaba a una suerte de callejones sin salida y que, además, parecía ser un “video del futuro”.

    Puede que no tenga relación con el caso de la maratón, pero mis compañeros hicieron un gran trabajo desguazando las imágenes en busca de pistas. Y algunas eran muy interesantes.

    Por ejemplo, alguien logró leer en la pizarra de la foto de la sociedad vacía el texto “caja robada”, así como “Piña” y otros detalles muy relevantes ahora que ya ha comenzado la maratón. ¿Caja robada? ¿Nuestro porno o el robo en Ashmoor? ¿Piña?

    No sé a vosotros, pero a mí me da la impresión de que en aquella visión del futuro se escondían datos sobre lo que finalmente ha sucedido. ¿Y si hubiera más?

    También estaba el nombre de Mendoza, por ejemplo. Y alguien aseguró leer la frase Jiménez miente. ¿Jiménez? Quizá no es tan exacta la visión de futuro y se equivocó con un apellido común como Martínez. Quizá Jiménez es el auténtico apellido de Martínez. Quizá estoy desvariando…

    PALABRA DE VERIFICACIÓN: logic

  146. Cito a Parmacenda en relación a sus indagaciones del texto de la piazarra:

    “(…)En naranja, en el centro de la pizarra, tenemos la palabra “Hechos” subrayada dos veces.

    Abajo, recuadrado y en naranja, “No tiene sentido”, como bien ha indicado Jaime / Kenny.

    Justo debajo, y en azul: “¿Qué nos falta?”

    Sobre dicho texto recuadrado, y en azul, podemos encontrar dos nombres entre signos de interrogación, ambos con un aspa al principio (como si hubiesen sido descartados). Es decir, pone:
    “X ¿Jimenez?”
    “X ¿Padre Piña?”

    Justo al lado del recuadro, en azul y con círculo alrededor, la frase “¿Qué ocurre entre esos dos puntos?”. Hay una flecha que sale del círculo y que apunta a los dos recuadros naranjas que quedan a la misma altura, pero en la sombra.”

    Fin de la cita.

    ¿Jiménez y Piña? ¿Qué ocurre entre esos dos puntos? ¿Quién demonios es Jiménez?

  147. Amigo Vórtice, lo único que puedo decir es que la caja robada es la que nos han robado a nosotros (faltó la caja en la que estaba la revista). A Ashmoor lo que le faltó es el soporte de la información (disco, tarjeta, etc.), y en las vitrinas los soportes no estaban en cajas.

    Y eso si es que realmente hay conexión, que ya por aquel entonces Jack lo dudaba.

  148. Joder… traguito de bourbon…. joder…

    Caso:
    Segundo Aniversario – Apéndice al caso nº 00022: EL REGALO DE ARJONA

    La Sociedad aparece en televisión. Arjona se encarga de hablar bien de nosotros y Mendoza de llamarnos frikis. Pero, atención, nuestra aparición en la tele. Cuando Arjona habla de nosotros, el programa pone nuestro logo (la huella con el interrogante) y a continuación, en letras sobreexpuestas, el titular que han tenido a bien darle al pequeño reportaje:

    LA SOCIEDAD DEL MISTERIO
    EL JUEGO HA EMPEZADO

    ¿Coincidencia? Lo más probable, pero ¿no da escalofríos?

  149. Vaya, que curioso… Te me has adelantado. He estado releyendo el caso todo el fin de semana y de repente recordé lo del vídeo futurista y todo eso. Y creo, como tú compañero Vórtice, que hemos cometido un error al considerarlo algo aparte de la maratón del misterio.

    Creo que deberíamos empezar esta investigación partiendo de cero. Considerando todas la variables. Porque no creo que fuera casualidad que nos llegara aquel vídeo y a los pocos días un tal Maritnez se presente en las oficinas robándonos el porno.

    Por cierto Profesor, creí que en su ausencia podía ocuparme de sus sagradas cafeteras. Pero no se preocupe… ya las he vuelto a dejar en su despacho, limpias y cargadas para recibirle en cuanto se presente en la oficina…

  150. Escuchó Profesor? “en cuanto se presente en la oficina…”. Esto es un llamado en toda regla…

    De lo contrario nos veremos obligados a volver a llevar su escritorio al trastero, para poder ubicar la mesa de ping-pong esa, tan mona. ¬¬

  151. Bueno, es estar un poco paranoico, pero ayuda a estar en forma investigadoramente hablando.

    ¿No es una curiosa casualidad el hecho de que el texto que acompaña nuestra primera aparición televisiva sea el mismo que el texto del supuesto video del futuro?????

  152. ¿Y dónde puedo encontrar ese vídeo del que estáis hablando? Es que con la oficina tan desordenada no sé por donde empezar a buscar. ¿Algún otro caso pasado al que deba echar un ojo?

    Gracias compañeros por echar una mano a esta perdida novata.

  153. Todavía no he visto el vídeo, pero más que ser “del futuro” creo que quien lo mandó estaba preparando todo esto que está ocurriendo. ¿Se sospecha quién pudo traer el vídeo? ¿Se le ha tocado las narices a alguien lo bastante retorcido para organizar todo esto?

  154. El video aquí: http://lasociedaddelmisterio.blogspot.com/2010/10/interludio-el-juego-ha-empezado.html
    con todas sus conjeturas y todo.

    Respecto a si hemos cabreado a alguien… pues supongo que a mucha gente. Pero teniendo en cuenta que el mismo Ryder aparece en el video… pues ya me dirás.

    PALABRA DE VERIFICACIÓN: otecappo

  155. Siguiendo el mismo hilo de conjeturas. Ya sé que el video no puede ser tomado como prueba concluyente pero… como diría el personaje de Santiago Segura en El día de la bestia: te jodes, no haberlo puesto.

    Ryder se vuelve y dice: sabía que vendrías, pero no esperaba que lo hicieras tan pronto.

    ¿Con quién habla?

    Sin duda con alguien conocido o no se tomaría esas confianzas. O simplemente con alguien a quien ya ha calado. Quiero decir, que si el video apunta al fin de la maratón, cosa que parece probable se me ocurren dos cosas:

    -Que al final de la maratón Ryder sabrá quien es el culpable y este le pillará solo en su despacho.
    -Que el propio Ryder estará en peligro.

    ¿Qué opináis?

  156. Es posible que Ryder estuviera en peligro. Los investigadores estamos ocupados cada uno en sus teorías y él llega a la conclusión de quien es el responsable de todo, por eso se dirige a él así. Creo que lo mejor sería no dejar a Ryder solo por lo que pudiera pasar. Prefiero no tener que investiga la desaparición del jefe.

  157. Venga, ahora que no nos oye… montamos guardias y no lo dejamos ni a sol ni a sombra. Cada movimiento que haga que tenga al menos a un investigador a su lado. Porpongo poner cámaras en el cuarto de baño de su despacho y otra, pequeñita, en la esquina de su despacho desde la que se vería la cara del invitado según nuestro video. Mejor una en cada esquina, por si el video se equivoca. Y por supuesto que ni Ryder lo sepa, o perdería “naturalidad”. Esto es como Gran Hermano pero con gente que sabe leer.

  158. He estado dándole vueltas a la última intervención de Ryder. Ha dicho que hoy publicaría la llamada oficial a las armas para que todo el que no se haya enterado de que seguimos en pie reciba en su e-mail. Supongo que se referirá a abrir el caso de nuevo (al publicar la nueva entrada todo el que esté suscrito la recibirá en su email) y no tan solo una llamada a las armas a secas (porque la llamada a las armas ya está más que hecha, y sus resultados han sido muy buenos).

    El caso es que, entendiendo que se reabre el caso, me atrevería a apostar (saco un fajito de billetes) a que, si reabre el caso HOY, mañama a la misma hora en que se publique (24 horas) lo tenemos resuelto.

    ¿O no? ¿Qué decís?

  159. Mmmm me gusta ese reto. 24 horas en resolver un crimen, pienso dejarme los ojos en el caso si hace falta. De momento me los estoy dejando en el vídeo, en cuanto tenga los detalles hago un resumen.

  160. Deriel… hay nueva entrada… corre, corre, que hay que decir “yo”.

    (y seguimos allí con nuestar incvestigación)

  161. A ver. Vamos por partes antes de pasar a la nueva entrada para decir “Yo”.

    “El juego ha empezado”, según tengo entendido, es el eslogan de la Sociedad del Misterio (está debajo del encabezado de sección que dice “Bienvenidos a la Sociedad del Misterio”). El especial que Arjona nos preparó en televisión toma ese título sólo porque es nuestro eslogan… al menos yo lo veo así XD

    En las primeras conjeturas de esta misma entrada, puedes ver que también había detectado similitudes entre nuestra investigación y el vídeo que nos habían dejado. Sobre todo, y esto fue lo qe más me llamó la atención, “Tras tan 'maratoniana' investigación”…

    El único Jiménez que conocemos es David Jiménez, el asesino de Andrés Jiménez (el primer caso de la Sociedad, un fratricidio), y que luego fue llevado a una cripta en el cementerio, se le amputó la mano y fue puesto a disposición de la Sociedad por el legendario y misterioso A. K. (no precisamente en este orden, cabe aclarar). Para más información, véanse los casos número uno (“La mano del muerto”), el caso número once (“La escena sin crimen”), y el caso número doce (“El cvrimen sin escena”). Estos dos últimos fueron casos simultáneos, así que id con los ojos bien abiertos.

    Ahora sí. ¡A decir “Yo”! Por cierto, Deriel, esas magdalenas estaban buenísimas… y qué decir, me alegra ver a tantos viejos compañeros por aquí… Se me ha piantado un lagrimón, de verdad es algo emocionante.

  162. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  163. Yo me apunto para las guardias de tarde para Jack. Creéis que necesitaré llevar el rifle de asalto o con una pequeña 1911 cal. 45 alcanzará?

  164. Pingback: Los Archivos de la Sociedad del MIsterio: Casos 00021 a 00030 | La Sociedad del Misterio

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s