Caso nº 00026: LA LENGUA DEL MUERTO (CERRADO)

—Algo va mal —musité—. Arjona ya debería haber llamado.

Y salí de la oficina sin dar más explicaciones. Para que la sorpresa funcionase necesitábamos a Arjona, ¿dónde se había metido?

Fui a buscarlo a la comisaría, pero hacía horas que no le veían. Cambié de rumbo y conduje hacia su casa, pero por el camino encontré su coche aparcado frente a un edificio de apartamentos. Intrigado me bajé para ver si estaba cerca, y vi que el portal del edificio estaba abierto y que en el primer piso se oían pasos. Subí con curiosidad las escaleras.

Allí estaba Arjona. Totalmente lívido. Y del apartamento abierto del que salía, emanaba el inconfundible hedor de la muerte.

Entonces me vio.

—No —sentenció—. No, Jack, ni se te ocurra. Fuera. No quiero ni verte por aquí.
—¿Qué? ¡Pero…!
—Ya me has oído. Lárgate ahora mismo, ni se te ocurra asomarte ahí dentro.

Traté de asimilar lo que estaba ocurriendo. Pero mi cerebro se puso en modo automático y trató de identificar alguna pista, algo que me condujera a saber qué estaba ocurriendo. El apartamento estaba muy oscuro para distinguir nada desde el exterior. Nada en la puerta que sugiriese quién era el inquilino, salvo un considerable número de pestillos y cierres de seguridad.

La pistola en la cara me devolvió a la realidad. A la realidad más surrealista que jamás he vivido. Mi amigo Arjona me estaba apuntando con su arma.

—Último aviso, Jack. Tú no vas a meterte en esto.

Sin mediar palabra, retrocedí un par de pasos antes de darme la vuelta y bajar. De reojo busqué en los buzones de la entrada el apartamento en cuestión; la etiqueta con el nombre del inquilino había sido arrancada, pero quedaban la primera y la última letra: una E y una A.

Había pasado una hora. Una hora encerrado en mi despacho, esperando una explicación de mi amigo y contacto en la policía y negándome a dar una explicación a mi equipo. Estaba siendo el peor aniversario de nuestra historia.

Entonces sonó el teléfono. Debo confesar que me decepcionó un poco leer el nombre de Irene en la pantalla.

—Jack, tienes que hacer algo— me dijo—. Es Arjona.
—Lo sé, pero no quiere mi ayuda.
—¿Y eso qué más da? ¡Es tu amigo! ¡Tienes que intervenir, le guste o no!
—Mira, Irene, Arjona y yo no tenemos ningún contrato ni nada. Si él quiere meterse sólo en un caso está en su derecho. Las formas ya son otra cuestión.
—¿Meterse en un caso? ¿Pero qué dices?
—¿No es eso?

Se hizo un silencio tenso. Irene acababa de comprender que todavía no sabía lo que había ocurrido. Y yo acababa de comprender que el motivo por el que no lo sabía había dejado de importar.

—Cuéntamelo. No omitas detalles.
—Mendoza —dijo—. Esta tarde ha aparecido muerto en su casa. Con la boca cosida. Y ahora mismo, Arjona es el principal sospechoso. Hay testigos que le vieron discutir con Mendoza, y oyeron a la víctima decir “El día que yo hable…”
—“… rodarán cabezas”, sí, estaba allí. Pero es imposible que haya sido Arjona.
—Yo pienso lo mismo, no encaja con él para nada. Pero hay algo más.
—¿De qué se trata?
—He podido echarle un ojo al cuerpo. Cuando le han descosido la boca, han descubierto que a Mendoza le habían extirpado la lengua… y que en su lugar habían puesto la lengua de un cerdo.
—¿Qué?
—Como lo oyes. Hasta el esófago llegaba, una lengua de cerdo de 25 centímetros.
—Necesitaré el informe de la autopsia… mierda, Zalaya está en Londres consultando al gran maestro, en cuanto vuelva le quiero hablando con Arjona. ¿Cuándo crees que podrá la policía dejar pasar a Boniatus a la escena del crimen?

Un nuevo silencio tenso. Esta vez sabía a qué tipo de frase precedía.

—¿Qué no me has contado?
—Arjona podrá explicártelo mejor si conseguís hablar con él. Pero según parece, Mendoza iba a por vosotros. Estaba reuniendo pruebas, documentos, consultando precedentes legales. Intentaba desmontar la Sociedad del Misterio.
—¿Y qué? No podía tener nada contra nosotros.
—Yo sólo sé lo que Mendoza dejó caer en comisaría. Pero cuando la policía registró su casa y sus papeles, no encontraron nada sobre vosotros.
—¿Lo que quiere decir?

Irene suspiró.

—Si no encontró nada es lógico que no lo tuviera. Pero si realmente encontró algo, o si al menos tomó notas de sus investigaciones, y esas notas no aparecen… significa que vosotros tenéis un móvil.

Anuncios

131 comentarios

Archivado bajo Arjona, asesinato, lengua, Mendoza

131 Respuestas a “Caso nº 00026: LA LENGUA DEL MUERTO (CERRADO)

  1. Bueno.

    Supongo que la sorpresa de aniversario tendrá que esperar.

    Eeen fin. Estos son los pocos hechos que tenemos, comienza la investigación. Irene me va a pasar el informe de la autopsia, pero hasta que no consigamos más datos no… no tengo muy claro por dónde empezar.

    Lo que sí que no me creo es que Arjona haya podido hacer algo así. Pero ya sabemos cómo funciona esto: no podemos descartar a alguien sólo porque nos caiga bien. Por el momento, Arjona es sospechoso y eso es lo único que tenemos para trabajar.

    Os iré pasando todos los datos que vaya consiguiendo. A ver qué podemos hacer.

    Comienza la investigación. Demostremos de lo que somos capaces.

  2. Primeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!
    Ups que jodido, nos salpica de lleno a la sociedad, creo que deberíamos empezar por preguntar por la coartada del jefe y de Arjona, qué hacían sobre la hora del asesinato, con quién estaban y quien puede testificar, también creo que deberíamos preguntar en los mataderos o carnicerías cercanas, una lengua de cerdo entera no se consigue tan fácilmente creo no lo se, también deberíamos preguntarle al jefe y a Arjona por si se acuerdan de quién más había en la calle o si había alguna cara conocida o que les sonara aunque no caigan en quién era, o a quién le han contado lo sucedido, aparte de a toda la sociedad. Se sabe qué era lo que se estaba callando Evaristo Mendoza, qué tenía en contra de nosotros?

  3. Uppps… ¿¿Jefe, tengo que ir preparando una coartada? Por lo que dije de irme a por Mendoza con una estaca y eso…

    Ya sabía yo que Mendoza nos iba a fastidiar el aniversario…

  4. Buenas noches a todos.

    Lamento haber estado desaparecido tanto tiempo, pero mis obligaciones profesionaless y asuntos de indole diversa me han mantenido lejos de la sociedad. En cuanto pueda inspecionar la escena tendreis mi informe.

    Feliz aniversario a todos y ahora a ponerse manos a la obra… Las celebraciones para cuando resolvamos el caso.

  5. Stercus, stercus, stercus…
    … ¡no es la primera vez que nos vemos sospechosos de un asesinato! ¡Y siempre por Mendoza!

    Rápido, manos a la obra y puesta a punto general, que no cunda el pánico y a trabajar.

    ¡Tengo miedo! ¡Tengo miedo! ¡Tengo miedo!

    Mi cohartada: He estado toda la tarde en clases de Física. Mi segunda cohartada: He estado los últimos dos días (que yo recuerde) cruzando el océano, así que mucha oportunidad no he tenido.

    Vamos a ello con lo poco que tenemos. Profesor, Sata, Jengibre, un placer trabajar codo a codo.

    Podría añadir que saber de dónde vino ese hilo puede ayudarnos, deberíamos saber si es quirúrjico, se puede conseguir fácilmente. Si la herida es pre-mortém o post-mortem. Si la costura es producida por un médico o por un… cómo lo dijo Mendoza el año pasado?… Ah, sí, un friki de las series de médicos. Profesor, necesitamos pruebas que nos indiquen que su departamento fue la escena del crimen, por ejemplo, el rastro de sangre de cuando le cortaron la lengua (y que Irene vea si se la cortaron antes o después de matarlo).

    Y Jack, dudo que esto se pueda, pero… necesitamos hablar urgentemente con Arjona, identificar con exactitud qué hacía allí… Estamos jodidos, verdaderamente estamos jodidos.

    Una acotación que no viene al caso, pero creo que convendría fijarse si ese era el departamento de Mendoza. Aunque sepamos de la E y la a, puede que el doctor Marcos Noriega tenga otro nombre que comienza con E. Sólo por decir, el tipo de operación que se le practicó a Mendoza resulta extraño, peculiar y semejante al Dr. Noriega. Pero es una conjetura sin fundamento.

    Yo me pregunto, ¿no podemos tener un cumpleaños como todas las demás organizaciones, con fiestas, recepciones y esas cosas? Y me respondo, es que la Sociedad del Misterio no es como las otras organizaciones.

    ¡A laburar!

  6. P.S. ¿Podemos saber quién es el Gran Maestro al que se ha ido a consultar Zalaya o es secreto de sumario?

  7. Jack, partiendo de la base de que consideras que Arjona es inocente, y que tanto él como nosotros parecemos culpables, creo que quien nos quiere inculpar estuvo presente en el encuentro entre Arjona, Mendoza y tú.

    Todo encaja demasado bien para apuntar en nuestra dirección, no puede ser una casualidad.

    El departamento puede ser de Evaristo Mendoza, la E y la A del buzón no lo descarta, pero tampoco son concluyentes.

    Muy buena pista la de Nicolás, el hilo y el tipo de costura pueden decir mucho, tambien me parece rara la lengua por su longitud, comodijo Sata, no me parece una compra habitual, tal vez se pueda rastrear al comprador.

  8. Otro tema, cómo se introduce una lengua hasta el esófago? Se necesita una herramienta especial? Eso pdria ser una buena pista.

  9. Un inciso. Si realmente estaba tomando notas sobre la sociedad, en estos momentos alguien sabe bastante sobre nosotros…

  10. Joe, que prisas nunca yego prime, .:(, voy a terminra de leer esto, que está intrigante!
    (Hola a todos!!!) Un cafetito pa la resaca?

  11. Habría que preguntarle a Arjona, si él no tiene esas notas, las tiene alguien más, y no creo que sea bueno…
    Jefe, recuerdas si había alguien más a vuestro alrededor la otra noche??
    Muy buena la de Nicolás, de las puntadas.
    De momento, se me ocurre póco más, sólo que han vuelto a dejarnos un regalo a las puertas de casa.
    Esperando más datos.

  12. Buenos días a todos,

    Creo que ya habéis hecho un repaso a lo más importante. Desde mi punto de vista sería interesante saber, quien más estuvo en vuestra charla del bar y saber que hacía Arjona en el apartamento de Mendoza, yo tambien creo que la E y la A son las letras de su nombre, de hecho fue en lo primero que pense cuando lo lei en el texto, antes de saber que era él el muerto.

    Otra cosa si Arjona estaba líbido dudo mucho que fuera él el asesino, alguien que es capaz de hacer eso tiene que tener una sangre muy fría y para Arjona quizás era más fácil un tiro que este tipo de muerte, aunque esto no es nada concruyente.

    Esperemos más información, sobre coartadas y escenario del crimen.

  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  14. Llevo medio año alejado de la Sociedad, y cuando vuelvo me encuentro ésto… ¡Y yo que me esperaba una tarta, gorritos de fiesta y cerveza!
    En fin, evidentemente no podemos descartar del todo a Arjona por simpatía, pero todos sabemos que no sería capaz de algo así.

    Una lengua de cerdo en la boca, posteriormente cosida… Como han dicho mis compañeros se podría buscar el origen de la lengua y las puntadas, pero ninguno de los dos son artículos difíciles de conseguir. Solo necesitas acercarte a un matadero para conseguir una lengua de cerdo, o incluso en una carnicería puede que te la vendan. Y el hilo, aunque sea quirúrgico (cosa que me sorprendería viendo la crudeza del crimen) es muy fácil de obtener. Creo que no sacaremos nada más en claro hasta el análisis de Boniatus. Esperemos que no tarde demasiado y podamos quitarnos este marrón de encima gente.

  15. Maikel, tal vez no se pueda sacar nada dle hilo, como tu dices, pero me parece muy importante analizar el tipo de puntadas: son las que haría un médico, un sastre, son irregulares, eso aporta datos.

    Quién encontró a Mendoza? Quienes presenciaron tu charla con Mendoza y Arjona? Alguien que te resultaa conocido?

  16. Una pregunta para los que más llevan en esta sociedad…si lo que querían era culparnos de está muerte, no pensaís de que pueda haber una posiblidad de que A.K. este detrás? Un poco pronto para decirlo pero…

  17. Hola a todos.

    Llevo algún tiempo siguiéndoos y me he decidido a probar suerte.

    Es curioso que después de decir que si el hablara temblaría la comisaría, Mendoza es asesinado y además con la lengua cortada. Eso apuntaría más a alguien dentro de esa comisaría, alguien que pudiera salir perjudicado por lo que pudiera decir. Y creo que el padre de Irene estaba investigando una trama de corrupción policial cuando fue asesinado.

    También me ha resultado cuanto menos llamativo eso de “la lengua del muerto”, es parecido a “la mano del muerto”, el primer caso hace ahora tres años.

    Me ha parecido muy interesante eso de las suturas. Creo que en algunos casos antiguos aparecía un tal Dr. Noriega. ¿podría tratarse de él?

    Me parece un caso muy interesante.

  18. Una pregunta que he olvidado hacer. ¿Arjona estaba solo en el apartamento o había más policía con él? Es que no me ha quedado claro en el informe. Porque si estaba solo en el apartamento sería el sospechoso número uno. Veo que parece uniros una amistad, pero tras los sucesos de la cafetería, que Mendoza aparezca muerto y Arjona esté allí con un arma, podría considerarse un móvil. ¿Sabemos que relación tenían entre ellos?

    Es todo lo que se me ocurre de momento. Esperaré los informes para definir mis lineas de investigación.

  19. Acabo de releerme los casos 11 y 12, en aquella ocasión se cauterizaron las heridas, pero no se cosieron, aun así, ¿podríamos saber si la lengua cortada fue cauterizada también?.

  20. Pequeñas acotaciones sobre lo que ha dicho el profesor, lo que ha dicho Ceres, luego sobre la pregunta de Pilar y sobre la última pregunta de Ceres.

    a. Si realmente estaba tomando notas sobre la Sociedad, alguien sabe demasiado sobre nosotros, si, y sólo si, esas notas existieron verdaderamente. En el caso de que hubieran existido (no creo que Mendoza hubiese sido tan rematadamente soberbio e imbécil como para cantar en la comisaría “estoy cogiendo datos sobre esos detectives de pacotilla” y luego quedarse como un burro más grande de lo que era), quiere decir en que hay alguien interesado en que esa información no salga a la luz… por el momento, o quizás para siempre. He aquí el brete que nos pone en la mira como sospechosos. Mi pregunta: ¿Quién, además de nosotros, estaría interesado en que no se encontraran esas notas?

    B. No sabemos absolutamente nada sobre A. K., Pilar. Vale, tenemos algunos datos tirados al azar, cosas que nunca terminaron de cerrar, algunas huellas en una antigua mansión que explotó, objetos desaparecidos de un barco, quizás un apellido probable pero no exacto… la aparición de un hombre calvo en lo de Verónica Salas (caso 14) y en lo del caso diecinueve. Pero fuera de eso, no sabemos absolutamente nada sobre A. K. No sabemos ni qué busca, ni si está del lado de los buenos, ni si es un justiciero, un vengador o un homicida, ni si está jugando, ni si es Moriartti que vuelve desde el más allá, ni si nos odia, ni si piensa bien de la humanidad, ni su sexo, ni su nombre, ni nada. Al no saber nada de él, terminamos concluyendo en que no podemos saber cuáles son sus motivos. En sus cartas y misivas (que pueden estar escritas con la intención de despistarnos y, por tanto, no pueden tomarse por veraces al cien por ciento), lo único que menciona es que nos ha elegido como compañeros de juegos, que nos vive poniendo a prueba, que sabe mucho más de lo que nosotros sabemos y que, básicamente, tiene poderes sobrenaturales que le permiten estar al tanto de lo que ocurre, de lo que no ocurre, de lo que se dice y de lo que se omite. Con todo, aún no tenemos datos de verdad que nos induzcan a creer que A. K. nos quiere ver muertos; sólo nos quiere joder la vida para divertimento propio, o al menos eso dice él mismo. Y que sepamos, el dejarnos al doctor Duarte muerto en las oficinas fue porque nos quiere mucho y porque sabe que seríamos capaces de encontrar la forma de salir del foco de la policía (nos considera buenos compañeros de juego); no tenemos la seguridad de que nos quiera ver entre rejas (de hecho, creo que eso le dolería, porque parece que tiene una mente avanzadísima en el cuerpo de un malicioso niño de seis años).

    C. ¿Dónde está la lengua de Mendoza?

  21. Y esto se me acaba de ocurrir así como así. Recuerdo ahora el caso del Puente de Torv… y mi pregunta del punto A: ¿Quién más, además de nosotros, tendría interés en que esas notas no aparecieran?

    La respuesta, si bien un tanto obtusa, bien puede ser el mismo Mendoza. La mujer de Torv tenía intenciones de asesinarse para inculpar a la institutriz y que fuera juzgada por asesinato. Al fin y al cabo, y si Mendoza no había encontrado nada sobre nosotros (en el informe se mencionan antescedentes policiales y, que yo recuerde, nosotros nos hemos dirigido siempre por derecha), pero como nos odiaba tanto, quería idear un medio por el cual inculparnos y lograr que dejáramos de actuar. Su odio ascendía a tales niveles, supongo, que no le habría molestado morir con tal de saber que al final resultaríamos sospechosos (y quizás conservara la esperanza de que, tratándose, en esta ocasión, de la muerte de un chico de azul, la policía fuera menos indulgente con nosotros aún que en lo del caso de Carlos Duarte, impidiéndonos investigar para defendernos, y quizás haciendo lo posible para hallar un culpable lo más pronto).

    a. Habría debido inventarse la historia de que nos había estado investigando y de que luego había encontrado algo sólido para acusarnos;
    b. luego habría debido emborracharse un poco, gritar a los cuatro vientos cosa de que Jack lo supiera y preparar el camino para que la fiscalía lo tuviera en consideración.
    c. Luego solicita ayuda a alguien para ser brutalmente asesinado (creo que aún no tenemos la causa real de la muerte, nos falta el informe de Irene, con lo que podría haber sido algo totalmente sutil y sin dolor), y luego nosotros somos sospechosos por tener un móvil.

    En dónde encaja Arjona, no tengo la más remota idea. Pero vamos, he teorizado sin pruebas a gusto. A seguir esperando.

  22. Nicolás, la idea del suicidio es interesante, pero no veo donde entra el rollo de la lengua en todo eso. ¿Por qué iba a querer Mendoza sustituir su propia lengua por la de un cerdo?
    Como dices, hasta que sepamos la causa de la muerte no podemos aventurar mucho, pero por el informe de Irene sobre el cadáver ésto me suena a venganza, el hecho de ponerle una lengua de cerdo parece una sórdida forma de insultar a Mendoza.
    Por otra parte, si Mendoza estaba recopilando información sobre nosotros, el asesino podría ser una persona con la que no hayamos tratado nunca, y para la que solo somos una especie de chivo expiatorio.

    Y creo que estoy teorizando demasiado. A esperar pues.

  23. Hola a todos de nuevo!

    Hace tiempo que no paso por las oficinas de la Sociedad, pero me he mantenido informado y, al descubrir la muerte de Mendoza, no puedo quedarme de lado… así que manos a la obra.

    A pesar de que ahora mismo no tenemos casi nada de información, ya hay algunas cosas sobre las que podemos trabajar.

    El piso pertenecía a E… …a, y puesto que Evaristo Mendoza apareció en su interior es lógico suponer que se trata de su piso. Basándome en eso, y ya que la puerta de entrada tenía un número anormalmente alto de cerrojos, podemos suponer que Mendoza tenía miedo de que alguien entrase en su domicilio. Habría que preguntar a ver si algún compañero de la comisaría sabía algo al respecto.

    Por desgracia, Arjona es un sospechoso muy plausible, y el testimonio de Jack sólo sirve para confirmar eso. No sólo discutió con Mendoza poco antes, sino que estaba en la escena del crimen sólo (no había coches de policía a la entrada) y apuntó con un arma a un transeúnte (por mucho que seamos investigadores, oficialmente Jack estaba allí de paso…). Así que por mucho que sea nuestro amigo, no podemos asumir su inocencia.

    Yo tengo una pregunta sobre la etiqueta del buzón. Jack, dices que estaba arrancada, así que supongo que era una pegatina puesta sobre el mismo? Porque hay buzones que tienen una ranura plastificada en la que poner el nombre, en cuyo caso alguien se tomó muchas molestias para quitar el nombre.

    Hay un punto que a mi me llama bastante la atención. Irene nos ha dicho que hubo testigos que escucharon la pelea entre Mendoza y Arjona. Y sin embargo la policía no ha contactado con Jack como testigo o sospechoso, a pesar de estar él presente y ser, en parte, el desencadenante de dicha disputa. Es que los testigos olvidaron mencionar que había una tercera persona involucrada? O es que la policía no sabe aún quién más estaba presente en el bar?

    Bueno, para abrir boca creo que lo dejo aquí por ahora. Un saludo de nuevo para todos los investigadores!

  24. Supongo que el hecho de que Arjona apuntará a Jack con su pistola era para ehcarle de allí, si le vieran alguien por allí Jack habría sido el culpable número uno y Arjona pretendería protegerle. Es verdad que no hay prubeas pero dudar de un amigo se me hace duro.

    Y Nicolas justamente porque a AK le gusta jugar con nostros es por eso por lo que pienso en él, no se me ocurre mejor juego….pero ya veremos

  25. Nicolás, veo a lo que te refieres: las notas de Mendoza tendrían un carácter reprobatorio hacia nosotros, ahora bien, ¿por qué a aguien ajeno a la socieda le importaría que nosotros no quedáramos mal? Se me ocurren algunas razones, pero sin fundamento alguno.

    A la teoría de que Mendoza quisiera inculparnos de su propia muerte, suicidándose, le veo el problema de la dificultad de cortarse la propia lengua e introducirse una de cerdo. Más allá del dolor, si la lengua le llegaba hasta el esófago entonces tapaba la tráquea e impedía respirar, y todavía tenía que coserse la boca.

    La idea de que pidiese ayuda no encaja en lo que yo creo que sería un sucidio que inculpara otra persona como el asesino.

  26. Con respecto a lo de coserle la boca y cortarle la lengua: yo lo veo como una “respuesta” a la amenaza de Mendoza, ahora bien, esa amenaza no estaba dirigida a nosotros.

    Cito:

    ¡El día que yo hable va a temblar la comisaría!

    Fin de la cita.

    Amenaza a la policía, no a nosotros. Me parece lógico pensar que quien respondió a la amenaza es uno de quienes fueron menazados.

    Veamos, ¿había otros policías presentes al momento de que Mendoza profiriera su amenaza? (Aparte de Arjona me refiero). También podría ser que Arjona comentara este episodio con un colega y éste respondiera a la amenaza matándo a Mendoza.

    Queda lo de las notas sobre la sociedad. Caben 2 posibilidades: alguien quiso inculparnos, hacer creer que le matamos para callarle y hacer desaparecer las notas, o, si realmente se encontró algo sucio sobre nosotros, que alguien nos estuviera cubriendo la espalda.

    Creo que la primera opción es la más probable.

    ¿Hay algún miembro de la policía al que le moleste nuestra actividad? Me da un poco de cosa preguntar esto pero, Jack ¿Mendoza pudo haber encontrado algo sucio sobre nosotros? ¿Hay algo sucio?

  27. Uriel, parece que tienes razón, la amenaza era más para la policia que para la sociedad. Mendoza le dijo a Arjona que si se creía que estaba a salvo porque tuviera a Jack ayudándole…parece que lo que tenía Mendoza iba a estallar contra toda la gente de la comisaria, incluido Arjona.

  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  29. Bien, ya he convecido a Pilar, ahora el resto… jaja.

    Bueno, poniéndome serio e hilando fino, diría que la amenaza es para la policía, pero no por algo que hayan hecho todos:

    —¡Ryder el correveidile del santurrón de Víctor Arjona! —estalló.

    Mendoza llama a Arjona “santurrón”, se burla de él, pero se burla de él por hacer las cosas bien, por no hacer cosas incorrectas…

    Jack, ¿tenemos algo oscuro acerca de Mendoza? ¿Algo ilegal, o de legalidad dudosa? (que no cuenta ser “poco simpático”, vamos).

    Porque suena como si estuviera molesto con Arjona porque le impidiera llevar a cabo una acción corrupta, o como si, habiéndola llevado a cabo, temiese que le delatara.

  30. Con respecto a otro tema, ¿podrías precisar un poco cómo apareció Mendoza?

    Causa de muerte, ropa que llevaba (¿la misma con la que tu le viste?), calzado que llevaba, huellas o manchas en la suela de su calzado, señas de que alguien se hubiese metido en su casa si su permiso.

    Creo que esto podría arrojar algo de luz acerca de las circunstancias de muerte y de los eventos previos a esta.

  31. Señores, he vuelto de visitar a mi maestro, lejos de aquí.
    Mi coartada está a salvo, preguntad en Scottlan Yard, si quereis.

    En cuanto deshaca la maleta y saque mi sombrero y la nueva remesa de té, me paso por las oficinas para ponerme al día.

    Un saludo.

  32. Que tal muchachos.
    Es un poco egoísta de mi parte volver a aparecer solo para la fiesta pero bueno… al final la fiesta se pospone.

    Si me parece importante, tener mas datos sobre la escena del crimen.
    y además me parece importante analizar esto de la lengua de cerdo, pero sobre todo el tema de cerrarla.
    Una cosa es introducirle una lengua de cerdo. Eso puede tener una connotación.
    Pero además: ¿Para que coser la boca? ¿No le interesaba dejar a la vista la lengua de cerdo directamente? El coser la boca lo asociamos directamente con “cerrar el pico, no decir nada , etc” pero esto lo hubieramos comprendido igual, si no hubiera habido alguna lengua de cerdo adentro.
    ¿Que nos quiere decir esto?

  33. Os pido disculpas por este retraso, equipo. He estado prestando declaración ante la policía. No se quedan muy tranquilos con nosotros, la verdad; pero tras una larga discusión, han tenido que admitir que lo único real que tienen contra nosotros es que tenemos un móvil. Las coartadas presentadas hasta el momento descartan que tuviéramos oportunidad, y de momento no pueden probar que tuviéramos el medio.

    Con Arjona las cosas son un poco más jodidas. De esas tres cosas, él tenía dos demostrables hasta el momento. Así que sí, seguimos estando en el punto de mira, pero mientras no tengan nada nuevo sobre nosotros…

    … Resumiendo: en reconocimiento por los servicios prestados, nos van a dar un mínimo de vidilla. No podremos colaborar con ellos en la investigación policial, pero mientras no encuentren nada se nos considerará simplemente civiles. Civiles que, por supuesto, podrían ascender a sospechosos si metemos las narices donde no nos llaman.

    Zalaya ya ha vuelto de Londres, así que pronto tendremos la versión de Arjona. Boniatus… Sigo intentando que me proporcionen acceso a la escena del crimen. Lo veo complicado, pero lo sigo intentando. Dadme algo de tiempo para centrarme y ponerme al día, y os contestaré a las preguntas que me sea posible.

  34. Estando en pleno delirio febril, me sumo a la investigación.

    Exíjo una lista con los nombres de todos los presentes al momento de la amenaza.

    Considerando que nuestro Jack transcribío la discusión y la hizo pública en internet la cosa se complíca un poco, si. Tampoco podemos usar las declaraciones de Jack como prueba.

    Un caso complicado con fragancia a archienemigo. Quizás deba recurrir a mis contactos en el salón de la Justicia de los Súper Amigos.

  35. Le he estado dando vueltas al asunto estos días. Y, según lo que cuenta Jack, si queremos proseguir esta investigación estaremos verdaderamente liados, porque no tendremos la libertad que en otras ocasiones, pues podríamos ser considerados sospechosos en lugar de civiles con un posible móvil. ¿Conclusión? Hasta que no aparescan esas anotaciones (si existían), nosotros somos sospechosos (digo “si existían” porque sólo tenemos la palabra de Mendoza de que existían verdaderamente). Y he pensado en cómo podríamos hacer para hallarlas, en el caso de que existieran.

    Se me ocurrieron un par de cosas que luego mencionaré (lo estoy pasando en prolijo), pero hasta el momento, y con lo poco que tenemos, quedaría preguntarnos…
    ¿Si Mendoza estaba tan bien asegurado, por las cerraduras y cerrojos que Jack vió en la puerta de su departamento, no temería incluso por esas notas, fuesen lo que fuesen? Es difícil que haya encontrado algo sucio de la Sociedad del Misterio (no hay que buscar la quinta pata al gato, salvo lo de Salas y lo de Duarte, no nos hemos visto comprometidos en asuntos truculentos, amén de pequeños deslices como los de Mendisábal en el caso anterior), por lo que sus recopilaciones sobre asuntos truculentos podía haber sido… escasa. Qué tal si temía por las anotaciones, tanto como temía que enntraran a su departamento, y decidió ocultar esas notas en un lugar mucho más seguro? Pienso… ¿Una caja fuerte en un banco, algún box de correos, la casa de su mamá, la finca del exiliado? Cualquier lugar al que haya tenido acceso y en el que sabía que las notas estarían seguras puede ser óptimo. Dudo mucho que nos permitan indagar si Mendoza tenía caja fuerte o cosas por el estilo, pero es una idea que se me ocurrió para intentar encontrar esas dichosas notas y dejar de ser civiles con un posible móvil, y que, si se les va la mano investigando, pueden ser potenciales sospechosos.

  36. Resumiendo mi anterior comentario… El hecho de que las notas no aparezcan en el departamento no sólo quiere decir que alguien se las llevó de allí intencionadamente al matar a Mendoza (esa es sólo una, y recalco el “sólo”, de las deducciones o inferencias que se pueden hacer de esta observación, pero, tristemente, estamos escasos de conocimientos en esta ocasión). La ausencia de las anotaciones de su investigación también puede apuntar a que él mismo las escondió (quizás por miedo, quizás porque no encontró nada y quería incriminarnos), o que sencillamente nunca existieron.

    Seguiré pensando un rato más.

  37. Saludos, compañeros.
    Por fín he podido reunirme con Arjona. Ha costado un tiempo, pero aquí os paso la transcripción de la charla que tuve con él.

    Pocas veces había visto algo tan desolador. Un policía, un buen policía y un buen amigo, tras los barrotes del calabozo de la comisaría.
    Arjona trataba de mantener el humor arriba. Le costaba, por supuesto, porque no todo el mundo está acostumbrado a que se le acuse de asesinato… pero hacía lo que podía.
    —¿Yo? ¡Pero si yo estoy aquí por gusto! —argumentaba—. A ver, todavía no tienen nada claro contra mí, ¿vale? Sólo que tenía un móvil y que estaba en la escena del crimen, nada más. Pero como de todas formas no me iban a dejar investigarlo, me dije “total, pa no estorbar…”
    —Tendrías que habernos llamado.
    —Ya, pero entendéis por qué no lo hice, ¿verdad? —Asentí—. Supongo que a Jack no debió sentarle demasiado bien que le echara de la escena.
    —Que le echaras lo entiende —le expliqué—. Pero no estuviste muy fino en la forma de echarlo.
    —Ya. Cuando salga de aquí le pediré perdón. El simple hecho de que te mande a ti a hablar conmigo en vez de venir él ya me da la pista de cuánto la he cagado.
    —No, Jack sabe que esta es mi especialidad y ha creído que yo podré pillar más cosas de tu declaración de las que pillaría él.
    —Si quieres… —dijo con una amarga sonrisa, y comprendí que, aunque le había dicho la verdad, él sabía que no le había dicho toda la verdad.
    —Bien, vamos al grano, tenemos que sacarte de aquí cuanto antes. ¿Qué fue lo que pasó?
    —Mendoza me llamó. Quería enseñarme algo, unos documentos que iban a ponerlo todo patas arriba. Llevaba semanas dejando caer por comisaría que estaba buscando cosas contra vosotros, así que imaginé que sería eso.
    —¿Pero no te dijo claro lo que era?
    —No. Sólo que me pasara por su casa el viernes por la tarde. Tenía que haberos avisado, pero claro, si era esto no era una buena idea que os implicárais. Prefería averiguar primero qué sabía Mendoza.
    —Mhm, continúa.
    —Cuando llegué a su casa la puerta sólo estaba entornada. Llamé al timbre un par de veces, seguro que algún vecino lo puede confirmar. Como no contestaban, empujé la puerta. Entonces noté el olor.
    —Mendoza.
    —Ya estaba muerto, sentado en su butaca, con una botella de whisky vacía y un vaso en la mesita auxiliar…
    —¿Qué marca de whisky? —interrumpí.
    Arjona sonrió de medio lado.
    —Vale, tienes razón, Jack te manda a ti porque eres bueno en tu trabajo. Macallan, 1926. Jodidamente caro para el sueldo de un poli. Aunque no me termina de sorprender.

    –CONTINUA–

  38. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  39. —¿Y eso?
    —Ahora que está muerto, Asuntos Internos le ha echado un vistazo a los papeles de Mendoza. El cabrón era un corrupto de mucho cuidado. Llevaba años tapando crímenes, y crímenes grandes que, probablemente, ahora se van a quedar para siempre sin resolver. Mi abogado te podrá pasar la lista, pero vaya… para que te hagas una idea, hablamos de un fiscal muerto en fin de año del dos mil siete. Es mierda muy gorda y ese tío había conseguido taparla… Un trabajo así tiene que pagarse a precio de oro.
    —Joder.
    —En fin, que me despisto. Mendoza estaba eso, sentado en su butaca. Con la boca cosida. En la salita, aparte de la mesita auxiliar que ya te he descrito, había un par de carpetas impecablemente colocadas junto al sofá, y un tablón de corcho, como los que tenéis en vuestras oficinas. Parece que lo tenía todo preparado para hacer una exposición.
    —¿Miraste qué había en las carpetas?
    —¿Es una broma? Lo último que quería hacer en ese momento era dejar mis huellas en el escenario. En el tablón no vi nada, alguna chincheta clavada pero nada colgando de ellas. Inmediatamente saqué mi teléfono y llamé a la policía para denunciar el crimen.
    —¿Y después?
    —Salí del apartamento y me encontré de bruces con Jack. Y claro, ya sabía que a mí me iban a mirar con mala cara por estar allí, así que imagínate a él. Por eso puse tanto empeño en que se fuera de ahí, y como sabía que la policía no tardaría en llegar me desesperé.
    —De acuerdo. ¿Qué pasó cuando Jack se fue?
    —Esperé a la policía. Y como tardaron un poquito más de lo que yo esperaba… eché un vistazo por la casa.
    —¿Qué buscabas?
    Otra sonrisa.
    —Buena pregunta. No “qué encontré”, sino “qué buscaba”. Pues bien, jefe del departamento de Declaraciones y Testimonios, buscaba el punto de entrada. La puerta no había sido forzada, así que intenté encontrar alguna ventana de fácil acceso, pero todas estaban cerradas por dentro. Todas menos una… y era la que peor acceso tenía desde el exterior.
    —¿Cristales rotos? ¿Signos de pelea? ¿Algo así?
    —Posibles signos de pelea, no estoy seguro. Me dio la impresión de que la salita había sido recogida, pero no tuve tiempo para determinar cuándo ocurrió eso. No os dejan entrar entonces, ¿verdad?
    —No tienen nada para detenernos, igual que a ti… pero no van a darnos ningún privilegio con la investigación. Bastante que nos tratan como a civiles.
    —Entiendo. ¿Y qué pensáis hacer?
    —Lo que hacemos siempre —respondí con una sonrisa—. Encontrar la incoherencia, demostrar que algo no es como nos han dicho que es, y exculparte.
    —¿Y si no podéis?
    Un agente uniformado desde la puerta me indicó que tenía que marcharme. Pero antes de salir por la puerta, dediqué una última frase a Arjona:
    —Eres inocente. ¿Por qué no vamos a poder?

  40. Pues di en el clavo, un poli corrupto molesto o incomodo en presencia de un poli honesto.

    Me da mala espina el tema de que todo este tan ordenado (la botella, el vaso, el corcho sin papeles pero con las chinchetas clavadas), asi como la puerta entornada y el olor, ¿cuanto tarda un cuerpo en despedir olor?

    Desgraciadamente las ventanas cerradas por dentro no nos dicen nada, el asesino pudo cerrarlas luego de matar a Mendoza,y aun asi haber entrado por una ventana, o no.

    ¿Incoherencias? Si, veo una.
    Mendoza amenaza a la comisaria, pero el mismo es muy sucio, creo que la solucion es simple, no amenaza con sus altos cntactos policiales, o con los trapos sucios de otros policias, sino con sus relacione entre los criminales, ¡que poca discrecion!

    Creo que esos criminales, temiendo que Mendoza los delatara, conscientemente o no, se lo cargaron (evidentemente se relacionaba con criminales gordos, por la pasta que le pagaban y los crimenes que cometian), pero no termino de entender la lengua de cerdo. La boca cosida si, no querian que hablara, pero ¿la lengua de cerdo?

    Que equivacado esta Mendoza, creyendo que los criminales le cuvrian la espalda pero en realidad lo mataron. No termino de entender la idea de que un poli amenace con sus amigotes criminales igualmente, me parece muuuy tonto.

  41. Nota: soy Uriel E., pero ahora tengo cuenta en blogger, y aparezco como Uriel Lascano. Saludos!

  42. Bueno, ya tenemos algo más con lo que trabajar. Veamos.

    Como bien dice Uriel, es curioso que Mendoza amenazase con que la comisaría iba a temblar, cuando él era (aparentemente) el corrupto. Y también, si resultaba que podía permitirse lujos como ese Whisky… cómo es que Asuntos Internos no se fijó antes? Quiero decir, si cometía la imprudencia de disfrutar de un Whisky que claramente no se podría permitir, alguien tendría que haberse olido algo antes.

    Así que, mis cuestiones. La botella de Whisky es efectivamente de Mendoza? Donde está el resto del dinero que habría recibido tapando casos tan importantes? Puede parecer una pista ténue, pero si sabemos un poco más que se supone que Mendoza ocultaba, quizás podamos saber algo más sobre quién le mató.

    En cuanto a el punto de entrada, tal y como ha dicho Uriel el testimonio de Arjona no sirve de nada. Si cuando llegó él la puerta se encontraba entornada, la única ventana abierta podría haber sido dejada para despistar. El asesino podría haber entrado por la puerta si Mendoza creyó que se trataba de Arjona, o podría haber entrado por otra ventana y haberla cerrado después. Lo que sí sabemos es que la puerta es un punto de salida probable. Si cuando llegó Arjona la única ventana abierta era la de más dificil acceso, sólo queda la puerta. Habría que preguntar al portero o a los vecinos si vieron a alguien marcharse del edificio, y mirar a donde da la ventana abierta, y ver si es una ruta de escape factible.

    Y para terminar, una teoría sin pruebas. Y si Mendoza investigaba a un policía corrupto, y dijo que investigaba a la Sociedad para no levantar sospechas? Podrían haberle cargado la corrupción a él? Hay alguna forma de comprobar cómo de precisas son las pruebas encontradas por Asuntos Internos contra Mendoza?

    Bueno, más (y espero que mejor) en otro momento. A ver que logramos descubrir…

  43. Una pregunta sobre los casos de corrupción de mendoza.., hay alguno en los que se nombre una charcutería o carnicería??
    Ya sea contra ella, a favor, o simplemente, como escena de un crímen. La lengua de cerdo podría ser una “advertencia” de alguien no creo que esté puesta por que si.
    Por los papeles que NO habían en el tablón, pero las chinchetas estaban puestas, puede que se llevaran las anotaciones hechas.
    Podríamos preguntarle a irene, cuánto tiempo podría haber pasado el cadáver en la sala hasta que lo encontraron?.
    Si olía mucho, es raro que los vecinos no comentaran nada…

    Seguiré pensando. Saludos!

  44. Esto sí que se está enredando más de lo que creía. Ni modo, al bote de basura con mi teoría de que Mendoza tuviera los papeles en otras partes (y sólo por el momento).

    1. ¿Por qué estaba tan bebido el hombre? En teoría había citado a Arjona, y, bueno, no sé las costumbres de Mendoza, pero si yo quisiera hacer una exposición de mis descubrimientos no lo haría borracho.
    a. Podría indicarnos que lo mataron mucho antes de la cita con Mendoza, cuando, por así decirlo, se “tomaba un traguito para los nervios”.
    b. El wiski y el vaso fueron pistas falsas.
    ¿Sabemos si el alcohol en un cuerpo acelera su descomposición? ¿Irene ha encontrado alcohol en elevadas proporciones en la sangre de Mendoza? ¿Tenemos ya la causa de su muerte?
    Me sigue pareciendo curioso el hecho de que Mendoza estuviera tan tomado para dar una exposición sobre sus hallazgos.

    2. No sé bien si estoy interpretando correctamente los signos, pero yo creo (y repito que es subjetivo) que la lengua de cerdo es un mensaje que dice: “Cállate, maldito cerdo del demonio”. O bien: “Quítate esa lengua y toma una que se corresponda a tu especie, puerco cochino y desgraciado”. Y el hecho de cocer luego la boca sería una posdata que dice: “Y ni se te ocurra decir 'oinc'”.

    Así se habla; si es inocente, ¿cómo no podríamos demostrarlo?

  45. ¡¡¡Algo huele a podrido en esa comisaría!!!
    Y me temo que Mendoza es solo la punta del iceberg. Pero lo que me escama es que si lo asesinaron aquellos a los que tapaba ¿porqué aparecen las carpetas con todos esos casos junto al cadáver? Eso no cuadra. Si le cortas la lengua y le coses la boca para que no hable, ¿porque dejar las pruebas de la corrupción? No es lógico…
    Y creo que el hecho de que la puerta no estuviera forzada podría significar que Mendoza conocía a su asesino. Lo que, de momento, no descarta a Arjona. Aunque tengo la sensación que al pobre le tendieron una trampa.

    Y como a Pilar, todo esto me esta oliendo a nuestro archienemigo… Aunque por los casos antiguos que he leído, en casos anteriores nos ha dejado siempre alguna nota, podría haber cambiado el modus operandi. Quizas quiera que esos casos salgan a la luz y sabe que removeremos Roma con Santiago para demostrar la inocencia de Arjona.

  46. hola compis.
    a ver tengo unas cuantas cosillas que exponer:
    1-¿podría ser que lo hayan matado en otro sitio y llevado el cuerpo a su apartamento abriéndolo con sus propias llaves?

    2- en caso de que no fuera así, si no hay indicios de que nadie haya forzado la puerta nos lleva a dos suposiciones; la primera, conocía a quien llamo a la puerta, le abrió y lo mató e hizo lo correspondiente, si fuera así podríamos mirar si hay restos por la casa, arrancar una lengua y coser otra como mínimo tiene que ser engorroso. La segunda, alguien tenía copia de las llaves del apartamento de Mendoza? algún vecino, su madre, algún familiar o amigo.

    3- es raro que todo estuviera ordenado, pero puede ser que Mendoza fuera una persona ordenada o tuviera una señora de la limpieza, la cual podría tener una copia de las llaves.

    4- no sabemos con certeza para quién iba la amenaza pero cabe suponer que si se dirigió a nuestro jefe y a Arjona la amenaza fuera para ellos dos, algo contra ellos o contra su trabajo.

    5- si la puerta estaba entornada, no cerrada del todo ¿cuanto tiempo llevaba así? ningún vecino lo vio? a nadie de los que pasara por allí se le ocurrió mirar? la humanidad somos de naturaleza curiosa. ningún vecino sospechó de la puerta abierta?

    4- cuánto tiempo llevaba la puerta entornada y cuánto el cuerpo muerto? coincide?

    5- ¿se han encontrado restos de alcohol en el cuerpo? si era un whisky tan caro puede que viniera con alguna caja específica o que esté la cuenta por algún sitio, cuando se suelen comprar bebidas tan caras de lujo suelen traer algún regalo o una etiqueta de la tienda o algo por el estilo, también puede que se tomara unas copas con el asesino, o invitara al asesino a una copa, también puede ser un regalo del propio asesino.

    6- hay marcas en el cuerpo de haberse defendido, eso nos podría indicar si era alguien conocido por Mendoza o no?

    7- ventana abierta de difícil acceso? se puede acceder desde casa de algún vecino?

    8- Los signos de pelea eran contra la víctima, asesino contra algún testigo, entre compinches?

    9- y si entraron por la ventana puede que fuera de Arjona contra el intruso, si no puede que fuera alguien conocido para Mendoza ya que dudo que le abriera la puerta a un desconocido.

    10- ¿caja de porno?

    11- que había en las carpetas? puede que fueran los documentos? puede que no haya nada en las carpetas?

    12- ¿Arjona no tiene ni idea de a qué documentos se podía referir?

    Un saludo a todos y besitos!

    PD: Por fin tengo tiempo para algún caso!

  47. No llaméis al mal tiempo!! si es A.K todavía nos puede llegar la lengua del muerto!!Capaz es de mandárnosla.

    por cierto que ha sido de la lengua de Mendoza? no ha aparecido?

  48. Perdonad el retraso, equipo. Estaba intentando que Irene me proporcionase el informe de la autopsia… según parece no la han autorizado a ello (es lo que tiene perder nuestros privilegios, que cuando queremos un documento que no es de dominio público se nota). Dice que cuando pueda me comentará algunas cosillas de forma extraoficial, siempre teniendo cuidado de no salirse de lo legal (que ahora mismo es lo que menos necesitaríamos). De todas formas, voy a intentar responder a algunas de vuestras consultas.

    ¿Empezamos?

    1- La lengua de cerdo todavía no sabemos de dónde la sacaron. Pero sí que diré, para quienes lo han preguntado, que la de Mendoza ha aparecido en el vertedero. Dado que hasta que no le descosieron la boca no vieron el pastel, no supieron a tiempo que debían buscarla en la basura y les ha llevado varios días.
    2- Quisiera puntualizar que la discusión no fue en ningún bar, sino en la calle. Sí que es cierto que Arjona y yo salíamos de una cafetería, pero no por ello estábamos aún cerca de ella. Los testigos debieron ser vecinos desde las ventanas, porque francamente yo no recuerdo a nadie más en la calle con nosotros.
    3- El hilo de la boca era efectivamente sutura quirúrgica. Las puntadas han sido dadas con precisión. Bien visto, Nicolás.
    4- Como Arjona nos ha confirmado, pero aprovecho para concretarlo, el apartamento era efectivamente el de Mendoza. El buzón era de los de ranura, pero la pequeña placa de plástico transparente tras la que iría la etiqueta faltaba.
    5- Veo poco probable la teoría del suicidio asistido, y me explicaré: si se tratase de un suicidio disfrazado de asesinato, sólo podríamos hallar pruebas de que la víctima estuvo allí pero no del asesino, y eso nos desconcertaría; pero si se trata de un asesinato orquestado por la víctima, el asesino inevitablemente dejará alguna huella, y en ese caso es difícil que dicha huella cuadre a la perfección con la persona a la que se intenta incriminar. Es una jugada demasiado difícil, demasiado arriesgada y con un precio demasiado alto para que acabe saliendo mal. No, yo no descarto para nada que hayan intentado incriminarnos a nosotros o a Arjona, pero dudo que quien lo haya hecho hubiera aceptado morir para conseguir ese objetivo. Nada concluyente, claro, pero… lo dudo.
    6- Uriel ha planteado una cosa interesante: ¿a quién iba realmente dirigida la amenaza de Mendoza? Ahora que sabemos que se trataba de un corrupto, ¿querría destapar una trama de corrupción mayor que él? ¿Su guerra era contra Arjona y otros policías honrados? ¿Atacaba a los criminales a los que había protegido antes? (por cierto, Uriel, te has dejado llevar un poco por esta idea, recuerda que aún no sabemos nada). Pero todo eso, si me lo permitís, son preguntas que pueden verse con otros ojos si añadimos una cuestión que creo que habéis olvidado… ¿por qué Mendoza se estaba tragando las lágrimas en el momento de la amenaza?
    7- Sucio por nuestra parte no se puede decir que haya nada (siempre y cuando no se hayan dedicado a vigilar nuestras fiestas post-caso, que en alguna que otra os habéis desmadrado un pelín :P). No, sólo algunas faltas menores, como la de Mendizábal. Si Mendoza pensaba usar algo contra nosotros, sinceramente… creo que nos atacaría por la vía del derecho. Legalmente hablando, no hemos hecho nada malo; pero también legalmente hablando, no tenemos ningún tipo de autoridad ni jurisdicción. Trabajamos con información que nos pasa la policía porque quieren, ni ellos tienen obligación alguna de proporcionárnosla ni nosotros derecho a exigirla. Nos amparamos en la idea de colaboración ciudadana, pero si alguien quisiera sólo tendría que decir “¿Con qué derecho?” y estaríamos fuera del caso.

    (SIGUE…)

  49. 8- Efectivamente, no tenemos prueba alguna de que Mendoza tuviera notas sobre nosotros. Dado que se ha dedicado a pregonarlas a los cuatro vientos, imagino que lo único que existe contra nosotros ahora mismo es una duda razonable.
    9- Si Mendoza consumía ese whisky en la intimidad de su apartamento, nadie tendría por qué saber de sus caros gustos. Supongo que por eso Asuntos Internos no intervino antes.
    10- El punto de entrada: tengo que coincidir con Sata, la puerta no estaba cerrada y se trataba de una buena cantidad de cierres de seguridad, tuvieron que abrirla con llave o directamente desde dentro. O bien murió en otro sitio y fue trasladado (poco probable, es más fácil fijarse en alguien que entra en una casa ajena usando una llave y cargando con un cadáver que en una visita), o en su defecto Mendoza conocía a su asesino. Por desgracia nada de esto exculpa a Arjona… y quizás era lo que pretendía el asesino.
    11- Y ya para terminar un par de puntualizaciones. Wilhelmina, Arjona no miró qué había en las carpetas, no sabemos si contenían informes de casos o no. Sata, el ser humano es curioso por naturaleza, pero para sentir curiosidad por la puerta entreabierta de Mendoza primero tendrían que verla. Basta con que nadie haya pasado por delante (posible en una tarde de viernes) para que nadie sintiera curiosidad. Y no, aún no sabemos de ninguna caja de porno… lo que es raro, porque si Arjona estuvo paseándose por la casa buscando puntos de entrada debería haberla podido encontrar. Por ahora no creo que podamos averiguar mucho más sobre el escenario, así que… complicado lo veo.

    Ahí tenéis. En cuanto tenga datos sobre la autopsia os los paso.

  50. Se me ocurre que los papeles de la investigacion de mendoza sobre nosotros estan en la basura. Evidentemente, Mendoza no pudo encontrar nada, creo que por ello se tragaba las lagrimas, tiro los papeles (dejando el corcho y el escritorio ordenados) y se tomo su whisky.

    La duda es ¿porque le dijo a Arjona que se reuniera con el? No parecen llevarse bien.

  51. ¿Y si su investigacion sobre nosotros fuera una tapadera? ¿Y si (como se comento) investigara a unos policias sucios que le metaron y le incriminaron a el? Tal vez encontrara algo sobre esos policias y quisiera hacer participe a Arjona, pero los “malos” se lo cargaron antes. Igual no encaja el tortazo que le diera a Arjona, y yo, en lugar de mendoza, no le abriria la perta a uno de esos polis sucios. Pero podria ser que hubiera mas polis sucios de lo que el sabia, y se presentara uno que el considerara limpio.
    A lo mejor Mendoza ni siquiera tomara el Whisky, o se lo regalara alguien.

    Una cosa importante ¿Como se consiguieron los testigos de la discusion? Quiero decir, no habia nadie en la calle, pero alguen les vio, alguien que no menciono a Jack porque no le conoce, o porque solo queria incriminar a Arjona… esto me huele a encerrona, aunque no termino de entender la participacion de Mendoza.

  52. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  53. Mina, por favor llamadme Mina. Así es como me llaman mis amigos y eso es lo que espero seamos.

    Tienes razón, al leer el informe del jefe de departamento sobre la entrevista con Arjona, cuando habla de que asuntos internos le había echado un vistazo a los papeles de Mendoza, entendí que se trataba de las carpetas que se encontraban junto al muerto. Pero ahora veo que debía referirse a la “hoja de servicios” de Mendoza. Es evidente que Arjona esta apartado de la investigación, si no miró esos papeles en la escena, no puede saber que contenían. Lo que nos complica también a nosotros el saber que contenían…

    El que el hilo y las puntadas fueran quirúrgicas apunta a alguien que está familiarizado con la cirugía y la medicina. Jack, ¿sabes si Arjona tiene conocimientos de cirugía? Podría tratarse de un cirujano o de un forense o de alguien que haya estudiado medicina aunque ahora no ejerza. Lo que me hace pensar en el doctor Marcos Noriega. Si no he leído mal, creo que el policia que nos apartó del caso de Veronica Salas y del de Carlos Duarte fue Mendoza…

  54. ¿podríamos preguntarle a Arjona si cuando le llamó le notó extraño, si parecía él mismo? quiero decir, no es normal que pegues a un compañero y le llames santurrón y al rato le pidas que se reúna contigo para tomarse un “trago”. Por otro lado, las últimas palabras de Arjona no me tranquilizan demasiado. Si es inocente, ¿porque duda de que loi demostraremos? ¿tan malos cree que somos? ¿hay algo que nos oculta? No se Jack, tú lo conoces mejor que nosotros…

  55. Hola compis!

    Mina me parece muy buena pregunta la de si Arjona sabe algo de cirugía puede ser un buen punto para exculparlo a ver que nos contesta el jefe.

  56. Uriel, tal y como dices, si realmente Mendoza sintiera que ha fracasado en su ataque contra nosotros y tirase los papeles no tendría sentido que llamase a Arjona. No, de tus dos ideas le veo más sentido a la segunda: que iba a delatar a alguien más y ese alguien le mató. Por desgracia, ahora mismo nos es imposible determinar si el asesino era otro policía corrupto, y más aún si los cargos contra Mendoza eran en realidad contra otra persona que luego se los ha endilgado a él. Pero como ya digo, me gusta la idea de que Mendoza no iba contra nosotros (o bien “no sólo contra nosotros”).

    Wi… ehm… Mina: hasta donde yo sé, y conozco a Arjona desde hace tiempo, bastante que sabe de primeros auxilios. Ciertamente, y si no hay algo que yo no sepa, no tiene conocimiento alguno de cirugía, y cuando hable esta tarde con Irene me lo podrá confirmar. Así que sí, tal y como Sata ha dicho, creo que ese sería un buen punto para exculpar a Arjona. Por desgracia… seamos sinceros, si nosotros hemos pensado en esto seguro que la policía también. Tiene que haber algo más, algo que haya hecho que la policía no retire los cargos contra Arjona. La pregunta es ¿qué?

    Hablaré con Irene esta tarde. A ver qué podemos averiguar.

  57. Pienso que si Arjona no tenía ni tiene conocimientos de cirujía, podríamos retirar el medio, lo que lo dejaría con la oportunidad… y con un posible móvil, como el caso nuestro. Sólo por tirar una idea al aire, puede que la fiscalía considere a Arjona un sospechoso con un móvil por el puñetazo que le propinó Mendoza cuando salían de la cafetería (es una idea al aire, pero recuerdo que Víctor dijo que tenía que hablar con el comisario sobre Mendoza).

    Al hecho de que se contuviese las lágrimas… pues no le encuentro una probable explicación, lo siento. Volveré a leer todo, a ver qué encuentro por allí.

  58. Ahí es donde yo iba a parar, Nicolás. Las dos cosas que tienen para sospechar de Arjona son el móvil y la oportunidad, pero les falta el medio. Negar que Arjona tenga conocimientos de cirugía sólo servirá para dejarle exactamente en la misma situación en la que está ahora… y no dejo de preguntarme por qué.

  59. ¿Medio vs oportunidad & móvil?

    La lógica indica que, si yo tengo oportunidad para tocar un piano, y además tengo un buen motivo para querer hacerlo, si no sé ni j de piano difícilmente sea capaz de hacer algo más que apretar una tecla. Hasta ahí he llegado, pero ahora el por qué…

    Lo único que se me ocurre, y pensando en las ideas que ha aportado Uriel, sería en una conspiración detrás de todo, como si alguien tuviera mucho interés en que Arjona fuera el asesino (un chivo expiatorio).

    Y sobre los testigos… Si tú no viste a nadie, y si lo más probable es que hayan sido vecinos desde las ventanas (que está un poco traído por los pelos, pero no deja de existir la probabilidad), se me ocurre que alguien se haya enterado de todo esto cuando Arjona habló sobre Mendoza con el comisario (¿el comisario es Regordán?). Y hasta aquí soy capaz de llegar por el momento.

  60. Por otra parte, y esto es lo último que diré antes de la conversación con Irene, si Arjona no tocó nada en la casa de Mendoza, es difícil que se encuentren sus huellas en el escenario del crimen, y, que yo sepa, Arjona no tenía poderes tellequinéticos para mover una aguja y un hilo de cirujía sin tocarlos, o incluso para cometer todo un acto delictivo sin imprimir sus huellas (léase la fruta en el fondo del tazón de Ray Bradbury para más datos). Claro, siempre existe la posibilidad de que la policía alegue que usó guantes para no imprimir sus huellas dactilares. Esto último podría ser considerado una prueba ambigua (porque del mismo dato, la ausencia de huellas dactilares de Arjona en la escena, podemos hacer dos conclusiones perfectamente válidas la una como la otra); pero supongo que, si añadimos a esta prueba ambigua el hecho de que (y por el momento) Arjona no tiene conocimientos de cirujía, se refuerza y se puede intentar atacar por este frente.

    Eso sí, esperemos que Irene no nos salga con un domingo siete y nos diga “¿Arjona? ¡Pues claro, yo fui su profesora en la universidad forense!”.

  61. Jack, una pregunta ¿cómo supo Mendoza donde encontraros? Porque si el asunto por el que os habíais reunido era top secret, y hacía poco que habíais dejado la cafetería en la que habíais estado ¿cómo pudo saberlo él?

  62. Y sobre los testigos, se me ocurre que alguien siguiera a Mendoza. Recordemos que al hombre era asiduo a cierta bebida, de hecho Jack lo reconoce por el olor a cierta marca de whisky antes de verlo. Quizás hubiera empezado a hablar de mas y quisieran tenerlo controlado.

  63. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  64. Perdon por tanto comentario, no se porqué pero tengo problemas a la hora de publicarlos.

    Por último sería conveniente averiguar si Arjona habló con el comisario sobre Mendoza. Si, como dijo, rodarían cabezas en la comisaría si él hablaba, no creo que se refiriera a simples inspectores. Si el comisario estaba en el ajo, sería una oportunidad de matar dos pájaros de un tiro.

  65. Sobre lo que pueden tener contra Arjona, creo que sólo pueden o pruebas físicas o lo que hubiera en los papeles junto al muerto. Me inclino más por esto último, porque son más fáciles de manipular para incriminarlo.

  66. Gente, acabo de volver de tomarme un café con Irene (bueno, yo un té, ya sabéis). Me ha estado comentando extraoficialmente el resultado de la autopsia. Esto es lo que tenemos:

    1- La causa de la muerte: parada cardíaca producida por una inyección de aire.
    2- La hora de la muerte, las tres de la tarde.
    3- La tasa de alcohol en sangre, bastante alta, 2'8.
    4- Heridas defensivas. Mendoza peleó por su vida.

    Aparte de eso, Irene tampoco tiene conocimiento de que Arjona supiera nada de cirugía. Podríamos estar sobre la pista, equipo, ¡buen trabajo! Ahora sólo tenemos que…

    … perdonad un momento, llaman a la puerta.

  67. Maldita sea… ¡Tenemos algo!

    No había nadie en la puerta, pero nos han dejado un sobre cerrado. Y en su interior, una colección completa de fotografías de la escena del crimen. ¡Tenemos escenario! ¿Dónde está el Profesor Boniatus? ¡Tenemos escenario!

    Vale. Vale. Tranquilicémonos. Vamos a pensar con lógica. No sabemos quién nos ha hecho llegar estas fotos. Puede ser una trampa, primero tenemos que determinar si han sido trucadas o no, seguro que el departamento de Pruebas Físicas podrá echarles un vistazo, pero de antemano… Ya os anticipo que estas fotografías no valdrán como pruebas. No conocemos la fuente, no podemos presentarlas sin levantar sospechas sobre nosotros mismos.

    Pero…

    … Lo que sí podemos es encontrar la incoherencia. Algo que no cuadre con lo que sabemos. Algo que no encaje con lo que nos han dicho Arjona o Irene. Y si no podemos presentar las fotografías, siempre podemos plantear la duda, hacer que la policía investigue en esa dirección, y dejar que lo descubran ellos solos. En cuanto lo tengamos procesado, que Boniatus les eche un vistazo; después de lo de los hermanos Caparrós, estoy seguro de que podrá analizar una escena del crimen sin siquiera estar allí.

    Haced todas las preguntas que creáis necesitar antes de conocer el escenario, intentaremos hablar con Arjona e Irene otra vez por si nos falta algo. ¡El juego no ha terminado!

  68. Hola, compis!!

    A ver, jefe, ¿hay alguna manera de saber si el asesino entró por la puerta o por la ventana? Sabemos que se defendió pero todavía no sabemos si conocía a su asesino.

    La verdad, podemos deducir poco más, nos faltan pistas.

    Por mi parte no tengo más preguntas que las formuladas anteriormente y que no me han sido contestadas, al menos hasta que no tengamos nada más.

    Bueno haciendo un resumen podemos deducir más o menos el perfil del asesino…
    Era alguien que conoce bastante de cirugía, tanto por la costura y lengua de cerdo como por la jeringuilla
    No sabemos si protege a la Sociedad o la incrimina, ya que no sabemos si intenta culpar a la Sociedad o callarle la boca a nuestros enemigos.
    Si entró por la puerta y conocía donde vivía Mendoza, es muy probable que fuera alguien conocido por Mendoza
    Es alguien calculador y con sangre fría que no deja pistas fáciles
    y le gusta dejar las cosas claras, “cállate cerdo”

    En qué coño andaba metido Mendoza…
    Necesitamos mas pistas…
    Un saludo.

  69. Jack, puede Irene darte una lista de policías con conocimientos médicos de la comisaría? No sabemos si el asesino fue un poli, pero es una posibilidad, es por ir teniendo idea.

  70. Bueno, Uriel, supongo que Irene PODRÍA darnos esa lista… pero no creo que sea una buena idea. Recuerda nuestra situación actual: se nos considerará civiles mientras no interfiramos en la investigación. Con eso presente, imagínate lo que podría pasar si en comisaría saben que estamos investigando qué policías poseen conocimientos de cirugía. Es decir, si no sólo se sabe que estamos investigando de forma activa… sino que hemos decidido convertirles a ellos en sospechosos.

    Demasiado arriesgado, me temo. Yo si queréis se lo comento, pero no pienso pedirle que haga preguntas en comisaría; si sabe de alguien que nos lo diga, hasta ahí vale, pero nada más.

  71. Quizás, y sólo quizás, se le pueda preguntar a Arjona a qué hora lo citó Mendoza y a qué hora salió él de la comisaría (el informe dice que no le veían desde hacía horas). Es un vano intento de desmontar la oportunidad de Arjona, pero tengo la extraña sensación de que no se podrá por estos lados.

    Tendremos que ser muy cuidadosos con esta nueva información. Si soltamos la lengua un poco más, podríamos llegar a incriminar a Irene (por eso de que le estaba prohibido pasarnos datos), y no conviene mandar al frente a una amiga semejante.

    Hallar una incoherencia… ¡Profesor, aprisa, tiene trabajo!

    P.S. ¿Quién las dejó? ¿Para qué?

    P.P.S. Dos cosas para los que apuntan a A. K. No siempre hemos estado advertidos de que era él el maquinador; en el caso de Jorge Breso sólo nos enteramos de su actuación en las sombras tras resolver el misterio. Y la segunda, no es la primera vez que recibimos fotos de un escenario del crimen.

  72. Jack, yo hablaba de preguntarle a Irene solamente, no de pedirle que se pusiera a hacer preguntas que no podemos ponerla en un compromiso,así.

    Igual veo que si el asesino es un poli,estamos bastante complicados, y que nos conviene investigar por otras líneas primero.

  73. Saludos a todos.
    Es realmente muy extraño que el asesino haya decidido matar a Mendoza por medio de una inyección de aire, para lograr esto el asesino debió previamente inmovilizarlo de algún modo o Mendoza no debe haber opuesto resistencia (aunque esto contradice el informe de autopsia). ¿Jack, podrías averiguar quien es el medico de cabecera de Mendoza?

  74. Santiago, me parece que las señales de resistencia eMendoza no son incompatibles con la inyeción de aire. Supón que entran 2 hombres en su casa, Mendoza se resiste, pero igual lo inmovilizan y le dan la inyección.

  75. Uriel, precisamente tu propio ejemplo ilustra que la elección de arma es extraña. Hasta ahora estábamos suponiendo que una única persona había entrado en casa de Mendoza, y lo había asesinado. Sin embargo, siendo la causa de la muerte una inyección de aire, o hubo dos asaltantes como has supuesto (en cuyo caso ya es algo nuevo que debemos considerar), o Mendoza fue inmovilizado primero de alguna manera (como apunta Santiago), o Mendoza conocía al asesino lo suficiente como para darle la espalda, de forma que éste pudiese rápidamente agarrarle e inyectarle en el cuello. Que yo sepa la muerte por inyección de aire no es inmediata, con lo que Mendoza pudo ofrecer resistencia en cuanto notó que le agarraban por detrás.

    Irene nos puede decir si las marcas de la inyección son muy marcadas o casi invisibles? Si son difíciles de ver, es obvio que no le inyectaron mientras forcejeaba, por lo que tendría que haber estado inmovilizado de alguna manera.
    Quizás somnífero en el Whisky? Habría alguna forma de comprobar eso?

  76. Parmacenda, el somnifero en el whisky no se corresponde por las marcas de pelea, pero ¿estamos seguros de que hubo marcas de pelea? Es que no lo tengo claro.

  77. Arjona tampoco tenía eso claro, Uriel. Lo que sí que sabemos es que Mendoza presentaba heridas defensivas, así que la hipótesis del somnífero pierde peso.

    Pruebas Físicas me informa de que ya casi han terminado con su análisis. Lo que significa que pronto el Profesor Boniatus podrá poner las manos sobre esas fotos. ¡Estad atentos!

  78. Breve acotación:

    Tomando en cuenta los comentarios de Uriel y Parmacenda agrego un pequeño apunte. No olvidemos que Mendoza estaba bebido hasta las trancas. No habría bastado para dejarlo dormido (en cuyo caso las heridas defensivas no cuadrarían), pero sí debía haber bastado para entorpecerlo. El efecto del alcohol en elevada proporciones es la pérdida de los reflejos. Si Mendoza se resistió, es normal, porque no estaba dormido (es decir, todo lo contrario al caso de la mano del muerto). Pero fue un enemigo fácil de derribar, porque si iba mamao hasta la China… bueno, sus reflejos no habrían sido muy buenos, con lo que se hace más fácil una inyección de aire que provoque el paro cardíaco.

    ¡Espero a Boniatus!

  79. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  80. Desde mi despacho se ve oscuridad y algunas farolas encendidas… Asi que supongo que ya debe ser de noche… Llevo tantas horas metidas aqui, mirando, inspeccionando, dandole vueltas al escenario que ya no se ni que hora es… Pero han sido horas bien invertidas.

    Aqui teneis mi informe.

    Pruebas Físicas había dado su visto bueno. Las fotografías no habían sido trucadas de ninguna manera. Lo que tenía en mis manos era, en cierto modo, la escena del crimen.

    Esto iba a ser difícil. La última hice algo así, la escena del crimen era de hacía años, pero al menos había podido pasearme por ella. Era la primera vez que inspeccionaba un escenario así.

    Despeje la mesa y desplegué sobre ella un plano de la distribución estándar de los apartamentos del edificio de Mendoza. No sabía si habrían cambiado algo o no, pero serviría para empezar. Con el taco de fotografías en una mano como si de una baraja de cartas se tratase, me dispuse a repartir las imágenes por el plano.

    Primera foto, la puerta de entrada. Segunda, un pasillo sin determinar, pero las baldosas que asomaban de la puerta de la izquierda sugerían “cocina”, así que debía ser el que conducía de la entrada al salón. Tercera, dormitorio, según el plano esos pisos sólo tenían uno, al fondo. Cuarta, la propia cocina, junto a la segunda. Quinta y séptima, el salón comedor; la séptima tenía una puerta que no coincidía con la del pasillo de la segunda, así que la puse hacia la salita, y el sofá de una asomaba levemente por la otra por lo que se podía definir la posición de ambas fotos. Sexta, el baño, pegado al dormitorio.

    Octava, novena y décima, la salita. La escena del crimen.

    La ventana era el punto de referencia para distribuir las fotografías. Siendo el elemento central de la novena foto, un dramático marco para la butaca en la que descasaba el cuerpo sin vida de Mendoza, podía ubicarla perfectamente en el plano de la vivienda; en la décima foto, centrada en el tablero de corcho, aún asomaba una rodilla del cadáver por la esquina inferior izquierda, así que sabía que estaba situado a la derecha de la ventana; y de la octava foto, centrada en la mesita auxiliar, podía distinguirse aún el marco de una puerta que coincidía con la que se veía a través de la del salón en la foto siete.

    Nuestra pequeña escena del crimen de papel, pensé, mientras se me escapaba una media sonrisa.

    En fin. Lo primero era determinar el punto de entrada. Las ventanas estaban todas cerradas por dentro. Pero claro, el asesino podría haberlas cerrado desde allí. Así que había que buscar un poco más concienzudamente: mire a través y debajo de las ventanas. Por lo general, casi todas las ventanas tenían los edificios colindantes demasiado lejos. Sólo había dos en los que no se daba esa circunstancia: la del salón y la de la cocina. Ahí entraba en juego lo que hubiera bajo las ventanas. La ventana de la cocina daba a una encimera de mármol con armarios a los lados; era una posibilidad, sin embargo justo bajo la ventana en la encimera estaba el fregadero, lo que aunque no imposibilitaría nada sí que lo haría más incómodo. La del salón era más descartable: había una mesita de cristal justo debajo, con revistas. Entrar por esa ventana habría llegado a romper la mesa.

    La única ventana que no estaba cerrada del todo era la del baño. No obstante, no había ningún edificio cercano. Tendría echar un ojo a la fachada, pero… parecía un punto de acceso poco probable. Aun así, no lo descartaría como punto de salida. No, como entradas sólo veía dos posibilidades: la ventana de la cocina… y la propia puerta.

    CONTINUA…

  81. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  82. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  83. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  84. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  85. Trate de imaginar el recorrido desde cada uno de esos puntos. Si el asesino entró por la puerta, debió cruzar el pasillo hasta el salón, pasando junto a la cocina. Eso significaba que ambas opciones obligaban al asesino a pasar por el salón. Según mi composición de escena, desde la butaca de la salita vería pasar a alguien por el salón, y más si ese alguien se dirigía hacia la salita: la butaca estaba encarada con la puerta de la habitación.

    ¿Cómo nos ayudaba eso? ¿Podíamos descartar alguna de las dos opciones?

    Bien. Mendoza está en la salita, esperando, o quizás acompaña a su asesino por el salón hasta llegar a la salita. Entran, pasan junto a la mesita auxiliar. El mueble bar está al otro lado. ¿Estaba ya el whisky en la mesita, junto con aquellos tres vasos, o lo sacó Mendoza en el momento? Habría tenido que pasar de largo de la ventana y la butaca, llegar junto al tablero de corcho y abrir el mueble bar. Desde donde estaría en ese momento, podría ver… Podría ver su dormitorio, pero no el baño. ¿Sirve esto de algo?

    El sofá. El sofá está en la pared opuesta a la del sillón, enfrentado a él. Las carpetas se encontraron apoyadas en el sofá. Por desgracia ninguna foto nos muestra esto, pero eso no tiene por qué significar nada. Con todo nos habría dado igual, las fotos no habrían mostrado el contenido. Debíamos trabajar con lo que teníamos.

    CONTINUA…

  86. Bien, volvamos a la reconstrucción. En algún momento el asesino saca una jeringuilla e inyecta aire en el cuerpo de Mendoza. Irene me había dicho que hacía falta bastante precisión para tal inyección. Con todo, Mendoza peleó. ¿Antes o después de recibir el pinchazo? Después desde luego debió retorcerse antes de morir, pero ¿vio venir su muerte o no?

    Recordaste que Mendoza había sido capaz de tumbar a Arjona de un puñetazo. ¿Cómo consiguieron pincharle? Estaba claro que él no se iba a dejar.

    Ni rastro de sangre. Claro está que el Luminol no funciona sobre fotos, pero… a la vista, al menos, no había ni una sola mancha. Sin embargo, extirparle a alguien la lengua no puede ser muy limpio. ¿Pusieron algo en el suelo, un plástico tal vez? La policía ya debía haber averiguado algo, desde luego, aunque ese algo fuese que no había nada que averiguar. Desde luego, yo sólo veía algo que pudiera parecer sangre en el reposacabezas de la butaca, unas gotas a un lado de la cabeza de Mendoza. Nada más.

    Los vecinos no vieron ni oyeron nada. Es comprensible si no lo estaban buscando. Sin embargo…

    … Una entrada y una salida podrían pasar inadvertidas. Dos ya resultarían sospechosas. El asesino tuvo que entrar en casa de Mendoza con el instrumental y con la lengua de cerdo, no pudo salir luego a por todo eso y luego volver a entrar porque se arriesgaba a llamar la atención.

    Había poco más que ver, por desgracia. El asesino no había dejado huellas visibles en fotografía, más allá del cadáver. Las fotos no llevaban fecha ni hora, por lo que no se podía determinar en qué orden fueron tomadas (tenía una idea aproximada por la iluminación, pero la diferencia entre fotos era mínima; fueron tomadas todas seguidas). Estaba a punto de dar la escena del crimen por clausurada, cuando…

    CONTINUA…

  87. … el tablero de corcho. Las chinchetas.

    Había papeles ahí colgados. Notas sobre casos nuestros. Fotografías. Anotaciones manuscritas. La única que se leía con claridad, pese a estar semicubierta por otra nota, decía “La Sociedad d” (a partir de ahí estaba tapado por la otra nota) y, en los renglones siguientes, “acabará perdien” y “páramo de ceni”.

    Nada de eso estaba ahí cuando Arjona llegó. El tablero de corcho debía estar vacío. Estas fotos no eran oficiales. No nos las había hecho llegar ningún policía ni un periodista. Estas fotos fueron tomadas antes de que nadie, más allá del asesino, supiera que aquello era la escena de un crimen.

  88. Es muy interesante el hecho de los 3 vasos sobre la mesita. La evidencia apunta a que Mendoza fue quien abrió la puerta a el/los asesinos, y que no se dio cuenta de sus intenciones hasta que fue demasiado tarde. Por otro lado no me imagino porque el asesino se robo los papeles del tablero de corcho. También es interesante el hecho de haber recibido las fotografías, quien o quienes las hayan enviado tenían algún motivo y probablemente sea inculparnos debido a la desaparición de los papeles del tablero.

  89. ¡¡¡Nos han enviado las fotos del escenario antes de que llegara la policía!!! Me temo que sólo ha podido ser el asesino. Al principio creí que todavía te quedaban amigos en la comisaría que querían ayudarnos de forma anónima a exculpar a Arjona, pero ahora está claro que no es así.

    Los tres vasos de whisky indican que fueron dos los “asesinos”. Por eso sigue Arjona en el calabozo.
    Lo que me intriga es que se llevara las notas sobre nosotros. ¿Para “protegernos”?

    Las señales de lucha creo que debieron producirse antes del pinchazo. Creo que Mendoza se resistió, uno de ellos lo inmovilizó y el otro le inyectó la burbuja letal. Es muy difícil pinchar en una vena si la otra persona se está moviendo. Lo se por experiencia, de niña mi madre me tenía que sujetar con todas sus fuerzas cuando me tenían que hacer una analítica, y a veces tenía que ayudarla alguna enfermera. No vale pinchar en cualquier sitio, tiene que ser en la vena para provocar un fallo cardiaco. Creo que el hecho de que Mendoza estuviera borracho ayudó a que pudieran inmovilizarlo con mas facilidad. El alcohol te hace perder reflejos.

  90. La ausencia de sangre puede deberse a que le extirparon la lengua postmortem.

    Y está claro que las carpetas que se encontraron junto a Mendoza no estaban antes de la muerte de éste. Sólo pudo haberlas dejado el asesino. Cambio las notas de la Sociedad por las carpetas, ¿será esta la incoherencia que buscamos?

    ¡¡¡Lástima que Arjona no le diera una ojeada a su contenido!!!!

  91. No veo tan claro eso último, Mina. Sabemos que las carpetas no se ven en las fotos… pero piensa que ninguna foto enfocaba en esa dirección. No poder demostrar que algo existe no es lo mismo que poder demostrar que algo no existe.

    Pero sí, coincido, los tres vasos sugieren que fueron dos los asesinos. Es decir, que la idea de que Arjona no tiene conocimientos de medicina se nos queda corta. ¿Qué podemos hacer? ¿Podemos exculparlo o no?

    Y en el caso de que no… ¿podemos demostrar que fue él?

  92. Todo esto de verdad me dá muy mala espina. Creo que Mina ha dado con la respuesta de Jack: Si Arjona no tenía el medio, la razón por la que pueden estarlo reteniendo en comisaría es que existe la suposición de dos asesinos (Arjona y un cómplice), y que el cómplice sí pudo haber tenido conocimientos quirúrjicos.

    ¿Qué queréis que os diga? La botella de wiski y los tres vasos es muy parecido a La aventura de Abey Granje. Esto me hace pensar. El hecho de que se encuentren tres vasos y una botella puede tener dos lecturas distintas (ambigüedad). A) Mendoza bebió con dos personas. B) El asesino puso allí los vasos para incriminar a alguien más. Lástima que no podamos ver mejor los vasos y que esa bebida no fuera vino XDDD Y lástima que Mendoza estuviera borracho desde antes… Si Jack y Arjona lo vieron intoxicado de alcohol el día anterior, no sorprendería la elevada taza de alcohol en sangre. Si no hubiese estado alcoholizado en ese momento, y hubiese sido encontrado al día siguiente con esa proporción de alcohol en sangre y con la botella de wiski, yo me arriesgaría a aventurar que los vasos debían haber sido pistas falsas, ya que para llegar a los 2,8 de alcohol en sangre necesitaría casi toda la botella de wiski.

    Hao una pregunta que no me quedó muy clara del informe.

    1. La puerta de entrada.
    2. El pasillo.
    3. (no son los números de las fotografías, es el orden de la reconstrucción). En una puerta lateral del pasillo de entradas (del lado izquierdo) la cocina.
    4. ¿Adónde desemboca ese pasillo de entrada?
    5. Tenemos el comedor, que, según entiendo, está a la derecha del pasillo (¿se entra por una puerta?).
    6. El salón de estar, que fue la escena del crimen. ¿A ese lugar se llega a través del comedor? ¿O también se puede llegar a él a través del pasillo de entrada?

    Sé que hay una puerta en el comedor que conduce a la salita, pero no entiendo si el comedor está a la derecha del pasillo y se entra por una puerta y si el pasillo desemboca en la sala de estar donde fue hallado Mendoza.

    Sigo pensando.

  93. ¡Los vasos!

    Arjona dice que vió un vaso en la mesita auxiliar, pero en las fotos aparecen tres vasos.

    ¿Es esa la incoherencia?

  94. Vale. De acuerdo. Me puse demasiado nervioso. Ahora estoy más calmo.

    Pienso que podemos hacer esto:
    1. Tomar grog.
    2. Pensar…
    3. Alguien asesinó a Mendoza.
    4. Luego tomó fotografías de todo un departamento, dejando las notas clavadas en el tablón de corcho. Y cuando el asesino tomó las fotografías, había tres vasos en la mesita auxiliar junto con la botella de wiski.
    5. Cuando llegó Arjona se encontró con Mendoza muerto y con la boca cocida, el tablón vacío y un único vaso en la mesita auxiliar.
    6. De estos últimos dos puntos podemos inferir que a) alguien cambió la escena (tal vez el asesino, tal vez otra persona), o b) Arjona nos está mintiendo.
    7. A Arjona lo están reteniendo en la comisaría a pesar de no tener el medio (y es un medio bastante pesado), lo que, al menos que sepamos nosotros, puede fundamentarse en esos tres vasos, hecho que podría haber llevado a la policía a suponer la presencia de dos personas más además de Mendoza. Pero si la policía verdaderamente encontró esa escena del crimen como en las fotografías (a excepción de las notas del tablón), entonces Arjona nos ha mentido.
    8. … ¿quién demonios tomó esas fotos? ¿Por qué dejó las notas en el tablón para que las veamos nosotros? ¿Por qué luego las sacó? ¿Es un mensaje del estilo “las tengo yo”? ¿Dónde está? ¿Y por sobre todas las cosas, desde cuándo yo bebo grog?

    Ya está, no comento más hasta que haya algún avance (u otro comentario después de este).

  95. Cierto Nicolás, Arjona solo habla de un vaso en la mesa auxiliar. Si Arjona no nos ha mentido, la policía solo ha encontrado un vaso al procesar la escena, por lo que no pensarían que hay dos posibles asesinos. Ergo, no estaría en el calabozo. Pero ¿porqué nos mentiría Arjona? y sobretodo ¿donde están las notas sobre la sociedad? La policía no las encontró. Si Arjona nos miente, él debió haberlas quitado del tablón.
    Para hacerlo debió dejar huellas en el tablón y las chinchetas. Pero ¿como se deshizo de esos papeles?

    No sé… necesito despejarme la mente un rato… Probaré alguno de esos tés que han traído de Londres.

  96. No necesariamente, Mina. Sabemos que la policía no encontró las notas que había tomado Mendoza gracias a lo que nos dijo Irene. Y sí, una de las posibilidades es que Arjona las sacara del tablón de corcho y se deshiciera de ellas. Sin embargo, existe otra posibilidad, que enuncia que quien tomó las fotografias fue el que luego las sacó de ahí.

    La pregunta es ¿quién nos miente? ¿Las fotos o Arjona? Se abren dos grandes grupos de posibilidades.

    Arjona miente (al menos en parte):

    Las fotos nos muestran los tres vasos de licor y las notas en el tablón. Luego, Arjona nos dice que ha visto sólo un vaso y el tablón vacío. Exceptuando la posibilidad de que Arjona fuera el que sacó las notas del tablón, esto sí es cierto, porque Irene lo ha confirmado. Arjona nos estaría mintiendo en lo de haber visto sólo un vaso, y luego la policía habría encontrado los tres que vimos nosotros en las fotografías de la escena.

    Arjona no nos está mintiendo:

    Las fotos nos muestran el tablón con las notas y los tres vasos en la mesa auxiliar. Arjona nos dijo que encontró el tablón vacío y un único vaso en la mesita. Si Arjona nos dice la verdad, entonces…
    a) Después de tomadas las fotos, alguien tuvo que haber sacado las notas del tablón;
    b) Alguien tuvo que haber sacado dos de los vasos de la escena;
    c) Debido a que Arjona encontró un vaso en la escena del crimen, y, por lo tanto, eso fue lo que encontraron después, la policía tiene que haber encontrado otra evidencia que le induzca a pensar que Arjona fue el asesino, aún sin tener él conocimiento alguno de medicina quirúrjica (¿cuál?).

    Iré a la cafetera de Boniatus.

  97. No es tan descabellado, gente. Pensad que nosotros sólo hemos tenido las fotografías y las impresiones de Arjona para poder reconstruir la escena. La policía bien puede haber encontrado señales de una tercera persona en el escenario, aunque sólo hubiera un vaso. Pero sí, es una incoherencia que en las fotos no aparezcan… como también lo es que no aparezcan los papeles del corcho.

    El asesino (creo que ya es acertado decir “los asesinos”) querían mostrarnos una escena del crimen a nosotros y otra a la policía. Y lo peor de todo es que no podemos utilizar las incoherencias de las fotografías como pruebas.

    Tiene que haber algo más. Algo que la policía sí que haya podido encontrar, pero en lo que quizás no hayan reparado. Algo que esté en la escena del crimen, que los asesinos no se hayan podido llevar de allí. Si han hecho esto para darnos pistas que no podamos utilizar, ha llegado la hora de que demostremos que la regla número 6 del investigador sigue siendo válida: EL CULPABLE SIEMPRE COMETE UN ERROR.

  98. No termino de entenderlo del todo. Etiendo que sea una incoherencia que los rastros que indicarían la presencia de dos asesinos no aparezcan en las fotos que hemos recibido. Entiendo también que, a pesar de haber encontrado un vaso, los asesinos dejaran una pista que no se podían llevar. Entiendo también que nos quisieron mostrar a nosotros una escena del crimen y a los policías otra. Lo que no termino de entender es la parte en que dices que los asesinos dejaron algo que no podían llevarse, algo que los policías podrían haber visto, pero en lo que no repararon. Si no repararon en eso, ¿de dónde sacan que había dos personas más? Pequeña duda, nada más.

    Pero si no entendí mal el resto, nuestro trabajo es encontrar esa evidencia de que allí hubo tres personas, sin acudir a las pruebas de las fotografías (por cierto, gracias, queridos asesinos), y demostrar que el culpable siempre comete un error.

    Pero vuelvo al principio, no termino de entender la idea de encontrar algo que se han dejado y que los polis no han visto. Si los chicos de azul no lo han visto, ¿cómo saben que allí hubo tres personas? Es una simple duda, pero por aquí yo sigo pensando en el error que pudieron haber cometido y que no se muestra en las fotos.

    A laburar se ha dicho.

  99. No nos perdamos, Nicolás. Lo que necesitamos descubrir no es que ahí entraron dos personas. Eso nosotros ya lo sabemos, y al menos parece lógico suponer que la policía también lo sabe (es la única explicación razonable a por qué no han soltado ya a Arjona si él no tenía ni idea de medicina). Todo eso, por tanto, no necesitamos demostrarlo.

    Permíteme que lo intente aclarar un poco. Sabiendo que ahí había dos personas, sabemos que Arjona no pudo ser el asesino (no puso la inyección ni extirpó la lengua ni cosió la boca, dado que no tiene ni idea de cirugía). Lo que necesitamos averiguar es si hay algo que confirme o desmienta que Arjona fuese la otra persona.

    Sabiendo eso… además tiene que ser algo que la policía también pueda ver en la propia escena del crimen. Sabemos que en las fotos había papeles sobre nosotros, y que en la escena no se encontraron. Sabemos que en las fotos había tres vasos, y según nos ha dicho Arjona él sólo vio uno. Si presentamos cualquiera de esas cosas como prueba la policía sospechará de nosotros, y peor será todavía si encima les explicamos cómo lo sabemos. Tiene que ser algo que los asesinos no se hayan podido llevar.

    A todo eso, añadamos que todavía no sabemos si podremos encontrar algo que exculpe a Arjona. Como yo mismo he dicho hace poco, no poder demostrar que algo existe no es lo mismo que demostrar que algo no existe. Arjona seguirá siendo sospechoso a menos que encontremos algo que lo descarte… y aún así no tendríamos al asesino.

    Este caso va a ser complicado, equipo. Empecemos por ver si la policía tiene ya al asesino correcto, y si no es así, rescatemos a nuestro aliado.

  100. Veamos, Mendoza estaba investigando, y encuentra algo que va a poner todo “patas para arriba” (creo que así dice Arjona). Se encuentra con 2 personas en las que confía, habiendo invitado también a Arjona.

    Celebran lo que mendoza encontró. (asumo que el whisky lo llevaron los otros, si fuera de Mendoza hubieran esperado a que estuvieran todos, incluído Arjona).

    Los otros 2 le emborrachan y le matan, le extirpan la lengua, le cosen la boca, sacan las fotos, se llevan los vasos y las notas.

    Me cuesta creer que, a pesar de ser 2 tuvieran tiempo para todo, y no temieran encontrarse a Arjona, ¿tal vez no supieran que el también estaba invitado?

    En cualquier caso, me parece que si le mataron esa misma tarde, el cuerpo no debería oler tanto como para que se oliese desde la puerta de entrada, ¿no?

    Se que Arjona es un colega, pero ¿talvez nos mintiera en este punto? ¿O talvez estuviera haciendo de campana en la puerta, con su cuento de que acaba de llegar? Él podría haber entrado sin que Mendoza sospechara.

    ¿Podría Irene corroorara que la policía lleg poco después de que se fuera Jack?

  101. ¿Jack, a que hora te encontraste con Arjona en la entrada de la casa? También me interesaría saber la hora a la que Arjona dice que llego a la casa.
    También me gustaría saber si Irene sabe algo sobre marcas de ataduras en el cuerpo de Mendoza, aun entre 2 personas es difícil poner una inyección en la vena, sobre todo después de ver como Mendoza aun borracho pudo tumbar a Arjona de un puñetazo.

  102. Que tal colegas
    Algo que me sienta raro, es que Arjona nos comentó que ni loco hubiera agarrado las carpetas, ya que no quería dejar huellas, pero… dudo que un policia no sepa metodos a usar para no dejar huellas. Esto me viene ya que el afirmó que como la policia tardaba en venir, había decidido hechar un ojo al departamento, y asi supo lo de las ventanas, ahora, entrar a un departamenteo y recorrerlo, no dejaría huellas tambien?

    Me parece raro que sabiendo que la policia iba a “tardar”, no prefiriera saber que contenian las carpetas, en vez de prestarle atencion a las ventanas.

  103. Uriel: Irene ha confirmado que la policía llegó poco después de mi marcha, unos cinco o diez minutos después. Sobre tus otras preguntas, por desgracia no tengo respuesta… No sabemos si Arjona miente, ni si los asesinos sabían a qué hora debía llegar éste, ni si había alguien vigilando en la puerta. ¿Ves algo en las fotografías que nos ayude a saber algo más?

    Santiago: encontré a Arjona en la puerta de Mendoza sobre las siete, cuando ya me empecé a preocupar por ver que no llegaba a nuestra cita. Irene no ha encontrado marcas de ataduras.

    Mariano: si nos fiamos de su versión, Arjona no “sabía” que la policía iba a tardar. Pensaba que llegarían antes, por eso le preocupó tanto verme allí, y como vio que igualmente no llegaban decidió echar un vistazo. Supongo que pensó que mirar es algo que no deja huellas.

    Se nos acaba el tiempo, equipo. Recordad lo que estamos buscando. Necesitamos algo que confirme o desmienta la implicación de Arjona en la muerte de Mendoza. Tiene que haber algo en esas fotos, algo que se nos haya pasado por alto…

  104. Debo reconocer que no me agrada pensar mal de Arjona, pero hay algo que no me queda del todo claro… y es cuando llamó Arjona a la policía.

    Arjona nos dijo en su declaración que vio a Mendoza con la boca cosida, vio las carpetas al lado del sofá, vio el tablón de corcho, y luego llamó a la policia. Por las fotos del escenario, Boniatus establece que el sillón estaba frente a la puerta, claramente visible desde el salón. Mientras que el sofá estaba en la pared frente al sillón, y por tanto completamente oculto desde el salón.

    Eso implica que Arjona tuvo que entrar dentro de la misma salita para ver las carpetas, antes de llamar a la policía. Pero si no quería dejar huellas… porqué no llamó a la policía desde el salón? El sillón se veía, Mendoza sería visible con la boca cosida, y Arjona reconoció haber notado el olor antes de entrar. Me parece un poco extraño que no llamase a la policía antes de entrar en la salita, es más, me choca que siquiera entrase en la salita.

    Sé que puede ser una tontería, pero si podemos preguntarle a Arjona a qué se debió ese comportamiento…

    En otro asunto, la presencia de los tres vasos sobre la mesa, no implica que los asesinos entraron por la puerta, invitados por Mendoza? Quiero decir, qué otra razón tendría Mendoza para sacar dos vasos más?

  105. Me he dejado las pestañas leyendo y releyendo todo el caso y en especial el informe del Profesor Boniatus, y lo único que saco es que los asesinos tuvieron que entrar por la puerta, lo que significaría que el propio Mendoza les abrió. No creo que los esperara, creo que tenía la “exposición” preparada para Arjona. Pero de todas maneras les sirve un wisky. Desde el mueble bar puede ver el dormitorio pero no el baño. Tengo la sensación que el ataque vino de ese lado. Lo que no me explico es como los vecinos no oyeron nada si Mendoza se defendió. Arjona nos dice que le pareció que habían arreglado la habitación pero que no pudo precisar cuanto hacía de eso. Si hubo lucha lo normal es que haya muebles y objetos que se caigan o rompan. Pero en las fotos todo está en su sitio.
    Y una pregunta, ¿el baño tenía bañera?, más concretamente ¿tenía cortina de baño? Lo digo porque podían haberla utilizado para no manchar de sangre el suelo de la salita. Por otro lado, Boniatus dice que había unas manchas de sangre en el sillón, en el reposacabezas a un lado de la cabeza de Mendoza, pero ¿y si no fuera sangre de Mendoza? Si éste se defendió bien pudo herir a alguno de sus atacantes.

    sí, lo sé, una sarta de incongruencias, me temo que es lo único que he sacado.

  106. Me llaman la atención las carpetas sobre el sofá. No soy un gran bebedor, pero me parece que si Mendoza invita a sus visitas a un vaso de whisky en la salita, se lo tomarán sentados, Mendoza en el sillón, y sus 2 visitas en el sofá, justo enfrente.

    Ahora, dado que no se sentarían sobre las carpetas, esas carpetas no debían de estar allí, y como no pudo dejarlas luego Mendoza, debieron de dejarlas los asesinos.

    El problema es que no podemos demostrar que Mendoza bebiera con nadie, porque la policía sólo encontró un vaso.

    Con respeto a cómo matarle, ya que Mendoza se resistiría: las gotas de sangre en el repozacabezas del sillón, a un lado de la cabeza de Mendoza, me dicen que la inyección se la dieron en el cuello, mientras él estaba sentado en el sillón.

    ¿Cómo lo lograron? Tengo una teoría, pero infundada: Mendoza está sentado el el sillón, mostrando algo a sus visitas (las carpetas tal vez), que se encuentran paradas a su lado, mirando por encima de su hombro. Cuando mendoza no lo advierte uno de ellos saca la jeringa, y se la clava en el cuello.

    Con respecto a los signos de pelea, Arjona dijo “Posibles signos de pelea” no estaba seguro.

  107. Jack, ¿se podría inferir la hora a la que se tomaro las fotoggrafías a partir de la luz del sol que entra por las ventanas? a lo mejor eso nos peritiría exculpar a Arjona si no fuera porque no podemos enseñar las fotografías sin cnvertirnos en sospechosos.

    Ahora que lo pienso, ¿no hay forma de rastrear una determinada fotografía a una cámara fotográfica particular? Igual dudo que hayaun “registro de cámaras fotográficas”.

    Parmacenda, Arjona udo ver las carpetas en el sofá desde detrás del mismo, por encima de su respaldo si se acercó lo suficiente, y no me parece raro que lo hiciera, ya que Mendoza estaba, aparentemente en una posición natural en el sillón, sin heridas visibles, y que tuviera la boca coida no es tan fácil de ver desde lejos. Con respecto al olor, pues no lo sé, ¿Tal vez pensara que había algo podrido en la habitación?

  108. Gracias por la aclaración, antes no lo había terminado de entender y me resultó extraño el pedido que nos habías hecho XD

    El tiempo aprieta. Me estoy desesperando.

    Quizás sea lo más estúpido y prosaico del mundo. Pero… ¿Arjona no dice que tocó el timbre? Quizás la policía alegue que encontraron su huella dactilar allí, y, como él no tiene j conocimiento de medicina, y como sin embargo Mendoza apareció muerto, luego resulta que Arjona estuvo allí y pudo llevar a alguien.

    Es lo más endeble, no creo que se sostenga, pero es que estoy en crisis histérica por no ver nada claro.

    No lo sé… Quizás ese día estuviera lloviendo y los asesinos hayan dejado alguna que otra huella que la cámara no tomó. Pero…
    … si uno va a la casa de otra persona con un acompañante, los dos lo asesinan, toman wiski, levantan todo y se van… ¿Qué cosa pueden dejar atrás que delate la presencia de dos personas? ¿Qué? ¿Qué?…

    Sólo una pregunta: ¿Crees que es más probable que esa evidencia que dejaron de tres personas sea un accidente involuntario (un error), o te arriesgarías a pensar que puede haber sido dejada intencionalmente para incriminar a alguien más?

  109. Veo algo interesante entre vuestras conjeturas. La sangre del reposacabezas, si bien demasiado poca para ser de la extirpación de lengua, quizás sí que sea demasiada para provenir de la inyección. Veo posibilidades a eso de que la sangre sea del asesino y no de la víctima.

    Pero ¿cómo podríamos utilizar eso?

    A ver. Tenemos las fotos de la escena del crimen tal y como estaba antes de que llegara la policía. Tenemos la declaración de Arjona. Y tenemos el informe de la autopsia. Tiene que haber algo en alguna de esas tres cosas, tal vez…

    … oh, genial.

    Gente, volvemos a estar en nuestro terreno. Hasta ahora hemos ido un poco a ciegas, pero ahora tenemos justo lo que necesitábamos. Con todo lo que hemos conseguido recopilar… ha llegado el momento de encontrar una incoherencia.

    Ahora que tenemos todas las piezas de la historia… ¿encaja Arjona en ella o no?

  110. Debo reconocer que estoy muy perdido ahora mismo, así que sólo puedo dar algunas ideas que tengo… pero con las cuales tampoco sé si se podrá hacer algo.

    Se han buscado huellas dentro del mueble bar? Quizás la policía lo haya ignorado, ya que para ellos sólo estaba el vaso de Mendoza, pero sabemos que inicialmente había tres vasos. Los dos restantes debieron de guardarse, quizás en el mueble bar.

    Hay algo que se pueda hacer con las horas? Si Arjona sigue detenido, es obvio que no tiene coartada para las 3 de la tarde, pero si sabemos que estuvo a las 7 en la puerta de la casa. Según su testimonio, acababa de llegar (ningún vecino ha confirmado lo del timbre?) con lo que a mi me parece extraño que se quedase cuatro horas en la casa si resultaba ser culpable. Boniatus dijo que sería muy llamativo si alguien entraba y salía más de una vez, así que quizás eso pueda ayudar?

    Espero que alguien pueda ver algo más que yo…

  111. Bueno, si Mendoza presenta heridas defensivas, es un hombre fuerte, que aun borracho puede tumbar a otro de un puñetazo y hay gotas de sangre de uno de sus atacantes en el sillon, quiere decir que el forcejeo fue algo bastante importante.

    Aun asi, consiguieron pincharle en una vena, es decir, que lo dominaron, y para ello hicieron falta 2 personas, no puede ser que una forcejeara con Mendoza mientras el otro miraba.

    Por ello, es de esperar que sus atacantes presenten tambien alguna herida, golpe o moreton. Si Arjona no presenta ninguna de estas señales, entonces es inocente, puesto que no participo en el asesinato.

    No tendra Arjona un ojo morado, ¿no?

    Tendriamos que buscar a una persona con conocimientos de medicina y señales de pelea recientes (el asesino) y a otra persona, con por lo menos señales de pelea (el cmplice o ayudante).

  112. Parmacenda, el tema de las horas es complicado, porque “Preparar a Mendoza” (coserle la boca y demas), sacar las fotos y ordenar la casa lleva tiempo.

    Arjona podria haberse quedado mirando por la mirilla de la puerta tipo “campana”, y aparecer en su papel de policia, diciendo que acaba de llegar y que la policia arribara en breve, que no se puede pasar, dandole a otra persona el tiempo para largarse.

    Ademas es obvio que estaba nervioso, me parece que esto no alcanza para declararlo inocente.

  113. Si cogieron a Arjona tras irte tú, suponiendo que él hubiese hecho algo, debería estar empapado en sangre.
    Si se llevó los vasos, deberían haber estado cerca en un contenedor cercano a la casa, ya que si no no lo habrías encontradoen la puerta.
    Te fijastes en sus zapatos al llegar?, por mucho que te limpies, si acabas de extirpar una lengua, te los manchas, por narices.
    No tenía conocimientos de medicina, cómo saber por dónde cortar, o cómo aplicar la inyección?, y no podía ser el que retuviera a la v´ctima, ya que quedó sobradamente probado, que la víctima, podía con él.
    No tenía medios ni de matarlo, ni de sujetarlo.

  114. Bueno, no olvidemos que Mendoza propinó un puñetazo a Arjona el día anterior… ¡¡¡está claro que tiene que tener un moratón como mínimo!!! ¿y si fuera por eso que sigue en el calabozo? Quiero decir, que según Jack no hubo testigos de la discusión, pero lo que incrimina a Arjona es que hubo testigos que le oyeron discutir y mencionar a Mendoza eso de “el día que yo hable…” Pero no cuentan que también estaba Jack, así que bien pueden callarse que Mendoza lo tumbó de un puñetazo. Como éste presentaba heridas defensivas y Arjona presentaba la marca del puñetazo, estaba en el lugar del crimen y tenía un motivo, pues es el principal sospechoso.

    Es lo único que se me ocurre, la verdad.

  115. Mis neuronas no dan para más. No puedo responder las últimas preguntas, pero sólo veo una posible respuesta a tu primera pregunta: ¿Cómo se puede utilizar la sangre del reposacabezas de Menoza?

    A mí me recuerda al caso del hombre del labio retorcido, por eso de que luego se le abrió la herida y la policía encontró la mancha de sangre. No lo sé, supongo que la policía pudo haber tomado esa sangre y haberla comparado con el ADN de Mendoza y de Arjona. Si no coincide con ninguno de estos dos, entonces no sé de qué otra forma pudieron saber que allí hubo tres personas (estoy proberbialmente cansado como para explicar esto de forma más detallada, confío en que me sepan entender). Pero si el análisis derivó a que el ADN se corresponde con el de Arjona, entonces la policía sacca de ahí que hubo tres personas en la habitación: Mendoza (el cadáver), el asesino (quien inyectó el aire, extirpó la lengua, colocó la de cerdo y coció la boca), y Arjona (quien fue herido por Mendoza y dejó la sangre allí). Pero como no contamos con análisis de ADN, y para abreviar, si Arjona dejó esa sangre el viernes diecisiete, quiere decir que tendría que estar levemente herido, quizás conservar alguna marca, una costra o alguna pequeña cicatriz que delate que fue herido en la lucha contra Mendoza. No sabemos, además, en dónde fue inyectado el aire con la geringuilla. Pudo haber sido en el cuello de Mendoza, con lo que esa puede ser la sangre del asesino, que cayó mientras sujetaba a Mendoza y le inyectaba el aire en la vena.

    Es todo lo que se me ocurre. Si eso es lo que la policía ha usado para determinar que allí hubo tres personas.

    Fuera de eso, y revisando los tres informes, sólo me queda… Arjona declara haber tocado el timbre un par de veces, cosa que podría ser confirmada por los vecinos. Si Arjona no fue uno de los asesinos, y si los asesinos entraron como visitantes al departamento de Mendoza, quiere decir que los vecinos debieron escuchar, aquella tarde de viernes, un llamado de timbre de los asesinos (el número puede ascender si se lo desea), y luego los dos timbrazos que dió Arjona cuando encontró la puerta entornada.No creo que se les pueda preguntar a los vecinos (por eso de que levantaríamos sospechas y tal), pero quizás convendría saber cuántos timbrazos escucharon aquella tarde, la variación de tiempo, los horarios y esas cosas.

    Estoy cansado, me voy a tomar una siesta y luego veo si puedo ayudar un poquitín más, pero no creo poder hacer mucho.

  116. Dos cosas.

    1- En nuestro Facebook figura la última conjetura publicada por Nicolás, quien me notifica que la colgó allí primero por problemas técnicos en Blogger. Mycroft confirma tanto la hora de la publicación (podéis seguir el enlace para comprobarlo) como que hay problemas técnicos en Blogger (por eso lo notifico yo, porque él no consigue entrar). Y…
    2- Mañana termina nuestro plazo para investigar. Con lo que tenemos, tiene que haber suficiente. Voy a hablar con el abogado de Arjona. O el caso está resuelto… o tendremos que apartarnos, antes de molestar a quien no debemos.

    En cuanto el abogado nos diga cómo ha quedado todo os pongo al corriente. ¡Estad atentos!

  117. Mina, si Arjona lleva una marca de puñetazo del día aterior sus compañeros no pueden haber dejado de notarla en la comisaría la mañana del asesinato de Mendoza, lo que le exonera respecto de esa marca particular, yo me refería a una marca nueva, del mismo día.

  118. Yo se que sería uana falta de respeto, pero hay algo que podría quizas ayudarnos. Y es investigar el departamento de Arjona.
    Quizas sea demasiado lo sé. pero puede ayudarnos mucho.

    es eso posible Jack?

  119. Hola a todos
    Veo que habeís avanzado mucho durante muy ausencia, demasiado para poder colaborar en este caso, pero voy a intentarlo.. hay algo que me choca y es que Arjona hiciera se fijará y prestará tanta atención en su declaración sobre que el corcho estuviera vacío, quiero decir si lo ves vacío lo ignoras y si indicas que esta es vacío es porque quizás tu has ocultado lo que hay.No sé si me explicó pero quizás el vio las fotos y las quito para encubrirnos.

    No sé si esto indica mucho o no pero …seguiré leyendo.

  120. Estamos acostumbrados a ver sonreír a los abogados cuando han ganado el caso. También cuando prevén que van a cobrar una buena suma de dinero. Incluso en algunos casos, no muchos, cuando el abogado sabe que su cliente es culpable… y que va a perder.

    Pero era la primera vez que veía a un abogado sonreír por haber tenido el privilegio de interpretar el papel del detective.

    Dado que la policía no nos permitía investigar, esta vez tuvimos que cederle los laureles al abogado de Arjona. Un pequeño precio a pagar a cambio de sacar a nuestro amigo del calabozo. Un pequeño precio a pagar para liberar a un hombre inocente.

    Así pues, el letrado acudió a comisaría con nuestras ideas. Podéis comprender que lo que os voy a redactar a continuación es, en cierto modo, una dramatización de los hechos, ya que no estuve allí para presenciarlos. Pero según las palabras del abogado, esto fue lo que sucedió:

    (SIGUE…)

  121. Con todas sus notas ya compiladas, Mateo Gil, el abogado, entró en comisaría y solicitó hablar con el investigador al cargo de la muerte de Mendoza. Le tuvieron esperando diez minutos, pero finalmente el inspector Jorquera le recibió.

    —Intentaré no robarle mucho tiempo —dijo el abogado—. He venido a solicitar la inmediata liberación de mi cliente.
    —Letrado, ya hemos tenido esta conversación. Su cliente es aún sospechoso de…
    —Había dos personas con Mendoza en el momento de su muerte, ¿verdad?
    —¿Disculpe?
    —No están buscando a un asesino. Están buscando a dos.

    Jorquera tomó asiento e invitó a Gil a hacer lo mismo.

    —Bueno, como estoy seguro de que comprenderá, no puedo comentar datos de una investigación abierta…
    —No, pero puede escucharme, ¿verdad? Y en realidad no hará falta que me conteste a ninguna pregunta. Yo no esperaré respuesta alguna. Simplemente le diré lo que creo saber, y después me iré. Usted sencillamente me escuchará, sin revelar ninguna información… y lo que haga después de eso será asunto suyo.

    Jorquera se lo pensó un instante, y finalmente asintió sin decir palabra.

    —Bien. Sabemos cómo murió el inspector Mendoza. Sabemos cómo se le encontró. Ambos hechos apuntan en una única dirección: el asesino tenía conocimientos de medicina. Dado que mi cliente no los posee, hecho que es de sobra conocido en esta comisaría, la única explicación lógica a por qué sigue encerrado es que sospechan que él participó del asesinato… sin ser el único participante.

    »Eso nos deja con dos personas. El asesino, con conocimientos de medicina; y el cómplice, que no los tenía. Pero sabemos algo más, ¿no es cierto? Sabemos que la víctima se defendió. Sabemos que presentaba heridas defensivas. Lo que significa que también sabemos que el cómplice debería presentar heridas que encajasen.

    »Sé lo que podría usted contestar. El inspector Arjona ya presentaba algunas heridas, justificadas por medio de una pelea con Mendoza el día anterior al crimen. Incluso, que dos semanas después del asesinato esas heridas ya podrían haber sanado. Y tendría razón. Pero nos dejamos una carta sin jugar…

    »… Tengo entendido que se encontró sangre en el sillón, junto a la cabeza de la víctima. No he estado en la escena del crimen, así que no sé si es cierto, pero… Si a la víctima la mataron por medio de una inyección de aire, ¿de dónde salió esa sangre? No cuadraría que fuese de la víctima, ¿no le parece? Y ya sabe lo que se suele decir: si la sangre no es de la víctima… tiene que ser del asesino.

    Jorquera meditó sobre estas palabras y finalmente se levantó e invitó a Gil a abandonar su despacho. Le dijo cordialmente que debía consultar sus notas y hablar con el comisario. No obstante, justo antes de que Gil cruzase el umbral de la puerta, Jorquera le susurró unas palabras:

    —Bien jugado.

    (SIGUE…)

  122. Y ahí termina el relato del abogado. Y hoy, tres días después… se están ultimando los trámites para la liberación de Arjona. La sangre en el respaldo tenía que ser del asesino, inevitablemente… y el ADN no coincidía con el de Arjona. Así pues… Un sospechoso descartado.

    La muerte de Mendoza sigue siendo aún un misterio, y es uno que todos sabemos que no nos dejarán investigar. Al menos, por el momento. Pero por ahora… un inocente ha salido en libertad. Ahora hay que esperar a que Jorquera vuelva a empezar.

    CASO CERRADO

  123. ¡¡¡¡¿¿¿tan pronto habéis cerrado el caso???!!!!

    Veo que llego tarde para ayudaros con la investigación pero a tiempo para la celebración… Total, llevo toooooda la semana celebrando. Es lo que tiene que las fiestas de mi ciudad y mi cumpleaños sean tan seguido… Así que esta vez el cava corre de mi cuenta.

    Por cierto Jack, ahora que han liberado a Arjona ¿nos contaréis la sorpresa?

  124. Me alegro de que hayamos conseguido liberar a Arjona, Jack, aunque no entiendo como lo exculpa el hecho de que la sangre no fuera suya si no lo exculpa su falta de conocimientos de medicina ¿no podria el asesino saber de medicina, haber sangrado y aun asi ser Arjona su complice?

    Lo del analisis de adn de la sangre lo pense, pero pense que no podria realizarse sobre sangre seca, deberia haber investigado antes de descartar la idea, pero bueno.

    Saludos a todos!

  125. La cosa es simple, Uriel: si había dos personas y Mendoza se resistió, la persona sin conocimientos de medicina debía ser quien sujetara a la víctima. Por tanto, quien recibió los golpes que causaron las heridas defensivas. Conclusión: alguien mató a Mendoza y alguien resultó herido para facilitarlo.

  126. Ah, vale vale, estaba muy bien encaminado entonces! Me alegro de haber podido ayudar a Arjona.

  127. Qué lata, no nos llevamos los laureles ante la policía XD Pero bueno, lo importante es saber que el abogado “hizo” recapacitar al inspector que seguía el caso con “sus” investigaciones… Arjona quedará en libertad y todo volverá (al menos esto quiero creer) a la normalidad.

    Jengibre, está aprendiendo de los maestros, que ahora llegas justo para la joda 😛 La segunda ronda corre de mi cuenta (ilusos, todavía confían en que sólo les daré alcohol). Pero ¿por qué me miráis todos con rostros desconfiados? Ah, es porque traigo un recipiente con materiales radioactivos, ¿no? Pero tranquilos, son sólo unas linternas verdes. Y vamos, vosotros os lo perdéis, si yo os iba a dar la segunda ronda con hongos. Y como aquí ya es necesario, pido helado de chocolate. A celebrar se ha dicho, que no hemos hecho poca cosa, compañeros.

    Y no, no nos tienen que decir cual era la sorpresa… nos la tienen que dar. Y si la dicen antes de tiempo, no sería sorpresa… ¡Queremos la sorpresa! ¡Queremos la sorpresa!

    ¡Queremos la sorpresaaaa!…

  128. Enhorabuena a todos los que habéis colaborado a resolver este misterio :p

  129. Hemos tardado un poco, damas y caballeros, pero… aquí están, las condecoraciones de nuestro último caso. Veréis que han ocurrido un par de cosas un poco… particulares.

    ¿Empezamos?

    Investigadora Sata: Primer golpe. Sata fue la primera investigadora en incorporarse al caso.

    Investigadores Uriel Lascano y Sata: Sobre la pista. La abundancia de cerrojos de seguridad fue la que sugirió a Sata que Mendoza conocía a su asesino. Uriel, por su parte, fue el primero en plantear que quizás la amenaza de Mendoza no fuese hacia nosotros.

    Investigadores Nicolás, Santiago y Wilhelmina: Pistas clave. Para que este caso avanzase, necesitábamos determinar la probabilidad de que Arjona estuviese implicado. Nicolás cayó en lo de las puntadas, lo que lo descartaba por sus nulos conocimientos de cirugía; Santiago apuntó a los tres vasos, lo que explicaba por qué la policía seguía considerándole sospechoso a pesar de una evidencia tan grande; y Wilhelmina se refirió a la sangre… y a cómo no cuadraba.

    Investigadores Nicolás y Uriel Lascano: Caso cerrado. Una circunstancia inusual, problemas técnicos con Blogger y la disponibilidad de nuestra página de Facebook, ha hecho que tengamos aquí un resultado un tanto particular: Nicolás fue el primero en publicar la resolución del caso… pero Uriel fue el primero en publicarla en el blog. Ante esta circunstancia tan poco habitual, pero motivada por una incidencia técnica, se ha decidido conceder el premio “caso cerrado” a ambos investigadores. Porque los dos cayeron en la misma cuestión: si la víctima no fue asesinada de forma sangrienta… ¿de dónde salía la sangre?

    Pero no es lo único particular que ha ocurrido, como ya os he anticipado. Los veteranos por aquí ya sabéis que, tradicionalmente, después de estas condecoraciones siempre vienen las dos, digamos, “especiales”. Y sin embargo esta vez…

    Investigadora Sata: ¿Dónde está Wally? Puedo comprender que, en este caso en particular, todos estábamos particularmente nerviosos; sin embargo, Sata ha sido capaz de mantener la cabeza fría… y preguntar por la caja de porno que encontramos prácticamente cada vez que nos llaman a investigar. Esta vez no ha habido suerte, pero sólo por buscarla se ha merecido el premio.

    … y ya está. Por una vez, el premio ¡CUCU!, que otorgamos a todos aquellos investigadores que entran, saludan y desaparecen… ha quedado desierto. Lo que significa que, en este caso, nadie que haya entrado ha querido irse sin volver.

    Me siento orgulloso, equipo. Hemos hecho un gran trabajo. Y ahora… ¡mañana Arjona sale en libertad!

  130. Enhorabuena Nicolas, Santiago, Mina y Sata!

    Enhorabuena tambien al resto de La Sociedad, que no hubo premio CUCU!, que todos pusimos el hombro para La Sociedad y para Arjona, que no se diga que la sociedad deja amigos en la estacada!

  131. Pingback: Los Archivos de la Sociedad del MIsterio: Casos 00021 a 00030 | La Sociedad del Misterio

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s