Interludio: EL PRECIO DE LA FAMA

Siempre he acostumbrado a ser una persona con la cabeza fría. En opinión de más de uno, lo que soy es desesperantemente tranquilo.

Así que, cuando aquella maldición tronó desde mi despacho y por todas las oficinas de la Sociedad del Misterio, no es de extrañar que todo el mundo mirase en dirección a mi puerta. Salí del despacho colérico, mascullando aún la misma maldición y con un papel arrugado en la mano.

-¿Qué ha pasado, jefe? -preguntó Zalaya-. ¿ya ha vuelto a bajar de posiciones en el concurso de la cerveza?

Fulminé con la mirada a nuestro más reciente jefe de departamento, que inmediatamente se encogió en un silencioso gesto de disculpa. Luego me disculpé con él, que tampoco tenía la culpa… pero si las miradas matasen, en ese mismo momento habríais tenido un nuevo caso.

Suspiré.

-Supongo que ya da igual. Os estaba preparando una sorpresa para la semana que viene, pero nos la acaban de estropear. Así que imagino que ya os lo puedo contar.
-¿De qué se trata? -preguntó Boniatus.
-A lo mejor habéis leído algo. La semana que viene se celebra en nuestra ciudad las Primeras Jornadas Internacionales de Criminología y Derecho Penal… y habíamos sido invitados como ponentes.

Se alzaron algunos vítores entre el público, pero no tardásteis en daros cuenta del tiempo verbal.

-He recibido esta carta, os la leo: “Estimado señor Ryder, lamentamos notificarle que su plaza para las Primeras Jornadas Internacionales de Criminología y Derecho Penal ha sido ocupada por otra persona; la organización de las jornadas ha considerado que éste no es el mejor momento para contar con su presencia, dado que su recientemente adquirida mala prensa podría dañar la imagen pública del evento. Rogamos nos disculpe por avisarle con tan poca antelación”.
-¿Mala prensa? -preguntó Boniatus.
-Mendoza -gruñó Zalaya.
-Se ve que sus declaraciones a la prensa cuando el caso Duarte han tenido más repercusiones de las que pensábamos.
-No creo que haya bastado con eso -opinó Boniatus.
-Coincido, de aquello hace ya casi medio año. La organización de las jornadas lo habría visto antes y no nos habrían invitado. Lo que sugiere…
-… que “alguien” ha tenido el detalle de hacer notar a la organización ese artículo -concluyó Zalaya-. ¿Mendoza otra vez?
-Me apostaría la recompensa del Tesoro del Exiliado si ese dinero no fuera de todo el equipo.
-Genial. ¿y ahora qué hacemos?

Bajé la mirada con frustración. Pero al momento la volví a levantar, los ojos centelleando con una mezcla de astucia y malicia.

-Ahora, damas y caballeros -repliqué-, nos preparamos para volver al trabajo cuanto antes. Vamos a hacerlo lo mejor que sabemos, y vamos a asegurarnos de que la prensa lo sepa. Si quieren volver a hacernos esta jugada, tendrán que buscar las malas noticias en medio de todas las buenas. Oh, y… os quiero atentos a partir de ahora. La próxima vez que Mendoza meta la pata quiero que nosotros estemos ahí… aunque no lo utilicemos, pero quiero tener material guardado para cuando haga falta.

Volví a mi despacho, pero antes de cerrar la puerta a mis espaldas me volví a encarar a mis investigadores.

-La Sociedad del Misterio aún no ha cerrado sus puertas, equipo. Volverá a haber crímenes sin resolver, ¡y cuando eso ocurra, nosotros estaremos preparados!

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Interludio, Mendoza, prensa, Primeras Jornadas Internacionales de Criminología y Derecho Penal

16 Respuestas a “Interludio: EL PRECIO DE LA FAMA

  1. Desde luego… no, si entre lo del mago del año pasado y ahora esto, es que no se os puede dar una sorpresa. Y no porque me las destripéis todas antes de tiempo, que en una agencia de detectives sería lo normal, no… porque se estropean solas antes de que podamos hacer nada.

  2. ¡Maldición! Y yo que quería ir a un congreso de criminología… ¡Sería tan instructivo! Ese Mendoza otra vez… de seguro les ha contado lo del caso Salas, lo de el faisán de oro, y lo de el regalo en la oscuridad… Ese Mendoza… ¡Lo odio! Créame jefe, que estaré aquí todo lo que pueda estar, y ayudaré con fervor y pasión a la resolución de casos. Contribuiré con lo que más pueda, y si Holmes me dio algo… vive Dios que voy a usar todo lo que me enseñó para cerrar nuevos casos, y hacer que esta mala fama no se vuelva a reiterar. Cuente con un investigador siempre en activo, y que tratará de ayudarle, cuente con una mente, no brillante ni ingeniosa, pero con una mente al fin. Bienvenido profesor Boniatus, no sabía que había vuelto tan pronto… La verdad… es una fea noticia… Oh Dios… Arg… Mendoza…

  3. ¡¡¡¡Odio a Mendoza!!!!

    Nada me gustaría más que demostrar que es un incompetente y no me extrañaría nada que fuera un corrupto…

    Pero lo mejor que podemos hacer, a parte de convertirnos en su sombra y estar ahí cuando meta la pata; es volver a hacer lo que mejor sabemos hacer, luchar contra la delincuencia y demostrar a todo el mundo que lo que se decía en ese artículo eran meras calumnias.

    Jefe, aquí la investigadora Jengibre está preparada para pasar a la acción en cuanto tengamos nuevo caso.

    Malhechores temblad ¡¡¡¡hemos vuelto!!!!

    Siento un montón que le hayan estropeado la sorpresa…Si alguien se merece ir a esas jornadas es el gran Jack Ryder 😉

  4. ¡Cielos! Comenté después del jefe… ¡Milagro! En fin… que sigue cabreado… Uf… Mendoza… Desearía que… Un momento, ¿Y si fue A. K.? O sea, si fue A. K. el que nos delató ante el ciclo de criminología y no Mendoza. A. K. está al tanto de nuestros tropiezos, y debe de ser un personaje influyente. ¿No? Aú nasí, no veo muy rpobable esa hispótesis, y me inclino más por lo de Mendoza. ¿Jack? ¿Hay algo que pueda hacer por ti y por la sociedad? A propósito… en lo de los cerveceros vas tercero en microtrelato…

  5. No creo que haya sido A.K…
    Quiero decir… que vale que es un asesino y todo eso, pero te recuerdo que ha entrado varias veces en la oficina, y nunca hemos sufrido daño alguno. Y creo que a pesar de ser un criminal, tiene un alto concepto del honor y actuar de esa forma tan rastrera no sería honorable ni elegante.
    El suceso tiene toda la pinta de tener la firma de Mendoza.

    Pro-pro-profesor ya ha vuelto???? Espero que no le importe que haya utilizado su cafetera mientras ha estado fuera…
    ¿que porqué están mis cosas en su despacho? ehmmm… digamos que alguien tenía que vigilar la cafetera por si volvía A.K… Ya, ya, enseguida recojo todo y me marcho a mi cubículo… 😦
    Sí… yo también me alegro de verlo…

  6. ¡Jengibre! Usurpaste el despacho del profesor Boniatus… Ya, no te diré nada, pero si me enseñas como entrar al laboratorio de Jnum para hacer este bendito experimento con las siano bacterias y demostrar que de estos organismos venimos nosotros… Y luego a conquistar el mundo. Ejem… ¿Quién dijo lo último? Ya, en serio, que si querías estar cerca de la máquina de café habría bastado con hacer un campamento. Y sí, creo que A.K. tiene un alto concepto del honor y de la moral… Por ende no intentaría nada contra nosotros… Eso si no se considera darnos mala fama dejándonos un cadáver en medio de las oficinas… o

  7. SI!!!,jefe, estamos listos para demostrar que no somos simples aficionados.

    Saludos a todos.

  8. Por supuesto que estaremos preparados para enfrentarnos a cualquier caso que aparezca, de la mejor forma posible!
    Vamos a lograr que la Sociedad del Misterio tenga la mejor reputación como Sociedad de Investigación, tan buena que la gente se plantee llamarnos a nosotros antes que a la policia!

    Por cierto, Nicolas y Jengibre, no os recomiendo decir en voz tan alta que odiais a Mendoza. Mas que nada porque, en el caso de que ese desgraciado rastrero asqueroso cerdo descerebrado apareciese asesinado, volveríamos a ser nosotros los principales sospechosos. Así que mostremos nuestro aprecio al grandisimo estupido que es Mendoza…

  9. Amén, Parmacenda, Amén 😛

    (y bienvenido, que hacía ya tiempo que no se te veía por estos lares… me alegro de verte!)

  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  11. Os informo. Como podréis ver, hay un comentario que ha sido suprimido por, dicen, “Un administrador del blog”. Para más datos, yo.

    La explicación es bien sencilla, no suelo borrar comentarios, no me parece que eso ayude en nada a la Sociedad del Misterio, pero tampoco voy a permitir un caso tan evidente de spam… al menos, si quien lo publica no se molesta al menos en FINGIR que nos ha leído primero.

    Siento las molesitas.

  12. Hola Parmacenda, encantada de verte de nuevo.

    Sí, tienes razón. Todavía recuerdo que en aquel caso yo era la única que no tenía coartada… Sí a A.K. se le ocurriera como regalo de aniversario dejarnos el cadáver de Mendoza, eso podría considerarse como un móvil. 😉

    Aprovecho para recordaros a todos vosotros, investigadores de servicio y lectores que visitáis esta Sociedad que podéis votar a Jack en el concurso de los cerveceros de España. El enlace está en la página principal, y os lleva directamente a la página para las votaciones. Sólo os llevará un minuto, y os aseguro que cada voto cuenta… la lucha es encarnizada y el jefe nos necesita más que nunca. Recordad que podéis hacerlo una vez al día por cuenta de correo electrónico…
    Ánimo, que hasta el día 31 de Agosto tenemos tiempo para conseguirlo.

    Demostremos que en la Sociedad del Misterio impera la solidaridad y el compañerismo. ¿Se os ocurre una manera mejor de empezar a limpiar nuestro nombre?

  13. Aquí estamos preparados, creo que deberíamos infiltrarnos en esa reunión y averiguar quien nos ha sustituido porque a lo mejor así salíamos de dudas. Un saludo a toda la tropa.

  14. Mi primer dia y me entero de que no hay congreso ¡mechachis la mar salada!

    En fin, creo que si llamamos quizas nos dan una explicacion, la necesitamos y por intentarlo… que no falte, por cierto… ¿donde hay una cafetera?

    Un saludo!

  15. Bienvenido al equipo, Raúl. Espero verte por aquí cuando tengamos algún caso en activo. Y respondiendo a tu pregunta… bueno, el café es competencia del jefe de departamento de escena del crimen, Profesor Boniatus. Y desde cierto (ejém) “incidente” con nuestro Moriarty particular, digamos que es especialmente celoso con su cafetera, así que… tendrás que hablarlo con él 😉

  16. ¡Pero hay chocolate! Y hasta el momento esa máquina, (la de chocolate) no ha traído ningún problema con A. K. Bienvenido a la sociedad Raúl… Vaya… la oficina se nos está quedando chica. Bien, vamos a tener que comenzar a compartir cubículos.

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s