Caso nº 00020: EL RUFIÁN, LA FURCIA Y LA ESTANTERÍA (CERRADO)

Debo reconocer que en un principio no pensaba aceptar este caso. Cuando recibí la llamada de Arjona, estaba revisando por quinta vez que lo llevaba todo en la maleta y preparándome para un viaje de veinte días. Y el hecho de que mi viejo amigo se negase a proporcionarme datos, lejos de picar mi curiosidad (como habría hecho en cualquier otra situación), no estaba logrando otra cosa que irritarme. Sin embargo, siempre he sabido leer entre líneas, y cuando me dijo “Te juro que este caso está hecho para la Sociedad del Misterio” supe que algo de interés debía tener.
Aunque confieso que no me esperaba que tuviera tanto.

—Tenías razón —musité mientras contemplaba el rótulo del establecimiento—. Este caso nos estaba llamando a gritos.

Con una sonrisa de medio lado (de esas capaces de berrear “Te lo dije” desde la otra punta de la habitación sin despegar los labios), Arjona me dio una palmada en el hombro y me invitó a entrar en el sex-shop “La Caja del Porno”.

El lugar se encontraba patas arriba. El escaparate roto, la lencería por los suelos, consoladores y más consoladores de muy diversas formas, colores y (sobre todo) tamaños rodando por las baldosas. La alarma, según me comentó Arjona, había saltado a las tres de la madrugada con la rotura del cristal, pero cuando la policía llegó el asaltante (o los asaltantes) ya se habían dado a la fuga. No sin antes, eso sí, arramblar con todo el mobiliario.

—El dueño, Daniel Inclán —indicó señalando a un hombre de gesto compungido y agitado que hablaba con un par de agentes—. Le sacamos de la cama a las tres de la madrugada cuando saltó la alarma.
—¿Sospechosos?
—Yolanda Ferrán y Chema Pascual. Prostituta y su chulo, drogadictos los dos, de lo mejorcito del barrio. Al parecer ya habían robado alguna cosilla por aquí, y el dueño dice que se la tenían jurada porque él siempre les echaba. Las grabaciones de seguridad los muestran entrando en la tienda, pero sólo es unos segundos porque inmediatamente Pascual se carga la cámara. Ya les estamos buscando para interrogarlos.
—¿Ha notado si falta algo? ¿Dinero de la caja? ¿Género?
—Eso es lo más extraño. Hasta donde ha podido terminar del inventario, no falta nada. Pero claro, paró en cuanto abrió la puerta del almacén, como comprenderás…

Un agente uniformado nos franqueó el paso a la trastienda. La puerta no podía abrirse del todo, porque topaba con un par de voluminosas cajas al otro lado. Pero al cruzar el umbral, la estantería volcada quedaba directamente a la vista.

De debajo de ella, entre las cajas volcadas de pornografía y artículos eróticos, sobresalían una mano y parte de una cabeza.

—Israel Delgado, el socio del dueño —me informó Arjona—. Socio capitalista, por lo general no pisaba la tienda salvo para tratar alguna cuestión monetaria. Al parecer, y según Inclán, a Delgado no le hacía demasiada gracia este negocio… pero lo consideraba rentable, así que invertía en él.
—¿Asesinato? —pregunté.
—De momento lo trataremos como homicidio, pero aún no sé más. Hay señales de pelea, ¿ves?, así que es fácil deducir que había alguien más implicado y cabe suponer que la estantería cayó en el forcejeo. Pero de momento no lo hemos podido confirmar. Pudo haber sido un accidente aislado.
—Mmmhm. ¿Cómo crees que ocurrió?
—Supongo que Delgado vio el escaparate roto, entró para intentar detener al ladrón (o ladrones), pelearon y se cayó la estantería. O se la tiraron, aún no lo tengo claro.
—Debe haber sido un mal golpe —dije golpeándola con el nudillo—. La estantería es robusta, pero no sé yo si podría matar a un hombre. Aunque bueno, no soy forense. ¿Irene lleva el caso?
—No, ¿no te lo dijo? Se ha ido a pasar la Semana Santa con su madre. Está Fábrega sustituyéndola.
—Uff, Fábrega. Malo, esto va a frenar mucho la investigación. No me entiendas mal —agregué, viendo la expresión en el rostro de Arjona—, Fábrega es un gran experto forense y respeto, incluso admiro, su conocimiento y su sabiduría; pero no tiene pulso para hacer bien una autopsia y sus ojos ya no son lo que eran. Va a tardar en tener la autopsia completa, que lo sepas.
—Eso suena a interés, Jack —me dijo con una sonrisa—. ¿Cuento contigo en el caso?
—Lo siento, me encantaría, pero mi vuelo sale dentro de —consulté mi reloj— tres horas y media, y ya sabes que hay que facturar con tiempo. Tengo los billetes, tengo la reserva del hotel, tengo las entradas para el teatro, y lo más importante, tengo a mi señora esperándome al otro lado, así que me temo que esto es inapelable.
—¿¿¿Qué??? —exclamó Arjona—. Pero… pero… ¡Porno!
—Lo sé, viejo amigo, lo sé, y no creas que no me interesa este caso. Sata y yo intentaremos mantenernos en contacto, si podemos, para saber cómo evoluciona la investigación.
—¡Venga ya! ¡Un homicidio, una puta, cajas de porno por todas partes! ¡La víctima muerta por la estantería del porno! ¡No puedes decirme que te vas sin siquiera compartir una opinión conmigo!
—Arjona, amigo mío, claro que te voy a dar una opinión. Dices que fueron dos personas quienes entraron aquí, y las señales de pelea muestran que hubo, efectivamente, dos personas; si contamos entre esas dos a la víctima, nos sobra uno. Yo estudiaría bien esa versión de los hechos antes de darla por buena.
—No puedes irte, Jack, tío. ¡Esto es un trabajo para la Sociedad del Misterio!
—Exacto —repliqué sacando mi móvil—. Lo único que digo es que yo me tengo que ir. Pero Zalaya está de guardia, y ya que algún día le tiene que tocar dirigir su primera investigación… estoy seguro de que le encantará que sea esta.

Anuncios

52 comentarios

Archivado bajo allanamiento de morada, estantería, Homicidio, prostitución, proxenetismo, sex-shop, traumatismo craneal contundente, una caja de porno

52 Respuestas a “Caso nº 00020: EL RUFIÁN, LA FURCIA Y LA ESTANTERÍA (CERRADO)

  1. Pues eso es lo que tenemos, chicos. Empieza la investigación. No digais que no resulta interesante.Al parecer, el jefe confía en mí más de lo que yo mismo confío, así que intentaré no defraudar a nadie y estar a la altura del caso.Espero tener mi informe en media hora a lo sumo. (Si, en cuanto recibimos la llamada de Jack, nos faltó tiempo para personarnos alli. Era porno, ¿vale?)

  2. Mis compañeros y yo llegamos juntos a la escena del crimen, conteniendo las sonrisas de ilusión. Pero nos bastaba con mirarnos a los ojos para saber que todos nos sentíamos como niños en la mañana de Reyes. Nos había llevado más de un año y medio, pero por fin teníamos entre manos el caso para el que todos sentíamos que la Sociedad del Misterio había sido creado: ¡un asesinato en un sex-shop!Jnum había pedido estar allí para asistir a la recogida de pruebas por parte de Boniatus. Por esta vez, quería saber a qué se iba a enfrentar antes de tiempo. Algo me decía que, en realidad, sencillamente no quería perderse nada de este caso… ¿y quién era yo para culparlo?Arjona nos recibió y nos puso a cada uno al corriente de nuestro cometido. Mientras Boniatus y Jnum comenzaban a procesar la escena del crimen, yo caminé hacia el propietario del establecimiento (Daniel Inclán, 37 años, soltero, físicamente fuerte pero transmitía fragilidad, al menos en ese momento). Me identifiqué y le pedí unos minutos de su tiempo para contestar a alguna preguntas.—El inspector Arjona me ha dicho que ya sabe quién lo hizo, ¿no?—La puta y su chulo, no sé cómo se llaman pero tienen al barrio acojonado. Les hemos visto, en las cámaras. Son ellos, no hay duda.—Tengo entendido que no es la primera vez.—Nunca a esta escala, desde luego. La puta suele entrar aquí a ver si consigue convertir en cliente suyo a alguno de los míos, y de vez en cuando me roba condones. Cuando la echo a la calle, viene su chulo y me amenaza, pero nunca habían llegado tan lejos.—Mmhm. ¿Hay algo más que deba saber antes de pasar a la siguiente pregunta?—Bueno, ayer a la salida me los encontré de camino al coche. Me estaban cortando el paso, así que les pedí que se apartaran. Y como es normal, me amenazaron con reventarme el negocio. No le di importancia, ya le digo que esto pasaba todos los días.—La víctima, Israel Delgado, era su socio, ¿no?—Socio capitalista, sí.—¿Qué podían tener esas dos personas contra su socio? Según me dice, el problema lo tenían con usted, y el socio capitalista suele tener poco que ver con el negocio directamente, ¿no?—Se drogan. Muy finos no están, ¿sabe? Me habían llegado a amenazar con llamar a la policía por echar a la puta de aquí… ¡y yo siempre que la echo es por robar!No era esa la teoría de Arjona, pero según la información que me habían pasado lo cierto era que la historia cuadraba. Los sospechosos (con quienes querría hablar tranquilamente) eran drogadictos y delincuentes habituales del barrio. Con todo, le veía más lógica a la idea de que el socio, simplemente, vio el escaparate roto e intentó frustrar el robo.—Supongo que ya ha tenido algo más de tiempo para terminar el inventario —apunté—. ¿Falta algo del almacén?—¿Qué? No, creo que no falta nada.—¿Cuando fue la última vez que vio a su socio?—A ver, déjeme pensar… Debió ser ayer por la tarde, pero en ese momento la tienda estaba bastante llena, así que quedamos en hablar hoy.Mientras pensaba en la siguiente pregunta, Arjona me hizo una señal. Me despedí de Inclán y fuí al encuentro del inspector, quien me informó del primer avance en la investigación: los dos sospechosos habían sido atrapados.No había allí nadie más con quien hablar, así que decidí acercar,e a comisaría para interrogarlos. Al llegar tuve que esquivar las puyas del inspector Mendoza (pero tomé nota de todas y de los policías que podían testificar que las habían oído, para futuras referencias) y bajé directamente a la sala de interrogatorios.El agente de la puerta me los presentó, a través del cristal, como Yolanda Ferrán (25 años, soltera, prostituta, a medio consumir por las drogas, supe que tenía sólo 25 porque me lo dijeron) y Chema Pascual (35 años, soltero, el chulo de Yolanda, mirada perdida pero propenso a los arrebatos violentos). Ambos con un amplio historial delictivo. Me abrió la puerta de la sala de interrogatorios, pero no admitió discusión: no iba a permitir que un civil entrase solo con esos dos.—Que nos dejes —farfulló Pascual cuando me identifiqué.—Déjale que pregunte, animalico —balbució Ferrán.—Tú te callas, puta. Como digas una palabra…—¿Y qué más da, si ya nos han pillao?—¡Que te calles, guarra!—En realidad —tercié sin estar muy seguro de que fuese una buena idea—, lo cierto es que la señorita Ferrán tiene razón. La cámara de vigilancia del sex-shop les ha grabado, sabemos que fueron ustedes.—Pues vale, ¿y qué? —escupió Pascual—. Se lo buscó el gilipollas ese, por provocarnos.—Que a mi Chema no se le provoca, ¿sabes, guapo? —dijo Ferrán con una sonrisa estúpida que, suponía (y eso me ponía los pelos como escarpias), debía de pretender ser seductora.—Eso de la provocación no me lo sé, si me pueden dar más detalles…—El pavo ese, se vino pa nosotros ayer por la tarde y empezó a llamarnos de tó, nos llamó mierdas, nos llamó drogatas…—¡A mí me llamó puta!—Que te calles, Yoli, coño. Así que sí, a la noche nos fuimos pa su tienda y nos cargamos tó lo que pudimos.—¿Incluyendo a Israel Delgado?—¿Y ese quién es?—Cuando les han detenido, ¿no les han dicho que era por robo y asesinato?—Ah, sí, pero no sabíamos de qué nos hablaban.—¿Tú ha matao a alguien, cari? —preguntó Yolanda.—Que yo recuerde no.Algo no iba bien. Por sus miradas podía deducir que ambos estaban aún bajo la influencia de las drogas… ella sobre todo, a él ya se le había empezado a pasar. Pero recordaban demasiado bien los detalles del allanamiento, ¿no deberían acordarse de haber matado a alguien? Quizás sólo volcaron la estantería y no vieron que había alguien ahí… a lo mejor Boniatus descubría algo en la escena que arrojase luz sobre este punto.Me levanté y me despedí de la adorable pareja. Pero antes de cruzar el umbral caí en la cuenta de un detalle más.—Ha dicho que les provocaron por la tarde. Pero no arrasaron con el local hasta las tres de la mañana. ¿Por qué?Los dos empezaron a reírse.—Tío, Semana Santa. La calle estaba hasta el culo de policías desfilando con el Cristo, ¿no los viste? Nos tuvimos que esperar a que se quedara la calle vacía.—Claro, tiene sentido. Puede que vuelva a venir por aquí, no les importa, ¿verdad?Salí sin esperar respuesta. No me cabía la menor duda de que habían sido ellos quienes arrasaron la tienda, quizás con menos motivo del que ellos mismos creían. Pero cada vez estaba menos seguro de lo que había acabado con la vida de Israel Delgado.

  3. Vale, es un caso peliagudo. A ver, el socio de la vcitma dijo que queria hablar con el al dia siguiente. ¿Podria saber de que asunto se trataba?

  4. ! uy…. ! mi primer caso, y que caso. Dios mío, a ver…. aquí hay varias incoherencias, si el socio capitalista no iba nunca, mejor dicho, casi nunca y sólo para tratar de negocios, ? que cojones hacía a las tres de la madrugada por allí ?hay algo más que me inquieta…. el socio capitalista, no estaba muy de acuerdo con ese negocio, eso significa que lo matenía por una razón, porque era rentable, pero que tal…. si hubiera decidido que ya no quería seguir invirtiendo su tiempo y dinero en ese negocio sucio, que tal… si…. el dueño de la tienda sería el único perjudicado, porque perdería su tienda y la clientela, hoy por hoy es muy difícil conseguir un trabajo y más un trabajo de dueño, espero haberlo dicho bien. si el dueño se entera, que es lo que haría, querría sacarlo del juego, para que no le cerrara la tienda, quedarían otros socios, ya que este sólo era el capitalista, por lo tanto tengo algo. que tal si el dueño de la tienda provocara a la prostituta y al drogado, para que esa noche fueran a la tienda, roban algo, pero justo después de entrar a la tienda desde un rincón oscuro el dueño desconecta las cámarasd de seguridad, y ya había planeado de ante mano la cita con el socio, a una hora media rara por cierto, entonces los drogadictos se van, llega el socio, y el dueño escondido le tira el armario con las cajas pornográficas. es lo único que se me ocurre hasta ahora, es lo primero que pensé al ver la disposición de todo esto, y sobre todo por la insinuación de Jack de creer que en el local, en el moento de la muerte de la víctima sólo había dos personas. que conste que no estoy teorizando sin pruebas, estoy tomando todos los datos que tenemos y los aplico a algo que puede ser probable. y es mejor así, de este modo podemos partir de esta teoría y luego descartarla, así sabremos que necesitamos más pistas para resolver el misterio. si en cambio empezamos a pedir pruebas nuevas desde ahora… tendremos muchas, y nos convertiremos en la libreta del inspector Lestrade. muchos datos, y no sabiendo cual puede ser la clave, eso de ewlegir la clave, muchas veces es cuestión de azar, si tenemos más de donde elegir…. menos probabilidades tendremos de dar con la que andamos buscando. espero que Boniatus sepa entender este razonamiento, por lo pronto hasta luego.

  5. Este es mi informe… Salgo disparado a resolver unos asuntos urgentisimos.Al llegar, Arjona nos puso al tanto. Tenia la certeza de que Jnum Solo había venido para ver la escena del crimen, pero un par de ojos extras y mas si van unidos al cerebro de Jnum nunca estaban de mas y que diablos, si algún caso nos estaba esperando desde que se fundo la Sociedad del Misterio era este.– Jnum ¿Puedes pedirle al dueño que te deje ver las grabaciones de esa cámara de seguridad? Pregunte amablemente, señalando la cámara rota de la esquina.– Oh, vaya, que contrariedad, el dueño esta hablando con Zalaya. Voy a tener que quedarme por aquí contigo y ayudarte a analizar los artículos en venta hasta que terminen. Contesto Jnum con la misma amabilidad– Eso… Es… Trágico… Debes estar muy apenado…Las Vitrinas que contenían el género estaban rotas, así que la mercancía estaba esparcida por el suelo. Era curioso. A excepción de los vibradores (y mas específicamente, los no anatómicamente correctos), todo parecía bastante ordenado. Me explico, toda la lencería en una misma zona, todas las revistas en otra, Juguetes ordenados por categorías, etc.… El hecho de que hubiera varios expositores en el centro, que dividían la planta del local en pasillos (y que estaban ahora todos derribados como fichas de domino, todos volcados sobre el que estaba mas cerca de la entrada), había impedido que la mercancía se desperdigase.– Se limitaron a romper las vitrinas y dejar que cayeran las cosas. Los vibradores son cilíndricos, así que rodaron. Pero lo demás sigue en su sitio.– ¿Y que te dice eso? Pregunto Jnum– Que entraron con prisa. Salto la alarma al romper el cristal. Todos esos destrozos… No querían robar nada en concreto, querían maximizar el daño e irse.Saque un par de equipos para tomar huellas y le pase uno a Jnum. Entre los dos encontramos una buena cantidad de huellas. A primera vista todas parecían pertenecer a tres únicos juegos. Los asaltantes no habían tocado la caja registradora a pesar de haber bastantes huellas en el mostrador. Por las marcas de polvo (¿Por que se me tenia que venir a la cabeza esa palabra?) pude ver que los pequeños expositores que estaba en el suelo también habían estado allí.– Zalaya se ha ido a hablar con Arjona. Aprovecha ahora antes de que se nos escape el dueño, yo voy a echarle un vistazo al cuerpo.Me fui para la trastienda. La puerta era robusta, la cerradura parecía buena. Según Arjona el sex-shop tenía un cierto historial de robos, así que era lógico que protegieran el almacén. La cerradura, además de buena, parecía nueva, no debía tener más de un mes. Parecía algo desgastada por el uso, pero estaba bien cuidada.Sobre la superficie de la puerta se podía ver con claridad la huella de una bota de hombre, un cuarenta y tres, según parecía, pero no parecía haberse producido una patada fuerte.Un agente me abrió la puerta y entre al almacén. Era una habitación no demasiado grande, llena principalmente con cajas y alguna estantería (Bastante robustas, pero las cajas parecían pesar). Al fondo había una puerta, que el agente me indico que daba a la calle, también con una buena cerradura.Por todo el lugar había signos de lucha. Cajas volcadas, el plafón de la lámpara roto, el polvo del suelo (… y dale con el polvo) removido. Basándonos en las huellas, dos personas habían estado caminando por la misma zona durante un rato. Luego, la que estaba mas lejos de la pared avanzo rápidamente hacia la otra…Para saber mas el juez de instrucción debía autorizar el levantamiento del cadáver y por extensión, de la estantería que había sobre el. Me concentre en el cuerpo. La victima, hasta donde podía verla debajo de la estantería, no había sido un hombre fuerte. Debía de pasar de los cuarenta. Su cuerpo había quedado atrapado debajo de la estantería, pero la sangre seca que había manado de su cabeza indicaba que no habría sobrevivido aunque hubiera tenido más movilidad. Basándonos en la mercancía esparcida alrededor de la estantería y del cuerpo, se podía deducir que en aquella estantería se habían almacenado sobre todo cajas de revistas y alguna que otra de juguetes sexuales. Las cajas de revistas estaban realmente llenas, tanto o mas que las nuestras. Y aquellos juguetes también parecían realmente pesados. Todo aquello añadía un peso extra a la estantería. Estaba tomando huellas cuando Jnum se volvió a reunir conmigo. Había echado un vistazo rápido a las cintas pero la policía le enviaría copias para que las analizase con más detenimiento. Le di un equipo de huellas y le dije que se encargase de las cajas.– Supongo que aquí están todas las que nos faltaban. Bromee– Espera un momento. Musito algo que no entendí – Nop, solo nos falta esta, todas las demás las tenemos…– Apunta el número de albaran, a ver si nos la podemos quedar cuando todo esto haya terminado.Comparamos las huellas. Solo dos juegos. A primera vista, solo uno en común con lo encontrado en la tienda, pero Jnum tendría que encargarse de analizarlas en el laboratorio.Al volver a la tienda Arjona nos dijo que Zalaya había ido a la comisaría y que ya volvería por su cuenta a la oficina. Nosotros volvimos también.

  6. Buenas tardes profesor, y buenas tardes Jnum, gracias por su informe profesor Boniatus….hay una duda, quizás sea insignificante… ¿ polvo ? dejando a una lado… bueno…. ya sabe…. ¿ por qué había polvo ? en teoría el polvo se acumula en un lugar que no es frecuentemente utilizado, si era un Sex Shop, tendría que haber limpieza, y además uso, nadie en su sano juicio permitiría la acumulación de polvo, me parece rara la presencia de este, no es nada sugerente, pero aún así es extraño… el polvo de la tras tienda lo puedo entender, porque tengo entendido que funcionaba como alguna especie de almacén, pero polvo cerca de la caja registradora…. ? no lo sé, pero, ¿ hay alguna forma de saber si el polvo de la tienda principal está producido por la caída de los paneles, o si por el contrario es polvo acumulado poco a poco ?Salaya, podrías preguntarle al concubino de la prostituta si recuerda haber roto la cámara de seguridad, y si pasaron a la trastienda….? quizás esa información nos sea útil. ! ah ! Jnum, pregúntale al vegestorio que está reemplazando a Irene, si puede darnos la hora aproximada de la muerte del cadáver.y si las cintas de video registran la hora. espero expresarme con claridad…. y no hacer mucho lío.estoy emocionado, es mi primera investigación…. un saludo.

  7. Buenas al equipo!Y enhorabuena a Zalaya por ser responsable del caso, sobre todo de uno tan característico para la Sociedad del Misterio como este!Y ahora, al quid de la cuestión.Lo primero de todo es que hay una pequeña incongruencia entre los datos que tenemos y lo que suponemos que sucedió. Me refiero a los expositores centrales, que estaban caidos <>sobre el más cercano a la puerta de entrada<>. Si asumimos que Ferrán y Pascual sólo querían causar el mayor destrozo posible, y que tenían prisa debido a la alarma… porqué empujar los expositores desde el fondo de la tienda, para que cayesen en dirección a la puerta de entrada? Es mucho más lógico, si quieres maximizar el destrozo e irte cuanto antes, tirar los expositores centrales nada más entrar en la tienda, y luego romper lo que puedas, pero en ese caso habrían caido hacia el otro lado.Zalaya, se le puede preguntar a los sospechosos, ya que recuerdan con tanta claridad los hechos relativos al allanamiento, en que órden destrozaron los artículos y las vitrinas? Principalmente por saber cuando tiraron los expositores centrales, pero sin preguntar directamente por ellos para no provocar una respuesta específica.Boniatus, por mi parte tengo una duda. La huella de bota de la puerta, hacía adonde apunta la punta? Si apunta hacia arriba (o en un ángulo hacia arriba) es probable que se debiese a una patada, aunque no tuviese fuerza. Pero si apunta hacia abajo podría haberse utilizado como punto de apoyo para tirar los expositores si pesaban mucho.Puede no ser nada, pero si la cerradura del almacén no fue forzada (dices que estaba bien cuidada, así que supongo que no tendría marcas ni arañazos debidos a forzarla) y la huella no se corresponde con una patada, habría que preguntarse como entraron los sospechosos en el almacén.Bueno, por mi parte es todo por ahora. Yo también me inclino por la teoría de Nicolás, poniendo al dueño como asesino, pero hasta que se demuestre lo contrario me temo que no hay más que hacer. Eso si, Zalaya, se le podría preguntar también si realmente sólamente les pidió a los sospechosos que se apartasen de su camino, o si se excedió en el lenguaje utilizado.Mucha suerte a todos!

  8. Hola, buenas noches compañeros.Enhorabuena Zalaya, dirigir este caso tan apropiado para la sociedad… En primer lugar me cuesta ver que podían tener en contra del finado la pareja de sospechosos; sin embargo, el propietario del sex-shop es otra cosa, el finado era el socio capitalista y además había pendiente una conversación entre ellos para el día siguiente, según el propietario, pero no sabemos si era realmente para el día siguiente, podrían haber quedado para esa noche, eso justificaría que el sr. Delgado estuviera en el establecimiento. Tenemos las huellas y las evidencias que dos personas lucharon en el almacén. Se me ocurre que el destrozo en el sex-shop podría ser una cortina de humo, porque para que ir a robar y no robar nada… ¿Y si Inclán, al ver a la pareja en la tienda, decide utilizarlos para enmascarar el crimen? Sí ya se que no hay pruebas suficientes de momento…Es todo lo que se me ocurre de momento, sin el informe de la autopsia. Necesitamos saber si realmente murió por la caída de la estantería, o ya estaba muerto cuando le tiraron la estantería…Por cierto, si en el caso anterior no teníamos caja del porno, en este estamos bien servidos. ¡¡¡¡Que pena que mi pierna no me permita inspeccionar la escena del crimen, Profesor, me habría gustado mucho ayudarle a precesar concienzudamente el escenario…!!!!! ;PPor cierto Jack, Sata pasadlo bien…

  9. Um… estoy pensando, el problema es la alarma, la alarma se disparó en el momento en que la frucia y el rufián rompieron la vidriera y desacomodaron un poco, no tuvieron tiempo a llegar hasta la tras tienda es curioso y a la vez muy importante el razonamiento de Parmacenda, hacia donde estaba dirigida la puntera de la bota. insisto en lo del polvo, pero… hay algo que no me cuadra, no completamente, tenemos un asesino, lllamémoslo: x, y una víctima, le digamos v, muy bien. v, fue hallado en el almacén, muerto claro, x…. me extraña la disposición de las pisadas… por favor querido profesor Boniatus, sería tan amable de aclarar un poco más la disposición de las huellas halladas en el almacén…. piencen en esto, también lo dijo Parmacenda, no sería más conveniente tirar los paneles desde la entrada y luego salir corriendo, creo que se me formó algo en el cerebro, no un tumor, sino una idea… insisto en ls preguntas que pedí que fueran formuladas, creo que podrían llegar a ser reelevantes en este caso, y…. ¿ para cuando el informe de pruebas físicas ?a propósito, ya decidieron con que caja van a quedarse, es decir, en todos los casos sólo nos hemos quedado con una caja de pornografía, para no romper con la tradición…. a pesar de que tengamos más de una, sugiero que sólo conservemos una única caja…necesito respuestas y el informe de pruebas para seguir, o descartar.

  10. Gracias, chicos, por el apoyo. Vayamos a ello.Nicolas, me aprece muy interesante tu razonamiento sobre porqué estaba allí el socio a las 3 de la mañana, si normalmente apenas se pasaba por “la tienda”.Parmanceda, En cuanto tenga oportunidad les pergunto a los drogatas por lo que comentas de los expositores. Aunque ya te digo que no esperes una declaración muy cabal.Respecto a la hora de la muerte, el pobre hombre es buen forense, pero muy viejo ya, y no tiene un gran pulso (menos mal que sus pacientes no se quejan mucho) así que el informe puede que tarde un tiempo. Mientras llega, centremonos en lo que tenemos.Jengibre, no es mala idea la del encubrimiento, esperemos a que el informe de Jnum aporte las puebas que faltan para ver si se sustenta.

  11. gracias Salaya, insisto en las preguntas que formulé, pueden servirnos. como nadie ha descartado mi teoría de que el dueño pudo ser el asesino de la víctima, puedo comenzar a respaldarla…. en el informe se decía que la cerradura de el almacén era prácticamente nueva, y que sólo se veía un poco desgastada, pero nunca se menciona que se vea forzada o maltratada…. además había otra puerta, la que daba directamente a la calle, estaba cerrada, pero sin embargo… el dueño del local tiene, por lógica, todas las llaves de las puertas de su local, ahora bien… al no existir ninguna cerradura forzada podemos deducir que el dueño fue el awsesino, ya que poseía todas las llaves y podía abrir las puertas sin necesidad de forzarlas.sobre mi primera congetura, creo que necesita pulirce. en principio comenzaré por decir que: aquella tarde al salir del local se encontró con el drogadicto y la ramera, los insultó, y esto provocó que estos tomaran la determinación de ir a asaltar el local inmediatamente. Como bien expresó nuestro amigo, la calle desvordaba de gente y no pudieron cometer el acto delictivo hasta las tres y media de la madrugada. claro… el dueño de la tienda no se imaginó jamás que con sus ofensas y agravios impulsaría a la meretriz y su cónyugue. o quizás si lo sabía, y los insultó justamente para que esa noche fueran a su comercio y sirvieran para opacar algo mucho más terrible que un asalto. claro esta segunda posibilidad era menos probable, ya que a menos que fuera un buen adivino no habría podido predecir lo que este singular par haría. en tanto, el dueño ya había concertado una cita nocturna con Delgado… a las tres de la madrugada, pudieron haber entrado por la parte trasera o la delantera, lo ignoro, pero me atrae más la idea de que entraron por la puerta que daba a la parte posterior del edificio, allí pudieron sostener una conversación, es poco probable que hubieran pasado a la parte delantera de la tienda, y en un momento dado el dueño corre hacia Delgado y le tira el armario con todo su contenido encima, y por la contución craneal este muere. en eso la dulce parejita que habíamos dejado maquinando un plan de venganza rompe el escaparate delantero, o sea, la vidriera haciendo sonar la alarma. entonces el dueño de la tienda asustado por el posible de que lo encuentren con un cadáver, abre la puerta que comunica la tienda al almacén, la cierra tras de sí, apoya un pie en ella y con sus brazos tira todos los paneles hacia adelante evitando el paso de los enamorados…. estos a su vez al ver que había alguien en la tienda, y al soltarse la alarma huyen despavoridos, mientras tanto el dueño de el sex shop vuelve a entrar por el almacén, y sale por la puerta trasera cerrándola y oyendo a los lejos las sirenas de policía…lo sé, lo sé, quizás esté construyendo mi casa sobre la arena, pero como has dicho que trabajemos con lo que tengamos recopilo algunos hechos y busco una teoría en donde todos encajen y tengan su lugar… es un error teorizar sin pruebas, ya que cuando uno hace una teoría sin conocer los suficientes hechos se ” encariña ” con dicha teoría, y al ver nuevas evidencias intenta que estas encajen en la teoría que había ungido previamente. pero con esa frase de: ” tenemos que trabajar con lo tengamos. ” se da a entender que siempre y cuando nos atengamos a los hechos podemos teorizar sin riesgos máximos. a propósito estás dirigiendo la investigación de perlas.

  12. Me gusta tu teoría, Nicolas, se ajusta bastant bien a lo que tenemos. Es cierto que se dice que la puerta noestaba forzada, lo que a priori parece apuntar hacia el dueño, pero no se… No tiene sentido. Si yo matase a mi socio en nuestra propia tienda, no dejaría allí el cadaver a la espera de que lo encontrasen, pues solo me haría más sospechoso. ¿Porqué no se lo llevó? Además, la alarma sonó a las 3 de la mañana, cuando se rompió el escaparate, pero a esa hora, la policia puede afirmar que sacó al socio de su cama…

  13. Quizás no le dió tiempo a deshacerse del cadaver. Ayer pensaba que quizás el sr. Inclán podría haber provocado a la pareja de drogadictos, pero ahora no estoy tan segura, supongo que por la tarde, cuando les vió se dejó llevar por el hecho que le hubieran robado varias veces antes, y no se le ocurrió que fueran a ir por la noche a destrozarle el local. Por eso al saltar la alarma, no tuvo tiempo de desacerse del cuerpo. ¿Sabemos donde vive el propietario del sex-shop? Lo digo porque si vive cerca, pudo darle tiempo de salir del almacén y llegar a casa cuando le llamó la policia. Sí ya sé que estoy dejandome llevar, que faltan pruebas… pero es lo que se me ha ocurrido…

  14. Hola a todos. Lo primero, disculparme por haber estado ausente en el último caso. Estuve fuera del país durante un tiempo.También mi enhorabuena a Zalaya por llevar su primer caso. Seguro que lo haces muy bien.Y, ahora, a lo que vamos, mi informe. Siempre tarda un poco más que los demás porque suele haber bastantes cosas que analizar y hay que esperar alos resultados.INFORME DE PRUEBAS FÍSICASAún no hace un año que fui nombrado jefe de departamento, pero ya he participado de forma muy activa en la resolución de una buena cantidad de casos de la Sociedad del Misterio. Con todo, que yo recuerde, nunca nos habíamos presentado tan pronto los jefes de departamento al servicio activo; y desde luego, nunca antes nos habíamos presentado los tres a la vez.Pero un asesinato en un sex-shop era algo demasiado tentador.Arjona nos dio la bienvenida y mandó a Zalaya a hablar con el propietario del local. De inmediato le extrañó verme a mí haciendo trabajo de campo, pero sinceramente… siempre me tocaba esperar en el laboratorio a que me llegasen las pruebas, y si había algún caso en el que no quisiera quedarme en el banquillo, sin duda era éste.—Jnum, ¿puedes pedirle al dueño que te deje ver las grabaciones de esa cámara de seguridad? —me preguntó Boniatus, estaría dispuesto a asegurar que con recochineo.—Oh, vaya, qué contrariedad, el dueño está ocupado hablando con Zalaya —le respondí con el mismo tono—. Voy a tener que quedarme por aquí contigo y ayudarte a analizar los artículos en venta hasta que terminen.—Trágico.Había un charco de un color interesante junto a una de las vitrinas rotas, cerca de la entrada. Me acerqué a echarle un vistazo. A su alrededor había trozos de cristal roto. Grueso, curvo, coloreado. Botellas, deduje. Por algunos de los fragmentos pude deducir lo que habían contenido: diversos lubricantes y sirope de fresa. De la mezcla resultante salía aquel color tan curioso… la verdad es que me tranquilizó saber lo que había sido. Por lo demás, encontré bastante ceniza por el suelo; la recogí para analizarla.—Se limitaron a romper las vitrinas y dejar que cayeran las cosas —comentó Boniatus.— ¿Y qué te dice eso? —le pregunté—Que entraron con prisa. Saltó la alarma al romper el cristal. Todos estos destrozos… no querían robar nada en concreto, querían maximizar el daño e irse.Eso tenía sentido con lo que yo había visto, desde luego. Con todo, y sólo para estar seguros, tomé una muestra también de la mezcla de lubricante y fresa.Después de eso ayudé a Boniatus a tomar huellas por toda la tienda. La única condición era que la trastienda, donde habían encontrado el cadáver, se quedaba para el final… Primero el contexto. A primera vista, y basándome en mi experiencia, casi podía asegurar que todas las huellas que encontramos (y estaban por todas partes) pertenecían a tres únicos juegos. Lo que sólo podía significar dos cosas: o bien el establecimiento tenía pocos clientes (dos, tres a lo sumo), o nadie (casi nadie, en todo caso) había palpado la mercancía para luego no llevársela.—Zalaya se ha ido a hablar con Arjona —me comentó entonces Boniatus—. Aprovecha ahora antes de que se nos escape el dueño, yo voy a echarle un vistazo al cuerpo.Lo primero que pensé fue “Este tío quiere toda la tienda para él”; pero luego consideré que ver esas grabaciones también sería interesante, así que fui encantado a hablar con el dueño. Su rostro aún estaba lívido (¿por qué no se me ocurría la palabra “pálido”? ¿Por qué “Lívido” precisamente?), pero se mostró muy atento a la hora de mostrarme las grabaciones. Con todo, me advirtió, la cámara no enfocaba al almacén, sólo a la tienda.Pasé a la parte de atrás del mostrador y, en la pantalla del ordenador, el propietario me reprodujo las grabaciones de seguridad. Arjona me dijo que las necesitarían ellos también, así que accedí a echar un vistazo rápido y a esperar una copia. Pude ver que el local tenía bastante clientela. Me llamaron la atención tres visitas: una mujer joven pero muy estropeada, vestida como una prostituta, que intentaba seducir a uno de los clientes y luego robaba una caja de preservativos (para ser finalmente desalojada por el dueño); un hombre con botas y chaqueta militares que entraba con muchos humos, gritaba algo (la grabación no tenía sonido) y luego se iba; y finalmente, la víctima. Pausé la reproducción. El reloj de la pared marcaba las cinco de la tarde. La víctima intercambiaba unas palabras con el dueño y finalmente se iba. El resto de la grabación era bastante normal (clientes entran y salen, artículos eróticos salen de sus vitrinas y entran en bolsas de plástico, dinero cambia de manos, adolescentes entran miran y se van, dueño hace caja, lo cierra todo y se va), hasta que siete horas después del cierre, dos personas entran rompiendo el escaparate. Mientras una empieza a cargarse las vitrinas, el otro corre hacia la cámara y la revienta de un ladrillazo (de hecho, con el ladrillo que había usado para romper el escaparate). Antes de que se corte la imagen me da tiempo a distinguir a los dos asaltantes… son el hombre y la mujer que entraron esa tarde.Boniatus ya había pasado a la trastienda, así que pedí a la policía que me pasara copia de esos videos para analizarlos con más calma y me uní a él. Le conté por encima lo que había encontrado y le eché una mano con las huellas de las cajas que había en el almacén.—Supongo que aquí estaban todas las que nos faltaban —bromeó Boniatus.—Espera un momento —respondí, y comencé a murmurar “Tengui, tengui, tengui, tengui, tengui, falti, tengui, tengui…” hasta que las habías revisado todas—. Nop, sólo nos falta ésta, las demás las tenemos.Con las huellas ya tomadas, volvimos a la oficina. Busqué a Zalaya, pero Arjona nos comentó que había ido a comisaría y que ya volvería por su cuenta; y yo tenía bastantes cosas que analizar en el laboratorio.Introduje las huellas en el ordenador. Mientras se comparaban con la base de datos de la policía, analicé la ceniza y la mezcla de fluidos. Sobre esto último, encontré un tercer elemento que no esperabas… pero que tampoco te terminó de asustar. Al lubricante y el sirope se les había unido algo de cerveza. En cuanto a la ceniza… junto con los ya esperados restos de tabaco encontré algunas trazas de hachís.El ordenador encontró con facilidad dos de los juegos de huellas. Pertenecían a Yolanda Ferrán y José María Pascual, que ya estaban fichados por la policía desde hacía tiempo. El tercer juego de huellas, encontrado en la tienda y el cuarto, hallado en el almacén, le llevaron algo más de tiempo. Pero ahora no me cabía la menor duda de que, de los dos juegos de huellas de la trastienda, uno de ellos era el que aún faltaba por identificar de los de la tienda.Llamaron a la puerta de mi laboratorio. Un mensajero traía un DVD de parte de Arjona… las grabaciones de seguridad. Las volví a repasar, esta vez con más calma. Efectivamente, tal y como vi la primera vez, no había nada sospechoso desde la hora del cierre. El dueño cierra la puerta del establecimiento con llave, hace caja, cierra el almacén, recoge su abrigo, apaga las luces, vuelve a abrir la puerta de la calle, sale y cierra por fuera.Con todo, me vino bien el análisis detallado. Ahora me di cuenta de que Yolanda Ferrán había estado en la tienda no una vez ese día sino tres. Sólo la última de esas veces se expuso claramente a la cámara, y fue cuando intentó robar los preservativos; pero las dos veces anteriores estaba oculta tras un expositor, visible sólo por el espejo panorámico de la otra esquina. En la primera ocasión sólo miraba. La segunda vez, al igual que haría la tercera, intentaba seducir a los clientes… sin ningún éxito, a decir verdad. Siendo prostituta como era, pensé, no debía ser demasiado buena cuando no conseguía clientes ni siquiera entre los compradores de un sex-shop, quienes por lógica debían haber sido más susceptibles a sus ofrecimientos.Intrigado por este descubrimiento, me fijé en el escaparate. Chema Pascual estaba allí todas las veces que su “protegida” entraba a la tienda. Al principio me costó fijarme porque el escaparate daba (paradójicamente) a la calle por la que habían desfilado todos los pasos de Semana Santa, y por tanto por donde había más personas apelotonadas. Pero finalmente lo reconocí.Arjona me había comentado que esos dos eran los principales sospechosos. Y dado que rompían la cámara al entrar, no podía decir lo que había ocurrido después. ¿Se nos estaba escapando algo? ¿O esta vez la policía habría dado con el culpable antes siquiera de que nosotros pudiéramos empezar a trabajar?FIN DEL INFORME DE PRUEBAS FÍSICASCreo que con esto, unido a los anteriores informes, ya tenemos bastante material para trabajar. Ahora toca estrujarse un poco el cerebro.

  15. um…. este caso es bastante curioso, pero, no, definitivamente no creo que hayan sido la dulce parejita, si la alarma se disparó a las tres, justo en el momento en el que rompían el escaparate… tuvieron que haber tenido miedo, hacer el mayor destrozo posible, coger lo que pudieran, y largarse como perseguidos por el diablo, creo que leí que la policía había llegado quince minutos después de que sonara la alarma… no sé, pero dreo que no es tiempo suficiente para matar a una persona… en cuanto a lo de la cerradura…. es posible que haya sido la v´citima,la que haya invitado a su atacante a pasar…. es algo ilógico…. pero… se me ocurrió algo.sabeis por qué no pudieron ser la furcia y el rufián quienes mataron a Delgado…. no pudieron scapar por la puerta trasera, esta no se veía forzada y dudo mucho que la alegre y feliz pareja tenga una copia de las llaves, y los paneles de la tienda estaban caídos, hacia adelante…. los tiraron desde la parte trasera de la tienda… a mí se me haría muy dificultoso caminar por entre los paneles, y aún más sabiendo que la policía viene a buscarme… es todo lo que tengo hasta ahora. si se me ocurre algo más lo diré

  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  17. Saludos a todos los investigadores. Paso a aclarar dudas.Nicolás. El polvo (porque se me viene siempre esa palabra en este caso) no es que sea abundante, me explico. Al tirar los expositores queda un cerco visible aunque haya poco o casi nada de polvo, ya que debajo de los expositores hay una ausencia total del mismo. Parmaceda. parece ser que intentaron darle una patada a la puerta, aunque no consiguieron derribarla. Osea, la puntera esta hacia arriba.Tengo que viajar unos cuantos dias, espero que mis compañeros puedan resolver todas vuestras dudas. En cuanto llegue del viaje me pongo al dia con todos…

  18. ´perdón por ser tan molesto, pero tengo una duda. la puertta que comunica a la tras tienda, se abre hacia adentro o hacia afuera ? es decir, si se abre hacia dentro, o sea si la hoja queda dentro del almacén, dudo mucho que una persona se haya apoyado allí para empujar los paneles. si por el contrario la puerta se abre hacia afuera, o sea que la hoja queda dentro de la tienda principal, no veo como se le puede dar una patada para abrirla. gracias, y otra vez perdón por la molestia.

  19. Buenas a todos!! y bienbenido Nicolás a ésta gran familia. Bonito e interesante caso.^^.Una preguntilla y ahora leeré más despacio los informes, Zalaya, se le podría preguntar al dueño de la tienda, de qué asunto quería hablar con la víctima?, creo que habían quedado al día siguiente, a ver si nos dice por qué.aparte de la víctima, y el propio dueño, ¿había algún otro socio?Voy a releerme el caso, a ver si saco algo más en claro.Saludos!!!!!

  20. Eh Ceres, no me quites las preguntas, que lo de saber de que queria hablar con la victima lo dije yo.

  21. Jajajaj, perdon!!, XD, no me dí cuenta, weno entonces…, apoyo la pregunta de Reebok.;).

  22. De acuerdo, chicos, le preguntaré al socio en cuanto lo vea de que querían hablar al día siguiente. De todas formas, y dado que el finado apenas iba por la tienda, no creo que quedasen para hablar a las 3 de la mañana. Asi que parece importante averiguar que hacía allí ese señor a las 3 de la mañana.

  23. entiendo a donde quieres llegar Salaya…. que pasaría si no se tratara de un asesinato, que tal si el socio capitalista había ido a esa hora con una persona para nosotros desconocida, ahora tratar de averiguar ¿ para qué estaban allí ? sigo: en un momento a el desconocido se le va a caeer la estantería, entonces Delgado corre ha´cia él y lo empuja, y la estantería finalmente cae sobre Delgado. después el desconocido sobreviviente escucha que se soltó la alarma, va a la parte principal, tira de un empujón los paneles para que nadie pueda entrar, y luego se termina marchando atemorizado, ya que la policía, si lo encuentra allí, jamás podrá creer su versión de los hechos, y terminaría sus días en prisión. en este supuesto la estantería sería la asesina, y el título del caso estaría más justificado…. es una opción que se me ocurre. y al interrogante de qué podía hacer allí Delgado, supongamos que no fue con un acompañante, sino con una acompañante…. si tomamos en cuenta el lugar a donde fueron podemos tener una clara idea de que hacía allí a esas horas. sin embargo he de admitir que no encuentro una respuesta a la pregunta que yo mismo he formulado.¿ alguien tiene otra idea ?

  24. Perdón, perdón, perdón, perdón, a la séptima potencia…. perdón también por el doble post. pero…. claro…. he sido tonto, como no lo ví antes, todoproblema sólo es problema porque no sabemos a donde mirar, es decir, el problema nunca es problema, nos da siempre todo lo que queremos o necesitamos,pero nos da tantas cosas juntas que muchas veces no sabemos hacia que parte del problema mirar…. perdón por la palabrería, pero como no se me ocurrióantes. había ceniza en la tienda, con un poco de achiz, no se bien a que se referirá ese término, pero si no recuerdo mal creo que se trata de una muypotente droga…. la furcia y el rufián estaban drogados cuando Salaya les hizo el interrogatorio, es tan claro como el agua, aún no tengo idea de quiénpuede ser el asesino, pero… lo que si puedo decir es esto: la amable pareja entró rompiendo el escaparate del local, luego el rufián rompió la cámarade seguridad, quizás estaban algo drogados y no se percataron del peligro que se cernía sobre ellos, se quedaron por allí un buen tiempo fumando sus cigarrillos,y quizás bebiendo cerveza, mientras rompían o tiraban cualquier cosa. quizás allí rompieron la botella que contenían las extrañas sustancias que encontróJnum, el punto es que en un momento pudieron oír el grito de Delgado cuando se le cayó la estantería encima, entonces el rufián atravesó la tienda hastala puerta del almacén, se apoyó con el pie, el informe de Jnum decía que el concubino estaba vestido con chaqqueta y botas militares, y el de Boniatusdecía que la huella hallada en la puerta pertenecía a un hombre, talla cuarenta y tres y calzaba con una bota. ! qué coincidencia ! luego apoyó la espaldasobre uno de los paneles de la tienda e hizo algo de fuerza, pero no pudo abrir la puerta, por la misma razón que no se abría bien cuando Jack fue a verla escena del crimen, las cajas del prono servían de tope, entonces los paneles se caen, hacia la parte delantera, empujando quizás a la meretriz, quiéntenía una botella de cerveza en la mano, y derrama un poco, luego el rufián se larga con la furcia y después, y sólo después llega la policía para encontrarsecon tan lindo escenario. me olvidé de aplicar el método, pero…. por las evidencias que hemos encontrado creo que esto podría ser un boceto de lo queaconteció, espero de verdad… que sirva de algo… perdón por la errata del comentario anterior´, Delgado, estuviera con quien estuviere, no estaba en calidad muy amistosa, por el evidente signo de peleahallado en la habitación, pero puede que por producto de esta pelea la estantería se hubiera movido y amenazara con caerse sobre el acompañante de Delgado,entonces puede que Delgado haya querido salvarlo, de esto se supondría que aunque estuvieran peleando no se odiaban a muerte, y cuando el socio capitalistaempuja a su acompañante se cae la estantería sobre Delgado. claro, no tengo pruebas para respaldar esta teoría… necesito urgentemente el informe de laautopsia, es aunque no lo queramos muy importante.ahora sí, espero que no se me ocurra nada cuando ya haya publicado esto y tenga que volver a escribir…. roguemos al Señor que no sea así, a propósito,creo que ya lo dije, pero… también creo que no todos lo leyeron, ! feliz Viernes Santo ! hasta luego

  25. Nicolás, esa es una posible reconstrucción de lo que pasó, pero a todos los efectos, indemostrable. El hachis es un derivado de la Marihuana, Nicolas.Aún no tenemos la autopsia, el forense de guardia es sumamente lento.En un par de días espero tener los resultados de esta.Un saludo, chicos, y buen trabajo.

  26. Buenas tardes compañeros.Zalaya, ¿podríamos preguntarle al sr. Inclán, si Delgado tanía llaves del negocio? Se me ocurre que podría utilizar el almacén para otro tipo de negocios o reuniones, y eso podría aclarar porque estaba a las 3 de la mañana en el almacén. De todas maneras no sabemos todavía la hora de la muerte hasta que no tengamos el informe de la autopsia… Sí ya sé que el forense es lento, y además en estas fechas festivas todo se ralentiza… si hasta nosotros estamos en cuadro!!!!!

  27. Buenas noches investigadores…Hago una parada en mi viaje para aclarar una duda que tuvo nicolás.La puerta se abre hacia dentro del almacen. En la explicacion del caso JAck nos indica que la puerta no se podia abrir del todo por que un par de cajas impedian la apertura. PErdon por no haberlo aclarado antes…Sigo viaje… Hasta el lunes…

  28. Hola compañeros, que largo se me ha hecho el fin de semana, pero me ha servido para formular algunas dudas e interrogantes que me han surgido: Salaya, pregúntalea nuestra hermosa parejita de palomas si recuerdan haber pasado a la trastienda, si oyeron algún ruido cuando estaban en la parte delantera, si ellos volcaronlos paneles, y maszo menos cuanto tiempo estuvieron después de haber roto la cámara.Jum, quiero que el forense le haga una prueba al cadáver para saber si consumía drogas, que compares la bota del rufián con la pisada hallada en la puertaque comunica al almacén, que veas si el par de huellas digitales que no has reconocido corresponden a Delgado, y…. no por ahora eso es todo. profesorBoniatus, como usted está de viaje no le pido nada, que disfrute de su viaje.ah…. ya sabía que de algo me olvidaba, que también comparen la huella del calzado de Inclán, y de Delgado con la encontrada en la puerta. además habríaque revisar los mensajes del móvil de Delgado, o en otro caso los mensajes de la contestadora del teléfono de su casa, preguntarle a la familia cualeseran sus costumbres, que pensaba hacer con el negocio, ¿ solía salir por las noches a dar una caminata ? ¿ cómo era en el día ordinario ? tenía algún enemigoo alguien que no quisiera verlo en pie ? si él moría, ¿ quién heredaría su fortuna ? es para ampliar el ramo de sospechosos, sigo pensando que, sólo siDelgado quería dejar de contribuir al sex shop, Inclán era el único con motivos para asesinarno. desde ya muchas gracias y espero que hayan pasado felicesPascuas, ya entramos en la época de pentecostés. Que tengan un buen día.P. S. se me estaba olvidando, se encontraron huellas de Delgado en la estantería que lo aplastó. y una última cosa que se me acaba de ocurrir, uno de los informes decía que el muerto tenía una herida en la cabeza y que la sangre estaba seca, no tengo la más remota idea de cual es el tiempo de coagulación de la sangre, tengo entendido que varía de acuerdo al individuo, pero creo que si la sangre estaba seca ya debía llevar muchas horas muerto…. quizás no murió en la tienda, pero sólo quizás…

  29. Tienes razon, Nicolás, con lo de la sangre. Espero tener mañana los resultados finales de la autopsia y confirmate este dato.Sherezade y Reebok, me han confirmado que el socio si tenía llaves, pero apenas se personaba en la tienda.La parejita no entró en la trastienda, pues la puerta estaba cerrada con llave. Creemos que le pegaron la patada para intentar abrirla, pero la cerradura estaba intacta, así que se limitaron a tirar estanterías y volcar cajas.

  30. Gracias Salaya, tengo que hacerte una pregunta muy urgente, cuando ustedes, es decir la policía, perdón me confundí, cuando la policía llegó a la escena del crimen, la puerta que daba al almacén estaba abierta o cerrada ? ya sé que cuando llegó Jack estaba abierta, pero puede que los policías le hayan pedido a Inclán que la abriera. la pregunta en sí es: ¿ cuando los policías llegaron, la puerta que daba a la tras tienda, estaba abierta o cerrada con llave ?y ahora que me pongo a pensar, se han preguntado porqué la pareja habría querido entrar al almacén, es decir, si querían hacer destrozos tenían toda la tienda para ellos, y si querían robar estaba todo a su alcance. por favor, pregúntale a alguno de los dos, el que esté menos…. si cuando estaban hallanando la tienda, si escucharon algún ruido en el almacén como de cajas o muebles caídos. y pregunta, si escucharon gritar a alguna persona del otro lado.saben hay algo que no me cierra, si suponemos que el Sr. Delgadon había muerto en otro lugar, ¿ por qué hay signos de pelea en el almacén ? pudieron haberlo matado en otra parte del almacén, pero…. ¿ por qué no hay manchas de sangre en la habitación ? hasta ahora tengo esto. un saludo.

  31. Cuando llegó la policia y el dueño empezó el inventario, la puerta estaba cerrada con llave. Al abrirla fué cuando encontraron el cadaver.Nicolas, la sangre coagulada y la posición del cadaver parecen indicar que la víctima no fué movida tras su muerte, pero esto es algo que espero nos aclare el informe de la autopsia que me han prometido para mañana.

  32. Hola, buenos días compañeros.

    Hay una cosa que no me cuadra de este caso. La alarma, la alarma se disparó cuando la parejita rompió el cristal de la tienda. Pero si Delgado ya estaba en el almacén, y las puertas del almacén estaban cerradas con llave cuando llegó la policia, eso significa que Delgado tuvo que entrar con sus llaves, o que alguién le abriera desde dentro, pero que también entró con sus llaves, por lo tanto tuvo que desconectar la alarma, pero cuando la parejita rompió el cristal, la alarma estaba conectada otra vez. ¿Eso no implicaría que Delgado ya estaba muerto antes de las 3 de la mañana? Y que su asesino tuvo tiempo de conectar la alarma otra vez antes de irse, por lo tanto sólo podía ser alguien que conociera la clave. Eso me lleva otra vez a Inclán. Si Delgado sólo iba por la tienda para tratar temas monetarios, no creo que resulta aventurado conjeturar que el tema a tratar era sobre dinero, quizás a Delagado ya no le interesaba seguir financiando el negocio o había descubierto algo no del todo claro en las cuentas.
    ¿Podemos preguntarle a Inclán quién llevaba la contabilidad del sex-shop?
    Y por cierto Zalaya, era yo quién preguntó si Delgado tenía llaves del negocio;P
    Bueno, sin el informe de la autopsia es todo lo que se me ocurre…

  33. Tienes razón, Jengibre, habías sido tu.
    Y te alegrará saber que tienes razón en otra cosa. Tengo el informe de la autopsia.
    La víctima no murió a las tres de la mañana, sino en torno a las siete de la tarde. También se confirma que no fué movido del sitio donde falleció.
    Ahora, veamos como encaja todo esto con el hecho de que todo estuviera cerrado con llave.

  34. Vaya, vaya. Veo que murió a las 7 de la tarde, eso significa que Delgado ya estaba muerto cuando Inclán cerró la tienda, por eso estaba todo cerrado y la alarma puesta. La pregunta es, ¿porque no se deshizo del cadáver? Creo recordar que la procesión de la Semana Santa pasaba por esa calle, por lo que estaba muy concurrida. Imposible deshacerse del cuerpo. Quizás por eso, cuando se dirigía a su coche esa noche y los vió, los provocó, para que intentaran algo y cargarles a ellos con el muerto (y nunca mejor dicho).
    La secuencia de los hechos sería más o menos así; a las 17h vemos aparecer a Delgado en la tienda, quiere hablar con Inclán, pero la tienda esta ocupada y vemos a Delgado salir, a las 19h según el forense, Delgado muere en el almacén de la tienda, pero no aparece en la cámara de vigilancia… Por lo tanto, y como sabemos que tenía llaves, tuvo que entrar por la puerta del almacén que da a la calle. Allí seguramente esperaría para hablar con Inclán, discutieron, y accidentalmente o intencionadamente la estantería cae sobre Delgado. Inclán se asusta, decide cerrar todo, la porcesión le impide llevarse el cuerpo, y cuando se dirige al coche se encuentra con la parejita, y decide aprovecharlo.
    Bueno, creo que esto es lo que pasó, ajustándome a los hechos que tenemos, pero sobretodo al hecho que sonara la alarma a las 3 de la mañana.
    Ufffff, espero haber sido clara, creo que al final me he liado un poco… 😉

  35. Me ha ganado Gengibre, iba a decir casi lo mismo, pero…. no, todo encaja, Inclán sale por la puerta trasera después de haber asesinado a Delgado…. ! fantástico !

  36. Jengibre, creo que ya lo tenemos!!!

    Tu explicación lo explica todo, voy a ir a hablar con Inclan, a ver que nos cuenta.

  37. Solo por aportar algo: yo habría querido echarle un ojo a los libros de contabilidad. Si el Sex-shop no daba dinero, y la víctima lo descubrió… puede ser la diferencia entre un homicidio premeditado o no.

    ¿Lo ha dicho alguien ya?

  38. Volví a entrar en La Caja del Porno (creo que no me acostumbraré jamás a ese nombre). Se acercaba la hora del cierre, así que el establecimiento estaba vacío. Solos Daniel Inclán y yo.
    Supuse que sería más elegante así.
    —Detective —me saludó—. ¿Han hecho algún descubrimiento?
    —Creo que sí, señor Inclán. Pero necesito repasar parte de su declaración con usted.
    —Claro, lo que sea. ¿Qué necesita?
    —¿Qué fue lo que le dijo exactamente a Chema Pascual y Yolanda Ferrán?
    —Que se apartasen y me dejasen pasar —titubeó.
    Noté el titubeo. Ese hombre ocultaba algo.
    —Me andaré sin rodeos, señor Inclán. Sabemos que su socio no murió a las tres de la mañana. Sabemos que el crimen tuvo lugar por la tarde.
    —¿Qué?
    —Ninguno de los agentes que se encontraron con usted aquí cuando saltó la alarma se fijó en si tuvo que abrir el almacén con llave. Pero la cámara le filmó cerrándolo. Lo que significa que nadie pudo entrar en ese almacén sin su llave. La cerradura no estaba forzada.
    —¿Qué? ¡No! ¡Ellos… ellos debieron de robarme la llave!
    —El forense ha fijado la hora de la muerte.
    —¡Pero eso es estúpido! ¿Por qué iba yo a matar a mi propio socio y dejarle en el almacén de mi propia tienda? ¡No tiene ningún sentido!
    Como respuesta, deposité sobre el mostrador un par de fotogramas que Jnum me había impreso de las grabaciones de seguridad. En ambos se veía la procesión de Semana Santa marchando frente al escaparate.
    —Demasiados testigos —respondí—. Y fue justo el día del desfile de la policía… Imposible sacar el cuerpo de aquí.
    Se quedó completamente paralizado de horror. Su rostro parecía una máscara de cera.
    —La policía ya viene hacia aquí. Y hacia su casa. Algunos de nuestros hombres están esperando fuera, por si acaso. Pero aunque no fuese así, yo no le recomendaría intentar escapar.
    —¿Por qué? —gimió.
    —Porque no es usted un asesino. Fue un accidente. ¿Me equivoco?
    —¿Cómo…?
    —Digamos que se me da bien la gente. Es mi trabajo. Y una estantería no es un arma homicida muy común. Las huellas en el polvo del suelo indican que le empujó hacia ella; no creo que supiera que se le iba a caer encima.
    Se apoyó en la pared para no desplomarse. En sus ojos pude ver que estaba dispuesto a contármelo todo.
    —Yo no quería —balbució—. Israel vino esa tarde, pero le pedí que volviese después del cierre para hablar en privado. Entró directamente por la puerta de atrás, por la trastienda. Estuvimos hablando, y me dijo… Me dijo que pensaba dejar de meter dinero en este negocio. Que le daba asco, que se había hartado de verse involucrado en un sex-shop. Los ingresos me bastan para cubrir la compra de nueva mercancía, pero no llegan para pagar también el local y los permisos. Si Israel se retiraba…
    —Usted perdería su negocio.
    —No tengo nada más. Me puse nervioso, me enfadé con él, y le empujé. Más fuerte de lo que yo mismo pensaba. Lo siguiente que supe es que se le había volcado la estantería encima, le salía mucha sangre, y yo… Me entró el pánico. No podía contárselo a la policía, no podía pedir una ambulancia, porque iría a la cárcel. Así que me fui.
    —¿Y cómo encajan Chema Pascual y Yolanda Ferrán en la historia?
    —Yo quería sacar a Israel de aquí, pero… como ya sabe, no pude. Pensé hacerlo por la mañana temprano. Y entonces me crucé con ellos por el camino… Son delincuentes, ¿sabe? Son ladrones y yonkis. Siempre se están metiendo en líos, y siempre le han tenido ganas a mi tienda. Así que pensé en provocarlos. Sólo para ver si cumplían, porque si me reventaban la tienda como siempre me decían la policía podía pensar que habían sido ellos.
    Las sirenas de fondo, cada vez más cerca, me indicaron que se nos había acabado el tiempo. Quise dedicar unas últimas palabras al homicida. Quise decirle que, si hubiese acudido a la policía desde el principio, todo habría quedado en un accidente; que inculpar a dos inocentes (inocentes de esta muerte, al menos) y dificultar una investigación por homicidio le pondría las cosas difíciles en el juicio. Pero sabía que él mismo se daría cuenta… y me pareció que ya tendría suficiente castigo con tener que vivir con eso.

  39. Señores, CASO CERRADO.
    En seis días, no está nada mal. Ahora, que empiecen las celebraciones, la primera ronda corre de mi cuenta.

    Por cierto Mauser, ahora que leo tu pregunta: Los libros de contabilidad no revelaban nada anómalo, pues el socia aún no había dejado de invertir.

    ¿Donde está el Grog?

  40. bueno…. no me equivoqué del todo, desde el principio apunte a Inclán como principal sospechoso. pero aún así, felicidades Gengibre. apropósito, yo no bebo, es por…. porque…. no se me da el alcohol….. ni el grog….. soy abstemio.
    Muy bien Nícolas, como eres abstemio te echamos de una patada de la sociedad del misterio. XD
    me encantó participar en el caso, para cuando el próximo? es broma, también es broma. no tomaré grog, pero si nuestro amable profesor Boniatus ha llegado de sus vacaciones….. ¿ le importaría preparar café con crema y canela ? eso si, que la crema esté bien espumosa, y con doble azúcar.
    no hay nada como terminar la semana santa, cerrar un caso y festejar con buenos amigos. pero…. creo que algo me decía dentro de mí que no habían tirado la estantería a propósito, era la disposición de las huellas…. pero no importa, a celebrar. alguien se ha dado cuenta que desde el caso de la fiesta y el zorro este es el caso que la sociedad soluciona en menor cantidad de tiempo? ! urra !
    Salaya felicidades, has dirigido la investigación de maravillas, y apuesto a que resolvíamos el caso en cuatro días si hubieraamos contado con Irene, y si el caso hubiera entrado el Lunes. insisto, ¿ para cuando el nuevo caso ?
    es broma,es broma.

  41. Lastima que no haya podido hacer mucho. Solo una pregunta (Odio haber estado tan liado). Espero poder ayudar mas en el proximo caso 😉

  42. Hola, buenos días compañeros.

    ¡¡Qué bien, caso cerrado!! Nada mejor para quitarnos el mal sabor de boca que nos dejó el caso anterior. Y en sólo seis días… no está mal.

    Por cierto ¿dónde hacemos la fiesta esta vez? Lo suyo sería hacerlo en el almacén del sex-shop ¿no?

    Enhorabuena Zalaya, lo has hecho genial, Jack puede marcharse tranquilo de vacaciones, que la sociedad sigue funcionando maravillosamente…

    Y ya que la primera ronda corre por cuenta de Zalaya, la segunda corre de mi cuenta…
    Profesor,sí ya ha vuelto de su viaje ¿le importaría preparar ese magnífico café al jengibre? Y un barril de amontillado sería bien recibido…

    Saludos

  43. Chicos felicidades, madre mía, entre Nicolás y Jengibre, caso resuelto!!, hey, dejad algo pa los demas. jajaja. ^^.
    Un brindis por lo que han trabajado para dejarlo todo claro!!! Jiji. Saludos y bexitos!

  44. Hola Ceres.

    Bueno, particularmente creo que lo mío ha sido una afortunada combianción de suerte, de demasiado tiempo libre y demasiada inactividad. Es más fácil pensar en los detalles, si no puedes moverte del sofá y lo único que puedes ejercitar son las “pequeñas células grises”. Pero creo que es merito de todo el equipo. Cómo en el fútbol. ;P

  45. Ahora entiendo porqué Jack tarda en entregar las condecraciones… Creedme, cuesta.

    Mientras tanto, he hablado con Arjona y nos desprecinta la caja de Porno para hacer la celebración. Dice que estaba pensando en esto desde que nes metió en el caso y que probablemente se pase por allí a tomarse una copa con nosotros.

    Nicolás, te digo lo mismo que a Reebok en su día. Lo peor del Grog no es el alcohol, sino todo lo demás.

    ¡A disfrutar!

  46. bueno…. tengo que decir unas cosas, gracias Ceres por tu bienvenida. excelente trabajo Salaya. insisto, este ha sido el caso más corto de la sociedad del misterio, por lo menos de los archivos que he leído. por cierto, ¿ donde dijeron que íbamos a hacer la celebración ? es para no tener que ir preguntando por la calle, tiendo a perderme, sobre todo en un país que está para mí, cruzando el Atlántico.
    en cuanto al grog…. no sé, sólo con una condición, prometen que en vez de tener una ambulancia en la entrada tengan como tres o cuatro, ah…. y un resucitador. mejor, que me quede con el café y con una gaseosa de limón. si lo sé, suena medio raro, quizás ustedes le digan de otra manera, pero en sí es la gaseosa de nombre: Seven Up. es la única que puedo pasar, sino limonada. y Ceres, yo casi no he participado, sólo he hablado y hablado… a propósito, Salaya, casi me olvido, yo, al igual que Reebok, soy menor de edad….

  47. Ya regresado del viaje… y el caso resuelto. Felicidades Jengibre. Cafe para ella y Nicolas. Yo creo que me dedicare a la bañera de grog… Espero que nadie haya caido aun…

    El barril de amontillado lo trae Rasoduque.

  48. ¿Amontillado? Esto parece un trabajo para el Dr. Rasudoque. Dejalo en mis manos.

    Por otra parte, parece que llego tarde de nuevo. Será la proxima.

    Es curioso, siempre llego a tiempo para la celebración. ¿Por que será? (ahora que lo pienso a Boniatus támbien le sucede, ummm)

  49. ¡¡¡¡¡Bien!!!!!!! ya tenemos el grog, café al jengibre y ahora gracias a Raudoque un barril de amontillado….
    Y sí, veo que tanto usted querido Doctor como Boniatus tienen un particular sentido para llegar justo a tiempo de la fiesta, y además esta promete ser la mejor de todas… Bañera de grog y en un lugar llamado La caja del porno; es el lugar más apropiado para una celebración de nuestra Sociedad ¿no creen?
    Nícolas, no te preocupes, Jack tampoco bebe alcohol… verás como con el café de Boniatus tienes suficiente, te aseguro que es una experiencia única, reconocida incluso por nuestro archienemigo…
    Nos vemos en la fiesta, aunque tenga que arrastrar yo misma mi sillón orejero hasta allí….
    Besitos.

  50. ¡Bueno! Por fin tengo acceso a Internet, así que a ver si os puedo echar una mano con el ca…

    ¿eh? ¿Cómo? ¿¿CERRADO??

    Desde luego no se os puede dejar solos… Me habreis guardado algo de porno, al menos, ¿no? 😛

    ¡Buen trabajo, equipo! Hacía tiempo que no os veía cerrar un caso en tan pocas conjeturas. Y buen trabajo, Zalaya… sabía que dejaba la Sociedad del Misterio en buenas manos 😉

    A ver cuándo podemos tener esas condecoraciones (qué, pa una vez que me puedo quejar yo voy a aprovecharme, ¿no? XD). ¡Un saludo de parte de Sata!

  51. En fin, compañeros, se que muchos estaréis ansiosos por recibir las condecoraciones, y tengo que pediros perdón por la tardanza, pero tuve un viaje imprevisto. Vamos a ello:

    Investigador Reebok: Primer golpe. Uno de nuestros más recientes compañeros Hizo la primera aportación a este TAN INTERESANTE caso.

    Investigadores Nicolás y Jengibre: Sobre la pista. Nuestra más actual incorporación ha sido de los que más de cerca ha seguido la investigación en todo momento, y descubriendo algunos de los detalles más importantes, como el hecho de la puerta cerrada y

    Investigador Nicolás: Pistas clave. En este caso, el hecho de que la puerta del almacén estuviera cerrada con llave era determinante para exculpar a los drogatas y hacer que todo apuntara al socio.
    Investigadora Jengibre: Caso cerrado. Nuestra querida compañera se dio cuenta de que si la puerta estaba cerrada, el único que podía haberlo matado a las 7 de la tarde y cerrado la puerta después, era su socio. Y también comprendió que, si no se había deshecho del cadáver, debía ser por la procesión de semana santa de la policía. Hasta nos hizo una reconstrucción temporal de los hechos.

    A continuación, y como siempre, las condecoraciones especiales.
    Investigadores Mauser Still y Parmanceda: ¡CUCU! Como ya sabéis, se otorga esta condecoración a quien entra en la investigación una vez, saluda, y luego no vuelve a aparecer. En este caso, Mauser llegó apenas unos minutos antes de que resolviéramos finalmente el caso, pero eso no quita valía a su aportación.

    investigadores Ceres, Nicolás, Jengible, Reebok: ¿Dónde está Wally? Quien más quien menos, todos preguntamos sobre el curioso nombre del establecimiento, y nos llevamos un souvenir de este caso. Porque algunas pruebas deben ser analizadas en profundidad todavía, ¿no? Jack Rabbit está de acuerdo conmigo.

    Otra vez, pido perdon por la tardanza… Queda algo de Grog, o hay que comprar más tinte rojo?

  52. lo dije antes y lo repito, semana santa, caso cerrado, aprobé y avancé a cuartto año, en tres días cumpliré quince años, este ha sido el mejor mes de toda mi vida…. y gracias por las condecoraciones Salaya, no me las merezco, y…. creo que sí, queda algo de grog, yo no bebí nada, me la pasé leyendo…. y bebiendo café, así que estuve más despierto que lemur al que le han cambiado el día por noche, así que la parte de grog que me correspondía está intacta….. !eh….! quién se llevó la jarra de titaneo que contenía el grog? bueno…. Salaya creo que deberás conformarte con el viejo dicho que dice: “el que se fue a Cebilla, perdió la silla.”
    bueno…. ahora sí ya ha pasado este caso, tengo una semana libre, estoy tranquilo y relajado….. para cuando el nuevo caso? ahora no es broma, estoy comenzando a sentir otra vez la inactividad mental. vamos cualquier cosa, un acertijo, otro archivo de Watson, el robo de un collar de perlas falsas…. lo que sea para salir de este aburrimiento, un cifrado criptográfico, algo…. por favor.

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s