Archivo mensual: enero 2009

LA ACADEMIA DEL MISTERIO – Lección 00003: Verdades ocultas

Bienvenidos una vez más a la Academia del Misterio. Lo sé, lo sé, después de las vacaciones de Navidad siempre es un engorro volver a clase, pero tengo la esperanza de que la lección de hoy os resulte, cuanto menos, curiosa.

Hoy hablaremos de las verdades ocultas. De buenas a primeras puede parecer que no os estoy contando nada nuevo. A fin de cuentas, esto es la Sociedad del Misterio; siempre hay alguien intentando ocultar la verdad por algún motivo, y siempre es esa verdad la que tenemos que encontrar. Para ello, como bien sabéis, nos dedicamos a buscar las incoherencias en los hechos y las declaraciones, para de esa forma dar con una solución a nuestras interrogantes.

El problema, no obstante, viene cuando las respuestas que obtenemos no parecen coincidir con nuestras preguntas.

¿Cuántas veces una prueba nos ha llevado a lo que parecía ser un callejón sin salida? ¿Y cuántas veces la verdad estaba oculta precisamente en la falta de soluciones? El primer paso en una buena investigación es trabajar con las pruebas de que se disponen y ponerlas todas en relación con los hechos; pero a veces, cuando este camino no da el resultado que esperamos, hay que ver las pruebas que no encajan por sí solas, en su propio contexto, para dar finalmente con el dato que se nos oculta.

Nuevamente, todo consiste en encontrar la incoherencia. Pero ya no sólo hablamos de incoherencias en hechos y declaraciones, de un dato útil que no encaja con lo demás; hablamos de datos que sabemos que deberían ser útiles, pero que sin embargo no parecen conducir a nada. A veces, algo que parece un detalle trivial por su falta de utilidad aparente resulta ser la clave. Valga como ejemplo holmesiano, que sabéis que siempre debe haber uno, el caso de Estrella de Plata.

Os pongo en situación: el caballo campeón de los establos del coronel Ross ha desaparecido poco antes de la siguiente carrera de la Copa Wessex, en la que era favorito, y su entrenador ha sido asesinado. La noche de la desaparición, un hombre se presentó en el establo con la intención de obtener, mediante sobornos, información sobre los caballos para jugar con ventaja en las carreras. El mozo de cuadras lo ahuyentó soltándole al feroz perro guardián e informó al entrenador, quien quedó bastante afectado; cuatro horas después, el entrenador se vistió y dijo que iba a ver si los caballos estaban bien. Seis horas después, no había rastro alguno de ninguno de los dos, y los dos mozos de cuadras que dormían en el establo no habían visto ni oído nada que los sobresaltase (uno de ellos, al que intentaron sobornar, había sido drogado). Poco después se encontró el cuerpo del entrenador, y ni rastro del caballo.

Os ahorraré más detalles, los que no hayáis leido ese caso aún podéis disfrutarlo, pero nos interesa el comentario que hace Holmes al coronel Ross tras varios interrogatorios e indagaciones:

-¿Existe algún otro detalle acerca del cual desearía usted llamar mi atención?
-Sí, acerca del incidente curioso del perro aquella noche.
-El perro no intervino para nada.
-Ese es precisamente el incidente curioso -dijo como comentario Sherlock Holmes.

Habéis visto que del perro sólo se menciona que el mozo de cuadras lo azuzó contra el apostador. No se ha dicho absolutamente nada más, así que se podría decir que se trata de un callejón sin salida. Sin embargo Holmes se da cuenta de lo que significa ese silencio: un feroz perro guardián, alerta ante la llegada de cualquier extraño… ¿no ladró cuando alguien se llevó a Estrella de Plata? Eso significaba que el ladrón tenía que ser alguien de la casa… y no diré más, si queréis saber quién fue os recomiendo que disfrutéis de la lectura de este relato.

Nuestro ejemplo más reciente lo hemos tenido en este último caso, en el que el ADN encontrado en el cuchillo había sido dispuesto únicamente para despistarnos. Un callejón sin salida, una contaminación de muestras de personas desconocidas y no implicadas en el caso. Por sí mismo ese ADN no nos servía de nada, no nos conduciría hasta el asesino; pero si pensamos en que quien “limpiara” el cuchillo en un aseo público tendría por lógica que haber entrado en uno de su mismo sexo, la verdad empieza a salir a la luz. Como veis, a veces tenemos más datos de los que creemos tener. Un silencio, una negación, una pista falsa oculta la verdadera solución.

Supongo que no está de más que nos entrenemos un poco a encontrar en los callejones sin salida una posible solución. Para lo cual viene estupendamente el siguiente ejercicio práctico. Esta vez debo decir que podéis encontrar este ejercicio por internet, igual que lo he hecho yo… así que sed honestos y no lo hagáis. Normalmente no me gusta recurrir a acertijos ya existentes, al menos no sin modificarlos, pero este me parece demasiado bueno y demasiado adecuado a nuestra lección como para dejarlo pasar. Si queréis un callejón sin salida del que poder salir, no creo que encontréis uno mejor que éste… los que no lo conozcáis intentadlo, que os juro que tiene solución:

Una mujer es 21 años mayor que su hijo. Dentro de 6 años, el niño será 5 veces menor que ella.

¿DÓNDE ESTÁ EL PADRE?

Anuncios

33 comentarios

Archivado bajo Academia, callejón sin salida, verdad oculta