Caso nº 00017: ESCALERA AL CIELO (Segunda parte) (CERRADO)

Johann Radenauer era un hombre muy conocido y renombrado en determinados círculos, aunque menos cuanto más nos alejábamos de su Dusseldorf natal. Aunque su reputación había llegado al extremo de lo dudoso en varias ocasiones, y aunque se le conocía por sus pocos escrúpulos en sus métodos y a la hora de escoger clientes, seguía siendo considerado uno de los mejores detectives privados del mundo, y sin lugar a dudas el más caro de Alemania. El hecho de que ahora descansase en el depósito de cadáveres de nuestra ciudad no hacía sino complicar lo que prometía ser un caso sencillo.

En el momento de su muerte llevaba casos para tres clientes distintos, ninguno de ellos español. Por desgracia, y aunque los nombres de sus clientes eran conocidos, en su oficina no quedaba constancia alguna de la naturaleza de sus investigaciones. Según había informado su secretario, Radenauer solía tomar notas de sus progresos en una libreta de la que nunca se separaba, y no era hasta que el caso estaba cerrado que pasaba estos datos a su ordenador. Al parecer ya había sufrido el ataque de un hacker una vez y no había vuelto a confiar en las máquinas durante una investigación en curso.

La policía alemana estaba investigando a los clientes, intentando averiguar cuál era el motivo de sus tratos con Radenauer. Pero todos sus clientes eran hombres ricos y poderosos, con ejércitos de abogados dispuestos a litigar hasta la muerte para defender su privacidad. Dos de ellos estaban bajo sospecha de serias actividades criminales, pero la policía llevaba siguiéndoles el rastro durante años sin conseguir encontrar nada sólido. No, si queríamos descubrir quién le había asesinado tendríamos que trabajar desde el final en lugar de confiar en el principio.

Hasta ahora trabajábamos para el injustamente detenido padre Froilán, y nuestro cometido era demostrar su inocencia. Pero ahora era el propio inspector Garcete quien nos pedía ayuda. Ahora, todos nuestros esfuerzos estaban puestos en cazar al asesino.

El padre Piña esbozó una media sonrisa cuando me recibió en la iglesia. Supongo que para él aquello debía ser como su oportunidad para enfrentarse a Satanás en un combate de boxeo. Por fin el investigador jefe en persona. Me apresuré a dejarle claro que colaborábamos con la policía y que nuestra única intención era desenmascarar al asesino que había mancillado su parroquia.
Huelga decir que eso no le hizo mostrarse más cooperativo.

—Si el asesino fuese alguno de los pecadores de mi rebaño, tenga por seguro que yo lo descubriría y lo entregaría —protestó—. Su presencia aquí sólo sirve para perturbar una vez más la paz de la casa de Dios.
—El cuerpo apareció en la escalinata de su parroquia, padre Piña —repliqué, haciendo un esfuerzo sobrehumano para no decir su apellido en plural—. Es normal que la investigación tenga que pasar por aquí. Y las pruebas, como ya sabrá, apuntan a que alguien trató de escapar pasando por encima de su gallinero.
—¿Y el otro investigador? —dijo con una mueca de desprecio—. El profesor algo, no me acuerdo, se comía pero no me acuerdo de lo que era…
—Siguiendo otra pista, padre. Como verá, no todo nuestro trabajo implica molestarle a usted. ¿Dónde está el padre Froilán? Tenemos algunas preguntas que hacerle.
—No ha tenido suerte. Acaba de salir a visitar a una familia de feligreses enfermos.
—Zalaya, nos vendría bien su testimonio —dije a nuestro nuevo jefe de departamento—. A ver si todavía lo alcanzas. Tomaré nota de todo lo que se hable y te lo pasaré en la oficina.

Con un gesto de despedida, Zalaya salió a la caza del sacristán. Piña y yo nos quedamos a solas.

—¿Qué tal ha salido el mercadillo? —pregunté, para tratar de limar asperezas.
—Todo vendido, hemos obtenido una buena recaudación —replicó con un gesto de incomodidad al ver a la policía ir al patio trasero y volver con tablas en las manos—. Al final la mitad de las pertenencias han vuelto a sus legítimos dueños, que han pagado para recuperarlas… pero en fin, supongo que el padre Froilán acertó, que de esta forma el rebaño se mostraría más dispuesto a hacer donaciones.

Anoté lo dicho, tal y como le había prometido a Zalaya, incluyendo el detalle de que Piña hubiera tenido cuidado de no decir “El padre Froilán tenía razón”.

—¿Qué saben del asesinato? —preguntó finalmente sin tapujos.
—No puedo responder a su pregunta.
—¿Quieren mi ayuda o no?
—Queremos su cooperación, padre Piña. Pero no podemos compartir con usted información confidencial de una investigación en curso. Seguro que un hombre de su posición lo comprenderá.

Sabíamos cosas nuevas, por supuesto. Sabíamos que el arma homicida, un cuchillo de hoja ancha y plana, había perdido la punta en el interior del cuerpo. Sabíamos que la víctima había llegado a España cuatro días antes de su muerte. Pero no íbamos a compartir esa información, y menos con Piña… porque también sabíamos que Radenauer había alquilado un apartamento con vistas a la iglesia. Un apartamento desde el que vigilaba a alguien que frecuentaba San Conrado. Un apartamento que Boniatus se estaba encargando de peinar.

—Está bien —gruñó con un gesto de disconformidad—. ¿Qué debo hacer para que se vayan pronto de aquí?
—Proporcionarnos una lista de sus feligreses y de las personas que ayudaban en la iglesia, poniendo especial hincapié en quién estuvo aquí en los siete días anteriores al asesinato; permitirnos entrar y tomar lo que necesitemos para nuestra investigación, sabiendo que le devolveremos todo aquello que no sea una prueba del caso; y ayudaría que estuviera dispuesto a hacer una declaración.
—¿Qué quiere saber?
—Dice que no conocía a la víctima. ¿Aún lo piensa?
—Naturalmente, si no lo conocí en vida mucho menos ahora.
—¿No oyó nada en el momento del crimen?
—Mi despacho está lejos de la puerta principal. Aparte de que no oigo demasiado bien.
—¿Qué estuvo haciendo en su despacho aquella noche?
—Preparar mi sermón del día siguiente.
—¿Podría demostrarlo?
—¡Soy un hombre de Dios, por todos los santos! —tronó perdiendo la paciencia—. ¡No tengo que demostrar mi inocencia ante semejante atrocidad!
—Sin embargo tampoco veía necesario demostrar que su sacristán era culpable —respondí, y me arrepentí en el mismo momento en que lo dije.
—El padre Froilán carece de disciplina, y tengo serias dudas sobre su vocación.
—¿Basadas en qué?
—¡En su excesiva indulgencia hacia el pecado! ¡Si por ese hombre fuera, en el Reino de los Cielos entraría cualquiera!

Anoté todo esto y decidí no explotar más esta vía. Estaba claro que aquél era un tema en el que el padre Piña no atendería a razones.

—Le confeccionaré esa lista, ya que así me lo pide —gruñó—. Y la policía puede retirar de mi iglesia lo que necesite, si me prometen que luego nos será devuelto. Ahora, detective, buenas tardes y disculpe.

Se dio la vuelta y volvió a ocuparse de vigilar que la policía no causaba ningún estropicio irreparable. No íbamos a sacar nada más de él… aunque en realidad tampoco podía decir que esperase sacarle tanto.

Di una vuelta por San Conrado. No espero llegar al nivel de Boniatus en su propio campo, sólo intentaba encontrar rastros de sangre medianamente evidentes, medianamente ocultos. Por supuesto no tuve suerte. Sabíamos que el asesino apuñaló a Radenauer en la escalinata, entró en la iglesia y escapó por el gallinero. Pero no teníamos nada más. Ni un arma, ni ADN, ni un rastro de sangre. Habíamos hecho nuevos descubrimientos… pero seguíamos estando en el mismo punto.

Anuncios

119 comentarios

Archivado bajo arma blanca, asesinato, detective, Iglesia, internacional, una caja de porno

119 Respuestas a “Caso nº 00017: ESCALERA AL CIELO (Segunda parte) (CERRADO)

  1. Volvemos al trabajo, equipo. Esta vez, tened en cuenta que trabajamos con más hechos de los que os he relatado y de los que nuestros jefes de departamento nos comunicarán en cuanto terminen sus informes. Toda la información que obtuviéramos en el caso anterior tiene validez en éste. Así que no dudéis en volver sobre vuestros pasos, en repasar vuestras notas anteriores, para dar con el asesino.

  2. Madre mía.Un detective alemán vigilando la parroquia, el padre Piña hablando con Jack sin que se abra la tierra y surjan llamas y suenen trompetas…Y el único sospechoso que tenemos por ahora, sin contar a los magnates extranjeros, resulta ser el exculpado Padre Froilán…Este caso promete 🙂

  3. Jack, si no recuerdo mal, la víctima tenía arrancado el bolsillo de la chaqueta. Se me ocurre que, quien le matara, se quisiera llevar la libretita donde anotaba todas sus investigaciones y que, en el forcejeo y con las prisas, se rompiera el bolsillo donde la guardaba. Esto indicaría que el crimen no fue casual, que el asesino conocía a la víctima.Otra cosa a tener en cuenta es el hecho de que llevara la chaqueta del mercadillo. Si era un detective tan bien pagado, no le haría falta una chaqueta de la benefencia. Seguramente fingió ser un vagabundo para acercarse a la iglesia o al mercadillo. En uno de estos sitios debe haber (o había) algo que el detective buscaba, por eso tenía un apartamento con vistas a la iglesia, para vigilarla.Ya sé que a falta de pruebas, esto no son más que conjeturas, pero creo que el razonamiento el suficientemente lógico como para seguir investigando en esta vía.

  4. Bienvenidos a la investigación, Parmacenda y Jnum. A este último… sí, tu razonamiento suena bien, desde luego. Pero ya sabes cómo va esto, mientras no encontremos nada que lo respalde de poco nos sirve. Con todo suena bien, a mí desde luego me convence.

  5. Nuestros nuevos descubrimientos le habían dado la vuelta a la investigación. Ahora sabíamos que la elección de la iglesia de San Conrado como escenario no había sido casual. La víctima había estado observando la iglesia. Y eso significaba que, si descubríamos qué era lo que miraba, estaríamos un paso más cerca del asesino.Por esa razón necesitábamos a alguien que se hubiera fijado en los feligreses. A alguien que los conociera, que los escuchara. Y claro, algo nos decía que ese alguien no iba a ser el padre Piña. Por suerte, el padre Froilán nos debía un favor… a mi y al Extraño Desconocido más que a nadie en toda la Sociedad del Misterio.Me costó alcanzar al Padre Froilán más de lo que pensaba, estaba en forma.—¡Padre Froilán! —le llamé cuando le distinguí al final de la calle.El sacristán me vio y me sonrió. Decidió esperar a que le diera alcance. Le expliqué que le habíamos ido a buscar a la iglesia, pero que nos habían notificado que acababa de salir.—Efectivamente, Isidro Garrón y sus hermanos enfermaron ayer, y como viven solos aquí y sus padres no pueden venir a cuidarlos hasta mañana, voy a acercarme a ver en qué puedo ayudar.—La verdad es que quería hablarle más o menos de eso. A ver, no de los Garrón expresamente, no los conozco de nada, sino de los feligreses de su parroquia. ¿Ha observado en alguno de ellos un comportamiento extraño?—Bueno, la señorita de León ha dejado de venir, pero ya me comentaron que ha renunciado a sus tareas en la iglesia por el tema de su divorcio…—¿Sabía usted algo de eso?—No, la verdad. La confesaba yo, pero nunca me lo contó. Yo sabía que había algo en su pasado que la atormentaba, pero era ella quien me lo tenía que contar.—Así que sabía que ella le ocultaba algo.—Por supuesto.—¿Le dijo alguna vez que podía contárselo?—Casi en cada confesión. Pero como ya le digo, eso depende de ella. No puedo obligar a alguien a confesarse y arrepentirse, yo sólo soy un guía espiritual. La gente tiene que elegir el buen camino por sí misma. ¿Me entiende?—Sí, creo que sí. ¿Le pasaba esto con algún otro feligrés?—Por supuesto.—¿Le importaría proporcionarme los nombres de aquellos que le ocultaran algo?Eso le hizo mostrarse reticente.—Supongo que entenderá que el secreto de confesión…—No le pido que lo traicione, padre. Sólo le pido nombres, no confesiones. Digo más, la información que le pido no está sujeta al secreto de confesión, en tanto que hablamos de cosas que aún no han confesadas.Sonrió.—Bien pensado. En realidad sólo son dos: Joaquín Anguita, con quien creo que ya han hablado, y nuestro convaleciente señor Garrón.—Tenemos entendido que el señor Anguita dudaba sobre si seguir con su esposa… oh, tranquilo, nos lo ha dicho él mismo. ¿Era eso lo que le ocultaba, o sintió usted que había algo más?—Bien, esa pregunta es un poco especulativa. Verá, no he vuelto a confesarle desde el día del asesinato, que fue cuando me dijo lo de su mujer; así que no he podido comprobar si aún me oculta algo.—¿Algún otro comportamiento extraño?—No, creo que no. Bueno, a ver, les he visto más nerviosos ahora que he vuelto, pero con un asesinato en la escalinata de la iglesia, hasta la irritabilidad del padre Piña es normal.—¿No suele ser irritable?—Sí, bueno, me refiero a que ahora lo está más que antes. Creo que aún no se fía de que yo sea inocente, ¿sabe? Ah, hemos llegado.Entramos en el edificio de apartamentos y cogimos el ascensor hasta la tercera planta. Allí, el padre Froilán llamó al apartamento B. Abrió un hombre de aspecto macilento y enfermizo, que le agradeció enormemente su visita. El sacristán me presentó como uno de los investigadores privados que le había sacado de los calabozos.—Menos mal que ha venido, padre —dijo el enfermo—. Ramiro se ha puesto aún peor. No para de vomitar.—¿Ha venido ya un médico?—Sí, dice que es una gastritis, nos ha puesto a dieta de sopa de pescado y nos ha mandado reposo, dice que si en dos días hemos mejorado nos podrá mandar una medicación…El sacerdote acompañó al enfermo al salón, donde esperaban sus dos hermanos, y me pidió que fuera a la cocina a por un poco de agua y limón. Aquello se salía un poco de mis competencias, pero qué diablos, si podía ayudar, todo sea para granjearme su confianza.No me costó mucho trabajo encontrar una jarra para el agua, y los limones estaban en la nevera. Encontré un cuchillo de cocina y pensé en partir los limones para poder sacarles el jugo. Pero claro, olía a pescado de haber sido utilizado para la sopa, así que decidí fregarlo.Entonces fue cuando ví la punta.—Disculpen —dije asomándome por la puerta del salón—, hola, no quiero molestar… ¿puedo preguntarles de dónde han sacado este cuchillo?—Lo compramos en el mercadillo benéfico —explicó Isidro Garrón—. Bueno, ya era nuestro, lo donamos y luego lo volvimos a comprar.Le agradecí su respuesta y volvía la cocina. Inmediatamente llamé por teléfono a Boniatus y a Jnum. La autopsia decía que la herida se había causado con un cuchillo de hoja ancha y plana y que la punta se había roto y encontrado en el interior de la víctima. Ese cuchillo de cocina encajaba con la descripción.

  6. Hola a todos!! Caso nuevo! Y con muy buena pinta ^^Jack, a mí me sigue extrañando cómo se hizo con la chaqueta… más que nada porque la última constancia de ella es que estaba en la sacristía con el resto de las cosas que iban a ser donadas, y nadie recuerda habérsela dado…Pudo ser (y aquí etsoy teorizando) que nuestro detective entrara a investigar algo, oyera venir a alguien (por ejemplo, a su asesino) y cogiera la chaqueta para camuflarse. Si alguien le hubiera pillado, siempre podía hacerse pasar por un pobre que pidiera ayuda…

  7. Bienvenidos, Zalaya y Scherezade. A esta última, no es una mala teoría, pero… no recuerdo si Boniatus nos dijo algo de que el despacho donde se guardaban las donaciones para el mercadillo estaba cerrado con llave. Habría que verificarlo.Zalaya… ¿el arma del crimen? ¿Ya? Boniatus, si vas para allá, cuéntanos lo que encuentres!

  8. El arma del crimen, la chaqueta…Hay varias cosas que apuntan al cuarto donde se guardaban las donaciones. Y hay un punto muy importante, que complica las cosas.Si realmente el arma del crimen es el cuchillo que ha encontrado ZalayA, quiere decir que el asesino <>volvió al cuarto de donaciones a dejar el arma<>. Es decir, no se trata sólo de alguien que tuviera una oportunidad de acceder al cuarto, y que aprovechase para hacerse con el cuchillo, sino que ha podido acceder varias veces.Eso, o los Garrión son tan inocentes como para permitir que un investigador de la talla de ZalayA entre en su cocina donde tienen un arma…Boniatus, Jnum (no sé a quien dirigirme) necesitamos confirmar cuanto antes si es en verdad el arma homicida, y en ese caso pedirle al Padre Piña que nos diga si alguien le ayudó en la venta de las donaciones, o en los preparativos…

  9. Puf, dos dias de guardia esperando a que llegara la info sobre el alemán, y en cuanto me descuido con otro caso…(nada serio, he ocupado el tiempo buscando detalles sobre el asesinato del general Prim: he deducido la forma en la que fue emboscado, el punto exacto, las armas utilizadas y creo que un indicio de que el general Serrano pudo efectivamente estar metido: os lo contaré un dia de estos)Volviendo a nuestro caso:Efectivamente, el asesino contaba con amplio acceso al cuarto de las donaciones. Y si esa es el arma, tuvo tiempo hasta de limpiarla. El gallinero aún no encaja en mi teoría, pero a ver:ZALAYASi no me equivoco, la señora Leon todavía tenía la llave cuando se produjo el asesinato ¿cierto? Creo que sería conveniente enterarse de la identidad de su Ex-marido y/o interrogarle sobre la respetable señora. También habría que preguntarle a ella sobre la llave: como la guardaba, si la perdió de vista en algún momento, etc. JNUM (o Boniatus, ahora me he perdido yo)¿Buscamos ya huellas en la puerta del almacén? Habría que comprobar si el muerto pudo haber tocado la puerta para entrar o salir, dado que va vestido con el contenido del mismo. A estas alturas, encontrar las cajas donde estaba todo ya debe ser imposible (y comprobarlas todas una pérdida de tiempo)Ya puestos, y por no descartar nada, echarle un ojo encima a las tablas del gallinero otra vez en busca de huellas no estaría mal: si alguien lo usó como escalera, puede haer rastros. Incluso si fueran de la señora Leon, sería interesante.PD: y lo que le arrancaron con bolsillo y todo, efectivamente, debió ser la libreta. Me da en la nariz que llegó a hablar con su asesino.

  10. Hola a todos de nuevo. Esta vez pillo el caso a tiempo, espero servir de ayuda. Aunque es duro no tener todavía todos los informes de los investigadores, es frustrante trabajar con pocas pruebas…Comparto una duda que tengo: si nuestro señor Radenauer vigilaba la iglesia, sería más lógico pensar que estaba tras la pista de alguien de la iglesia, en lugar de algún feligrés al que podría estudiar más y mejor en otros ámbitos. Es más, podría estar investigando la misma iglesia, o directamente haber alquilado el piso por cualquier otro motivo.Pero bueno, centrándonos en las pruebas (o en obtenerlas), creo que se debería presionar más a la señorita de León en relación a la chaqueta, ya que es la única persona que nos podría aclarar algo.Mauser Still, he estado revisando los datos del caso anterior y no he encontrado que de León tuviera las llaves del almacén donde se almacenaban las donaciones, ni siquiera que éste estuviera cerrado bajo llave. Me he dado por vencido, así que… ¿alguien más podría confirmar que estuviera bajo llave?Aparte, ahora lanzo una hipótesis: si partimos de que la libreta es lo más importante para Radenauer, la debería llevar encima siempre (falta aún registrar su apartamente, a lo mejor nos llevamos una sorpresa y encuentran la libreta). Hemos supuesto que la llevaba en el bolsillo descosido de la chaqueta que podria haber acabado así por un tirón cuyo objetivo era la preciada libreta. Pero en ese caso, la chaqueta la habría llevado puesta mucho antes de los hechos, ya que sería poco lógico guardar una libreta tan importante en una chaqueta que acabas de obtener, más aún si la llevabas guardada antes en otro sitio (bolsillo de pantalón, puesto que no debería llevar otra chaqueta anteriormente). Resumiendo: es posible que la víctima no se hubiera hecho con la chaqueta momentos antes de su asesinato, sino varios días antes.Esa chaqueta da muchos problemas, habría que presionar a los relacionados con ella a ver si conseguimos averiguar por qué la tenía puesta la víctima.Como veis no tengo nada en claro, y mis ideas no llevan a ningún punto concreto (más bien divergen de todo), pero quería aprovechar al menos para saludar y entrar en el nuevo caso. Estare atento a la espera de nuevas pruebas.

  11. Eso parece, Jack, aúnque esperaré a los resultados de Jnum. Se ve que esto no se me da del todo mal… Ahora a esperar los informes de Jnum y el Profesor, a ver que podemos sacar de ellos.

  12. Hola chicos. pasaba por aquí y la verdad es que este misterio me tiene intrigada. Hay va mi pregunta, en realidad no sé a quién debería hacerla…¿Se ha investigado el pasado de la Srta. León? Según el padre Froilán, su pasado la atormentaba… Podría tratarse de muchas cosas desde un ex-marido maltratador del que hubiera decidido escapar, y que ahora estuviera tratando de encontrarla, de ahí lo del detective privado. Además, según todos los informes, era ella la que se encargaba de las donaciones para el mercadillo, seguro que tenía las llaves de la sacristía…¿Habeis considerado que el asesino podría ser el padre Piña? Apenas lo conozco, pero ya me ha caído bastante mal. Tiene más pinta de “inquisidor” que de cura de parroquia, y tiendo a desconfiar de todos aquellos tan virtuosos, pero tan intransigentes con los “pecadillos” ajenos, porque generalmente esconden pecados mucho mayores…Bueno, esperaré con impaciencia nuevas pruebas…

  13. Mauser, Joaquín, Vicky, bienvenidos a la investigación. Vicky, a ti creo que no te había visto antes por aquí, ¿no?Bien, vamos a ponernos al día. Parmacenda, coincido contigo, todo apunta al cuarto donde se guardaban las donaciones, pero esperemos a los informes de Boniatus y Jnum. Todo apunta a ello <>ahora<>, pero no sabemos qué más está por venir.Mauser, dado que tus preguntas son para otras personas, permite que me limite a contestar que yo también me he informado del caso de Prim. Según tengo entendido, pero aún lo tendría que verificar, todo ocurrió porque en la organización había un topo, o algo así… En fin, no me quiero mezclar con dos casos, si nos llaman para investigarlo me lo estudiaré mejor.Joaquín, le veo bastante lógica a tu conjetura de que la víctima debió adquirir la chaqueta con al menos un poco de antelación. Sobre todo por la rasca que está haciendo últimamente, que dudo mucho que saliese en mangas de camisa y a mitad de camino dijera “Coño, qué frío, voy a robar una chaqueta”. Además, eso explicaría que llevase algo en el bolsillo. En cuanto a presionar a la señorita de León… la policía no lo ve con buenos ojos mientras no tengamos algo más sólido, algo que la señale directa e inequívocamente a ella.Vicky, te digo lo mismo que a Joaquín. Si tenemos alguna prueba más sólida, podemos intentar indagar más sobre su pasado; pero ahora mismo, me temo, tendremos que esperar. En cuanto a si el asesino pudiera ser el padre Piña… por mal que esté decirlo, creo que nada nos haría más ilusión a ninguno que cargar a ese hombre con algo de ese calibre, pero necesitaremos pruebas 😉No os desaniméis, equipo, que vamos bien. Profesor, ¿tienes alguna novedad?

  14. Hola Jack. Soy una recién llegada. Un colega me había hablado de vosotros, pero no he conseguido vuestra dirección hasta ahora… Espero no desentonar con el resto del equipo, veo que hay un nivel bastante alto… Me iré documentando con los casos anteriores, para ponerme al día.Ya tenía ganas de poner a trabajar a “mis pequeñas células grises”, como diría mi admirado Hercules Poirot…

  15. Lamento el retraso en mi informe… Asuntos urgentes reclamaron mi atencion.. Hay va.La parroquia de San Conrado se veía humilde rodeada de edificios, que aunque bajos, le sacaban unos cuantos metros de altura. En el patio trasero aun se veían los estragos que habían causado las pisadas de todos los feligreses que habían acudido al mercadillo benéfico. Desde el lugar donde estaba me daba cuenta que el patio era mas grande de lo que había pensado.Si hubiese contado con esta vista la semana pasada, las cosas habrían sido diferentes… Desde donde estaba podía ver como la policía desmontaba y se llevaba el gallinero tablón por tablón.Me encontraba en un apartamento vació con vistas a la iglesia. Había sido alquilado durante un mes por nuestra victima., Johann Radenauer, que ahora sabíamos que era un detective privado. En la baldosa frente a la ventana por la que estaba mirando aun podía ver las marcas de un trípode.Radenauer había estado observando la iglesia. La parte de atrás para ser exactos. Salía de casa tan poco que a los propios vecinos les había costado reconocerlo en las fotografías. Eso quería decir que casi todo el trabajo lo había hecho desde el apartamento. Y el casi es por que no había muerto allí.¿Qué buscaba en la iglesia? ¿A quien observaba? Y sobre todo ¿Qué lo hizo salir?La cámara descansaba sobre su trípode recogido junto a la pared. Era una cámara digital con un buen teleobjetivo. Mire la rendija de la tarjeta de memoria. Vacía. Alguien, probablemente el propio Radenauer, se la había llevado… Estaba claro que no lo íbamos a tener tan fácil. Monte el trípode sobre las marcas del suelo para ver si podía deducir hacia donde miraba… Al hacerlo me di cuenta que había otra marca en el poyete de la ventana, así que apoye sobre ella el teleobjetivo. Enfocaba a la esquina de la fachada principal de la iglesia con el callejón oeste… Justo el opuesto a la calle con la que el gallinero hacia esquina.En el armario encontré la chaqueta que hacia pareja con los pantalones de nuestra victima. ¿Por qué se pondría la chaqueta del padre Froilan? No había nada más en el armario, salvo un par de pijamas y varias mudas. Todo apuntaba a que no tenia previsto salir de allí, al menos no todos los días.Busque algún trozo de papel, cualquier cosa en alemán para conseguir que alguien nos lo tradujera. (Había descubierto con sorpresa que varios miembros de la sociedad hablan alemán)… Nada. Nada excepto la caja de papel de impresora que estaba en un rincón y que había sido incapaz de ver aunque había pasado tres veces por delante. Estaba llena de hojas impresas con textos en alemán. La precinte para Jnum.En el cajón de una mesilla encontré un móvil y la cartera de la victima… También precintados y enviados a Jnum.La cocina no tenia pinta de haber sido usada. Había varias cajas de comida precocinada en el dormitorio, donde también había llevado el microondas. Estaba claro que el tipo no salía de la habitación si no era para ir el baño… Que también estaba en el dormitorio. Aquello apestaba a operación de vigilancia.En aquel momento recibí la llamada de Zalaya, hablándome del cuchillo que había encontrado en casa de los hermanos Garrón, donde me traslade de inmediato.El cuchillo no parecía muy nuevo y encajaba con la descripción. Hoja grande y plana, punta rota y muy afilado.Precinte el cuchillo y me dispuse a inspeccionar el lugar. Los hermanos garrón me contaron lo mismo que ya me había informado Zalaya. Que habían donado el cuchillo y que lo habían vuelto a comprar. Y de hay no pasaban.La ropa de los hermanos no parecía a primera vista tener rastros de sangre. Ninguna de las ventanas del piso daba al apartamento de Radenauer. Ningún indicio evidente de que los hermanos y la victima se conociesen.Si había alguna pista tenia que ser en el cuchillo… Parecía un trabajo para Jnum.

  16. Por cierto saludos a todas/os y en especial a Vicky, una queridisima amiga mia que sin duda sera una miembro genial de la sociedad.

  17. Mmm…Demasiadas cosas no encajan.¿Cómo es que el cuchillo llegó a manos de los hermanos Garrón?Porque vamos a ver, si es el mismo cuchillo que usaron para acabar con el alemán (no recuerdo su nombre) ¿no estaría empapado de sangre? ¿el asesino tuvo tiempo de limpiar el cuchillo, ponerlo en el almacen, trepar al gallinero y largarse? Muy raro me parece.En caso de que no, eso significaría que los hermanos son los culpables, y como ellos mismos dijeron, compraron el cuchillo en el mercadillo, lo cual quiere decir que para entonces no estaban enfermos, con lo cual pudieron hacerlo.No los estoy acusando, ojo, sólo estoy exponiendo las posibilidades, a partir de ahí, iré descartando según vayan saliendo las pruebas.Otra opción es el Piñas.Improbable, pero posible.Tenía acceso al cuchillo, y la presencia del detective indica que buscaba o seguía a alguien asiduo a la iglesia, y ¿quien es más asiduo que el cura? (aunque claro, eso en mi pueblo no se aplica, el cura es más asiduo del bar de al lao xD). Además, estoy con Vicky, las personas como él, tan quisquillosos con los pecados ajenos, casi siempre esconden un esqueleto en el armario.O una caja de porno.O todo a la vez.¿Puedo registrar el armario? xDQuién más, quién más…Una cosa…Estamos dando por sentado que el asesino huyó por la puerta de atrás.¿Y si no hizo tal cosa?¿Y si acuchilló al tío, dejó el cuchillo y se largo por la puerta principal?O mejor.¿Dónde dijo que vivía la agente Robles?¿Podría ser que viviese cerca de la Iglesia y el alemán no estuviese vigilando la Iglesia sino a ella?Podría haberlo hecho.Tengo una teoría que implica a la agente Robles, pero tiene demasiados factores de azar.Aún es muy inestable.Buff, creo que con los datos que tenemos esto es lo máximo que puedo hacer.Pero de mientras…Boniatus o Jnum (no se quien lleva el tema pruebas), ¿podríais buscar huellas de zapatos en las tablas? así sabríamos si es hombre o mujer.Por otra parte…La caja de porno… ¿No será A.K?Porque la verdad, la caja casi es un icono de este grupo, más que el conejo xDD.Nos Vemos.

  18. Te maldigo Boniatus, por poner tu informe mientras yo escribía mis kilométricas deducciones.Pos el hecho de que el teleobjetivo apuntase a la esquina indica…Si soy sincero no se que carajo indica, asi que esperaré a que Jnum examine todas las pruebas y si eso sigo xD.Ale, tamañana gente xD.Nos Vemos.

  19. Jnum, en cuanto hayas procesado las hojas que ha encontrado Boniatus danos un toque, que por lo que parece hay mucho que traducir…Yo voy preparando el diccionario y el Schnapps para irme mentalizando…Boniatus, una duda que me ha quedado tras leer tu informe. El teleobjetivo va separado de la cámara del trípode? Apuntan a sitios distintos o al mismo callejón?Gracias de antemano por la información. A vuestra salud!

  20. El teleobjetivo va unido a la camara. Lamento si no ha quedado claro.

  21. Tengo una teoría.Si el objetivo apuntaba al patio posterior, supongo que sería porque el vigilado pasaba alli más tiempo. No veo al Piñas con muchas pintas de cuidar el huerto.. así que creo que observaba a la catequista de los niños. Recordemos que se dijo que los niños cruzaban el patio al salir de catequésis cuando rompieron el huerto.¿Puede ser? ¿Podemos averiguar quien és e investigarla?Saludos.

  22. BONIATUS¿Es posible que la camara tenga memoria interna? Por probar que no quede.Respecto a la familia Garrón como sospechosos, el padre Froilán presento a Zalaya como investigador en el caso de asesinato, con lo cual no creo que lo hubiera dejado pasar sin más a la casa. Es probable que realmente no sepan nada, o al menos no Ramiro Garrón.Tendremos que esperar a la traducción de los folios, esperemos que haya suerte.Otra cosa, que no se a quien preguntar exactamente, aunque supongo que es para Jack. ¿Podemos saber si Radenauer se especializaba en algún tipo de casos en concreto? Tal vez eso nos pueda ayudar a averiguar qué investigaba.

  23. Si hay muchos folios a traducir, me ofrezco a formar parte de ‘la brigada traductora’ aunque aviso que mi alemán es cutrillo porque hace muchos años que no lo hablo.Luego… no sé qué más decir que no se haya dicho, las ideas que tenía ya están puestas y no las voy a repetir, pero… Me escama lo de la cámara enfocando a la fachada principal, porque ¿no se suponía que Radenauer vigilaba la parte de atrás de la iglesia? Y la fachada principal no es la parte de atrás, en mi pueblo al menos xD.

  24. Señores, he aquí mi informe. Como contesta a las preguntas que me habéis hecho hasta ahora, daos po contestados, aunque siempre podéis volver a preguntar lo que no os haya quedado claro.INFORME DE PRUEBAS FÍSICASBueno, bueno, bueno, tenía ante mí un buen número de pruebas que analizar. El caso se ponía interesante.La víctima había resultado ser un detective privado de Dusseldorf. Habíamos logrado dar con el apartamento que tenía alquilado, con vistas a San Conrado, y Boniatus ya lo había registrado de arriba abajo. Por desgracia, no había encontrado demasiado. Varias cajas vacías de comida precocinada, un solo traje y dos pijamas, un teléfono móvil y una caja con un montón de hojas impresas. Nuestro alemán misterioso había sido una persona de hábitos sencillos.Tomé algunas muestras de ADN de las cajas de comida precocinada, sólo para verificar que coincidían, y me centré en el teléfono. Para mi sorpresa, sólo había un número en la agenda y en la lista de llamadas realizadas. Se trataba de un teléfono fijo. Localicé el número en Dusseldorf, y descubrí que se trataba del teléfono de su oficina. Así que sabíamos que nuestro detective estaba en contacto con su oficina durante su estancia en España.La ropa no tenía nada de especial. Bueno, sí, que la chaqueta que encontró el profesor casaba con los pantalones que vestía la víctima, pero para de contar. Ni sangre, ni ADN ajeno, ni huellas extrañas, ni nada fuera de lo normal. Sobre la caja había una nota de Boniatus: “Necesitamos traducción, quizás sean sus notas”. Algo me decía que no lo serían, pero no tenía muy claro qué era. Con todo, saqué una de las páginas. Decidí que la mejor manera era empezar por una frase aislada y comprobar de qué iba el texto. Así que copié el encabezado de la primera hoja, “Dreier mit zwei heiss hausfrauen”, y lo colgué en el tablón de anuncios por si alguien lo podía traducir.Habiendo terminado con lo que Boniatus había hallado en el apartamento de la víctima, ataqué lo que la policía nos había traído de San Conrado. Por fin podía echarle un vistazo a los tablones. No esperaba encontrar sangre de la víctima en ellos, ya que si el asesino se la hubiera llevado en las suelas de sus zapatos habría dejado huellas por el camino. Sin embargo, entre las vetas de la madera me pareció encontrar un rastro oscuro y reseco. Tomé una muestra y la envié a analizar. Las pisadas, por desgracia resultaron ser demasiadas y muy superpuestas. No me atrevía a limpiar la madera, por si acaso eliminaba algún rastro más. Así que tomé fotografías, las pasé al ordenador, y traté durante horas de aislar los contornos de cada huella. El resultado, sin ser perfecto, fue bastante aceptable: encontré seis juegos de pisadas infantiles diferentes, más uno de un pie no muy grande (un treinta y ocho, parecía). Por desgracia, la madera estaba rota por tantos sitios que sería difícil determinar qué pisadas causaron la última rotura.Otra cosa que nos había llegado era un listado de feligreses que habían comparecido a la iglesia en algún momento entre el día del asesinato y una semana antes. Me sorprendió saber que el padre Piña había accedido a confeccionarnos dicha lista. La policía me había entregado también una relación de los vecinos del barrio. Dispuesto a marcar a todos aquellos que hubieran rondado la iglesia, decidí abandonar cuando me di cuenta de la situación: el padre Piña los había situado a todos en San Conrado en esos días. Ya me parecía raro que se mostrase tan cooperativo.Bien, suficiente con San Conrado. Había llegado la hora del plato fuerte: la posible arma homicida. Aún me costaba creer que Zalaya la hubiera encontrado casi por casualidad, en casa de unos feligreses enfermos. Saqué de su precinto la punta del arma homicida, que se halló en el interior del cuerpo, y el cuchillo de cocina despuntado que Zalaya había encontrado. Con sumo cuidado, uní ambas piezas.Coincidencia perfecta. Teníamos el arma.Tomé muestras del cuchillo y lo envié a analizar. Para entonces ya me habían llegado los resultados de las muestras de la madera: sangre, efectivamente. Una pequeña mancha de sangre. ¿Cómo había llegado allí sin tocar el suelo?Los resultados de estos nuevos análisis tardaron dos horas en llegar. Los leí detenidamente y, asombrado, me presenté en el despacho de Jack.—¿Has encontrado ADN en el cuchillo? —preguntó Jack.—Así es.—¿Parte de él era animal?—Por supuesto, después de usarlo para cocinar era lógico.—¿Has logrado aislar la parte humana?—Sí, eso no ha sido muy difícil.—E imagino que habría ADN de más de una persona, ¿verdad?—Efectivamente.—Vale. Última pregunta: excluyendo el ADN de la víctima y el de los hermanos Garrón… ¿qué puedes decirme de la muestra restante?—¿De cuál de las diecisiete?Jack dió un respingo en su asiento al oír eso. Me pidió que le pasara los resultados. Al ver que en realidad ese tipo de información se salía de su campo, le expliqué que se habían encontrado rastros de diecisiete personas más sólo en la hoja. Pero lo que realmente le estremeció fue cuando le confirmé de dónde provenía ese ADN.—¿Estás seguro?—Totalmente, aún quedaban trazas. Ese ADN proviene de heces y orina.Reflexionó sobre esas palabras durante un instante.—Sabes lo que significa eso, ¿no?—Que el asesino ha limpiado la hoja en un retrete —concluí—. Hoy en día y con tanto CSI por todas partes cualquier asesino sabe que la sangre nunca termina de salir; así que, en lugar de esforzarse en limpiar el arma, la contaminó. —Eso fue lo que enfermó a los hermanos Garrón —musitó Jack.—Y lo que es peor, no tenemos con qué comparar esas diecisiete muestras. No tienen nada en común con las de la víctima y los Garrón. Me temo que sea un callejón sin salida.FIN DEL INFORME DE PRUEBAS FÍSICASCon esto creo que tenemos material de sobra para ir descartando algunas teorías que se habían ido exponiendo o desarrollando otras que van cogiendo más fuerza.

  25. Bienvenida, Luinwe. Tal y como yo lo he entendido, lo que enfocaba la cámara no era la fachada principal sino la esquina que hacía ésta con uno de los callejones laterales.Joaquín, intentaré investigar lo que preguntas sobre Radenauer, pero no sé si voy a conseguir mucho.Bien, equipo, ya tenemos todos los informes. Los datos están sobre la mesa. ¡Cacemos a ese asesino!

  26. Vaya forma de pillar la Helicobacter pylori xD. Creo que eso descarta a los hermanos Garrón como sospechosos. Ahora falta investigar los baños de la iglesia, aunque cada vez se complica mas la huída del asesino.Esto tal vez refuerza la hipótesis de que el asesino pudo ser alguien de la iglesia, lo cuál nos llevaría a los padres Piña y Froilán (pobrecito…) a ser sospechosos; e incluso la señorita de León dependiendo de cuando dejara de hacerse cargo del mercadillo. Recapitulando: parecía un crimen premeditado, ya que la libreta de Radenauer había desaparecido (probablemente del bolsillo de la chaqueta). Y esto ahora es respaldado por varios motivos:1.- El asesino tenía que tener acceso a toda la iglesia y conocer dónde estaba el arma homicida dentro del desordenado almacén (podría peligrar la señorita de León).2.- Se tomó demasiadas molestias en limpiar el cuchillo y volverlo a dejar en el almacén.3.- Podría haber planeado la huída (o una falsa huída si decidió permanecer dentro de la iglesia) al haber destrozado el gallinero recién arreglado por el padre Froilán.Esto parece que tiene mala pinta. Además, la señorita de León parece por ahora nuestra única conexión entre la chaqueta y Radenauer, tendrá que dar varias explicaciones.Profesor Boniatus, también estaría bien examinar algo más a fondo el muro por el que pudo escapar el asesino. Si realmente lo usó para escapar, es posible que queden algunos rastros en la parte superior o alguna huella de calzado en la pared exterior (si se descolgó no sería raro encontrar huellas por allí).Seguiré revisando las pruebas con más detinimiento, seguro que nos escapa algo realmente importante para el caso.

  27. Siento el doble post. Esto va para Jnum. ¿Podrías poner mas texto de los folios en alemán? La frase que has puesto la ha traducido el amigo Google sin aparentes problemas, y dado que es alemán no se si debemos tomarlo como algo relacionado con el caso o con un guión de porno duro alemán…

  28. Con dos amas de casa calientes…Si, suena auna investigación durííísima. Me ofrezco a continuarla por la victima.Vaya, si la cámara enfocaba a la esquina de la fachada principal, yo no lo había entendido bien, conque lo de que investigaba a la catequista pierde fuelle… ¿Sabemos si algún mendigo rondaba la Iglesia? Quizá por eso se hizo con la chaqueta. para poder acercarse a él.Un saludo. Y si, es un poco palos de ciego.

  29. “Dreier mit zwei heissen Hausfrauen”… O tenemos una nueva caja de porno que agregar a la colección, o nuestro detective se dedicaba a transcribir las notas sobre la vida sexual de sus investigados. Por si acaso fuera esta segunda posibilidad la correcta, me temo que los germanoparlantes tendremos que dedicarle largas horas a investigar dichos documentos… por el progreso del caso, se entiende.Ahora, centremonos. Jnum, dices que la mancha de sangre de la madera no tocó el suelo… por lo que supongo que no se encontraron rastos de sangre en el suelo. Es correcto?En ese caso, lo más probable es que la sangre sea del asesino. Tratando de huir trepando por el gallinero, este se rompe bajo su peso, siendo herido por las astillas. La sangre no tocaría luego el suelo si su ropa la absorbe, y la encontrada en la madera estaría allí por contacto directo.Habría que comprobar que la sangre:1. No fuera de la víctima, en cuyo caso habría que pensar en otra cosa.2. No sea del padre Froilán o el padre Piña. Si este es el caso, habría que enterarse si alguna vez se han herido reparando el granero.3. También podría ser de los niños catequistas, pero creo que el padre Piña nos habría mencionado el <>divino castigo<> sufrido por los vándalos…Siento teorizar con pocas pruebas, pero a estas horas, y con tantas hojas por traducir, no pienso de forma coherente…

  30. ¿”Dreier” es un nombre propio? he quemado el diccionario buscando, y no encuentro mas que derivados de “Drei” (tres) en los que ninguno de ellos coincide.Bueno, aunque a causa de esta pregunta no lo parezca, puedo ayudar con las traducciones, aunque me llevará algo más de tiempo que al bilingüe :-D.Una curiosidad nada más: en los folios, los sustantivos están escritos correctamente, con mayúscula ¿no? “hausfrauen” si no me acuerdo mal de clases, tendría que estar “Hausfrauen” aunque no esté el primero en la frase.…Y creo que el verbo debería ir en segundo lugar. Es más, DEBERÍA haber un verbo. Quizá lo sea Dreier y mi diccionario sea malo. Pero se me ocurre que es una frase escrita “telegráficamente” y que los folios son probablemente el diario de su seguimiento con la cámara. Por ello, si me dejais ayudar con la traducción, creo que me pido empezar por el último folio.

  31. Le he estado dando vueltas toda la noche y, a la luz de las nuevas pruebas, estoy con Zalaya en que si el objetivo apuntaba hacia el patio trasero de la iglesia, es lógico pensar que el motivo de la vigilancia del finado Sr. Radenauer pasara más tiempo en esa parte ¿no?. Por lo que sabemos, el que más tiempo solía pasar era el padre Froilán, según el mismo nos ha dicho, cuidaba el huerto y todo eso. Y hay va mi pregunta: ¿No hemos descartado demasiado pronto al padre Froilán? Porque, de momento, la única variable que se va repitiendo de una prueba a otra es el “bueno” del Padre Froilán.1º La famosa chaqueta que llevaba la víctima, y que todavía no tenemos una hipótesis satisfactoria para ese hecho, según parece la cogió de la sacristía de las cajas para el rastrillo… y no sé como será en San Conrado, pero generalmente esos tenderetes de beneficiencia suelen ser la excusa perfecta para vaciar los armarios de un montón de ropa que lleva siglos sin usarse, y entre toda esa ropa me parece mucha casualidad que justo vaya a elegir la susodicha chaqueta… que además ha sido una de las pruebas que se han utilizado para exculparlo…2º El arma del crimen. Fue el padre Froilán quién llevó a Zalaya hasta la casa de los Garrón, y además, al enviarle a la cocina a preparar agua con limón, cuando Zalaya descubrió el cuchillo. Si no recuerdo mal tu informe, Zalaya, el padre Froilán se dirigía a casa de los enfermos hermanos Garrón, cuando lo alcanzaste para hablar con él. Con las pruebas de Jnum y ahora que sabemos como estaba “contaminado” el cuchillo, se me ocurre una posibilidad, que el padre Froilán quisiera recuperar el arma del crimen, que como ahora sabemos es el motivo de que los Garrón tengan gastritis… una cosa es cargarse a un detective alemán excesivamente curioso, y otra muy distinta, que dos de sus “feligreses” enfermen por ese motivo… Por eso, no le importaría que Zalaya le acompañara a casa de los Garrón, e incluso que encontrara el arma homicida, puesto que está contaminada y no es concluyente como prueba. No sé me parece mucha coincidencia…No lo estoy acusando de nada, pero hay cosas que no me encajan. Tengo la sensación, cada vez más intensa de que el escenario estaba demasiado preparado… seguiré atentamente las nuevas pruebas que vayan surgiendo…Cambiando de tema. Gracias a todos, en especial al Profesor Boniatus, buen amigo y mi mentor en estas lides, por su cálida bienvenida. Espero estar a la altura de las expectativas que tan elogiosas palabras hayan creado…Y una última cosita, ¿alguien me puede indicar dónde esta la máquina de café?… Mis neuronas funcionan mejor con cafeína.:)

  32. Boniatus, sin duda. Si alguien te puede indicar dónde está la máquina del café, es el propio Boniatus. Cuando entra al trabajo saluda a esa máquina antes que a ninguno de sus compañeros 😉A ver. Coincido con la mayoría de vuestras conjeturas, las pruebas apuntan a la sala donde se guardaban los donativos. Y efectivamente, tal y como decís, eso reduce nuestra lista de sospechosos a tres: el padre Piña, el padre Froilán, y Loreto de León.El problema, como de costumbre, es que las pruebas que tenemos podrían apuntar a cualquiera de los tres.Si encontramos algo que señale certera e inequívocamente a uno de ellos, o algo que descarte irrefutablemente a alguno (o a dos, si tenemos suerte, pero quizás ya sea pedir mucho redondeo, ¿no?), la policía considerará que tenemos indicios suficientes para empezar a indagar más a fondo. Hasta entonces… celebremos que hemos conseguido finalmente reducir el número de sospechosos a un trío.(que, por cierto, es la traducción de “Dreier” según mi diccionario… pero dado el contenido del resto de la frase, dudo que se refiera a nuestros sospechosos ;P)

  33. Mauser, es cierto que los sustantivos deberían estar en mayúsculas, y que falta el verbo en la frase. Pero si se trata de un título o una nota rápida, se explican esas faltas, así como el error en el uso del Dativo que se puede observar.Sin embargo, es cierto que Dreier no es una palabra alemana formal, aunque puede usarse coloquialmente para referise a tres o a un trio, y sí es un apellido bastante común (congresistas estadounidenses y otros). Así que hay que investigar las hojas con más detalle…Si Mauser empieza por el final, yo sigo con el principio.En cuanto a las vistas del apartamento, aunque se viera todo el patio la cámara apuntaba al callejón, a la parte que daba a la fachada principal. O eso he creido entender. En ese caso, es posible que el observado no fuera el padre Froilán, sino alguien que accediera al patio desde el exterior, a través de la cancela del patio…Y Vicky, la cafetera está en el hall que da al despacho de Jack, pero personalmente creo que se ha desarrollado vida en sus profundidades…

  34. Ya no: recuerda que A.K. le cambió los filtros. Llegué a tiempo para enterarme de eso.En fin, yo seguiré rumiando esta traducción…Fünfundzwanzig kilo Kartoffeln und etwas Mahou… esto de acuerdo a mis apuntes… y comparándolo con la lista de declinaciones… no, con eso no coincide nada. 😀

  35. 25 kilos de patatas y alguna Mahou… ¿La cerveza?Prefería el trio con las amas de casa calentorras…

  36. Vamos a hacer redacciones sobre lo que comemos, en alemán?? xDDD Me apunto!Ahora más en serio, la traducción puede ser, o bien tomando Dreier como apellido ‘Dreier con dos amas de casa calientes’ o bien tomándolo en sentido de trío, ‘un trío con dos amas de casa calientes’.Una paranoia mental muy grande: podría ser que fuese un código propio para entenderse y que nadie entendiese lo que decía aunque le hubiesen robado la libreta o se la hubiese descuidado, no?PD: Tengo la sutil impresión de que las ‘dos amas de casa calientes’ son los clérigos… Ja ja ja ja xDDDD Vale, quizá no es impresión, es que me ha hecho mucha gracia.

  37. Pues eso: escribiría el diario de su vigilancia en clave para estar más seguro. En ese caso… si: la casa es la iglesia, las amas de casa los curas. Calientes significa que están enfadados, y Dreier o el trio sugiere un encuentro con un tercero. Si al final resulta ser una agenda… quizá la frase signifique: “Cita prevista con los dos curas cabreados”. Podemos comprobar la hipótesis hasta ierto punto mientras traducimos.

  38. Aquí se despista uno un momento y se encuentra con treinta conjeturas, mein Gott!No me ha acabado de quedar clara la situación de la Iglesia, el lugar donde se encontró el cuerpo de la víctima, la situación del huerto, la caseta, el muro, la calle y el sitio al que apuntaba el objetivo, así como dónde estaba el almacén con la chaqueta y el cuchillo. Un plano sería mucho pedir, pero alguien sería tan amable de darme una pequeña explicación para hacerme mejor a la idea, por favor?Además de eso veo un par de cosas importantes:1 – El Piñas es sospechoso y deberíamos interrogarlo en profundidad. Al fin y al cabo no tiene ninguna coartada, no?2 – ZALAYA: Debemos interrogar a Loreto. Ahora mismo ya es una clara sospechosa.3 – JNUM: Es importante saber si la sangre de los tablones de madera coincide con la de la víctima o la de alguno de los tres sospechosos.4 – Para eso necesitaría la descripción de la localización de todos los escenarios y el sitio al que apuntaba el objetivo, pero es más que evidente que necesitamos saber lo que sucedía normalmente en ese lugar para intentar averiguar lo que investigaba Radenauer. Además de eso, por qué no llamamos a su oficina e intentamos preguntarlo ahí directamente? El teléfono lo tenemos, y si necesitáis a alguien que hable alemán yo me ofrezco!Bueno, seguro que se me escapa algo, pero espero que con una idea clara del escenario sea más fácil.

  39. A ver si te puedo aclarar tus dudas, Extraño Desconocido. Radenauer fue encontrado en la escalinata de entrada de la iglesia, en la fachada principal. De ella salen las dos paredes laterales, a una de las cuales enfocaba el teleobjetivo. Ambas nuevamente convergen en el patio trasero. La pared lateral a la que miraba Radenauer está en el extremo opuesto a aquél al que da el gallinero. Según sabemos, en ese lado de la iglesia se encontraban el despacho del padre Piña y algunos más, entre ellos el que servía de almacén para los donativos.Por desgracia, en su oficina se niegan a proporcionar la información que pides. Para empezar, su secretario dice que no sabe exactamente cuál era el objeto de investigación de Radenauer en nuestro país, pero aparte de eso, no puede proporcionar información confidencial sobre sus clientes (y por tanto sobre sus casos) sin la autorización expresa de su difunto jefe. La policía alemana está intentando hacerse cargo de ese problema, pero de momento no están teniendo mucho éxito.Y sobre los interrogatorios a los sospechosos… Ahora mismo los veo arriesgados. Sabemos que tuvo que ser uno de esos tres, los sacerdotes o la señorita de León. Pero mientras no sepamos en qué dirección apuntar, preguntar a la persona equivocada puede dar la pista al asesino para escapar… o bien preguntar a la persona correcta pero sin tener nada sólido con lo que acusarle podría darle tiempo para reaccionar o para huír. No, además como consultoría externa que somos no tenemos autoridad para decirles lo típico de “No salgan de la ciudad”; si queremos interrogar a alguno de ellos, más nos vale tener algo seguro.

  40. Releyendo el caso anterior me he dado cuenta que en la primera visita al Piñas éste os llevó a la esquina de la iglesia opuesta al gallinero, cerca del despacho del padre Froilán. Allí es también hacia donde apuntaba la cámara de Radenauer, según he entendido… – Podríais comprobar si Radenauer podía ver el interior del despacho del padre Froilán a través de alguna ventana? – En caso contrario, qué podía estar observando Radenauer? Qué es exactamente lo que se veía a través del objetivo, Boniatus?Uf, me estoy emocionando con este caso, eh? está interesantísimo!

  41. Lo que sea que observara Radenauer (jo, el nombre parece de un chiste de Chiquito) quizás, y solo quizás aún ocurra: si nos queda alguien libre, podemos ponerle a ocupar la habitación durante uno o dos días vigilando la misma zona, a ver si pasa algo sospechoso. Adicionalmente, y mientras se termina la traducción, podemos hecharle un ojo forense al almacén, por si dentro hubiera algún rastro incriminatorio: JNUMme reitero en que habría que buscar las huellas del muerto y los sospechosos en la puerta o en cualquier otro posible acceso, dado que parece haber tanta relación entre el muerto y el almacén.(y lo de la sangre en los tablones puede ser determinante)Además……¿Cu… cuantos años decís que tiene el padre Froilán?… Pero lo más importante: BONIATUSNecesito que me hagas un favor: busca en el almacén la caja de porno que nos dió el padre Piña y lee, visiona y juega hasta el último bit ¿alguien lo ha hecho ya? porque apuesto a que Piña no.

  42. Y una cosa más: JACK;El feligrés que confesó con Froilán el dia del asesinato declaró que detuvo su tartamuda penitencia para ir al baño un par de veces: ¿DONDE está el baño en la parroquia?

  43. El baño, si es que no hay más, está cerca del despacho del padre Piña.

  44. Estoy investigando las preguntas que me habeis hecho…Vicky, entra en mi despacho, he dejado cafe con aroma a jengibre, que se que te gusta… vengaaa, los demas tambien podeis probarlo…

  45. ¿Alguien ha dicho café con aroma de jenjibre?“Profe”, creo que todavía no sé donde está tu despacho… pero no te preocupes, seguiré el aroma del café recién hecho…Esto sí que es café y no el brebaje que tomé ayer… Sí, Parmacenda, ya sé que me advertiste, pero por desgracia ya me lo había bebido… por suerte he sobrevido a la experiencia…

  46. Nada como un buen café para activar las células grises….Buenas noches Jack. Coincido contigo que, con las pruebas que manejamos, podemos reducir los sospechosos a tres; lo que podría significar dos cosas: que todavía no hemos encontrado la prueba definitiva que nos permita eliminar a uno o dos de ellos. O también podría ser que los tres son culpables ¿no crees? Por otro lado, perdonad que vuelva sobre el oscuro pasado de Loreto de León, pero creo que es muy relevante en este caso. Sabemos que Radenauer era un prestigioso detective, con clientes poderosos e influyentes, me cuesta creer que investigara a dos curas de una vulgar parroquia española… Pero por lo que sabemos de la srta. León, estaba divorciada, algo que había ocultado incluso a su confesor, hasta hace muy poco tiempo, no sé si la srta León era muy religiosa, el que estuviera implicada en el funcionamiento de la parroquia parece indicar que sí, si en realidad lo era, el que no quisiera hablar de su pasado mi de su divorcio, ni siquiera bajo secreto de confesión, podría indicar lo mucho que eso la había marcado… Sin embargo, recientemente confiesa que está divorciada, desatando las iras de el Piñas… no sé lo encuentro raro, muy raro…Espero que las traduciones traigan algo de luz a este enmarañado asunto…Seguiré meditando en ello.Por cierto, gracias “profe” por ese café…Buenas noches a todos.

  47. En fin Vicky, la verdad es que espor eso por lo que le he pedido a Boniatus que se ponga a revisar la caja de porno: como estamos acostumbrados a ver una en cada caso, no nos hemos dado uenta pero: ¿quién demonios donaría una caja de porno al mercadillo benéfico de una iglesia? (eso por ignorar la pregunta obvia “¿Quién donaría una caja de porno?.”)La caja tuvo que donarse cuando la señorita Leon se hacía cargo de las donaciones, y esta ya debería saber que el Padre Piña no dejaría que eso se vendiera y montaría en cólera. Por tanto creo que nadie “donó” la caja. Creo que el padre Froilán o la señorita León utilizaron sus llaves para ESCONDERLA en el almacén de las donaciones, donde incluso el propio y quisquilloso padre Piña no la pudo descubrir hasta que no empezó el inventario.Creo que es muy posible que esa caja esté relacionada con lo que buscaba Radenauer -si esto no era la caja en si- y puede que hasta con el ex-marido de la señora Leon, cuya identidad creo que aún desconocemos. Al fin y al cabo: ¿Cuál es el pan de cada día de un detective privado?… 🙂

  48. Vicky, es cierto, los tres podrían ser culpables. Como también es cierto que podrían no serlo.Entre nosotros podemos formular todas las conjeturas que queramos, sospechar de quien haga falta, “acusar” a quien creamos que puede haber sido; pero si queremos cerrar el caso, necesitamos algo lo bastante sólido como para poder formular nuestras acusaciones a alguien de fuera. Pensad que, una vez que lancemos la acusación al exterior, podríamos haber agotado nuestro último intento.El oscuro pasado de Loreto de León podría, efectivamente, esclarecer este misterio (lo cual tiene delito, que necesitemos algo oscuro para esclarecer otra cosa). Sin embargo, la policía no va a investigar esa vía sin pruebas sólidas de que lo hizo ella, y por experiencia sé que si alguien tiene algo que ocultar necesitaremos una muy buena razón para hacer que nos lo cuente.Ya sabéis lo que digo siempre en estas situaciones, equipo. Las pruebas nuevas nos podrían ayudar, y mucho probablemente, a resolver el misterio; pero de momento, tendremos que trabajar con lo que tenemos. Estoy convencido de que todas las cartas que necesitamos ya están sobre la mesa. El asesino tiene que haber dejado algún rastro, algún indicio, tiene que haber cometido algún error. Y ese error tiene que estar ya ante nuestros ojos, sólo necesitamos ver lo que se nos escapa.

  49. Upss!! Creo que anoche, el café con aroma de jenjibre, la buena compañía, una buena conversación con una de las mentes más privilegiadas que conozco… Creo que me dejé llevar por el entusiasmo…Profe, ¿seguro que sólo había café y jenjibre en el café que me preparaste? Mauser, estoy contigo en lo de que quién donaría una caja de porno. Desde luego el padre Piña no, no me extrañaría nada que tuviera una bien escondidita en lo más hondo de su armario… la gente tan cerril, retrógada e intransigente, que suele predicar la castidad y todo eso, suele tener una mente bastante sucia y mucho que ocultar…He aprendido la lección, no más café con jenjibre hasta que hayamos resuelto el caso. Me voy a repasar todos los informes que tenemos hasta ahora…

  50. Siento haber estado ausente, equipo, pero estaba haciendo un curso intesivo de alemán a ver si me entero de algo de lo que escribío nuestra víctima.Respecto a las preguntas que me hacéis:En la puerta del almacén del mercadillo encontré huellas, sí, pero muchas. Descartando una a una he podido determinar que sólo tres juegos de huellas se utilizaron para abrir la puerta (el resto solo indican que se apoyaron en la puerta o la tocaron de pasada. Los tres juegos de huellas coinciden con los del padre Piña, el padre Froilán y Loreto de León.Se me olvidó incluir en mi informe que analicé la cartera de la víctima que encontró el profesor. Aparte de las huellas de la víctima, su documentación y algo de dinero, no encontré nada digno de mención

  51. Buenas!!!, me meto tarde al caso, pero tengo una duda.., Loreto León, sabemos si ese es su verdadero nombre?, y.., Me gustaria mirar la caja de porno, para comparar, las fotos de las chicas, con la cara de Loreto. ¿Podría ser que el divorcio fuese provocado por que La señora loreto hubiese sido portada de alguna de esas revistas? Además, en enfado del piñas, me pareceria más normal.Bienvenida Vicky!jajaj, aunque llegue tarde en mi saludo.:P.

  52. No creo que la caja con hojas impresas esté relacionada con el caso. Recordad que Radenauer no pasaba a ordenador sus notas hasta que no finalizaba el caso, así que, o bien esa caja corresponde a las notas tomadas en otro caso, o bien en Alemania, como aquí, también aparece una cja de porno en cada caso 😉ZALAYA: Podrías preguntar al padre Piña qué día dejó Loreto el mercadillo (días antes del crimen, justo antes, después,…). Además me gustaría saber si donó algo al mercadillo o si luego compró algo. Tengo una teoría pero no quiero precipitarme sin tener más pruebas.

  53. Buenas tardes a todos y todas.Mis investigaciones han dado algunos resultados. La puerta del almacen del mercadillo estaba cerrada con llave. A ella tenian acceso el padre Piña, Froilan y loreto, con lo que estamos igual que antes…He inspeccionado el muro del gallinero, he encontrado una muestra de sangre que ya se ha enviado a Jnum para analizar.Un analis por encima de la caja de porno me ha permitido encontrar huellas y lo que parecen otros fluidos corporales… Me he leido cada una de las revistas y no he visto a Loreto en ninguna de ellas.Podemos mandar analizar las huellas de las revistas… ¿Que decis?

  54. Leyendo todas las informaciones, veo algo que me escama… A ver. El movil y la cartera estaban en la habitacion, con lo que podemos suponer que salio precipitadamente. Sin duda por algo que vio… La camara y el teleobjetivo estaban recogidos, por lo tanto fue algo que vio en frente de la iglesia. Si Froilan estab arreglando el gallinero como hemos demostrado, eso lo descartaria como sospechoso.Es rebuscado, pero y si ese fraulein que dijo al morir, no iba dirijido a la inspectora, si no que estaba intentando decir quien era su asesina?

  55. Me parece bien analizar las huellas del porno: desde luego sería curioso saber quién donó eso. Imaginaos que sorpresa si lo conocemos.

  56. Un momento Boniatus…Algo que vio frente a la iglesia?En tu informe dices que se veía perfectamente el patio <>trasero<> de la iglesia. Se ve también el frontal de la iglesia? Entonces el apartamento está situado en un lateral de la iglesia?En todo caso, es cierto lo que dices. Si salió sin la cartera y sin el móvil podemos suponer que salió de forma precipitada (todavía es una suposición). Ahora bien, la cámara estaba guardada (o por lo menos no estaba situada en posición). Por lo que tuvo que ser algo que vio a simple vista, así que volvemos al punto inicial.Desde la ventana del apartamento qué se ve? Si suponemos que está en un lateral para ver el frontal y la trasera a la vez, en ese caso tiene una visión perfecta del callejón al que accede la cancela del patio. Recordemos que en dicho callejón no hay lugar donde esconderse, por lo que si vió algo en ese callejón lo vió a la perfección. Si miraba el patio trasero también lo podía ver perfectamente, desde el gallinero hasta la zona donde se celebraba el mercadillo (en cuyo caso no podemos afirmar que el padre Froilán sea inocente… aunque eso sea lo que demostramos antes).Y queda la parte frontal, que puesto que apareció muerto allí podemos suponer que fue a donde se dirigió. Pero por qué hacia allí?Otra cosa que acabo de darme cuenta. Por qué recogió la cámara? Si estás manteniendo una vigilancia constante del lugar, hasta el extremo de no salir del cuarto ni para mear, no quitas el teleobjetivo de sitio a no ser que sea absolutamente necesario. Que habría pasado si justo entonces necesitaba hacer la foto? Puedo suponer por tanto que quitó la cámara porque había logrado hhacer las fotos que necesitaba (y también por eso quitó la tarjeta de memoria). Esto lo tuvo que hacer antes de salir corriendo del cuarto, dejando atrás cartera y móvil…Maldita sea! No logro conectar los puntos. Tengo la impresión de estar viendo algo importante, pero sin comprenderlo.Bueno, un tiro al aire. No sé a quien dirigirlo, así que lo dejo caer. Es posible que la tarjeta de memoria se haya llevado a revelar a algún lugar, o se haya enviado a su oficina en alemania? O que sea una que se puede colocar como memoria del móvil, y que tengamos las fotos a nuestra disposición? Si no había un ordenador en el cuarto, de alguna manera pretendería obtener las fotos hechas para cerrar su caso.Más cosas que se me ocurren. En la primera visita que hizo Boniatus a la iglesia, mencionó que sus pasos y los del Padre Piña resonaban por toda la nave central. Zalaya, podrías interrogar a Joaquín Anguita por si acaso escuchó algo? Sé que fue un par de veces al baño, pero si alguien cruzó la iglesia en dirección a la entrada debió de escuchar algo. El padre Froilán, desde el patio, puede que escuchase algo también, depende de como de bien lleguen los sonidos de la nave al patio. Podría servirnos para confirmar que nadie cruzó la iglesia, y por tanto probar la inocencia del padre Froilán. Aunque en ese caso, cómo llegó el asesino hasta el gallinero?Además, el padre Piña dijo que <>el Padre Froilán jura haber estado horas reparándolo [el gallinero]<>, pero a Jack el padre Froilán le dió un intervalo de una hora exacta. Se trata de una exageración del padre Piña, o de un lapsus del padre Froilán, tratando de fijar su coartada en la hora del asesinato?Boniatus, las fotos que sacaste de las huellas del patio, es posible que alguna coincida con las de la víctima? Inicialmente no se nos ocurrió pensar que hubiera estado dentro de la iglesia, pero si había estado vigilándola, y obtuvo la chaqueta del padre Froilán, es posible que hubiera estado en el patio. Podría ayudarnos a saber qué investigaba Radenauer.Y Jnum, sabemos algo de la sangre que había en las tablas del gallinero? Pregunté hace tiempo por ella, y puede que nos indique quién rompió las tablas…Bueno, creo que esto ya es excesivamente largo. Además, se me empieza a ocurrir que el padre Froilán pudo asesinar a Radenauer, para luego romper el gallinero. De esa forma, la policía le encontraría reparando el gallinero, pero no contó conque una agente de paisano viera el cuerpo antes de tiempo…Pero es una teoría provocada por las horas que son. Sin pruebas no sirve de nada.Un saludo para todos,y espero que esto pueda ayudar a resolver el caso!

  57. Perdón por el doble post (sobre todo tras uno tan largo) pero acabo de darme cuenta.Si Joaquín Anguita no escuchó nada, y si estuvo una hora como dice para hacer la penitencia, y el padre Froilán estuvo también una hora reparando el gallinero… Bueno, en resumen, si el hecho que Anguita no escuchase pasos significa que no se pudo pasar por el interior de la iglesia, eso quiere decir que el cuchillo no fue un arma de oportunidad, sino que alguien la había sacado antes de tiempo del cuarto de donaciones para usarla como arma homicida!Desvarío, o tiene sentido lo que digo?

  58. Pues yo le veo sentido, Parmacenda. La pena es que eso sigue dejándonos con los tres mismos sospechosos… pero sí, ahora sabemos que el arma se retiró del almacén con premeditación.

  59. Depende del testimonio de Joaquín Anguita, no?Es decir, si Anguita sirve para garantizar que el arma no se sacó del cuarto durante esa hora, eso quiere decir que nadie pudo cruzar la nave principal sin que él lo escuchase.Y en ese caso, el padre Froilán quedaría definitivamente fuera de la lista de sospechosos, pues no tiene llave de la cancela, no?

  60. Buen punto. Lo estudiaré, Parmacenda, pero puede que hayamos logrado reducir la lista de sospechosos a sólo dos.

  61. Hola a todos, me parece muy interesante este caso.Podria saber hace cuanto tiempo empezo la iglesia a reunir los articulos para el mercado de beneficiencia?talvez coincida con la llegada del detective.bueno creo k talvez sto me podria ayudar a elaborar una teoría.Por cierto buen blog, muy interesante.

  62. A ver… perdón por la ausencia, pero… soy la única a la que le escaman dos cosas??Ya primera, es que las huellas sean de un 38… Esto indica que es muy probable que fueran de una mujer, ya que un pie pequeño para un hombre suele ser un 40… La única mujer a la que tenemos “en nómina” en estos momentos es Loreto de León,no?Y por el otro lado está el hecho de que haya tal cantidad de ADN distinto en el cuchillo. Esto indica que el baño en el que lo “lavaron” es más o menos publico. El de la parroquia lo es más o menos: cuenta los dos curas, los niños de la catequesis, las catequistas y algún que otro feligrés. Ahora está… quién fue al baño mientras asesinaban a Radenauer?? Pues Joaquín Anguita.Pensemos un poco en este par… Una divorciada y un casado con problemas con su mujer. Soy la única que ve tema? Una tuvo la oportunidad de coger el cuchillo y la chaqueta, el otro de lavarlo en el baño. No pudo haber sido una colaboración?? Anguita no nos serviria de testigo por lo de los pasos, al estar metido en elloY entonces, lo de porqué entró Radenauer en la parroquia, tiene sentido. Vio a Loreto y a Joaquín juntos en el mismo sitio. Igual ese es el motivo de que la cámara apuntara a esa zona, quizás Loreto se aprovechaba de tener las llaves y tenía allí sus encuentros con Joaquín. Quizás se acercara a investigar, se acercara a lo del mercadillo haciéndose pasar por pobre y pidiendo una chaqueta para ver qué le podía sacar a Loreto. Joaquín, que se está confesando, lo ve, va al despachito, lo matan con el cuchillo, lo lavan y lo devuelven, loreto sale apoyándose el en gallinero (de ahí la gota de sangre en los tablones, estaba manchada)y Joaquín vuelve a confesarse…Omitiendo, claro está, la parte jugosaLo único malo es cómo llegó Radenauer a la escalera principal…

  63. Uff, por fín he terminado de estudiarme todos los informes de este caso…Y sí, también he llegado a la misma conclusión que tú, Sherezade. Creo que esos dos tienen mucho que contarnos… Y opino como el Profesor, que fraulein podría referirse a su asesina.Además está lo de la huella de un 38 en el gallinero… no sé como se me ha podido pasar que sólo podía ser de una mujer, yo misma uso un 38…Lo que sigo sin ver porqué Radenauer investigaría a Loreto León…Seguiré sumergida en los informes, a este paso lo que mejor voy a conocer va a ser el archivo…Por cierto, Ceres, encantada de conocerte.

  64. Interesante teoría, desde luego, Scherezade. Difícil de demostrar, pero interesante. Esos dos hechos parecen encajar bastante bien. El problema, eso sí, lo tendríamos en demostrar (o desmentir, ya puestos) que el retrete en cuestión es el de San Conrado. Pero sí, creo que la clave tiene que estar en el arma homicida, y creo que si lográsemos esclarecer algo de lo que tenemos podríamos avanzar bastante. ¿Se os ocurre algo a ese respecto?C3zar, bienvenido a la investigación. Los donativos empezaron a llegar una semana o semana y media antes de que Radenauer pisara suelo español. Me temo que no ha encajado con lo que buscabas. Pero buen intento, ¡sigue así!

  65. Perdonad por mi ausencia estos dias, compañeros. Estaba realizando unas pesquisas que nada tienen que ver con este caso en el… eje… Sañón del Comic de Zaragoza.Veo que he hebeis preguntado por la señorita de León, asi que hay va la información que pedíais:Loreto de León dejó la parroquia poco después del crimen (creo que eso estaba ya dicho en el caso anterior, pero no me acuerdo con seguridad). No donó nada, no compró nada. Eso sí, ya te anticipo que el padre Piña no va a estar muy contento de contestar preguntas, y menos sobre esa señora.Y de vuelta a la brecha.Pd: Jefe, Morán te manda un saludo.

  66. Haberme avisao de que ibas, hombre, te habría mandado otro para él 😉

  67. Jack, ¿podrías investigar quién es el ex-marido de Loreto? Me refiero sin preguntarle a ella, por si la ponemos sobre aviso. Voy dando forma a mi teoría pero aún me falta atar unos cabos sueltos. Si no puedo antes de mañana por la noche (que se cumple el plazo de una semana para resolver el caso) me arriesgaré a decirla aunque no tenga todos los hechos comprobados.

  68. Alguien ha buscado restos de sangre en los baños de la parroquia? Lo digo por lo de asegurarnos de que el cuchillo fue limpiado allí.

  69. Jnum, estoy teniendo problemas para dar con la identidad del ex-marido. De todas formas yo también tengo una idea, si mañana no tenemos nada te la propondré y a ver qué podemos sacar.

  70. Hola, buenos días a toda/os.Le he estado dando vueltas a todo este asusnto, y se me ha ocurrido una idea, quizás sea descabellada, pero ahí va…Estoy con el profesor que Radenauer podría haberse referido a su asesina con ese fraulein. Eso nos dejaría a la Srta León como la presunta asesina (sólo es una suposición, no una acusación)…Repasando lo que sabemos de la muerte de Radenauer, que fue apuñalado. Generalmente un apuñalamiento implica algo personal, casi pasional, sobre todo si hay implicada una mujer…Y si el anónimo ex-marido no fuera uno de los poderosos clientes de Radenauer, sino el propio Radenauer. Eso me explicaría la vigilancia, y tambien que saliera precipitadamente de su habitación… Quizás sea dar palos de ciego, pero de momento es lo que mejor me explica algunos asuntos que no me encajaban…Saludos.

  71. Lo de la sangre en los lavabos tiene sentido:Si Radenauer fue asesinado en la puerta de la iglesia, y el arma fue “contaminada” en un cuarto de baño QUE ERA USADO POR MUCHA GENTE, eso nos lleva a que lo más probable es que el asesino hullera hacia el interior de la iglesia (eso y el hecho de que el arma volviera al almacén).Por tanto tenemos que comprobar urgéntemente la cohartada de la señorita León, porque el asesino tuvo que contaminar el arma, luego aclararla para que no se viera la sangre ni las defecaciones, y despues abrir la puerta del almacén con una llave.Si Froilán no pudo hacerlo porque estaba reparando el gallinero, y el padre Piña no tenía motivos para huir porque la cohartada la tenía tras la puerta de su despacho a dos pasos del WC… eso nos lleva a que el que se subió al gallinero para huir tuvo que ser el asesino que, alertado por las sirenas de policía, se ocultó, y esperó a que Froilán acudiera a la parte frontal para ocultar el arma y escapar.Oséase: la persona a quien pertenezca la sangre de los tablones es el asesino. En última instancia podemos pedir a los tres sospechosos que nos enseñen las pantorrillas, que es donde seguramente se hirió el que se subió al gallinero.

  72. Interesante. Jnum, ¿qué sabemos de la sangre del gallinero? ¿Algún progreso?

  73. Estaba pensando en una explicación a lo de la chaqueta: la puñalada se le dio en el costado, así que el cuchillo debería haber traspasado la chaqueta. Sin embargo en ningun sitio habeis mencionado que la chaqueta tuviera otro roto que el del bolsillo.Podría ser que el asesino le pusiera la chaqueta a Radenauer después de haberle apuñalado para que así acusaran al padre Froilán? Recordemos que limpió el cuchillo en un retrete, así que sabía de estas cosas.El descosido de la chaqueta podría ser simplemente casual, quizás Radenauer incluso llevaba la libreta en el bolsillo del pantalón. Podríamos preguntarle al padre Froilán si la chaqueta estaba rota cuando la donó para aclarar esta duda?

  74. Me suena que Jnum sí que encontró la chaqueta acuchillada… Voy a repasar su informe del caso anterior, pero de verdad que me suena.

  75. Confirmo, copiado y pegado del informe de Jnum:“Le di la vuelta. La tela presentaba un corte claro a la altura del hígado. La sangre seca se había concentrado en torno a esa zona, así que no era difícil adivinar que ese corte se correspondía con la herida mortal.”

  76. Equipo, tenemos nueva información.El Profesor Boniatus volvió a revisar el gallinero y alrededores y descubrió un rastro de sangre reseca en las tejas de la parte superior del muro.Yo, al principio y como la sangre estaba seca, creí que el rastro de sangre encontrado en las tablas de madera se trataría de una herida producida durante alguna de las múltiples reparaciones del gallinero. Pero, ante este nuevo hallazgo, recapacité y analicé ambas muestras. Tenemos coincidencia: ambos restos de sangre (el de las tablas de madera y el de las tejas) coinciden con la víctima, Johann Radenauer.

  77. ….….:-O…Pero…Veamos, por partes:JACK:Piña o Froilán ¿fueron testigos oculares de como los de catequesis rompieron el gallinero? Y si no es así ¿cuál es la versión de los crios?

  78. Restos de sangre de Radenauer en el tejado y las tablas? Quizá es dar palos de ciego, pero podría ser que Radenauer intentase entrar a la iglesia por allí, se hiciera un corte y por eso hay sangre. Alguien lo vería husmeando por dentro de la iglesia y lo apuñaló cuando iba a salir, y huyó hacia adentro porque sabía exactamente cómo era la iglesia, y dónde estaba todo.Lo siento por no haber estado demasiado activa, he tenido cambios de ordenador con todo lo que eso conlleva. Ufff!!

  79. Mauser, Piña vio a los niños subirse al gallinero. Froilán dice que llegó un poco más tarde, cuando el párroco les estaba ya obligando a bajarse. Intentaré hablar con los niños, pero imagino que estas ya no son horas para eso.De cualquier manera, como veo que se te han roto los esquemas, permite que te sugiera un posible rumbo de acción. Tu explicación pasaba por que el asesino se hiriera al subir al gallinero. Ahora que sabemos de quién es la sangre, pregúntate: ¿cómo pudo llegar ahí?Esto empieza a ser confuso, equipo. Tenemos la sangre que no esperábamos encontrar, tenemos un montón de muestras distintas y no identificadas de ADN contaminando el arma homicida… Las pruebas forenses parecen empeñadas en despistarnos. Creo que va siendo hora de que encontremos la explicación que nos ocultan. ¿Alguna idea?

  80. Malas noticias equipo. Vengo de analizar el lavabo de la iglesia y no he encontrado nada de rastros de sangre…

  81. Hmmmm…… otra prueba que no nos da resultado, equipo. Pero bueno, seamos optimistas: hemos eliminado otra pista falsa.La clave tiene que estar ahí, en el arma homicida, estoy seguro. Sabéis que el asesino siempre comete un error, y por norma general, para cometerlo tiene que <>hacer algo<>. Si han puesto tanto empeño en contaminar el arma del crimen, la clave y el error tienen que estar ahí.Vamos, pensemos, algo tiene que estársenos pasando.

  82. Veamos… Si se empeño tanto en contaminar la prueba, es casa seguro que quería ocultar algo… seguramente su propia sangre. Es decir, si clavas un cuchillo tan fuerte como para que la punta se clave en el hueso (¿es asi como se rompió la punta, Jack?) es probable que al sacarlo, pu mismo te cortes…Podemos averiguar si alguna de las 17 muestras de sangre coincide con nuestros sospechosos? Es una bala al aire, pues si lo limpió en el baño de la iglesia, puede que haya sangre de ls tres, pero… ¿Quien sabe?Un saludo.

  83. Jack, ¿a qué se dedica Loreto de León?¿no trabajará por casualidad en un sitio público?

  84. Zalaya, la autopsia dice que efectivamente el cuchillo se rompió al chocar contra el hueso.Jnum, Loreto de León es cocinera en un restaurante. Pero si nos presentamos allí para tomar muestras de sus retretes la pondremos sobre aviso.¿Se os ocurre algo partiendo de lo que ya tenemos?

  85. Esto cada vez se complica más…¿¿¿Sangre de Radenauer en el gallinero???Sí habíamos demostrado que el padre Froilán realmente reparó el gallinero, y que fue el asesino el que provocó que las maderas volvieran a romperse… Sólo se me ocurre que la sangre de Radenauer sólo pudo llegar allí por transferencia… Con lo que nos ha contado Jnum, de que era un rastro, seguramente sea la sangre que goteaba del cuchiilo…Si el profesor no ha encontrado rastros de sangre en el lavabo de la iglesia, eso sólo puede significar que el arma fue contaminada fuera de la parroquia. Lo que me lleva a preguntarme ¿como volvió a la sacristía y a las cajas de las donaciones? El asesino tuvo que volver a la parroquia para dejar el cuchillo en el almacén, una vez limpio y contaminado… ¿Podría haberse roto el gallinero no en la huída como sospechábamos, sino al volver a entrar el asesino en el patio?Quizás no tiene demasiado sentido…

  86. Los rastros encontrados en el gallinero y las tejas parecen indicar que esa fue, como sospechávamos, la vía de escape tras cometer el crimen. Según se ha comentado ya, los muros del patio trasero de la iglesia son bastante altos (unos dos metros y medio). ¿Qué altura tenía el gallinero? ¿y los dos sospechsos que nos quedan (Piña y Loreto)? A lo mejor con esto logramos descartar a uno

  87. Me temo que nuestros dos sospechosos restantes tienen estaturas similares. En cuanto a la altura del gallinero… pues no sé, algo más de un metro, no creo que llegase al metro y medio.Vicky, yo también creo lógico que la sangre llegase al gallinero y al muro por transferencia, pero dudo que estuviese goteando del cuchillo. Piensa que, si fuera así, habríamos encontrado algún rastro más por el camino.Ahora yo os planteo una cuestión. Decís que quienquiera que cometiese el crimen tuvo que irse fuera, limpiar el cuchillo, volver a la parroquia y devolver el arma al almacén. Como os veo poco convencidos, os comento: ¿qué constancia tenemos de que el cuchillo haya estado en la parroquia todos los días? Sabemos que estuvo allí el día que lo donaron, sabemos que estaba allí el día que lo revendieron, y si tenemos que fiarnos de la palabra del padre Piña (y no tenemos por qué, pero de momento es la información con la que trabajamos), sabemos que estaba ahí cuando él se puso a hacer inventario, en mitad de la primera parte de nuestra investigación. No sabemos dónde estuvo el resto del tiempo. Y dado que nuestros sospechosos tienen acceso al almacén, cualquiera pudo volver a colocarlo ahí incluso un día diferente al del asesinato.

  88. Sí, Jack, sería lo más lógico…La sangre estaba en las tejas ¿verdad?. Para trepar al muro, el asesino tuvo que apoyar las manos en las tejas para darse impulso… Si acabas de apuñalar a alguien, la mano que empuñaba el cuchillo tiene que estar manchada de sangre. Creo que es así como llegó la sangre al muro…La señorita León era cocinera, por lo tanto estaba acostumbrada a usar cuchillos, tenía acceso al arma del crimen en cualquier momento, eso implicaría que tenía que saber que Radenauer la vigilaba… Y para limpiar y contaminar el cuchillo, nada más fácil que hacerlo en su cocina, a nadie le estrañaría que una cocinera limpiara un cuchillo… y en el lavabo del restaurante contaminar el arma…

  89. Convincente, Vicky, pero no demostrable. No me entiendas mal, creo que vas bien encaminada… pero ¿cómo demostrar que fue eso lo que ocurrió, y no que el padre Piña sacó el cuchillo del almacén, cometió el crimen, escapó por el gallinero, fue a cualquier aseo público, “limpió” el arma y lo devolvió al almacén cuando le viniera bien?Ese es siempre el problema final aquí en la Sociedad del Misterio. Tener una historia que funciona… y demostrar que no pudo ocurrir de otra forma. ¿Se os ocurre algo?

  90. Jack, el crimen se cometió entre las ocho y las nueve de la noche, horas en las que más trabajo hayen un restaurante ¿se ha comprobado si Loreto estaba trabajando ese día a esa hora? Es la única de la que no sabemos nada de su coartada

  91. Vale, eso ha sido relativamente fácil de averiguar. Esa noche la señorita de León libraba. Pero no he podido preguntar más sin levantar sospechas.

  92. Es decir, que de los dos sospechosos, uno dice que estaba en su despacho sólo preparando un sermón y de la otra no sabemos nada.¿Podríamos preguntar a Joaquín Anguita (el hombre que fue a confesar y se quedó rezando) si puede confirmar la coartada del padre Piña? Según se ha dicho, el cuarto de baño estaba cerca del despacho del párroco y puede que, aunque fuera de pasada, lo viera alguna de las veces que fue al baño

  93. Anguita declara que no se fijó en si el padre Piña estaba en su despacho o no.¿Se os ocurre algo que nos ayude a saber si estaba?

  94. Se me ocurre una cosa: sabemos que el asesino/a se escapó por el muro como indican los rastros de sangre. Sabemos que La agente de policía llegó justo después del crimen y debió de permanecer con la víctima hasta que llegó la policía y la ambulancia. Es decir, que quién salió, no podría volver a entrar. Si cuando llegó la policía, el padre Piña estaba dentro de la iglesia, quiere decir que no puede ser culpable. Podríamos preguntar a la agente Robles si el párroco estaba en el interior de la iglesia cuando entraron a detener al padre Froilán.

  95. ¿Pues sabes, Jnum? Creo que con eso podríamos descartar a Piña como sospechoso. Estad atentos. Voy a hablar con la agente Robles y a ver qué podemos averiguar.

  96. Jnum, me temo que precisamente en el caso del Padre Piña esa confirmación no sirve. Ya me lo había planteado, pero el Padre Piña es el único que tiene las llaves de la cancela del patio, y por lo tanto es el único que puede entrar en la iglesia sin pasar por la puerta principal.

  97. Hm, buen punto, Parmacenda. Jnum, ¿alguna réplica?

  98. Pues sí que se me ocurre una. Si llevaba las llaves de la puerta trasera encima ¿para qué iba a saltar el muro? Habría salido por la puerta de atrás sin llamar la atención.

  99. Bien respondido 😉Lo dicho, voy a hablar con la agente Robles para confirmar ese dato. ¡A ver qué tenemos!

  100. A ver, no sé que me pasa hoy, pero tengo un día tonto de dudas y teorías conspiratorias…Baste decir que estaba intentando plantear una hipótesis que acusaba al padre Froilán, tomando un enfoque alternativo de las pruebas… pero se ha impuesto la navaja de Occam al cabo de un rato.A lo que iba, que desvarío un poco.Yo planteé en su momento que el padre Froilán podía ser exculpado mediante el testimonio de Joaquín Anguita, pues estando en la iglesia habría escuchado a cualquiera que la cruzase. Sin embargo, creo que no tenemos el testimonio de Anguita todavía al respecto. Es decir, que no sabemos si escuchó pasos en la iglesia o no.Porque ahora viene lo bueno. Todas las teorías que he visto hasta ahora se basan en que la sangre sobre el muro la dejó el asesino al tratar de escapar. Si eso es cierto, <> entonces alguien tuvo que cruzar la iglesia, y Anguita debió de escucharlo<>, a no ser que fuera justo después de irse.Me explico.Supongamos que Anguita estuvo en la iglesia mientras se cometió el crimen, y supongamos que la sangre se dejó en el muro al huir el asesino. En ese caso, si el asesinato se cometió fuera, el asesino tuvo que entrar en la iglesia, y si se cometió dentro la víctima tuvo que escapar. En ambos casos Anguita habría escuchado algo, pues ya sabemos que el eco es muy fuerte en la nave principal (Boniatus, me baso en tu palabra! :P) y por lo tanto, o Anguita miente, o la sangre del muro <>no<> la dejó el asesino al escapar.Si Anguita no estuvo en la iglesia en el instante del asesinato, entonces tenemos una franja temporal restringida en la que tenemos que confirmar las coartadas (desde que Anguita se fue hasta que la agente encontró a la víctima) simplificando nuestra tarea. Sin embargo, en este caso el padre Froilán no quedaría exculpado por el testimonio de Anguita.Zalaya, podemos obtener una declaración precisa de lo que Anguita escuchó en la iglesia, y de cuando la abandonó, y confirmar con la agente Robles que no abandonó la iglesia después de que ella llegase?Y Jack, creo que me autocontradigo (ya he dicho que tengo un día raro), pero si el padre Piña tenía las llaves de la cancela no necesitaba saltar el muro.

  101. Bueno, veo que Jnum también ha visto mi error 😛A ver que nos dice la agente Robles…

  102. Vale, damas y caballeros, esto es lo que tenemos.Robles dice que nadie entró ni salió de la iglesia desde que ella llegó. La policía certifica que el padre Piña estaba ya en el interior. Y el inspector Garcete nos acepta la improbabilidad de que un hombre con llaves de la cancela intente escapar encaramándose al gallinero para escalar el muro. Así que Piña queda exculpado.(mal que nos pese).El problema es que han dado el mismo argumento que plantea Parmacenda: si el testigo no oyó pasar al padre Froilán, tampoco pudo oír entrar a Loreto de León. Ahora mismo están más dispuestos a sospechar de la dama, partiendo de los resultados de nuestra anterior investigación. Así que podemos intentar cerrar con lo que tenemos; o bien podemos dedicar algo más de tiempo (sé que oficialmente el caso debería cerrarse hoy, pero estoy dispuesto a dar hasta el día de Navidad… como pequeño regalo) a ver si conseguimos encontrar algo que lo deje todo atado y bien atado.En vuestras manos lo dejo, equipo. Tengo mi propia teoría y estoy dispuesto a añadirla a la acusación si cerramos ahora; pero vosotros decidís.

  103. Ahora que ya tenemos el quién, no nos vamos a quedar con las ganas de saber el por qué. Yo voto por seguir la investigación. Ahora, con una sospechosa clara, tal vez podeamos conseguir más información de ella. Sobretodo yo preguntaría por la identidad del ex-marido, ya que es a raíz de encontarase con el detective, que Loreto decide confesarlo. Creo que está relacionado

  104. Puesto que mencionas al testigo, he de suponer que Anguita estaba dentro de la iglesia cuando llegó la policia?Y en cuanto a que la policía considere más sospechosa a Loreto de León, también es lógico. El padre Piña estaba dentro de la iglesia y ya hemos establecido que no saltó el muro.El padre Froilán estaba dentro de la iglesia, y no tiene ninguna razón para saltar el muro, por dos razones principalmente:1. Para saltar rompe el gallinero, con lo que destruye su propia coartada para evitar la acusación. Ilógico (aunque luego le podamos suponer la suficiente inteligencia para contratar a una sociedad de investigadores que demuestre que si reparaba el gallinero, es más lógico dejarlo construido y se acabó).2. El padre no llamaría la atención si se pasea por la iglesia, pues trabaja allí. Así que si tenía que ir de la entrada al patio, no tiene sentido que salte el muro.Creo que con eso queda bastante claro que el padre Froilán tampoco es el responsable, y nos quedamos con Loreto de León…Pero sin saber el motivo todavía. Yo también voto por seguir investigando, a ver si obtenemos algo aunque ya tengamos bastante claro quien es el responsable…

  105. Perdonad el retraso, equipo, aunque creo que en estas fechas lo comprenderéis 😉 Ante todo lo primero es lo primero, FELIZ NAVIDAD A TODOS.Dicho lo cual… con las pruebas que tenemos, me parece que lo vamos a tener difícil para averiguar el móvil del crimen. Pero una vez que tengamos al asesino, podemos pedirle que nos lo cuente. Así pues… creo que iremos esta tarde a visitar a la señorita de León. Estad atentos.Ah, y Jnum… ¿podrías traerte por favor los resultados del ADN encontrado en el cuchillo? Quiero comprobar una cosa, ya que vamos para allá 😉

  106. Loreto de León nos invitó a pasar a su casa. Nos ofreció un café, que rechazamos amablemente, y mientras se servía uno para sí misma nos preguntó por el motivo de nuestra visita.—Por desgracia no es una visita de cortesía —expliqué—. Verá, lo diré sin rodeos: sabemos que usted asesinó a Johann Radenauer a las puertas de San Conrado.—¿Es una broma?—Me temo que no —dijo Boniatus. No pudo ser nadie más que usted. »Verá, sabemos que el asesino tuvo que esconderse en San Conrado. Esto es así por fuerza. En la calle no había dónde esconderse, y dado que la agente Robles llegó poco después de la puñalada, poco antes de la muerte, significa que el asesino no pudo huir calle abajo ni por ningún callejón. Además, la rotura del gallinero y la sangre de la víctima encontrada tanto en los tablones como en las tejas del muro confirman que alguien manchado con la sangre de Radenauer utilizó esa ruta para escapar.»También sabemos que el arma homicida se retiró de las donaciones a la parroquia y luego se devolvió a su lugar. El almacén está cerrado con llave, lo que significa que para poder sacar y devolver cosas a él haría falta tener una forma de abrir la puerta. Eso nos deja con sólo tres sospechosos: los dos sacerdotes y usted.—Ahora bien —aporté—, podemos descartar al padre Piña porque era él quien tenía las llaves de la cancela del patio trasero. No escalaría el muro destrozando con ello el gallinero pudiendo salir y entrar con discreción. Eso nos deja sólo con dos sospechosos. Y el padre Froilán ya fue exculpado en la primera parte de nuestra investigación. Además, tenemos a un testigo dispuesto a declarar que no le oyó recorrerse la iglesia para cometer el crimen y volver.—¿Qué demuestra eso? —preguntó de León—. Si les he entendido bien, me están acusando de asesinar a un hombre y entrar en la iglesia para salir por el patio trasero. Si ese testigo no oyó al padre Froilán, tampoco pudo oírme a mí, ¿no?—Ciertamente. Aunque el testigo declara haber ido un par de veces al baño. Eso nos da un pequeño margen de tiempo durante el cual no pudo oír pasar a nadie.—Luego aún pudo haber sido el padre Froilán.—Es menos probable, él tendría que dar dos viajes, usted sólo uno.—Lo que pensaba, no demuestra nada. Sonreí con cordialidad. —Jnum, ¿has traído los resultados del ADN como te pedí?—Aquí los tengo, aunque todavía no me has dicho para qué los quieres.—Supongamos por un momento que eres el asesino. Has escapado de la iglesia con un gran cuchillo de cocina ensangrentado, y te decides a limpiarlo en un aseo público. ¿En cuál entrarías?—No lo sé, depende del local que encuentre más cerca…—No, no me has entendido. ¿En el de señoras, o en el de caballeros? Una sombra de duda apareció en los ojos de Loreto de León. —Caballeros, digo yo —respondió Jnum.—¿Por qué?—Bueno, porque en el de señoras iba a dar un poco el cante.—¿Y no quieres dar el cante?—Por lo general no, pero si encima voy con un cuchillo ensangrentado… —musitó Jnum, comprendiendo por dónde voy.—… entrarías en el aseo de tu propio sexo. Bien. No tenemos con qué comparar el ADN, pero por los resultados, ¿podrías decirme si las muestras desconocidas son de hombres o de mujeres? El tintineo nervioso de la cucharilla de café cesó de pronto. Jnum y yo, que habíamos estado hablando entre nosotros, volvimos de pronto la mirada a nuestra anfitriona. Zalaya no le había quitado ojo de encima a su reacción en ningún momento. —¿Tiene algo que decir, señorita de León? —pregunté.—Hagan la comprobación —respondió con un desafío no muy convencido. Jnum comenzó a comprobar el sexo en todas las muestras. No quise apartarle la mirada a de León en ningún momento. Creo que ella aún albergaba la esperanza de que yo fuese de farol. Que en realidad no tuviéramos las muestras de ADN. Pero también creo que ni ella misma se lo creía. —Confirmado, Jack, todas las muestras son femeninas.—Eso descarta a los sospechosos masculinos. Repetiré la pregunta, señorita de León… ¿tiene algo que decir? Loreto de León bajó la mirada. Cuando la volvió a levantar había lágrimas en sus ojos… y no podía asegurar si eran de culpa o de alivio. —Sí, yo lo hice —confesó—. Era lo único que podía hacer.—¿Quiere contárnoslo? —dije en tono conciliador.—Como ya saben estoy divorciada, esa fue la razón por la que me dije al padre Piña que me iba de su parroquia. Pues bien. Mi exmarido es Sebastian Müller. Sebastian Müller. Conocido empresario alemán, propietario de una compañía de importaciones textiles. La policía alemana le creía involucrado en un centenar de operaciones ilegales, pero no habían podido demostrar nada. Uno de los tres últimos clientes de Radenauer. —Mis padres emigraron a Alemania siendo yo muy niña —explicó—. Cuando ellos murieron y a mí me empezó a faltar el dinero, apareció Sebastian y me… rescató, supongo. »Pero a los pocos meses de casarnos descubrí qué clase de hombre era realmente. Intenté cambiarle sin éxito, y cuando vi que eso sólo me ponía a mí en peligro le pedí el divorcio. »Lo cierto es, me temo que ahí tuve que mentirle al padre Piña para que él mismo me quisiera fuera de la parroquia, que Sebastian no firmó los papeles. Me separé de él, me fui de su casa, pero él no cejó en su empeño. Una vez, dos, tres veces envió a su sabueso Radenauer a localizarme. Presa de la desesperación, reuní el dinero que pude y volví a España. Aquí cambié de nombre y me refugié en la parroquia, donde pensé que si me limitaba a ayudar en lo que pudiera no me harían preguntas. —Pero Radenauer también la encontró aquí.—Un día, mientras metía cajas de donativos en la parroquia, le vi. Me escondí para que él no me viera. Cuando salí ya no estaba, aunque una de las cajas estaba abierta.—La chaqueta —musité.—Sabía que si me veía le diría a Sebastian dónde encontrarme. Así que cogí el cuchillo del almacén de donativos, para estar preparada. Cuando le volví a ver rondando por la iglesia supe que esa era mi única oportunidad. »Le apuñalé por la espalda, sin que pudiera defenderse. Cuando cayó al suelo, se le abrió la chaqueta y le vi la libreta que llevaba en el bolsillo. Aquí la tienen —añadió sacando un pequeño bloc de notas de su bolso—. Al final resulta que no tenía nada sobre mí. Sus investigaciones le habían llevado hasta San Conrado, pero por más que había investigado no me había llegado a ver. Y yo que me fui de la parroquia por si Radenauer había avisado ya a Sebastian… Las luces azuladas y las sirenas comenzaron a hacer poco a poco su aparición. La policía ya había sido puesta sobre aviso antes de nuestra visita. Ahora teníamos la confesión. —Háganme un favor —dijo antes de entregarse—. Discúlpenme con el padre Froilán. No quería que se viera implicado en esto, es un buen hombre.—¿Se entregará sin más?—Adonde voy, Sebastian no puede hacerme más daño. Con eso tengo bastante.

  107. Caso cerrado, compañeros y compañeras. En cuanto pueda, las condecoraciones; ahora, a descansar que nos lo hemos ganado 😉 Feliz Navidad!

  108. Totalmente inesperada esa prueba, tengo que reconocerlo. Suerte que la asesina parece que no tuviera nada más que perder.Felices fiestas a todos.

  109. Madre mia!, me voy unos dias, y lo terminais de descrubrir todo. jaja. Pues nada. FELICES FIESTAS!!!!!^^. Espero que todos lo paseis muy bien.FELIZ NAMVIDAD!!!!XDD

  110. Esperando las condecoraciones, en nombre mio y de todos mis estudiantes, quiero desearos de todo corazon… FELIZ 2009!!!!… Lo que me extraña es que A.K. no nos haya visitado para desearnos una feliz navidad… Por si las moscas mantengo la cafetera en perfecto estado de revista… No me gusta que critiquen mi cafe…

  111. ¡¡¡¡¡FELIZ AÑO!!!!! Acabo de llegar de la Polinesia, de recuperarme de los duros exámenes a los que nos somete el querido Profesor, y me encuentro que ya se ha cerrado el caso… ¡Qué bien!Por cierto querido Profe, me alegra saber que mantiene la cafetera en perfecto estado, porque todavía me acuerdo del primer café que me tomé… y ya sabé que en materia de café soy muy exigente…Espero que los Reyes Magos nos traigan nuevos casos…

  112. Bien, equipo, como de costumbre os pido disculpas por el retraso, aunque en las fechas que nos ha pillado esto creo que sabréis comprenderlo. Pero en fin, ya he vuelto al servicio activo, así que… sin más dilación, las condecoraciones:<>Investigador Parmacenda:<> <>Primer golpe. <>Parmacenda fue quien primero se incorporó a esta segunda etapa de la investigación… y creedme si os digo que le ha cundido.<>Investigador Parmacenda:<> <>El nexo. <>Nuevamente Parmacenda fue quien primero logró reducir la lista de sospechosos a tres, al encontrar a las tres personas que tenían en común lo único que sabíamos del crimen: que todo apuntaba al almacén de donativos.<>Investigadores Mauser Still, Joaquín y Parmacenda:<> <>Cronología. <>Cuando empezamos a investigar, no sabíamos más que el momento en el que había aparecido el cadáver. Mauser estableció el intervalo en el que se robó la chaqueta, Parmacenda el momento en el que se pudo sustraer el cuchillo, y Joaquín dedujo quién tenía llave del almacén por entonces. Eso nos ayudó a confirmar que, al identificar a nuestros tres sospechosos, estábamos en el buen camino.<>Investigadora Vicky:<> <>Sobre la pista. <>La sangre en el gallinero y en las tejas nos despistó a todos al descubrir que no se trataba de la del asesino, sino de la de la víctima. Vicky fue quien dedujo que se trataba de una transferencia, e incluso logró explicar por qué la sangre no había ido goteando por el camino.<>Investigadores Jnum y Parmacenda:<> <>CASO CERRADO. <>Creo que había dos formas de resolver este misterio: descubriendo quién lo hizo (lo que pasaba por averiguar de qué sexo era el ADN de la contaminación), y descubriendo quién no lo hizo (es decir, descartando a dos de los trse sospechosos). Jnum fue quien logró exculpar al padre Piña (pero se lo perdonamos), y Parmacenda quien reforzó la teoría de la inocencia del padre Froilán. Eso nos dejaba sólo con la señorita de León.Asimismo, y para no perder las sanas costumbres, vamos con las condecoraciones especiales.<>Investigadores Ceres y C3zar:<><> ¡CUCU! <>Como ya sabéis, este premio se otorga a aquellos que, mientras la investigación aún está en curso, se asoman una vez, publican una conjetura, y luego desaparecen misteriosamente. Ceres volvió a aparecer tras el cierre, pero aún así se hace tan merecedora de esta condecoración como C3zar (a quien, por cierto, esperamos volver a ver por aquí más a menudo).<>Investigadores Joaquín, Zalaya y Parmacenda: <><>¿Dónde está Wally? <>Esta vez me habéis impresionado de verdad. A ver, tengo un pequeño problema: Joaquín fue quien primero anunció que había logrado traducir el texto y quien primero mencionó la palabra “Porno”, Zalaya quien primero aportó una buena parte de la traducción (y quien primero mencionó, más adelante, la frase completa traducida, seguido muy de cerca por Luinwe), y Parmacenda el primero en anunciar formalmente que habíamos encontrado la caja de porno. Porque las cosas como son, si no hay caja de porno la investigación nos sabe a poco, ¿verdad? El caso es que, por primera vez en la historia, no puedo asignar este premio a un solo investigador, ya que cada uno a su manera ha contribuido, así que enhorabuena a los tres.A los premiados, ¡enhorabuena! A los demás, ¡buen trabajo! A Parmacenda, ¡AGONÍAS, DEJA ALGO PA LOS DEMÁS! 😛 Ahora en serio, equipo, habéis hecho un trabajo ejemplar. Todos. Me siento orgulloso de vosotros.

  113. ¡¡¡¡Me he ganado una condecoración!!!!Muchísimas gracias, Jack. La verdad es que me hace muy feliz… Creía que sólo había dado palos de ciego…Me siento como Julia Roberts cuando ganó el Oscar… pero tranquilos, no pienso ponerme a llorar…Una pregunta de novata, cuando se cierra un caso, ¿hay alguna celebración especial?

  114. Bueno, por norma general, escogemos un escenario (habitualmente tiene que ver con el propio caso) y nos reunimos allí a beber. Siempre hay alguien que se lleva la bañera de grog. A la mañana siguiente suelen haber desaparecido calcetines, la gente no recuerda o no se atreve a recordar lo que hizo la noche anterior, y Rasudoque suele amanecer muerto pero luego se le pasa.La pega es que dudo mucho que el padre Piña nos ceda la parroquia para celebrar nuestro triunfo, aunque le hayamos exculpado a él; pero si a alguien se le ocurre algún otro sitio…

  115. El piso de Radenauer sigue vacio… ¿verdad?La bañera de grag ya lleva dos noches fermentando a la luz de la luna, y los piscolabis están enfriandose en la nevera. ¿Salimos para alli?

  116. (<>O<>_<>O<>)Madre mía, no me esperaba esta avalancha… Muchas gracias, la verdad es que estoy sin palabras. Habrá que ir a celebrarlo, y a lo grande!Tengo un par de botellitas de litro que pueden venir muy bien para la celebración, un licor hecho a partir de manzanas… bueno, principalmente manzanas. Y mientras lo mantengais alejado de los metales no debería de haber problema…Así que… adonde las llevo?

  117. Pues a la Cabeza del Duque (perdón) de la Reina, mismamente.

  118. Interesante: una cantidad razonable de dicho licor debería producir dos efectos: matarnos o convertirnos en mejores detectives.…El riesgo vale la pena. Solo si está bueno.

  119. Mmmmm, manzanaaaas.^^. Yo me apunto a un par de vasitos!!!.Parmacenda no pienses tanto!, que se te da demasiado bien!.XDFelicidades a todos, y salúd!(Hip!)

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s