Caso nº 00016: ESCALERA AL CIELO (Primera parte) (CERRADO)

Hay algunas cosas a las que, seamos sinceros, aún no estamos muy acostumbrados. Nos ofertamos como consultoría criminalística tanto para fuentes oficiales como para particulares; pero lo cierto es que, hasta el momento, casi todos nuestros casos nos han llegado por medio de la policía. Solemos ayudar a esclarecer misterios, pero no nos pasa muy a menudo que sea el principal sospechoso quien acude a nosotros. Y desde luego, nunca antes hemos mantenido una reunión con nuestro cliente en los calabozos de la comisaría.

Pero lo de este caso, sin lugar a dudas, ha superado todas mis expectativas. Porque reunir todo lo arriba mencionado, todavía me lo podría haber visto venir. Pero cuando vi al sospechoso, supe que acabábamos de batir un record.

—No se levante, por favor, Padre Froilán— le dije.

El padre Froilán Prieto permaneció sentado en su camastro, con gesto apesadumbrado. Aunque me pareció que mi llegada le había animado un poco.

—No sabía a quién acudir —confesó el sacerdote—. El padre párroco me ha hablado de ustedes en muchas ocasiones, aunque debo reconocer que no en términos muy elogiosos, y supongo que cuando me he dado cuenta de mi situación he pensado en ustedes.
—En su llamada no aclaraba nada. ¿Quiere contarme qué ha ocurrido exactamente?
—Verá, ese es el problema, yo mismo no lo termino de entender.
—Cuénteme lo que sepa, y por favor procure no omitir nada.
—Está bien. Todo empezó ayer por la noche. Debe usted saber que ejerzo de sacristán en la parroquia de San Conrado, en la que también desempeño algunas tareas manuales. Se me da bien la carpintería y me defiendo un poco con la fontanería. Mejor que al padre párroco por lo menos.

»Le cuento esto para ponerle en antecedentes. Anoche, tras terminar el servicio, el padre párroco me pidió que fuese a arreglar el gallinero… Tenemos un pequeño gallinero en el patio trasero de la iglesia, y hace un par de días se rompió el techo; uno de los chiquillos que vienen a catequesis quiso hacerse el gracioso y le dio por emprenderla a patadas, y las maderas cedieron. El caso, como le digo, es que a petición del padre párroco estuve una hora, de ocho a nueve, reemplazando tablas y liándome a martillazos. No sé si servirá de algo, pero me clavé un par de astillas que lo demuestran.

»Pues bien. Cuando terminé de reparar el gallinero, volví a la sacristía y descubrí que la policía me estaba esperando. ¡Y me acusaban de haber cometido un asesinato!

—¿Un asesinato? ¿Cuándo?
—¡Eso es lo raro! Según dicen, el crimen acababa de tener lugar. ¡Yo había estado haciendo reparaciones, por el amor de Dios!
—¿Quién es la víctima?
—¡No lo sé! Me han enseñado un retrato del pobre hombre en la mesa de autopsias, pero no le había visto en mi vida. ¿Por qué iba a matar a un completo desconocido?
—Está bien, serénese. ¿Les ha contado usted su coartada?
—¡Por supuesto que sí! Pero dicen que, si no había nadie viendo cómo reparaba el gallinero, mi coartada no es sólida.
—Aún así parece un poco traído por los pelos. Quizás usted no tenía una coartada irrefutable, pero las cosas como son… yo tampoco la tenía, anoche estaba solo en mi despacho entre las ocho y las nueve. Y como yo, seguro que media ciudad. ¿Le han detenido sólo por no tener coartada?

El Padre Froilán suspiró abatido.

—Al parecer, la víctima dijo mi nombre justo antes de morir. Y dado que murió en las escaleras de la parroquia, han sumado dos y dos y han decidido que soy culpable.

¡Incriminado ni más ni menos que por las últimas palabras de la víctima! Aquella prueba iba a ser difícil de refutar.

—Tiene que creerme, detective, yo no he hecho nada malo… sería incapaz de hacer daño a una mosca…
—Padre, quiero dejarle una cosa clara, ¿de acuerdo? Porque no me gustaría generar falsas esperanzas. Podemos aceptar su caso, podemos investigar, podemos intentar encontrar todas las pruebas posibles y, si está en nuestra mano, podemos exculparle. Pero nos debemos a los hechos. Quiero que tenga claro que sólo podremos ayudarle si los hechos le dan la razón. ¿Lo comprende?
—Lo comprendo.
—Bien. Pida que le traigan papel y lápiz. Si recuerda algo más, lo que sea, apúntelo inmediatamente y pregunte por el inspector Arjona, él nos lo hará llegar.

Me despedí del sacristán y salí de su celda. Inmediatamente, pregunté quién llevaba el caso y quién había encontrado el cuerpo. La investigación corría a cargo del inspector Garcete, que estaba en la escena del crimen; en cuanto a quién encontró el cuerpo… ahí tuve algo más de suerte.

—Sí, fui yo —dijo la agente Victoria Robles (24 años, soltera)—. Mi turno había terminado y volvía a casa, cuando vi a aquel anciano tendido sobre los escalones de la iglesia.
—Necesitaría todos los datos de lo que ocurrió en ese momento, si es tan amable.
—Como quiera, pero ya tenemos al asesino entre rejas. Todas las pruebas le apuntan a él.
—Luego volveremos a lo de las pruebas, si no le importa. Me gustaría que siguiéramos esta historia en orden.
—Muy bien. Al principio pensé que se trataba de un borracho, con la cara tan colorada y tal, pero cuando vi el reguero de sangre que bajaba los escalones corrí hacia él para ayudarle. Ya iba de paisano, así que me identifiqué como policía y traté de tranquilizarle. Llamé a una ambulancia y pedí refuerzos. Luego le expliqué que la ayuda estaba en camino. Llevaba guantes, ya hace frío, así que me permití tratar de incorporar al pobre hombre, y así fue como le vi la puñalada en el costado. Traté de cortar la hemorragia. Se me quedó mirando, con esos ojos claros y vidriosos, con pánico. Le pregunté quién le había hecho eso, y entonces, casi ahogándose, me dijo claramente el nombre “Froilán”… y murió.
—Y sospechó del Padre Froilán por la ubicación del cuerpo.
—Las pruebas, como le digo, me dan la razón. Tenemos las huellas del sacerdote en los botones de la chaqueta de la víctima, y se ha demostrado que su coartada era falsa y, si me lo permite, algo desesperada.
—¿Lo dice sólo porque no había testigos?
—Lo digo porque el gallinero que jura haber estado arreglando sigue roto, señor Ryder.
—¿Ha dado el sospechoso alguna explicación a sus huellas en la chaqueta?
—Sigue empeñado en que jamás había visto a ese hombre.

Apunté esos datos. Esto no iba muy bien.

—De acuerdo. ¿Qué sabemos de la víctima?
—Nada.
—¿Cómo que nada?
—Ese es el punto más oscuro de la investigación. No sabemos quién es. Nadie en el barrio lo reconoce. No llevaba identificación. Y sus huellas no constan en nuestros registros.
—Eso es raro, ¿no le parece?
—Sigue siendo un cadáver, y sigue habiendo incriminado al cura. Entiendo que intenta hacer su trabajo, detective, pero no se mate investigando. Ese hombre es culpable, la víctima le ha acusado justo antes de morir.
—No me entienda mal, agente Robles. No dudo de su palabra. Pero los caminos del Señor son inescrutables, ¿no?

———

—Así que ya lo veis —dije a mis jefes de departamento de nuevo en las oficinas de la Sociedad del Misterio—. Tenemos caso nuevo, y hay demasiados puntos oscuros como para pensar que ya esté todo resuelto.
—¿Entonces vamos tras el auténtico asesino? —tanteó Boniatus.
—No tan deprisa. El padre Froilán nos ha contratado para demostrar su inocencia.
—Pero buscaremos al asesino, ¿no? —quiso saber Jnum.
—Quizás ya lo tengamos, aún es pronto para saber si la policía se ha equivocado o no. Así que nos centraremos en la tarea para la que hemos sido contratados. El padre Froilán tiene tres cosas en su contra: sus huellas en la chaqueta, su falta de coartada, y las últimas palabras de la víctima. Si conseguimos desmontar al menos dos de esas tres, quizás podamos hacer que la policía considere reabrir la investigación.
—¿Y cómo lo hacemos? Parecen bastante concluyentes…
—Nos lo repartiremos. Boniatus, te quiero en la parroquia de San Conrado; averigua qué estuvo haciendo el padre Froilán en el momento del crimen y por qué basa su coartada en algo que no parece haber hecho. Jnum, la policía te dará acceso a las pruebas, empieza por la chaqueta; comprueba si esas huellas llegaron allí de forma natural o si las han podido poner, encuentra una explicación. Yo me quedo con las últimas palabras de la víctima. Encontrad lo que podáis. Pero procurad no ir con ninguna idea preconcebida, no sabemos si nuestro cliente es en realidad el asesino.

Anuncios

104 comentarios

Archivado bajo acusación en falso, arma blanca, asesinato, cliente particular, Iglesia, una caja de porno

104 Respuestas a “Caso nº 00016: ESCALERA AL CIELO (Primera parte) (CERRADO)

  1. Estos son los hechos, comienza la investigación. Vamos a organizarnos bien, equipo; Boniatus, Jnum y yo nos hemos repartido las pruebas a desmontar. Para agilizar los trámites, os propongo lo siguiente: antes de conjeturar sobre alguno de estos tres asuntos en concreto, poned el nombre del investigador al cargo. Es decir, si vuestra conjetura va sobre la coartada empezáis por un “Boniatus:”, si va sobre las pruebas por “Jnum:”, y si va sobre la víctima por “Jack:”. Así lo tendremos más fácil y mejor organizado.Y recordad, el objetivo aquí no es buscar a un nuevo asesino, sino averiguar si la policía se ha dejado algo en el tintero. Trabajemos con la hipótesis de que el padre Froilán cometió el crimen, y veamos si podemos o no demostrar su autenticidad.

  2. Vaya vaya. Ya nos han chafado el puente con un caso. Nos quedamos sin podernos ir de viaje. Pero ¿qué mejor que un buen caso para entretenerse estos días festivos? Y éste, además tiene muy buena pinta. Voy a ir poniendo mi laboratorio a punto para analizar las pruebas.

  3. Había llegado a la parroquia y estaba frente a la escalinata donde un hombre había encontrado la muerte. Resultaba curioso encontrar la entrada de una iglesia acordonada, pero tenia que reconocer que cuando menos el caso era peculiar. El inspector Garcete esperaba agazapado sobre los escalones. Me identifique y le pedí que me pusiese al día.– No hay mucho que contar. Las pruebas apuntan al sacerdote. No solo no tiene coartada, sino que además tenemos sus huellas.– De las huellas se encargara otro compañero. ¿Qué pasa con la coartada?– Hable con el cura párroco, el le pondrá al tanto de lo ocurridoDicho esto se despidió y se marcho. Así que antes de entrar eche un vistazo al lugar.La iglesia de San Conrado era una parroquia bastante modesta, sin grandes columnas ni adornos recargados. Muy en consonancia con el resto de la calle donde estaba. Los callejones colindantes eran amplios y bien iluminados, vamos, que no había muchos lugares donde esconderse. La sangre estaba en los primeros escalones… La victima no había podido llegar a guarecerse en la iglesia… O quizás escapar más lejos de ella… Jnum quizás podría aclarar ese detalle.Distraído en mis cavilaciones, una voz proveniente de la puerta de la iglesia me hizo saltar de golpe. Ni siquiera había oído abrir la puerta.– No podía ser de otra forma – Dijo una voz en tono agrio – Si se podía perturbar aun más la paz de mi parroquia, tenia que venir la Sociedad del Misterio a hacerlo.Reconocí la voz… Las leyes de Murphy tenían un especial cariño a nuestra Sociedad…– Estamos aquí para demostrar la inocencia de su sacristán – Dije con calma – ¿No quiere que eso ocurra, padre Piña?Benito Piña era un salcedote severo y estricto que nos consideraba poco menos que los heraldos de Satanás. Cuando investigamos la muerte de < HREF="http://lasociedaddelmisterio.blogspot.com/2008/02/caso-n-00008-rquiem-por-un-payaso.html" REL="nofollow"> Jorge Brezo <>, Cuestionamos su juicio al negarse a darle sepultura. Cuando impedimos la muerte de la famosa estrella porno <> Jenny Tales <>, ayudamos a una de las responsables de aquello contra lo que el se manifestaba. Que el estuviera implicado en el caso solo podía significar que uno de los testigos iba a ser, como poco, ligeramente hostil.No me invito a pasar, pero como tampoco me echo a la calle a escobazos le seguí al interior. El eco de los pasos al cruzar la nave central marcaba el tenso silencio que nos rodeaba como el tic tac de un reloj, Decidí romperlo preguntándole por el padre Froilan. Hasta la tercera vez que le pregunte el padre piña no dio muestras de haberme escuchado. Entonces dijo que el sacristán era un hombre de creencias relajadas, carente de disciplina y a quien nunca había considerado digno de confianza para dar las confesiones.Según me habían informado, la coartada del padre Froilan pasaba por el patio trasero de la iglesia, así que cuando vi que nos dirigíamos hacia un despacho cercano al suyo en el ala opuesta de la iglesia no pude por menos que mostrarme sorprendido. Me dijo que la semana próxima se celebraría el Mercadillo Benéfico de la navidad de la parroquia, y que la mujer que se hacia cargo de recoger las donaciones de los feligreses había renunciado. – Supongo que sabía que si no renunciaba ella la echaría yo. Esa mujer había violado la ley de dios. Y ahora que me estoy teniendo que hacer cargo del mercadillo, estoy descubriendo que ni siquiera hacia un buen trabajo.– ¿Qué quiere decir? – Pregunte yo.Abrió la puerta del despacho. Estaba hasta arriba de cajas. Me explico que los feligreses donaban sus pertenencias a la parroquia para que las vendiera e invirtiese esas ganancias en dar una cena de Navidad a los pobres. Visto lo visto, la parroquia parecía entusiasmada con la idea.– En fin, que nos hondonado un poco de todo – Me dijo abriendo una caja de cartón de grandes dimensiones y empezando a sacar cosas – Pero esto… En cuanto lo vi debí suponer que ustedes aparecerían husmeando…Antes de que lo sacara de la caja, ya sabía lo que era… Procure no partirme de risa cuando el padre Piña saco de la caja una bolsa de plástico llena de revistas.– Quédesela – Dijo secamente – No pienso sacar esto a la venta en el mercadilloEl amplio patio trasero estaba dividido en dos áreas, la primera, la más inmediata, era un patio enlosado con algunos bancos de piedra. El padre Piña me informo que allí era donde se celebraría el mercadillo. Había mesas plegables apoyadas junto a la fachada posterior, que seguro serian para exponer la mercancía. Al fondo había una cancela, cerrada con una cadena, por la que los compradores podrían entrar sin tener que cruzar la iglesia.La segunda zona, apartada hacia la izquierda, era el huerto de la parroquia. Piña me comento que estaba decidido a poner una valla, quizás hasta una reja, para evitar que los niños de catequesis se colasen e hicieran estropicios. El pequeño corral de la esquina, donde estaban las gallinas, si que estaba cercado para que los animales no correteasen por toda la iglesia, pero la cerca era bastante baja y se podía saltar.– El pequeño Eloy – dijo de pronto el padre – Que ya le digo yo que darle la Comunión a ese niño va a ser meter a nuestro Señor en la boca del diablo, tiene la mala costumbre de entrar a asustar a las gallinas. Y hace un par de semanas tuvo la ocurrencia, le digo yo que ese crío es maligno, de convencer a sus esbirros de emprenderla a patadas con el gallinero. Era tarea del padre Froilan encargarse de su reparación.El gallinero era un autentico desastre. La pared lateral (solo una, la otra y el fondo daban al muro del patio) parecía intacta. La frontal parecía haber sido reparada varias veces. Clavos por todas partes, cola reseca… La madera parecía envejecida y maltratada y algunas tablas directamente parecían no encajar bien las unas con las otras. En cuanto al techo, estaba totalmente hundido. Por suerte las gallinas habían sobrevivido… Solo nos hubiese faltado tener que investigar un asesinato múltiple…– Muy reparado no parece que este… – Comente yo.– Ahí esta la cuestión, El padre Froilan ha osado jurar que estuvo horas reparándolo, esa es su coartada. Es una vergüenza poner a Dios por testigo de una mentira…– ¿Le importa que me lleve los tablones? Es para analizarlos…– De ningún modo – Dijo tajante – ¿Cree que nos sobra el dinero? Tendré que arreglar el gallinero con esos mismos tablones, así que los necesito.– Pero entenderá que se trata de una investigación en curso…– Si necesita ver mis tablones, profesor, tendrá que venirlos a ver aquí.Sabía que no iba a sacarle nada más, así que decidí echar un vistazo a fondo. En la madera podía distinguir huellas de zapatos pequeños, aunque un poco más grandes para la idea que tenia del “Pequeño Eloy y sus esbirros”En la tierra del huerto había huellas, muchas, demasiadas, por todas partes, unas encima de otras… y lo peor de todo es que si volvía a visitar el huerto en un futuro encontraría huellas nuevas… Tome fotos por si acaso había algo aun que valiese la pena.– Tengo mucho que hacer, profesor, el inventario de donaciones no va a hacerse solo así que si ha terminado… – Gruño el padre.Ignorándolo empecé una ronda rápida de preguntas. Si me iba a echar al menos intentaría sacarle toda la información posible. La cancela estaba cerrada mientras no se necesitase el patio para ningún evento de la comunidad. El padre Froilan tenia acceso a las llaves, pero solo si el padre le daba su permiso. No las había pedido esa noche. En la iglesia supuestamente no había nadie más, pero el padre Froilan había dado la confesión a un feligrés y debió quedarse un rato cumpliendo su penitencia, pero probablemente después se fue.Vi una posibilidad. Si el sacristán no tenía las llaves de la cancela, tuvo que recorrer media iglesia para salir del patio trasero después de cometer el crimen… Era una jugada arriesgada. Al comentarlo al padre no se mostró muy comprensivo.– El gallinero habla por si solo. Y la policía dice que hay mas pruebas en su contra. Si todo lo que tiene que decir usted es que tenia que andar mucho, creo que no hay nada más que hablar profesor.– Su sacristán ha sido acusado de asesinato. ¿No le importa?– Buenas tardes profesor.Me despedí del padre Piña asegurándole que nos volveríamos a ver…Aquí lo tenéis… Para cualquier aclaración preguntadme… El padre Piña es un hueso duro de roer, así que no aseguro nada si tengo que volver a preguntarle cosas…

  4. JACKHay un detalle sobre la víctima que me escama un poco: ¿la policía le ha hecho ya la autopsia? lo digo porque la agente que la encontró declara que estaba rojo como un borracho, pero si murió desangrado por la puñalada ¿lo normal no sería -pregunto yo ignorante- que estuviera pálido?JNUMEn la misma línea, quizá habría que preguntar al cura si reconoce la chaqueta. Pedirle que se fije. ¿Puede ser suya o de la beneficencia de la parroquia?————-Que emoción, que emoción, un caso resultón. 😀

  5. Boniatus: dices que en las maderas del gallinero habían huellas que no parecen corresponder con la de los niños (si van a catequis de comunión debn tener entre 7 y 8 ños). ¿Cómo de grandes son? quiero decir, ¿podrían ser de un adulto?¿hombre o mujer? También has dicho que dos de las paredes del gallinero eran muros de la iglesia ¿qué hay tras los muros?¿el interior de la iglesia o la calle? en caso de dar a la calle ¿Qué altura tienen? Se me ocurre que quien cometió el asesinato pudo esconderse en la iglesia al ver que alguien (la agente de policía) se acercaba y esperó a que no hubiera nadie. Que luego decidiera escapar por el patio, saltando un muro que diera a la calle y que, para eso, se subiera encima del gallinero (recién arreglado por sacerdote), rompiéndolo de nuevo.

  6. Interesantes teorías, desde luego. Saludos, Mauser. Esperaremos al informe de Jnum para ver si podemos saber algo más de la chaqueta, pero ya que has propuesto la posibilidad de que fuera del propio padre Froilán, te dejaré dándole vueltas a tu propia conjetura: si el sacristán asegura no haber visto jamás a la víctima, ¿por qué ésta tendría su chaqueta?Jnum, a ti también te voy a dejar con una reflexión. Le veo potencial a tu conjetura, la verdad, aunque tendremos que esperar a ver qué dice el profesor; pero tenemos el problema de siempre, si los hechos encajan tu teoría es tan probable como la del padre Piña. Necesitaríamos encontrar algo que respaldara la versión del padre Froilán.Os veo bastante despiertos, equipo… vaya, que veo que ya hay ganas de resolver el caso prontito e irnos de puente ;P ¡Ánimo!

  7. Buenas Mauser…Jnum, las pisadas podrian ser de un adulto con un pie pequeño… (yo mismo calzo un 40). Los muros dan a la calle, aunque la altura de estos es considerable… Casi unos dos metros y medio…

  8. Huy que bien, caso nuevo!Y además con cura sospechoso, porno en la sacristía (o despacho adjunto) y policías de paisano!Creo que incluso supera mis más salvajes expectativas…Y ahora que ya he desvariado un poco, al meollo del asunto.Jack:Puesto que la policía no ha encontrado nada que identifíque a la víctima, hay dos opciones: que sea un indigente, o que hubiera venido de lejos sin identificación. Si es un indigente, es posible que el Padre Piña, piadoso donde los haya, pueda facilitar información sobre él. Hay alguien que se preste a volver a preguntarle?Boniatus:Aunque no va directamente relacionado con la coartada, eres al único al que puedo preguntar. Por qué dice el párroco que la mujer no hacía un buen trabajo con el mercadillo? Por lo que tengo entendido había muchas cajas, pero ello no quiere decir que no se hubieran clasificado la mayoría, no? Sé que no parece tener mucho que ver, pero he aprendido que las cosas más raras pueden dar importantes pistas…Y también, si el padre Piña no consideraba al padre Froilán digno de dar las confesiones, cómo es que le dejo a solas con un feligrés para una confesión? Considero que un hombre de tan elevado espíritu como el padre Piña habría gentilmente ofrecido su tiempo para confesar él mismo al feligrés…Sé que no es mucho, pero por el momento la única fuente de información extra que disponemos es el propio padre Piña. Siempre podemos ofrecer a algún miembro de la Sociedad para que le ayude con el inventario, viendo alguna de las donaciones hechas puede que haya varios voluntarios…

  9. Bienvenido Parmacenda.Intentare tener otra charla con el padre Piña para que me aclare los puntos sobre los que me preguntas… Sobre infiltrar a uno de los nuestros en la parroquia, la verdad es que lo veo complicado…

  10. “Complicado”… bonito eufemismo, profesor.No sabemos por qué el Padre Piña nos ha recibido, probablemente para que alguien se le lleve las revistas, pero si ni siquiera dejó a Boniatus llevarse pruebas, dudo mucho que permitiera a uno de nuestros hombres convertir su parroquia en base de operaciones. Y ya lo sé, podríamos ocultárselo; pero a poco que lo descubriera, ya nos podríamos despedir de la investigación.Mauser, he hablado con la agente Robles otra vez. Dice que estaba sonrosado cuando ella le encontró, pero que fue perdiendo el color poco a poco. En cuanto a la autopsia, su piel está pálida, sí… pero quizás con tintes algo más rosados que el gris azulado tradicional. Tampoco mucho. En todo caso, supongo que esto significa que la agente Robles encontró a la víctima justo después de la puñalada.Parmacenda, no creo que Piña nos vaya a ayudar con la identificación del cadáver. No porque no lo considere un hombre piadoso y compasivo (que tampoco, pero eso ya es una opinión personal que no viene al caso); lo digo porque la policía ya ha preguntado por todo el barrio y nadie lo conocía. Y eso incluye al padre Piña.Jnum, ¿qué tal va tu informe?

  11. Está mal decirlo, por que hay un fallecido.., pero tenia ganas de caso ya!.^^U, bueno, vamos al lío.BONIATUS:Se le podría preguntar al padre frolán si estuvo dando confesión a alguien como se ha dicho? Se me ocurre, que si fuese cierto, podría haber dado confesión al propio asesino, por lo que como sería secreto, no podría decirlo, por eso, ha dado la coartada de lo que hizo, pero no ha añadido que viese a nadie más. Por otra parte, ¿de que tamaño son los pies del padre Froilán?¿Se podría averiguar quien es la señora que llevaba el mercadillo?JACK:Si averiguamos quien es la señora del mercadillo, podríamos enseñarle una foto del fallecido, a ver si lo reconoce. ¿Podría ser, que el padre Froilán donara su chaqueta y ésta mujer se la diera a la víctima antes de poner el mercadillo?Seguiré pensandolo. Saludos!

  12. Bueno, el caso se one cada vez mejor. Aquí va mi informe que, lejos de aclarar las cosas pone en peor lugar a nuestro cliente. Pero, a lo mejor, veis algo que a mí se me haya escapado.INFORME DE PRUEBAS FÍSICAS“Jnum, la policía te dará acceso a las pruebas, empieza por la chaqueta; comprueba si esas huellas llegaron allí de forma natural o si las han podido poner, encuentra una explicación.” Esas habían sido las palabras de Jack. La verdad es que me parecía raro, no estaba acostumbrado a centrar mi trabajo en intentar averiguar si las pruebas que otros ya habían encontrado eran auténticas. Pero esta vez nuestro cliente era el único sospechoso de un asesinato, y nuestra tarea era desmontar la acusación de la policía. La verdad sea dicha, lo veía complicado. El acusado decía no conocer de nada a la víctima, pero sus huellas estaban en los botones de la chaqueta con la que había muerto aquel desconocido (a estas alturas aún no se le había podido identificar). Para no haberse visto en la vida, aquella prueba lo contradecía con bastante rotundidad. En fin. La chaqueta no estaba mal. Negra, corta, sencilla pero abrigada. Un poco vieja, tal vez. Bastante usada pero bien cuidada. Algunas manchas en las mangas, habían sido limpiadas concienzudamente pero siempre quedaban rastros. Tomaste muestras y los enviaste a analizar. Una leve incisión en la solapa, algo había pendido de allí. ¿Un pin, una chapa? Le di la vuelta. La tela presentaba un corte claro a la altura del hígado. La sangre seca se había concentrado en torno a esa zona, así que no era difícil adivinar que ese corte se correspondía con la herida mortal. Tenía que preguntarle a Irene quién se encargaba de la autopsia y si podríamos conseguir una copia del informe. El corte en la tela había sido bastante limpio y alargado. El arma del crimen parecía ser un cuchillo grande y afilado… de cocina, probablemente. Necesitaríamos los datos de la autopsia, pero si mi teoría se confirmaba el caso se complicaría bastante: ¿quién no tiene un cuchillo de cocina? Observé que el bolsillo interior parecía un poco descosido. Decidí analizarlo más detenidamente y llegué a una conclusión: esas costuras habían saltado por la fuerza. Alguien había tirado de él. Quizás había encontrado la explicación a por qué no se encontró su documentación… ¿y si el asesino le había robado la cartera? ¿Sería ese el móvil? No, pero la policía ya lo habría pensado, y según me habían informado había más pruebas que incriminaban a nuestro cliente. En fin. Mi tarea era centrarte en las pruebas físicas, así que eso es lo que hice. Descosí uno de los botones y lo empolvé. Efectivamente, la huella de un dedo cubría toda su superficie. Pero si el asesinato se cometió de una puñalada por la espalda, ¿cómo llega la huella a ese botón? Pensé que quizás el asesino agarró a su víctima desde atrás y la apuñaló. Pero ¿cómo verificar esa hipótesis? Tenía en mi ordenador las huellas del sospechoso. Comprobé que casaba a la perfección con la del índice de su mano izquierda. Inmediatamente procedí a buscar residuos de cualquier sustancia extraña (adhesivo, aceite, cera) mediante la cual se pudiera transferir esa huella de un lugar a otro. No logré encontrar nada. O bien existía algún otro método, o esa huella había llegado ahí directamente desde el dedo de nuestro cliente. Busqué más huellas por el tejido. Fueron algo más difíciles de encontrar, pero de las parciales que logré identificar verifiqué dos juegos de huellas distintos. Por desgracia, estos dos juegos pertenecían a la víctima y a nuestro cliente. Por curiosidad, decidí averiguar por qué la policía no había podido identificar a la víctima… y efectivamente, tal y como me habían dicho, sus huellas no figuraban en nuestras bases de datos. Mientras esperaba los resultados de los rastros encontrados en las mangas, me dio por revisar el resto de la ropa que vestía la víctima. Nada concluyente, por desgracia; aparte de la sangre que había manado de la herida, no encontré rastros de ningún otro material que pudieran arrojar algo de luz. El pantalón azul de vestir, bastante más nuevo que la chaqueta, daba muestras de que su propietario ponía mucho cuidado en no ensuciarse cuando lo vestía. Aún así, las rodillas estaban algo desgastadas, pero no demasiado. En cuanto a los zapatos, había algo de suciedad acumulada en las suelas, pero parecía tener aproximadamente una semana de antigüedad. Llegaron finalmente los resultados de las mangas. Los rastros hallados se correspondían con dos sustancias: barro y fertilizante. Las más recientes tenían un mes de antigüedad. ¿De qué nos servía eso exactamente? Mis pruebas confirmaban lo que la policía había descubierto. Las huellas de nuestro cliente estaban por toda la chaqueta, así como las de la víctima. ¿Qué significaba eso? ¿Por qué estaban las huellas de nuestro cliente en la chaqueta de un hombre al que, supuestamente, no había visto en su vida?FIN DEL INFORMEAhora que tenemos los dos informes, manos a la obra. Hay que buscar algun punto débil en la acusación contra nuestro cliente!

  13. Ohhh! caso nuevo! Y encima de demostrar inocencia! Se dice que para demostrar que algo es cierto, todo debe concordar, pero para demostrar que algo es falso, sólo hace falta buscar un ejemplo que lo incumpla(ya sé que ésto es para las demostraciones matemáticas, pero nos viene al pelo, no?). Así que manos a la obra, a buscar nuestra prueba exculpatoria!!JNUM: Como se ha dicho alguien (no me acuerdo quien), creo que la chaqueta pertenecía al Padre Froilán, de ahí las huellas en los botones. Otro dato es lo del barro y el fertilizante… No habeis dicho antes que detrás de la parroquia tienen una huerta? Y que se encargaba de ella mayoritariamente el PAdre? Podemos mirar si coincide?Me escama el hecho de que la chaqueta no concuerde con el resto de la ropa, que parece bastante más nueva, y que las rodillas estén desgastadas. Puede ser nuestra víctima un indigente de los que piden a la puerta de las iglesias? Ésto explicaría lo del desgaste…Jack, podríamos saber qué pie gastan tanto la victima como el padre Froilán?

  14. Lo averiguaré, aunque sólo para agilizar, ¿exactamente qué esperas encontrar? Me lo imagino, pero quiero saber qué buscamos. Bienvenida, Scherezade.Ceres, bienvenida tú también. Me gusta tu explicación a la posibilidad de que la chaqueta fuese del padre Froilán. Si todo concuerda, le preguntaremos al sacristán quién se encargaba del mercadillo (digo para no pasar por Piña si podemos evitarlo) y haremos algunas preguntas.

  15. Contestando a vuestras preguntas:Scherezade, para poder ver si hay correspondencia entre la tierra de la ropa y del huerto de la iglesia, necesitaríamos el permiso del padre piña y, sinceramente, no creo que esté mucho por la labor.Mauser Still, le voy a pasar la chaqueta a Jack para que vaya a ver si el padre Froilán la reconoce. Esperemos a ver que dice.

  16. Bien, señores, éste ha sido el procedimiento. Quería reducir el riesgo de engaños, así que lo primero que le he preguntado al padre Froilán es si está totalmente seguro de no haber visto nunca a la víctima. Lo ha jurado varias veces, y entonces le he mostrado la chaqueta con la que murió, para ver su reacción. Y efectivamente, la reconoció.-Era mía, sí -ha explicado-. Una chaqueta vieja, la doné para el mercadillo la semana pasada. Pero el mercadillo no es hasta el próximo viernes, ¿por qué la tenía este hombre?Ahí había una pregunta que ya no podíamos contestar. Pero ya tenemos algo, una vía abierta. Ahora sabemos por qué en la chaqueta estaban las huellas de la víctima y las del padre Froilán: son las dos personas que la han vestido.El sacristán nos ha identificado a la mujer que llevaba el mercadillo como Loreto de León, una de las feligresas, pero por desgracia no conoce su dirección. La estamos investigando, una vez demos con ella intentaremos que nos confirme la versión del padre Froilán. Boniatus, la próxima vez que vayas a San Conrado, pregúntale al padre Piña si recuerda que el padre Froilán donase una chaqueta.

  17. Jack:Lo cierto es que la ropa y el hecho de que nadie reconozca a la víctima no hace más que confirmar la teoría del vagabundo, pero eso también nos lleva a preguntarnos por qué alguien querría matarlo. En todo caso solo hay una cosa que me atrevería a asegurar con cierta seguridad: si nadie le reconoce, no creo que fuera el que pedía en la puerta de la iglesia… digo yo.Boniatus: ¿Cuanto hace que renunció la sra.Leon? La víctima no pudo coger la chaqueta del despachito porque no tenía llave, pero quizá la señora León pudo habérsela dado. Cuando Piña dijo que León “Ha violado la ley de Dios” puede ir desde aborto hasta robo menor. Coger la chaqueta para abrigar a un pobre es algo de lo que pocos cristianos aceptarían arrepentirse ¿no?

  18. Uf, caso uevo, menos mal, mis neuronas lo necesitaban.Algo huele a podrido en la Casa del Señor.Hay muchísimas cosas que no me cuadran.1º ¿Como es que los zapatos tenían suciedad de hace una semana? ¿Llevaba una semana sin ponerselos? Y en caso de ser asi, ¿no se deberían haber ensuciado en el momento en que caminó con ellos?, porque francamente, aunque esquives los charcos, los regalitos de los perros, etc, el polvo es inevitable de pisar, a no ser que vayas haciendo el pino. Aparte, no se en esa iglesia, pero el la de mi pueblo los escalones de la entrada estaban perdidos de excrementos de paloma, escupitajos, suciedad… ¿Y aún así no HABIA SUCIEDAD RECIENTE?No me cuadra para nada.2º No se exactamente como será el padre Piña, pero por como habla creo que es uno de estos curas de la vieja escuela, de los que ataban la mano izquierda a los zurdos para que aprendieran a escribir con la derecha porque decían que era pecado escribir con la siniestra. Aún así, me extrañaría que ese tipo matara a alguien, con todo, existe la posibilidad de que lo hiciera él. Pudo haberlo considerado una mision divina o alguna tontería así.Aunque repito que es algo con un 1% de posibilidades de ser.3º Por supuestisimo, hay que localizar a nuesta Señora de León, pero aún así, se me ocurre que esta señora tuviera un affaire con nuestro cliente. Eso explicaría porqué la señora se largó y lo del pecado, aquello de que a los curas no se les permite matener relaciones (es algo que nunca entendí, pero bueno)4º Pongamos que el cura reparó, efectivamente, la valla. ¿Habéis probado a romper un muro de madera? Hace muchísimo ruido, y, si mal no recuerdo, para cuando el cura terminó la reparación, los policías ya estaban allí. ¿No oyó las sirenas? ¿Ni las ambulancias? Porque con todos mis respetos, pero la policía son igual de sigilosos en las urgencias como un elefante en una chatarrería. Además, que para romper una pared de madera, aunque sea delgada, se tarda un tiempo, y siempre quedan muchísimas pruebas en los pantalones, astillas y demás. A no ser que lo hicera con un hacha u objeto similar.5º Existe otra posibilidad. Que fuera la tal Victoria Robles (si, ya sé que la policia lucha con la justicia y bla, bla, bla pero es que no me fio de los seres humanos xD) la asesina. LLevaba guantes, conocía al parroco y es probable que tuviese un móvil porque si no ¿cómo llamó a la policía? (vale, siento lo del chiste, pero es que no me pude resistir xD. Ahora en serio, habría que preguntarle)Vale, empezemos con mis preguntas.Boniatus: Pregúntale a la agente que encontró el cuerpo cuánto tardó entre que llamó a la ambulancia y refuerzos, hasta que estos se presentaron y si fueron directamente a deterner al cura. Prégúntale también si tenñain puestas las sirenas o sólamente las señales lumínicas. También si frecuentaba mucho la iglesia, conocía a los párrocos, etc. Vamos su relación con todo estoJnum: Comprueba las tablas de las paredes, si tienen marcas de cortes recientes, etc. Y también deberíamos buscar un hacha, martillo o incluso un trozo de hierro bastaría.Jack: Pregúntale al padre sobre su relación con la señora de León. Si sabe porqué renunció y que edades tenían los niños que rompieron el gallinero.Vale, creo que eso es todo.Parece que poco a poco me voy controlando, ahora no acuso por acusar xD.A ver en que acaba el Via Crucis de nuestro señor cura.Nos Vemos.P.DHay que ver, ya hasta los curas tienen caja de porno, si es que la Iglesia ya no es lo que era xDDD.

  19. Mauser: el que nadie del barrio reconozca a la víctima, creo, apunta más a que la víctima no era del barrio que a que fuese un vagabundo. Vale que hoy día apenas nos fijamos en los vagabundos que hay por nuestras calles, pero así y todo alguno podría haberse fijado en él. Con todo, ambas opciones son posibles, y eso (como de costumbre) significa que necesitaremos algo que nos ayude a decantarnos por alguna.Kenny: ya echaba yo de menos las conjeturas de medio kilómetro! 😉 A ver:1- Curiosa observación la de los zapatos, desde luego. ¿Alguna explicación en mente?2- No te juzgues muy severamente, creo que a todos los que conocemos al padre Piña nos gustaría colgarle el asesinato a él 😉 Pero mientras no tengamos nada que le señale directamente, de poco nos sirve. Procuremos no dejarnos llevar por el entusiasmo.3- No lo veo probable. Quiero decir, el padre Piña dijo que la señora de León había violado la ley de Dios; eso, efectivamente, podría encajar con una relación adúltera con el sacristán. Pero de éste sólo dijo que sus creencias eran relajadas, que carecía de disciplina y que no era muy apto para las confesiones. ¿Alguien como Piña no diría algo un pelín más duro de un sacerdote que ha mantenido relaciones con una feligresa?4- No termino de seguir tu razonamiento en este punto, pero por ahora me voy a limitar a coger dos de tus argumentos y enfrentarlos. Dices que romper una pared de madera (por cierto, lo que estaba roto era el techo) suele ser muy ruidoso. Por otra parte, has argumentado que el sacristán debió oír las sirenas y el estrépito de la policía y la ambulancia. Pienso que quizás cabría la posibilidad de que el ruido de uno enmascarase al del otro, ¿no te parece?5- La agente Robles… hmmm… vale, podría ser, no hay pruebas que indiquen lo contrario. Pero mientras tampoco las haya que la señalen, no creo que sea una buena idea acusar a una agente de policía. Si encuentras algo, házmelo saber.El padre Froilán dice no conocer el motivo de la renuncia de la señora de León. En realidad esa señora trataba más con Piña que con él. En cuanto a los niños, según me informan rondaban los diez años.Y una última cuestión… veo que has preguntado a Jnum por las tablas; sabes que las tablas entran en la jurisdicción de Boniatus, ¿no?

  20. Vale, Jack, en respuesta.Lo de los zapatos se me ocurre una manera. Se que sonara poco problable, pero bueno, allá va.Emborracharon o drogaron de alguna manera (creo que la borrachera es mas probable, ya que así, en caso de que saliera algo en la autopsia, se lo achacaría a que era un alcoholico) a la víctima y la vistieron con la ropa QUE HABÍA DONADO EL ACUSADO Y QUE LLEVABA UNA SEMANA GUARDADA EN LAS CAJAS.El propio padre Piña dijo que aún no había clasificado las cajas, por lo que es probable que nadie supiera bien qué había y cuándo. Asi, el asesino emborrachó a la víctima (es una iglesia, no sería dificil encontrar vino xD), la vistió con esa ropa, lo llevó en brazos hasta la escalera y lo apuñaló. Eso explicaría la falta de suciedad en los zapatos, y cualquiera que se encontrara en la parte posterior de la ropa, en caso de ser arrastrado, se explicaría por el hecho de estar tendido en el suelo.¿Quién pudo hacer esto?Obviamente, nuestro acusado las tenía todas consigo, aunque también ocurriría lo mismo con el padre Piñas, aunque me parece menos probable ya que para llevar a alguien en brazos se necesita fuerza física, de lo cual carece una persona mayor xD.También ocurriría con nuestra querida agente de policía. Aún no me atrevo a acusarla formalmente, pero repito que habría que preguntarle, cuanto menos, si era asidua de la iglesia. Me parece la mas sospechosa sobre todo por la parte en que ella incidió en que llevaba guantes. Normalmente la gente no dice eso, a no ser que tenga una muy buena razon para ello, como explicar la ausencia de huellas o algo así.En cuanto a lo del techo de madera… Yo creo que el cerebro humano está programado para oir el ruido de sirenas de policía por encima de cualquier otro. Aparte, los coches patrulla y ambulacias diseñaron sus sonidos para ser oídos por encima del resto de ruidos de fondo de la ciudad, y en caso de que hiciera mas ruido que eso, ¿no lo habría oído la agente antes de que llegaran los refuerzos?, me imagino que la iglesia estaría en silencio, y no creo que nuestro asesino esperara precisamente a que llegara la policía para empezar a destrozar el techo, sería demasiado arriesgado.En otras palabras, que la coartada de nuestro cliente pierde fuerza.En caso de que fuera una 3º persona, la cual esperara a que se marchara nuestro cliente para destrozar su trabajo, se arriesgaba a que el propio cura oyese su ruido al destrozar el techo. En caso de que fuese el cura, me parece muy extraño que dejase sin reparar el techo. Lo normal sería repararlo de antemano, luego te cargas a la víctima y por último esperas a que llegue la policía haciendo como que trabajas. Pero es elemental el hecho de hacer el trabajo que te va a proporcionar la cohartada (¿se escribía asi?)Por otra parte, si era un cura liberal y el Piñas decía que no podía confesar a nadie, me imagino que es porque el propio cura había hecho algo, algun pecado de estos medio imperdonables (sigo medio porque si fuera completo no sería cura ya xD). Habría que preguntarle al cura.Y repito que la agente me parece muy sospechosa. Mi alarma de cosas raras está chillando xD.En fin, esto es todo por ahora, que para ser domingo ya pense mucho.Iré a dar un paseo, a ver si el oxígeno me da mas ideas.Esta noxe posteo mis nuevas teorías.Nos Vemos

  21. Por cierto, lo de Jnum y boniatus es que se me fueron los nombres xD.

  22. A toda esta historia le falla algo. ¿Por qué el techo está destrozado? La versión de la policía es que el padre Froilán no lo llegó a arreglar, pero si ese es el caso la coartada (que por cierto, Kenny, va sin H intercalada ;P) resulta así como un poco estúpida. La otra opción es que el padre Froilán lo haya arreglado, pero luego alguien (quizás el propio padre Froilán, quizás otra persona) lo haya vuelto a romper. Y a todas las cuestiones que planteas, Kenny (que haría falta usar herramientas, que eso deja astillas, que hace mucho ruido, que es arriesgado para que te oigan) se añade la cuestión básica: ¿por qué? ¿Sólo para incriminar al padre Froilán? Para eso bastaría con las últimas palabras de la víctima, ¿no os parece?Ya que vuelvo a ese tema me gustaría pediros vuestra opinión. Sé que existe la posibilidad de que la agente Robles mienta, pero a falta de pruebas tendremos que trabajar con la hipótesis de que diga la verdad. Si al preguntársele quién le había apuñalado la víctima dijo, efectivamente, “Froilán”… ¿cómo se lo discutimos?Lo veo complicado, equipo. Ahora sabemos por qué las huellas del sacerdote estaban en la chaqueta, pero el resto de la historia sigue en contra del padre Froilán. Y aunque empiezan a surgir teorías interesantes, ninguna parece demostrable. ¿Alguna idea?

  23. Hay una cosa que no me cuadra. Los pantalones y los zapatos que llevaba la víctima parecían nuevos (los zapatos apenas parecián tener una semana). Eso no parece coincidir con que sea un vagabundo. Si fuera así ¿por qué iba a llevar una chaqueta del mercadillo benéfico? Lo único plausible es incriminar al padre Froilán.Si tuvieramos acceso al gallinero y pudieramos encontrar alguna prueba de que fue reparado recientemente (clavos nuevos sin oxidar, cortes recientes en la madera que no están cubiertos de suciedad,…) podríamos demostrar que nuestro cliente dice la verdad y que tanto la chaqueta como el tejado son elementos puestos a propósito para incriminarlo.

  24. Bueno, sabemos que la chaqueta no era suya, así que tiene algo de sentido que no combinara con pantalón y zapatos. La pregunta es… ¿por qué alguien que usa ropa bastante nueva se pone una chaqueta vieja donada a la beneficencia?

  25. Se me acaba de ocurrir una cosa, aunque un poco descabellada.JACK:Tú que vas visto la foto de la víctima y al padre Froilán ¿se parecen físicamente?¿misma altura, complexión, color de pelo?Si la víctima llevaba la chaqueta del padre Froilán y el asesino/a le atacó por detrás, puede que se confundiera y atacara a la víctima pensando que era el sacerdote. He pensado esto porque, si nadie en el barrio lo conocía ¿quién tenía motivos para matarlo?. No tengo ninguna prueba, pero no creo que debamos descartarlo por ahora

  26. Me temo que no se parecen, Jnum. El padre Froilán tendrá unos cuarenta y tantos años, nuestra víctima se acercaba a los sesenta; el sacristán es más alto que el desconocido; el cabello de la víctima era ya prácticamente blanco, mientras que el del sacerdote aún conservaba parte del tono moreno original; y aparte de eso, el padre Froilán estaba bastante bronceado (probablemente a costa de pasarse los días arreglando el huerto), mientras que la víctima tenía la piel sonrosada.No era una mala idea, de todas formas; es más, si el padre Froilán se pareciera en algo a la agente Robles (que tampoco es el caso), casi se podría entender por qué la víctima dijo “Froilán” antes de morir; pero me temo que no ha habido suerte.

  27. La verdad, jefe, es que hay algo que no me cuadra.Aparte del hecho de que fuese precisamente el… ¡¡TECHO!! ¡Eso es! ¡Había algo ahí que no querían que se cerrara!Pongamos un supuesto. El Sr.X escondió un objeto Z dentro del gallinero.Quizás através de un tablón suelto, entonces llegaron los pequeños bastar- que digaaaaa, los niños (cabeza la mia xD) y destrozaron el gallinero. El Sr X se entera de eso y de que el cura iba a repararlo ese mismo día. En esto se pone nervioso, ya que al repararlo puede que no vuelva a tener acceso al objeto, por lo que decide ir a por él. Cuando llega, se da cuenta de que el cura ya lo ha reparado. Destroza el techo, coge el objeto Z y sale por pies.Ahi tenemos la explicación de porqué estaba el techo destrozado.Luego resultó que, por casualidad, se había cometido un asesinato.Es que si no no entendería el porqué alguien destrozaría precisamente el techo.Por otra parte.Sigo diciendo que la policía me da mala espina, ¿dónde estaba ella cuando detuvieron al cura? ¿Donde estaba el Piñas?¿Por qué siempre que escribo algo acaban siendo teorías kilométricas?Demasiadas preguntas y muy pocas respuestas.Boniatus, ¿podrías acercarte al gallinero y decirnos que parte del techo destrozaron y si dejaron algo o destrozaron el techo en su totalidad?Jack Sigo diciendo que hay que interrogar a la policía. Sin esa información poco mas puedo avanzar.Nos Vemos

  28. Mi suerte es asi… me voy un fin de semana fuera, y vuelvo con un caso de curas. Parece que los curas son una constante en mi vida… Pero me pongo a ello.He leido que alguien ha sugerido que usaron el techo del gallinero para saltar a la calle, pero me parece un poco raro, pues si las paredes miden dos metros y medo, siguen siendo muy altas,Así que puede ser que alguien lo usase para bajar, para entrar al jardincillo de la sacristía por alhún motivo. Por eso, BONIATUS, si puedes echar un vistazo a los tablones (Previo permiso del Padre Piñas) fijate en el tipo de rotura. Tambien, si estaba recién arreglado (en eso creo a mi tertigo) es probable que la cola que uso para pegar los tablones secara al aire, tras separarse las tablas. Si se puede, comprueba eso también, pues sería una prueba de que se arregló.Un saludo, y voy a echar otro vistazo.

  29. Kenny, me vas a odiar pero es que no lo veo claro, de verdad…… a ver. Partamos de tu supuesto, que había algo escondido en el gallinero. Según dices, es algo a lo que se podría acceder sin dificultad si el techo no estuviera de por medio. En ese caso, ¿no lo habría visto el padre Froilán al repararlo?Intentaré averiguar algo de la agente Robles. De momento sé que te interesa saber:1- Si es feligresa de esa parroquia,2- Dónde estaba en el momento de la detención.¿Algo más?

  30. Jack:Ya que vas a hablar con la agente, le preguntaría si vió a alguien por la calle antes de encontarar el cuerpo, por que calle se acercó ¿es la misma que hay tras los muros del jardín de la iglesia? (serviría para descartar mi teoría de que alguien los saltara)

  31. Le preguntaré, pero si lo he entendido bien no deben ser las mismas paredes. Piensa que el muro que da al gallinero es el del patio <>trasero<> de la iglesia, y que la víctima apareció en la escalinata <>de la entrada<>. Todo apunta a que ese muro estaba justo en el lado opuesto de la manzana.Pero lo dicho, le preguntaré. Zalaya, bienvenido a la investigación. ¿Un buen fin de semana?

  32. Hola!!! Cuánto tiempo hacía que no me pasaba por aquí…JACK:Lo primero que voy a decir es una teoría un poco descabellada, pero es lo primero que pensé al leer el caso. ‘Y si Froilán es SU nombre, no el nombre del asesino??’ No sé, en un barrio donde nadie te conoce y no eres de allí, no es normal decir nombres al tuntún cuando te encuentran herido, así que si te hieren y no llevas identificación (como es el caso) lo más normal es que digas tu nombre, no?BONIATUS:Podemos saber algo sobre el hombre al que confesó el padre Froilán? Sé que lo que dijo es secreto de confesión, pero no sé, descripción, si era conocido, si pidió directamente ser confesado por el padre Froilán… Pequeños detalles así.Además, puede ser que el padre Froilán no estuviera arreglando el gallinero sino que estuviera allí bajo cualquier otro motivo. Sabemos que según el Piñas, el padre Froilán era un cura de creencias un tanto laxas (aunque sabiendo cómo es el padre Piña, eso puede significar cualquier cosa), pero el padre Froilán se podría haber citado en el gallinero con la señora del mercadillo, o con algún feligrés ‘en privado’ (no penséis mal, simplemente por no querer que los confiese el padre Piña, que es mucho más duro). Al verse el percal, decidió mentir y decir que había arreglado el gallinero para no inculpar a la otra persona. Seguiría dando palos de ciego (tengo otra teoría un poco rara), pero mejor lo dejo para más tarde y así no me volverán a dar el premio Cucú como cada vez. ;PPD: Kenny, me gusta el apodo que le has puesto al padre Piña. “El Piñas” queda genial, es perfecto! 😉 Si no te importa, yo también lo usaré

  33. Mientras procuremos no llamarle así cuando hablemos con él ni en informes oficiales, me apunto a lo del Piñas 😉 Bienvenida, Luinwe. Tu conjetura es posible, pero difícil de demostrar mientras no tengamos una identificación. Con todo, la apunto en la lista de posibles explicaciones… aunque creo poder adivinar lo que dirá la policía: que no tiene sentido decir tu propio nombre cuando te están preguntando por el nombre de tu asesino.

  34. Un poco raro, Jack. Genial en lo personal, letal para mi higado.También estoy de acuerdo con que quizá las últimas palabras del muerto no significan lo que creemos que significan. JACK, si puedes preguntarle al padre Froilán el nombre de la persona a la que confeso… No hace flata que nos diga de qué, pero si saber quien és, para ir a hablar con él. Si se quedó en la iglesia cumpliendo penitencia, igual vió u oyo algo util.

  35. Anda, es verdad Jack. Perdón, no me había fijado en eso, pero sigo creyendo que si dijo “Froilán” será por cualquier otra cosa, no porque sea su asesino. Pero claro, es una corazonada y no puedo probarlo.

  36. El sol de media tarde entraba por la vidriera de la iglesia, dándole a esta un aspecto mágico. Parecía mentira que en tal remanso de tranquilidad pudiera haber alguien que no se sintiese arrastrado por la paz del recinto, pero, allí estaba esperándome el padre, tenso como la cuerda de una guitarra.– He notado un aumento de visitas a la iglesia profesor. No estarán ustedes intentado profanar de algún modo este suelo sagrado – Me soltó de sopetón.– Todos los miembros de la sociedad le tenemos en gran estima – Mentí – y no haríamos nada que pudiese desagradarle.– ¿El nombre de Rasudoque no le dice nada?– Errrr, no, así de pronto no me suena… – ¿Podría volver a inspeccionar el gallinero? Tenemos nuevas vías de investigación y me gustaría poder comprobar algunas cosas que quizás se me pasaron la primera vez.Sin decir nada mas el padre dio media vuelta y nos dirigimos en silencio hacia el patio de la iglesia.– ¿Me podría hablar de la mujer que gestionaba el mercadillo? – Pregunte sin sutilizas.– ¡Esa mujer! – Bramo – Sus ofensas al señor son imperdonables. No Quiero mancillar mas este recinto sagrado dedicándole siquiera un segundo de mi tiempo.– Sabemos que se llamaba Loreto de León… – Dije intentado pillarlo con la guardia baja.– Pues si han sido capaces de averiguar su nombre, no les costara mucho averiguar mas cosas de ella. – Dijo sonriendo con suficiencia.Visto que me había pillado le seguí hasta el gallinero.El gallinero estaba tal como lo había dejado la primera vez, así que me aplique a fondo con el, sabiendo esta vez lo que estaba buscando. No me costo mucho ver algunos clavos plateados y relucientes entre las maderas clavadas y reclavadas una y otra vez, el encolado de algunas maderas también daba muestras de ser reciente, no estaba tan reseco y amarillento como la cola que lleva mucho tiempo a la intemperie,El techo estaba hundido hacia adentro y sobre el varios juegos de pisadas pequeñas… Posiblemente los “angelitos” del Padre habían estado haciendo de las suyas…– Padre, reitero mi petición de llevarme las tablas del techo para inspeccionarlas mas a fondo – Pedí– Y una vez más, me vuelvo a negar, y no hay nada más que hablar. ¿Ha encontrado lo que buscaba profesor?Asintiendo me marche sin decirle ni una palabra mas, dejándole con la duda de que había encontrando e intentado saborear esa pequeña victoria… El padre Froilan decía la verdad, el había reparado el gallinero. Su coartada era cierta.

  37. Buen trabajo, equipo. Hemos conseguido desmontar una de las tres pruebas en contra de nuestro cliente. Y sinceramente, hay una segunda que yo ya casi daría por válida. Tomémonos algo más de tiempo para dejarlo todo atado y bien atado, y podremos hablar con las autoridades para que reabran la investigación.¡Bien hecho! ¡Seguid así!

  38. Buenas noches!! Perdón por haber desaparecido durante el fin de semana (motivos académicos), me asombra lo que ha avanzado la investigación…Una reflexión… si el gallinero estaba tan alto que no se puede usar como escalera, cómo llegaron allí las huellas de los niños? Jack, necesitaría el número de pie de la víctima… Si la chaqueta del padre Froilán estaba en la sacristía, pudiera ser que la victima entrara apoyándose en el huerto, cogiera la chaqueta en la sacristia y saliera por la puerta de la iglesia. Si el padre Froilán estaba confesando, es muy posible que no advirtiera nada de éstoAhora… por qué cogió la chaqueta?? Qué pretendía ocultar? Hay algo extraño en su camisa??

  39. Bueno, bueno, lo primero felicitaros por el blog, me parece buenísima la idea.Dicho esto, después de observar atentamente antes de empezar a soltar conjeturas, al fin me animo con este nuevo caso.Jack decía al principio que se trataba de desmontar al menos dos de las pruebas para reabrir el caso. Ya tenemos probado que el padre Froilán reparó el gallinero y se me antoja muy difícil desmontar la prueba de las últimas palabras de la víctica, así que vamos a por la chaqueta.Ya sabemos que la chaqueta pertenecía al padre Froilán, así que habrá que concentrarse en demostrar este hecho. Parece difícil encontrar a esa tal Loreto de León, así que se me ocurre volver a hablar con el padre Froilán y preguntarle cuánto hace que compró la chaqueta. Quizás la vendedora recuerde todavía habérsela vendido. En caso contrario, deberíamos concentrarnos en encontrar a esa Loreto. Hemos preguntado ya a la policía si tiene su dirección?Saludos Varios y vamos a por ello!

  40. Bienvenido al equipo, Extraño Desconocido… y buena idea, desde luego. Tenemos el nombre, sabemos el barrio, nos falta la dirección concreta, ¿cómo no se nos ha ocurrido pedir a la policía un dato tan oficial como ese?Os mantendré informados. Pero creo desde luego que esto debería bastar para dar con la señora de León.

  41. JackSobre las últimas palabras del muerto… hay algo que no tengo claro, quizá porque no lo he leído bien: ¿la víctima fue asesinada en las escaleras?O de más fácil respuesta: ¿Intentaba bajar o subir la escalera de la iglesia?. (Esto lo podemos suponer en función de hacia donde apuntaba con la cabeza cuando cayó tumbado: Bocabajo y mirando hacia la puerta= subiendo; Bocarriba y mirando hacia la puerta= bajando; De lado sobre un escalón, lo más fácil que haya caído desde arriba, etc…)Lo digo porque si es posible que la víctima intentara entrar en la iglesia, el nombre de Froilán pudo haber salido no como respuesta a la pregunta de la agente, sino como, eeeeem…Jo, me siento rarísimo diciendo esto, pero ¿no es posible que al decir el nombre de Froilán, la víctima estuviera en realidad pidiendo que viniera el cura para confesarse? Llevaba su chaqueta, era muy posible que le conociese gracias a eso.Creo que, efectivamente, la señora León puede arrojar luz aqui.

  42. JNUMY ahora que lo pienso: si el gallinero es tan alto, tanto el padre Froilán al arreglarolo como los niños y el “sr. x” al romperlo de nuevo tuvieron que subir utilizando una escalera de mano de algún tipo, sobre todo dado que no hemos encontrado nada grande y pesado dentro como un balón medicinal o algo así. De modo que tal vez hallemos huellas o pisadas en dicha escalera.

  43. Mauser, a tu conjetura le falla un punto. El padre Froilán jura no conocer a la víctima de nada. Si le hubiera visto en la parroquia, ¿por qué nos habría dicho lo contrario?

  44. Os comento unas cuantas cosas, equipo.Para empezar, la señorita de León nos ha atendido con mucha amabilidad. Dice querer ayudarnos a limpiar el buen nombre del padre Froilán, y confirma que efectivamente la chaqueta era suya, una donación para el mercadillo. La donó hace cosa de un par de semanas, cree recordar, pero tendría que hacer memoria para darnos datos más precisos. Dice que ella tampoco reconoce a la víctima, pero que si queremos puede preguntar por el barrio. En cuanto al motivo de su renuncia… según parece, la señorita León está divorciada. Es algo que había ocultado a la parroquia porque sabe lo que el padre Piña opina del divorcio, pero quiso sincerarse antes de Navidad. Está abierta a cualquier otra pregunta.El último feligrés que confesó con el padre Froilán, Joaquín Anguita, también está dispuesto a ayudar en todo lo posible (a veces uno se alegra de que los testigos colaboren, ¿verdad?). Por desgracia no hay mucho que nos pueda contar. Había ido a confesar que tenía dudas sobre si seguir con su mujer, cosa que ahora nos contaba porque, tras hablar con su confesor, había decidido que la única solución pasaba por hablar sus problemas con ella. Estuvo rezando un tiempo, no se dedicó a mirar el reloj pero así a ojo calcula que aproximadamente pudo estar una hora. Si alguien se pregunta cómo pudo tardar tanto en cumplir penitencia por un pecado de pensamiento, permitid que os aclare que el señor Anguita es tartamudo. Paró un par de veces para ir al baño. Con todo, lo que nos puede decir es que vio al padre Froilán dirigirse al patio trasero tras la confesión, y que las veces que fue al baño (que pilla de camino) oyó los martillazos.La agente Robles, por cierto, ha contestado a nuestras preguntas. En el momento de la detención ella estaba presente, en calidad de testigo. No es feligresa de esa parroquia, de hecho es creyente pero no practicante. Y se acercó a la víctima por la calle principal, por la misma a la que da la escalinata de entrada.Una cosa más… creo que ya podemos dar por desmontadas la prueba de las huellas y la de la coartada. Os diré que he estado siguiendo por mi cuenta una hipótesis que tenía sobre las últimas palabras de la víctima… no os he hecho partícipes porque es algo difícil de demostrar, de hecho imposible con nuestros medios; y mientras no reciba la respuesta que estoy esperando, ni siquiera sabré si habría servido de algo. La pregunta por tanto es: ¿queréis darle al caso un par de días más, a ver si somos capaces de desmontar también la tercera prueba… o vamos ya a la policía a invitarles a reabrir el caso?

  45. Tengo una pregunta, y no se a quien hacersela, asi que solo la dejo, Cómo se llama la iglesia?Es decir, todas las iglesias están encomendadas a un santo, no estará ésta encomendada al santo Froilán, verdad?Podría ser que la víctima, como última palabra, se encomendase a dicho santo, para entrar en el cielo o algo así. Es una ocurrencia. Saludos.

  46. La parroquia es San Conrado.Y respecto al conocimiento entre víctima y cura, yo trabajo con la idea de que la primera conociese la procedencia de su chaqueta, pero esto tendría que demostrarlo, claro.¿La chaqueta tiene el nombre de Froilán por algún lado? ¿O tal vez las cajas del mercadillo tengan el nombre de los donantes? ————Y algo que me mosquea en otro sentido: ¿Qué es eso que decía el padre Piña, ese nombre… Rasudoque. Para ser un nombre es raro ¿alguien sabe por que lo preguntaba el padre?

  47. Bien, olvidad mi pregunta sobre Rasudoque: ya lo he encontrado y voy a tener que leer un montón para ponerme al día. ¿Qué hara implicado en todo esto?

  48. Rasudoque, muchacho, creo que el público pide tu regreso por aclamación popular ;P

  49. Hola a todos, me he tenido que ausentar por periodo de pruebas (este año entro a la universidad, pienso estudiar leyes asi que todo esto algo me sirve 🙂 )Tengo algunos puntos que quiero aclarar:Jnum1. Una herida como esa en la victima debe regar mucha sangre, si no se encontro sangre en Froilan podemos usarlo para apelar su inocensia.2.Es bien sabido que podemos averiguar la altura del asesino si sabemos el lugar del corte en la victima y el angulo de inclinacion,y ya que fue un corte limpio como afirman, significa que no habria problema.3.nadie reviso si la caja de porno tienen huellas, por ultimo veremos quien fue el cochino?(seria satisfactorio que pertenecieran al Piña)En cuanto al techo hundido, la idea que mas me gusta es que fue medio de ruta de escape pero tambien podria ser hubo sexo en el techo xDfinalmente tengo mi teoria.A.K es el culpable, ya que…JACK ES A.K.!!!!!!!!!!!!! (paranoia extreme)

  50. Arf, arf… la primera vez que intento dodumentarme sobre un dato de un caso… ¡y resulta que es el nombre de un investigador que solo hace un par de casos que no aparece! Y como se murió una vez, yo creyendo que lo habría vuelto a hacer y que por eso era raro que el padre piña le hubiera visto…——–Volviendo al caso: tiene razón. Vale que Froilán tuviera tiempo de cometer el asesinato, incluso corriedo mucho. Pero de limpiar la sangre o de cambiarse de sotana… eso no. De hecho creo que esto desmonta bastante. La poli nos va a odiar como les señalemos ese detalle ^-^u

  51. Mauser… El buen Doctor Rasudoque es un tipo genial… y como todos las personas geniales es mas raro que un perro verde… No seria extraño que estuviese investigando por su cuenta y apareciese cualquier dia de estos… o no… Eso si, si vuelve a fingir su muerte, va ir al velatorio su tia…

  52. Jack, creo que es muy difícil establecer la razón por la que la víctima dijo “Froilán” antes de morir, es decir, podríamos pasarnos dos días lanzando ideas a ver si alguna cuela y ese no es el método que debería seguir un investigador. A falta de más información, yo iría ya a la policía para que reabrieran el caso.Respecto a las preguntas que algunos de mis compañeros me hacen, esperemos a ver si Jack consigue que se reabara el caso. Si con lo que tenemos ya podemos exculpar a nuestro cliente, caso cerrado (el nuestro, el de la policía acabaría de empezar) y si no, pues ya volveremos a estudiar todos esos puntos que comentais. Por cierto, las preguntas sobre el gallinero deberíais hacerselas a Boniatus ya que yo nisiquiera lo he visto. En cuanto a lo de las heridas, sin acceso al cuerpo no puedo daros información.

  53. Antes de todo, felicitaros por el blog. Me encantaban este tipo de juegos de pequeño, y encontrar una comunidad que los desarrolle actualmente es una gozada. Dado que es mi primera participación en La Sociedad del Misterio, espero que me corrijáis en todo lo que haga falta, espero no ser muy coñazo ;).JACK RYDEREn lo referente a las últimas palabras de la víctima, tengo varias preguntas, aunque sólo servirían para apoyar hipótesis bastante vagas. Aún así, ahí las dejo:1.- ¿Es posible que la víctima encontrara algo en la chaqueta que la relacionara con Froilán y por eso lo buscaba? El bolsillo descosido puede que tenga algo que ver, y no fuera un tirón realmente. Habrá que preguntar a la señora de León cuando fue cedida esa chaqueta (aunque no fuera cedida a la víctima directamente), ya que damos por hecho que no la cedió Froilán (habría dado mas información sobre ella al mostrársela) ni Piñas (no se preocupaba del mercadillo hasta hace poco, y no querría “desorganizarlo” antes de tiempo dado su estricto sentido de la responsabilidad; habría esperado a la celebración del mercadillo y no antes de tiempo).2.- ¿Qué tal comprobar el ADN de la víctima y Froilán? Podrían ser parientes desconocidos y la víctima estaba buscando a Froilán. No tiene sentido hasta ahora con el hecho de que la víctima llevara una chaqueta donada junto con el resto de su vestimenta, pero la chaqueta tiene realmente poco sentido en los hechos conocidos hasta ahora.BONIATUS¿Qué tal intentar establecer una línea temporal de lo ocurrido? Ahora mismo serviría de poco hasta que no se reabriera el caso, pero para ir haciendo algo de tiempo :). Hasta ahora creo que contamos con:1.- La víctima es apuñalada2.- Robles encuentra a la víctima3.- Robles llama a la ambulancia y avisa a la policía4.- La víctima muere5.- Llegada de policía y ambulancia6.- Detención de Froilán (quien no se había enterado de nada)Me surgen ciertas preguntas, la mayoría de ellas tomando a Robles como principal sospechosa tras reabrir el caso cuando Froilán sea considerado inocente (aunque sin móvil por parte de Robles es díficil tomar en cuenta esta posibilidad):1.- ¿Qué había hecho Froilán después de la reparación? Es decir, cuánto tiempo estuvo fuera del gallinero como para que alguien lo hubiera destrozado. Y dónde había estado como para no darse cuenta del destrozo ni de la llegada de la ambulancia y policías.2.- ¿Cuánto tiempo pasó entre el aviso de Robles y la llegada de ambulancia o policía? Me gustaría tenerla totalmente descartada, así que también estaría bien conocer algo de su coartada.Creo que necesitamos una linea temporal mínimamente coherente para establecer teorías sobre si un posible asesino desconocidoescapó por la calle o por el gallinero, al fin y al cabo 2,5 metros es poca altura al descolgarte por un muro (con los brazos extendidos, una persona normal supera los 2m con lo cual la caída seria nimia; y dado que se estaba reparando el techo podría ser fácil superar desde el interior esos muros).JNUMPara terminar de dar trabajo a los tres investigadores, estaría bien que se compararan las huellas que encontraste en las maderas del gallinero con el número de pie de Robles (creo que ya se ha pedido, pero todavía no sabemos que número calza), aunque si no era habitual de esa parroquia es raro que ella llegara hasta los patios interiores para inculpar a Froilán. Lo dejamos a tu juicio o a futuras investigaciones al reabrir el caso.Me he extendido mucho, lo siento xD. Pero he cogido este caso tarde y no puedo aguantar soltarlo todo de golpe xD. En mis próximas intervenciones seré mas breve y conciso. Un saludo a todos. Y corrgidme en lo que creáis conveniente 😉 .

  54. Bienvenido al equipo, Joaquín. Y no te preocupes, me alegra ver tanto entusiasmo en un recién llegado.A ver si puedo contestar a tus preguntas por la parte que me corresponde…1- ¿Posible? Supongo que sí. ¿Probable? Ahí tenemos el problema de siempre 😉 Puede ser, pero ¿se puede demostrar? Es complicado, si falta precisamente eso que pudiera relacionar la chaqueta con el padre Froilán. Con todo lo tendremos en cuenta, pero mientras no encontremos pruebas que lo respalden me temo que poco podemos hacer.2- Análisis de ADN contrastados. No había relación alguna entre ambos hombres. Pero buena idea, había que intentarlo.

  55. Jack, yo opino igual que Jnum.Considerando que se nos ha contratado para demostrar la inocencia del sospechoso (o por lo menos reabrir el caso con pruebas que sustenten su inocencia), creo que no deberíamos dejar al padre durante más tiempo en los calabozos de comisaría.Y por supuesto, siempre podemos solicitar al padre Froilán permiso para proseguir con la investigación, a ver si logramos descubrir algún detalle más…

  56. Hola a todos y en especial a Joaquín, bienvenido a bordo.Contestando a tu pregunta, no podemos comparar las huellas encontradas en el gallinero con nada si no podemos tener acceso a ellas. Le preguntaré a Boniatus si hizo fotos que nos puedan servir aunque no tengamos las tablas. Por otro lado, ¿cómo le pedimos a la agente de policia que nos deje ver los zapatos que llevaba puestos? Aunque el caso se reabriera, no creo que le gustase que la tomáramos como sospechosa sin ninguna prueba (eso sí, si encontramos alguna prueba que la apunte, sería otra cosa)

  57. bueno pero creo no necesariamente estamos en ante un muro ya que comprobamos la inocensia de nustro cliente(el objetivo principal) ahora debemos enfocarnos en quien mato a la victima (seguramente la policia reabrira el caso y tendremos acceso al cuerpo y una orden para allanar la iglesia)asi que no hay que preocuparse.

  58. Yo opino lo mismo: hay que ir a la policia y reabrir el caso. Veo muy difícil poder aclarar la razón de las últimas palabras de la víctima teniendo tantas dificultades para investigar.

  59. Muy bien. Esta misma tarde iremos a hablar con la policía. Me habría gustado tener una respuesta ya sobre mi hipótesis (aunque la verdad es que muchas pruebas tampoco había), pero tenéis razón, con lo que tenemos ya podemos demostrar que el padre Froilán no lo hizo.Estad atentos. Voy a recopilar los datos necesarios, y dentro de unas horas sabréis si la policía decide reabrir el caso o no. ¡Buen trabajo a todos!

  60. Una orden para allanar la iglesia… y quemarla, no te digo ;-). Además que me estoy imaginando la escena: “Hola, padre Piñas: traemos una orden de registro,de modo que nos llevamos para analizar el gallinero, las gallinas, los huevos, su caja de herramientas, a los niños de catequesis, el copón y la bandejita de las ostias. Venga, ale, ale, que no tenemos todo el día.”Aún nos declara la guerra santa. 😀

  61. Bueno, el porno ya nos lo hemos llevado, ¿no? 😛

  62. —Sigo diciendo que nos van a echar para atrás con lo de “Froilán” —musitó Boniatus mientras entrábamos en comisaría.—Ya, pero podemos pasarnos meses dando palos de ciego con eso —replicó Jnum—. No hay más datos. No podemos probar nada.—Por nuestra parte al menos —tercié.Los dos jefes de departamento se me quedaron mirando.—Tú sabes algo.—No, por desgracia no, profesor. Pero tengo una sospecha desde el principio.—¿Nos la vas a contar?—Es un tiro al viento. Pero he pedido algo de ayuda externa, y me han prometido resultados esta misma tarde.—¿Qué tipo de resultados?—La identidad de la víctima.Llamé a la puerta del despacho del inspector Garcete sin darles tiempo a responder. Lo reconozco, siempre me han gustado estos golpes de efecto. El inspector y la agente Robles nos esperaban en el interior.—Detectives, bienvenidos —saludó el inspector—. Ahora, ¿quieren explicarme qué es eso de que nos hemos equivocado de hombre?—Inspector, agente… Sabemos que las pruebas que encontraron contra el padre Froilán parecían sólidas; pero hemos podido encontrar inconsistencias en todas ellas. —Por ejemplo, la coartada —explicó Boniatus—. El padre Froilán declara, jura incluso, haber reparado el gallinero. Naturalmente, al encontrarlo roto, su teoría perdió validez. Pero si hubieran mirado con más detenimiento habrían podido ver los clavos nuevos, la cola reciente. Por declaraciones del padre Piña sabemos que se reutilizaban las mismas tablas para abaratar costos; así que la madera era más frágil de lo que cabría pensar. Así que ahora sabemos que el gallinero fue reparado… y vuelto a romper.—¿Pero por qué lo volverían a romper? Es una estupidez.—No lo es si tenemos en cuenta que el gallinero está junto a los muros del patio trasero. Alguien pudo subirse al gallinero para saltar el muro.—¿Y las huellas en la chaqueta?Mi móvil sonó con el tono de un mensaje recibido. Me aparté un poco para leerlo.—Fácil —aportó Jnum—. La chaqueta era del propio padre Froilán. La había donado a la beneficencia hacía poco. Por eso sus huellas estaban en la chaqueta. —Muy conveniente, ¿no les parece?—Piénselo. Para dejar sus huellas en los botones mientras se cometía el asesinato, tendría que estar agarrando a su víctima por detrás. La herida mortal estaba en el hígado, esto es a la izquierda. Y la huella encontrada en el botón se corresponde con la mano izquierda. ¿Cómo pudo apuñalar a alguien con la misma mano con la que le sujetaba el pecho? La única explicación lógica a la presencia de las huellas es que el padre Froilán había usado y abrochado esa chaqueta antes.—Está bien, puedo aceptar que esas dos pruebas empiecen a perder validez. Pero eso nos sigue dejando con las últimas palabras de la víctima.Sonreí.—La víctima no dijo Froilán.—¿Cómo que no? —protestó la agente Robles—. ¡Le oí claramente!—Reconozco que mi punto de partida era una corazonada sin pruebas. Los indicios, sin embargo, parecían encajar: un hombre sin huellas dactilares registradas, sonrosado de piel y con los ojos claros, muere y dice el nombre “Froilán”. Cada hecho por sí solo no conducía a ninguna conclusión salvo a la misma a la que ha llegado usted. Pero si los juntamos todos, nos damos cuenta de que la palabra que el hombre dijo pudo no ser “Froilán”.»La pista clave fue la falta de identificación. A estas alturas, más de una semana después de la muerte, si aún no habían encontrado sus huellas es porque no las tenemos en ningún registro. Eso nos conducía a dos opciones: vagabundo o extranjero.»Su aspecto daba más fuerza a la segunda hipótesis. Un color muy saludable para alguien que vive en la calle, y una configuración muy específica (piel rosada y ojos claros) parecía indicar que nuestra víctima podía ser alemán.—Es consciente de que eso no es una prueba, ¿verdad? —intervino Garcete.—Soy consciente, inspector, y por eso he dado la investigación por zanjada en cuanto mis hombres han desmontado las otras dos pruebas. De ésta, sólo podía esperar que alguien llegase a mi misma conclusión, pero sabía que no podríamos demostrarla por nosotros mismos. Afortunadamente tengo amigos en Interpol. El mensaje de hace un momento era para confirmarme que han encontrado sus huellas en los registros alemanes.—Un momento, no lo entiendo —terció Robles—. Dice que ese hombre era alemán. Incluso si lo fuera, ¿qué más da? ¡Le pregunté quién le había apuñalado y dijo el nombre Froilán!—A menos que no entendiera su pregunta —apunté—. Piénselo. Si no hablaba su idioma, no entendió nada de lo que usted le dijo. Ni siquiera que era policía, recuerdo que dijo que iba usted de paisano. Así que se limitó a referirse a usted con el único tratamiento que creyó correcto.—¿Qué quiere decir?—Que no dijo Froilán —concluí—. Dijo Fräulein.Se hizo el silencio en el despacho. Aunque pude oír a Boniatus susurrarle a Jnum algo parecido a “Joder qué rebuscado”.—Ya le digo que ha sido una corazonada —insistí—. Reconozco que las pruebas parecían sólidas. Lo único que podía hacer era atar los cabos y contemplar la posibilidad de que el difunto no fuera de por aquí. El inspector Dexter, de Interpol, me ha enviado un correo electrónico con la identidad de la víctima. En cuanto llegue al despacho le echaré un vistazo…—Por favor, puede consultarlo desde mi ordenador —dijo Garcete cediéndome el asiento—. Agente Robles, vamos a decirle al padre Froilán que queda libre. Y creo que le debemos una disculpa.En cuanto nos quedamos a solas, Boniatus y Jnum me fulminaron con la mirada.—¿Qué? —pregunté.—¿Fräulein? —inquirió Boniatus—. ¿Esperabas que dedujéramos que estaba hablando en alemán sólo por el color de piel y ojos?—Y por las huellas —respondí mientras abría mi correo—. Pero bueno, para empezar no esperaba tener razón, así que no, tranquilo, que soy consciente de que habéis resuelto los dos tercios de investigación que eran posibles.—Acojonante —musitó Jnum—. ¡Bueno! ¿Entonces nos vamos ya a casita?Leí en silencio durante medio minuto, con mirada preocupada, y me levanté.—Probablemente no —sentencié—. El padre Froilán ya es un hombre libre, este caso está cerrado; pero cuando el inspector Garcete lea esto, es probable que quiera contratar nuestros servicios para encontrar al asesino.

  63. El caso está oficialmente cerrado, damas y caballeros. Pero esto todavía no ha terminado. El inspector Garcete nos ha pedido nuestra colaboración para cazar al asesino, a la luz de los nuevos acontecimientos. Así que esta vez tenemos carta… ehm… bueno, con el Piñas implicado no diré yo que blanca, pero por lo menos gris clarita. Podemos patearnos la iglesia, podemos preguntar a los implicados, podemos buscar hasta debajo de las piedras, porque ahora no trabajamos para un particular. Dadnos unos días a los jefes de departamento y a mí para recopilar nueva información con la que trabajar, y estad atentos que en pocos días (el lunes lo más tardar), abrimos el caso número 17: <>Escalera al Cielo (segunda parte)<>.En breve, las condecoraciones. Algunos habéis sido muy ágiles esta vez, os felicito (aunque como siempre os felicito a todos, naturalmente).Oh, y en un asunto no relacionado… Zalaya, a mi despacho, por favor.

  64. Ya voy, jefe… ¿He hecho algo malo…?

  65. Ahora te cuento, ahora… cierra la puerta, anda.(¿y los demás qué miráis?) XD

  66. Verdammt noch mal!En cuanto he visto que decías lo de “no dijo Froilán” debo reconocer que lo primero que me ha pasado por la cabeza ha sido un“Si anda, ahora resultará que dijo señorita, no te… fast…”momento en el cual mis neuronas decidieron darme una colleja de las grandes por haber supuesto que la agente había escuchado a la perfección y sin duda alguna la última palabra de la víctima.Veo que todavía tengo mucho que aprender para llegar al nivel de los maestros de por aquí. Espero que en esta segunda parte pueda ser de más ayuda, teniendo que colaborar con la policia alemana!

  67. No te desanimes, Parmacenda. Que yo haya sacado lo de Fräulein no demuestra que yo sea un maestro del que aún haya mucho por aprender… demuestra que a veces hace falta suerte. Porque vale, sí, se me ocurrió esa posibilidad; pero tampoco tenía cómo comprobarla con lo que teníamos. Lo habéis hecho estupendamente con las pruebas en nuestro haber 😉

  68. Oigo a mi profesor de alemán subir la escalera para darme una paliza :-D.En fin: cuando me necesiteis para el próximo caso, estaré en mi cubículo… intentando leerle los labios a las siluetas que se ven a través del cristal de la puerta del despacho de Jack……O buscando porno en internet, lo que tenga más probabilidades de éxito. 🙂

  69. Ahí nos has pillado, que dijera Fraulein en vez de Froilán no se me había ocurrido… Eso viene a decir que nunca pensamos en todo, jo 😦¿Habrá bañera de grog? O una ronda para todos (bueno, conociéndonos, mejor 6 o 7).

  70. Mauser, no sé qué tal se te da leer los labios, pero ¿porno en internet? ¿Teniendo un almacén lleno como tenemos? XD

  71. Luinwe, no quiero ser el típico jefe ogro, sabes que nunca digo que no a una buena bañera de grog (que yo no beba de ella no significa que no os deje beber a vosotros); pero por esta vez, y dado que empezamos nuevo caso en unos pocos días, yo recomendaría cantidades más discretas… por la resaca, digo 😉

  72. Sí, pero piensa que si entramos todos borrachos en la iglesia del Piñas… Ideas maliciosas pasan por mi mente xDDD Vale, aceptaré tu sugerencia, una bañera no, pero… Una ‘pica’? (Y ahora el momento mientras busco cómo carajo se llaman las ‘piques’ en castellano…). Estoooo… en el diccionario pone ‘pila o pilón’, dejémoslo en el lavadero.Mauser, no te preocupes, todos mis años de alemán a la ‘scheisse’.

  73. Catalana, Luinwe? Porque si es así, me parece que en la Sociedad del Misterio sois más de los que pensáis 😉(yo no, a ver, yo soy andaluz, como indica mi nombre :P)

  74. simplemente increiblejamas me imagine que el tipo era aleman, en fin no queda mas que aprender de este caso 🙂

  75. Si es por Grog, si es una bañera… me sé de más de uno que acabará capuzado dentro..Tampoco hay tanto que celebrar. Si, hemos esculpado a nuestro cliente, pero hay un asesino suelto y, si de mi depende, iremos a po él a las bravas. Pero bebamos.(Por si acaso alguno lo lo entiende= capuzado=sumergido hasta la cabeza; fabla aragonesa).Un saludo!

  76. Plas, plas, plas.Esto, mas que aplausos (que también), eran autocollejas. Yo vivo en alemania desde hace unos cuatro años, así que tiene delito que no se me haya ocurrido la posibilidad. Supongo que, como decian por arriba, yo tambien tengo mucho que aprender. Sea como sea, me ha gustado mucho el caso.Este finde no bebo y me voy a preparar mentalmente para el lunes, jeje.Saludos Varios

  77. ¿Perdon? ¿Que habeis dicho?No os he oido. Estaba capuzado en la bañera de Grog… 😉

  78. Hombre, claro que vamos a por el asesino!! Pero un trago antes nunca viene mal, no? 😉 Además ya es fin de semana…Sí, soy catalana, aunque mi familia viene de media España, por eso a veces tengo lapsus… Lo más corriente al oírme hablar es que mezcle un poco los dos idiomas.PD: Zalaya, iba a decirte que iremos a por el asesino a las bravas y a las fritas (lo primero que se me ha ocurrido cuando he leído tu post: una tontería muy grande, pero mi cerebro es así) pero… ya me vuelvo con mi whisky y os dejo en paz. xD

  79. Tranquila, Luinwe, el tuyo no es el primer caso de confusión aleatoria de palabras catalanas y castellana que conozco 😉Bien, damas y caballeros, no hay tiempo que perder, así que… vamos allá con las condecoraciones. Veréis que la tónica predominante de este caso es la del premio compartido. Es comprensible, había dos vías separadas de investigación y habrá quien haya hecho avances en una u otra línea:<>Investigador Mauser Still:<> <>Primer golpe<>. El primero que se incorpora a una investigación siempre merece un reconocimiento. En esta ocasión ha sido Mauser quien se alza con el galardón.<>Investigadores Mauser Still, Ceres, Jnum y Zalaya:<> <>Sobre la pista<>. Estos son los nombres de los cuatro investigadores que han encontrado la explicación más plausible. Mauser y Ceres trabajaron sobre la pista de la chaqueta, partieron del supuesto de que en realidad era del sacristán y encontraron una posible explicación; Jnum y Zalaya consideraron la opción de utilizar el gallinero como escalón, ya fuese para entrar en la iglesia o para salir de ella.<>Investigadores Zalaya y El Extraño Desconocido:<> <>CASO CERRADO<>. Efectivamente, como ya ocurrió < HREF="http://lasociedaddelmisterio.blogspot.com/2008/01/caso-n-00007-cinco-das-para-morir.html" REL="nofollow">hace casi un año<>, al tener este caso más de una vía de investigación abierta a la vez, se considera que el esfuerzo de quien haya resuelto cada línea debe ser recompensado como la resolución copmleta de un misterio. Zalaya fue quien pensó en la forma más precisa de demostrar que el gallinero había sido efectivamente reparado; y El Extraño Desconocido, quien supo ver cuál era el único dato que nos faltaba para dar con la señorita de León y cómo obtener esa información (y todo eso en su primera aportación al caso). ¡Buen trabajo!Y por supuesto, las condecoraciones especiales que asignamos en cada caso:<>Investigador Joaquín:<> <>¡CUCU!<> Ésta ha sido tu primera intervención en la Sociedad del Misterio, así que imagino que se impone una explicación: de entre las condecoraciones especiales, asignamos la “¡Cucu!” a aquellos investigadores que, por el motivo que sea, entran una vez al caso, exponen una conjetura y no vuelven a aparecer. Por interesante que pueda ser la conjetura, que la tuya lo era 😉<>Investigador Parmacenda:<> <>¿Dónde está Wally?<> Parmacenda ha sido el primero en comentar la presencia de porno en San Conrado. Vale, sí, quien lo encontró fue el padre Piña; pero si quiere un premio, que se apunte a la Sociedad del Misterio, faltaría más.He ahí las condecoraciones. Pero aún hay un asunto más que debemos tratar. Como podéis ver, Zalaya ha conseguido la condecoración “Caso Cerrado” en esta investigación. Los que llevéis ya un tiempo por aquí probablemente recordéis que anteriormente ya había resuelto otros dos (el caso que he enlazado hace un momento fue su primera victoria). Y los habituales del lugar ya sabréis lo que ocurre cuando alguien logra resolver tres casos.Zalaya, quien en sus comienzos se presentaba como “El Becario”, se convierte desde hoy en un miembro de pleno derecho de la Sociedad del Misterio: el nuevo <>jefe del departamento de declaraciones e interrogatorios<>. A partir de este momento, será él quien se encargue de registrar las palabras de los implicados en nuestros casos venideros. Cualquier pregunta que queramos hacerle a los sospechosos pasará primero por sus manos.Un aplauso, que se lo ha ganado 😉

  80. Vaya, me despisto un par de días y ya habéis resuelto el caso, empezado la bañera de grog, dado las condecoraciones y abierto un nuevo departamento. Esto sí que es eficiencia!!Muchas felicidades a Zalaya. El tercer caso llevaba tiempo resistiéndosele. Estoy seguro que hará un buen trabajo en este nuevo departamento. Eso sí, el despacho al lado del almacén del porno es mio y solo mio, búscate otro sitio para instalarte XD

  81. Naturalmente, Jnum, el almacén de pruebas y el departamento de pruebas físicas tienen que estar el uno al lado del otro, es por cuestión de eficiencia ;P

  82. ¡Que ilu! Llevaré esas condecoraciones siempre sobre el corazón y bajo la gabardina.…Pero dos no son multitud: ¡Si le hecho narices, a lo mejor puedo hacer hablar al cadáver y ganarme una tercera! 😀Felicidades, Zalaya (aplaso sentido)

  83. Muchas gracias a todos, ¡a esta ronda invito yo!Jnum, ni se me ocurriría quitarte el despacho. Asi que mi enstalaré en el propio almacén del Porno, si hace falta.

  84. ¡CUCU!… No esta mal xD. Nada, es solo que llevaba tiempo esperando que publicarais un nuevo caso, y aun asi he vuelto a llegar tarde…Pero a partir de este lunes estare atento y motivado. Felicidades a los condecorados.

  85. Felicidades ZalayA… Yo no me instalaria en el almacen del porno. No se porque es el sitio mas transitado por los miembros de la sociedad para buscar documentacion y poca tranquilidad vas a tener ahi…

  86. Zalaya, estoy de acuerdo con el profesor. Además, con todo el material que hemos ido reuniendo a lo largo de tantos casos, en ese almacén no queda sitio ni para una silla

  87. Por no mencionar que te sentirías constantemente vigilado por Jack Rabitt, nuestra nueva mascota, que desde que lo trajimos a la oficina no le ha quitado ojo de encima al almacén.

  88. No mu gusta sentirme vigilado cuando estoy rodeado de porno… Mejor me instalo en el despacho ese del fondo, ¿Alguien tiene alguna otra sugerencia, o voy trayendo ya mi mueble bar?

  89. Muchísimas felicidades Zalaya!!!

  90. Puedes traer el mueble bar, te ayudare a colocarlo…

  91. … Y yo a vaciarlo 😀

  92. Joe, estoy un par de dias fuera y ya tengo nuevo jefe.Felicidades Zalaya, a ver que tal se te da eso de interrogar a la gente xD.Bueno, ya nos vemos el lunes, que tengo ganas de saber que hace un aleman muerto delante de una iglesia xD.Nos Vemos

  93. Instalado está. Bebed cuanto querais, corre de mi cuenta. Pero dejad la botellita negra y oro del fondo, es para cuando pillemos a A.K.

  94. Felicidades, Zalaya!!! Ahora voy para allá a estrenarlo…Una cosita, sólo por curiosidad… lo de la botellita negra, es suero de la verdad o veneno??O me he equivocado y no es para administrárselo cuando lo encontremos, sino para nosotros??

  95. Es para nosotros, señorita. Qüisqui del bueno, etiqueta negra… El veneno lo guardo en otro sitio. Con la gente que trabajamos aqui, sería tentar a la suerte guardar veneno en el mueble bar.

  96. Con la gente que trabaja aquí, Zalaya, lo que es tentar a la suerte es esconder una botella de veneno y esperar que nadie se la beba si la encuentra ;P

  97. …¿Y si envenenamos el prono del almacén? Seguro que A.K. no se resiste a ese cebo.Y si se resiste, el ámbito de sospechosos se verá rápidamente reducido a los castrados, los celibes y algún que otro cura.Como al final A.K. sea el padre Piña….

  98. ¿Alguien me llamó?… No se preocupen, pronto volverán a saber de mi… No en el próximo caso por que, bueno, tengo una especie de fobia a las iglesias. Ya saben, me acerco a una iglesia y me dan ataques de asfixia, empiezo a gritar furiosamente maldiciones en latín y en la lengua negra de Mordor, mi cabeza empieza a girar sobre su propio eje ignorando las limitaciones de la columna vertebral, bah, lo normal. Además, mis antecedentes penales seguramente no ayudarían al caso progresar normalmente con el señor Piña de por medio.En todo caso, para el otro caso seguramente estaré de nuevo en acción.Saludos.Ah, y por cierto, felicidades Zalaya.

  99. Hombreeee, Rasudoque, me alegro de volver a verte! El padre Piña te manda recuerdos!

  100. Gracias por el premio y felicidades a Zalaya!

  101. Pues entonces, si lo que dice Rasudoque es cierto… alguien se ha presentado al padre Piña haciéndose pasar por él. Porque nos ha preguntado. :-L

  102. No necesariamente, Mauser, también podría darse uno de estos dos casos:1- que Rasudoque tenga esos problemas con la iglesia a raíz de algún encuentro anterior con el padre Piña, o2- que el padre Piña tenga esos problemas con Rasudoque a raíz de los problemas de Rasudoque con la iglesia.Pero bueno, eso ya es asunto de Rasudoque, si él nos lo quiere contar es libre ;P

  103. Entonces estaríamos hablando de un trauma MUY reciente. A ver, Rasudoque: ¿Qué ha pasado? ¿Qué le has hecho al padre Piña? Y, lo que es más importante ¿Porqué le has dado tu nombre de verdad tras hacérselo? 😀

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s