Caso nº 00006: EL FAISÁN DE ORO (CERRADO PROVISIONALMENTE)

A veces el trabajo de investigador resulta frustrante. Todos hemos trabajado con casos en los que no parecía haber ninguna prueba, pero en ocasiones ni siquiera hay un punto de partida.

El Departamento de Policía tiene un caso de asesinato entre manos. Varón, más de sesenta años. Causa de la muerte: traumatismo craneal contundente. Fue golpeado hasta la muerte, desnudado y abandonado en el campo a primeros de año. Unos adolescentes que habían ido a acampar bajo las estrellas lo encontraron el pasado día 4.

Hasta ahí todo parecía normal. El problema es que no hay manera de identificar a la víctima. Sus huellas no figuran en ninguna base de datos. No había documentación alguna. Nadie ha reclamado el cuerpo. Nadie ha denunciado una desaparición en los últimos días. Por si fuera poco, Irene (la cual os desea un feliz año nuevo desde su posición en el laboratorio forense, por cierto) nos informa de que no hay forma de deducir qué objeto se utilizó como arma del crimen: base rectangular, aproximadamente el tamaño de un folio, pero ninguna marca identificativa. No hay huellas sobre el cuerpo, no hay piel bajo sus uñas, el ADN encontrado era animal. Considerando la causa de la muerte y que el cuerpo se encontró en medio del campo, podemos descartar que un animal lo matase. Se sabe que el cuerpo fue trasladado, porque la hierba que se encontró en sus encías no se corresponde con la del lugar en el que fue encontrado. Pero de momento no se sabe dónde se cometió el crimen.

Sintiéndome impotente ante este caso, presenté mis disculpas a Irene y acudí a la cita de trabajo que tenía en el exclusivo club de caballeros “El Faisán de Oro”. Tiene su sede en un lujoso local a las afueras de la ciudad, con un amplio comedor con capacidad para treinta personas (el número de socios), una sala de lectura con chimenea (la más frecuentada en esta época), auditorio, sala de trofeos, bodega, pistas de pádel y piscina climatizada. Sólo hay dos formas de entrar en este club: siendo asquerosamente rico, o siendo familiar de un socio.

Gerónimo Sáez de Vidal (78 años, presidente del club) nos llamó esta mañana para encargarnos un caso de robo. Sería poco honesto negar que me sentía un poco decepcionado de investigar un robo teniendo un asesinato tan intrigante a la vista. Pero el trabajo es el trabajo. Cuando el señor Sáez de Vidal me recibió, se disculpó por el ruido de las máquinas (estaban arreglando una de las pistas de pádel), me hizo pasar rápidamente a la sala de lectura (donde, decía, el estruendo era menor) y cerró la puerta tras de sí.

Miré a mi alrededor. Hacía frío, ya lo había notado al entrar pero ahora que nos quedábamos quietos se hacía bastante más insufrible. Había manchas oscuras en las molduras de las paredes. Se habían afanado en limpiarlas, pero siempre quedan restos. Hollín, me arriesgaría a aventurar. Quizás ese club era algo menos elegante y algo más decadente de lo que siempre hacían ver.

—Gracias por venir con tanta rapidez —me dijo—. Se trata de un caso extremadamente grave, y no quería llamar a la policía.
—¿Sería tan amable de explicarme por qué? —dije con cierta desgana.
—Bueno, porque estoy convencido de que el ladrón es un miembro de este club. No pudo ser de otra forma, el robo ocurrió durante nuestra cena de Nochevieja. He estado haciendo mis indagaciones por mi cuenta… yo también soy aficionado a la investigación, ¿sabe? Pero no he conseguido nada. Y por eso acudo a ustedes, que como sector privado podrán evitar un escándalo para nuestro club.
—Entiendo. Bien, ¿qué les ha sido sustraído?
—Nuestro emblema y orgullo, señor Ryder —se lamentó—. La escultura del faisán de oro que da nombre a nuestro club.

Noté que un escalofrío le recorría el cuerpo.

—Bien, empecemos por lo básico. De todos los miembros de su club, ¿cuántos abandonaron la sede entre la noche del robo y este momento?
—Prácticamente todos. Debe entender que muchos de nuestros socios viajan por el mundo, y sólo vienen al club para las ocasiones especiales.
—Eso significa que, si realmente fue uno de ellos, probablemente su estatua ya haya sido fundida y vendida como nuevas piezas. Es consciente de ello, ¿verdad?

Casi pareció que le acababa de comunicar la muerte de un ser querido.

—Ellos no lo harían… sería deshonrar el buen nombre de este club.
—Señor Sáez de Vidal, les está acusando de robo. Si tiene usted razón, y ahora mismo no tengo pruebas que lo indiquen, cabría pensar que el ladrón no tiene en muy alta estima el buen nombre del club.

—Tiene razón, supongo que tiene razón —musitó—. Debe haber sido alguno de los más jóvenes, nuestras nuevas adquisiciones… Gustavo Hormigo, probablemente; entró aquí ocupando la plaza de su difunto hermano, y nunca me ha parecido que encaje del todo en este club. O Simón Montenegro, que creo que sólo está en el club por las cacerías anuales.
—Entenderá que no debemos descartar a ningún sospechoso. Supongo que tendrá un archivo con los datos de todos los socios, ¿no?
—Naturalmente… Le agradecería que esta investigación se llevara de la forma más discreta posible.
—Por supuesto.
—Sin la intervención de la policía, quiero decir. Tenemos una reputación, ya sabe.
—Por supuesto.

Sáez de Vidal me hizo entrega de un abultado archivador de acordeón. En el interior estaban, por orden alfabético, los expedientes de todos los miembros del club. Les eché un vistazo por encima, dispuesto a estudiarlos con más detenimiento en la oficina.

Entonces algo me llamó la atención. Inmediatamente saqué uno de los expedientes del archivador y se lo mostré a Sáez de Vidal.

—Supongamos, por poner un ejemplo, que yo le preguntara por este socio…
—Arturo Quintanilla —respondió—. El Aventurero, le llamamos. Vendió todas sus pertenencias hace tres años, salvo su barco, y desde entonces se dedica a viajar por el mundo… Oh, cielos, ¿cree que fue él?
—Un poco pronto para creerlo, de momento sólo estoy tanteando, pero ya que utilizamos esta hipótesis de trabajo… ¿diría usted que el señor Quintanilla tenía enemigos en este club?
—Ni en este club ni fuera, que yo sepa. Es un hombre muy generoso. Vive de su herencia, pero siempre saca algo del dinero que hizo con la venta de sus pertenencias para donaciones. Y aquí nos encantan sus historias.
—Entiendo… ¿Cuándo le vio por última vez?
—Pues… la noche de fin de año, sin duda, vino para la cena anual. Pero se fue de los primeros.
—¿Y no ha vuelto?
—Ya le digo que no tiene un domicilio, ni siquiera le queda familia. Vive en su barco. Después de aquella noche, tenía previsto viajar a Egipto.
—Entiendo. Bien, me pondré con su caso de inmediato. Procure no contar al resto de los socios sus sospechas, podría hacer peligrar la investigación.
—¿Mantendrá a la policía al margen?
—No puedo prometerle nada. Haré lo que pueda.

Salí de la sede del club con los expedientes de los socios bajo el brazo. Tan pronto como entré en mi coche, saqué el expediente de Quintanilla y marqué un número en mi móvil.

—¿Irene? Soy Jack. Creo que acabo de identificar a tu cadáver.

Anuncios

41 comentarios

Archivado bajo A. K., asesinato, camarero, chimenea, Investigación abierta, reunión social, robo, traumatismo craneal contundente, trofeo

41 Respuestas a “Caso nº 00006: EL FAISÁN DE ORO (CERRADO PROVISIONALMENTE)

  1. Éstos son los hechos, comienza la investigación. Esta vez vamos a intentar vadear un poco las reglas… si la policía sabe que nuestro caso y el suyo están relacionados, intervendrán y perderemos la escasa posición de ventaja que tenemos ahora mismo. Irene y el ex-comisario Regordán están al tanto, han pedido ser informados religiosamente de todos nuestros progresos, y se ofrecen a cubrirnos durante una semana; pasado ese tiempo, si aún no hemos conseguido resolverlo, nosotros nos comprometemos a pedir a Sáez de Vidal que acuda al depósito a identificar el cuerpo… y la policía intervendrá en nuestro caso.Si queremos aprovechar esta ventaja, tendremos que ser listos. No sabemos, repito, “No sabemos” que ha habido un asesinato. Estamos investigando un robo. Cualquier mención al asesinato, cualquier muestra de que sabemos de la muerte de Quintanilla, podría alertar al culpable.Una cosa más: tenemos esta vez a demasiados sospechosos. Así que, para agilizar, si tenéis alguna pregunta que hacerles… le haremos las mismas preguntas a todos, y os notificaré si hay alguna respuesta sospechosa.

  2. Poco tiempo para intervenir, pero dos preguntas importantes, Jack: ¿puede Irene determinar el momento exacto de la muerte y darnos más detalles de la autopsia? y ¿alguien del cuerpo de trabajo del club, camareros, personal, detectó algo extraño la noche de la cena? Te digo lo del personal porque supongo que si el director hubiera sospechado algo te lo habría hecho saber ya. Me refiero a algún tipo de discusión entre la víctima y otro miembro, por ejemplo. Es lo que se me ocurre para empezar.Saludos!

  3. Hablaré con Irene y con el cuerpo de trabajo del club. Como en tu última intervención en la Sociedad, te preguntaré lo mismo una vez más: ¿Hay algo en concreto (aparte del momento exacto de la muerte) que estés interesada en saber de la autopsia?Bienvenida al caso, Virginia. Como siempre un placer tenerte entre nosotros.

  4. Saludos, Jack, espero que hayas pasado unas buenas fiestas. O tranquilas, al menos.Yo querria preguntar en general a los miembros del club si vieron alguna discusion en la cena; no solo entre la victima y alguien más, sino en general. Para que no imaginen que nos empeñamos demasiado en lo relacionado con el aventurero.Tambien me gustaría contar con una descripción de la estatua, Para saber las dimensiones de la base. rectangular, tamaño folio… podemos sacar algo de alli.Un saludo!

  5. Bienvenido al caso, Zalaya. Yo también sospecho que el famoso faisán de oro resultará ser el arma del crimen. Por las fotografías, podría parecer que la forma y el tamaño son los correctos; por desgracia no podremos verificarlo hasta que encontremos la estatua, y si mis sospechas son ciertas ya podrían haberla fundido. Esperemos que no sea así.Tu pregunta para los socios queda anotada. Esta noche tendré una respuesta.

  6. Jack, de la autopsia necesitamos todos los detalles, todas las pruebas encontradas en el cuerpo, desde la hierba de las encías, hasta la posición del cadáver. No podemos pasar ningún detalle por alto.Se me ocurre otra cosa, al releer el caso: la policía no logró identificar al cadáver, no había huellas, ni nada, y este señor era miembro de un famoso club social? cómo es posible? cómo es posible que pudiera “burlar” a todos los organismos oficiales y presentarse así por las buenas en la alta sociedad? Creo que estamos ante una identidad totalmente falsa, creada con un fín. Me gustaría saber más cosas acerca de las circunstancias en las que este señor ingresó en el club, a qué se dedicaba en las fiestas, qué historias contaba, con quién se relacionaba, o si se le conocía pareja. Como diría el vizconde de Valmont, “quiero saber lo que come, su libro de cabecera y cuántas horas duerme”.Para empezar.Saludos desde la redacción. Contad con una cortina de humo periodística (qué bien se nos da la desinformación :)) si llega el momento. Los periodistas somos como magos, siempre sabemos desviar la atención de las manos a cualquier otro lugar del escenario.

  7. Bien, vamos allá.1- El servicio habitual del club vio sus fuerzas redobladas con motivo de la cena de año nuevo. El club contrató los servicios de una empresa de catering, con los que hablaremos mañana. Ninguno de los fijos del club recuerda nada extraño.2- Los miembros del club han ido volviendo gradualmente a lo largo del día de hoy, para la “semana de reflexión” que Sáez de Vidal ha organizado a petición nuestra (la única forma de que todos volvieran). Algunos comentan extrañados la ausencia de Quintanilla. Nadie recuerda ningún tipo de altercado, todos declaran que la cena transcurrió con total normalidad.3- El cuerpo apareció tendido boca arriba, cubierto con arbustos. Rasguños postmortem ocasionados por la vegetación. La herida de su cabeza había sangrado bastante, pero no se encontró sangre de cuello para abajo. Se ha determinado que la hierba de sus encías pertenece a la clase “Bermuda”, mientras que la que había en el lugar era “Poaceae Barnhardt” o hierba común. Se han apreciado varias y severas heridas postmortem. Un consultor entomológico de la policía está estudiando la situación para intentar determinar con una mayor precisión el momento exacto de la muerte, pero el estudio forense ha concluido que el asesinato tuvo lugar entre los días 1 y 2 de este mes. Si necesitáis más información, intentaré conseguirla.4- Investigaré el tema de la identidad de la víctima. Aunque personalmente creo que lo hizo al revés: no burló los radares y luego llegó a la alta sociedad, sino que pudo haber amasado su fortuna… y luego comprar su identidad. Se han dado algunos casos, aunque sinceramente no recuerdo ninguno aquí en España. Lo dicho, lo investigaré.En otro orden de cosas, ¿sabes lo raro que queda leer tu cita del Vizconde de Valmont saltándose la coma? “Quiero saber lo que come su libro de cabecera y cuántas horas duerme”… Con el permiso del Vizconde, me gustaría quedarme esa frase. Me ha gustado, la verdad 😉

  8. Buenas noches queridos colegas.un par de suposiciones…El hollin de las paredes del club… ¿podriamos preguntar a que se debe las manchas? Me suena a una chimenea atascada…Quizas por un cadaver..o quizas el ladron escondiese el faisan en el chimenea…En otro orden de cosas… ¿Donde estaba el faisan? en alguna sala, en el comedor…¿Podemos Averiguar para que se utiliza la variedad de hierba “bermuda”?Y para finalizar una esperanza loca… ¿Tenemos algun miembro en la sociedad que este podrido de pasta que pudiese entrar en el club?Saludos.

  9. Un par de cosas mas…Arrastrado boca abajo (eso provocaria que se le metiese hierba en las encias) encontrado boca arriba… se molestaron en darle la vuelta…quizas para registrarlo…Herida sangrante y ropa limpia…eso podria significar que la cabeza estaba expuesta y el resto del cuerpo protegido… lo cual me lleva de nuevo a mi querida chimenea…Entra por la chimenea, asoma la cabeza, faisanazo en toda la cabeza, lo arrastran, atraviesan la pista de paddel (convenientemente en obras, quizas para borrar huellas), le dan la vuelta para quitarle cualquier identificacion…Solo suposiciones, ni una sola prueba…En fin esperare noticias y seguire atentamente cualquier pista que surja.Saludos.

  10. Profesor, sé bienvenido. Vamos a ponernos al día.La hierba “Bermuda” se suele utilizar en campos de golf y demás instalaciones de lujo. Mañana tendremos los resultados sobre la hierba del club. En cuanto a la pista de pádel… es césped artificial, pero aún así puede que hubiera algún tipo de indicio que intenten borrar. Preguntaré por la causa de la reforma. Con todo, esas no son las pistas clave… sugieren que la víctima murió allí, pero poco más.Ahora bien: el hollín en las paredes PODRÍAjavascript:void(0)Publicar comentario sugerir una chimenea atascada. También lo preguntaré mañana, pero creo que podrías haber encontrado el escondite de nuestro faisán.Permaneced atentos, equipo. Quizás estemos a punto de cerrar la parte “oficial” del caso.

  11. Jack, las noches en “La Palabra” son largas, y no paro de darle vueltas al caso. Tengo algunas preguntas concretas:1. El adn animal encontrado en el cuerpo de la víctima… ¿hemos de suponer que pertenece a los animales que han rondado el cadáver durante todos los días que estuvo sin ser encontrado? ¿Ha dicho algo la autopsia con respectoa esto?2. Las otras heridas del cuerpo, ¿dice la autopsia que pudieron generarse en el traslado del cadáver, o han sido causadas por algún tipo de arma?3. Los socios a los que acusa directamente el director del club, ¿qué sabemos de ellos?4. ¿Cuál es la “política del local”? Me refiero: los socios son vitalicios, se mantiene siempre el mismo número, se pueden dar de baja… Y otra cosa, ¿podemos averiguar las relaciones de parentesco entre los miembros? Quién es hermano de quién, o cuñado de tal, etecé. No sería descabellado pensar que si el número de socios es siempre el mismo, alguien haya querido quitarse al Aventurero de en medio para quedarse con su plaza…5. El barco de la víctima, ¿Está en puerto? ¿Ha ido alguien a inspeccionar? Por supuesto, me ofrezco voluntaria para ir a echar un vistazo 🙂 siempre en calidad de mirona periodista en busca de la noticia sobre personajes poco… usuales 🙂 Y si alguien se apunta, mejor que mejor.Y esto es todo por hoy. Me vuelvo a mi máquina de escribir invisible.

  12. Virginia, bueno es que tengas tiempo para pensar en el caso. Vamos allá con tus preguntas:1. La autopsia ha confirmado que el ADN se corresponde con los animales que se pueden encontrar en esa zona, principalmente ardillas.2. Sí. Es decir, las dos cosas. Algunas heridas han sido producidas por la vegetación, incluso hay uno o dos mordiscos de ardilla (no demasiado profundos, parece que estaban tanteando), pero las más grandes se produjeron por el mismo objeto que le provocó la muerte. Se ve que, tras el golpe mortal, el asesino siguió insistiendo.3. Estamos investigando a esos socios. Gustavo Hormigo, el que entró sustituyendo a su hermano, tiene sesenta y ocho años, hizo su fortuna por medio de la herencia que obtuvo de todos sus familiares directos (sus padres fallecieron hace veinte años, y su hermano le legó todos sus bienes y su plaza en el club). Alguna vez ha manifestado sentirse incómodo con ocupar el sillón de su hermano. Simón Montenegro, por su parte, apenas tiene cincuenta y cinco años, es ingeniero aeronáutico y aficionado a la caza. Colecciona armas de fuego y trofeos de animales que él mismo diseca.4. El club intenta mantener siempre el mismo número de socios. Por esto, cuando alguno de sus miembros muere o se retira, buscan a algún familiar que desee reemplazarlo… o bien anuncian públicamente que hay una plaza vacante. Así fue como Quintanilla ingresó en el club hace dieciocho años. A modo de broma, Sáez de Vidal dice que éste año Quintanilla alcanza su “mayoría de edad”. Recientemente no ha habido nadie preguntando por plazas disponibles, ni se conoce de ningún pariente varón de ninguno de los socios. Al menos, de ninguno en edad de ingresar en el club.Tengo a algunos hombres interrogando al servicio y al equipo de trabajo que la empresa de cátering envió para la ocasión. Parecen haber encontrado una incoherencia: el servicio del club está formado por veinte personas, per la compañía sólo pudo enviar a diecinueve aquella noche… aún así, todo el mundo asegura que había cuarenta personas allí trabajando. Ninguno de los dos equipos reconoce al númer cuarenta como suyo, y dado lo frenético del evento, todos asumieron que se trataba de un trabajador del otro equipo.Me temo que puede ser difícil encontrar al asesino. Pero sigamos intentándolo. Esta tarde, Boniatus y yo investigaremos el atasco en la chimenea con la supervisión de Sáez de Vidal.

  13. Perdón, me saltaba la pregunta 5: sí, el barco está en el puerto. Un estudio preliminar revela que nadie ha entrado en él en la última semana, aproximadamente.

  14. Muy buenas tardes, señores. Me quito el abrigo y les cuento mis dudas.Muy bien, ya está. Para empezar y ya que el barco está en muelle a mi también me gustaría echar una ojeada allí. Hay algunos datos que, sin ser de vital importancia, podrían convertirse en fundamentales para entender ciertas pautas en este peculiar caso. Así que si a la señorita periodista no le incomoda que le acompañe un viejo sabueso, me apunto. El número cuarenta me escama, aunque quizá forme parte de la cortina de humo. Según mis propias conjeturas sobre este caso podíamos encontrarnos con varios móviles posibles. A saber: -Sáez de Vidal asesina al viajero tras una discusión usando el famoso faisán de oro. Hablando con una investigadora, café mediante, especulábamos sobre si el motivo de esta discusión no fuese que el faisán es una reliquia egipcia que el viajero quería llevar a Egipto en su próximo viaje y donarla al museo. Fuera como fuese parece probable que el faisán sea más valioso de lo que nos hacen ver. Quizá sea el tesoro de los canteros oculto en el club que todos ambicionan.Supongamos que Sáez de Vidal es visto mientras asesina al viajero. él no se percata de que ha sido descubierto y, completamente seguro de que su coartada es sólida ya que conoce de sobra el misterio de la identidad de la victima, limpia el trofeo y lo coloca en su sitio. Aquél que lo ha visto decide chantajearle. Roba el trofeo de su sitio y usa ese detalle para chantajearle. Pero no puede sacar el trofeo del club sin levantar sospechas, así que, en un momento de estupidez supina decide esconderlo dentro de la chimenea como bien apuntaba el ilustre profesor boniatus. Quizá no sea tan estúpido el escondite. A fin de cuentas el chantajista querría que tarde o temprano Sáez fuese descubierto, así que dejar helada la habitación más calentita del club en pleno invierno era una buena manera de asegurarse este punto. Hemos notado el nerviosismo de Sáez al mencionar dos detalles: la posibilidad de que el faisán ya no exista y la posible participación policial. Lo primero nos conduce directamente a pensar que el faisán es algo más de lo que aparenta. Lo segundo me lanza a la nariz el hedor de la culpabilidad en uno u otro grado.-Podría ser que la conjetura fuese a la inversa. Imaginemos que Sáez en lugar de ser el asesino es el mirón. Descubre que dos de los miembros de su amado club están asesinando a otro. ¿Motivos? Ahora iremos a ellos. Puede que Sáez necesite cubrir a estos criminales por algún motivo así que esconde el faisán y lanza las miradas de los huelebraguetas a otra parte. O todo lo contrario. Tras presenciar el asesinato se da cuenta de que es el mejor momento para conseguir lo que tanto ambiciona. Robar él mismo el trofeo sin que nadie se de cuenta. Pero el tipo no es del todo listo y lo esconde en el sitio más estúpido como ya decíamos antes. Motivos de los primeros en matar al otro… me gustaría ojear el reglamento completo del club. Cuando uno deja de ser asquerosamente rico puede seguir perteneciendo a él? Quiero saber todos los vínculos existentes en el club entre sus socios. Parejas de hecho, primos, concuñados, etc… me gustaría centrarme sobre todo en el propio Sáez de Vidal, ¿tenía algún lazo (incluso afectivo, insisto) con algún socio del club? Quiero saber de qué se alimentan sus libros de cabecera.-Quizá el asistente número cuarenta era el cómplice de alguien de dentro para robar el faisán, siempre partiendo de la hipótesis de que se trate de algo mucho más valioso de lo que parece en realidad. Incluso, bien mirado, podría tratarse del cómplice del propio Arturo Quintanilla. Tras descubrir, quizá gracias a Quintanilla y sus viajes por el mundo, que el faisán es una pieza valiosa que está cogiendo polvo en el club o tras sospechar que Sáez pretende quedársela, deciden llevar a cabo un robo de película. Sin uso de la violencia. Quintanilla desde el interior y con ayuda de alguien externo (nuestro nº 40) atarían la estatua al extremo de una cuerda que les ha sido pasada desde el exterior a través de la chimenea (la inventiva de los criminales nunca descansa y los asesinatos de la Rue Morgue son el libro de cabecera de muchos de ellos según afirma uno de cada mil dentistas). El otro extremo de la cuerda bien podría estar atado al guardabarros de una furgoneta en la zona exterior del club, esperando con el motor arrancado para huir a toda mecha al barco de Quintanilla. En el momento del tirón algo falla y Quintanilla muere victima del impacto de la estatua tironeada por la furgoneta. Incluso podría ser arrastrado por medio club dandose ostias con la misma hasta la misma chimenea. Finalmente, Quintanilla se suelta y la estatua sigue su rumbo. Un cálculo erroneo sobre la resistencia de la chimenea o sobre el diámetro real de la misma hacen que se quede empotrada la estatua en la mitad de la misma. De ser esto cierto cuando Ryder compruebe la chimenea descubrirá dos cosas: la cuerda con que fue izada y que está demasiado empotrada para que una persona la haya metido a fuerza de brazos desde abajo solo para esconderla. Bien, luego de este percance deciden llevar (ambos cómplices) el cadáver a otro lugar para evitar que se sepa nada. ¿Cómo lo hacen para salir del club en plena cena de Nochevieja cargando con un cadáver? O bien el segundo cómplice no es otro que el propio Sáez lo cual parece imposible porque si no para qué demonios iba a contratar nuestros servicios sabiendo que le íbamos a pillar, o bien decidieron usar el mismo método fatídico para trasladar el cadáver. Cuerda atada a un tobillo, furgoneta y a tirar. Eso explicaría muchas de las marcas postmortem.Siendo de la manera que fuese parece que algo apesta. Nos falta algún dato, algo importante, y presiento, queridos amigos, que cuando miren dentro de la chimenea se nos va a facilitar. No obstante y para ir asegurándonos un móvil del asesino sea quien sea al final, no estaría mal revisar, como dije antes, los parentescos, la normativa del local y las peticiones de nuevos socios (que igual están archivadas) de los últimos meses hasta aquí, buscando en ellas parentescos o relaciones de cualquier tipo con gente de dentro. Busquemos al cómplice, al número cuarenta. Los análisis de la hierba de las encías. La comparativa con la hierba del otro lugar y la del campo de padel. Si resulta que hay una pista ahí quizá podamos marcar en un mapa el recorrido que hicieron arrastrando el cuerpo porque la premisa de que realmente murió en el club y fue arrastrado de ser demostrada ,ya no sería importante por sí misma, sino más bien, como puente de nexo para atar todos los cabos.Espero impaciente más detalles. Si no les importa, como dije, quisiera echar un ojo en el barco. Tendré el busca conectado.Bye.

  15. Interesantes teorías, Vórtice Marxista. Bienvenido a la investigación. Te diré que el faisán de oro no parece ser ningún tipo de reliquia egipcia. Es una reliquia, sí… pero familiar. Fue esculpido por el bisabuelo de Héctor Buenafuente, fundador del club (fallecido en 1978).Habrá que ver qué encontramos en la chimenea. Desde luego a mí también me desconcertaría encontrar el faisán allí… pero ahora mismo todo apunta a que algo hay.

  16. Buenas tardes.A mí, tras leer detenidamente las conjeturas y pistas reflejadas, me surgen varias preguntas:1. ¿Donde están las ropas del difunto? Creo que ocultan pistas (marcas, rastros biológicos, sangre…) creo que deberían buscarse en la chimenea restos de ropa quemada o en la basura del club y por los alrededores de donde fue encontrado el cuerpo.2. Rastros cerca del lugar donde estaba el cadáver (restros de neumáticos, pisadas, colillas… y también la forma en la que se puede acceder al lugar y la distancia a la que se encuentra del club (ya que creo que el análisis comparativo de la hierba demostrará que fue asesinado en el Faisan de Oro).En todo caso, se debería examinar la chimenea e indagar sobre la estatua, creo que su único valor es que puede contener restos de sangre de la víctima. ¿Podríamos conseguir una fotografía de la estatua?.Por último, ¿hay una descripción del camarero nº 40? Alguien lo tuvo que ver… ¿Hay fotos de la cena? Tal vez en alguna de esas fotos podamos ver al misterioso camarero (¿o era camarera?), creo que es importante una descripción, por lo menos.

  17. Bienvenida, Ixabo. Estamos intentando obtener una descripción del camarero 40, pero todos estaban demasiado concentrados en hacer su trabajo bien como para fijarse en una persona que, suponían, debía estar ahí. Lo único que sabemos es que, en al menos tres ocasiones, se llegaron a contabilizar quince camareros en el comedor, más diez en la cocina, más los quince cocineros. En cuanto a los rastros… en los alrededores había distintas marcas de neumáticos superpuestas. Se ve que la zona es bastante transitada por excursionistas. Los mismos adolescentes que encontraron el cuerpo pasaron por encima del manojo de huellas. Pero sí, el análisis comparativo de las briznas de hierba apunta al Faisán de Oro.

  18. —No lo entiendo, caballeros —musitó Sáez de Vidal—. ¿Qué tiene que ver nuestra chimenea?—Verá, tradicionalmente ésta es la sala más cálida del club —respondí—. Sin embargo, no hemos podido evitar que la chimenea ha estado apagada desde la primera vez que vinimos.—Las manchas de hollín de la pared —agregó Boniatus— sugieren que la chimenea está obstruida.—Sí, así es, lleva ya una semana obstruida, se nos llenó de humo la sala y desde entonces no la hemos vuelto a encender. Pero hemos contactado con cerca de veinte deshollinadores, y todos nos dicen que están de vacaciones. ¿Puede creérselo?—¿Quiere decir que no ha atado cabos? —pregunté.Sin esperar respuesta me quité la gabardina y me embutí en un mono de trabajo. Tan pronto como me introduje en la chimenea, escuché cómo Boniatus ponía a Sáez de Vidal en antecedentes.—Por el momento todo apunta a que el ladrón fue uno de los camareros que trabajaron aquí la noche del robo. Según parece, alguien logró infiltrarse y pasar inadvertido.—Cielos.—Pero lo cierto es que no creemos que el faisán haya salido de este local.—No lo entiendo. ¿Quién querría robar una estatua de oro y dejarla aquí?—Alguien que quisiera que la encontrásemos —respondí—. Boniatus, voy a necesitar tu ayuda, esto pesa.—¿Qué? —inquirió Sáez de Vidal—. ¿qué es lo que pesa?Como respuesta, y con la ayuda de Boniatus, extraje del interior de la chimenea un cofre de metal. Trozos de ladrillo cayeron al suelo cuando lo desclavamos de las paredes del hogar.—No puede ser.—Abrámoslo y comprobémoslo.Utilizamos un atizador de la chimenea para abrir la cerradura del cofre. Al levantar la tapa, el reflejo de la luz en el oro nos deslumbró por un instante.—Lo has vuelto a hacer, Profesor —felicité.—¡El faisán! —exclamó Sáez de Vidal—. ¡El faisán de oro! ¡Lo han encontrado! ¡Qué día tan…!—No lo toque —dije con sequedad.—Pero es propiedad del club.—Por supuesto, pero ¿quiere acaso dejar sus huellas sobre un arma homicida?—¿De qué está hablando?—Fíjese en la base. ¿Ve la sangre seca? Esta estatua ha sido utilizada para cometer un asesinato.Sáez de Vidal retrocedió horrorizado.—Entenderá que ahora sí es necesario avisar a la policía —explicó Boniatus—. Ocultar este descubrimiento sería delito.—¿No podrían ustedes…?—Profesor —llamé.El profesor Boniatus se acercó de nuevo al cofre. En el interior había algo más aparte de la estatua: una cartera… y un sobre a nombre de la Sociedad del Misterio.—Conozco esa cartera, es la de Quintanilla —observó Sáez de Vidal— Vea sus iniciales grabadas en el cuero, junto al emblema del club. Fue un regalo.—Hay una buena suma de dinero en su interior —musité—. Diría que no fue un robo.—¿Y el sobre?Con sumo cuidado abrí el sobre y extraje de su interior una carta de dos folios. Hice una lectura rápida.—Avisa al resto de la Sociedad. Dejaremos esta investigación en manos de la policía. El caso queda temporalmente cerrado hasta que obtengamos nuevas pruebas.—¿Por qué? —Hemos terminado. Nosotros habíamos venido a investigar un robo, y la estatua ha aparecido. El señor Sáez de Vidal nos acompañará a comisaría para identificar el cuerpo, pero a partir de ahí no es nuestro caso mientras no nos lo pidan.—¿Qué cuerpo? —quiso saber Sáez de Vidal.—No lo entiendo, ¿y qué pasa con el ladrón? ¿Qué dice la carta?—Que somos los peones del juego de alguien más.CONTINUARÁ…

  19. Bueno, equipo, me temo que lo que habéis leído es cierto. Por el momento, este caso es imposible de cerrar a falta de nuevas pruebas. Pero hay algo que me preocupa mucho más. Si el contenido de la carta es cierto, el asesino no sólo ha escapado ya a nuestros radares… sino que ha jugado con nosotros. Arturo Quintanilla fue asesinado sólo para dejarnos un mensaje, y ese mensaje era “Tú la llevas”.A continuación, la transcripción de la carta:<>Mis muy admirados detectives:Espero que estén siendo honrados y buenos jugadores a la hora de leer esta carta. Aquí tienen mi confesión de dos crímenes, los cuales confío en que hayan caído en sus manos: el robo del Faisán de Oro, y el asesinato de Arturo Quintanilla. Si no han resuelto ambos crímenes, les agradecería que dejaran de leer y siguieran el juego.Mi nombre no es relevante por el momento. El crimen, no obstante, sí lo es. Les explicaré cómo ocurrió todo, ya que no podrán dar conmigo para verificar sus propias investigaciones.Sabía que el club “El Faisán de Oro” procuraría por todos los medios evitar un escándalo. Y la Sociedad del Misterio ha alcanzado el suficiente renombre en los últimos meses como para garantizar que acudirían a ustedes antes que a la policía. Por eso escogí a mi víctima entre los socios del citado club. Deben reconocer que elegí a alguien lo bastante intrigante: una persona sin domicilio, sin familia, sin trabajo. Alguien a quien nadie echaría de menos.La noche de fin de año, acudí a la empresa de catering a la que el club suele contratar. Me aseguré de dejar “indispuesto” a uno de los camareros que iban a enviar (no se preocupen, ya se ha recuperado, un segundo cadáver les habría puesto sobre la pista correcta demasiado pronto.La estatua del faisán de oro está, o al menos estaba, en la sala de trofeos. No fue difícil, pues, dado que durante la cena nadie tenía por qué entrar en dicha sala, hacerme con tan preciada pieza. Y como nadie allí me conocía, pude salir de la casa y esconder el faisán en el coche del propio Quintanilla hasta que me hiciera falta.Por supuesto, y como todos los años, el Aventurero fue el primero en salir. Le pedí que esperase mientras iba a traerle su coche. Y así lo hice, por supuesto, sólo que también le traje el arma que le causaría la muerte. Tan pronto como me dio la espalda, saqué la estatua y le golpeé. Cayó de bruces sobre la hierba. Por supuesto insistí. Dos, tres, cuatro, cinco veces. Me daba igual que ya estuviera muerto. Luego le desnudé, le metí en su coche y lo saqué de las instalaciones del club por donde no pudiera ser visto: por la pista de pádel.Después de eso, me he sentado a escribir esta carta. Ya tengo localizado un buen escondite para mi preciosa y brillante arma homicida. Sólo tengo que esperar a que los demás miembros del club estén lo bastante borrachos y a que se retire el servicio para volver a entrar con un cofre metálico sin levantar sospechas. Aún no he decidido dónde voy a dejar el cadáver… pero estoy seguro de que lo encontrarán.Enhorabuena, damas y caballeros de la Sociedad del Misterio. Han superado la prueba. Como comprenderán, ahora mismo ciertos asuntos me han obligado a abandonar el país por “motivos de trabajo” pero no me echen de menos, por favor. Tan pronto como vuelva de mi viaje de negocios, nos volveremos a encontrar.A. K.<>Es difícil de demostrar, desde luego; pero explica por qué se encontró hierba del club en las encías de la víctima, un detalle que no ha trascendido a los medios, y por qué la pista de pádel está siendo reformada. Efectuaremos aún así el registro del barco y continuaremos interrogando al servicio y a los camareros; pero mucho me temo que este caso se nos ha escapado de las manos. Así que, por el momento, queda cerrado.

  20. No puedo más que expresar mi consternación. Parece que ha dado usted con la horma de su zapato, señor Ryder. No sé si antes de dejar el caso en manos de la policía recordó usted hacer caso a mi sugerencia de comprobar los lazos e interrelaciones entre los socios. El que ha escrito la carta bien pudiera estar mintiendo en algo. Desde mi punto de vista solo se me ocurre hacer una cosa.¿Qué le parece si le tendemos una trampa nosotros a él?Parece ser que conoce sobradamente los medios y los posibles movimientos de la Sociedad por lo que no es de extrañar que también haya planeado lo que sucederá tras recibir la carta.Quizá es el momento de saltarse el patrón, actuar de manera distinta a como él esperaba y esperar a que muerda el anzuelo. No se me ocurre ahora mismo la manera exacta (es la hora del té y el opio) pero seguro que entre tantas mentes brillantes acaba naciendo la idea. Quizá no valga de nada, pero, ¿no le parece que sería un buen último cartucho?La investigación del barco sigue en pie, según nos ha informado. Tengo una duda más respecto a los datos que ya poseemos. A pesar de que aún nadie ha identificado el cadáver como el de Arturo Quintanilla usted mismo, señor Ryder, le reconoció en la foto de su ficha del club. ¿Es concluyente que se trate de él? No quisiera dejar de sospechar de alguien solo por el hecho de que esté muerto.Esas nimiedades no exculpan a alguien de ser culpable irredento.Vamos, señores, pongan sus cabezas a pensar.Señor Ryder, ¿qué opina?

  21. ¡Vaya!Tumbado de costado sobre mi cama con el humo del opio amarilleandome el interior del craneo he pensado en un pequeño detalle que vuelve a espolear mi atención hacia el finado.A.K.¿Arturo Kintanilla?Puede que sea una absoluta serendipia lingüistica, pero, me hace plantearme un dato:Si Arturo Quintanilla anda detrás de todo esto… es decir, si ha fingido su propia muerte, cosa que no le debería costar demasiado dado lo misterioso de su vida y su persona, desviado la atención hacia el faisán y firmado una carta a nombre de su supuesto asesino… si es él quien está detrás de todo esto… ¿qué planea?Si esa hipótesis fuera cierta me temo que apenas tenemos tiempo. El asesino planea dar ahora su golpe. Lo de antes ha sido una broma. Somos peones, cierto, señor Ryder, pero imagine que aún el contrincante no ha movido ficha.Vuelvo a recostarme en las aguas de mis pensamientos.

  22. El contrincante ha movido ficha, Vórtice. Da igual si la víctima es realmente Arturo Quintanilla o no: alguien ha sido asesinado. Con todo, parece evidente que A.K. quiere que volvamos a saber de él (o de ella, me parece que en su carta no hay nada que indique si se trata de un hombre o de una mujer). Esto aún no ha acabado, la Sociedad del Misterio ha encontrado a su Moriarty.Ahora bien: ¿quién ha dicho que esa “trampa” que propones sea nuestro último cartucho? He cerrado el caso de manera pública. Estábamos investigando un robo, y ya lo hemos resuelto. Pero el juego no ha terminado, seguiremos teniendo los detalles de esta investigación presentes para cualquier futuro caso, estaremos alertas, y aún seguimos pendientes de la investigación del barco y de los interrogatorios. Por supuesto, los miembros del Faisán de Oro van a seguir bajo vigilancia… aún no las tengo todas conmigo de que no haya sido ninguno de ellos.Entendedlo. Nos hemos quedado sin un rastro que seguir. La versión de la carta parece tener sentido. Pero aquellos que me conocéis desde hace más tiempo (Virginia es testigo, por ejemplo) sabéis que Jack Ryder no se rinde. Sólo me preparo para la eventualidad de que finalmente este caso no lleve a ninguna parte. Os lo dije al principio del caso: a veces el trabajo de investigador resulta frustrante. No sólo porque no tengamos un punto de partida, como parecía ocurrir con el asesinato de Quintanilla… sino porque no tengamos más pruebas que seguir.En breve, las condecoraciones. Y estad atentos, que esta vez hay novedades.

  23. Bien, ha sido un caso corto y no ha participado demasiada gente (cosa que comprendo, ¿a alguien le ha llegado el mensaje de la actualización del blog? ¡Porque a mí no!). Con todo, los asistentes a este caso habéis hecho un gran trabajo, como va a quedar reflejado a continuación:–<>Investigadora Virginia:<> <>Primer golpe.<> Ha sido la primera en incorporarse a la investigación, y ha aprovechado el tiempo al máximo.–<>Investigador Zalaya:<> <>El nexo.<> Zalaya fue quien primero encontró la conexión entre ambos delitos: el artículo robado era el arma del crimen.–<>Profesor Boniatus:<> <>CASO CERRADO.<> Investigábamos un robo, y ha sido Boniatus quien ha atado cabos y deducido que había algo escondido en la chimenea.A los premiados, ¡enhorabuena! A los demás, ¡buen trabajo! Como el resto sois dos y esta ha sido vuestra primera aportación, permitid un par de comentarios:-IXABO, las damas primero: lo has hecho bastante bien. De hecho, eres la única que ha preguntado por las ropas de la víctima. Mi teoría es que en la ropa se encuentra toda la sangre que al cadáver le faltaba de cuello para abajo. Con todo, y si aún le vamos a seguir la pista “de tapadillo” a este caso, conviene que aún tengamos esta pista presente.-VÓRTICE MARXISTA, no lo has hecho nada mal, pero quizás has teorizado demasiado sin pruebas. Mucha gente lo hace, pero eso sólo conduce a trabajar con hipótesis que quizás se acaben contradiciendo con las pruebas y ralentiza la investigación. Con todo has hecho algunas preguntas interesantes que, por el cierre del caso, aún no habían sido respondidas: los socios apenas parecían tratarse fuera de los eventos del club, todos son solteros (empedernidos, debo decir) y con mentalidades demasiado chapadas a la antigua como para siquiera considerar la idea de ser homosexuales. No hay peticiones vigentes, todas las archivadas ya han sido concedidas o denegadas, y en los casos de peticiones denegadas no parece haber ningún parentesco con ningún socio actual o antiguo. Bien pensado, pero por desgracia no ha dado frutos. A veces pasa.Asímismo, y como ya os he dicho, para esta vez hay cambios. A la Sociedad le ha salido su primera némesis… pero también tenemos nuestro PRIMER ASCENSO. El <>Profesor Boniatus<> ha conseguido cerrar con éxito su tercer caso en la Sociedad del Misterio. Así pues, por méritos propios, acaba de ganar el rango de JEFE DE DEPARTAMENTO, y se hará cargo en adelante del procesamiento de la escena del crimen. Eso significa que, en adelante, Boniatus dispondrá de toda la información de la escena del crimen y estará disponible para responder vuestras consultas. También significa que ahora Boniatus podrá atender casos, del mismo modo que hasta la fecha sólo podía atenderlos yo, y planteárnoslos al resto como yo lo he estado haciendo.¡Buen trabajo a todos!

  24. Muchas Gracias Jack…Espero ser de ayuda al resto de miembros de la sociedad.Lo unico que lamento es que mi apreciado Dr. Rasudoque no haya podido participar… Probablemente este enfrascado en algun viaje fisico o mental…Saludos a todos/as y permanezcamos alerta… me da en la nariz que el tal A.K. no tardara en volver a aparecer en nuestras vidas…

  25. Boniatus, hermano, realmente me alegra que hayas recibido este tan merecido ascenso. Nadie en la sociedad se lo merecía más que tu. Esta vez ningún viaje psicotrópico ha causado mi ausencia, amigo. En este caso mi otra profesión me ha reclamado (no me llaman Doctor gratuitamente). Y además ustedes entenderán que no solo de resolver crímenes vive el hombre y menos si no recibe remuneración alguna por hacerlo. Poderoso caballero es don dinero.En todo caso, estoy aquí con unas amigas suizas que están muy contentas con tu ascenso. Si quieres festejar tu promoción, jefe, sabes donde encontrarnos.Saludos y felicitaciones a todos.

  26. ¡Enhorabuena a los premiados! Veremos qué tal se porta Moriarti ahora que se ha puesto debajo del foco. Señor Ryder, mi busca sí que recibió el mensaje de la actualización de sus pesquisas. Quizá habrá que achacar las ausencias a la fiestas y los desmanes subyacentes de las mismas. Trataré de hacer mi trabajo mejor la próxima vez. 😉Un placer serles de ayuda.Abrazo.Firmo y pliego.

  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  28. ¡Vaya! Yo esperando los avisos de actualizaciones en el blog y estos no llegaba.Lamento si a alguien le ha parecido que me desentendía (estos dias eran propicios para eso, por la cercanía de los examenes), pero os habeis apañado tan bien, que casi no ha hecho falta nadie más.Enhorabuena, por supuesto, a mi apreciadro Profesor, aún tengo mucho que aprender de usted, si tiene a bien adiestrarme.Será un asesino frio y calculador, pero la idea de tener a alguien al livel intelectual de nuesto equipo, me llena de entusiasmo. ¡Tenemos nuestro propio archienemigo, estamos al nivel de los grandes!

  29. Bueno…Enhorabuena a todos, la verdad es que me he quedado un poco absorta pensando en el desenlace… Interesante y un poco descorazonador (por el hecho de ser el primer caso en el que intervengo y por el final tan inesperado).Supongo que pronto podremos continuar indagando en el Faisán de Oro… parece que A.K. nos seguirá dando juego.Un saludo a todos/as y de nuevo felicidades.

  30. Lo unico…. si hay algo que realmente me escama es ente caso, es la ausencia de “caja de porno”.Porque…¿No habia caja de porno, no?Ya no hay escenarios de crimen como los de antes.

  31. Rasudoque, viejo amigo, sube otro barril de grog de la bodega, festejaremos la promocion a la antigua usanza… El ultimo que quede en pie es el que no ha bebido aun lo suficiente… Espero que no surja un caso en los proximos dias…Ya sabes lo exigentes que son nuestras amigas suizas.Zalaya, no tengo nada que enseñarte, al contrario, tu capacidad para unir las diferentes pistas y encontrar un nexo que las una hace que el resto podamos ver las cosas mas claras.Es cierto.. no habia ninguna caja de porno…pero si la habia, ¿Quizas se la llevo A.K.?Creo que hasta que nuestro archienemigo vuelva a dar señales vamos a estar un poco paranoicos…A mi hasta me ha dado por pensar que Rasudoque no aparecia por que era el asesino…Idea que descarte enseguida por supuesto…No te ofendas, pero como dije empiezo a estar un poco paranoico, espero que estos dias contigo y nuestras queridas amigas me relajen y me pongan a tono para el proximo caso.A los demas saludos, besos y abrazos y para A.K. en la cabeza unos cuantos mazazos.

  32. Eh… ahora que lo mencionas…… Rasudoque, ¿dónde estuviste la madrugada del treinta y uno de diciembre de 2007 al uno de enero de 2008? XD

  33. Esto es inaudito, uno se ausenta dos míseros días y ya lo están acusando de asesinato. Pero bueno, igualmente yo tengo coartada para esa noche pero… ¿la tienes tú, Jack? ;(

  34. Sí, Rasudoque, yo también tengo coartada, estuve en casa de unos amigos…… me estoy fijando, qué manera más rara tenemos en este blog de preguntar qué hicimos en fin de año, ¿eh? 😛

  35. Deformación profesional, lo llamó mi psiquiatra.Y ya que hemos sacado el tema, ¿que hicisteis para despedir el año pasado?

  36. Yo tambien estuve en casa de unos amigos… y mas tarde con la esposa de un amigo…Distrayendola…. no tengo la culpa de que mi amigo no sepa beber….

  37. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  38. Buenas noches.Como este misterio ha quedado <>stand by<>, sólo diré que me ha dado mucho gusto encontrar esta página.No soy un asiduo a participar en foros ni mucho menos, pero honestamente, es interesante lo que se trabaja aquí.Tampoco escribo muy bien, pero me gustan los misterios y, como sea, espero de alguna forma, en algún momento, ser aporte para la resolución de algún caso.Sin más.Un placer haberos encontrado.

  39. Bienvenido Mr. Brook.Espero que en el proximo caso podamos contar con tu colaboracion… cuantos mas ojos tengamos menos pistas se nos escaparan…Como veras ahora estamos disfrutando de una placida tranquilidad, pero no creo que dure mucho mas…

  40. ola es mi primera vez posteando, aunq he leido tods los casos(el que mas me gusto fue el de los asesinatos en serie, aunq supe de un principio que el asesinato tubo lugar en l ksa xD, pero no sospeche de la esposa, debio ser mi debilidad cn las mujeres) y tngo grandes ganas de participar en la siguiente investigacion.soy un gran seguidor de Holmes(me sorprendi leer el apellido Watson, pero un gran detalle) pq lo q espero ser de ayuda y que salga el prox caso :p pq si un caso se vuelve inconcluso se convertira en un misterio

  41. Swi

    Ejerciendo una vez más de <>Idle Reader<> me he puesto al día de las andanzas de esta Sociedad del Misterio, a la que me pongo en entera disposición para ayudar en todo lo que me sea posible en próximas investigaciones.

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s