Caso nº 00002: EL ASESINATO DEL DOCTOR WATSON (CERRADO)

Ante todo quiero daros a todos las gracias por venir, especialmente habiendo sido avisados con tan poca antelación. Pero supongo que comprenderéis que la situación es lo bastante seria como para requerir vuestra presencia.

Creo que convendría que os pusiera en antecedentes. La Sociedad del Misterio acaba de empezar a actuar, como ya sabéis, pero gran parte del equipo (yo mismo incluido) ya hemos trabajado antes como investigadores en distintas áreas. Por eso decidimos crear esta sociedad, para ayudar a esclarecer todos los misterios que la policía no consigue resolver por sí misma, o incluso para asesorar a particulares como detectives privados.

Me siento muy orgulloso de mi equipo de investigadores. Pero para mí, estaría incompleto sin la participación de uno de mis más viejos amigos: el doctor en medicina forense Juan “Watson” Garzón.

Watson, como le llamábamos cariñosamente, fue quien me introdujo en el mundo de la investigación criminal. El forense más despierto que jamás he visto. Fue su insistencia la que impidió que la policía cerrase algunos casos antes de tiempo. Un forofo de la literatura detectivesca, cuando trabajábamos juntos teníamos la costumbre de desafiarnos con frases memorables de Sherlock Holmes, a ver si éramos capaces de adivinar a qué caso pertenecían. Para mí fue mucho más que un maestro.

Cuando decidimos crear la Sociedad del Misterio, naturalmente Watson fue uno de los primeros a los que llamé. Imaginad mi sorpresa cuando me dijo que se había retirado. Fue una pena porque por ahora dependemos del departamento forense de la policía, pero a nivel personal me supuso una terrible decepción.

A pesar de ello no volví a pensar en esta historia. Hasta que, durante la investigación del caso de la Mano del Muerto, recibí una llamada de su hijo. Jaime Garzón, cuarenta y cinco años, pintor. Me informaba de que se acercaba el cumpleaños del viejo Watson, y que la familia quería darle una fiesta sorpresa. Tenían muchas ganas de que yo pudiese unirme a ellos. Le dije que tendría que darme unos días, hasta que cerrásemos el caso actual, y que aún así no podría garantizarle nada porque no sabía si surgiría algún nuevo caso.

Volví a llamarle tan pronto como cerramos nuestro primer caso. Le noté algo preocupado. Finalmente logré que me contase lo que pasaba.

-Es ese maldito caso, Jack –me dijo-. El caso que no fue capaz de cerrar. Sabes que fue por eso por lo que se retiró, ¿no?
-No quise preguntar –respondí-, pero ya me calculaba que había tenido que hacer falta algo realmente frustrante para que alguien como tu padre se retirase del juego.
-El problema es que no le bastó con retirarse. Cada día ha estado algo más huraño, algo más obsesionado. Y como sigue sin conseguir avanzar, cada día que pasa se deprime más. Está fatal, Jack. Por eso queremos montarle algo para su cumpleaños, y por eso sería genial que pudieras venir.

¿Cómo podía negarme? Dejé bien claro que el trabajo podía reclamarme a última hora y que no sabía si podría ir con seguridad, pero me comprometí a asistir a la fiesta si no surgía ninguna complicación. Me moría de ganas de ver a mi viejo amigo, y quién sabe… pensé que quizás, si le ayudaba (o le ayudábamos) a cerrar su caso, tal vez recuperase los ánimos y se uniera al equipo.

El sábado 22 de Septiembre llegué a la casa de mi viejo amigo y maestro. Lo primero que hice fue soltar un silbido de admiración.

Watson siempre había sido muy ahorrador. Y según parece, la jubilación le permitió invertir el dinero en lo que siempre había querido: una pequeña mansión en la montaña, aislada del ruido de la ciudad, donde poder retirarse a pensar… o pasar el tiempo con sus familiares y amigos sin miedo a molestar a los vecinos.

La ex-mujer de mi amigo fue quien me recibió a la entrada. María Morales, sesenta y tres años, maestra de primaria. Siempre me costó trabajo creerme la historia del divorcio de María y Watson. Según ellos contaban, llegó un momento en el que María comprendió que seguía queriendo a su marido, pero que no podía soportar el trabajo que él desempeñaba. Sea como sea, jamás he conocido pareja de divorciados mejor avenida. Se siguieron viendo con frecuencia, salían juntos a cenar, y aún acudían juntos a todos los eventos sociales. Uno no sabía si habían olvidado que hubieran estado casados y sólo recordaban que eran buenos amigos de toda la vida, o si lo que habían olvidado era que ya no estaban casados.

No me sorprendió demasiado descubrir que el ayudante del doctor Watson, Samuel Viñas, ahora compartía techo con él como su mayordomo. Samuel (treinta y nueve) había sido un delincuente juvenil al que se le fue un robo de las manos. La investigación de Watson ayudó a la policía a dar con la pista del joven homicida involuntario, pero mi viejo colega fue capaz de ver que el muchacho había cometido un error que le perseguiría durante años, quizás durante toda su vida. No vio en sus ojos a un asesino. Así que, tan pronto como Viñas salió en libertad, recibió una inesperada oferta de trabajo de Watson. Pese a que como ayudante era pésimo, Watson nunca desistió y lo cuidó como a un hijo, empeñado como estaba en enderezarlo. Verle de frac, con pulcros guantes blancos y un delantal a rayas, me convenció de que al final mi amigo había conseguido su objetivo.

Jaime me saludó efusivamente cuando lo encontré en el salón. Pude ver un destello de esperanza en sus ojos.

-¡El viejo Jack! Me alegra que hayas podido venir, amigo.
-Yo también. ¿No está tu padre por aquí?
-No, y gracias a Dios. ¿Qué clase de fiesta sorpresa podríamos organizarle con él en casa?
-La misma que le estáis organizando sin él, Jaime –respondí con media sonrisa-. Parece que no conozcas a tu padre; está clarísimo que ya ha tenido que encontrar como mínimo media docena de pistas de lo que estáis planeando.
-Eso esperamos –terció María-. Nos hemos esforzado mucho en dejarle pistas falsas.

Me reí de buena gana. Desde luego no creía que ese truco pudiera engañar al viejo Watson, pero en el fondo sabía que yo habría intentado lo mismo.

El resto de los invitados llegaron durante la siguiente hora. Se trataba de Irene Garzón, la hija de mi amigo (cuarenta y tres años, forense como su padre); Pablo Morales, sobrino y ahijado de Watson (treinta y siete años, cocinero); e Isabel Alterio, novia de Jaime desde hacía un par de meses (treinta y dos años, cantante en un piano-bar).

Mi curiosidad se impuso a mi corrección, así que lo primero que hice cuando conocí a esta última fue preguntar por la diferencia de edad entre Isabel y Jaime. Eso sí, al menos tuve la delicadeza de esperar a que saliera de la habitación y preguntar a María.

-Bueno, entendemos que no es como si se hubiera liado con una adolescente –respondió-, pero no sé, creo que a Juan no le gusta. No quiere hablar del tema, así que no te puedo dar más datos.
-¿Cuándo le han gustado a Papá alguno de nuestros novios, mamá? –intervino Irene con la suficiente discreción como para que la conversación siguiese quedando entre nosotros.
-¡No seas así! Ramón le caía bien.
-Todo un éxito, me ligo a un imbécil y a papá le cae bien –replicó ella con una sonrisa.

Aunque sabíamos que nuestro homenajeado tardaría aún en llegar, habíamos optado por celebrar la fiesta en el estudio, una habitación sin ventanas para evitar que Watson viese la luz encendida al llegar. Habíamos asignado a Samuel la tarea de avisarnos por radio tan pronto como viese el coche acercarse a la casa, para tener tiempo de ocultarnos. Hasta entonces, decidimos ponernos cómodos.

Me acerqué a Pablo, junto al mueble-bar que mi amigo tenía en su estudio. Me llamó la atención que el mueble bar tuviese una cerradura de combinación, pero Watson siempre había sido bastante excéntrico para algunas cosas. A Pablo se le veía levemente incómodo. Procuré que mi pregunta al respecto sonase más a preocupado interés que a interrogatorio.

-No es nada, señor Ryder –me dijo-. En serio, no es nada.
-¿Está seguro?
-Bueno, sí, es algo, pero no quiero hablar del tema.
-Lo comprendo, disculpe si le he ofendido…
-No se preocupe, entiendo que es usted curioso por naturaleza. Usted es detective privado, ¿no?
-Algo así.
-Hagamos una cosa. Intente deducir qué es lo que me preocupa. Si lo acierta, estoy dispuesto a contarle todos los detalles.
-No lo veo apropiado…
-Venga, hombre, seguro que se le ocurre algo.
-A ver, claro que se me ocurre algo, pero sigo pensando que no soy quién para decirle que esa mala racha financiera ya pasará, y que entiendo su frustración pero que a veces los artistas como su primo pasan por buenas etapas, lo que no significa que eso vaya a durar para siempre. Así que podría decirle que no se sienta inferior, que usted tiene un trabajo mucho más estable que Jaime y que, por lo tanto, su situación económica se normalizará pronto. Pero como ya le digo, no creo que yo sea quién para ahondar en esos temas.

Y me alejé con una sonrisa, dejando a un perplejo Pablo a mis espaldas. Quizás, pensé en ese momento, si en algún momento decidiera dejar de considerar el trabajo de investigación como un espectáculo de circo, podría llegar a explicarle que no sólo resultaba evidente cómo miraba su traje y el de su primo (de una excelente calidad) alternativamente y con una mirada de frustración, sino que su tía María ya me había hablado del pequeño escollo financiero en el que estaba. Pero por el momento, con eso tendría bastante información.

En ese momento recibimos el aviso por radio. Nuestro invitado de honor estaba llegando a la casa. A una orden de María, todos corrimos a buscar un escondite apropiado. Ella permaneció junto a la puerta para apagar las luces, ya que conocía la casa mejor que nadie y podía encontrar un buen escondite a oscuras. Corrí a ocultarme tras el sofá que estaba en el centro de la habitación. Jaime escogió un aparador, al lado de la misma puerta, como parapeto. Irene se escondió tras el sillón, junto al sofá. Pablo era un hombre de baja estatura, así que la planta de interior al otro lado de la puerta era un escondite bastante aceptable si íbamos a estar a oscuras. Isabel se deslizó hábilmente debajo del escritorio, al fondo de la habitación; buen escondite, pensé, ya que éste tenía un tablero de madera en la parte frontal.

María apagó las luces. De oídas, pude saber que caminaba en dirección el escritorio; pero dado que ella ya sabía que ese escondite estaba ocupado, sólo puedo suponer que planeaba ocultarse tras la librería de al lado.

Aguardamos unos minutos en el más absoluto silencio, hasta que finalmente oímos los pasos del doctor Watson aproximarse a la puerta. A partir de ahí, sólo debíamos esperar a que él encendiera las luces para salir de nuestros escondites gritando “¡Sorpresa!”. No podía adivinar lo que ocurrió a continuación.

La puerta se abrió. Desde mi escondite apenas podía distinguir la silueta de mi viejo amigo recortándose sobre las luces del pasillo. Entró y cerró la puerta tras de sí. Después de eso pudimos oírle trastabillar una vez, tantear la pared varias veces, emitir un extraño suspiro, volver a tantear la pared (esta vez con más fuerza) y, finalmente, desplomarse. Sentí a María pasar a mi lado como una exhalación, corriendo hacia el interruptor de la luz.

Cuando las luces se encendieron, todos salimos de nuestros escondites. El doctor Juan “Watson” Garzón yacía moribundo en la misma puerta de su estudio, con una daga clavada en su espalda. María gritó horrorizada y se desmayó junto a él.

Nadie sabía qué decir ni qué hacer. Yo mismo me encontré superado por el shock. Tardé un par de segundos en reaccionar.

-Atiéndela a ella –dije a Jaime.
-¡Pero…!
-¡Atiéndela a ella!

Sin quitar ojo de encima a su padre, Jaime corrió a reanimar a su madre. Yo traté de procesar mentalmente la escena. Todos habíamos salido de nuestros correspondientes escondites; quienquiera que fuese, tuvo tiempo de volver a su sitio. Pero no debió tener demasiado tiempo para llegar hasta la puerta y cometer la agresión desde que Watson entró.

-Jack… -gimió de pronto mi amigo.

Corrí hacia el cuerpo agonizante del doctor Watson y lo sostuve entre mis brazos. Error, como comprendí más tarde, porque ahora mis huellas estaban en el cuerpo.

-Dime, Watson.
-“Debería… haber entrado… en el bar más cercano” –recitó con voz temblorosa-. “Ese es… el centro… de todos los cotilleos…”

Quise decirle que ahorrase fuerzas. Quise decirle que intentase darnos alguna pista sobre su agresor. Pero instintivamente acabé por seguirle el juego, aquel viejo juego de las frases memorables que hacía años que no retomábamos. Y quizás fue porque él había escogido, probablemente a sabiendas, una de mis frases favoritas.

-“La Aventura de la Ciclista Solitaria” –le dije.
-No- respondió con una última sonrisa y un gesto que bien pudo ser un guiño.

Y fue en ese momento, mientras mi viejo amigo y mentor moría en mis brazos, mientras Isabel se apresuraba a buscar un teléfono para llamar a la policía y a una ambulancia que llegaría demasiado tarde, cuando comprendí la horrible verdad. No fue hasta entonces, cuando mi cerebro volvió a entrar en modo investigador, que me di cuenta del auténtico problema de este caso.

Los seis invitados éramos sospechosos; todos estábamos en la escena del crimen cuando se cometió el asesinato. Y ninguno de los seis teníamos coartada: en el momento del crimen, ninguno podía ver lo que hacían los demás, y por tanto ninguno de nosotros teníamos testigos.

Anuncios

135 comentarios

Archivado bajo arma blanca, asesinato, asesinatos en serie, asesino a sueldo, barbitúricos, compartimento secreto, corrupción policial, estrangulamiento, forense, pisadas

135 Respuestas a “Caso nº 00002: EL ASESINATO DEL DOCTOR WATSON (CERRADO)

  1. Me temo que esta vez estamos solos, equipo. Al ser yo uno de los sospechosos principales, la policía no está muy interesada en compartir los datos de la investigación. Eso significa que no tenemos el informe forense, no tenemos datos del laboratorio, no tenemos nada más que lo que hay en la casa. Quizás si conseguimos demostrar mi inocencia fuera de todo género de duda la policía se muestre más abierta a una colaboración; pero como ya os he dicho, hay tantas pruebas a mi favor como en mi contra (es decir, ninguna en absoluto). No puedo culparles, yo haría lo mismo. Aún tengo algunos contactos, e Irene está haciendo todo lo que está en su mano para que la policía os deje investigar por la casa con una cierta libertad. Por el momento nos han pedido que no abandonemos la mansión, así que tenéis algunos días (no sabría deciros cuántos, pero dudo que más de dos) para hablar con los sospechosos.Naturalmente, estoy dispuesto a responder no ya a vuestras preguntas, sino a cualquier posible interrogatorio por vuestra parte. Así que… adelante, y por favor mantenedme informado de vuestros progresos.

  2. Buenas noches. Primero de todo, mis condolencias por haber perdido a un amigo de esta manera. Trataré de ayudar en el caso cuanto pueda, pero (creo que hablo por todo el equipo)no dudaré en entregarte a la Justicia si descubro que eres culpable. Creo que lo primero que debemos hacer es corroborar si la disposición de los invitados en la sala es como tú dices; cuando estemos seguros, podremos empezar con las hipotesis.Hay alguna posibilidad de reunir a todos los invitados en la misma sala durante unas horas?

  3. Gracias por tus palabras, Detective Chimp. Especialmente por las de que me llevarás ante la justicia si resulto ser culpable, me alegra ver que cuento con un equipo dispuesto a considerar cualquier alternativa por desagradable que pueda parecer.En cuanto a lo de reunirlos a todos en la misma habitación… lo cierto es que desde el asesinato nos hemos ido evitando entre nosotros. De una forma inconsciente, según parece, ya que si coincidimos no tenemos ningún problema en iniciar una conversación, pero si no es así no vamos nunca al encuentro de otro ser humano. Aún así, veré qué puedo hacer.

  4. Siento verte envuelto en tan desagradable situación, esperemos poder averiguar pronto quién es el culpable.Hay algo que no me cuadra en este problemático caso, Jack. Tal y como relatas los hechos, me parece entender que no hubo movimientos extraños entre los presentes ni les dio tiempo a ello tampoco. Parece, más bien, que entró a la habitación ya herido.Y eso me hace reparar en el otro hecho, los únicos sospechosos sois los que estábais dentro de la casa esperando al doctor. ¿Qué hay de Samuel, que estaba en la calle, preparado para avisaros?

  5. Ciertamente, Mike, habíamos descuidado al mayordomo. Agatha Christie se revolvería en su tumba. Lo incluimos a la lista de sospechosos.

  6. Hmm… Ahora mismo no puedo estudiar mucho los detalles, pero nada mas escuchar su versión, una extraña conjetura me pasó por la cabeza.¿Están completamente seguros de que el que entro por la puerta fue el Dr. Watson? Por lo que usted dice, no vio claramente la silueta de la persona que entró por la puerta… si es que entró alguien.Me explico: Es posible que el Dr. Watson supiera que le iban a dar una fiesta sorpresa, y quisiera gastarles una broma a todos ustedes. ¿Hasta que punto es plausible que el Dr. Watson <>ya estuviera en la habitación<>, y que la persona que abrió la puerta fuera otra persona?De ser eso cierto, es obvio que el mayordomo, que en teoría avisaría a la gente de la llegada del Doctor, estaría conchabado con el mismo al menos con el doctor para su contra-sorpresa. Ya que la habitación no tenía ventanas al exterior, los demás no se darían cuenta del engaño.La pega principal de esta conjetura es que, si el Dr. no entró por la puerta, entonces nadie entró por la puerta, o entonces habría otra persona nueva aparte del Doctor Watson en la sala. ¿Sería posible que el mayordomo abriera y cerrara la puerta sin entrar, o que otra persona abriera y cerrara la puerta desde dentro?Otra cuestión a explicar sería donde se ocultó el doctor mientras que se desarrollaban los primeros compases en el acto. ¿Que buenos escondites había desocupados? ¿Y escondites perfectos salvo por el hecho de que una persona los ocupó?Como teoría, es un pelin rebuscada, pero es lo primero que me pasó por la cabeza.

  7. Rebuscado, pero no por ello imposible. Bienvenido, Farsan. Como ya dije, desde mi escondite apenas pude distinguir una silueta recortándose sobre las luces del pasillo. Y dado que si me asomaba para tener una mejor visibilidad me exponía a ser descubierto, en realidad sólo puedo suponer que lo vi entrar. Con todo, eso nos sigue dejando con que alguien apuñaló a Watson. Supongo que por eso has preguntado por escondites perfectos que ya estuvieran ocupados.Si tu teoría es cierta, entonces todo dependerá de si todos los sonidos que escuchamos (pasos, tropiezos, manos tanteando la pared, el suspiro) provenían de la víctima y/o del asesino; si eso es así, a la cabeza de la lista de sospechosos se pondrían Jaime y Pablo, por ser los que estaban en los escondites más cercanos a la puerta.He hablado con los demás invitados. Han accedido (algunos por mediación de Irene) a reconstruir el asesinato. Los seis volveremos a ocupar nuestros correspondientes escondites, esta vez con las luces encendidas y bajo la atención del Detective Chimp (quien tuvo la idea) y de un agente de policía (que no parecen muy contentos con que nuestra investigación avance en una dirección que ellos aún no hayan considerado). A las seis de la tarde reconstruiremos la escena.

  8. El reloj de pared hacía retumbar sus campanas seis veces. Los seis invitados volvíamos a estar reunidos en el estudio, por primera vez desde que fuera cometido el asesinato.Con mirada atenta y el bloc de notas en la mano, el detective Chimp, de la Sociedad del Misterio, observaba la escena desde la puerta, con la nada amable compañía del agente Hernández.-Espero que esta pantomima sirva de algo -protestó el agente.-No tiene por qué estar aquí si se aburre, agente.-Órdenes del sargento Povedilla.-Muy bien, damas, caballeros -dijo Chimp dejando de prestar atención al agente-, quiero darles a todos las gracias por su tiempo. Ahora, por favor, ocupen todos los escondites en los que estaban la noche del crimen.De inmediato volví a ocultarme tras el sofá. Pasados unos segundos, Irene se me unía ocupando su lugar tras el sillón.-¿Es esto realmente necesario, Jack? -me preguntó en voz baja.-Creo que quieren comprobar que todo ocurrió como yo lo he contado. Si alguien se esconde en un sitio distinto al que yo he detallado en mi informe, o si alguien protesta por ver a otro fuera de lugar, entonces probablemente miento.-Pero son tus investigadores.-Lo sé, pero están bien entrenados. Yo soy tan sospechoso como cualquier otro.Los demás fueron ocupando sus posiciones en el mismo orden que lo hicieron la noche del asesinato. Cuando Irene se escondió tras el sillón, Jaime ya estaba oculto junto al aparador. Pablo se agachó tras la planta de interior. Isabel volvió a ocultarse bajo el escritorio.Hasta aquí todo coincidía con mi informe. El único elemento oscuro, valga la redundancia, era el escondite que escogió María una vez apagadas las luces.Para mi asombro, y el de algunos más de los invitados, María llegó junto al escritorio, hizo girar un aplique de la pared… y en el más absoluto silencio, un panel de madera de la pared se desplazó y dejó al descubierto un compartimento secreto.-Hijo de puta… -susurré en homenaje a mi amigo Watson.-¿Quién más sabía que ese compartimento estaba ahí? -preguntó el agente Hernández.Los dos hijos, Jaime e Irene, levantaron la mano. Pablo empezó a lamentar haber escogido un escondite tan penoso habiendo uno tan soberbio.-¿Y por qué no lo escogieron ustedes dos?-Bueno, mi madre ya se lo había pedido -explicó Jaime-. Cuando llegó a la casa, preguntó si papá seguía teniendo el “armarito”, como lo llamaba él, y cuando le dije que sí me pidió permiso para esconderse en él durante la sorpresa.-Y yo padezco algo de claustrofobia -terció Irene-. Nada demasiado serio, no es que me agobie en una habitación cerrada, pero sí en los espacios demasiado estrechos.Permanecimos en nuestros escondites unos minutos, el tiempo que tardó Watson en llegar aproximadamente. Entonces el detective Chimp y el agente Hernández se apartaron de la puerta, dieron un leve golpe en la madera y, en respuesta a su señal, Samuel entró y cerró a sus espaldas.-El mayordomo hará el papel de la víctima para esta pequeña representación -explicó Chimp-. Muchas gracias. Así que la víctima entró, cerró a sus espaldas y… ¿Cuánto tiempo dirían ustedes que pasó hasta que alguien encendió la luz?-Cerca de medio minuto, diría yo -opinó Isabel.Los demás coincidimos con ella.-Cerca de treinta segundos. Cuando se encendieron las luces, ¿quién estaba fuera de lugar?-Yo -respondió María-. Fui yo quien encendió la luz al oir cómo caía al suelo.-Es cierto -apunté-. Yo la sentí pasar a mi lado desde donde estaba…Guardé silencio un par de segundos. Entonces saqué mi bloc de notas y apunté un pensamiento antes de que se me olvidase.-¿Algo que quiera compartir? -preguntó Hernández.-No sin pruebas, agente.-Bien. ¿Alguien tiene algo que añadir? ¿Nos hemos saltado algo?-Bueno, las luces estaban apagadas -respondió Pablo-. Pero aparte de eso, creo que todo está en orden.Volvimos cada uno a nuestra habitación. Pero antes de salir del estudio, me di cuenta de que Isabel se paraba a hablar con el agente Hernández. No pude oír de qué hablaban.—Bien, detective Chimp, a petición tuya hemos reconstruido la escena. Has podido ver dónde estaba escondido cada uno de nosotros. ¿Has sacado algo en claro?

  9. Buenas, pido disculpas ante mi tardia entrada en la investigacion;1º podria exarle un vistazo al “armarito”?, me gustaria ver si hay restos de sangre.2º me gustaria poder hablar con el mayordomo, trankilamente y sin q crea q soy seguidor de agatha christie, jijiji, me gustaria saber a q hora exacta vio entrar el coche del dueño.3º me gustaria saber el tiempo q se tardaria en recorrer la distancia entre la puerta y la habitacion donde estabais.4º buscar rastros de sangre en toda la casa, una puñalada por la espalda, deberia de dejar caer algo de sangre en el suelo, sobre todo si el puñal se clavo poco en el cuerpo.Tengo mas preguntas pero por ahora ya me callare. jijiji

  10. ¿ Alguien puede asegurar que María se escondió en ” el armarito”? ¿ Con qué tipo de cuchillo mataron a ” Watson”?¿ Hay restos de sangre en la mansión? ¿ Qué hay en el minibar para que estuviera cerrado con dicho candado?¿ El libro de ” la ciclista solitaria” permanece en el despacho? Creo que sería bueno examinarlo si estuviera allí, para encontrar cualquier cosa sospechosa. Por mi parte investigaré si existe alguna conexión literaria con el suceso.

  11. Otros temas a comentar:¿ Quién/es es/son él/la/los heredero/a/s?¿ Se pueden dar los nombres completos de todos los sospechosos?

  12. Bien, vamos a ver. No se han encontrado rastros de sangre en “el armarito” ni fuera de la habitación. Al menos, no tenemos rastros evidentes… Parece que el asesinato se cometió, bien dentro de la habitación, bien en la misma puerta. Aunque claro, si esos rastros han sido limpiados es algo que, con lo que tenemos, no podemos confirmar. En cuanto a la verificación de que María estaba escondida en “el armarito”… a menos que la policía científica busque huellas, cabellos o epiteliales, me temo que nosotros no podemos hacer nada. Pero creo tener una ligera idea de cómo podríamos conseguir esos resultados. Permaneced a la espera.El arma del crimen fue una daga, no tengo los datos exactos pero calculo que su hoja podría medir unos cincuenta y tres centímetros. No pertenece a la colección de armas ornamentales de Watson, de las cuales por cierto no falta ninguna pieza.“La Aventura de la Ciclista Solitaria” es un caso de Sherlock Holmes. En el estudio no hay ningún tomo de Holmes, pero es posible que haya alguno en la biblioteca. Esa es la pista a la que más vueltas le estoy dando: estoy completamente seguro de que las últimas palabras de Watson salieron de ese relato, así que ¿por qué me lo negó?Mi única teoría es que esas palabras tuvieran algo que ver con el mueble-bar. Jaime era el único que convivía con Watson, aunque tanto María como Irene venían con frecuencia. Quizás alguno de ellos pueda decirnos qué hay en el interior. También deberíamos preguntarles a ellos por el testamento de Watson.En cuanto a los nombres completos: los apellidos de Jaime e Irene son, obviamente, Garzón Morales. El segundo apellido de María es Muñoz. El segundo de Pablo es Osuna. No había conocido a Isabel hasta la noche del asesinato, así que me temo que me falta ese dato.Bienvenidos a la investigación, Dermeister y Zemo. A ver qué somos capaces de hacer.

  13. Gracias por responder a nuestras preguntas.Quisiera hacerte una petición, ¿ Podrías dibujar un plano del estudio o describirnos con todo lujo de detalles DÓNDE se encontraba cada escondrijo y la distancia que separaba a cada uno de éstos del interruptor de la luz? Y sobre todo, para ser concluyente, ¿ A que lado de la puerta se encuentra el interruptor y quién se escondía a ese lado?Y una duda, ¿ Cómo pudo María meterse en el ” armarito” y luego ser la primera en encender la luz e ir a por su ex-marido? Es más, en la representación reconoces que fue como una exhalación, mientras que en el suceso original no pareciste notar nada, ni ruido ni brisa.A partir de la herida y con la ayuda de un molde, ¿ Puede identificarse si el tipo de daga se utiliza para cocina por la forma del objeto?” Entra en el bar más cercano. Es el centro de todos los cotilleos del pueblo.” –> Investiga el minibar del estudio, ábrelo para ver si hay pistas que nos ayuden en el asesinato.Pablo se lamenta del lugar escogido como escondite. En ” La aventura de la ciclista solitaria”, el asesino se escondió detrás de una planta, en ese caso, de un seto. ¿ Quiso dar Watson alguna pista?Pablo te pregunta si es detective, te tantea por algún oscuro motivo a que trates de averiguar que es lo que le preocupa. La reacción de los hijos es nula. María está desmayada, Isabel llama a la policía y el resto, sus hijos, no tienen reacción alguna. Es más, permiten que seas tú quién hable con su padre moribundo, ¿ Quisieron tenderte una trampa?P.D. Cuento con la inestimable ayuda de mi madre :).

  14. Intentaré averiguar algo sobre los temas que me preguntas, pero tengo que hacerte dos correcciones:1- Cito de mi informe: “Sentí a María pasar a mi lado como una exhalación, corriendo hacia el interruptor de la luz”. En la representación digo “Es cierto. Yo la sentí pasar a mi lado desde donde estaba…” Buen intento, pero me temo que debiste entenderlo mal.2- En “La Aventura de la Ciclista Solitaria” no sólo no es el asesino (sino el propio Watson) quien se oculta tras un seto; además, en ese relato no hay asesino alguno. La única muerte documentada en “La Ciclista Solitaria” es por causas naturales. Esto es principalmente un matiz, es cierto que un personaje se oculta tras un seto; pero si hacemos caso a tu conjetura, el lugar bajo la planta de interior debería haber sido ocupado por el propio Watson, y eso es bastante improbable dado que Pablo ya estaba allí.Reflexionaré sobre el resto. También creo que el mueble-bar puede contener alguna pista, pero nosotros no tenemos la combinación de la cerradura y dudo mucho que la policía sea muy partidaria de que los sospechosos se encarguen de abrirla, mucho menos de forzarla. A ver qué se puede hacer.

  15. Esta noche voy a ir a hablar con Jaime acerca del testamento, equipo. Si alguien tiene alguna pregunta que hacerle, decídmelo con antelación.

  16. Independientemente de si mi conjetura anterior es fundada o no, es necesario tener más datos y confirmar o refutar ciertas conclusiones:1: Es casi un hecho consumado que el asesinato fue premeditado, dado que el asesino trajo el arma a la escena del crimen. En ese caso, el asesino (si es inteligente, cualidad que creo que tienen todos los sospechosos) debe haberse asegurado tanto que su plan tendría éxito como que no sería acusado del crimen, en la medida que fuera posible.1.1: Si el asesino es uno de los presentes en la habitación, tuvo que saber como apuñalar de forma precisa a la victima en plena oscuridad. Si la primera puñalada hubiera rozado a la victima o acertado en un lugar no mortal, todo se habría ido al garete.1.2: Si el asesino es uno de los presentes en la habitación, entonces tuvo que ir hacia la victima, apuñalarla, e ir al sitio en donde se le encontró en el momento en que se encendieron las luces. Sabía que no tendría mucho tiempo.2: El comportamiento de la victima es, como mínimo, inusual. 2.1: Aparentemente, entró en la habitación sin encender la luz, y cerró la puerta al entrar.2.1.1: Puede que no encendiera la luz porque supiera lo de la fiesta sorpresa, para sorprender a sus invitados.2.1.2: Puede que no encendiera la luz porque ya había sido apuñalado, y estaba intentando escapar de el. (Poco probable. Vease despues)2.2: La victima no gritó cuando le dieron la puñalada en la espalda.2.2.1: La naturaleza de la puñalada fue tal que no pudo gritar, solo gemir. Hecho facilmente comprobable o refutable preguntando a los forenses sospechosos en conjunto.2.2.2: La victima estaba bajo la influencia de algún sedante o similar, por lo que fue lo máximo que pudo hacer. ¿Tenía las pupilas dilatadas en el momento de su muerte?2.3: Mentó un parrafo de Sherlock Holmes antes de morir.2.3.1: La victima sabía exactamente lo que había pasado antes de morir, e tuvo una conexión tan intensa con esa frase que no pudo evitar decirla.2.3.2: La víctima estaba delirando bajo la influencia de una droga o similar.3: Hay que interrogar al mayordomo sobre su versión de los hechos. Hay que establecer si la víctima atraveso la puerta o no, y si la víctima conocía de antemano la sorpresa.

  17. Se me olvidó un pequeño detalle.Es muy poco probable que el mayordomo fuera quien apuñaló a la victima. (La única persona que pudo haberlo hecho fuera de la habitación) En primer lugar, porque en ese caso habría muy posiblemente sangre en donde le apuñaló. Segundo, si el asesinato fue premeditado, no habría dado a la víctima la oportunidad de decir la identidad de su asesino. Tercero, porque no podía haber sabido lo que haría la victima despues. Si se hubiera desplomado antes de llegar a la puerta, entonces su culpabilidad habría sido muy clara.

  18. Por cierto, ¿ Qué anotaste en tu bloc de notas?

  19. Hmm… puede que me esté precipitando, pero creo que casi se como ocurrieron las cosas.Solo me hacen falta dos cosas para probar o refutar esta teoría: – ¿Donde está en estos momentos el coche del Dr. Watson? ¿Alguno de ustedes pudo ver el coche o el espacio que ocupa normalmente antes de entrar en la casa?– ¿Como funciona exactamente el compartimento secreto? Especificamente, ¿Como se cierra?

  20. Jaime me recibió con una sonrisa esperanzada, deseando recibir avances en la investigación. Me sentí mal al decirle que, por el momento, yo estaba buscando eso mismo. Me invitó a pasar a su habitación, donde me llamó la atención ver a Isabel sentada en la cama y enfurruñada.-¿Puedo preguntar qué es lo que pasa?-Puede, si a cambio me permite registrar su habitación -replicó Isabel.-Isa, cariño, creo que eso ya es innecesario…-Vale, vale, tienes razón, lo siento… Usted es el detective, ¿no? A ver qué deduce de esto. Traía una maleta cuando llegué a esta casa, y ahora no está por ninguna parte. El mayordomo dice que no la ha visto, ni Jaime ni yo la hemos sacado de la habitación, así que ¿quién de los demás invitados me ha robado mi maleta?-Es un error teorizar sin pruebas, Isabel -dije en tono conciliador-. Pero ¿sabe de alguien que pudiera tener motivos para robarle la maleta?-No tengo ni la menor idea. Hombre, a Pablo se le ve desesperado por el dinero, pero como para robar una maleta…-Si averiguo algo se lo haré saber, pero por ahora sólo le pido que recuerde que no tiene ningún indicio de que nadie haya robado su maleta.-Bueno, ¿qué querías, Jack? -intervino Jaime.-Verás, quizás sea un tema delicado, pero mis hombres han estado preguntando por el testamento de tu padre. He pensado que, viviendo tú con él como vivías, quizás sepas algo…-Uff, qué va, Jack. Procuro no sacar esos temas.-¿Y eso?-Bueno, realmente es más por Irene que otra cosa. Mi hermana siempre dice que no quiere hablar de muertes fuera del trabajo, que bastantes datos recibe ya en la sala de autopsias como para obsesionarse más con el tema; y siendo papá también forense, pensé que podía reaccionar igual, así que no…-Entiendo. Bien, creo que eso será todo por ahora.-¿La policía te deja trabajar en este caso, Jack?-La policía está fuera de la casa montando guardia para que no nos escapemos -respondí con una sonrisa-. Por cierto, espero que esta pregunta no sea ofensiva pero, Isabel, ¿era de su maleta de lo que hablaba con la policía esta tarde?-Bueno, sí, ellos están registrando toda la casa, si está en la habitación de otro invitado la deberían poder encontrar. Pero me dijeron que ahora mismo están investigando un asunto más serio y que no pueden preocuparse por una maleta traspapelada.-Odio decirlo, pero supongo que no me podrás negar que ahí tienen razón -replicó Jaime-. Joder, Isa, que mi padre se acaba de morir.-Ya, lo sé, lo siento, no debería ser tan egoísta. Sólo te pido que entiendas que a ti también te habría sentado mal si estuvieras en mi situación, ya está, no pido más.-Puede que su reacción no sea tan desproporcionada, Isabel -tercié antes de salir por la puerta.-Hombre, un poco sí que… -comenzó Jaime.-Puede que no -insistí-, si existe alguna conexión entre la desaparición de su maleta y el crimen que tenemos entre manos. Aún no hay pruebas de nada, así que no descartemos ninguna posibilidad. Buenas noches.

  21. En respuesta a vuestras preguntas, equipo:-Farsan: el coche de Watson sigue aparcado en el garaje. El compartimento secreto se puede cerrar de dos formas: desde fuera, volviendo a accionar el aplique de la pared; y desde dentro, pulsando un interruptor.-Zemo: quería hacer algunas pruebas más, pero como es muy probable que la policía no esté muy contenta con que yo experimente con esto… lo que anoté fue que, si María salió de su escondite a toda prisa para encender la luz y comprobar qué le había pasado a su ex-marido, ¿quién cerró el compartimento? No lo vimos cerrado después de descubrir el cuerpo… pero no esperábamos verlo, no sabíamos que estaba allí, por lo que verlo abierto habría sido una sorpresa que no tuvimos. Alguien tuvo que cerrarlo.Pensad en ello. Creo que esa es una de las claves de este misterio. Y hablando de claves, mañana preguntaré si alguien conoce la combinación de la cerradura. Si no es así, y no conseguimos convencer a la policía de que abra ese mueble-bar, tendremos que intentar descifrarla nosotros.

  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  23. Bueno, uno de dos no está mal. No puedo demostrar mi conjetura inicial, pero al menos puede demostrarse un hecho fundamental:María no se encontraba en el armarito secreto en el momento del asesinatoPiensen un poco: Ella corrió muy deprisa hacia el interruptor de la luz, por lo que, supuestamente, ella sabía que algo le pasaba al Dr. Watson. ¿Creen ustedes que se paró a accionar el aplique antes de ir a encender la luz? Yo lo veo poco probable. Y dado que la puerta del armarito no se cierra automáticamente, solo podemos llegar a una de las dos siguientes posibilidades:– María salió y cerró el armarito antes del apuñalamiento del Dr. Watson.– María nunca llegó a entrar en el armarito.La primera posibilidad es bastante extraña. Ambas son altamente incriminatorias para María, ya que contradice su versión de los hechos, y debe ser confrontada.La prueba definitiva de si la versión de María es correcta o no se puede obtener preguntando a Isabel, que se encontraba en el escritorio al lado del armarito, si escuchó como María empezó a correr desde la posición en la que se suponía que estaba o no.Respecto al otro hecho que pregunté, la presencia del coche del Dr. Watson, no es concluyente al menos que alguien me confirme o desmienta si el coche estaba en ese sitio cuando ustedes llegaron a la casa. Si el coche no estaba en su sitio en ese momento, desmontaría por completo mi conjetura de que la víctima ya se encontraba en la habitación. Salvo que el armarito tuviera otra puerta trasera, cosa que dudo pero puede comprobarse, fue el Doctor quien entró por la puerta.Un último detalle. He leido la referencia dada por el Dr. Watson. Creo que puede ser interesante que todos le echen un vistazo. Puede que signifique algo, o puede que no, pero nunca está de más disponer de la ocasión de leer a los clásicos.http://www.proyectosalonhogar.com/Sherlock%20Holmes/SH_La_ciclista_solitaria.htm

  24. Bien, Farsan, probablemente ya sepas cómo trabajamos en la Sociedad del Misterio. Si puedes probar, fuera de todo género de dudas, que María no se encontraba en “el armarito” en el momento del crimen, y logras encontrar un motivo, entonces quizás podamos cerrar el caso.Con todo esta vez lo tenemos más difícil. La policía está haciendo todo lo posible para dificultar nuestra investigación, basándose en la equivocada idea de que nosotros intentamos obstaculizar la suya.Seguid así, equipo, este caso no está ni mucho menos cerrado.

  25. Soy la madre de Zemo.Hay algunas cosas que me rondan por la cabeza:– María no estaba en el ” armarito”. Tiene coartada con sus hijos, recuerda que ella se pidió el escondite pero eso no quiere decir que lo utilizara.– Para dar una puñalada certera, ¿ Quién mejor que un forense? En éste caso, Irene. Pero dado que estaba alejada de la puerta podemos pensar en Pablo, cocinero. Además al hablar contigo, Jack, estaba nervioso.– Isabel puede que sea la clave de las ultimas palabras de Watson, recuerden que trabaja en un piano bar;ademas no era de su agrado.Por otra parte hay que tener en cuenta que es la única que se apresura a llamar al médico y la policía.– Jaime no pierde el entusiasmo ni habiendo muerto su padre, quizás es que le beneficia la herencia.-Las pistas falsas que fueron dejando para la fiesta sorpresa,no debieron de convencer al sabueso de Watson.– Si María apagó las luces y luego fue quien las encendió,tuvo que tropezar con el cadáver recuerden que estaba oscuro,lo que nos lleva a pensar que María no se movió del interruptor.– Pienso que fue un crimen planeado por sus familiares, todos tuvieron parte en el.

  26. Qué puedo decir salvo “Bienvenida al equipo, señora”.No son malas conjeturas, desde luego, aunque quizás alguna un poco traída por los pelos. Por ejemplo: era fácil no tropezar con el cuerpo de Watson, lo único que hacía falta era que no estuviese en la ruta de María. Digo más, yo sentí a alguien pasar a mi lado, y cuando se encendieron las luces sólo María estaba fuera de lugar, así que ¿cómo podría no haberse movido ella del interruptor?No, yo aún no descarto a María como sospechosa, pero no puedo aceptar ese argumento; claro que lo único que tengo para desmontarlo es mi versión de los hechos, y siendo sospechoso hacéis bien en dudar de mi palabra.Esta noche iré a hablar con María, acerca del testamento, del cierre del “armarito” y de la combinación del mueble-bar. Si tenéis algún otro tema por el que queráis preguntarle, avisadme con tiempo.

  27. Hmm… Hasta ahora, solo tenemos indicios circunstanciales de que María no estaba dentro del armario secreto. A la espera de tener un posible motivo y más datos, pensaré en otras cosas, a ver como pueden encajar en el puzzle.¿Con que trastabilló la victima? ¿Había frente a la puerta algo con lo que pudiera tropezar, como una alfombra o similar? ¿El tanteo de la pared de la víctima fue cambiando de sitio o solo se oyó junto a la puerta? ¿Cuantos interruptores encienden la luz principal de la habitación, y donde están situados?

  28. No sé con qué pudo trastabillar, aunque quizás fuese con la alfombra. El tanteo fue principalmente en torno a la puerta de entrada. En cuanto a los interruptores… que yo conozca hay dos: uno junto a la entrada y otro junto al escritorio. No sé, tendría que comprobarlo, si Watson tenía un tercer interruptor dentro del “armarito”.

  29. Entonces añada esto a la lista de cosas a preguntar a María. ¿Por que se fue a encender el interruptor de la puerta, cuando pudo usar el interruptor que había junto al escritorio, justo a su lado?Por otra parte, me gustaría que averiguara algo respecto a los interruptores: Si es posible situarlos con un mínimo de maña en una posición ‘intermedia’, ni encendido ni apagado. En muchos casos, eso hace que los otros interruptores no puedan encender la luz en ninguna posición.También sería interesante, aunque no se cuanto tiempo le llevará hacerlo, preguntar a cada uno de los sospechosos que vieron y que escucharon mientras que estaban escondidos. Ya conocemos la versión que dio: Falta poder cotejarla con la de los demás.

  30. una duda,¿el armarito se puede abrir desde dentro?En caso negativo,quedaria invalidada la coartada,ya que no podria haber salido del armario sola.Otra cosa,la combinción del minibar,¿Tiene que ser de nº o de letras?Si fueran letras quiza spodria ser el nombre de la novela,la avnetura de la ciclista solitaria,o algo relacioando con el,como Holmes,y en caso de ser nº,la fecha de nacimiento o muerte de holmesOtra cosa,se le podria preguntar a Isabel que tenia en la maleta,podria darnos alguna pista…

  31. Cito de una respuesta anterior:“El compartimento secreto se puede cerrar de dos formas: desde fuera, volviendo a accionar el aplique de la pared; y desde dentro, pulsando un interruptor.”Centrémonos, equipo. Podemos hacerlo bastante mejor. Con todo, exiles ha hecho una buena pregunta. La combinación es numérica de tres dígitos. ¿Alguna idea?

  32. buenas noches y perdonad que halla llegado tarde. Otro caso me tenia entretenido. quisiera dejar constancia de algunas cosas que no se han visto hasta ahora. primero, preguntar que altura tienen cada uno de los sospechosos y si son diestros o no, incluida la victima. También saber exactamente donde estan todos los interruptores de la luz. ¿cuales son las pistas falsas que se le dejaron al doctor?Tambien defiendo la opinión de que Maria no estaba dentro del armario, si no posiblemente cerca de la puerta, pero alguien corrio dentro de la habitación, presumiblemente hacia la puerta. hay que averiguar quien fue. Quienes tienen motivos para asesinarlo??. la trayectoria de la cuchillada es ascendente o descendente?, se ve por la inclinación del mismo.

  33. -¿Puedo pasar?María me abrió la puerta de su habitación y caminó con paso apesadumbrado hacia su cama. Se sentó en ella sin decir ni una palabra.-¿Estás bien? -quise saber.-No -respondió-. Pero adelante, pregunta lo que quieras saber.Me senté junto a ella y abrí mi bloc de notas.-Serán sólo unas pocas preguntas -le dije-. Para empezar, necesito saber quién se beneficia del testamento de Juan.-¿Sabes que es la primera vez que no te oigo llamarle Watson? -musitó con una sonrisa triste-. Su testamento… Sí, sé quiénes son sus herederos.-¿Lo sabes?-Por supuesto, él mismo me lo contó. Ya sabes que me contaba todas estas cosas.-¿Y bien?-Dividió su fortuna en cuatro partes -explicó-. Dos de esas partes serían para nuestros hijos. La tercera para Pablo, su ahijado.-¿Y la cuarta?-La cuarta parte restante sería para mí.Anoté esta última parte con un especial interés. Ella debió notarlo.-A mí también me sorprendió. Pero según parece, después de todo lo que pasamos juntos no quería despedirse y dejarme sola… ya sabes cómo era.-Entiendo.-¿Qué otras preguntas tienes?-Bueno, pues… verás, esto es algo que nos desconcierta a mí y a mi equipo. Dices que saliste del “armarito” a toda prisa cuando oíste caer a J… a Watson -la corrección la hizo esbozar una media sonrisa-. El caso es que ninguno de nosotros vio luego el armarito abierto, y nos preguntamos… ¿te detuviste para cerrarlo antes de ir a ver qué pasaba?Vaciló un par de segundos.-¿María?-No… no lo sé.-Inténtalo, María.-Entiéndelo, Jack, lo único que recuerdo es que salí de mi escondite para ir a encender la luz. No sé si cerré “el armarito” o no, no creo que lo hiciera pero no lo sé.-Eso me lleva a otra pregunta. Habiendo un interruptor junto al escritorio, que estaba al lado del “armarito”, ¿por qué fuiste al interruptor de la puerta?-¿Crees que en ese momento yo podía pensar en que tenía un interruptor más cerca? -preguntó con voz desgarrada-. Ni siquiera pensaba en lo que hacía, ¿vale?Decidí suavizar el tono. Esas eran las dos preguntas más incriminatorias, era comprensible que se pusiera a la defensiva.-Está bien, ya casi he terminado. Creemos que el mueble-bar podría contener alguna pista, que eso fue lo que Watson quiso decirme con su referencia a la Ciclista Solitaria. ¿Conoces la combinación de la cerradura?-¿Yo? -preguntó extrañada-. Creí que la conocerías tú.-Perdona, ¿qué?-Bueno, él nunca me la dijo -aclaró-, pero cada vez que le preguntaba por ella me decía que la idea se la habías dado tú. Bueno, tú y algunos más del cuerpo, pero vaya.Volví a tomar notas. Ya sólo me faltaba una pregunta.-No necesito que me contestes a esto inmediatamente si no puedes, María -puntualicé-. Tómate el tiempo que necesites.-Adelante.-Necesito tu versión completa de los hechos. Qué fue lo que tú viste u oíste cuando todos estábamos escondidos.-Necesitaré tiempo para recordarlo todo. Pero te lo puedo poner por escrito.-Eso sería de gran ayuda. Gracias por tu tiempo, María.-Jack…-Dime.-No me puedo creer que… que esto haya pasado. Quiero decir, ¿quién de nosotros podría hacer algo así?-Yo tampoco lo sé, María -respondí abriendo la puerta-. Pero lo averiguaré.

  34. Asi que usted y sus compañeros le inspiraron a la víctima la combinación a utilizar… A falta de saber más respecto a su relación con el fallecido, la única idea que le sugeristeis parece ser su apodo de “Dr. Watson”.Consultando la biblioteca libre respecto al personaje ficticio enhttp://es.wikipedia.org/wiki/John_H._Watsony en http://en.wikipedia.org/wiki/John_H._Watsonla única referencia con tres dígitos que parece haber en su vida es “221B”, el nº de Baker Street donde vivió con Holmes.Cualquiera podría pensar que el número 221 sería una clave usada por el Dr. Watson, por lo que no sería muy segura… pero Holmes siempre le reprochó a Watson su falta de imaginación; y por algun lado hay que empezar, aunque solo sea para descartar ese número.

  35. Hola Jack, ahora soy yo, el de verdad :P.Hay que dejar claro dos puntos oscuros:A) ¿ A que lado de la puerta se sitúa el interruptor? ¿ Quién estaba más cercano a él? Y en dicho caso, ¿ Por qué habiendo varios interruptores en el despacho, tuvo que ser María, 30 segundos después, quién diera la luz? Creo que prácticamente todos tienen un móvil monetario. Hay que interrogarles sobre el interruptor y el porque nadie le dio.B) ¿ De que trataba aquel antiguo caso de Watson que no pudo cerrar? ¿ Crees que puede tener relación con el caso?Gracias por tus respuestas.

  36. Perdonad el retraso, equipo. Vamos a ponernos al día:-David, bienvenido al equipo, pero nuevamente voy a tener que pedir que estéis un poco atentos. Tu pregunta sobre los interruptores ya ha sido respondida. Con todo, y dado que Zemo pide que especifique… el interruptor estaba a la izquierda de la puerta (según se entra), junto al aparador. Con todo, y aunque fue Jaime quien estaba escondido junto al aparador, el escondite de Pablo estaba más cerca (considerad que dsde el interruptor hasta Jaime había un aparador de cerca de dos metros de largo, mientras que entre el interruptor y Pablo sólo había el ancho de la puerta y un tiesto). Las estaturas de los implicados son las siguientes: María 1’65, Jaime 1’72, Irene 1’67, Pablo 1’53, Isabel 1’64, Watson 1’75, y yo mido 1’69. La puñalada fue descendente. Watson e Isabel son ambidiestros, María es zurda, el resto somos diestros.-Zemo, bienvenido de vuelta y saludos a tu madre. Esta noche hablaré con Pablo y le preguntaré por qué no fue él a encender la luz. Si alguien quiere añadir alguna pregunta, o preguntarle lo mismo a Jaime, avisad con tiempo. En cuanto al último caso de Watson… atento a la siguiente información.-Farsan, bien hecho. He aprovechado un despiste de la policía para probar la combinación 221 en la cerradura del mueble-bar, y ha dado resultado. Dentro había botellas, como cabía esperar, y entre las botellas… un sobre a mi nombre.Sé que puedo confiar en vosotros, así que no me importa compartir el contenido de este sobre:“Mi muy apreciado colega:Sabía que conseguirías llegar hasta aquí. Tú, o alguno de tus agentes. Si estás leyendo esto, es que mis sospechas eran ciertas y me quedaba muy poco de vida. Supongo que a estas alturas ya habrás oído hablar de mi último caso, pero que no tendrás ni idea de qué va.Bien, pues lo he resuelto. Y por eso, ahora me queda poco tiempo de vida.Supongo que el notario ya te habrá leído la referencia holmesiana en mi testamento, o puede que yo mismo te la haya dicho, no lo sé. He conseguido cerrar el caso y por eso voy a morir, así que espero que me perdones si no quiero que el trabajo de toda mi vida se hunda en el olvido. El informe completo del caso está en una caja de seguridad del aeropuerto, cuyo número es la suma de todas las cifras del año en que se publicó el caso que te ha traído hasta este sobre. Perdona que no sea más específico, pero tengo que asegurarme de que sólo tú y tu equipo os hagáis con este informe. Entregádselo al comisario Regordán, y sólo a él.Gracias por aceptar este caso. Ojalá hubiera podido devolverte el favor uniéndome a tu equipo, pero como comprenderás…Atentamente:‘Watson’P.D: Tengo curiosidad, ¿quién me ha matado?”

  37. Bueno, pues como se dice, “Las cosas se complican”. (Creo que es incluso una cita holmesiana, pero no estoy seguro)Creo que es momento de actuar con mucha precaución. Espero que nadie nos pueda escuchar… Si no es así, pareme. ……Bueno, como usted no tiene acceso en estos momentos a libros de Sherlock Holmes, le paso de mis archivos la referencia pedida de “La ciclista solitaria”: Publicada en 1903, bajo la serie “El retorno de Sherlock Holmes”.Con estos datos, se puede localizar la caja de seguridad, aunque no se si se necesitará algo más para abrir la caja.En todo caso, si se pueden retirar los documentos de la caja fuerte, y si nadie le ha visto coger la carta, quizas sea posible utilizar la carta que tiene en sus manos para tender una trampa, aunque quisiera saber su opinion.Una vez con los documentos en la mano, y entregados al comisario Regordán, la idea es colocar de nuevo la carta en el bar, y poner una copia (quizas falsa o incompleta) en la caja de seguridad. Si alguien pica el anzuelo y no entrega los documentos al comisario… ese será nuestro pollo.Otra cosa: Creo que usted es consciente de que acaba de dejar sus huellas en la cerradura del bar, y posiblemente en su interior, si no ha usado guantes o limpiado las huellas. En cuanto se resuelva lo de Regordán y tengamos su apoyo, quizás sea conveniente comentarle todo esto en privado al investigador jefe para evitar malentendidos… Aunque en todo caso es asunto suyo.

  38. La suma es 14. Se publicó en 1904.

  39. Puedes estar tranquilo, Farsan, usé guantes. Pero se nos plantea un pequeño problema en el que no sé si habéis pensado: podemos llegar a la conclusión de que la caja correcta es la número 14 (según el libro “Todo Sherlock Holmes” que encontré en la biblioteca, el caso fue publicado efectivamente en 1904), pero ¿dónde está la llave?En cuanto a tu idea de dejar una trampa… hay que trabajarla, no es mal plan pero primero necesitaríamos hacer pensar a los demás sospechosos en el mueble-bar.

  40. Permítame discrepar.http://members.aol.com/shbest/ref/200411sothebys.htmyhttp://en.wikipedia.org/wiki/The_Adventure_of_the_Solitary_CyclistEn ambos se especifica que la fecha de publicación fue 1903, cuando salió de forma independiente. Diciembre de 1903, para ser exactos.

  41. ¿Sabéis qué? De pronto me hago una pregunta sobre la que me gustaría que pensárais: si alguno de los demás invitados a la fiesta sorpresa de Watson fue quien planeó el asesinato… ¿por qué me invitaron a mí?

  42. Muy bien, Farsan, aquí tenemos una discrepancia importante. Tus fuentes aseguran que se publicó en el 1903. El problema es que las fuentes a las que yo he acudido son, en teoría, las mismas a las que pudo acudir Watson (un libro encontrado en su propia biblioteca).En todo caso, ya sea la caja 13 o la 14, seguimos sin tener la llave; lo peor que puede pasar es que tengamos que probar las dos cajas, pero mientras no tengamos con qué abrirlas… al menos hemos reducido la búsqueda a sólo dos cajas.

  43. Bueno, dejando aparte la posibilidad de quien le invitara no planeara el asesinato, hay una posibilidad evidente, que queda clara recordando su conversación con María:-(…)¿Conoces la combinación de la cerradura?-¿Yo? -preguntó extrañada-. Creí que la conocerías tú.-Perdona, ¿qué?-Bueno, él nunca me la dijo -aclaró-, pero cada vez que le preguntaba por ella me decía que la idea se la habías dado tú. Bueno, tú y algunos más del cuerpo, pero vaya.La conclusión salta a la vista, aunque deja algunos cabos sueltos.

  44. ¿Quieres decir que me invitaron para que abriera el mueble-bar?

  45. La puerta del dormitorio de Pablo estaba entreabierta. Quizás había llegado la hora de saldar aquella deuda pendiente… yo había deducido qué le pasaba, le tocaba a él contarme el resto de la historia.Golpeé suavemente con los nudillos. No hubo respuesta.-¿Pablo? -llamé.Nada. Pero había luz en el interior de la habitación, a pesar de la avanzada hora.Llamé con los nudillos una vez más. Quizás no había nadie. Como siempre, mi curiosidad me llevó a comprobarlo.Abrí la puerta. Respiré hondo. Salí de la habitación.-Llama a la policía -dije al cruzarme con Samuel, que subía las escaleras-. ¡Irene!—El cadáver de Pablo yacía en el suelo, junto a su cama. La habitación parecía haber sido registrada: cajones abiertos, sillas desplazadas, las sábanas levantadas. Un análisis preliminar por parte de Irene dictaminó que la causa de la muerte podía haber sido estrangulamiento.Uno de nosotros había sido asesinado. Cada vez quedaba menos gente en la que confiar.-No lleva muerto ni media hora -explicó Irene-. No veo heridas defensivas, pero no me puedes pedir milagros sin el instrumental adecuado.-Sólo dame lo que puedas. ¿Seguro que estás bien?-Siempre es un golpe duro, la verdad; pero no estábamos demasiado unidos. No me lo esperaba, por supuesto, y ahora no creo que pueda dormir esta noche.-El equipo forense vendrá a levantar el cadáver en unos minutos. No sé si podrías conseguir que nos pasaran más información, pero por si acaso…-Lo sé, Jack, lo sé. Te doy lo que puedo darte.En la puerta, el detective Sánchez interrogaba al resto de los invitados. Coartadas, testigos. De nuevo nadie podía testificar en favor de nadie. Ni siquiera Jaime e Isabel: ella había estado en su habitación, pero él se había estado duchando en el baño principal.Me fijé un poco mejor en la escena del crimen. Había algunos libros tirados por el suelo, abiertos de par en par. La maleta de Pablo había sido forzada y vaciada junto al armario.-Tengo que declarar -me disculpé con Irene-. Si averiguas algo más, pásate por mi habitación y me lo cuentas.-De acuerdo, pero no te puedo prometer nada.-Lo sé. Hazlo lo mejor que puedas.Me despedí de la forense y fui a dar al detective mi versión de los hechos: fui a hablar con él, encontré el cuerpo, avisé a la policía. El único testigo que tenía era Samuel, y sólo me vio abandonar la habitación. Como todos los demás sospechosos, no tenía nada que aportar.Salvo que el asesino estaba buscando algo.

  46. Soy la madre de Zemo, de nuevo:– Si mi información es correcta, el último caso de Watson ( el literario) es ” el caso del eslabón perdido”, el caso que no pudo resolver. En ese caso se colocan pistas falsas para burlar al museo británico, igual que aquí tratan de burlar a Watson.– Hay que preguntar a Pablo porque estaba nervioso cuando hablaba contigo.– El argumento de ” la ciclista solitaria” es la codicia por la herencia. Tenemos un mobil claro.– Hay que tener en cuenta que Pablo es sobrino directo de María y que tenía problemas económicos.– Pienso que puede ser una trama entre varios de los sospechosos para quedarse con la herencia.– ¿ Por qué no le gustaba Isabel a Watson?Ya haré mañana unas comparaciones entre casos de Sherlock y lo que sucede aquí.

  47. Veamos, recapitulemos:<>-CONJETURA NÚMERO 45, por Jack Ryder:<>El cadáver de Pablo yacía en el suelo, junto a su cama.<>-CONJETURA NÚMERO 46, por la madre de Zemo:<>Hay que preguntar a Pablo porque estaba nervioso cuando hablaba contigo.……… en fin, lo atribuiré al sueño. Pero por favor os lo pido, prestad un poco de atención a lo que ya se ha dicho… sobre todo a lo que se acaba de decir.

  48. Pues vaya…Cuestion es de pedir detalles sobre la escena del segundo crimen. Especificamente:– ¿Había marcas horizontales en el cuello de la víctima, presentes si fue estrangulado con un pañuelo o cuerda, o algun otro tipo de marca?¿Había, aparte de lo justificable por el registro, señales de lucha?¿Como es la maleta de la victima? ¿Se parecía en algo a la maleta robada a Isabel?¿Que libros había en el suelo, y por que página estaban abiertos?Ahora volvamos a la cuestión los registros. María dijo que cada vez que se le preguntaba sobre la cerradura, decía que usted y sus compañeros le habían dado la idea, por lo que es facil pensar que era un hecho conocido por todos. Por otro lado, cualquiera que conociera su sobrenombre y lo de la combinación, puede deducir el código un mínimo de esfuerzo, por lo que no es descabellado pensar que cualquiera puede haber leido la carta antes que usted y localizado la caja, aunque sería incapaz de abrirla. Si lo que está buscando el asesino es la llave, entonces usted sería el primer candidato para tenerla, por lo que le recomiendo que compruebe el estado de su equipaje: si nota que está revuelto, que falta algo… o que sobra algo.

  49. Buenas.Ante todo disculparme por el despiste sobre los interruptores. La idea de revisar la maleta se podía expandir y con policias como testigos, proceder a registrar todas las maletas que trajeron los invitados a la casa y despues llevarlas a comisaria, asi los sospechosos dejarian de poder acceder a ellas. Comprobar asimismo las camaras de las cajas de seguridad del aeropuerto para ver si en los últimos dias alguien ha intentado abrir la 13 o la 14. Cuanto tiempo hace que Watson se retiro?. Al estar pablo muerto, es díficil que responda a ninguna pregunta, pero su cadaver si lo hara (me encanta Grison de CSI)

  50. Weno disculpen mi ausencia. Hago un par de preguntas asi por encima. Por tantear el terreno despues de mi ausencia.A ver, me gustaria mucho saber, si nadie exa de menos a alguien en la “fiesta”, con esto pretendo decir q hay alguien mas en la casa, probablemente compichado directamente con la ex de Watson, pq seria la beneficiaria mas gorda si todos los demas “herederos” mueren, o estan incapacitados para hacer posesion de su herencia.Tb me gustaria saber si el “armarito” no llega a ninguna parte, es solo un habitaculo recio y sin ninguna otra puerta oculta?.Dicho esto me voy a leer el caso al q hace referencia watson cuando muere, a ver si saco algo mas en claro.

  51. Soy la madre de Zemo:Este caso me tiene descolocada.-Yo creía que podía ser Pablo el que había abierto el mini-bar y ahora resulta que está muerto.¿La maleta forzada y revuelta ?Habrá que ver si era la suya.-Jack, creo que debéis preguntar a Samuel por la existencia de la llave del compartimento del aeropuerto.– Parece que Watson tenía varias formas de actuar,es decir, a su mujer María:”… le contaba todas esas cosas..” y con su hijo, Jaime, no queria hablar de la herencia, ¿En que quedamos? ¿Qué es lo que no quieren decirnos?.Hay que presionar más a María, según ella tenía interés por saber la combinación del mini-bar, pero Watson no se lo decía, ¿Sería por qué sospechaba de ella?-¿A que altura de la espalda estaba la puñalada?–

  52. Según el análisis preliminar de Irene, la víctima fue estrangulada con algún tipo de correa, probablemente un cinturón o similar. Isabel ha visto la maleta de la habitación de Pablo y no la ha identificado como suya. No hay señales de lucha evidentes, lo que sugiere que de alguna forma Pablo no se defendió de su asesino. Para los que lleváis más tiempo con nosotros, esta vez no se ha encontrado ninguna lata de cerveza, y me temo que necesitaríamos los resultados de la autopsia y un informe de toxicología para saber si fue drogado o no. Cosas que no tenemos.La idea de quitarle las maletas a los dueños es bastante curiosa, y desde luego cabrearía bastante a los sospechosos, por lo que no descartaría que a la policía le parezca una buena idea. Intentaré dejarlo caer, tal vez algún agente coja la indirecta.Dermeister, dado que la única persona restante en la casa era Samuel, ¿debo suponer que le acusas de complicidad? En tal caso te diré lo mismo que digo siempre: demuéstralo y tendremos un caso. El “armarito” es sólo un compartimento secreto, no un pasadizo ni nada por el estilo… a menos que aún no hayamos descubierto cómo abrir el fondo del mismo, que ya me lo espero todo, la verdad.Un dato más: la puñalada estaba aproximadamente a la altura de los pulmones.

  53. Ah, sí, un detalle más, para la señora madre de Zemo: que Pablo sea la segunda víctima no significa necesariamente que no fuera el primer asesino. Va siendo hora de buscar alguna forma de demostrar algo, lo que sea, para poder avanzar con nuestra investigación.Sugiero que algunos de vosotros os centréis en las maletas. Me da igual quiénes sean, por mi parte pueden ser los tres primeros voluntarios que se ofrezcan, pero creo que es una coincidencia demasiado sospechosa. Los demás seguiremos explorando todos los aspectos que se nos ocurran, porque nunca se sabe de dónde saldrá la clave. Pero creo que estamos descuidando demasiado el tema de las maletas.¿Quién se ofrece para investigar este asunto?

  54. Yo me ofrezco para revisar las maletas. Alguien mas?? ¿podrian apuntar las referencias al caso que watson comento al morir?, para que todos los investigadores puedan disponer de toda la información posible.¿El interes excesivo de Maria para saber la combinación del minibar era por que sabía de la existencia del sobre?. Se podría dar mas información sobre “el caso del eslabón perdido”Si Watson sabia que iba a morir, por que tenia el caso resuelto, pero no sabía quien era el asesino, parece que el motivo del asesinato no era la herencia. Me parece precipitado suponer que maria es la principal sospechosa.

  55. Debido a la extraña situacion en la q nos encontramos, teniendo en cuenta, q nuestro maestro, jack, esta implicado, y a las extrañas circunstancias en las que se realizo el crimen, te pediria una cosa, desde mi punto de vista, no creo q haya sido un complot de una sola persona, ya ha quedado mas que demostrado con el asesinato de pablo, no podemos saber con quien se vio antes, para quitar la sombra de la sospecha que hay sobre su nombre, asi que lo asimilo como implicado directamente, y como no creo tp q fueran solo 2 personas, propongo lo siguienteReunirles a todos en la sala, con agentes de policia rodeandolos, si acceden claro esta, aunque mintiendoles y diciendoles q sabemos quien es el culpable, al entrar en la sala llevar claramente en la mano una carpeta con el nombre del caso claramente lejible, y empezar a charlar con todos dejando claramente el informe a la vista y diciendo q sabemos quienes son los culpables del asesinato del Sr. Watson, que uno de ellos se encargo de limpiar a pablo por que suponemos q queria hablar con jack y decirle lo q pasaba. Si con eso no sale, cogeremos el informe y diremos q todo fue por culpa de ese informe q sacamos de las taquillas del aeropuerto donde fue guardado por watson, y q nos lo dijo mediante la carta encontrada en el mini bar, procura explayarte y ver quien se pone nervioso, y ve a cazarle, pq seguro q es ella. Creo. xDDD

  56. ¿Ella? ¿Tienes ya a una sospechosa definida, Dermeister?Me gusta la idea de la emboscada. En un caso como éste, en el que nos resulta tan difícil encontrar pruebas sólidas, quizás tengamos que acabar valiéndonos de los faroles. Pero creo que deberíamos tener algunas cartas más en la manga antes de hacer nuestra jugada. Dices que necesitamos una carpeta con el nombre del caso, pero no tenemos el nombre del caso. Intentemos encontrar la llave de la caja de seguridad, hagámonos con el informe real, y presentémonos con uno falso. Y si tienes alguna sospechosa en mente, te pediría que aportes alguna prueba con la que poder trabajar.

  57. Me gustaría ayudar con lo de las maletas, aunque tengan en cuenta que tengo un compromiso importante e ineludible desde mañana que hará que no pueda estar aqui en todo este fin de semana. Haré lo que pueda hasta entonces.Creo que lo más importante en estos momentos es encontrar el documento como sea. Si no se encuentra la llave pronto, quizás sea conveniente contactar con el comisario Regordán, enseñarle la carta y pedirle que efectue las gestiones para abrir la caja fuerte, con orden judicial si es necesario. Con algo de suerte, incluso podrán averiguar cual de las dos es la caja correcta mediante los registros. Es un método directo y a lo bruto, pero es una buena forma de hacer que el documento no desaparezca.

  58. No es mala idea, Farsan, pero intentemos primero encontrar la llave. Algo me dice que, si Watson ha tomado tantas precauciones, es porque quiere llamar la atención lo menos posible… pero no, no, es un error teorizar sin pruebas, no diré más mientras no tengamos nada claro.¿Alguien más para las maletas?

  59. Jack, yo me encargo de las maletas.En cuanto a la llave, pregunta a Samuel. Watson confiaba mucho en él y le redimió, pudo dejarle una llave o las indicaciones para encontrarla.

  60. Muy bien, pues así están las cosas: David, Farsan y Zemo, concentrad vuestros esfuerzos en las maletas. Indagad acerca de ellas, formulad conjeturas, centráos en este aspecto. Los demás seguimos como hasta ahora. ¡Vamos, equipo, creo que empezamos a acercarnos!

  61. El caso se complica, equipo. El asesinato de Pablo ha hecho reaccionar a la policía, que parece haberse dado cuenta de que esta especie de “arresto domiciliario” extraño al que nos tenían sometidos no funciona demasiado bien (aparte de que dudo mucho que sea completamente legal); aún tengo contactos en el cuerpo, así que me he enterado de esto a tiempo: vienen a llevarnos al calabozo. Celdas separadas, prisión preventiva, hasta que descubran quién es el asesino.No pienso resistirme al arresto. Eso sólo levantaría sospechas infundadas, están haciendo su trabajo y obstaculizarlo no daría demasiada buena impresión ante el juez. Afortunadamente tenemos un buen equipo de abogados en la Sociedad del Misterio. Hasta que consigan sacarme de allí y devolverme al terreno de juego, el caso es vuestro por completo. Seguid investigando, plantead vuestras teorías, aprovechad que la casa se queda vacía para indagar donde queráis. Dejad aquí puestas todas vuestras conjeturas, las repasaré tan pronto como me sea posible.No os preocupéis, equipo. Dudo mucho que esto dure más que un par de días, y sé que dejo la investigación en buenas manos. Demostrad que no me equivoco.

  62. Esperemos que vuelvas pronto.En cuanto a las maletas, yo insistiría en inspeccionar uno a uno cada objeto de las mismas, y sobre todo la posibilidad de dobles fondos o cubiertas en las maletas.

  63. La madre de Zemo, de nuevo:Voy a hacer una pequeña recopilación de datos, veamos: – El último caso del Watson literario fue ” El caso del eslabón perdido” y hay algunas coincidencias con el que ahora nos ocupa: A) El lugar del acontecimiento (en ese caso un robo de fósiles) es un salón con una sola entrada y sin ventanas. B) Se colocan fósiles falsos, en nuestro caso pistas falsas.C) Todos tenían acceso a la casa,y en el otro a los fósiles. D) La burla era el objetivo, espero que no sea este nuestro caso, pues por deducciones creo que estaréis conmigo en que aquçi es la codicia por la herencia. Referencia de Watson al morir.(El caso de la ciclista solitaria) De otra parte tenemos: – El único que no intervino en la preparación de la fiesta fue Jack, el fue invitado por ser su amigo y colaborador en su trabajo. -Hay que preguntar al abogado por la referencia ” holmesiana” del testamento, quizás no sea la misma que el dijo al morir. -Se podría mirar el contenido de las botellas del mini-bar, podría ser un escondite para la llave. Además, todavía no sabemos si pudo hablar Jack con Samuel a ese respecto, tengamos en cuenta que es el que compartía techo con Watson. -Yo sigo pensando que María no estaba en el armarito, cito textualmente:”….Fui yo quien encendió la luz,al oír como caía al suelo…” lo que no deja lugar a dudas de que estaba al lado del interruptor. – El reloj de pared,puede ser un escondite,hay que ver como es. – ¿ Por que se extraña Jaime de que le diga Jack que atienda a su madre en el desmayo? ¿ Sabe él algo que desconocemos? – María es el cerebro de este misterio, me parece a mi.Coartada con su escondite, desmayo … ¿Ficticio? Todavía estamos esperando su escrito de los hechos. – Jack, ¿ Qué dedujiste que le pasaba a Pablo?

  64. Buenas noches compañeros de maletas. Habra que catalogar todos los objetos de las maletas, anotando de quien es y que tipo de maleta es. Lo del doble fondo es buena idea. Sabemos que tipo de llave es la de la caja fuerte del aeropuerto??, asi sabremos donde puede estar escondida. Sobre todo cosas que llamen la atención (¿por que se lleva eso a la casa?, si coincide con todas las demas cosas de la maleta, etc..)

  65. He vuelto, equipo. La detención no se sostenía, aunque todos somos sospechosos sigue sin haber ninguna prueba contra ninguno, y nuestro abogado lo ha tenido tan fácil que dudo mucho que tengamos mucho más tiempo antes de que los abogados del resto de los sospechosos les saquen de las celdas. Así que aprovechemos, que tenemos un día, dos como mucho, para registrar la casa con una cierta libertad.Veo que el equipo de las maletas (lo sé, no es un nombre demasiado épico, pero es lo que hay) va por el buen camino. Por el momento no ha aparecido ninguna maleta con un doble fondo, y en ninguna de ellas se ha encontrado nada raro: ropa, artículos de aseo, y paquetes con los regalos que no se le llegaron a entregar a Watson. Esperemos antes de abrirlos, lo último que necesitamos es que la policía nos acuse de manipular evidencias. Seguid pensando, tiene que estar escapándosenos algo.Señora madre de Zemo, me alegra y enorgullece ver que, fuera del equipo de las maletas, usted ha sido la única que se ha mantenido en la investigación durante mi ausencia. Vamos a ver lo que tenemos:– Interesante recopilación de coincidencias con “El Eslabon Perdido”. Me llama la atención, porque sinceramente no conocía ese caso, y empiezo a encontrar muchas similitudes. Siguiendo con la analogía, ¿cuál de nuestros sospechosos encajaría más en el perfil del “culpable” de ese caso?– También había pensado en el hecho de no haber participado en la acción, pero lo que realmente me intriga es… si se tratase (como se ha apuntado más arriba) de una conspiración por parte del resto de los sospechosos, ¿por qué se arriesgarían a invitar a un investigador? ¿Orgullo? ¿Se os ocurre algún otro posible motivo?– Preguntaré al abogado de Watson por esa referencia. Aunque sospecho que sí será la de la Ciclista Solitaria, pero nunca hay que dejar una pista a medio seguir.– Según me informan Samuel saldrá en libertad esta noche. Hablaré con él en cuanto me sea posible, id preparando las preguntas que tengáis. En cuanto al contenido de las botellas… lo revisaré una vez más, pero la primera vez que miré no vi nada raro. Todas las botellas eran transparentes y se podía ver a través de todas las bebidas.– Yo sí que tengo mis dudas acerca de que María estuviera frente al interruptor. Tú has citado textualmente que ella corrió a encender la luz en cuanto le oyó caer… y yo te cito textualmente de mi informe: “Después de eso pudimos oírle trastabillar una vez, tantear la pared varias veces, emitir un extraño suspiro, volver a tantear la pared (esta vez con más fuerza) y, finalmente, desplomarse.” Si todos pudimos oírlo, ¿por qué debería ser sospechoso que lo oyera María?– Revisaremos el reloj de pared, aunque por su tamaño y la altura a la que está, ya te digo que no es un escondite para una persona (a menos que se encarame en el hueco).Con todo, podríamos tener un segundo “armarito”, lo comprobaré.– ¿Se extraña Jaime, o sencillamente su primer impulso es correr hacia su padre y no entiende por qué le pido lo contrario?– Cierto es que esperamos la versión de los hechos de María. Pero me temo que muchos de tus argumentos son fáciles de desmontar. Esperemos a ver, no bajemos la guardia, pero si no encontramos algo irrefutable no tenemos nada.– Si te refieres a qué deduje cuando hablé con él en la fiesta… sólo lo que consta en mi informe, que su delicada situación financiera le estaba haciendo sentir envidia de Jaime.Seguimos estando en el caso, gente. Aprovechemos ahora que tenemos la casa para nosotros solos: registremos las habitaciones, las inmediaciones de la casa… Yo puedo tenerlo más difícil para salir de la mansión, pero vosotros no sois sospechosos de nada. Vamos a ello, gente.

  66. De nuevo la madre de Zemo al habla:– En la reconstrucción de lo sucedido es María la que comenta: ” Fui yo quién encendió la luz al oír cómo caía al suelo”. Y eso es lo que me hace pensar que estaba al lado del interruptor. Puede que tardase en encender la luz porque estaba compinchada con alguien para que éste ( o ésta) se escondiera.– Jack, quizás quieran probar tus dotes de observación o también burlarse. El motivo de la separación fue la profesión de Watson.– ¿ Samuel estaba al corriente del caso que llevó a Watson a jubilarse? ¿ Podría tener él la llave o saber dónde puede localizarse? ¿ Estaba agradecido a Watson por su hospitalidad o quizás no le gustaba usar guantes, frac y delantal?– La referencia al reloj es debido a que quizás fuera un escondite para la llave, no sobre que alguien pudiera esconderse ahí.– ¿ Nadie ha pensado que Pablo e Isabel podrían estar liados? ( Miradas de envidia) ¿ Pueden haber conspirado ambos para asesinar a Watson?

  67. Bueno, yo tambien he vuelto.Por mi parte, voy a intentar encontrar la maleta extraviada/robada. Como ninguno de ustedes tuvo ocasión de salir del edificio, entonces supongo que la maleta está aun en la zona, posiblemente en alguna habitación que no fue usada mucho desde el asesinato o justo fuera de la casa, al alcance de una ventana.Centraré mi investigación en las inmediaciones de la habitación de Isabel (esta incluida), bajo la suposición de que el ladrón no se paseó por media casa con la maleta a cuestas. Y si encuentro algo, fotografiar, documentar e informar sin tocar nada, como mandan los cánones.

  68. -Bienvenido a casa, Samuel -saludé.El alto y larguirucho mayordomo me dedicó una sonrisa cansada y caminó hacia su habitación, dispuesto a volver al servicio.-¿Sabes algo del resto? -pregunté.-Creo que los abogados de la señorita Alterio están moviendo hilos para que ella y Jaime salgan mañana por la mañana lo más tardar. De la señora María no sé nada.-¿E Irene?-Cuando me soltaron me dejaron hablar con ella un momento. Dijo que, cuando la soltaran, quería dedicar unas horas, puede que un día, a hablar con la gente que conoce del departamento, a ver si puede conseguir algunas ventajas más para la investigación.-Se lo está tomando bastante en serio, ¿no?-Bueno, han matado a su padre y la han acusado a ella. Jaime tiene menos idea de qué hacer en estas situaciones, pero Irene se dedica precisamente a la investigación.-¿Puedo hacerte un par de preguntillas más?-Cómo no, señor Ryder.-¿Sabes algo de una llave? Algo que el viejo Watson quería que tuviera, pero para lo que no me ha dado demasiados datos.-¿La “llave de Jack”? Sí, la mencionó alguna vez. Pero no me dijo dónde estaba.-¿Seguro? Ya sabes lo críptico que era cuando se lo proponía.-Bueno… me dijo que sería la herramienta que tú necesitarías para ganar la carrera. Pero no me dijo a qué se refería.-Entiendo… No sabrás nada del mueble-bar, ¿no?-Sólo que normalmente lo tenía cerrado, y que lo abrió hace un par de semanas por primera vez en años.-¿Te lo dijo él?-Se lo pregunté yo. Limpio ese mueble-bar todos los días, señor Ryder, y el candado nunca se había movido del sitio, pero esta vez estaba más girado, ¿sabe a qué me refiero?, y me preocupaba que alguien hubiera accedido al mueble-bar del señor sin su permiso.-Es raro que no lo abriese nunca, ¿no?-Bueno, él decía que así las bebidas acabarían por ser grandes reservas.-Samuel, ¿qué sabes del último caso de Watson?El mayordomo negó con la cabeza.-Que odiaba hablar del tema. Cada vez que yo, o alguno de sus hijos, o incluso su ex-mujer, le preguntábamos por él, salía con evasivas.-¿No se lo contó a nadie?-A nadie de esta casa, al menos, que sepamos.-Una última pregunta, Samuel… ¿qué opinión te merecía Watson?Me miró con perplejidad.-¿Es una broma?-Entiende que tengo que preguntarlo.-Para mí fue un padre. Se aseguró de darme un trabajo, y si no servía para ese me buscaba otro. Por el amor de Dios, ¡me estaba enseñando a leer!-¿No sabías…?-Creí que lo sabía.-No, nunca salió el tema.-¿Quiere decir que Juan Watson nunca se lo dijo?-Lo cierto es que no.-Entonces está claro que no me juzgaba. Ni siquiera hablaba mal de mí.Me despedí y le dejé cambiándose de ropa para incorporarse al servicio. “La herramienta para acabar la carrera”… Sonaba a pista de Watson, sin lugar a dudas.

  69. Puesta al día:Ningún resultado aparente en el reloj. Lo hemos descolgado de la pared, lo hemos abierto, hemos examinado el mecanismo, hemos comprobado que estuviera en hora por si ahí estaba la clave, y nada. Ha sido un buen intento, de todas formas. En cuanto a si Pablo e Isabel estaban liados… habrá que tenerlo en cuenta, pero por el momento tendremos que esperar hasta tener pruebas.Farsan, lo único que encuentras son pisadas que entran y salen de la habitación de Isabel, y eso era algo que cabía esperar encontrar. Pero creo que vas bien, yo también opino que la clave de todo esto está en la maleta desaparecida. ¿Por qué asesinaron a Pablo y registraron su maleta… y sin embargo a Isabel se la robaron directamente? ¿Por qué no robar las dos maletas?Ánimo que vamos bien. Empiezo a presentir que estamos en el buen camino.

  70. ¿de que forma llegaron los invitados a la casa?, ¿hemos mirado en los coches del garaje a ver si esta la maleta desaparecida?. Podemos revisar las habitaciones por orden. ¿Cuantas hay?

  71. Bueno, yo seguiré buscando en el resto de la casa la maleta desaparecida. Como los demas revisarán las habitaciones, comprobaré el resto de la casa. Ya que Sebastian está por aqui, le preguntaré que recuerda de la maleta desaparecida: Forma, tamaño, color, etc, para poder identificarla si está en una habitación que no le corresponde.Investigaré por toda la casa, pero empezaré por la habitación en donde se cometió el asesinato.

  72. Asumiré que con “Sebastián” te refieres a Samuel, Farsan… no te preocupes, no eres el primero ni serás el último en confundir nombres 😉 Según recuerda, la maleta de Isabel era de tamaño mediano, con ruedas, asa en un lateral y un trolley en la parte superior. Color burdeos. Tu búsqueda en el dormitorio de Pablo no ha dado resultados.David: sin contar a Jaime y a María, el resto de los invitados llegaron a la casa en taxi; el hijo de Watson vive aquí, y su ex-mujer solía visitar la casa con frecuencia, pero si los coches del resto de los invitados aparecían en las inmediaciones de la casa Watson sospecharía. Por tanto, en el garaje sólo están el coche de Watson y el de Jaime; el de María está aparcado fuera. Podemos revisar esos coches. En cuanto al número de habitaciones, en la casa hay un dormitorio principal (Watson), los dos dormitorios de los hijos (construídos para las ocasiones en que Irene viniese de visita) y dos dormitorios de invitados (Pablo y María). A mí me colocaron una cama supletoria en la biblioteca. ¿Por dónde queréis empezar a investigar?

  73. Avances, equipo. No se ha encontrado nada raro en los coches del garaje, pero David ha dado con algo sospechoso: pisadas en el suelo del garaje. Tres tipos distintos de pisadas: huellas de zapatillas deportivas que entran en el garaje y se detienen junto al armario de las herramientas (llegados a ese lugar se ponen de puntillas durante un rato), huellas de zapatillas que se alejan del armario y van al interior de la casa, y huellas de botas que llegan desde el exterior hasta el armario y se vuelven a ir. Demos gracias a que Samuel aún tiene órdenes de no limpiar.Se ha examinado la parte superior del armario. Algo de forma rectangular y un buen tamaño (¿la maleta perdida, quizás?) ha sido colocado y posteriormente retirado del lugar. ¿Quién lo puso ahí, quién se lo llevó, y dónde se lo llevó?Personalmente, sospechaba que el asesino tenía un cómplice en el exterior, que fue quien llevaba las botas; pero la policía ha estado rodeando la casa todo el tiempo, así que… ¿quién podría haber entrado y salido sin levantar sospechas?

  74. No me gusta pensar esto, pero hay una respuesta bastante inquietante a su pregunta, Sr. Ryder.¿Quien puede pasar desapercibido entre policias? Otro policía. Creo que concuerda con el tipo de calzado, y quizás explicaría como alguien puede asesinar a otra persona estando la casa bajo vigilancia policial: Un policía puede haber hecho de encubridor, cómplice o incluso ser el asesino.Normalmente no pensaría en esta dirección, pero si Watson hubiera confiado en la policía, les hubiera hecho llegar el expediente sin todo este jaleo.La preguntas son: ¿A quien pertenecen las pisadas de las sandalias? El tamaño del calzado pueden reducir la lista de los implicados en este hecho, especialmente si los sospechosos se dejaron algunos zapatos en la casa.Tambien quiero echar otro vistazo a la habitación del primer asesinato, ahora que las cosas están más tranquilas.

  75. Ciclista solitaria, herramienta para ganar la carrera …¿ Existe la posibilidad de que haya una bicicleta en la mansión?¿ Estaba Samuel retenido con todos vosotros o pudo tener libertad para andar por la casa?

  76. También estaba pensando en la policía, Farsan, y tampoco quería decirlo sin tener nada sólido que utilizar; pero desde luego el hecho de que Watson nos pidiera que entregásemos el expediente del caso única y exclusivamente al comisario Regordán ya decía mucho.Samuel estaba retenido con nosotros, pero todos teníamos total libertad para movernos dentro de las dependencias de la mansión. Siempre que no pusiéramos un pie fuera de la casa, podíamos ir a donde quisiéramos. Con respecto a tu otra pregunta, si hay alguna bicicleta en la casa yo aún no la he encontrado. Desde luego en el garaje no estaba. Y si ninguno de vosotros la ha visto en el exterior, probablemente no haya ninguna.Veo que, tras mencionar Farsan las huellas de botas y las de sandalias, nadie se ha planteado por las otras pisadas. ¿Debo suponer, por tanto, que todos hemos llegado a la misma conclusión?

  77. por el número se puede comprobar quien era la persona que llevaba el calzado??. Perdona, pero no me dio tiempo a plantearme de quien era el tercer grupo de pisadas. El/la dueña de las zapatillas tuvo que ponerse de puntillas, por que no llegaba??. Cuantos policias han estado en la casa? se les podría preguntar sus nombres al comisario Regondán por si sospecha de alguno?, alguno de ellos participaba en la investigación abandonada por watson??

  78. Dado que ni siquiera sabemos sobre qué iba la investigación de Watson (aunque tengo mis teorías), difícilmente podremos saber si alguno de los policías que vigilan la casa trabajaron con él. En cuanto a Regordán, tendríais que intentar hablar vosotros con él, o convencerle para venir a la casa. Si alguien se ofrece, me gustaría saber de antemano qué queréis preguntarle por si os puedo asesorar.En cuanto al tamaño de las huellas… dos de los juegos de huellas son de tamaño mediano, rondando el cuarenta, aunque me atrevería a decir (a ojo) que las sandalias eran algo más grandes que las zapatillas deportivas. Las botas superaban el cuarenta y cinco; cuarenta y siete, tal vez. Entenderéis que, con el material de que disponemos, esto es todo lo que os puedo ofrecer.De pronto me planteo una duda… vamos a seguir la hipótesis de que al menos un policía está implicado, sólo para ver si lleva a alguna parte; si eso es así, ¿había algún motivo oculto en nuestro reciente arresto? Quiero decir, como ya os he dicho nuestro abogado lo tuvo demasiado fácil para sacarme del calabozo, cuesta creer que la policía pensase realmente que el arresto duraría demasiado, así que… ¿creéis que pretendían sacarnos de la casa por algo en especial? ¿Tal vez… para entrar en el garaje? ¿O tal vez para algo más?Sea como sea este es un detalle que no debemos descuidar. Tanto si ha sido la policía como si no, la casa ha quedado vacía durante dos días. Pediré a Samuel que revise todas las habitaciones, a la búsqueda de cualquier cosa que pueda faltar. Sólo por si acaso. ¿Tenéis alguna otra idea?

  79. Bueno, primero habría que tener en cuenta que es imposible que la totalidad de los policias presentes esté en el ajo; esto no es el Chicago de los años 20. Si fuimos apartados de la casa por alguna razón en específico, entonces el investigador jefe tiene muchas papeletas para ser el topo puesto que, salvo que me equivoque, solo el tendría dentro del caso la capacidad de tomar tal decisión.¿Razones adicionales para apartarnos de la zona? La más inquietante sería para ‘plantar’ una prueba que implicara directa y flagrantemente a un chivo expiatorio, y apartar la amenaza de la investigación del verdadero culpable. Otra, para registrar con tranquilidad la casa en busca de la llave.Otra cosa: Quizás sería conveniente visitar al abogado de Watson, para preguntarle sobre el testamento; y si pudiera desvelar las ‘referencias holmesianas’ que tuviera, o preguntar si el testamento hace referencia a una llave. Si podemos adelantarnos a la lectura pública, podemos con suerte ir un paso por delante en la carrera por los documentos, para variar.

  80. La palabra clave de lo que has dicho es “Suerte”. Nuestros abogados están hablando con el de Watson para ver si conseguimos esa lectura previa, pero me dicen que parece bastante complicado. Con todo, según parece, el abogado cambió levemente su actitud cuando le dijimos que era una petición personal mía… puede que Watson ya dejase dicho que yo intentaría acceder al testamento. A veces me da miedo lo previsor que podía llegar a ser. Quizás tengamos suerte, como tú dices, pero por si acaso no esperéis gran cosa.No se ha encontrado ninguna bicicleta, como sugirió Zemo, así que… ¿alguna otra idea?

  81. Irene vuelve esta noche a la casa. Tenemos hasta su regreso para registrar su habitación. Si buscáis algo en concreto, o si queréis preguntarle algo cuando llegue, éste es el momento de decirlo.

  82. Bueno, aparte de buscar zapatos, pistas sobre la maleta o alguna cosa que esté fuera de lugar, no se que más buscar en su habitación.Lo que más me interesa que preguntes a Irene es sobre lo que vio y escuchó en el primer crimen, y si sabía algo sobre el caso en el que el Dr. Watson estaba trabajando.

  83. -Algo sé de ese caso -dijo Irene-. Pero tampoco te creas que mucho.-Lo que tengas nos será de ayuda.-A ver. Hasta donde yo sé, era un caso normal. Entra un cuerpo en la sala de autopsias, mi padre le hace la autopsia, dedica unas horas a pensar en el resultado, anota sus conclusiones y envía su informe al investigador al mando. El problema fue que los resultados fueron inconcluyentes.-Bueno, esas cosas pasan.-No a mi padre, tú deberías saberlo. No cerraba un cuerpo hasta estar seguro de que tenía las pruebas necesarias para hacer avanzar, e incluso cerrar, la investigación. Y si faltaba algo, incluía en su informe qué era lo que faltaba por encontrar y la policía se encargaba del resto. No, se desestimó su informe porque, decían, estaba incompleto.-¿Y fue entonces cuando se retiró?-Nah, estuvo un par de años más. Yo personalmente creía que había olvidado ese caso, la verdad. Pero después de retirarse, me llamó una tarde y me dijo… cómo era… Algo así como “Si tú sabes que tu informe es concluyente, entonces lo es… no dejes que te digan lo contrario”. Y ahí fue donde pensé que estábamos hablando de aquel antiguo caso.Tomé mis notas. Una hipótesis se estaba empezando a formar, pero aún necesitaba una prueba más.-Bien, una pregunta más: ¿qué fue exactamente lo que viste y/u oíste la noche del crimen?-Ya reconstruimos la escena, Jack.-Lo sé, pero necesito tu punto de vista.-Está bien, lo entiendo. Pero entiende que esto me resulta complicado.-Haz lo que puedas.-Allá vamos: me escondí, al lado tuya, tras el sillón, y mamá apagó las luces. A partir de ahí me estuve esforzando en no hacer ruido. Luego oí cómo se abría la puerta, vi que entraba luz en la habitación, y la sombra de mi padre. Bueno, claro, ya sé lo que me vas a decir, vi una sombra que <>supongo<> que sería la de mi padre, pero si sólo vi una sombra y sólo encontramos a una persona más en la habitación, la lógica nos dice que era él.-Continúa -dije con media sonrisa.-Cerró la puerta, empezó a tantear, tropezó alguna vez… y luego… bueno, el suspiro, o grito ahogado, o yo qué sé, y le oí caer al…Se detuvo para serenarse. Le concedí un minuto; ella empleó diez segundos menos.-Lo siguiente fue a mamá, a nuestras espaldas, que corría hacia…Entonces se volvió a detener.-¿Qué pasa?-Puede que no sea nada -respondió-, pero creo que la oí tropezar. Ya luego la sentí pasar a tu lado, llegó al interruptor y encendió las luces. El resto de la historia ya te la conoces.Anoté esta nueva información y le di las gracias antes de despedirme. Tendría que volver a hablar con María… ¿y tal vez con alguien más?

  84. Soy la madre de Zemo:– La sociedad del misterio se crea para esclarecer todos los misterios que la policía no logre descubrir por sí misma y asesorar a los investigadores privados.– La depresión de Watson, ¿ Podría deberse, no a que no pudiera resolver el caso, si no a que ya sabía cual era su final pero no podía demostrarlo?– Hay que preguntar a Jaime porque a Watson no le gustaba Isabel.– No tenemos datos sobre la estatura de Samuel.– ¿ Puede haber un bar cercano a la mansión? Tenemos que intentar saber dónde fue Watson mientras se le preparaba la fiesta, además, él no era dado a contar cosas en casa pero quizás si las comentara en el bar más cercano.– No sabemos nada de las huellas de María en el armarito, ¿ Están o no?– Hay que preguntar al agente Hernández cual fue el contenido de la conversación con Isabel.– Jack, ¿ Puedes asegurar con certeza que María fue quien pasó a tu lado. Tú dices ” yo sentí a alguien pasar a mi lado”, ¿ Pudo ser otra persona?– ” La maleta de Pablo había sido forzada y vaciada junto al armario”. Después de unos días, ¿ No habría desecho la maleta? ¿ Tenía intención de marcharse antes?

  85. Vamos allá:– Vas bien, pero creo que es algo más complicado que lo que planteas. No creo que el problema fuese que Watson no podía demostrar el final de su caso, sino que podía demostrarlo pero no se lo admitían. Watson nunca dejaba un caso sin cerrar, y si no podía cerrarlo se devanaba los sesos hasta descubrir qué era lo que fallaba en su investigación y buscaba a quien pudiera resolverla.– Jaime e Isabel vuelven esta noche. Hablaré con él y le preguntaré por las discrepancias entre Watson y ella.– Cierto, olvidé daros los detalles de la altura de Samuel. Supera el metro ochenta, y es bastante delgado.– El bar más cercano (bien pensado) está a media hora de aquí en coche. Considerad que la mansión está en lo alto de la colina, aislada de la ciudad. Pero se puede investigar.– Cierto, no sabemos nada de las huellas de María en el armarito. El problema es que la policía no está muy por la labor de dejarnos tomar huellas; pero ellos ya las han tomado, moveré mis contactos para ver si conseguimos los resultados de su investigación pero no puedo prometer nada.– Preguntaremos al agente Hernández por su conversación con Isabel. Esta tarde tendré su respuesta.– No puedo asegurar que fuera Isabel quien pasó junto a mí, pero nuevamente debo decir que, al encenderse las luces, sólo había una persona fuera de lugar. Con todo, y como veo por dónde vas, las huellas del armarito deberían confirmarnos si María fue realmente a esconderse o si, como argumentas, permaneció todo el rato junto al interruptor y, por tanto, quien se movió junto a mí fue otra persona.– Interesante observación la de la maleta (el equipo de las maletas podría haberlo pensado, por cierto :P). Esto plantea una cuestión interesante: ¿no había deshecho la maleta… o la había vuelto a hacer? ¿No se había puesto cómodo para la larga espera, o bien estaba preparándose porque pensaba que ya podía irse? Y si eso era así, ¿por qué?Por cierto, no he terminado de entender a dónde querías ir a parar con tu primera observación, la de la razón por la que fue creada la Sociedad del Misterio, pero permíteme aclarar algo que veo que quizás no ha quedado claro: no es que la Sociedad asesore a detectives privados, sino que asesora a particulares en calidad de detectives privados.

  86. Quizás Pablo sabía quien era el asesino.Quizas,y es solo una suposición,y además suponiendo que algun policia este implicado,Pablo chantajeó al policia/asesino para poder salir de la mansión,por eso tenía las amletas hechas,pero el asesino también acabó con él.O también podia tener en mente escaparse.

  87. ¿Pues sabes? No es nada descabellado. Analicemos los hechos:1- Pablo estaba más cerca que nadie de la puerta, y por tanto del asesinato. Él más que nadie pudo haber identificado al asesino.2- Su maleta aparece hecha y forzada el día que él es asesinado. Parece haber alguna conexión entre ambos sucesos.3- Ninguno más de los invitados a la fiesta ha sido asesinado, y que sepamos ninguno más se ha visto amenazado. El asesino tenía algo en concreto contra Pablo.Creo que le mataron porque sabía algo. Creo que intentó decir lo que sabía, que pensaba que una vez que expusiera al asesino sería perfectamente libre de irse de la casa. Pero me pregunto cómo sabía el asesino que Pablo lo había descubierto. El problema es que ninguno de los sospechosos declaró haber hablado con Pablo ese día, y no tenemos ninguna otra prueba al respecto.Por cierto, mi contacto me informa de que las huellas encontradas dentro del “armarito” eran de María. Y parecen haber determinado que eran recientes. Hasta ahora parece que su versión de los hechos se sostiene.

  88. Bueno, respecto al caso de Watson, una cosa me parece lógica.Watson siempre era concienzudo en su trabajo, pero de repente resulta que uno de sus informes se desestima por estar incompleto. El está completamente convencido de que su informe fue completo, pero no lo creyeron así en la jefatura. Lo que nos lleva a una de las siguientes posibilidades.– El informe fue enterrado por la persona que recibió el informe. Aunque plausible, no encaja mucho con los hechos presentes, ya que no relaciona a ningun conocido de Watson con el caso.– Alguien eliminó alguna parte de la autopsia de Watson, antes de que se entregara a los investigadores. Si solo alguien cercano a Watson podría haberlo hecho, entonces Watson no sabría en quien confiar, y no podría seguir su trabajo. La discrepancia de dos años puede ser porque pidio una copia del susodicho informe y lo recibió incompleto.

  89. La madre de Zemo:– ¿ Cómo se llamaba el cadáver al que Watson realizó la autopsia?– ¿ Quién es el investigador al mando que recibe los informes de dicha autopsia?– ¿ Con qué tropezó María?– El punto sobre ” La sociedad del misterio” y su creación fue un malentendido en la transcripción ( mi hijo escribe lo que yo le digo en referencia a la investigación): ” La sociedad del misterio se crea para esclarecer todos los misterios que la policía no consiga resolver por sí misma”. ¿ Te has preguntado que quizás Watson quería hacerte partícipe de su último trabajo por qué sospechaba que la policía no quería resolver su caso?– Hay que hablar con el comisario Regordán. Es a él a quién deberíamos de darle el informe que está guardado en la caja de seguridad del aeropuerto. ¿ Existe la posibilidad de que Regordán pueda abrir la caja del aeropuerto sin necesidad de llave, mediante la orden jurídica correcta?– Jack, hay que preguntar en el bar del aeropuerto, ¿ Existe la posibilidad de que Watson te dejara una llave en ese lugar? ( Por indagar …).– En cuanto a las pisadas y las estaturas de los sospechosos, al ser Pablo el más bajo, es el que más posibilidades tenía de ponerse de puntillas. Quizás sea el poseedor de las zapatillas deportivas.

  90. Vamos a trabajar, equipo:– Como podéis suponer, al no disponer de información acerca de ese caso, no tenemos ni el nombre de la víctima ni el del investigador jefe. Quizás sí que sea una buena idea empezar a atajar el caso por otro frente… y pedir directamente ayuda al Comisario Regordán. Pero ahora más que nunca tenemos que ser discretos. Si alguno de vosotros se ofrece a hablar con él, me gustaría que me comentara primero qué es lo que pensáis decirle.– Tendríamos que preguntar a María con qué tropezó (creo que sale esta noche), pero no estoy seguro de que ella misma lo sepa. Con todo, hagámonos una composición de escena; desde la puerta de entrada hasta la pared del fondo del estudio teníamos lo siguiente: el aparador y la planta de interior, tras los que se escondieron Jaime y Pablo respectivamente, justo a los lados de la puerta; el sofá y el sillón, frente a una mesita de café y de espaldas a la puerta, hacia el centro de la habitación; el escritorio al fondo, y al lado, a menos de un metro, el “Armarito”. El mueble-bar en la pared que está a la izquierda de la puerta según se entra. El “Armarito” estaría hacia la derecha. Hay una alfombra, como ya se mencionó en su momento. A falta de pruebas para sacar conclusiones, ¿alguna conjetura acerca de con qué pudo tropezar?– Como dije, desde que supe de la existencia de ese “caso sin cerrar” pensé en ofrecer a Watson nuestra ayuda (o cuanto menos la mía y la de quien se apuntase) para cerrarlo. Quizás él tenía la misma idea, y me imagino que la carta en el mueble-bar podría confirmarlo.– Preguntaremos en el bar del aeropuerto, pero dudo que allí encontremos algo. Con todo, es cierto, no estamos como para descartar teorías.– Para comprobar si las zapatillas deportivas pertenecían a Pablo, necesitaríamos acceder a sus efectos personales. Lo cual, ahora mismo, es bastante difícil dada nuestra situación.No nos olvidemos de la pista de Watson. “La herramienta para ganar la carrera”. Una vez descartada la bicicleta, ¿qué opciones nos quedan?

  91. Tenemos una emergencia, equipo. María acaba de ser hospitalizada. Aparentemente un intento de suicidio, la encontraron colgada de una soga en su celda. Ahora mismo está en el hospital, según me informan en coma, bajo vigilancia policial.Quiero al menos a dos de vosotros allí para echar un vistazo y para hablar con ella tan pronto como se despierte. Llamadme paranoico, pero dudo mucho que realmente fuese un intento de suicidio, y ahora mismo no me termino de fiar de la vigilancia policial. ¿Voluntarios?Esto se está descontrolando, equipo. Un sospechoso asesinado, otra hospitalizada, y seguimos sin tener ni la más mínima pista de quién cometió los crímenes. Creo que va siendo hora de atajar este caso de raíz. Encontremos el expediente del último caso de Watson y veamos qué podemos hacer con él; encontremos la maleta perdida e intentemos averiguar por qué desapareció. Encontremos algo, lo que sea, que nos ayude no ya a encontrar al asesino, sino a hacernos con el control de esta investigación. Una vez que dejemos de estar limitados, que el asesino intente escapar.

  92. Me pido ir a hablar con la buena muchacha… si esta consciente todavia, claro, y no ta exandose la siestecita. 😛 😀

  93. Bueno, tenemos un voluntario. Menos mal, empezaba a preocuparme. Dermeister irá al hospital a vigilar y nos traerá la declaración de María tan pronto como le sea posible. ¿Alguien más?

  94. Yo tambien puedo pasarme por allí. De paso, una vez que la situación se tranquilize en este frente, iré a ver al Comisario Regordán.Tras presentarme, le diré que tengo datos respecto al asesinato de Watson que creo que debería saber, y que si hay algun lugar en donde poder hablar tranquilamente.En primer lugar, le hablaré sobre lo que sabemos de la maleta robada a Isabel, especialmente sobre las huellas que entraron y salieron del garaje, aparentemente ignorando el control policial que rodeaba la casa. Un pequeño inciso sobre el asesinato de Pablo en una casa bajo vigilancia policial, y el supuesto intento de suicidio de María, que son sospechosos bajo esta luz, y si veo que el comisario ve plausible mis sospechas y nadie mas nos escucha, le hablaré sobre la carta que el Dr. Watson le escribió, y las conclusiones que sacamos al respecto. Con todo esto espero que sea suficiente para recabar su apoyo. En ese caso le pondré al corriente de las pistas descubiertas, le preguntaré sobre el caso de Watson, y le pediré ayuda.

  95. Bien, tenemos a dos investigadores vigilando a María en el hospital, y uno de ellos ya se ha ofrecido a hablar con el comisario Regordán. Nos queda encontrar la llave o la maleta de Isabel. Vamos a darle la vuelta a este caso.

  96. María abrió los ojos. Se sobresaltó al ver las figuras de dos desconocido sjunto a su cama.-¿Quién…?-Tranquilícese, señora -respondió una figura dejándose ver-. Investigador Dermeister, de la Sociedad del Misterio. Mi compañero Farsan y yo hemos estado montando guardia toda la noche.-¿Te ocupas tú? Tengo que ir a cubrir el otro frente -murmuró la otra figura.-Claro, yo me encargo.El investigador Farsan se despidió con un gesto cortés y salió apresuradamente de la habitación de hospital. La sospechosa y el investigador se quedaron a solas.-Espero que no le importe, pero tenemos algunas preguntas para las que esperamos tenga usted alguna respuesta.-Yo… claro, qué menos.-Empecemos por lo principal: ¿intentó usted suicidarse? Y si es así, ¿le importaría decirme por qué?-No, yo… no, reconozco que lo pensé, pero nunca… tengo dos hijos, ya sabe…-La encontraron ahorcada en su celda. ¿Cómo lo explica?-No lo sé, yo… lo último que recuerdo es haber cenado en mi celda, y luego me he despertado aquí.-Entiendo. Creo que el investigador jefe Ryder le pidió que pusiera por escrito lo que recordaba de la noche del crimen, ¿lo tiene ya?-Sí, lo tengo, lo dejé en mi habitación. Lo siento, con todo lo de Pablo y… no… no tuve ocasión de dárselo a Jack. Está en el segundo cajón de la cómoda.-Llamaré ahora mismo para que la busquen. Con todo, nos interesaría que nos adelantara un pequeño detalle: según la declaración de Irene, parece ser que usted tropezó con algo cuando salió del armario (con perdón); ¿puede confirmárnoslo?-Sí, tropecé con algo, pero no… no sé, la verdad, no lo había pensado, supongo que pudo ser con el pie de Jack o…-El investigador jefe Ryder no recuerda que nadie tropezase con su pie -interrumpió Dermeister-. Y si lo recuerda, ha tenido la delicadeza de ocultarlo, cosa que no creo. ¿Pudo tropezar con la alfombra?-Hmm… podría ser, pero no creo. No, era algo bastante más sólido… lo siento, detective, me temo que no sé con qué fue.-Sólo una pregunta más: hemos encontrado cierta incoherencia, parece que el señor… ehm… Garzón actuaba de forma distinta con usted y con sus hijos. Habló con usted de la herencia, pero no con ellos. ¿Tiene alguna explicación?-Juan y yo…Le costaba trabajo seguir hablando. Dermeister no la presionó, pero no cedió ni un ápice de terreno. Necesitábamos esa información y él estaba dispuesto a obtenerla.-Perdón -dijo María, y tragó saliva-. Juan y yo seguíamos muy unidos. Jaime siempre ha sido muy discreto, muy reservado a la hora de preguntar cosas a su padre; e Irene… bueno, ya sabe cómo es esto, no le importaba hablar de según qué temas, pero procuraba no hablar de la muerte fuera del trabajo. Pero todo lo que yo no le llegaba a preguntar, él me lo contaba de todas formas.-En ese caso tal vez pueda sacarnos de dudas, perdone pero me vienen dos preguntas más: ¿por qué a la víctima no le caía bien su nuera Isabel?-Oh, sobre eso sí que no hablaba. Una vez me dijo que no quería hurgar en la herida, que si abría la boca y se equivocaba Jaime podía tener problemas con Isabel por nada. Así que no sé lo que era, pero debía ser grave.-Entiendo. Bien, esta última pregunta es la más delicada de todas.-Adelante.-De entre todos los sospechosos, ¿quién cree que tendría motivos para asesinar a su ex-marido, luego a su sobrino, y finalmente atentar contra usted?Se hizo un silencio tenso.-¿Señora Morales?-Es… es difícil, es… impensable. No veo que nadie pudiera tener un motivo.-Bueno, está la herencia. De hecho, y contra todo pronóstico, usted es una de las beneficiarias, así que cabría…-¿Yo? Pero…-No la estoy acusando, pero tiene que ser capaz de ver las mismas pruebas que yo. De todas las “víctimas”, usted es la única que ha sobrevivido, y no hay testigos que puedan certificar que no se trataba de un intento de suicidio. Sólo expongo los hechos.-¡Yo no tenía ningún motivo! ¡Juan y yo…!Y volvió a guardar silencio.-Si tiene algo que decir, señora Morales, este es el momento.-Juan y yo íbamos a volver a casarnos -respondió-. Me lo volvió a pedir la semana pasada. Era una sorpresa, pero supongo que ahora mismo da igual.-¿Y hubo algún problema?-Ninguno. Seguíamos enamorados. En realidad casi seguíamos haciendo vida de casados de todas formas, ¿sabe?, salvo porque no vivíamos juntos. Comprendimos que era lo único lógico que podíamos hacer.-¿Alguien lo sabía? ¿Alguien que pueda verificar que la situación entre ustedes dos era como usted la describe?-Samuel -dijo María-. Él era nuestro “cómplice”, si quiere verlo así. Nos encubría para que nuestros hijos no sospecharan nada.Dermeister cerró su bloc de notas y se despidió. María pasaría una noche más en observación y luego podría volver a la mansión por su propio pie. El investigador sacó su teléfono móvil y transmitió a la Sociedad del Misterio su informe. Aún le quedaba una noche de vigilancia.

  97. El investigador Farsan tuvo algunos problemas para encontrar al comisario Regordán. Pero tardó poco en descubrir por qué.-¿Ex-comisario?-Hace tres días que me jubilé, hijo -respondió el anciano de sesenta y cinco años- Lo he demorado todo lo que he podido, pero…El antiguo comisario ofreció un asiento a Farsan en su sala de estar. Allí, al fuego de la chimenea, nuestro investigador le puso en antecedentes. La maleta. Las pisadas. El asesinato de Pablo. Regordán escuchó toda la historia con gran interés.-Sabes, si demoré mi jubilación fue precisamente por ese caso -dijo entonces-. Watson era un buen hombre, y un investigador soberbio. No quería irme sin cerrar ese caso.-Esperaba que pudiera ayudarnos, pero no sé si ahora le será posible.-¿A qué te refieres?Estaban a solas. Regordán se mostraba interesado, veía plausibles las sospechas que se le planteaban. Farsan decidió hablarle de la carta.-Quizás pueda hacer algo -respondió el ex-comisario-. Me llevará un par de días, tengo que mover algunos de mis viejos contactos, pero podría conseguir que os abrieran esa caja de seguridad.-Sería muy de agradecer.-Por el viejo Watson. Pero resulta raro que no hayáis encontrado aún la llave.-No sabemos si el asesino la ha encontrado antes.-Entonces será mejor que alguien vaya a vigilar la caja. Quizás ya sea tarde, pero tal vez aún podáis evitar que se os adelanten. ¿Qué esperáis conseguir con lo que haya en la caja de seguridad?-Watson creía que su vida peligraba por ese último caso. Quizás eso nos ayude a descubrir al asesino.-¿Qué estrategia estáis siguiendo para cazar al asesino?-Bueno, nos hemos preguntado quién tenía un motivo para verle muerto y hemos encontrado la herencia, que tal vez…-No, no, no lo estáis enfocando bien -interrumpió Regordán-. Siempre hay un motivo para ver muerto a alguien, incluso si eres la persona que más le ama en el mundo, y además en este caso nadie tiene coartada y no hay pruebas útiles. No, debéis darle un giro a la investigación. ¿Os habéis preguntado quién <>no tenía motivos para verle con vida<>?

  98. Tengo uan sospecha sobre el antiguo caso de Watson:Podemos suponer que alguien esta implicado en él.Aparte de la teoría de algun policia corructo,se me ocurre que quizas Isabel pudiera estar de algun modo relacionada con el antiguo caso,de ahi que Watson no la sorportara.

  99. Interesante, pero tendremos que esperar a tener el informe del caso para saber si realmente estaba implicada. Con todo, imagino que si se tratase de algo como eso, Watson no se habría callado sus argumentos contra Isabel “sólo por si se equivocaba”, com ha dicho María. No, tiene que haber algo más.Con todo, hay algo de verosimilitud en tus sospechas: de los invitados a la fiesta, Watson los conocía a todos desde hacía bastante tiempo… excepto a Isabel. Hablamos de la única que no era familia ni amiga de toda la vida de Watson. Y tengo algunas sospechas más, pero aún no las he podido probar…Buen trabajo. Puede que estemos sobre la pista.

  100. Tal y como María nos había dicho, en el cajón de la cómoda encontramos su descripción de los hechos. Os la detallo a continuación:“Samuel nos avisó por radio de que el coche de Juan se estaba acercando. Así que todos corristeis a esconderos. Tú detrás del sofá, aunque imagino que eso ya lo sabes. Jaime junto al aparador, Irene tras el sillón a tu lado. Pablo detrás de la planta de interior, al lado de la puerta. Isabel se escondió debajo de la mesa. Como me conocía la habitación y ya sabía dónde estábais, apagué las luces y fui hasta el ‘Armarito’ a oscuras, evitando pasar cerca de nadie para no tropezar. Abri el ‘Armarito’ y m escondí. No lo cerré del todo, y reconozco que me preocupaba que Juan lo viera semiabierto antes de tiempo, pero no quería ser la última en enterarme de que ya había que salir. Cuando Juan entró, me escondí detrás de la puerta del ‘Armarito’ hasta que cerró la puerta del estudio. Entonces me preparé para ver encenderse la luz y salir gritando ‘sorpresa’.Me extrañó que tardara tanto. Le oí tropezar y toquetear la pared. Pensé que a lo mejor había ido con algún otro amigo a tomar unas copas para celebrar su cumpleaños, pero cuando le oí caerse me asusté. Así que abrí el armarito y fui corriendo a encender la luz. Supongo que esta vez iba menos atenta, porque tropecé con algo (creo que fue tu pie).El resto de la historia ya lo conoces. Encendí la luz y encontramos el cuerpo. Lo siguiente que yo supe era que me habíais llevado hasta mi cama y me estábais dando a oler sales aromáticas para que volviera en mí. Lo que ocurriera antes de eso no lo puedo saber. Pero cuanto más lo pienso, más convencida estoy de que no llegué a cerrar el ‘Armarito’. Espero que esto te ayude en algo”.Por cierto, Samuel ha confirmado la historia de la reconciliación de Watson y María. Según dice, Watson solía hablar de este tema con él, y si María no nos lo hubiera confesado a él no se le habría ocurrido mencionárnoslo porque no lo consideraba relevante ni apropiado. Watson estaba, palabras suyas, “tan locamente enamorado de María como el primer día”. No parece que hubiera problemas entre ellos.Muy bien, a falta de que el ex-comisario Regordán nos consiga abrir la caja de seguridad, de momento esta es toda la información que hemos podido reunir. ¿Qué podéis ofrecerme, equipo?

  101. Soy la madre de Zemo:– La soga, ¿ Puede analizarse?– Tengo una corazanada … ¿ Puede revisarse el coche de María?– Algo no me cuadra, ¿ María y Watson ocultaban a sus hijos sus ideas de futuro? Si ya hacían ” vida de casados”, ¿ Por qué lo ocultaron? Pregunta a Jaime, Irene y Samuel también sobre esta cuestión.– ¿ Se registró el escritorio a fondo?– ¿ Qué complexión tienen los hombres implicados en este caso?– Cabe destacar el hecho de que Watson y Pablo murieron sin señales de violencia o forcejeo, y María fue atacada sin ella saber cómo ( si nos atenemos a lo que ha dicho). ¿ Puede analizarse si han consumido barbituricos?– ¿ Puede Ramón tener relación con el caso? ¿ Se sabe si es policia?– Posibilidad de haberse utilizado barbituricos … una puñalada certera y sin dejar apenas sangre que pudiera ser parte de una prueba … el robo de la maleta de Irene … cierta enemistad paterno-filial … Creo que las sospechas recaen sobre Irene.

  102. La madre de Zemo:Estaba debatiendo con mi hijo lo ocurrido con el caso, escribiendo sobre la marcha, así que algunas de las preguntas que hemos formulado ya estarán respondidas. Disculpa.En cuanto al armarito, lógicamente debió de cerrarlo alguien, y quién estaba más cerca y conocía la casa era Irene.

  103. Ya la echaba yo de menos, señora 😛 Vamos allá:– La soga puede analizarse, pero no por nuestra parte. El caso sigue estando en manos de la policía, y cada vez nos dan menos libertades. Si conseguimos hacernos con el control de la investigación, analizaremos la soga… pero necesitaría saber qué es lo que esperas encontrar.– Lo mismo te digo sobre el coche de María.– Preguntaré a Jaime, Irene y Samuel sobre la reticencia de Watson y María a hablar de sus planes de boda. Pero de momento, yo apostaría a que se trata simplemente de una “sorpresa”.– La policía registró el escritorio. ¿Qué quieres saber? Quizás mi contacto pueda facilitarme algo de información.– Los hombres implicados en este caso tienen las siguientes complexiones: Jaime es un hombre fuerte sin llegar a los excesos, Pablo tenía algo de barriga, Samuel es delgado y larguirucho, yo soy algo pesado para mi estatura, y el propio Watson tenía un cierto sobrepeso.– Sobre los barbitúricos, nuevamente tendré que acudir a mi contacto; pero si no se les ha hecho ya un análisis de toxicología, dudo mucho que pueda conseguir que nos lo hagan en este momento y en estas circunstancias.– No se ha sabido nada de Ramón desde que lo dejó con Irene. Lo último que se supo es que se fue de la ciudad. Pondré a algún agente a investigarlo, sólo por si acaso. Bien pensado.– Ahora a por tus sospechas. Me temo que nuevamente te tengo que discrepar, aunque creo que esta vez puedes haber tenido una confusión. Relacionar los barbitúricos con la única médico de la lista de sospechosos tiene sentido, y quizás lo de la puñalada certera también (aunque no es lo mismo abrir un cadáver que apuñalar a un ser vivo); pero con respecto a tus otras dos sospechas, me temo que puedas estar confundiendo a Irene con Isabel. Fue la maleta de Isabel la que desapareció, no la de Irene, y era con Isabel con quien Watson no se llevaba bien. Lo cual significa que tienes dos indicios que apuntan a Irene… y otros dos que apuntan a Isabel.

  104. Y tranquilos, familia Zemo, creo que esta vez en realidad no habéis repetido preguntas.

  105. – La soga: Prueba a mover los hilos a ver si hay alguien en la comisaría que sepa si la soga tiene rastros de adn de alguna tercera persona ( huellas, pelo …).– En el coche de María, ¿ Exíste la posibilidad de que esté la maleta de Isabel?– El escritorio puede tener un falso fondo donde localizar la llave.– Teniendo en cuenta que María se separa de Watson por su profesión, ahora que se ha jubilado es una buena idea volver a juntarse,pero ¿Quién sale perjudicado de ésta unión? Jaime disfrutaba de la mansión de su padre, era el que vivia con él,y ahora ¿seguiria la cosa igual o habría algun cambio?-Si, confundímos a Irene con Isabel fue un lapsus,disculpadnos.

  106. Hemos podido acceder al coche de María. La maleta no estaba allí. En cuanto a la soga, sigo moviendo los hilos.Interesante planteamiento el de quién podía perjudicarse de la reconciliación, pero creo que pasas algo por alto: ¿qué podía ganar el perjudicado con asesinar a Watson? De todas formas lo investigaré.En cuanto al doble fondo del escritorio, un agente de los nuestros está en ello. Aún no ha encontrado nada.Noticias de Regordán. Casi ha logrado convencer a uno de sus contactos. Se espera que, para mañana, tengamos la caja de seguridad abierta. Pero ha puesto una condición: un hombre de los nuestros y uno de los suyos estarán presentes, y él será quien abra el dossier y decida al respecto. No sé a vosotros, pero a mí me parece un cambio agradable que por una vez tengamos parte de la investigación en terreno neutral.

  107. Soy la madre de Zemo:-Me apunto a ser testigo de la apertura de la caja.-Me parece muy bien lo del campo neutral, pero no olvidemos que Watson queria que nosotros tuvieramos “la herramienta para ganar la carrera ” y yo sospecho que es esa.

  108. No estoy tan seguro. Creo que “la herramienta para ganar la carrera” era una pista para encontrar la llave. En todo caso, Watson quería que nosotros tuviéramos el contenido de la caja de seguridad… y que se lo diéramos a Regordán. Así que creo que eso lo tenemos cubierto.Bien, equipo, tenemos un voluntario, nuestra presencia durante la apertura de la caja ya está asegurada. Muchas gracias, madre de Zemo. El resto, sigamos trabajando; no podemos estar lejos de la solución.

  109. Soy la madre de Zemo:-Estaba pensando en la pregunta del comisario Regordán. ¿Quíén no tenía motivos para verle con vida?Irene: No tiene toda la fama que su padre en la misma profesión.Pudo María tropezar con su pie y no con el tuyo, Jack. Ella conocía el secreto del armaríto, y que su madre se iba a esconder en él, con lo cual lo pudo cerrar, ya que María dice que ella no fue.¿ Ella como forense pudo tener acceso a la autopsia que su padre realizó y dejar incompleto el informe?

  110. Es posible, pero entre Irene y el camino de su madre estaba yo. Irene tendría que haberme rodeado en silencio para que yo no me diera cuenta… aunque claro, si no fue ninguno de los varones, que eran los únicos que estaban por delante mía, quienquiera que cometiese el asesinato tuvo que pasar en silencio cerca mía o de Irene.

  111. Debo confesar que no estoy en mi mejor momento. Me siento un poco abarrotado y no se me ocurre casi nada relevante que añadir, así que intentare repasar un par de cosas que ya sabemos.Respecto a la sugerencia del ex-comisario, a simple vista la única persona que no tenía lazos afectivos con la víctima (Es decir, que no tenía motivos para que siguiera con vida) era Isabel, como comentastes. Teniendo en cuenta la versión de María, si ella no cerró el armarito (Cosa que veo cada vez menos probable, tanto si es inocente como si no lo es), entonces otra persona lo hizo. La pregunta es ¿Por que lo hizo quien lo hizo? No fue para ocultarse, y es poco probable que fuera para incriminar a María o para alejarla de toda sospecha. La respuesta más facil sería para ocultar algo, ya sea robado a Watson o usado en el crimen (Como unos guantes o un pañuelo)… pero no parecía faltar nada de la escena del crimen, y no vimos nada cuando se abrió el armarito (Jack, ¿Hubo oportunidad de que alguien lo abriera de nuevo entre el crimen y la apertura ‘pública’ sin que nadie de ustedes lo notara?

  112. Bien pensado, Farsan. Transcurrieron dos días entre el crimen y la reconstrucción. Si alguien utilizó el “Armarito” para esconder algo (cualquier cosa utilizada durante el crimen), tuvo cerca de cuarenta y ocho horas para recuperar lo que…… un momento…… señores, comparad las fechas. Estableced una cronología. Creo que Farsan puede haber dado en el clavo. Alguien utiliza el “Armarito” para algo, aún por determinar, y lo cierra; después de eso, tenemos dos días de vacío en los que ese alguien pudo volver a acceder al “Armarito”. ¿Ocurrió algo relevante pasado ese tiempo?

  113. La reconstrucción fue prácticamente lo primero que hicimos, pero hubo una cosa que podría haber ocurrido tras ese periodo: La desaparición de la maleta de Isabel. Bueno, se me está ocurriendo una teoría que parece encajar.Empezemos por una cuestión importante: ¿Por que alguien querría robar una maleta? Solo hay dos razones posibles: Por la maleta en si, como algo que puede servir para ocultar algo dentro, o por lo que hubiera en su interior.La primera razón es casi risible, puesto que habría muchas cosas menos peligrosas para utilizar.La otra razón solo es válida si el ladrón supiera que hay algo valioso en su interior. De haber sido algo normal, como unas joyas, entonces Isabel nos lo habría dicho cuando nos mencionó lo de la maleta. Ergo, o Isabel no sabía que había algo valioso en su maleta, o nos lo ocultó.Con esto, puedo pensar en una teoría: En el momento del primer asesinato, el asesino ocultó algo en el armarito despues de que María saliera de el. Despues, al saber que iban a reconstruir el crimen, tuvo que entrar en el escenario del crimen para recuperarlo… y pudo usar una maleta para transportar el objeto sin llamar la atención.Supongamos que Pablo, falto de dinero, fue testigo de este evento, y se le ocurrió chantajear al asesino. Robó la maleta, la abrio, cogio el objeto y lo ocultó en su habitación. Despues, llama al asesino para hacerle chantaje. El asesino le mata, coge su maleta, registra la habitación y encuentra el objeto, que vuelve a ocultar en su maleta.Como no puede seguir teniendo la maleta en su poder, entonces procede a deshacerse de ella junto al objeto, y coloca la maleta sobre el armario del garaje, que otra persona ajena a la lista inicial de sospechosos extrae del escenario.Bueno, hora de torpedear la teoría. ¿Alguien ve algo que no encaje?

  114. ¡Muy bien, Farsan! Dos días para acceder al “Armarito”, y justo después de ese tiemp Isabel denuncia la desaparición de su maleta… no puede ser casualidad. Pero te falta un dato: ¿quién pudo esconder algo en el “Armarito” cuando encontramos el cadáver? ¿Y por qué utilizar la maleta de Isabel?Eso sí, tu teoría tiene un único fallo. La maleta de Isabel no apareció en ninguna habitación, y eso incluye la de Pablo, cuando la policía registró las habitaciones. Aparte de ese detalle, creo que puedes haber dado con la clave.

  115. El aeropuerto hervía de actividad. Centenares de viajeros corrían de una puerta a otra, arrastrando a sus hijos como si fueran maletas y custodiando sus maletas como si fueran sus hijos. Y ninguno de ellos sabía nada de la escena que tenía lugar junto a las cajas de seguridad.-Agente Hernández, me alegra que haya podido venir -saludó el ex-comisario Regordán.-Bueno, estaba asignado a esta investigación, y el sargento Povedilla quería estar seguro de que teníamos toda la información.-Esto es terreno neutral, Hernández. Aquí tienen la misma validez un agente de la policía y un investigador de la Sociedad del Misterio… ¿quién es usted?La mujer saludó al ex-comisario con educación y se presentó como era debido. El anciano ex-policía mantuvo la compostura.-La madre de Zemo -repitió.-Así es.-Pero yo pedí que viniera un investigador de la Sociedad del Misterio.-Y aquí estoy.-Disculpe mi pregunta, pero ¿viene usted en representación de su hijo o…?-Por favor, señor Regordán, no se confunda -interrumpió la mujer-. Mi hijo es un investigador de la Sociedad del Misterio y por eso se me conoce como “La madre de Zemo”; pero estoy aquí en calidad de investigadora, con tanto derecho como mi hijo o como cualquier otro.Regordán se rió de buena gana.-Le pido mil disculpas. Ryder ya me había hablado de usted, pero admito que me costó algo de trabajo seguir la historia completa. Si algo saqué en claro de su explicación es que se ha convertido usted en la investigadora más activa asignada a este caso. Como tal, espero que perdone mis reticencias y me permita tratarla en adelante con el respeto que se merece.La madre de Zemo sonrió. Hernández pareció incómodo.-Con el debido respeto, señor Regordán, me permito recordarle que usted ya no tiene autoridad para…-Oh, tranquilo, Hernández, conozco los límites de mi autoridad. Estoy aquí porque se me ha dicho que el contenido de esta caja de seguridad está destinado a mi persona. La orden para abrir esta caja cuenta con la aprobación de mi sucesor, y de hecho será uno de sus agentes de confianza quien la abra. ¿Agente Fernández?El agente Fernández procedió a la apertura de la caja. Ante los ojos de los testigos apareció un dossier bastante abultado.-Esto llevará tiempo -masculló Regordán-. Pero si me lo permiten, intentaré leerme las conclusiones primero para que no se vayan con las manos vacías, ¿les parece bien?-Yo estoy de acuerdo -respondió la madre de Zemo.-Yo no veo por qué habría que precipitarse…-Por supuesto -interrumpió Regordán, y abrió el dossier.Sus ojos danzaron por las líneas de la última página. Había un leve destello de astucia en ellos. Entonces cerró el dossier.-Con esto tenemos suficiente. Fernández, ¿sería tan amable de decir al comisario que recomiendo que envíe a algunos de sus hombres de confianza a relevar al equipo del sargento Povedilla en la investigación del doctor Garzón? Y que por favor me llame para que le ponga en situación.-¿Qué? -protestó Hernández-. ¡Pero… pero no puede… usted no tiene autoridad para interferir en una investigación policial!-Puede, pero yo no he sido acusado formalmente de corrupción -respondió Regordán ondeando el dosier frente a los ojos de Hernández-. El equipo de Povedilla, del que usted forma parte desde hace años, tendrá que responder a algunas preguntas; y mientras tanto, dado que esta situación puede haber comprometido la investigación, creo que es mi deber como ciudadano concienciado sugerir a la policía que tome medidas.Fernández se hizo cargo de Hernández, que fue escoltado hacia el exterior del aeropuerto entre protestas. Regordán quedó a solas con la madre de Zemo.-No puedo recomendar que Ryder se haga cargo de la investigación -explicó-. Haré lo que pueda para sacar a Povedilla del caso mientras tenga cargos de corrupción en su contra, pero Ryder es sospechoso de asesinato. ¿Lo entenderá?-Por supuesto.-Bien. Me gustaría que eso quedara claro. Porque voy a recomendar al comisario Langa que cuente con la colaboración de la Sociedad del Misterio para esta investigación.-¿En serio?-Ustedes están investigando de todas formas -respondió-. Me parece una estupidez que haya dos líneas de investigación abiertas y no compartan información, y una temeridad dejar a uno de los sospechosos al cargo de parte de la investigación sin supervisión.La madre de Zemo le dio las gracias en nombre de la Sociedad del Misterio y se retiró. Pero apenas se había alejado un par de pasos cuando se dio la vuelta.-¡Señor Regordán! ¿Por qué hace esto? ¿Por qué nos ayuda? Usted lo ha dicho, Jack Ryder sigue siendo sospechoso del asesinato.-Señora mía, es usted una buena investigadora pero a veces olvida lo más obvio. Dicen que ninguno de los sospechosos tiene una coartada, ¿cierto?-Así es.-¿Qué fue lo primero que hizo Ryder cuando comenzó la investigación?-Llamarnos a nosotros.-Llamarles a ustedes -repitió Regordán-, y dejarles claro desde el principio que debían considerarle sospechoso del crimen. Y por lo que me dicen, aunque sugirió que podía ser útil demostrar su inocencia, su prioridad en todo este asunto ha sido resolver el crimen. Quizás no se sostenga en un tribunal, pero a mí me vale. Y me arriesgaría a decir que a su equipo también, o ya le habrían interrogado a fondo.

  116. Puede que desbarre, pero… Es posible que Pablo escondiera la maleta fuera de su habitación: Por ejemplo, en el armario del garaje. A falta de más información, me gustaría que la policía investigara las pisadas del garaje, y que busquen con que cotejarlas. Especialmente, lo que mas me incomoda es el aparente cambio de zapatos que tiene lugar: No parece tener demasiado sentido…Respecto a las otras cuestiones formuladas: La persona que tenía mejor oportunidad para esconder algo en el armario secreto fue Isabel, por su proximidad. Sin embargo, ello implicaría que conocía tanto el escondite que iba a ocupar María y su funcionamiento, posiblemente revelado por su esposo.¿Quien usaría la maleta de Isabel? Pues alguien que tuviera facil acceso a ella, como la misma Isabel o Jaime… aunque tengo mis dudas ya que no es un buen escondite, especialmente si la policía iba a registrar las habitaciones. Quizas lo que ocurrió fue que se ocultó la maleta en otro lado (Como el armario del garaje), Pablo la encontró y cogió la maleta o antes de que la otra persona se la llevara. En cuanto se dieron cuenta del embrollo, lo primero que hicieron fue comentarte la desaparición por si la maleta salia a la luz.En todo caso, creo que si Isabel es culpable, entonces Jaime también lo es. Secundariamente por el conocimiento de la casa que tendría que haber tenido para realizar estas acciones, pero principalmente porque creo que hizo falta fuerza física para llevar a cabo el segundo asesinato.

  117. Viable, pero… ¿marido? Jaime e Isabel no están casados. Empezaron a salir hace dos meses.Hay una cosa más. Por lo que sabemos ahora, el agente Hernández (con quien habló Isabel al final de la reconstrucción de los hechos) formaba parte del equipo del sargento Povedilla, implicados en el caso de corrupción policial que Watson intentaba exponer. Dices que Isabel pudo decirle a la policía que su maleta había desaparecido para cubrirse las espaldas en el caso de que reapareciera, pero ¿cómo sabemos que Hernández no estaba en el ajo?Ánimo, equipo, que ya casi lo tenemos. Y si todo sale bien, mañana habremos recuperado nuestro estatus de colaboración con la policía.

  118. Bueno, las cosas han cambiado. Ahora la policía está muy interesada en nuestra colaboración. Así que esto es lo que tenemos:1- No se ha encontrado ADN entre las fibras de la soga. Sí que se han encontrado unas fibras sintéticas, así que la primera opinión del laboratorio es que el asesino llevaba guantes.2- La autopsia de Pablo revela la presencia de sedantes. Se están haciendo análisis a María para comprobar si tenemos dos casos similares.3- La policía y nuestros agentes han registrado el escritorio de arriba abajo. No hay ningún compartimento secreto en él, y la llave no está en ninguno de los cajones.4- Se han pedido órdenes de registro para los domicilios y coches de los policías corruptos anteriormente implicados en esta investigación; la sospecha actual es que alguno de ellos tiene la maleta de Isabel. También se registrarán sus botas y se compararán las suelas con las huellas del garaje: ninguna suela es perfecta, y si encontramos las imperfecciones que casen con las pisadas, tendremos a nuestro hombre.5- Nuestros investigadores han localizado a Ramón, el exnovio de Irene. Su coartada es perfecta: en el momento del crimen, estaba detenido por fraude fiscal.Cuanto más lo pienso, más convencido estoy de que fue Isabel. Todos tuvimos oportunidad de cometer el crimen; pero sólo ella tuvo la oportunidad de cerrar el “Armarito” después.Si no encontramos algo que la sitúe en la escena del segundo crimen, o algo que pueda sostenerse en un tribunal, tendremos que ir pensando en tenderle una trampa al más puro estilo de la Sociedad del Misterio.

  119. Soy la madre de Zemo:Buenas noches equipo,tengo que deciros que hay algo que se nos escapa de los dedos, pero no logro dar con ello.Reflexiones: – María pudo tropezar con el pie de Isabel , al intentar ésta cerrar el armarito.– Jaime e Irene, son los dos que, de heredar, todavía no han sufrido daños.– Jaime, pudo sacar la maleta de Isabel del coche, pero no introducirla en la habitación,si no dejarla en el armario del garaje, quizás porque allí estuviera escondido el cuchillo con el que se mató a Watson. Pablo se pudo dar cuentar y mirar en la maleta ( al ser bajo se puso de puntillas) y luego intentó chantajear a Jaime, y éste le mató mientras estaba supuestamente dándose una ducha en el baño principal.– Jaime podía calcular el tiempo que tardaría su madre en encender la luz, pues ya sabía donde se iba a esconder y además tenía a Isabel debajo del escritorio, en caso de que María quisiera encender la luz desde ese interruptor.– Jaime por su altura y corpulencia pudo matar a Watson. Sabía que Isabel no le caía bien, por algo que si comentaba no le iba a sentar muy bien a su hijo. ¿ Qué era lo que Watson sabía de Isabel? ¿ Nos lo puede aclarar Isabel?

  120. Bienvenida de nuevo, señora.– Bueno, efectivamente pudo tropezar con Isabel, pero no creo que fuese al ir ella a cerrar el “Armarito”… considerando que el tropiezo fue justo después de que María saliera de él. No descartaría yo, no obstante, que Isabel estuviera volviendo a su escondite cuando María salía del suyo.– Es cierto, los hijos siguen intactos.– Interesante conjetura, salvo que la maleta de Isabel no desapareció del coche sino de la habitación.– Nuevamente, interesante teoría la de los interruptores, y muy bien tenido en cuenta el factor Isabel. Claro que este factor se nos puede ir en el momento que consideramos que Isabel estaba, probablemente, fuera de su escondite en el momento que María salía del suyo (ver primer punto).– Podemos preguntar a Isabel por sus desavenencias con Watson. Hablaré con ella esta noche, pero me gustaría conocer las preguntas que tenéis en mente.Una corrección más, aunque esto es más una invitación a participar en una reflexión en la que llevo ya una semana. Desde luego yo también pensé que en la maleta debía haber algo escondido por el asesino… pero no puede ser el cuchillo. No, considerando que el cuchillo se encontró clavado en el cuerpo de Watson. Y eso me hace pensar… ¿qué otra cosa pudo esconder el asesino?

  121. Sobre lo que el asesino podía haber escondido en la maleta: A parte de buscar algo, quizas la famosa llave (para ello tenia que saber de ella habiendo leido el sobre del armarito de las bebidas), podría haber escondido los guantes que uso al apuñalar a Watson, para no dejar ninguna prueba incriminatoria.Parece que Jack ha dado con otra pista. No era que se buscase algo, si no que se escondiese ese algo para poder sacarlo de la casa con las mínimas dificultades

  122. Lo que pudo haber escondido, supongo q podrian ser los guantes, pq sino usase guantes dejaria sus huellas en el cuchillo y debia de ser rapido para borrarlas, puesto q tabais todos cerca, meter los guantes en la maleta de otra persona, o en la suya propia y haciendo q desaparezca la maleta entera seria una buena manera de despistar sobre ello. Sigo pensando q quien lo mato fue isabel, pero no se me ocurre como desmontar las cosas ^_^Un saludo, y disculpad mis ausencias.

  123. Pensemos en lo que tenemos seguro:-Alguien asesinó a Watson.-Alguien cerró el “Armarito”. Ya hemos llegado a la conclusión de que tuvo que ser Isabel.-María se desmayó, Jaime fue a atenderla, Pablo e Irene se quedaron mirando impotentes, Isabel fue a llamar a la policía y a la ambulancia.-Dos días después reconstruimos el crimen. Primera noticia que se tiene del “Armarito” en la investigación. Alguien pudo acceder a él durante esos dos días.-Isabel denuncia la desaparición de su maleta al agente Hernández.-Conseguimos abrir el mueble-bar y descubrimos la carta de Watson. Ahora sabemos que hay una caja de seguridad en el aeropuerto que nos interesa abrir.-Al día siguiente, Pablo es asesinado. Sedado (inyectado, según el forense) y estrangulado. Su cuarto registrado, su maleta abierta.-Nos llevan al calabozo. Durante tres días, la casa queda a disposición del equipo del Sargento Povedilla.-A la vuelta, Samuel nos dice que Watson quería que tuviéramos la “herramienta para ganar la carrera.-Al día siguiente, encontramos las huellas en el garaje. No miramos antes, así que no sabemos si ya estaban allí cuando nos detuvieron.-Atentan contra la vida de María. Ahora sabemos que también fue sedada (esta vez por medio de su comida).-El Ex-Comisario Regordán nos abre la caja de seguridad. El equipo del Sargento Povedilla es retirado del caso, y el nuevo equipo decide colaborar con nosotros.-Encontramos la versión de los hechos de María. Sabemos que tropezó con algo (o alguien) al salir del “Armarito”. Coincide con la versión de Irene.Espero que esta puesta al día os sea útil. Si alguien cree que me he olvidado de algo, por favor que lo indique; pero recordad que tenemos demasiadas teorías y ninguna prueba, si creéis que falta algo que sea algo que ya sepamos seguro.

  124. Soy la madre de Zemo:-Yo pienso que más que los guantes, lo que se pudo guardar en la maleta es el original del dossier.Watson sabía que la policía estaba implicada y debía de sospechar que podían robarle el dossier,con lo cual nos dejo una copia en la caja del aeropuerto.–

  125. Concentrémonos, equipo. Todas vuestras conjeturas son interesantes, pero lo que ahora necesitamos son hechos. Encontrad la forma de dar con la maleta y podremos saber qué contiene. Encontrad la forma de atrapar al asesino, y sabremos cómo y por qué lo hizo. Me gusta ver que le dais vueltas al caso, pero tenemos demasiadas teorías y aún no hemos probado ninguna.

  126. Atención, equipo, tenemos un nuevo dato. He estado revisando con detenimiento el expediente del último caso de Watson. El análisis forense determinó que la víctima fue apuñalada por la espalda, puñalada descendente, exactamente en el mismo punto que a Watson, a la misma altura y, atención, CON EL MISMO CUCHILLO. En las fotografías se ve un cuchillo idéntico al arma de nuestro crimen. Las dimensiones coinciden a la perfección. O bien han utilizado dos cuchillos idénticos, o bien el arma del crimen del caso de Watson salió de la sala de pruebas.Conociendo a Watson, eso sí, lo que me ha decepcionado es no encontrarme en el dossier del caso una anotación dirigida a mí y que diga “Y ahora, para mi siguiente truco, voy a hacer desaparecer un arma de la sala de pruebas y la voy a hacer reaparecer clavada en mi cadáver”. Vosotros diréis, ¿qué hacemos con este dato? ¿Creéis que podemos utilizarlo de alguna forma para hacer avanzar, incluso para cerrar nuestra investigación en curso?

  127. Buenas noches caballeros, antes que nada me gustaría presentarme ante ustedes, mi nombre es Borislaw Rasudoque y espero que sepan disculpar mi inadecuada intromisión en vuestra investigación a estas alturas.Creo haberme informado bastante bien del caso que ocupa vuestra atención y sin más prólogo ire al grano.Bueno, por no haber participado durante el desarrollo de la investigación no realizare ninguna conjetura, solo quisiera sugerir que se echara un vistazo a las ramas de parentesco de Isabel, ya que quizas entre ellas se pueda encontrar algun nombre conocido o que valga la pena identificar, lo digo por que, creo, no han sido mencionadas antes.En todo caso, tengo la corazonada que entre sus allegados podría haber alguien involucrado en el caso que Watson no pudo cerrar, lo que podría explicar la desconfianza de este hacia Isabel y le daría a ella un motivo para cometer el asesinato, o para participar en el mismo.Es solo una idea. Sin más… adieu.

  128. Bienvenido al equipo, doctor Rasudoque. Pongo a mis hombres a investigar a la familia Alterio. Quizás haya dado con una buena pista.En cuanto al resto de mi equipo… comprendo que este caso os puede tener ya saturados. Estamos a punto de cerrarlo, lo presiento, y me gustaría que diérais un último empujón. Pero entiendo que quizás ya os he pedido demasiado.

  129. Tenemos novedades. Como ya sabéis, a petición de un nuevo investigador hemos dedicado un tiempo a hacer averiguaciones acerca del árbol genealógico de Isabel Alterio. Pues bien, damas y caballeros… Isabel Alterio no existe. No está censada en ninguna parte, no hay partida de nacimiento, no hay historial clínico, no hay expediente académico, no hay vida laboral. No existe ningún documento que certifique la existencia de Isabel Alterio. Lo que nos lleva a pensar que, como mínimo, no se llama Isabel Alterio.He proporcionado esta información a la policía. Hasta ahora estaban bloqueados prácticamente en el mismo punto que nosotros. Habían interrogado al equipo de policías corruptos del Sargento Povedilla, pero sin resultado. Todos se cubren los unos a los otros, sabemos que mienten y sabemos que ocultan algo, pero no había nada que se pudiera utilizar contra ellos. Os mantendré informados.

  130. Bueno, Jack, debemos averiguar quien es ella en realidad. Pero aunque sepamos quien es, no tenemos pruebas en su contra, hay que hallar el bolso perdido de Irene quizás allí este la clave, o podríamos emboscar a “Isabel” cuando sepamos quien es en realidad y hacerla cantar todo lo que sabe.En cuanto al bolso, por lo que comprendí, lo saco de la mansión algún policía de Povedilla (o quizás él mismo) por lo que te pediré que averigües donde guardaban los oficiales de Povedilla los objetos incautados en su labor policial, quizás, con mucha suerte, el bolso este allí. Estando él y su equipo sospechados de corrupción no creo que dejaran nada incriminatorio en sus oficinas u hogares, solo esperemos que, en caso que posean el bolso, no se hayan desecho de esa evidencia.Ah y Jack, quisiera pedirte que obtengas todos los datos posibles del caso que Watson no pudo “cerrar” y nos los presentes, creo que ya es obvio que ese caso y el nuestro están mortalmente relacionados. Y por último y dejo de molestar, las circunstancias en que murió Watson me inquietan, murió apuñalado en una habitación totalmente oscura, ya que no habían ventanas y la puerta estaba cerrada. Lo que me lleva a sugerir que o bien Watson entro ya apuñalado, cosa que dudo por que una persona apuñalada no se toma su poco tiempo de vida en cerrar una puerta (por lo menos yo no lo haría), o bien el asesino/a, es un poco extremista lo se, usaba gafas de visión nocturna, es exagerado pero aún así, Jack, cuando sepas la verdadera identidad de “Isabel” fíjate si pudo haber tenido facilidades para obtener uno de estos artefactos.Ummm, eso es todo por ahora, adieu.

  131. Gafas de… hmmm… interesante.Permíteme sólo un par de matices. Primero, lo que desapareció fue una maleta, no un simple bolso, y segundo, no fue de Irene, sino de nuestra distinguida “Isabel”. La policía ya se la ha llevado para interrogarla, pero de momento lo único que le sacan es que Isabel Alterio es su “nombre artístico”. No obstante, se niega a dar su nombre real si no es en presencia de su abogado… el cual está tardando misteriosamente en aparecer. De todas formas, sin pruebas, no podrán retenerla mucho tiempo.No todo son malas noticias. Uno de los hombres de Povedilla (Hernández, para más señas) parece dispuesto a hacer un trato. Esta tarde iré a hablar con él… y si lo que me cuenta es interesante, creo que pediré que me dejen hablar con Isabel.

  132. Cerré la puerta de la sala de interrogatorios a mis espaldas y me senté junto a Isabel. Durante unos minutos, ninguno de los dos dijo nada.-¿Y bien? -preguntó de pronto-. ¿Qué va a ser? ¿Vienes como investigador, o como sospechoso?-Sabemos que fuiste tú -le dije-. Y tú sabes que lo sabemos.-Jack, tú mismo te has pasado toda la investigación repitiéndolo: no se puede condenar a nadie sin pruebas.-Veo que no lo has negado.-Y yo no veo que tengas nada contra mí.-Hemos encontrado tu maleta. Según parece se la llevó un policía, y la depositó en un guardamuebles. Pero se le “olvidó” sacar del interior cualquier cosa incriminatoria. ¿Sabes lo que hemos encontrado?-Buen intento. ¿Por qué no me lo dices tú?-Oh, pues hemos encontrado… los guantes que usaste para no dejar huellas… y las gafas de visión nocturna que usaste para poder cometer el crimen con precisión en la oscuridad.No respondió. Pero tampoco apartó la mirada.-Está bien, lo haremos así. Voy a decirte cómo creemos que ocurrió todo. Si eres inocente, corrígeme en lo que me equivoque. ¿De acuerdo?-Adelante.-La cosa fue así. Todos nos escondimos, y María apagó las luces. Pero para entonces tú ya estabas equipada con tus gafas de visión nocturna y tus guantes. Para ti fue fácil, sin contar el “Armarito” el tuyo era el único escondite en el que ninguno de los demás te podíamos ver. Watson tardó unos minutos en llegar al estudio, tiempo que tú aprovechaste para salir de tu escondite y acercarte a la puerta. Supongo que te escondiste detrás de Jaime, donde ninguno pudiera verte cuando entrase la luz del pasillo. Esperaste a que Watson entrase, sacaste el cuchillo y lo apuñalaste con bastante precisión. Entonces volviste corriendo a tu escondite, al tiempo que María salía del suyo. El “Armarito” estaba de camino al escritorio, por lo que ella apareció frente a ti por sorpresa. Por eso, a pesar de tus gafas, no pudiste evitar que ella tropezase contigo. Creo que en principio pretendías dejar cualquier prueba en tu escondite hasta que pudieras volver a por ellas, pero el “Armarito” abierto y todo el mundo dándote la espalda resultaba demasiado tentador.-Buena historia -reconoció Isabel.-Pues espera, que la historia mejora por momentos. El equipo de policía que vino a hacerse cargo de la investigación fue el mismo equipo que frenó el último caso de Watson. Y tú fuiste quien hizo la llamada. Preguntaste directamente por uno de los hombres de Povedilla. Así pudiste campar a tus anchas por la casa y llegar al garaje.-¿Y para qué iba yo a ir al garaje?-Para deshacerte de las pruebas. Tuviste dos días para volver a acceder al “Armarito”, recogiste las pruebas y las ocultaste en tu maleta. Luego la hiciste desaparecer, y se lo dijiste a la policía. Una magnífica forma de deshacerte de todo lo que pudiera incriminarte sin mentir en tu versión.-Fascinante. Continúe.La frialdad de Isabel durante el relato del crimen me tenía desconcertado. Estaba preparando algo, de eso estaba seguro.-El equipo de Povedilla necesitaba encontrar el informe del último caso de Watson, porque sabían que les incriminaba directamente a ellos. Así que, haciéndose cargo de la investigación, tenían libertad para registrar la casa a fondo. Pero algo salió mal. Pablo descubrió algo con respecto al asesinato de Watson. Quizás cayó en la cuenta de que tú eras la única que no tenía ningún interés en que Watson siguiera vivo. Se lo notificó a la policía, y ellos a usted.-¿Y por qué sabe que no me lo notificó directamente a mí?-Porque después del asesinato, todos desconfiábamos de todos y rara vez hablábamos; y porque sería una estupidez decirle a la asesina “Sé quién eres” estando ambos encerrados en la misma casa. Necesitaba dinero, pero no era estúpido; pensaba que era más seguro recibir una recompensa de la policía que cobrar un chantaje a una asesina. Sea como sea, tú te enteraste. Esa noche, le administraste un sedante y le estrangulaste antes de que hablase con alguien más.-¿Cómo le administré el sedante?-Inyectado. Una inyección es mucho más rápida que un estrangulamiento; aunque se resistiese al pinchazo, quedó adormecido pronto y pudiste terminar el trabajo con tranquilidad. Luego simulaste un robo para dirigir las sospechas en cualquier otra dirección.-Todo eso está muy bien, pero yo ya estaba de vuelta en la casa cuando asesinaron a María.Sonreí.-María sigue viva -repliqué-. La encontraron a tiempo. Y como he dicho, tener a los encargados de investigar el caso de tu parte te daba libertad para moverte por la casa… y por el exterior.Por primera vez le cambió la cara. Creo que no le había gustado saber que una de sus víctimas seguía viva.-Así que, resumiendo: tenemos las pruebas que necesitábamos en tu maleta. Se han encontrado tus huellas en el interior de los guantes. Tenemos la oportunidad, tú la tenías igual que todos, pero eres la única que tuvo ocasión de cerrar el “Armarito”. Y adivina qué: ya sabemos quién eres en realidad.-¿Lo sabéis?-Uno de los hombres de Povedilla ha hablado. Isabel Cuadros, asesina a sueldo. El último caso de Watson fue el asesinato de un testigo clave en un juicio. Povedilla era amigo del acusado, así que te contrataron para liquidar al testigo y ellos se encargaron luego de cubrir tus huellas. Cuando supieron que Watson estaba cerca de reunir todas las pruebas que necesitaba para exponer la trama, volvió a contactar contigo. Fue entonces cuando adoptaste tu identidad de Isabel Alterio y te adentraste en el entorno familiar por medio de Jaime. Así que ya ves… también tenemos el móvil.-Un poco rebuscado, ¿no?Suspiré.-De todos los invitados, sólo tú y yo no pertenecíamos a la familia. El resto podían defenderse los unos a los otros, pero tú y yo sólo teníamos nuestra palabra y la de los que nos conocían: Jaime en tu caso, y además María e Irene en el mío. Nadie te conocía realmente, así que nadie sabía si eras quien decías ser. Watson sospechaba de ti, pero no tenía pruebas. Por eso nunca te terminó de aceptar, y por eso nunca le dijo a nadie por qué.Se acomodó en su silla y reflexionó unos instantes.-¿Quién ha hablado?-Entenderás que no te lo voy a decir.-Sé todo lo que hicieron. Los hombres de Povedilla. Nunca empiezo un trabajo sin conocer antes los trapos sucios del cliente, es un seguro por si alguien intenta jugármela. Estoy dispuesta a contarlo todo a cambio de una reducción de condena.-Tendrás que discutirlo con el fiscal. Yo sólo soy el mensajero. Se te ve muy tranquila.-Oh, en este trabajo es fácil caer, ya sabía que esto podía pasar. Pero si yo caigo, Povedilla y los suyos caerán también.-Muy bien, veo que lo tienes todo previsto. ¿Te importaría satisfacer mi curiosidad sobre un punto en concreto?-Oh, ¿he conseguido despistarte en algo?-A mí y a mi equipo, esto ha sido un trabajo de todos.-Y ha sido un trabajo soberbio, os lo tengo que reconocer. Os lo habéis ganado, pregunta.-¿Por qué a María? Te contrataron para matar a Watson, y Pablo te había descubierto, pero María ni siquiera sabe quién le atacó. ¿Por qué a ella?-Para distraer vuestra atención mientras conseguía la llave de la caja de seguridad.-¿La llave?-Oh, sí. Supe que os íbais a poner en contacto con Regordán, teníamos poco tiempo, así que os dí una distracción. Fue una jugada algo arriesgada, pero mientras pensábais en vuestra reunión con Regordán y en el asesinato… o en la protección, según me dices, de María, yo pude hacerme con la llave.-¿La conseguiste? ¿Dónde…?-En el armario de las herramientas, en el garaje.“La herramienta para ganar la carrera”. Me maldije por no caer en una pista tan obvia, pero me compensaba el saber cuántas pistas intrincadas habíamos resuelto.-Pero no la usaste.-Oh, no. Justo después de encontrar la llave, oí a dos de los hombres de Povedilla hablando de “atar cabos”. Me olí una traición y decidí dejar que el dossier saliera a la luz.Me levanté y caminé hacia la puerta. Ahí ya no me quedaba mucho por hacer. Podría decirle que la fiscalía ya tenía esa información, que estaba todo detallado en el dossier de Watson y que Povedilla y los suyos estaban intentando hacer el mismo trato al mismo tiempo, pero después de un mes de investigaciones… decidí que lo averiguara ella.

  133. Equipo, quiero daros a todos la enhorabuena… y las gracias. Sé que éste ha sido un caso arduo y difícil, y me enorgullece poder anunciar que, aunque al final hemos dependido del testimonio del agente Hernández (nuestro delator), la resolución de este caso no habría sido posible sin vuestro trabajo. Si ahora mismo no lo creéis así, esperad a recibir las condecoraciones entre esta noche y mañana.Creo que os merecéis saber como ha acabado la cosa. Jaime ha quedado bastante hecho polvo al descubrir que la mujer de la que se había enamorado es la asesina de su padre. Le he recomendado que busque ayuda profesional, pero dice que ya verá lo que hace. Por si acaso, María no le quitará ojo de encima. Ella también está bastante destrozada y tampoco sabe qué puede hacer, así que van a velar el uno por el otro. Y por supuesto, Irene. Siempre ha sabido escudarse de su vida profesional en la personal y viceversa. Cuidará de su familia, pero no piensa dejar de trabajar… y ya se ha ofrecido, de manera completamente extraoficial, como enlace entre el laboratorio del forense y la Sociedad del Misterio. Como agradecimiento por haber ayudado a atrapar a la asesina de su padre. Así que ya lo véis… tenemos una nueva aliada.Una vez más, enhorabuena a todos. Y gracias. Para mí significa mucho haber esclarecido las circunstancias de la muerte de mi amigo Watson. Gracias.

  134. Los que se merecen condecoraciones son Hernández y tú, Jack, sin el muy conveniente trato con Hernández este caso no terminaba nunca.Todavía no entiendo por que Isabel uso el mismo cuchillo que en el caso no cerrado de Watson… pero que mas da, en todo caso espero seguir el próximo caso desde el principio. Felicitaciones a todos.

  135. No te engañes, Rasudoque. Hernández es un policía corrupto que ha hecho todo lo que ha estado en su mano para dificultar nuestra investigación. Claro que le agradezco el trato, pero no lo habría propuesto si nosotros no hubiésemos tenido ya tanto resuelto. Y como muestra, un botón:<>-Detective Chimp:<> <>Primer golpe<>. Chimp fue el primero en exponer una conjetura, y lo primero que hizo fue pedir una reconstrucción pública de los hechos. Gracias a eso pudimos descubrir el “Armarito”, de importancia capital para resolver el caso.<>-Investigador Farsan:<> <>Pistas clave<>. Fue Farsan quien dio con la clave del mueble-bar, y quien cayó en la cuenta de que álguien debió cerrar el “Armarito” por alguna razón. También fue el primero en apuntar a la policía como sospechosos.<>-Investigador David:<> <>El rastro<>. En su investigación del garaje, David dio con las pisadas que se acercaban y salían del armario de las herramientas. Gracias a ello dedujimos que la maleta desaparecida ya ni siquiera se encontraba en la casa.<>-Detective Exiles:<> <>Conexiones<>. Exiles fue quien dedujo que Pablo podía haber descubierto quién era el asesino. Con eso teníamos el móvil para el segundo asesinato. También fue quien dedujo que nuestro asesino debía haber estado implicado en el último caso de Watson, y dirigió sus sospechas (correctamente) hacia Isabel.<>-Investigadores Dermeister y Farsan:<> <>Protección<>. La lógica dicta que alguien habría intentado acabar el trabajo con María cuando la ingresaron en el hospital. Tanto Dermeister como Farsan se ofrecieron a montar guardia. Sólo por eso, una víctima logró sobrevivir.<>-Investigadora La Madre de Zemo:<> <>Documentación<>. No sólo ha aportado más datos bibliográficos al caso, sino que gracias a su colaboración logramos acceder a la documentación sobre el último caso de Watson.<>-Doctor Rasudoque:<> <>Idenfiticación<>. Isabel nos engañó a todos desde el principio, desde el mismo momento en el que dijo quién era. La pregunta de Rasudoque fue la que nos hizo descubrir este hecho.<>-Investigadores Zemo y la Madre de Zemo:<> <>Trabajo en equipo<>. Se han merecido este premio. Aunque todos hemos trabajado en equipo, creo que ha quedado claro que la colaboración entre estos dos ha sido mucho más profunda, ya que debatían entre ellos sus conjeturas antes de exponerlas.Quería añadir este premio a la lista… pero tenemos un empate:<>-Investigadores Farsan, Zemo y la Madre de Zemo:<> <>Participación activa<>. Para mi asombro, tanto Farsan como los Zemo han planteado exactamente el mismo número de conjeturas: veintitrés. Su activa participación ha sido la que ha hecho avanzar este caso.¡Enhorabuena a los premiados! En cuanto al resto (que tampoco quedáis muchos), ¡buen trabajo a todos!

Plantea tu conjetura

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s